Efesios parte 5


LA PERSONA ES NUEVA EN CRISTO, solo por gracia, cap. 2:1-10:

A. Nuestra situación anterior 2:1-3

B. Nuestra situación luego de conocer a Cristo 2:4-10

A.Nuestra situación anterior: 2:1-3

a. Espiritualmente muertos (Sgo. 2:26), la evidencia de ello: delitos y pecados

  • “muertos en delitos y pecados”

Raul C.Yoccou explica respecto a esto que

Según la Biblia muerto está quien teniendo un cuerpo vivo posee un alma muerta. El tal está insensible, sin percepción alguna, inmóvil en cuanto a la fe. El muerto tiene su mente en tinieblas (Ef.4:19) y actúa como un sonámbulo (comp. Ef. 5:14; 1 Ts. 5:6).

El horror de la condición es de una magnitud tal que no hay quien entienda, ni quien busque a Dios (Ro. 3:11). Esta muerte es “en delitos y pecados”, como si fueran un ataúd inmenso, una fosa insa­ciable que atrapa y retiene para siempre.

Fue el mejor modo que encontró Pablo para describir la manera en que nos encontrábamos sujetos al reino de las tinieblas. Las palabras “delitos y pecados”, que en otras oportunidades aparecen se­paradas, aquí están juntas para describir el climax del estado de muerte.

“Delito” en castellano es sinónimo de culpa o ilegalidad, y es la traducción del griego paráptoma que se usa en el Nuevo Tes­tamento más de veinte veces y se traduce con cinco palabras fun­damentales: pecados, transgresiones, faltas, ofensas o delitos. El significado principal es “un desvío de las normas establecidas” tal como aparece en Ro. 5:15-20. Paráptoma es un acto ilegal (Mt. 6:14,15) pasible de muerte (Ro. 4:25).

“Pecado”, por otro lado, proviene del término griego hamartía, que significa originalmente “errar al blanco”. Aunque nos parezca que no alcanza a traducir en toda su magnitud el sentido bíblico, bien sabemos que el pecado trastoca de tal forma la voluntad de Dios que jamás damos en el blanco, y ni siquiera nos aproximamos a él (Ro. 5:12).

El pecado actúa en nuestro ser interior (Ro. 7:11, 14) ideando, promoviendo y defendiendo el mal. Así se producen los “pecados” que nos sepultan en la muerte espiritual (1 Ts. 2:16).[1]

b. La muerte física es consecuencia de la espiritual Gen 2:17

c. La muerte espiritual, es la separación de Dios Ro 3:23 y la falta de la vida de Dios Jn.14:6 y 1:4

d. Siguiendo la corriente (aión: curso, modo de tratar) v.2, la falta de vida espiritual somos incapaces de cambiar. Mundo, gr. kosmos: orden o lugar.

Raul Caballero Youccou explica que

“Andar de acuerdo a la corriente” es vivir aprobando el mal y sujetando el modo de pensar a prácticas y objetivos contrarios a la voluntad de Dios (Ro. 12:2), a fin de obtener algo pasajero y temporal (1 Co. 1:20; 6:16; Col. 2:8-10). Este texto realmente quiere decir: “andar en obediencia al ciclo (gr. aión) de este mundo”, donde aión no significa tanto longitud de tiempo corno la calidad de lo que ocurre en ese período.[2]

e. Obedeciendo a Satanás, el que no sigue al Señor no puede dejar de obedecer al Diablo, Ro.6:17 y He. 2:14

(1) El busca nuestro mal 1a Pe. 5 :8

(2) Todo creyente de luchar contra él y sus secuaces 6:12

f. Obedeciendo también v. 3 a la carne Gal 5: 19-20

g.Y también obedeciendo a los pensamientos (razonamientos) h.  Todos somos iguales ante Dios (vosotros v.l: gentiles) y nosotros v.S; judíos), y teníamos el mismo fin “hijos de ira” v.3

Raul, Caballero Youccou explica que

Decir, entonces, que los muertos andan de acuerdo con la “corriente” de este mundo, es mostrar que el reino de las tinieblas transmite órdenes en todas las direcciones, esclavizando a las almas sin que éstas tengan la más remota posibilidad de liberación.[3]

Y luego ilustra esto,diciendo que

Podríamos comparar al mundo con un gran campo de concentración donde es imposible traspasar los límites físicos ni modificar los espirituales. O también podría compararse a un gran desfile donde una persona guía y la masa de soldados lo sigue sin poder modificar ni sus actos ni su rumbo.[4]

h. La conducta:

  • anduvisteis en otro tiempo”

Parecería que ahora Pablo quería explicar con más detalles el significado de “muertos en delitos y pecados”. La primera carac­terística del muerto espiritual es su estilo de vida. El verbo “andar” se refiere a la manera de ser, de resolver los temas de la vida y las intenciones.[5]

O vivimos de acuerdo con la voluntad de Dios, o de acuerdo con la voluntad del diablo. Los que viven “siguiendo la corriente de este mundo”, lo hacen “de acuerdo al príncipe de la potestad del aire”.

Príncipe (gr. archón) significa gobernante o magistrado, y es utilizado muy ampliamente en el Nuevo Testamento.[6] Al hablar del diablo como “príncipe de este mundo”( el Señor Jesús se limitó a mostrar que estaba derrotado antes de comenzar la gran batalla (He. 2:14-15). En cambio Pablo dice aquí que es el “príncipe de la potestad del aire”, la principal autoridad en el reino de las tinieblas.[7]

Su poder sobrehumano es tan grande que sólo el Señor Jesucristo pudo vencerlo. El diablo preside sus ejércitos de demonios y trabaja en los hijos de desobediencia tratando de ensanchar su imperio, sometiendo y tiranizando a sus subditos hasta que todos perezcan en la destrucción eterna.[8]

Este “espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” en los evangelios aparece como “espíritu inmundo”,5 y posteriormente como “espíritus malos” [9] o “espíritus engañadores”.[10] Son todos administradores de maldad que, a las órdenes del diablo, fomentan el pecado e intensifican la rebelión contra Dios.

El verbo “operar” (gr. energeó) significa “obrar en el interior.“[11] En consecuencia, la obra interior (Gá. 5:6; 2 Co. 1:6) se incentiva por la experiencia espiritual que nos transforma de gloria en gloria para honra del Señor (Fil. 2:13).

En represalia a la auténtica operación del Espíritu Santo, el enemigo monta su imitación tratando de interferir en los cristianos (Ro. 7:5; 2 Co. 11:3, 14-15), y manejando a sus subditos para satisfacer sus planes aberrantes.

El pasaje, que en su totalidad es difícil y necesitaría un estudio más cuidadoso a la luz del ambiente de su día y de las tendencias filosóficas que ya se insinuaban, nos muestra que toda persona no regenerada forma parte de los “hijos de desobediencia” y no puede transitar por el camino del bien por estar separada de Dios.

Es humanamente imposible salir de este imperio sin la redención de Cristo. En su testimonio a las autoridades (Hch. 26:15-18), Pablo usa el verbo librar cuando se refiere a salir de la potestad de Satanás.[12]

B. Nuestra situación luego de conocer a Cristo 2:4-10

a. UN MOTIVO: Nos dio vida ( gentiles y judíos) “pero” pese a nuestro estado anterior, de depravación nos vivificó, y como la vida está en Cristo en nuestra unión “juntamente con El, esto se llama identificación con Cristo.

(1) Unidos en su muerte:

  • Ro.6:8-10, somos libres del poder del pecado.
  • Gal.5:24, somos libres del poder de la carne.
  • Col.2:20, somos libres del poder del mundo ( corriente).

(2) Unidos en su resurrección:

a Ef.2:6    nos coloca en lugares celestiales (posición) garantizándonos nuestras bendiciones presentes y nuestro lugar futuro a   2a Pe. 1:2-4   al ser participantes de su naturaleza estamos capacitados para vivir una vida de victoria

b. UN MÉTODO: Nos salva por gracia v.5

(1) Porque es un Dios de amor v4., y al salvarnos lo manifiesta antes de la creación ( 1:4) y luego en la Cruz Jn 4:10

(2) Su amor hizo derramar su rica misericordia (Sal. 103:8-11)

(3) Con el propósito de v. 7 mostrar por la eternidad futura “las   abundantes riquezas de su gracia” a través nuestro.

cUNA META: Nos manifiesta su origen, v.7-8. La salvación es obra exclusivamente divina:

(1) El cristiano no es salvo por fe (causa) sino “mediante la fe”

(2) No hay obra ni mérito humano v.9.

(3) Aun la fe es don de Dios v.8 ( en el pasaje no se refiere a la salvación, sino a que las tres cosas dadas por Dios, y “touto”esto)

d.   UNA  MISIÓN:  v. 10.

Sal.    100:3,   creados

(1) Somos   v.10   hechura,   gr.   poiema:   poema   ver   en   el 1a Pe. 1:3 y 23 y 2a Cor 5:17 (nos diseñó).

  • En Ro.1:20: el mundo es su “poiema” (hechura). a   Creados “de nuevo”, gr. kaine, nuevo en función.

(2) Para buenas obras v.10:

  • Capacitándonos para hacerlas por la naturaleza divina
  • Dejándonos ejemplo de cómo hacerlas 1a Pe.2:21
  • Teniendo una conducta consecuente con lo que somos.

En la carta Dios nos revela 4 propósitos en la salvación:

(1) Ser santos y sin mancha, 1:4.

(2) Su gloria, 1:6.

(3) Señalar a los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia, 2:7.

(4) Servirle, preparando buenas obras para cada uno de nosotros, 2,10.

Notas

  • [1]. Raul C.Youccou, Efesios – Comentario Biblico del Continente Nuevo,pag. 90 -913 ed. Unilit
  • [2] Ibid
  • [3] Ibid
  • [4] Ibid
  • [5] Ibid
  • [6] Leemos de los “principales sacerdotes” miembros del Sanedrín (Lc. 14:1; 23:13) de las sinagogas (Mt. 9:18), así como de los “jueces y magistrados” (Hch. 16:19; Ro. 13:3). También dice que el Señor Jesús es el “Príncipe de los reyes de la tierra” (Ap. 1:5)., cit en Ibid
  • [7] Jn. 12:31; 14:30; 16:11
  • [8] Ibid
  • [9] Ibid
  • [10] Ibid
  • [11] Ibid
  • [12] Ibid

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: