¿Salvavidas?


¿Salvavidas?

En algunas ocasiones, bastantes… escuchamos o tratamos con personas que esperan “milagros” de parte de Dios en sus vidas. Tienen problemas y acuden al Señor Dios Todopoderoso para que los solucione; se encuentran desesperados y toman la Biblia esperando encontrar respuestas inmediatas a sus necesidades o a los problemas que los acorralan.

Debemos tener presente que Dios no es un salvavidas al que aferrarnos cuando nos estamos ahogando. No es un amuleto… Generalmente El no actúa de esta manera… aunque puede hacerlo y en ocasiones nos ayuda más allá de lo que esperaríamos.

Es verdad que la Biblia nos enseña cosas como las siguientes:

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3)
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28)
“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7)
PERO… también nos dice esto:

“Y sabemos QUE A LOS QUE AMAN A DIOS, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:38)
¿Y cuándo “amamos a Dios”? Veamos los versículos anteriores:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu… Porque los que son de la carne, piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios, porque no se sujetan a la ley de Dios…” (Romanos 8:1, 5-8)
“Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Romanos 8:12-13)
Entonces, las cosas nos ayudarán a bien, como dice también Romanos 8:26-27…

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”
Las cosas nos “ayudarán a bien” cuando nuestras vidas estén acorde al Plan y a la Voluntad de Dios para nosotros…

Sí, Dios es un Dios de milagros. Lo podemos ver desde el momento de nuestra salvación. Si hacemos un recuento de Su Obra en nosotros ¿seríamos tan ciegos de no ver lo que El hizo día por día?

Y por supuesto, si clamáremos, El nos respondería…

Cabe entonces, respondernos a esta pregunta: ¿Vivimos de forma tal que sea evidente que nosotros lo amamos a El?

Recordemos: Dios muestra su Amor hacia nosotros… ¿Hacemos nosotros lo mismo hacia El?

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. francisco santiago
    Sep 14, 2010 @ 03:58:01

    Dios ha mostrado amor a sus hijos y creoó que es la diferencia cuando no lo somos, en donde puede haber solamente misericordia (No hijos de Dios).
    Debemos de tener seguridad en lo que pedimos y en quien estamos confiando, no es un Dios “pequeño” sino es el Todopoderoso
    Pedid y se os dará. Dijo Jesucristo

A %d blogueros les gusta esto: