Libro de Joyce Meyer nominado para los Retailers Choice Awards

Libro de Joyce Meyer nominado para los Retailers Choice Awards
Domingo 22 de Junio de 2008
Cultura
Estados Unidos

Joyce Meyer ha escrito más de 70 libros de inspiración como lo son: No se afane por nada, Adicción a la aprobación, Cómo oír a Dios, Conozca a Dios íntimamente y muchos más.

(NoticiaCristiana.com) El libro Mujer segura de sí misma, de Joyce Meyer, que publicó Casa Creación, fue nominado ayer en Florida como el mejor libro en español por los premios Retailers Choice Awards de 2008 que auspicia la revista Christian Retailing. Esta es la octava entrega de dichos premios, en la que más de 250 productos son nominados en 31 diferentes categorías.

En Mujer segura de sí misma, la autora de éxitos de ventas de la lista del New York Times presenta parte de sus propias vivencias, desde la inseguridad y el odio a sí misma, hasta la confianza que le permitió ver y concretar todo su potencial. Este libro de Meyer está compitiendo junto a La Biblia en un año para niños, de Rhona Davies, y, Epicentro, de Joel C. Rosenberg, ambos publicados por Tyndale House Publishers.

Otros libros de Casa Creación cuyas versiones originales en inglés fueron nominadas para los Retailers Choice Awards son: Face to Face With God (Cara a cara con Dios), de Bill Johnson, en la categoría Carismático; The Seven Pillars of Health (Los siete pilares de la salud), de Dr. Don Colbert, en la categoría Salud; y en la categoría Asuntos Sociales, In Defense of Israel (En defensa de Israel), del pastor John Hagee. Los ganadores serán anunciados durante la convención Internacional Christian Retail Show en el salón 103B del Centro de Convenciones de Orlando, FL, el 14 de julio a las 11:00 de la mañana.

Joyce Meyer ha escrito más de 70 libros de inspiración como lo son: No se afane por nada, Adicción a la aprobación, Cómo oír a Dios, Conozca a Dios íntimamente y muchos más. Ha grabado miles de álbumes de audiocasetes y series completas en vídeos. El programa radial y televisivo “Disfrutando la vida diaria” se transmite mundialmente. Meyer viaja mucho para compartir el mensaje de Dios en sus conferencias.

Casa Creación es una compañía de Strang Communications, cuyas oficinas centrales están localizadas en Lake Mary, Florida. Strang Communications es también la casa publicadora de libros bajo Charisma House, Siloam, FrontLine, Realms, Creation House y Publicaciones Casa, así como de las revistas Charisma, Christian Retailing, Ministry Today y Vida Cristiana. Desde que se fundó en 1975, Strang Communications ha sido la casa editora principal en la venta de productos carismáticos e inspiracionales tanto en el mercado nacional como internacional.

http://www.noticiacristiana.com/news/newDetails.php?click_id=0&id_bol=20080623&idnew=83971

Cuestionada la neutralidad ideológica de la ciencia

Cuestionada la neutralidad ideológica de la ciencia

Desde el cristianismo y el Islam surgen voces a favor de una ciencia “teísta” y “partisana”

Tanto desde el cristianismo como del Islam han surgido voces a favor de una ciencia comprometida con una ideología o creencia religiosa. Plantean que en realidad la ciencia actual no es neutral, sino que transmite continuamente ideas de naturaleza filosófica o metafísica, muchas de ellas agresivas e incluso incompatibles con las cosmovisiones religiosas. Sin embargo, no dejan de sorprender estas posturas, aunque quizá estén en concordancia con cuestionables tendencias socio-políticas en el mundo actual.

Por Juan Antonio Roldán.

Michiel van der Hoeven
En un reciente artículo, aparecido en Theology and Science, de Marzo 2005, prestigiosa revista editada por el CTNC de la Universidad de California en Berkeley, el profesor en Uppsala University (Suecia), Mikael Stenmark se ha planteado la pregunta de si la ciencia debe ser religiosamente “partisana”, es decir, ideológicamente comprometida con una creencia religiosa.

La ocasión ha sido la tesis coincidente de Alvin Plantinga desde el punto de vista cristiano (ciencia cristiana) y de Mehdi Golshani desde el islámico (ciencia islámica). Pero desde el prestigio actual de una idea ideológicamente “neutral” de la ciencia, no dejan de sorprender estas posturas, aunque quizá estén en concordancia con cuestionables tendencias socio-políticas en el mundo actual.

El profesor Mikael Stenmark, en su artículo titulado precisamente ¿Una ciencia religiosamente partisana? Perspectiva islámica y cristiana, parte de la constatación de la coincidencia de dos autores, uno cristiano y otro islámico, que convergen en una misma tesis epistemológica: que la ciencia no puede dejar de ser, e incluso debe ser también, ideológicamente comprometida y, en consecuencia, cristianismo e islam deben hacer su propia ciencia.

El conocido filósofo americano Alvin Plantinga, del departamento de filosofía de la religión en Notre Dame University, en Notre Dame (Indiana), ha defendido, en efecto, la tesis de la necesidad de una “ciencia cristiana”. Lo mismo ha hecho desde el punto de vista islámico Mehdi Golshani, profesor de física en la Sharif University of Technology (Teherán), que ha defendido también la necesidad de que la ciencia sea una “ciencia islámica”.

Stenmark entiende por “concepción de la ciencia” aquel punto de vista sobre cómo la ciencia debería ser concebida y referida a la sociedad. Debería decirnos, por tanto, quién es un científico, cómo la ciencia debería organizarse internamente y conectarse con otras instituciones en la sociedad, qué métodos deberían aplicarse y qué objetivos perseguirse, entre otras cosas. Debería ser un ideal normativo sobre cómo hacer ciencia, cómo valorar sus resultados y cómo aplicarlos en la sociedad. Esta normativa permitiría considerar qué es una “buena” y “mala” ciencia.

El objetivo de Stenmark no es otro que exponer la concepción de la ciencia en Plantinga y en Golshani, desde sus argumentos, como alternativa a la llamada neutralidad valoral de la ciencia. Su enfoque no es hoy único, ya que otras líneas de pensamiento en variados grupos de gente, como feminismo o grupos políticos progresistas, pretenden también proponer alternativas a la neutralidad científica, tales como “ciencia feminista” o “ciencia progresista”, u otras semejantes.

Ciencia neutral y ciencia “partisana”

La concepción de una “ciencia teísta” en Plantinga o en Golshani depende en todo caso del concepto de “ciencia neutral” y “ciencia partisana”. Stenmark define la ciencia neutral como una ciencia que ni está alineada con, ni supone la aceptación de una ideología particular, una religión o una concepción del bien.

En cambio, ciencia “partisana” es una ciencia que está alineada con, o presupone la aceptación de, una ideología particular, una religión o una concepción del bien. En el fondo diríamos que la ciencia es neutral cuando se mantiene al margen de concepciones metafísico-éticas; cuando no lo hace es entonces “partisana”.

Pero la cuestión es qué debería ser la ciencia, si neutral o partisana. Y esto no puede responderse sino como consecuencia de una cierta “concepción de la ciencia” que nosotros calificaríamos simplemente como “concepción epistemológica”: una teoría de la ciencia dentro del marco interdisciplinar de las ciencias y del conocimiento humano.

En este sentido, para nosotros, es claro que la teoría epistemológica actual de la ciencia justifica el sentido de una ciencia neutral. Esta neutralidad metafísico-ética es consecuencia inmediata de la misma concepción actual de la ciencia, bien sea en el positivismo, neopositivismo, popperianismo o en otras epistemologías científicas: la ciencia tiene siempre, por tanto, un método normativo que la vincula a la simple producción de un conocimiento fundado en hechos o también al establecimiento de hipótesis (o teorías) que, al menos, puedan aspirar a ser confrontadas ante el tribunal de la experiencia.

La ciencia, pues, no especula sobre concepciones filosóficas, metafísicas o religiosas. Estas especulaciones son legítimas y pueden abordarse, pero ya no son ciencia. Sin embargo, una ciencia neutral puede haber descubierto hechos contrastados, o concebido teorías en curso de discusión, que no sean neutrales ideológicamente.

Así, por ejemplo, temáticas científicas como el origen del universo, de la materia, la evolución, la explicación del psiquismo animal y humano, entre otras muchas, surgen dentro de una ciencia neutral como resultado de las evidencias científicas, pero no son neutrales para la filosofía, la metafísica y las religiones.

Pero no es a la ciencia misma a la que corresponde como tal (de acuerdo con la delimitación epistemológica de sus objetivos y de sus métodos) discutir y defender unas u otras posiciones filosóficas, metafísicas y religiosas. A no ser que la ciencia confunda sus papeles y no sólo exponga “ciencia”, sino “filosofía”. El científico está también legitimado para hacer “filosofía” y defender sus posiciones propias: pero no está legitimado para tratar de imponer sus opiniones filosóficas como si fueran “ciencia”.

¿Es la ciencia actual verdaderamente “neutral”?

Nos dice Stenmark que “cuando Mohamed Abdus Salam, el ganador del Premio Nobel en Física del año 1979, cuando escribe que “hay sólo una ciencia universal, sus problemas y sus modalidades son internacionales y no hay algo así como una ciencia islámica por lo mismo que no hay una ciencia hindú, ni judía, ni confucionista, ni cristiana”, esto debería ser entendido como una defensa de la ciencia neutral.

La idea básica tras la concepción de una ciencia neutral es que la ciencia debería ser una empresa universal, de tal manera que la gente, al margen de la ideología, religión y concepción del bien que asumen, pudiera participar y beneficiarse de ella”.

La ciencia neutral es lo que la mayoría entiende que debiera ser la ciencia desde sus bases epistemológicas. Pero, ¿es realmente así de hecho? Es decir, las corrientes actuales de ciencia y los científicos que la representan, ¿son realmente científicamente neutrales (aparte de que puedan tener sus posiciones filosóficas personales)? Si les preguntáramos, la mayoría de los científicos dirían probablemente que son neutrales, ya que esta es la idea de la ciencia epistemológica y socialmente prestigiosa.

Sin embargo, tanto Plantinga como Golshani entienden que no es así. Para ambos la ciencia actual se ha corrido hacia una “filosofía camuflada”. Bajo capa de exponer resultados científicos, transmite continuamente ideas de naturaleza filosófica o metafísica, muchas de ellas agresivas e incluso incompatibles con las cosmovisiones religiosas.

Se trata de una situación de hecho que nos puede plantear la pregunta de fondo acerca de si es posible verdaderamente que la ciencia sea neutral, ya que de hecho vemos que no lo es. Más en concreto: bajo capa de ciencia se expone una determinada filosofía naturalista incompatible con lo religioso, cuando no una filosofía materialista, más o menos cercana al mecanicismo y al determinismo.

La imposición fáctica de una determinada filosofía bajo capa de ciencia llega hasta el punto, observa Plantinga, de que ni siquiera se admite que un creyente pueda producir resultados científicos correctos y aceptables. Es la llamada fallacy of guilt by association: el creyente es declarado culpable de incompetencia por asociación de su actuación científica a una filosofía religiosa que algunos consideran excluida porque falsamente piensan que la ciencia ya tiene su filosofía materialista, la única posible en la ciencia.

Necesidad de una ciencia teísta, islámica o cristiana

La consecuencia que Plantinga y Golshani sacan es clara: si la ciencia es de hecho “partisana” a favor del naturalismo, y de un uso de sus aplicaciones tecnológicas al margen de la moral y de la ética, y si es casi inviable que la ciencia sea neutra e imparcial, entonces los creyentes deben construir una “ciencia teísta”.

Esta es para Plantinga una “ciencia cristiana” y para Golshani una “ciencia islámica”. Frente a la ciencia camuflada de filosofía naturalista, los creyentes deben crear un frente confesional que construya una ciencia teísta.

Veamos cómo ve Golshani la ciencia islámica. “Es una ciencia que está inmersa en la cosmovisión islámica y cuyas características esenciales son que considera a Alá como creador y sustentador del universo; que no limita el universo al mundo material; que atribuye una finalidad al universo; y que acepta un orden moral en el universo”.

Nos dirá también que deberá ser la fe islámica la que determine qué debe investigar la ciencia y qué no; de la misma manera que expondrá los criterios ético-sociales para aplicar los avances tecnológicos hacia la paz, el humanismo y la exclusión de la guerra.

Recientes sucesos extendidos a todo el mundo islámico nos hacen ver que la pretensión de una ciencia islámica no es apuntar a una reflexión “ideal”, un deseo o propuesta, sino una realidad ya existente, socialmente impuesta y consolidada.

Por otra parte, las ideas de Plantinga están tomando también forma en los Estados Unidos, amparadas en los movimientos políticos fundamentalistas cristianos, en los que tienen su base electoral muchos de los sectores del partido republicano actualmente en el gobierno.

Apelación epistemológica a una ciencia imparcial y neutra

Parece claro que hacer filosofía y tener opiniones metafísicas, sean ateas, agnósticas, teístas o religiosas, es legítimo. Los científicos pueden hacer uso de este derecho humano incuestionable. Sin embargo, la ciencia no es epistemológicamente “filosofía”. Como decíamos, alcanza resultados que tienen una posible repercusión filosófica, sin duda. Pero argumentar esa repercusión no es propio de la ciencia, sino de la filosofía.

Gran parte de los científicos defienden y ejercitan una ciencia neutra y en este sentido metafísicamente neutral. Sin embargo, es un hecho que otros muchos dan la razón a Plantinga y a Golshani, ya que hacen una ciencia “partisana” que confunde ciencia con una cierta filosofía de la ciencia naturalista antireligiosa y crean ámbitos sociales donde reinan doctrinas incuestionables sobre lo “filosófico-científicamente correcto” y se aplica a los creyentes la fallacy of guilt by association.

Todos sabemos que hay ámbitos del mundo científico “sectarios” donde se impone con firmeza una determinada filosofía que no es ciencia. Los científicos deberían reflexionar para caer en la cuenta de que este tipo de actitudes no son propias, ni de una epistemología crítica moderna, ni de la tolerancia de la sociedad abierta ilustrada y tolerante, reconciliadora y convivencial, que la mayoría social defiende.

Estos radicalismos, impropios de una ciencia naturalista, son los que provocan el radicalismo, que nosotros consideramos inaceptable, de autores como Plantinga y Golshani hacia un ciencia teísta socialmente combativa.

La polémica en torno al intelligent design en América es un ejemplo de adónde conducen estos radicalismos de la falsa conversión de la ciencia en filosofía. Los fundamentalistas americanos observan que la enseñanza de la ciencia en los Estados Unidos está transmitiendo un mensaje camuflado de naturalismo filosófico y protestan. Quieren entonces que se enseñe la otra filosofía posible, la del intelligent design y estalla el conflicto jurídico.

La Constitución americana es neutra ideológicamente y, por tanto, no apoya que se enseñe el intelligent design: pero tampoco otro tipo de filosofías camufladas. Que la ciencia (y la enseñanza), por tanto, fueran realmente neutras favorecería la neutralidad ideológica del estado moderno que debe respetar siempre las decisiones personales del individuo sobre el sentido de su vida.

Esto no supondría que la enseñanza no pudiera tratar cuestiones filosóficas, metafísica o religiosas: pero en su punto, no bajo la forma camuflada de ser evidencias científicas.

Artículo elaborado por Juan Antonio Roldán, de la Cátedra CTR, a partir del artículo de Mikael Stenmark en Theology and Science (CTNS, U.C. Berkeley) titulado: A Religiously Partisan Science?: Islamic and Christian Perpectives, vol. 3, n.1 (2005) 23-38.

martes 05 Septiembre 2006
Juan Antonio Roldán

FE Y CIENTÍFICOS DEL SIGLO XX

FE Y CIENTÍFICOS DEL SIGLO XX

[SOLO ALGUNOS DE LOS MUCHOS]

WERNHER VON BRAUM(n. 1912)

Ingeniero e inventor. Dedicado desde temprana edad a la Astronáutica. Alemán, en 1955 toma la ciudadanía americana. Autor del emplazamiento en órbita del primer satélite estadounidense Explorer I. Es llamado “rocket genius”, el genio de los cohetes. Trabaja como directivo en la NASA, en los proyectos del cohete Saturno y en el proyecto Apolo (cohete tripulado a la Luna). Posee un profundo sentido religioso:

«Los materialistas del siglo XIX y sus herederos los marxistas del siglo XX nos dicen que el creciente conocimiento científico de la creación permite rebajar la fe en un Creador. Pero toda nueva respuesta ha suscitado nuevas preguntas. Cuanto más comprendemos la complejidad de la estructura atómica, la naturaleza de la vida o el camino de las galaxias, tanto más encontramos nuevas razones para asombrarnos ante los esplendores de la creación divina… El hombre tiene necesidad de fe como tiene necesidad de paz, de agua y de aire… Tenemos necesidad de creer en Dios!»



ALEXIS CARREL (1873 – 1944)

«Yo quiero creer, yo creo todo aquello que la Iglesia Católica quiere que crea mas y, para hacer esto, no encuentro ninguna dificultad, porque no encuentro en la verdad de la Iglesia ninguna oposición real con los datos seguros de la ciencia.»

«Yo no soy filósofo ni teólogo; hablo y escribo solamente como hombre de ciencia».

«Los leyes de la Naturaleza son inducidas de la observación sistemática de los hechos. Y para someterse a ellas deben observarse reglas que son análogas a las de la moral cristiana. Está, por lo tanto, bien claro que las leyes observadas de este modo son idénticas a la voluntad de Dios, puesto que el Creador del mundo es Él».

Ver sección FE Y CIENCIA




LECOMTE DU NOUY

Físico Químico (1883-1947)

«Que aquellos que, sinceros y honestos. no admiten la necesidad de una fuerza organizadora trascendente, se limiten a decir: no sé. Pero que se abstengan de influir en los demás. Aquellos que, sin prueba alguna se esfuerzan sistemáticamente en destruir la idea de Dios, obran de un modo vil y anticientífico. Lejos de ser apoyado y ayudado por una creencia indestructible en Dios, como otros hombres de ciencia a quienes envidio, me dispuse para la vida con el escepticismo destructor que entonces estaba de moda. Me han sido precisos treinta años de laboratorio para llegar a convencerme de que aquellos que tenían el deber de iluminarme, aun sólo reconociendo su ignorancia, no habían mentido deliberadamente. Mi convicción actual es racional. He llegado a ella por los caminos de la biología y de la física y estoy convencido de que resulta imposible a todo hombre de ciencia que reflexione, no llegar a la misma conclusión. a menos que sea ciego u obre de mala fe. Pero el camino que yo he seguido es tortuoso; no es bueno. Y para evitar a los otros la inmensa pérdida de tiempo en los esfuerzos que yo he realizado, me levanto violentamente contra el espiritu maléfico de los malos pastores.»




JORDAN, Pascual (n. 1902)

Físico y naturalista, conocido por sus trabajos en mecánica cuántica.

«No sin razón he titulado este libro El hombre de ciencia ante el problema religioso. Su intención era explicar cómo todos los impedimentos, todos los mitos que la ciencia antigua había levantado para obstruir el camino de acceso a la religión hoy han desaparecido.

«Ese muro levantado por la filosofía materialista ayudada por la antigua ciencia, excluye al pensador científico del dominio espiritual de la fe religiosa. Pero la moderna ciencia al debilitar los presupuestos cientiticos de la filosofía materialista, ha dejado de lado ese muro.

«…La afirmación de la concepción determirtista de que Dios se había quedado sin trabajo en una naturaleza que seguía su curso regularmente, ha perdido ahora su fundamento. (…) En la innumerable cantidad de resultados siempre nuevos e indeterminados se puede ver la acción, la voluntad, el señorio de Dios.

«No afirmamos que la accion de Dios en la naturaleza se haya hecho científicamente visible o denostrable (…) sino que, en lo que concierne a la fe religiosa, la nueva física ha negado aquella negación: ha probado que son erróneas aquellas concepciones de la vieja ciencia que habían sido aducidas antes como pruebas en contra de la existencia de Dios.

«Pero ahí encuentra sus límites la pretensión de este libro; de ningún modo era tarea suya exponer lo que nos espera, si de hecho nos adentrantramos por ese camino que vuelve a estar libre. Nos conformamos con haber mostrado que el camino está expedito. La competencia del autor termina ahí. Nos quedamos ante la religión sin hablar de ella más de lo necesario, para reconocer ese camino cuya viabilidad intentábamos examinar».




MARAÑON, Gregorio (1887-1960)

«Es evidente que la ciencia, a pesar de sus progresos increíbles, no puede ni podrá nunca explicarlo todo. Cada vez ganará nuevas zonas a lo que hoy parece inexplicable; pero las rayas fronterizas del saber, por muy lejos que se eleven, tendrán siempre delante un infinito mundo misterioso a cuya puerta llamará angustioso nuestro ¿por qué?, sin que nos den otra respuesta que una palabra: Dios. El hombre dotado de auténtica sabiduría, está siempre enfrentado quiéralo o no, con la divinidad: huirla sólo conduce a la superstición de la ciencia misma y, por tanto, a dejar de avanzar para dar vueltas sin fin.»




ROBERT JASTROW

Astrónomo, director del Goddard Institute of Space Studies de la NASA.
La causa del Universo no puede ser investigada estudiando sólo causas y efectos dentro del Universo. Citando a mi amigo Steven Katz, profesor del Dartmouth College, «el extremismo de la ciencia moderna consiste en rechazar la teleología, la causa final; pero, con todo, hemos de reconocer que la teleología es un concepto metafísico, cuya última realidad no puede ser afirmada ni negada a base de evidencias empíricas.

Para el científico que ha vivido de la creencia en el poder de la razón, la historia de la ciencia concluye como una pesadilla. Ha escalado la montaña de la ignorancia y está a punto de conquistar el pico más alto; y cuando está trepando el último peñasco salen a darle la bienvenida un montón de teólogos que habían estado sentados allí arriba durante bastantes siglos».




JOHN ECCLES

Neurobiólogo, director del departamento de Bioquímicade la Univ. De Cambridge

LA SUPERSTICION MATERIALISTA

Tengo grandes esperanzas de que pronto remontemos el largo y profundo bache de monismo materialista que se había extendido sobre el mundo intelectual como una oscura niebla que apagaba toda la brillantez y luminosidad de los ideales y de la capacidad creadora de los seres humanos. Confío en que podremos recuperarnos, mantener relaciones más sanas con el misterio de la existencia y liberarnos cada vez más de esta tiranía de las afirmaciones dogmáticas de los materialistas, que sólo pueden conducir a la desesperanza y al nihilismo. Me agradaría contemplar una vuelta a la esperanza y a los valores y a un sentido más alto de la vida, e incluso a una concepción de la vida humana donde Dios esté presente.

Creo que el materialismo hipotético es aún la creencia más extendida entre los científicos. Pero no contiene más que una promesa: que todo quedara explicado, incluso las formas más íntimas de la experiencia humana, en términos de células nerviosas… Esto no es más que un tipo de fe religiosa; o mejor, es una superstición que no está fundada en evidencias dignas de consideración. Cuanto más progresamos a la hora de comprender la conformación del cerebro humano, más clara resulta la singularidad del ser humano respecto a cualquier otra cosa del mundo materiales




NORMAN GEISLERr

El ateísmo siempre ha tenido dificultades en el campo de la ética. Por una parte desean mantener algún fundamento ético objetivo para atacar a Dios desde el problema del mal; pero a la vez quieren proclamar la subjetividad de las normas éticas en términos de sociedad o de individuo. Por una parte, el ateo no querría separarse de los teístas cuando condenan las atrocidades nazis o el holocausto nuclear; pero a la vez, quieren mantener que todo depende de las circunstancias. ¿Cabe estar en ambas partes a la vez?

El primer Manifiesto humanista (1930) fue firmado entre otros filósofos ateos por Dewey, declaraba que era inaceptable para la ciencia moderna cualquier garantía sobrenatural o cósmica de los valores humanos. El segundo Manifiesto (1973), firmado por Asimov, Skinner, Julian Huxley y Monod, decía también que los valores morales se originan en la experiencia humana. La ética es autónoma y de situación…, procede de la necesidad y el interés. La vida humana tiene sentido porque nosotros creamos y desarrollamos nuestro futuro.

Pero la conducta y hasta el mismo lenguaje de estos ateos traiciona su rechazo de una moral absoluta. Esta incoherencia aparece en los citados Manifiestos. Allí se leen fuertes imperativos como: «Este mundo debe renunciar a los resortes de la violencia» o «es un imperativo planetario reducir el nivel de gastos bélicos y destinar esas riquezas a usos pacíficos y populares». El segundo Manifiesto invoca un cometido «que trasciende iglesias, estados, partidos, clases o razas».

¿Qué es esto sino un modo de formular su creencia en valores morales absolutos a través de un lenguaje humanista? Este es un síntoma más del colapso del ateísmo moderno.




DAVID MARTINA

«Algunos de los sociólogos más distinguidos de la presente generación no son en absoluto antirreligiosos: Daniel Bell, por ejemplo, escribe sobre el retorno de lo sagrado. Talcott Parsons de Harvard, que ha sido quizás el más influyente sociólogo, era un creyente y no sólo simpatizante. De hecho, una vez que hablé con él me dijo que si uno quiere llegar a conocer todo lo que invoca la sociología, puede escuchar la Pasión según San Mateo de Bach: allí están todos los temas de poder y sacrificio, y de cohesión social, y del enfrentamiento del individuo con la autoridad… y de cómo puede emerger la fe en medio de toda esta contradicción. Todo esto ha modificado gradualmente el ambiente de la sociología, desde las posturas radicales de Durkheim y Weberio.




ROBERT JASTROW

EL PRINCIPIO ANTROPICO

Según la imagen del Universo que están proponiendo los astrónomos y otros científicos, una pequeña variación en alguna de las circunstancias del mundo natural -por ejemplo, en las relaciones entre las energías de las fuerzas naturales o en las propiedades de las partículas elementales- habría determinado un Universo donde no podría darse la vida ni el hombre. Este análisis puede hacerse a partir de la energía nuclear y también desde la energía del campo electromagnético, la fuerza de gravedad o cualquier otra constante del Universo material; y se llega a la conclusión de que en un Universo ligeramente distinto no podría haber vida ni personas humanas. Por tanto, según los físicos y astrónomos, aparece el Universo como construido dentro de unos limites muy estrechos, de modo que el hombre pueda habitar en él. Esta conclusión se denomina principio antrópico y, en mi opinión, es la conclusión más teísta que puede proporcionar la ciencia.




BORIS CROYS (n. 1947)

Autor de modelos matemáticos de administración económica para el Instituto Politécnico de Leningrado.

“Como he tratado de mostrar, la dimensión universal ha estado siempre presente en la tradición cristiana de Rusia, incluso en aquellas ocasiones en que estaba siendo pervertida. Por esto, es de esperar que esta misma dimensión esté cada vez más presente en el futuro una vez que los rusos lleguen a conocer mejor su filosofía y su teología” (texto de 1990)




NATHANSON, BERNARD (N. 1927)

Ha sido llamado el “Rey del aborto”. Ha dirigido personalmente 75.000 abortos. Ha realizado el aborto de su propio hijo. En su libro “La mano de Dios” (Ed. Palabra 1997), cuenta su conversión al catolicismo todo lo que hoy sucede en el mundo del aborto, en un “testimonio brutalmente honesto por un médico relevante.




MARGENAU, Henry

ALGO MAS QUE MERA EVOLUCION

Casi todo el mundo admite claramente que el Universo ha tenido un comienzo y aunque hay algunos, como Carl Sagan, que en astronomía son vivamente antirreligiosos, otros, como Robert Jastrow, que trabajan en el mismo campo, no lo son. Y Jastrow es más prestigioso que Sagan como científico y como físico. Sagan es un publicista, Jas trow es un físico que-ha investigado la materia de la que habla. Y Jas trow es un hombre religioso. Le puedo relatar una anécdota: mi última entrevista con un químico famoso, Laars Onsager, el premio Nobel. Era vecino mío porque tenía una granja en New Hampshire y nos veíamos bastante. Es más, yo estuve en el hospital por una enfermedad muy grave y necesitaba una trasfu sión. A la media hora, él se había presentado allí y ofreció su sangre y lo que hiciese falta. Era una bellísi ma persona. Un día de otoño fuimos a verle a su granja y me dejó leer un escrito suyo sobre algunos procesos químicos relacionados con la evolu ción. Lo leí aquella misma noche y a la mañana siguiente salimos a dar un paseo por el bosque. En septiembre los bosques de plátanos de Indias están espléndidos. Me pidió mi opi nión sobre el trabajo que me había dejado y, en medio de aquella con versación, le pregunté qué le pare cía la evolución y si era darwinista.

-Bueno, contestó. Si, yo pienso que sí.

-Y piensas que la evolución tiene lugar por casualidad?

-Nunca lo he pensado desde el punto de vista filosófico -dijo-; pero supongo que si.

Entonces cogí del suelo una hoja de árbol; era roja y dorada en los bordes, perfectamente simétrica. Se la mostré y añadí: ¿Piensas que esto es sólo el resultado de la supervivencia del más fuerte? ¿Por qué ha caído al suelo lo que debía sobrevivir? ¿No eres capaz de apreciar la belleza de esta cosa? ¿Y no significa eso que elementos como belleza, y quizá designio, están involucrados en el proceso evolutivo? ¿Por qué razón iba a sobrevivir una hoja de árbol que va a pudrirse en el suelo?

El respondió: Sí, pienso que en la evolución hay algo más que la mera supervivencia del mejor adaptado, algo más que mutaciones y azar.

Fue la última vez que lo vi, porque falleció dos días más tarde.

Es absolutamente irracional rechazar la noción de un Creador apelando a la ciencia. La ciencia ha demostrado de modo definitivo que no es contradictoria la creación de la nada.




HENRY MARGENAU

Colaborador de Einstein, Heisenberg y Scheoedinger. Físico de la Universidad de Yale,fundador de tres importantes revistas científicas, ocho doctorados honoris causa, presidente de la American Association of the Philosophie et Science.




JOHN VON NEUMANN, 1903-1957

John von Neumann es un matemático húngaro considerado por muchos como la mente más genial del siglo XX, comparable solo a la de Albert Einstein. A pesar de ser completamente desconocido para el “hombre de la calle”, la trascendencia práctica de su actividad científica puede vislumbrarse al considerar que participó activamente en el Proyecto Manhattan, el grupo de científicos que creó la primera bomba atómica, que participó y dirigió la producción y puesta a punto de los primeros ordenadores o que, como científico asesor del Consejo de Seguridad de los Estados Unidos en los años cincuenta, tuvo un papel muy destacado (aunque secreto y no muy bien conocido) en el diseño de la estrategia de la guerra fría. Nicholas Kaldor dijo de él “Es sin duda alguna lo más parecido a un genio que me haya encontrado jamás”.

Nació en Budapest, Hungría, hijo de un rico banquero judío. Tuvo una educación esmerada. Se doctoró en matemáticas por la Universidad de Budapest y en químicas por la Universidad de Zurich. En 1927 empezó a trabajar en la Universidad de Berlín. En 1932 se traslada a los Estados Unidos donde trabajará en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

Sus aportaciones a la ciencia económica se centran en dos campos:

Es el creador del campo de la Teoría de Juegos. En 1928 publica el primer artículo sobre este tema. En 1944, en colaboración con Oskar Morgenstern, publica la Theory of Games and Economic Behavior. La teoría de juegos es un campo en el que trabajan actualmente miles de economistas y se publican a diario cientos de páginas. Pero además, las formulaciones matemáticas descritas en este libro han influido en muchos otros campos de la economía. Por ejemplo, Kenneth Arrow y Gerard Debreu se basaron en su axiomatización de la teoría de la utilidad para resolver problemas del Equilibrio General. En 1937 publica A Model of General Economic Equilibrium”, del que E. Roy Weintraub dijo en 1983 ser “el más importante artículo sobre economía matemática que haya sido escrito jamás”. En él relaciona el tipo de interés con el crecimiento económico dando base a los desarrollos sobre el “crecimiento óptimo” llevado a cabo por Maurice Allais, Tjalling C. Koopmans y otros

Hacia el final de su vida se convirtió al catolicismo.

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

http://www.arvo.net/pdf/Fe%20y%20cient%C3%ADficos%20del%20Siglo%20XX.htm

¿Igualdad de tiempo para el Creacionismo?

¿Igualdad de tiempo para el Creacionismo?

Por: Al Seckel y John Edwards.

En 1925 John Scopes fue condenado en Dayton, Tennessee, por enseñar la teoría de la evolución en su clase de biología. -“Cuando la ciencia estaba en la infancia, la religión trató de estrangularla en la cuna” Robert G. Ingersoll, Freethought Magazine, septiembre de 1986.

Un movimiento cristiano fundamentalista que crece rápidamente está tratando de derrocar tanto a la ciencia moderna como a la Constitución de los Estados Unidos. Este movimiento está tratando de obligar a las escuelas públicas a enseñar el “creacionismo científico” (la historia bíblica de la Creación) como una hipótesis igualmente válida que las bien establecidas ciencias de la evolución, la biología, la geología, la astronomía y la antropología.

Los creacionistas, mediante fuerte presión política a nivel local y nacional, han obtenido el apoyo de muchos funcionarios del gobierno (incluyendo al expresidente Reagan) a favor de leyes creacionistas. Sus tácticas de presión han causado también que muchos editores de libros de texto de ciencias avanzadas reduzcan en gran manera, o alteren severamente, sus secciones de biología moderna y evolución. Sin mandato legal, algunos distritos escolares están ya utilizando filmes, cassettes y textos creacionistas en sus cursos de ciencias.

En su libro “Los Científicos Confrontan al Creacionismo” la profesora Laurie Godfrey declara: “La enseñanza del ‘creacionismo científico’ como ciencia en las escuelas públicas de América representa una flagrante violación del principio de separación entre iglesia y estado. Lejos de abrir los horizontes educativos a explicaciones alternativas en competencia, los creacionistas científicos construyen dicotomías artificiales que distorsionan y confunden los métodos y las funciones de la ciencia y de la religión. Moldean los ‘hechos’ científicos conforme a sus necesidades. Distorsionan los significados de ‘hechos’ y ‘teoría’. Disfrazada de jerga científica, pero no informada de los desarrollos científicos de los últimos ciento cincuenta años, la argumentación de los creacionistas científicos exige una respuesta” (2, p.14).

tiempoigual02.jpg

¿Qué es el Creacionismo?

La Sociedad para la Investigación de la Creación, la organización dirigente del movimiento creacionista, requiere a sus miembros firmar un documento que especifique que ahora creen y continuarán creyendo en lo siguiente:

“La Biblia es la Palabra escrita de Dios, y porque creemos que toda ella es inspirada, todas sus afirmaciones son histórica y científicamente verdaderas en todos los autógrafos originales. Para el estudioso de la naturaleza, esto significa que el relato de los orígenes en el Génesis es una presentación factual de simples verdades históricas.

Todos los tipos básicos de criaturas vivientes, incluyendo al hombre, fueron hechas directamente por actos creadores de Dios durante la Semana de la Creación tal como se describe en el Génesis. Cualesquiera cambios biológicos que hayan ocurrido desde la Creación han constituido solamente cambios dentro de los tipos originales creados.

El gran Diluvio descrito en el Génesis, comúnmente llamado el Diluvio de Noé, fue un acontecimiento histórico, y mundial en su extensión y en sus efectos.

Finalmente, somos una organización de hombres de ciencia cristianos, que aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. El relato de la creación especial de Adán y Eva como un hombre y una mujer y su subsiguiente caída en el pecado, es la base de nuestra creencia en la necesidad de un Salvador para toda la humanidad. Por lo tanto, la salvación únicamente proviene de aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador” (4, p.86).

Adicionalmente, los creacionistas creen que la tierra y el universo observable son muy jóvenes, dentro del rango de sólo seis mil a diez mil años de edad.

tiempoigual03.jpg

¿Es Ciencia el Creacionismo Científico?

El creacionismo es una pseudociencia, un sistema de creencias que afirma tener calidad científica cuando no la tiene. Difiere de la ciencia en varias formas.

La ciencia es un sistema abierto basado en la investigación escéptica, y su recurso definitivo es la evidencia experimental. El creacionismo es un sistema cerrado basado en la fe, y su recurso definitivo es la Biblia. Esto se pone en evidencia por la exigencia de que sus miembros firmen una declaración que afirma que aceptan la Biblia como literalmente verdadera. Es difícil imaginar a los evolucionistas firmando una declaración semejante de que nunca se desviarán de los textos literales de “El Origen de las Especies” de Charles Darwin. El dogmatismo fanático simplemente no es admisible en ciencia.

Los científicos usan el razonamiento inductivo para formular leyes generales a partir de observaciones específicas. Los creacionistas basan sus creencias en la Escritura y utilizan la lógica deductiva para tratar de explicar cómo el universo debe actuar para estar conforme a la Escritura. Cuando los hallazgos científicos entran en conflicto con la interpretación creacionista de la Biblia, los creacionistas ignoran los hechos y distorsionan las teorías. En otras palabras, los creacionistas se han entrenado a sí mismos para evitar la investigación sin trabas y el escepticismo duro que son las marcas distintivas de la ciencia.

El creacionismo también difiere de la ciencia porque no es explicable en referencia a las leyes naturales. Cuando la “evidencia” a favor del creacionismo se ha sujetado a las pruebas del método científico, se la ha encontrado inválida. Los creacionistas responden que las pruebas científicas mismas son erróneas, lo cual es absurdo, considerando el éxito que la ciencia ha logrado en dominar la naturaleza. Los creacionistas, además, no han hecho nunca descubrimientos ni avances científicos radicales. Sus “trabajos” no son publicados en revistas científicas reconocidas donde serían sujetos a revisión y pruebas imparciales. La prestigiosa Academia Nacional de Ciencias estudió el creacionismo y concluyó: “Es, por lo tanto, nuestra inequívoca conclusión que el creacionismo, con sus relatos del origen de la vida por medios sobrenaturales, no es ciencia” (5, p.91).

tiempoigual04.jpg

La raíz de la controversia entre creación y evolución es el hecho de que la evolución contradice a la lectura literal del Génesis. Los creacionistas, sin embargo, no presentan el problema de esta manera. Afirman que la evolución ofende sus “sensibilidades científicas”. Esta afirmación es descabellada, si se consideran los absurdos científicos que abrazan en sus creencias creacionistas.

El tema de si el creacionismo es ciencia surgió porque los creacionistas afirman que sus ideas constituyen ciencia genuina en lugar de religión fundamentalista. Al llamar “ciencia” al creacionismo esperan evadir la ley basada en la Primera Enmienda que prohíbe la enseñanza de la religión en las escuelas públicas.

¿Qué Hay Sobre la Igualdad de Tiempos?

Una educación científica que imparte conocimientos de hechos no es una campaña política, es una experiencia de aprendizaje. La ciencia no se determina por el voto de la mayoría en las urnas, sino por los méritos de cada caso. Si permitimos que el creacionismo entre al salón de ciencias sobre la base de igualdad de tiempo, tendremos que permitir que también se enseñe cualquier otra teoría chiflada que tenga los suficientes adherentes como para iniciar un grupo de presión.

El método de los dos modelos también implica que la opinión científica informada está igualmente dividida en la cuestión de los orígenes. Enseñar que ése es el caso cuando en realidad no es así, y cuando la evidencia a favor de la evolución es claramente abrumadora, equivale a confundir deshonestamente a los estudiantes. Semejante acción es inmoral y traiciona la confianza pública. Es el colmo de la ironía que los creacionistas profesen hacer esto en interés de aumentar la moralidad en la sociedad (la evolución, en su opinión, promueve la amoralidad).

Cualquiera que defienda la “doctrina de lo justo” en la educación científica revela falta de comprensión de lo que es la ciencia. La ciencia no trabaja en base a lo “justo” sino en base al mérito. Con la rápida expansión del conocimiento científico, es sencillamente ineficiente malgastar tiempo y recursos en teorías erróneas que los científicos no toman en serio. La Academia Nacional de Ciencias advirtió: “Incorporar la enseñanza de tales doctrinas (del creacionismo) al programa de ciencias sofoca el desarrollo de patrones de pensamiento crítico en la mente en desarrollo, y pone en serio peligro los intereses de la educación pública. Esto podría eventualmente entorpecer el avance de la ciencia y de la tecnología cuando los estudiantes ocupen sus lugares como dirigentes de las generaciones futuras” (5, p.26).

¿Qué Debemos Hacer?

Ya es hora de tomar en serio a los creacionistas como una fuerza política peligrosa. Esto significa que ya es tiempo de educarnos en cómo combatirlos, sin disculpas. Debemos informar a nuestros hombres y mujeres del Congreso y a los educadores con influencia que la enseñanza del creacionismo simplemente no es aceptable en los programas científicos de nuestras escuelas públicas.

tiempoigual05.jpg

Referencias y Lecturas Selectas:

  • Futuyama, Douglas. “La Ciencia a Juicio. El Caso a favor de la Evolución”. Nueva York, Pantheon Books, 1983.
  • Godfrey, Laurie (editora). “Los Científicos Confrontan al Creacionismo”. Nueva York, W.W. Norton & Co., 1983.
  • Kitcher, Phillip. “Abusando de la Ciencia: el Caso Contra el Creacionismo”. Boston, M.I.T. Press, 1983.
  • La Follette, Marcel (editor). “Creacionismo, Ciencia y la Ley. El Caso de Arkansas”. Boston, M.I.T. Press, 1983.
  • Academia Nacional de Ciencias, “Ciencia y Creacionismo”. National Academy Press, Washington D.C., 1984.
  • Ruse, Michael, “Defensa del Darwinismo. Una Guía a las Controversias Evolucionistas”. Londres, Addison-Wesley, 1982.

http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/tiempoigual.html

El papel de padre

El papel de padre

Pastor Tony Hancock

Introducción

Uno de los eventos más emocionantes de la vida del hombre es el llegar a ser padre. Cuando un hombre está a punto de llegar a ser padre, esta emoción crea cierta confusión mental.

Se cuenta, por ejemplo, del hombre que acompañó a su esposa al hospital mientras ella daba a luz. Él recorría ansiosamente los pasillos mientras su esposa estaba de parto – estaba hecho nudos por la preocupación y la ansiedad, y el sudor de la frente mostraba su agonía. Finalmente, a las 4 a.m., una enfermera le dijo: Tiene una niña. El hombre se relajó, y dijo: Gracias a Dios que es niña. ¡Nunca tendrá que pasar la agonía que yo he pasado hoy!

¿Qué es ser padre? ¿Dónde lo aprendemos? Y, ¿qué es ser hijo? ¿Dónde podremos conocer el amor de un padre perfecto? Efesios 3:14-15 nos dice que lo que es ser padre, y pertenecer a una familia, se encuentra en Dios: “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien
toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra”. Él es el patrón perfecto para cualquier padre, y es, a la vez, el único padre perfecto que podemos tener.

Dios, nuestro Padre, nos llama a ser buenos hijos y a ser padres como él. Y hay tres aspectos de Dios como Padre que podemos emular también nosotros:

I. Como Padre, el Señor tiene compasión de sus hijos – Salmo 103:13-14

Salmo 103:13-14

103:13 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen.103:14 Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.

– Dios conoce nuestra condición

Dios no es un padre perfeccionista, esperando cada oportunidad para regañarnos por hacer mal. Más bien, él conoce nuestras deficiencias, y nos tiene paciencia. Mirando nuestra vida pasada, ¿quién no puede testificar de la paciencia de Dios? Él nos esperó, y nos trata de acuerdo con nuestro nivel de madurez.

Así es que Dios nos muestra su amor: en vez de castigarnos duramente cada vez que le desobedecemos, él nos muestra gracia, y la muestra en Cristo Jesús.

Dios nunca se cansará de los que le temen. Si somos sus hijos, no tenemos que temer que algún día nos dirá – ¡Ya estoy harto de ti! ¿Por qué no eres como tu hermano? Dios conoce perfectamente bien como somos, y nos ama a pesar de nuestras múltiples fallas.
Podemos descansar en su paciencia, y abandonar la ansiedad que nos viene cuando pensamos que tenemos que ser perfectos para ganarnos su amor. Cristo murió por nosotros cuando éramos pecadores. Dios nos acepta, así como somos – si nos arrepentimos y confiamos en él. Es nuestro ejemplo como Padre:

– El buen padre tiene expectativas realistas de sus hijos Muchos padres quieren tener hijos perfectos. No saben lo que se puede esperar de un niño de cierta edad, ni toman en cuenta la personalidad de sus hijos. Es necesario conocer a los niños para saber de qué cosas son capaces, y esperar de ellos tales cosas.

Sin embargo, también hay padres que tienen expectativas demasiado bajas. Cuando esperamos muy poco de nuestros hijos, nuestras expectativas casi siempre se volverán realidad. En cierta ocasión, un evangelista preguntó a un grupo de 1000 presos: ¿Cuántos de ustedes tuvieron padres que les dijeron en alguna ocasión, un día estarás en la cárcel? Casi todos levantaron la mano. Las expectativas de sus padres se volvieron realidad.

Dios nos da un precioso paquete de potencial que se llama un niño. Si esperamos demasiado del niño, lo desanimaremos; si esperamos muy poco, lo impediremos. Cuando no conocemos a los niños, y no tenemos expectativas realistas, diremos cosas tales como: ¿Por qué no eres como tu hermana? Ella sí se porta bien.
Cuando sí lo conocemos, decimos más bien: Yo sé que puedes hacer mejor trabajo. Hazlo otra vez.

Se cuenta la historia del padre de cinco niños que se ganó un juguete en una rifa. Para decidir quién jugaría con él, preguntó: ¿Quién es el más obediente de todos? ¿Quién nunca le dice que no a mamá? ¿Quién hace todo lo que se le dice? Cinco voces pequeñas respondieron: Está bien, papá. Te puedes quedar con el juguete.

Cuando esperamos niños perfectos, nos encontraremos desilusionados. Es esencial tener expectativas realistas de los niños – porque nuestro Padre celestial así es con nosotros.

II. Como Padre, el Señor cuida de sus hijos – Mateo 6:25-33

Mateo 6:25-33

6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 6:27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 6:28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 6:29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 6:30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 6:31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 6:32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

– Dios conoce nuestras necesidades

Cuando vivimos preocupados por los detalles la vida, mostramos que hemos olvidado que somos hijos de Dios. Jesús dice: los que no conocen a Dios, los paganos, viven sus vidas persiguiendo todo esto – el dinero, la seguridad, etc. Dios nos llama a estar más interesados en hacer lo que él desea que en asegurar nuestro futuro.

Por esto, cuando tenemos una preocupación, una necesidad, podemos llevarla a nuestro Dios en oración y saber que él se interesa por nosotros y nos ama.

Cuando era niño, nunca me preocupaba de qué iba a vestir, qué iba a comer o cómo iba a llegar a la escuela. Éstas eran preocupaciones de mis padres, y ellos nunca me fallaron. Yo sabía que siempre podía ir a mi papá con cualquier necesidad.
Quizás no pudiste tener esa misma confianza en tus padres, pero los que somos creyentes podemos vivir con esa confianza en Dios, sabiendo que él se interesa por nosotros, lo tiene todo bajo control y conoce perfectamente lo que necesitamos. Él es totalmente capaz de cuidarnos. De la misma forma,

– El buen padre conoce las necesidades de sus hijos

Parece muy obvio, pero los niños tiene necesidades más allá de la comida, la ropa, y el alojamiento. Pueden necesitar atención, afecto, consejos. El buen padre sabe pasar tiempo con ellos y mostrar interés en lo que les interesa.

Por ejemplo, un padre que es deportista puede pensar que los hobbies de su hijo, la lectura y la música, son aburridas – pero el amor significa mostrar interés en esas cosas, y participar con él en lo que le interesa. Todo esto envuelve amar, en vez de estar absorto en nuestros propios intereses y deseos. Pero el
precio que se paga por no hacerlo es muy alto.

Un día, un joven compareció ante cierto juez por falsificación de documentos. Resultaba que el juez había sido amigo del padre del joven, quien era nada menos que el autor conocido de varios
tomos legales. El juez se sorprendió de ver al hijo de un hombre tan ilustre acusado de un crimen tan bajo.

Muchacho, le dijo, ¿no recuerdas a tu padre, a quien has deshonrado? ¿Cómo es posible que un padre como el tuyo haya tenido un hijo tan desgraciado? El joven le respondió: Yo recuerdo perfectamente a mi padre, señor juez. Cuando lo buscaba para pedirle un consejo o simplemente para estar con él, siempre me decía: Vete, niño, estoy ocupado. Tengo que terminar mi libro. Bueno, mi papá terminó de escribir su libro, y así salí yo.

El buen padre conoce las necesidades de sus hijos, y se sacrifica por llenarlos – así como sacrificó nuestro Padre celestial a su único Hijo en la cruz para llenar nuestra necesidad suprema, la necesidad del perdón.

III. Como Padre, el Señor disciplina a sus hijos – Hebreos 12:4-11

Hebreos 12:4-11

12:4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre,combatiendo contra el pecado;12:5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres re prendido por él; 12:6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el
que recibe por hijo. 12:7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 12:8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 12:9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y
viviremos? 12:10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 12:11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

– Dios disciplina a sus hijos para que crezcan en santidad

Los sufrimientos de la vida, lo que tenemos que pasar, los momentos cuando aprendemos a confiar en Dios y hacer su voluntad a pesar de todo son momentos de disciplina para nosotros. La disciplina es la formación del carácter. Es como podar una planta: no es para desquitarse, ni por enojo con la planta, sino
para que crezca bien y dé buen fruto.

La disciplina de Dios tiene el mismo propósito; es para que crezcamos como sus hijos. Es muestra de que él nos ama. Ésta es la razón por la que los malos muchas veces tienen vidas muy fáciles: no son hijos de Dios, y por esto no disfrutan de su disciplina.

Un día, un viajero se encontró en sus andares con un pastor de ovejas cuidando su manada. Entre las ovejas había una con la pata vendada. El viajero le preguntó al pastor: ¿Cómo llegó la oveja a quebrarse la pierna?

El pastor le respondió: Yo mismo la quebré. Esta oveja era la más traviesa de todas, y siempre se alejaba de la manada y se ponía en peligro. Yo temía que un día se cayera por una peña o se hiciera algún otro daño. Le quebré la pata, y cuando sane, será la más obediente

De igual forma, cuando las circunstancias de la vida nos presionan, tenemos que recordar que es para nuestro bien, si somos hijos de Dios. Él está obrando algo bello en nuestro carácter a través del sufrimiento. Es en el momento del sufrimiento que aprendemos acerca de la fidelidad de Dios, que nos sentimos impulsados a sumergirnos en su Palabra, que aprendemos a depender de sus promesas.

No desprecies la disciplina del Señor; más bien, coopera con él para que esas experiencias tengan su efecto – el de ayudarte a crecer en santidad. De igual manera,

– El buen padre disciplina a sus hijos

El padre que no disciplina muestra que realmente no ama a sus hijos. Quizás tiene un lazo sentimental, pero no está dispuesto a gastar el esfuerzo que precisa la disciplina.

La disciplina es esencial para formar el carácter de los niños. No es castigarlos porque nos han hecho enojar; no es desquitarnos con ellos; es enseñarles a respetar las reglas y normas que se han puesto.

Para esto es preciso dictar las normas, así como Dios nos ha revelado lo que él espera de nosotros; no es válido castigar a un niño por desobedecer una regla que él desconocía.
Es preciso también que el castigo quede claro. La clave para la buena disciplina es la constancia. Si el niño puede faltarle el respeto a su mamá hoy, y el papá se ríe, pero mañana el niño hace lo mismo y sale el cinto – eso no es disciplina. Si los niños no aprenden a controlar sus acciones, a hacer lo que no quieren y a no hacer lo que quieren, sus vidas no serán provechosas.

Las cuerdas flojas no producen música, pero cuando se estiran y se afinan, la guitarra es bella. Una explosión de gasolina sólo destruye, pero cuando se detona dentro de una máquina, el carro avanza. Un río libre no hace nada, pero con una represa se puede generar suficiente luz para iluminar a toda una ciudad. Así también, nuestras vidas tienen que ser disciplinadas si vamos a desarrollar nuestro potencial – y esa disciplina empieza en el hogar, con reglas acerca de la tarea, los buenos modales, etc.

Conclusión

Ninguno de nosotros tuvo un padre perfecto, pero podemos tener un padre celestial perfecto. Aprendamos a disfrutar de su compasión, depender de su cuidado, y someternos a su disciplina.

Aprendamos también a seguir su ejemplo como padres. ¿En qué área fallas? ¿Cómo puedes mejorar? En cierta ocasión, un niño, asustado por una tormenta y los fuertes relámpagos, dijo: Papi, ven – estoy asustado. Hijo, dijo el padre, Dios te ama y te cuidará. Sé que Dios me ama, respondió el niño. Pero ahorita me
hace falta alguien con piel. El papel de un padre es ser y mostrar cómo es Dios, con piel.

Pastor Tony Hancock

Vosotros sois la luz del mundo

Reflexión
Mientras conversaba con un cliente en la oficina donde trabajo, me decía: ” vine ayer y converse con una joven sumamente odiosa “, me quede un poco sorprendida porque era la tercera persona que me decía esto y resulta que la persona a la cual se refería es cristiana (y de bastante tiempo);este comentario me llevo a reflexionar sobre el pasaje en I Pedro 3:34, donde nos dice que como cristianos debemos ataviarnos, vestir, poseer,un espíritu afable y apacible.  Ahora bien, el diccionario Larousse en su edición 2006, nos define la palabra afable como a quien pueda hablarse.  Se dice de la persona de trato agradable y cordial.
Muchas veces creemos que la Biblia es un libro solamente, nos olvidamos de que es un conjunto de libros o Biblioteca, donde podemos encontrar muchos temas de los cuales nos pueden ayudar a ser mejores seres humanos.  Si nos dedicáramos a estudiarla y ponerla por practica y dejar de usarla como herramientas para atacar en vez de sanar , muchos vendrían a los pies de nuestro Sr Jesucristo.
En Mateo 5:14a dice “Vosotros sois la luz del mundo” y luego el versículo 16 dice “Asi alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que esta en los cielos”.
Dios te bendiga.
Autora: Johanna Solano Rodriguez de Arieu

Comprometerse
Alfonso Aguiló

Vivimos quizá una época histórica en la que hemos visto cómo grandes utopías han quebrado. Ahora, se mantiene vigente más bien –como señala José Antonio Marina– una utopía sin pretensiones, que había permanecido latente, oscurecida por la prepotencia de las demás. Se trata de la utopía ingeniosa. La nueva humanidad se siente cómoda en un ambiente poco agresivo, tolerante, en el que los individuos, liberados por desligación de la influencia de los demás, se disponen a probarlo todo. Se ha abolido lo trágico y se navega con soltura en una afectividad ingeniosa: divertida, no comprometida, y devaluadora de lo real.

Nuestro siglo (el pasado), que ha sido, posiblemente, el más sangriento y trágico de la historia, justifica el descrédito de la seriedad, porque en el origen de las grandes tragedias que nos han conmovido aparece siempre alguien que se tomó algo demasiado en serio, fuese la raza, la nación, el partido o el sistema. La sociedad desconfía, con razón, de todo fanatismo. Hay un valor máximo, que es la libertad, y el resto son procedimientos para conseguirla. Le cuesta admitir cualquier afirmación sostenida con vigor. Cualquier norma excesivamente definida le asusta. Busca el vagabundeo incierto, el buen humor. Odia los tonos regañones y gruñones. Una consigna tácita nos ordena no tomar nada en serio, ni siquiera a nosotros mismos. Hemos descubierto las ventajas de la anestesia afectiva, todos somos divertidos, la publicidad adopta un tono humorístico, las costumbres son desenfadadas, las modas ingeniosas. Nada se libra de la atracción de la levedad.

Es cierto que hay que reconocer grandes conquistas a esta mentalidad. Entre otras cosas, haber barrido —literalmente— a toda una fauna de personajes bastante ridículos y prepotentes. Hay que reconocerlo y agradecerles sus servicios.

Sin embargo, es fácil comprobar que esa actitud de levedad produce frutos ambivalentes: pretende fortalecer el Yo, y acaba, sin embargo, propugnando un Yo débil, fluido e insolidario; en vez de exaltar la creatividad, que es lo que pretendía, engendra un sujeto errático y pasivo.
No al compromiso y la realidad

La huida de la realidad convierte al hombre en simple espectador de su vida. El rechazo del compromiso abre paso a una espontaneidad aleatoria, gracias a la cual el hombre es lo que le da la gana, es decir, lo que se le ocurre, es decir, una ocurrencia imprevisible. Las equivalencias impiden la elección, porque aunque hay abundantes solicitaciones, todas son equiparables y de carácter efímero.

Eludir el compromiso es eludir la realidad. Es ineludible comprometerse porque la vida está llena de compromisos: compromisos en el plano familiar, en el profesional, en el social, en el afectivo, en el jurídico y en muchos más. La vida es optar y adquirir vínculos: quien pretenda almacenar intacta su capacidad de optar, no es libre: es un prisionero de su indecisión.

Saint-Exupéry dijo que la valía de una persona puede medirse por el número y calidad de sus vínculos. Por eso, aunque todo compromiso en algún momento de la vida resulta costoso y difícil de llevar, perder el miedo al compromiso es el único modo de evitar que sea la indecisión quien acabe por comprometernos. Quien jamás ha sentido el tirón que supone la libertad de atarse, no intuye siquiera la profunda naturaleza de la libertad.

http://www.fluvium.org/textos/etica/eti594.htm

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.299 seguidores