Teoria de la Evolucion – Capítulo 7. El argumento de la similitud estructural que hay entre el hombre y los animales superiores parte 1


Capítulo 7. El argumento de la similitud estructural que hay entre el hombre y los animales superiores parte 1

Anatomía o morfología comparada:

Sí los organismos se hallan de hecho relacionados entre sí, es lógico suponer que cuánto más estrecha sea la relación entre dos especies cualesquiera mayor será el número de características comunes que ellas posean.

1. Órganos homólogos (Gr. Homos: el mismo + lego: hablar): Cuando en distintos organismo encontramos estructuras que tienen igual origen estructural e idéntico origen en el desarrollo, y se hallan construidas según el mismo plan fundamental, decimos que tales órganos son homólogos, oque poseen semejanza homóloga, sin tener en cuenta que sean o no similares en su aspecto, o que desempeñen iguales funciones. La Homología es una semejanza fundamental; igualdad estructural de un órgano o parte en una clase de organismos comparada con la misma unidad de otros, que es consecuencia de comunidad de antepasados.

2. Órganos análogos (Gr. Analogía: relación): Cuando en diferentes organismos encontramos estructuras que parecen iguales y poseen funciones similares, pero difieren en su plan estructural y en su origen, decimos que duchas estructuras son análogas, o que poseen similitudes análogas. La Analogía es la semejanza de rasgos o funciones externas, pero no de plan estructural o del origen.

3. Órganos vestigiales (Lat. Vestigium: huella o resto): Son órganos pequeños o degenerados, pero que corresponden a órganos, otrora útiles, que habían estado completamente desarrollados, que han dejado de serlo, lo que es probado por el hecho de que órganos homólogos de aquellos, se encuentran aún en función en otros organismos emparentados.

Anatomía comparada

Francis Collins escribe su opinión acerca de este tema:

“Pocas personas asegurarían que un delfín y una vaca son parientes cercanos. Sin embargo, al analizar los esqueletos de sus extremidades anteriores, se observa que hay una cantidad de piezas muy similares entre sí. Este dato permitiría inferir orígenes comunes en los seres y determinar lejanías entre ellos.

La correspondencia entre las extremidades delanteras de los vertebrados, como también la de otros órganos, se denomina homología. Algunas estructuras pueden ser muy diferentes entre sí, como la pata de una vaca y la aleta de un delfín. Sin embargo su origen es el mismo. Se denominan estructuras homologas aquellas que, aunque tienen los mismos orígenes, intervienen en actividades diferentes.

El plan estructural de las extremidades de los vertebrados se interpreta como la secuencia del mismo origen y de un desarrollo común, al menos durante cierto período de tiempo. Desde esta interpretación, las homologías son evidencias importantes a favor de una teoría del parentesco entre especies.

Una golondrina y una mosca tienen alas, pero entre ellas no hay parentesco. Las alas de estos organismos tienen idéntica fundón, pero su origen y estructura son muy distinta. Se denominan estructuras análogas las que participan en actividades similares, pero tienen orígenes distintos.

En ciertos organismos quedan restos de estructuras que en sus antecesores pudieron haber intervenido en alguna actividad, los órganos vestigiales. Por ejemplo, los científicos han encontrado restos de patas en las ballenas. Con este dato pudieron concluir que estos animales derivan de grandes organismos aeroterrestres con patas.”[1]

Empecemos un análisis del ser humano:

“A muchos de nosotros siempre nos han enseñado, desde niños que el ser humano es diferente a los animales. entre esas cosas puedo resaltar:

Los seres humanos tenemos piernas y pies, Los animales tienen patas.

Los seres humanos tenemos almas inmortales, Los animales no.

El ser humano tiene inteligencia, Los animales no.

Pero con los años, y ya después de analizar las evidencias de la teoría de la evolución humana, es razonable que ya uno empiece a plantear hasta que punto es tan firme la división que separa al hombre del los animales. ¿No se trata sólo de una soberbia muy propia de nuestra especie?.

Entonces, para demostrar que el ser humano no pertenece a la categoría de los animales, será necesario encontrar al menos una propiedad que sea muy única y propia del ser humano, en otras palabras debemos encontrar una diferencia cualitiva y no meramente cuantitativa.

El ser humano necesita alimentos [y los evacua] de la misma forma que el resto de los animales. Esto no nos diferencia

El ser humano nace y muere como el resto de los animales.

tenemos huesos, musculos y sangre como muchos animales.

Nuestros sentidos (vista, olfato, gusto, tacto y oído) no sólo se encuentran presentes en los demás animales. sino que frecuentemente encontramos especies que nos aventajan en cualquiera de ellos.

Nuestra estructura de detalle (el código genético) está increíblemente emparentado con el de los animales. No es algo nuevo, sino una variante más.

El lenguaje nuestro es mucho más evolucionado, pero muchas especies de animales se comunican gestualmente o con sonidos. O sea que el hecho de pasar información entre individuos no es una característica sólo humana.

Quien puede negar que los perros o los monos, poseen conductas inteligentes?. Por supuesto, en menor grado que nosotros. No dudo que somos más inteligentes que los perros. Pero no somos los únicos seres inteligentes.

etc, etc, etc

En resumen yo no he sido capaz de encontrar muchas diferencias cualitivas que nos permitan diferenciarnos netamente de los animales “[2]

“Siguiendo el razonamiento que ha utilizado la ciencia de la Zoología, los simios compartirían con el hombre patrones de comportamiento complejo, el que revelaría un mayor desarrollo cerebral de ambos grupos, aunque el cerebro del hombre, al ser más grande, le daría ese valor agregado como especie, con una mayor inteligencia, memoria, etc. Por ello se ha postulado al tamaño del cerebro como un aspecto diferenciador entre simios y humanos. Sin embargo esto ha probado no ser adecuado, por cuanto se han encontrado fósiles de un homínido que habría vivido hace unos veinte mil años, denominado Homo floresiensis, el que pese a tener un cerebro pequeño como el de un chimpancé, tenía funciones cognitivas avanzadas, algunas de ellas similares a las del Homo sapiens (Este Homo floresiensis, como veremos, podría haber correspondido a una raza pequeña de la especie humana, como los pigmeos).

Se ha dicho también que el genoma humano sería similar hasta en un 98% al del chimpancé, lo que avalaría su relación parental. Sin embargo, este argumento es más bien especulativo por cuanto los estudios realizados, han demostrado enormes variaciones respecto al número de genes de la especies humana. En un trabajo publicado el 2004 en la prestigiosa revista científica Nature (I.H.G.S.C., 2004), se redujo el número de genes de entre 20.000 a 25.000, en contraste con un trabajo publicado en 2001 donde se señalaba que tendría hasta 40.000 genes. Un año antes, en 2000, se publicaba que el número de genes humanos estaba entre 60.000 y 100.000. Es decir, en sólo 4 años, se rebajó de 100.000 a 20.000 el número de genes humanos. Con esta enorme variabilidad de datos, no es posible hacer comparaciones serias entre especies.

Siguiendo este razonamiento de similitud entre especies a nivel molecular, bien se podría también afirmar que nuestro antepasado directo no es un mono sino las plantas verdes, porque compartimos moléculas altamente complejas y similares entre animales y vegetales, de una utilidad biológica tal que ni unos ni otros podrían vivir sin ellas. Los vegetales tienen un tipo de moléculas denominadas genéricamente como clorofila, con distintas variedades, pero básicamente, tienen la grandiosa propiedad de convertir energía luminosa en energía química, es decir, son máquinas que fabrican alimento, el cual sostiene finalmente a casi todos los seres vivientes del planeta. ¿Tenemos clorofila los humanos y animales? No, pero sería extraordinario si así fuese porque ya no tendríamos que ir al supermercado a comprar alimento, dado que lo fabricaríamos a partir de la luz solar. Sin embargo tenemos una molécula casi igual a la clorofila (II) y se denomina hemoglobina, ubicada dentro de los glóbulos rojos. Es la que le da el color rojo a nuestra sangre y tiene la vital tarea de transportar el oxígeno desde los pulmones a todas las células del cuerpo y traer de vuelta el dióxido de carbono para ser eliminado en la respiración.

Si se analiza la estructura básica de una molécula de Clorofila II, se descubre que se trata de una porfirina, compuesta de 136 átomos de hidrógeno, carbono, oxígeno y nitrógeno, perfectamente ordenados en una exacta y compleja relación, alrededor de un anillo central. En el centro de esta intrincada estructura, existe un único átomo de magnesio. Si este átomo de magnesio es reemplazado por un átomo de hierro, ubicándolo en el mismo lugar, entonces se tiene una molécula ya no de clorofila II sino de hemoglobina (Annie Dillard 1974). Esta es la única diferencia esencial entre la clorofila II y la hemoglobina. En porcentaje, diríamos que son similares en un 99%, pero su función es radicalmente diferente y en organismos altamente disímiles (vegetales y animales). ¿Prueba esto necesariamente que los animales están muy emparentados con los vegetales o que la similitud de ADN entre humanos y chimpancés hace que unos desciendan de otros? No, no lo prueba.

Lo evidente es que los seres vivos están hechos bajo un patrón estructural y funcional similar, diseñados para vivir alimentarse y reproducirse en un mundo con variables que actúan de manera similar para todos; gravedad, luz, oscuridad, oxígeno atmosférico, dióxido de carbono, agua en estado líquido, etc. Por ello es que los organismos clasificados por la zoología como vertebrados, compartimos un esqueleto óseo para resistir a la fuerza de gravedad, pulmones que intercambian oxígeno y dióxido de carbono, un sistema sanguíneo que transporta estos gases a todas las células del cuerpo, sistema nervioso y endocrino que responde a ciclos diarios de luz y oscuridad, y que integran funciones corporales, etc.

El diseño estructural y funcional de los seres vivos es básicamente el mismo, pero pequeñas diferencias moleculares pueden llegar a producir grandes diferencias en forma y función en los seres vivos. Dos por ciento sería la diferencia del ADN entre humanos y chimpancé, sin embargo estos simios y los demás primates tienen 24 pares de cromosomas en sus células, mientras que los humanos tenemos sólo 23 pares. Por tanto es un cromosoma completo de diferencia, además del supuesto dos por ciento. A pesar de ello, cierto porcentaje de científicos insiste en el origen humano a partir de monos, teniendo como base filosófica el evolucionismo. ¿Qué hay de verdad en el árbol genealógico evolutivo de los primates, que pone al hombre como especie ubicada en la copa de ese árbol?

Los antropólogos paleontólogos y genéticos moleculares se encuentran trenzados en un debate acerca de la evolución humana (Investigación y ciencia 1993). A partir de registros fósiles, en algunos casos con esqueletos más o menos completos y en otros sólo contando con un hueso, se nominan especies antecesoras humanas, habiéndose postulado ya más de una decena de ellas. Pero ¿qué criterios se usan para nombrar una especie nueva?

Uno de los problemas en la ciencia de la biología es su ambigüedad respecto a ciertas definiciones fundamentales y su posterior aplicación. En este caso, nos topamos con el concepto de especie. ¿Qué se entiende por especie en biología? Existen varias definiciones, pero la que más resultado ha dado es el concepto biológico de especie. Este concepto establece que una especie está conformada por individuos similares entre sí, que se pueden reproducir, y que su descendencia sea viable, es decir, que las generaciones descendientes se puedan continuar reproduciendo. Veámoslo con un ejemplo. Los caballos y los asnos son similares entre sí, se pueden llegar a reproducir, pero la descendencia resultante (la mula) ya no se puede reproducir, es inviable reproductivamente. Por tanto los caballos y los asnos forman dos especies distintas.

Otro concepto de especie, menos preciso, es el concepto morfológico o tipológico, es decir, si la forma o tipo de dos especies es muy distinta entre sí, entonces se estaría en presencia de dos especies. Este concepto de especie ha sido desechado por la mayoría de los biólogos, no obstante se ha seguido utilizando a conveniencia. La incongruencia de esta definición es que a organismos similares morfológicamente, se les puede considerar de la misma especie no siéndolo (caso de caballos y asnos), y organismos morfológicamente distintos entre sí (un perro de raza San Bernardo y otro de raza chihuahua, por ejemplo) se les debiera clasificar como pertenecientes a dos especies (dado que son tan diferentes), cuando en verdad se trata de una sola.

Este no es un problema menor en Zoología por cuanto existen muchos ejemplos de especies clasificadas como distintas, pero en realidad debieran ser solo una, si se le aplica el concepto biológico de especie. Es el caso del perro doméstico, el lobo y el dingo australiano. Desde el punto de vista Zoológico están clasificadas como tres especies distintas, sin embargo son una sola especie. Existen variados antecedentes de cruza de dingos con perros comunes en Australia, cuya descendencia ha sido viable y lo mismo ha ocurrido en el apareamiento y posterior descendencia viable entre lobos y perros. Esto ocurre en otros animales también y existe un extraordinario ejemplo de apareamiento entre felinos ocurrido hace poco tiempo en un circo chileno. Se trata de una cruza entre león y tigre en que resultaron cachorros con mezcla de ambos tipos biológicos y posteriormente éstos han podido reproducirse, lo cual los constituye como razas, variedades o subespecies, pero dentro de una sola especie, si se tiene en cuenta el concepto biológico de especie, que es más exigente que el concepto morfológico o tipológico de especie.

Si este difícil problema, el definir qué es una especie aún estando con los organismos a la vista, lo trasladamos a la paleoantropología (ciencia que estudia los fósiles humanos), la que debe definir especies eventualmente antecesoras de humanos, a partir de un solo hueso, o de un puñado de ellos, el problema se multiplica varias veces.

De acuerdo a la teoría evolutiva gradualista darviniana, los seres humanos descenderíamos de animales similares a los monos, o habría un antepasado común entre monos y humanos (tesis mantenida, a pesar que al presente no existen evidencias concretas que demuestren una relación de ascendencia cierta entre humanos y simios). Ello explica el gran empeño que se ha puesto en descubrir en el registro fósil algunos huesos que estén en un camino intermedio entre hombres y monos. Ha habido interpretaciones de fósiles mal intencionadas, manipulación de información y hasta intentos fraudulentos, como el llamado hombre de Piltdown, en donde unos «hábiles» seudo científicos combinaron una mandíbula de orangután con un cráneo humano para persuadir a la comunidad científica que se trataba de un cráneo de transición entre monos y humanos. Así todo, a pesar que aún no hay evidencias claras de los eventuales antepasados del hombre, existe un gran número de «especies antecesoras del humano moderno» que la ciencia ha ido aceptando. Pero ¿cómo opera este nombramiento de especies?

Los cuatro hermanos de la familia que no pueden caminar erguidos. (Foto: BBC)

Cuadrúpedos humanos en Turquía. Así titulan el artículo de Massimo Piatelli para el Corriere della Sera y El Mundo a propósito de la descripción de un defecto congénito padecido por ciertos miembros de una misma familia turca que les obliga a andar “a cuatro patas”. Al parecer esta pobre gente tiene una ataxia cerebral que les afecta el sentido del equilibrio y la coordinación motriz (un par de ellos pueden andar erectos por cortos períodos de tiempo).

Uno de los cuadrúpedos, en su aldea. (Foto: Nicholas Humphrey)

En un ejercicio imaginativo, supongamos que en algunos miles de años más, algunos antropólogos seguidores de la teoría evolutiva darviniana siguen empeñados en reconstruir la línea filogenética humana. En uno de sus hallazgos podrían encontrarse con los esqueletos de los cinco hermanos kurdos o los tres hermanos chilenos de San Vicente, que actualmente sufren el síndrome de Uner Tan; personas con deficiencia mental que caminan con las manos (Algunos están rápidamente interpretando estos casos como un cierto tipo de evolución humana, retroalimentando a la teoría de especulación una vez más).

(Foto: BBC)

Esta marcha cuadrúpeda en personas que llevan alrededor de 50 años en esa posición, les ha deformado la columna vertebral y parte del esqueleto de sus manos y brazos. La hipótesis de nuestros investigadores del futuro bien pudiera ser que se trata de osamentas que se asemejan bastante a un humano, pero que a juzgar por la disposición de los huesos de su columna y manos, debieran corresponder a una especie antecesora de los humanos bípedos, dado que aquellos, a todas luces, caminaban de manera cuadrúpeda.

Un probable nombre científico para esta «nueva especie» pudiera ser Homo cuadrupedus, dado su similitud con el humano moderno, exceptuando el tipo de desplazamiento. Supongamos que no contento con ello, estos antropólogos del futuro viajan al polo norte, y al excavar hallan calaveras similares a las humanas (las que corresponderían a la actual raza de esquimales). Pero los huesos malares y las mandíbulas de estas calaveras son demasiado grandes, además, algunas de ellas presentan una cresta ósea en la zona frontal superior. Concluyen que las características de estas calaveras son morfológicamente más similares a la de los gorilas, con grandes mandíbulas y también con una cresta ósea en la zona frontal. Debiera tratarse, por tanto, de un eslabón intermedio entre gorilas y humanos, por lo que habría de ser considerada como una nueva especie en la línea evolutiva de los homínidos. Su nombre científico, cuidando las reglas de nomenclatura taxonómica, sería algo así como: Homo goriliensis.

En ambos casos hipotéticos, se usó el concepto morfológico de especie (el menos adecuado) para establecer las relaciones de parentesco y la posterior clasificación. Sin embargo el lector podrá respirar tranquilo, concluyendo que nuestros imaginativos y eventuales parientes antecesores de la especie humana (Homo cuadrupedus y Homo goriliensis) son sólo parte de un caso ficticio. No obstante, este tipo de clasificación zoológica es la que se ha hecho y la que se sigue haciendo, cada vez que aparece un nuevo hueso antiguo, con características similares a las de un esqueleto humano.[3]

Retomando el caso de la similitud craneana entre humanos y gorilas, desde hace muchas décadas se sabe que la mayoría de los cambios esqueléticos y musculares del cráneo son producto de hábitos alimentarios (Wallis 1931). Los esquimales son un grupo de humanos que han vivido en condiciones bastante extremas y primitivas. Suelen alimentarse de carne sin cocinar, y por lo tanto con elevado grado de dureza, usando generalmente los dientes para extraerla del hueso. Esta masticación vigorosa fortalece los músculos faciales, los cuales requieren reforzar su anclaje en los huesos del rostro, produciendo tensiones que inevitablemente deformarán el cráneo, sobre todo si este tipo de alimentación comienza a edad temprana. Las anchas y fuertes mandíbulas, junto a la cresta ósea (debido al fuerte anclaje de los músculos de la mandíbula) es parte del proceso de cambio, en una sola generación.

Dentro de los fósiles elevados a la categoría de especie (usando el impreciso concepto morfológico de especie), que habrían sido «ancestros» de los humanos modernos y por tanto clasificados en el Género Homo, se encuentran en orden temporal al menos seis: H. erectus, H. antecesor, H. heidelbergensis, H. neanderthalensis, H. floresiensis y H. sapiens. Considerando la forma inadecuada en que se han nominado estas especies, unida a la gran variabilidad que puede presentar en vida la estructura esquelética de un organismo, es perfectamente factible concluir que todas estas «especies», ubicadas taxonómicamente en el Género Homo, podrían corresponder perfectamente a variedades o razas dentro de la misma especie humana, y «las diferencias entre ellas no son mayores que las que podemos encontrar entre razas humanas actuales» (Leakey, 1981). Por tanto, estas 6 especies, debieran corresponder a una sola.

Anterior al Género Homo, habría existido el Género Australopithecus, a la que correspondería «Lucy», el fósil homínido más antiguo encontrado. Sin embargo, existen varias investigaciones científicas (Oxnard, 1975; Spoor et al. 1994; Gilbert, 2004), las cuales señalan lo equivocados que están quienes han considerado como ancestros humanos a Australopithecus y Homo habilis, porque estas especies corresponderían a fósiles de simios, altamente similares a los actuales. Los fósiles de Australopithecus presentan dedos pulgares de los pies oponibles, estrechez de tórax y costillas macizas, al igual que chimpancés y orangutanes, lo que implica una vida arborícola y no una locomoción terrestre bípeda. En el caso de Homo habilis, estos estudios concluyen que considerando los rasgos morfológicos de los restos óseos encontrados, habría mezclas de huesos, en donde algunos se corresponden con el esqueleto humano actual, mientras que otros se corresponden con el Género de rasgos simiescos, el Australopithecus. Las evidencias apuntan a que debieran ser eliminados como eventuales especies antecesoras del Género Homo. Además, habría antecedentes que tanto el Australopithecus, como el confuso Homo habilis y el Homo erectus habrían existido contemporáneamente (Gish 1995). En consecuencia, no pudo haber sido uno antepasado del otro, pues la propia teoría evolutiva apela a grandes espacios de tiempo para que una especie origine a otra. Por otro lado, los artefactos construidos por el hombre suelen ser encontrados en un nivel estratigráfico más bajo que estas osamentas y, por lo tanto, serían más antiguos que estos supuestos antepasados humanos (una incongruencia convenientemente no considerada).

Que el ser humano corresponde a una creación distinta y no es producto de evolución alguna, ya lo sabemos largamente por Génesis 1:26, «Entonces dijo Dios, hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza….».

Luego de lo revisado previamente, se hace evidente que en tanto seres biológicos, creados bajo un plan estructural y funcional similar, los seres humanos compartimos en mayor o menor grado características con otros seres vivos, como ya se dio cuenta Salomón en la antigüedad. ¿Dónde está entonces la diferencia entre humanos y bestias? La verdadera esencia de la especie humana no la hemos de buscar en similitudes biológicas con otros animales, porque de hecho las hay, sino en aquello que nos distancia definitivamente de los animales y que no es biológico.

Existe un caso extraordinario en la Biblia que nos da luces sobre ello, en donde un hombre fue trastornado en una bestia y luego volvió a ser un hombre. Se trata de Nabucodonosor, quien fuera una persona con habilidades y capacidades altas, que lo facultaron para llegar a ser rey en Babilonia, pero su soberbia conspiró en su contra, haciendo que Dios le castigase, dejando de ser humano, y fuera degradado a bestia (posiblemente por 7 años). Lo que cambió en Nabucodonosor lo encontramos en la sentencia dada por Dios en Daniel 4:16; «Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos». Es en el corazón en donde está la esencia de la especie humana. No en el órgano cardiaco propiamente tal, sino en lo que éste representa; el asiento de las emociones, de los sentimientos, de la capacidad de razonar, de la conciencia, la que nos lleva a reflexionar sobre lo bueno y lo malo, es lo que corresponde en definitiva al alma del hombre, distinta al alma de los animales, que no poseen las cualidades descritas. Constantemente en la Escritura Bíblica se confirma esto y es respaldado por el Señor a sus discípulos, cuando les señala que no se les “turbe el corazón” (Juan 14:1), que del “corazón del hombre proceden los malos pensamientos y toda forma de maldad”(Marcos 7:21), y el apóstol Pablo le escribe a los romanos que la aceptación del evangelio tiene que ser en “el corazón” (Romanos 10:9). Los hombres llevan el sello de Dios en el alma, ateos o creyentes, sienten la necesidad de Dios, aunque expresada de distintas formas. Esto no está en ningún animal. Sólo en el hombre existe el sentido de trascendencia, el anhelo de eternidad, porque Dios lo puso en el corazón del hombre (Eclesiastés 3:11).

Por tanto, no es en la biología humana donde hay que buscar la diferencia, porque ésta es corruptible, y los huesos, la musculatura, las células, el ADN, y todo lo que comprende el cuerpo biológico animal se degradará a sustancias inorgánicas, agua y sales minerales, siendo éstas últimas las que permanecen por más tiempo (Génesis 3:19). El hombre fue creado para tener una relación especial con Dios en tanto fue hecho a su imagen, privilegio no otorgado a ninguna otra especie animal. Lo que importa en definitiva no es mirar hacia atrás tratando de buscar qué relación tiene el hombre con el resto de las criaturas, porque esta pregunta no la podremos responder en su totalidad, dado que se inserta en un acto único de Creación Divina. Lo que realmente importa es mirar hacia arriba y reflexionar respecto a qué relación podemos establecer con nuestro Creador, en tanto personas hechas a imagen de Dios, y lo que podemos llegar a ser, si tomamos como modelo al Hombre perfecto, como lo es la persona de Jesús glorificado, que se encuentra a la diestra de Dios.” [4]

Todos estos rasgos del cráneo están íntimamente relacionados entre sí de modo que apenas puede cambiar uno de ellos sin que el cambio se refleje en los demás, con algunos razgos reflejando naturalmente el cambio de forma mas inmediata y marcada que otros. Si suponemos que ha habido cambios en la dieta humana y en su forma de preparar los alimentos, poseemos un índice para la mayor parte de los cambios craneanos a condición de que el cambio en dieta haya sido desde alimentos sin cocinar o poco cocinados a alimentos mejor cocinados y de una dieta mas astringente a otra menos astringente. El desarrollo de músculos mas poderosos dedicados a la masticación introducirá la clase de cambios que encontramos al ir remontando la historia humana mas y mas al pasado remoto.

“Hay enfermedades que producen cambios notables en la forma humana.Entre los desórdenes que producen algunos cambios notables en la forma humana.

Entre los desórdenes que operan comunmente para efectuar una modficación de la estructura osea, los relacionados con perturbaciones glandulares son las mas comunes.

Maurice Tillet

Maurice Tillet, el personaje que sirvió de inspiración al personaje de Shrek. El ogro verde de la película le lleva la ventaja de que se transforma en un príncipe, mientras el pobre Tillet no podía hacer ese truco.

Resulta que el ogro de la película Shrek está inspirado en una figura de la vida real.

Este personaje,el secreto de su extraordinaria apariencia neandertal residia en un agrandamiento muy infrecuente de la glandula pituitaria.

Que el personaje de la película cómica que tanto disfrutan niños y adultos, es un retrato de Maurice Tillet, (1903-1954) un luchador profesional que nació en Francia, que era considerado muy inteligente y que podía hablar 14 idiomas.

Maurice Tillet (1903-1954), popular luchador francés profesional de principios del siglo XX, desarrolló ya pasada su adolescencia la enfermedad conocida como acromegalia, que se caracteriza por un crecimiento anormal de los huesos que convierte a estas personas en autenticos gigantes de carne y hueso. Sin embargo, al mismo tiempo la enfermedad deforma sus facciones y cuerpo dandoles a veces una apariencia grotestca.

Repudiado por sus contemporáneos y objeto de burlas tuvo que abandonar su hogar natal y buscar una nueva vida en las américas donde consiguió establecerse como luchador profesional gracias a su físico y se hizo muy popular. A pesar de su apariencia era un hombre muy inteligente que disfrutaba mucho jugando al ajedrez y llegó a hablar 14 idiomas. Tillet murió de una afección cardiaca a los 51 años de edad.

A los 20 años comenzó a desarrollar una extraña enfermedad conocida como acromegalia que le provocaban un creciento rápido y descontrolado de sus huesos.

Debido a ello en su pueblo lo llamaban con diferentes apodos, lo que llevaron a Tillet a huir de su lugar de origen, para tratar de tener una nueva identidad.

Tillet huyó a América en donde se convirtió en un luchado profesional, y fue nombrado como el “freak ogre of the ring”. Su personaje (”El Angel Francés”) fue un éxito rotundo en la fanaticada de la lucha.

Murió en 1954 a la edad de 51 años. Se establece por ello que el personaje de ogro de la popular película no salió de la imaginación de los productores, sino de la conmovedora historia de Tillet.

Maurice Tillet, el personaje que sirvió de inspiración al personaje de Shrek. El ogro verde de la película le lleva la ventaja de que se transforma en un príncipe, mientras el pobre Tillet no podía hacer ese truco.

Shrek es una historia de ficción bastante popular en la cual un ogro de gran corazón es constantemente prejuzgado por su aspecto físico. Sin embargo, hay parte de esta historia que no es ficción, ya que le personaje principal fue basado en la personalidad y forma física de un hombre realy de carne y hueso.

Maurice Tillet, nacido en Francia en 1910 Tillet vería su vida dar un vuelco trágico al desarrollar Acromegalia, una enfermedad endocrinológica que altera en exceso la producción de hormona del crecimiento llevando a una desproporción en las extremidades y la cabeza. Además de las deformidades físicas, la misma causa una muerte prematura y una vida de dolores físicos, al derivar en artritis, migrañas, hipertensión, diabetes y problemas cardiacos así como renales. No obatante, a pesar de sus problemas físicos Tillet continuaría estudiando durante sus siguientes 25 años de vida, llegando a hablar 14 idiomas y convirtiéndose en un poeta.

Sus problemas físicos, sin embargo, le impedirían concretar su sueño de ser actor, y ante la hostilidad recibida en su país natal escaparía a Estados Unidos buscando una nueva vida. Alli no encontraría otro trabajo más que el de luchador profesional, siendo conocido por su nombre de escena, primero como “el ogro del cuadrilatero” y luego como “el Angel Francés” y ganando una gran cantidad de seguidores.

Si bien famoso entre sus fans su vida continuaría siendo solitaria, solo acompañado por unos pocos amigos. En 1955, en su lecho de muerte, acosado por los problemas cardiacos de su enfermedad, se realizarían tres moldes de la cara del mismo.” [5]

Cráneos que tienen dudosa explicación científica.

“En el Museo Arqueológico de Lima, Perú, hay una vitrina que muestra una colección de cráneos de muy extrañas formas. También se puede encontrar más material de este tipo expuesto en el Museo de Ica, Perú, y otros museos arqueológicos de Sudamérica. Generalmente están rotulados como “cráneos

Lo cierto es que cualquiera que sea el método que se aplique, el proceso lleva a cambiar la forma pero nunca el volumen, ya que la deformación, debiéndose a una compresión, jamás podría aumentar la capacidad craneana.

Los cráneos deformados por estos métodos rituales mantienen la capacidad en centímetros cúbicos que se conoce en los humanos, mostrando deformaciones por presión en la frente, laterales y hasta la nuca. En cambio los cráneos de este estudio, con forma de cono por lo general, aunque hay otras clases de deformidades, no se parecen en nada a los resultantes de las maneras usuales de deformar los cráneos, un hecho que los antropólogos han aceptado.

Las proporciones de este cráneo son “imposibles” biológicamente tal y como conocemos a la raza humana, su capacidad craneal es desproporcionada y sus ojos son visiblemente más grandes que los normales.

El tipo “J” presenta otros interrogantes. Es equivalente a un cráneo moderno casi en todos los aspectos, pero hay varios factores fuera de proporción. El tamaño de las órbitas de los ojos es más o menos un 15 % mayor al de la población moderna, aunque no es una deformidad muy importante. La diferencia más significativa es la enorme cúpula craneana, cuya capacidad estimada está entre los 2600 a 3200 cc. Nuevamente, la antigüedad del espécimen es desconocida.

El cráneo de tipo “M” es incompleto lo que dificulta aun más su estudio.

La capacidad de la bóveda craneana (y en consecuencia la masa cerebral) y la inteligencia no están en relación directa. El individuo que figura en los registros como el que tenía el cráneo más grande (mencionado antes) era un retrasado mental, mientras que Anatole France, cuyo cráneo sólo medía 1100 cc, fue un brillante escritor.

Algunas deformaciones intencionales durante el Neolítico y la Edad de Bronce

En las imágenes se observan algunas deformaciones consideradas “extremas” por los antropólogos, aunque ni se acercan a la deformidad de los cráneos de Sudamérica, además como se puede observar se mantienen las proporciones de mandíbulas y cavidad ocular así como la capacidad craneal.

cabeza extremadamente grande sin oidos, ojos, y boca totalmente diferentes a un humano normal.

correspondiente a un ser de edad mediana por la calcificación de sus huesos y dientes de adulto, este especimen no tiene explicación ni origen esta guardado en el Museo de Historia Natural Wilson Estevanovic.

Sin duda alguna estos seres vivieron hace miles de años.”[6]

Tres explicaciones respecto a los cráneos:

1. Diferencias debidas a la alimentación y al clima.

2. Diferencias debido a enfermedades

3. Existe la posibilidad de que algunos cráenos pertenezcan a simios extintos. Recordemos que la apariencia de Adan debió ser muy semejante a la nuestra.

PSEUDOARQUEOLOGÍA. EXTRATERRESTRES Y CRÁNEOS PERFORADOS [7]

Yeti

Si bien la “fanta-arqueología”, “pseudoarqueología” o arqueología fantástica no pertenece al ámbito científico, es menos racional cuando se imbrica con la llamada “Nueva Era”: pirámides, continentes desaparecidos, control mental, levitación, astrología, reencarnación, curaciones psíquicas, talismanes y cristales mágicos, Cristo, Buda, Krishna, cábala, sufismo, misticismo, espiritismo, canalización, ángeles, meditación trascendental, archivos akáshicos, mantras, yoga, etc. La Biblia junto al calefón. Un poco de aquí, un poco de allá. Tomo este fragmento y le agrego este. Un sincretismo que cada consumidor arma a su gusto. Una espiritualidad para clase media, media alta y alta.

Como no me canso de reiterar: conozco bien al monstruo porque estuve en sus entrañas.

Shirley Mac Laine en el Museo de Perú

Un ejemplo de la fusión entre “Nueva Era” y arqueología fantástica se presenta en algunos textos de Shirley MacLaine.

La gran actriz, una de las grandes defensoras de la Nueva Era”, es autora de unos cuantos libros autobiográficos: “No vaya montaña abajo”; Puedes entenderlo desde aquí”; “Lo que sé de mi”; “Bailando en la luz”; “Todo está en el juego” y “Dentro de mí”. En ellos narra sus experiencias sobre diversos tópicos: sus “vidas anteriores”, cirugía psíquica, levitación, viajes astrales, poder de curación de los cristales, curaciones milagrosas, cómo ser feliz, conversaciones con sus guías, etc. También, volcó al celuloide su “mundo ego-biográfico”, en 1987, en la miniserie “En la cuerda floja”.

Justamente, en “Bailando en la luz” (1985) cuenta que Chris Griscom una “acupunturista con gran experiencia en terapia psíquica” (8) le practicó un tratamiento curativo al introducir tres finas agujas de oro en el “Tercer Ojo”, “Ojo de Shiva” u “Ojo de la Sabiduría”, que se ubica —según la tradición oriental— entre los ojos. La blonda actriz recuerda que mientras visitaba un museo inca en Lima, Perú, pasó junto a una vitrina que contenía unos cráneos, cada uno de los cuales tenía una perforación en el centro de la frente. Expresa con asombro: “Mientras yo contemplaba aquellos cráneos, horrorizada, recordé extrañamente lo que era. El guía del museo no tuvo que decirme siquiera que los altos sacerdotes de los incas habían cincelado agujeros en el centro de la frente para abrir paso a la energía psíquica del ‘Tercer Ojo’. Una zona especialmente sensible para la conciencia espiritual. Se cree que la capacidad de clarividencia, los niveles perceptivos del discernimiento están centrados en ese lugar. Es el ojo que ‘ve’ más allá de la dimensión terrenal”. (9)

Es probable que la ganadora del Oscar por su actuación en “La fuerza del cariño” (1984) haya recordado una de las obras de Cyril Henry Hoskin, más conocido como Lobsang Rampa, quien en su novela “El tercer ojo”, Capítulo V, cuenta que su maestro espiritual Mingyar Dondup le dice: “Tendremos que hacerte una pequeña operación en la cabeza para forzar tu clarividencia y luego vamos a acelerar hipnóticamente tus estudios”.

Es una pena que Shirley no dejara hablar al guía del museo incaico. Tal vez, la hubiese desasnado.

Lobsang Rampa, la novela y los “gorilas” vernáculos

Una digresión. Quiero recordar que Rampa no fue ni budista, ni tuvo maestro espiritual alguno, ni jamás estuvo en el Tibet. Fue un novelista de mucho éxito.

Es importante destacar, ya que mucha gente ha leído sus obras y creyó que narra vivencias reales, que no es así: son novelas, ficción. Tan es así, que cuando lleva los originales de “El tercer ojo”, sus editores no confían demasiado en el autotitulado lama, por lo que entregan la obra a una veintena de expertos para su evaluación. El dictamen resultó negativo. El informe del antropólogo Agehananada Bharat es terminante y se edita en la publicación especializada: “Tibet Society Bulletin” (volumen 7,1974): “Las primeras dos páginas me convencieron de que el autor no era tibetano, las siguientes diez de que jamás había estado ni en Tíbet ni en India, y de que no tenía absolutamente ni idea de la menor noción de budismo en cualquiera de sus variantes”. También, Hugh Richardson —miembro del gobierno colonial indio residente en Lhasa—; Marco Pallis —autor de “Cumbres y lamas”, “Espectro luminoso del budismo” y de “El camino y la montaña”, excelentes trabajos sobre la Tradición Tibetana—; Heinrich Harrer —autor de “Siete años en Tibet”— y el detective Clifford Burgess, coinciden en que El tercer ojo se trata de un fraude. ¡SÍ, UN FRAUDE! (Ver mi informe subjetivo en Tribuna de Periodistas: “El fraude Lobsang Rampa: ni lama, ni tibetano, ni budista” publicado el 14 de diciembre de 2003).

El semiólogo italiano Humberto Eco reivindica la novela como género. Ante las discusiones que ocasionó la obra de Dan Brown, fundamenta: “’El código da Vinci’ es una novela, y como tal tiene el derecho a inventar lo que quiera (…) tampoco es grave que el autor nos diga al comienzo de la obra que lo que cuenta es la verdad histórica. Como pueden comprender, la persona que lee de forma habitual ya está acostumbrada a estas llamadas narrativas a la verdad, forman parte del juego de la ficción. El problema comienza cuando vemos que muchísimos lectores ocasionales han creído realmente en esta afirmación (…) que todo este material contenía una sarta de patrañas se ha dicho y demostrado desde hace tiempo”. (10)

Coincido con el autor de “Apocalípticos e integrados”, en especial cuando sostiene que los lectores ocasionales pueden llegar a creerse la ficción. En el caso de la obra de Rampa, la totalidad de los lectores fueron estafados en su buena fe. Los editores deberían dejar bien en claro que es una ficción, una especulación del autor.

A pesar de que este no es el lugar apropiado, no puedo obviar la novela histórica.

No es novedoso que en la Argentina, muchos escritores utilicen este género para inventar o deformar hechos de la vida del personaje tratado en ella. Se baja línea en forma subrepticia y el lector cree que se le da información neutra y objetiva. Tenemos muchos ejemplos de personajes maltratados: Facundo Quiroga, Juan Manuel de Rosas, José de San Martín, Eva Duarte de Perón, entre otros. Sobre esta última, se escribió una novela —de gran repercusión comercial— que no tiene nada de “santa” y que desde un básico análisis del discurso se nota, denota y connota un resentimiento contra la protagonista y contra el peronismo. Este “neogorilismo” tiene nuevos cultores. La idea es pegarle a Perón a través de Evita. Desde un discurso pretendidamente inocente, se introduce en el imaginario social que sin Evita, Perón no hubiera existido como líder: una novísima vertiente de peronismo sin Perón. Y hoy, la moda es investigar los últimos días de Evita y mostrar cómo se le ocultó la enfermedad que padecía…

Las extravagancias de Wilhelm Selhus

En una nota-investigación anterior, expuse algunos aspectos de “Pero estuvieron aquí. Pruebas científicas de la presencia extraterrestre” del “profesor” Wilhelm Selhus. Un disparatado librodedicado a la arqueología fantástica, centrado en los extraterrestres. (Ver “Las manipulaciones genéticas de Wilhem Selhus”, publicado el 14 de febrero de 2008).

Selhus brinda su aporte a las trepanaciones craneanas.

Dice en su libro, que aún se puede comprar en las tiendas virtuales de Internet, que “para el Estado debió de ser muy valioso que todos los conocimientos aprendidos le pertenecieran. Por ello, el cerebro de los grandes estadistas, a su muerte, debía ser entregado a la entidad oficial encargada de utilizar el extracto de esta órgano, así como ponerlo al abrigo de cualquier robo. Entre funcionarios de significación cósmica, era muy difícil encontrar diplomáticos adecuados. Si uno de estos funcionarios no alcanzaba el nivel astral exigido, le practicaban unas finas perforaciones en el cráneo, en las zonas adecuadas, y de allí, los frenólogos estatales le inyectaban extracto cerebral de grandes ministros del universo. En la lámina VI se ve una ‘operación de perfeccionamiento’ realizada en el cerebro de un funcionario estatal. El frenólogo interviene en el cráneo para inyectarle el extracto que guarda el recuerdo y las experiencias de épocas anteriores. Ya que las leyes eran muy severas, se puede suponer que los robos de extracto o su posesión ilegal, serían implacablemente castigados con la muerte.

Con los jóvenes príncipes se hacía una excepción. Para aumentar su nivel intelectual, se les inyectaba extracto constantemente. En una interesante cerámica (fig. 29) vemos un principito con un embudo sujeto a la cabeza, a través del cual se le introducía la sabiduría «digerida». Ante el pueblo, naturalmente, se mantenía secreto este método de «la inyección de la sabiduría». Seguramente, porque existía un gran temor a que estadistas, sacerdotes y sabios fueran asesinados para robarles el cerebro. Los funcionarios del Estado que lucían agujeros en la cabeza (para inyectarles los extractos o aplicarles estimulación eléctrica) eran tenidos en gran estima y muy respetados. Se les reconocía por sus sombreros especiales, que les protegían de infecciones las heridas. Las manipulaciones en el cerebro dieron lugar a una moda de sombreros muy variada. Así, podemos ver (lámina IV) a un hombre paticorto, manipulado, con una especie de sombrero de copa de ala estrecha; a una distinguida dama que lleva una especie de colmena —a la última moda— y a unos nobles participantes en una cacería, con los sombreros reservados a la aristocracia (lámina V). Uno de los cazadores lleva el bombín, que aún hoy es un símbolo de clase para políticos, comerciantes distinguidos, agentes de Bolsa, y mafiosos (fig. 30). Existía también otro método para realizar manipulaciones en el cerebro, menos peligroso y al alcance de la baja aristocracia: la deformación del cráneo. Cuando el niño era apenas un recién nacido, se le entablillaba la cabeza, todavía elástica, y así se forzaba su desarrollo alargado. Se creía firmemente que este procedimiento aumentaba la inteligencia. Pero se trataba también de un símbolo social. Además de la cabeza alargada en su parte posterior, se forzaba también el alargamiento hacia arriba, dando origen a una cabeza en forma de huevo, característica —ya entonces— de las mentes preclaras (fig. 31). Como ya hemos comentado anteriormente, las clases altas de la cultura maya llevaban gigantescas narices falsas para demostrar que descendían directamente de los nobles astronautas (fig. 32). Recordemos que las narices de éstos se habían alargado, adaptándose al medio, para conseguir el precalentamiento del aire durante el proceso respiratorio. Pero en el caso de los mayas, no se trataba de una necesidad de adaptación, sino de un símbolo de clase. El que llevaba una nariz ostiza daba a entender, claramente, que no pertenecía a la clase de los trabajadores; algo semejante a lo que ocurría con nuestros antepasados y sus pelucas, o con las largas uñas postizas en la antigua China. Recapitulando lo dicho hasta ahora, podemos concluir, pues, que los visitantes extraterrestres, embajadores de otras culturas, poseían altos coeficientes de inteligencia. Que a su llegada a la Tierra se encontraron con hombres elementales, de bajo nivel mental, pero cuya capacidad intelectual lograron aumentar por medio de las manipulaciones genéticas anteriormente descritas. Su valiosa herencia genética la conservaron pura, estableciendo los matrimonios entre hermanos. Existían varias castas: las más brillantes, intelectualmente, debían su alto nivel a factores hereditarios y también a las manipulaciones genéticas, tratamientos eléctricos o inyecciones de extractos de memoria y sabiduría. El control del sexo en los nacimientos, cuya finalidad era obtener una mayoría de varones, como lo deseaban el ejército y el Estado, se consiguió con las hondas de semen”. (11)

Cuesta entender que alguien pueda tomarse este texto en serio.

Algunas explicaciones coherentes

La verdad científica la da el arqueólogo Fernad Schwarz. Al estudiar las civilizaciones andinas, menciona la cultura de Paracas, Perú, que floreció a lo largo del primer milenio de nuestra era. Expone sobre las perforaciones halladas en los cráneos: “En la cabeza deformada de los difuntos se puede observar la práctica de la trepanación. Sin duda, esa práctica surgió a causa de la guerra. El cirujano empezaba por eliminar la carne alrededor de la herida y apartar el cuero cabelludo hacia el exterior, con objeto de dejar al desnudo el hueso golpeado. La anestesia debía de desempeñar en este estadio un papel importante. La operación era muy delicada, ya que el menor desliz del cuchillo de obsidiana podía causar un daño irreparable en la masa cerebral, incluso podía provocar la muerte. Pero la mano firme del cirujano manejaba con habilidad el cuchillo, con el que conseguía penetrar en la masa ósea sin tocar el encéfalo. Una vez hechos los dos primeros cortes, se efectuaban otros dos, paralelos entre sí y perpendiculares a los primeros; de esta manera se conseguía la separación de la parte dañada. Después, sirviéndose siempre del cuchillo y manejándolo a modo de palanca, se hacía saltar la tapa ósea en mal estado, de tal manera que esa parte del cerebro quedaba al descubierto, iluminada por primera vez por el sol. A continuación, se cerraba la cavidad con una placa de metal. Después, teniendo siempre cuidado de evitar la infección, se cerraba v suturaba la herida, y el cuero cabelludo volvía a su lugar. Así terminaba la intervención quirúrgica. Conocemos la habilidad quirúrgica con que se realizaba esta operación prodigiosa gracias a que «se ha encontrado en una caverna un paquete conteniendo cuchillos de obsidiana, con sus mangos respectivos y manchados de sangre, además de un cuchillito o palillo de dientes de hueso de cachalote, trozos tic algodón para proteger las heridas, compresas, vendas e hilos». La práctica de la trepanación estaba más extendida y más perfeccionada en Paracas que en ningún otro lugar del mundo. Su gran mérito reside en el hecho de que se llevaba a cabo «en vivo», es decir, sobre un hombre viviente, y no post rnortem, sobre un cadáver. Pero, lo más importante de la trepanación de Paracas consiste en que el operado sobrevivía a la intervención. Se puede comprobar mediante el «callo óseo» descubierto en los cráneos, callo que se forma solamente con los años y nunca después de la muerte. Se trata de una soldadura entre las paredes de los huesos cortados o perforados y la placa de metal que, gracias a las secreciones óseas de calcio, se queda inmóvil y bien ajustada. ¡Maravilla de la antigüedad peruana, que tenía por autor al cirujano indio…!”. (12)

En el Perú, esta práctica data de tiempos muy antiguos; aunque la cultura de Paracas es la más conocida en lo que se refiere a este tipo de intervención quirúrgica.

Schwarz, al referirse a las deformaciones de los cráneos, afirma que “los cráneos deformados artificialmente (los primeros ejemplares datan de alrededores del 6000 a. de C.) presentan un aspecto común en los cadáveres de la época de las cavernas. Se aplanaba la nariz y la frente de la manera que muestra la figura. No se conoce el origen de esta antigua práctica de deformación. Se cree que estaba inspirada en un principio mágico-religioso, que se convirtió más tarde en un hábito estético”. (13)

O sea, que esta práctica no es exclusiva de la cultura de Paracas. Asimismo, la podemos hallar en África y entre los esquimales. (14)

Final para cerebros sin perforar

No es difícil para una mente inquisidora saber quién está más cerca de la verdad. Una buena ayuda para saber qué autor actúa con sinceridad es seguir su cuenta bancaria. Pero, sobretodo, comprender la frase fulminante del paleontólogo y biólogo Stephen Jay Gould, “la ignorancia del contexto es la señal más clara del farsante”.

Notas

1.F.Collins,

2. http://www.forosdz.com/foro/tematica-libre/280620-discusion-es-el-ser-humano-un-animal-que-nos-separa-de-los-animales.html

3. Para los científicos españoles, el origen de bipedalismo humano no puede ser tan simple como se presenta en el trabajo del turco Uner Tan o del británico Nicholas Humphrey.

El paleontólogo José María Bermúdez de Castro, uno de los codirectores de las excavaciones en Atapuerca (Burgos), recordaba que caminar sobre dos pies «requiere muchos cambios anatómicos» entre un humano y un simio. «Supone una modificación estructural que no puede deberse a un gen determinado debido a su extrema complejidad. Cambia la pelvis, el foramen magnun (el agujero que tenemos bajo el cráneo y que los cuadrúpedos tienen lateral) e incluso la musculatura es diferente», argumenta.

Para este paleoantropólogo, el caso de esta familia «puede ser un defecto genómico», pero no una mutación regresiva, mucho más compleja de determinar porque realmente se desconoce cómo se produjeron en nuestros ancestros.

Asi se expresaba al respecto la paleontóloga Dolores Garralda, profesora de Antropología Biológica en la Universidad Complutense. «Poder caminar sobre dos pies supuso unos cambios genéticos enormes, que no tiene que ver con el caso de esta familia. Parte de sus miembros sufren un defecto genético,un problema patológico que les obliga a andar con pies y manos, pero tienen la pelvis como nosotros y la morfología de sus rodillas y de sus pies es también igual a la nuestra, no es como la de los Australopithecus que, sin embargo, ya caminaban sobre dos pies», explica Garralda. La profesora recuerda que en algunos psiquiátricos se ven personas con unas patologías muy extrañas. «Yo en algunos países he visto personas que carecen de pies o niños que no podían andar de ningún modo, pero en el caso de nuestra especie se trató de un proceso lento en el que se fueron produciendo cambios acumulativos», señala. Aún más crítico, Manuel Toharia, director del Museo de las Artes y de las Ciencias de Valencia, declaraba ayer a la Cadena Ser que el presunto descubrimiento científico sólo puede encuadrarse en el «amarillismo», y comparó el hecho de que los cinco hermanos no puedan caminar erguidos por un problema genético con fenómenos similares, como puede ser el de las personas que nacen con dos cabezas. Toharia comentó que no entendía dónde está la relación entre una malformación genética que impide andar sólo con los pies y la cadena de la evolución humana. (extr. de http://www.elmundo.es/elmundo/2006/03/09/ciencia/1141892802.html)

4. http://www.aguasvivas.cl/revistas/44/apologetica.htm

5. https://lasteologias.wordpress.com/2009/07/02/maurice-tillet/

6. http://www.portalnet.cl/comunidad/showthread.php?t=230204

7. Néstor Genta, OTRA VEZ LA PSEUDOARQUEOLOGÍA

EXTRATERRESTRES Y CRÁNEOS PERFORADOS, http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3619

8. Maclaine Shirley. Bailando en la luz. Biblioteca Fundamental Año Cero. Editorial América Ibérica. 1994. p.291.

9. Ibid. p.304.

10. Eco Humberto. A paso de cangrejo. Artículos, reflexiones y decepciones, 2000-2006. Edit. Sudamericana. República Argentina. 2007. pp.310/1.

11. Selhus Wilhelm. Pero estuvieron aquí. Pruebas científicas de la presencia extraterrestre. Librería Editorial Argos. Barcelona. 1976. pp.85/9.

12.13. Schwarz Fernand. El enigma precolombino. Tradiciones, mitos y símbolos de la América antigua. Ediciones Martínez Roca. Barcelona. 1988.pp.152/4.

14. http://axxon.com.ar/axxon.htm

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: