Diferencias…


Diferencias…

Amós 3:3 dice: “¿Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo?”

El libro de los Hechos nos muestra de manera absolutamente práctica el amor y la colaboración mutua de los primeros cristianos entre sí y hacia aquellos que no tenían al Señor en sus vidas.

Todo lo que vivían y hacían manifestaba la obra de Dios en las vidas de las personas. Su fe hacía una gran diferencia en ellas.

“Esto fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron en el Señor” (Hechos 9:42)
“Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor” (Hechos 11:21)
“Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna” (Hechos 13:48)
Pero también, como en todo grupo, surgían los problemas tanto dentro como fuera de la iglesia:

De los de afuera, cuando se oponían a la palabra de Dios

“Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos” (Hechos 14:2)
“Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad, y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos del pueblo” (Hechos 17:5)
“Pero enfureciéndose algunos, y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud…” (Hechos 19:9)
“Y algunos asentían a lo que se decía, pero otros no creían” (Hechos 28:24)
Prácticamente sin lugar a equivocarnos, podemos afirmar que iremos por la vida enfrentando oposición, especialmente si predicamos la Palabra de Dios.

“Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera conflictos…” (2 Corintios 7:5)
El secreto se encuentra en la manera en que enfrentamos y resolvemos los conflictos.

“Pero endureciéndose algunos, y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud, se apartó Pablo de ellos y separó a los discípulos, discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno” (Hechos 19:9)
“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas… Mira, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”
Si hay personas que no tienen interés en la Palabra de Dios, luego de predicarles por un tiempo, podemos continuar con otros que necesiten y deseen oir.

Recordemos: No debemos ser contenciosos… pero tampoco perder el tiempo con quienes no quieren escuchar.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: