Leyendo a Amit Goswani, “Evolución Creativa”


Leyendo a Amit Goswani, “Evolución Creativa”

Tengo unos amigos socarrones y por mi cumpleaños, y conociendo mis inclinaciones, han tenido a bien regarlarme el último “best seller” de Amit Goswani: “Evolución creativa”.

Independientemente que ya el título me recuerde al “ni pa’ ti ni pa’ mí” muy en boga en estos tiempos de implicación, la justa ó de aquello de “para que nadie se dé por perjudicado, todos jodidos”, nuestro autor nos aclara en el segundo título sus intenciones con una frase lapidaria: ” La Física cuántica reconcilia el darwinismo y el diseño inteligente”. Ante esta perpectiva.., mi impaciencia por comenzar la lectura no ha tenido límites y de inmediato me he puesto “gafas a la obra”

Sin tiempo para respirar hondo, una aseveración en sus primeras letras: El “crujido” de los cimientos de la biología evolutiva por las discontinuidades en los linajes fósiles”, – afirmación que posteriormente apoya en los estudios de R. Saphiro y su demostración del número de sucesos azarosos, posibles, durante el periodo evolutivo biológico (2,5X10¬51 sucesos) y su imposibilidad estadística de cumplir las necesidades de la evolución- para a continuación “acomodar en esos huecos” el concepto de una “presencia cuántica” y su indeterminación que asocia, después de rechazar el materialismo científico y evocar un inteligencia animal metafísica, con un dios creacionista.

Como todo no van a ser palos para el neodarwinismo, según ese criterio conciliador, vuelve su vista hacia el creacionismo y desestima la lectura literal bíblica, seis días y seis mil años desde la creación, aduciéndo la falta de rigor científico del dogma de fé y la visión de un Dios “emperador en su trono”.

LA BUSQUEDA DEL TERMINO MEDIO

En este punto desarrolla, basándose en la discontinuidad del registro fósil y en los trabajos de Simpson, Grant y otros, la teoría de dos ritmos evolutivos: Lento y rápido, considerándo las teorías darwinianas como explicativas de los ritmos “lentos” evolutivos y asimilando los estudios de Eldredge y S. J. Gould, los ritmos rápidos evolutivos, a una metáfora del Génesis.

Así pués, y según el autor, tenemos dos tipos, teóricos, en los ritmos rápidos evolutivos: La causalidad ascendente ó teoría materialista científica ó la correcta: La causalidad descendente, creacionista, en manos de una conciencia cuántica, inteligente y cuya teoría desarrolla de las siguientes maneras:

1. Después de repasar las teorías sobre la integral de caminos de Feynman dándole una intención, y ahora lo entenderán, “que las posibilidades (cuánticas) colapsan en una realidad.. (lo que llama colápso discontínuo) auspiciadas por una conciencia” ¿Y quién ese ente cuántico inteligente.?. Respuesta: Los seres humanos. Los seres humanos recreamos en objetos esas posibilidades cuánticas y cuyas pautas vienen dictadas mediante una conciencia colectiva: Dios.

2. Las teorías darwinistas no dan un sentido a nuestra evolución en el futuro (¿Es que tienen que darlas..?) Nuestro autor nos indica que la evolución parte de organismos simples a organismos mas complejos (Yo entiendo que no necesariamente..) incorporando aquí los conceptos de línea del tiempo y entropía dando por sentado que las flechas del tiempo físicas y biológicas son diferentes (¡Cuando aprenderemos que la Tierra no es un sistema cerrado..!) y haciendo patente que las teorías evolutivas no dan una explicación a este hecho (obviando los estudios de Ilya Prigogine..) y aseverando que su “Teoría de la evolución creativa”, sí y que por tanto, consecuentemente (¿?), justifican una razón final para la evolución.

A partir de aquí basa sus argumentaciones de la razón final de evolución, en sus teorías sobre la conciencia (concepto antes desarrollado..) y que la evolución consiste en nuevas creaciones auspiciadas por la conciencia colectiva mediante el dictamen: “La evolución es necesaria para experimentar las posibilidades de la conciencia (colectiva) en manifestación” (Quien lo entienda que me lo explique…)

No quisiera seguir descubriendo la trama de tan sesuda publicación, (continúa con energías vitales y chakcras relacionadas con esa energía creativa común..) y dejo al lector, quién goce de esa cualidad que yo no tengo, la satisfación de profundizar en tan benemérita lectura.

Amit Goswani, doctor en Física Nuclear por la Universidad de Calcuta y profesor emérito de la Universidad de Oregón. Evolución Creativa (2008)
fuente:lampuzo.wordpress.com

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Antonio Sanchez
    Sep 26, 2010 @ 14:26:14

    SOBRE LA CREACION EVOLUTIVA QUE REALIZO YAHVE
    PADRE HIJO Y ESPIRITU SANTO Y LA QUE SIGUE REALIZANDO.

    PRINCIPIOS RELIGIOSOS Y PRINCIPIOS CIENTIFICOS.
    La religión y la ciencia no son contrarias como se ha venido diciendo por el ateísmo, pura teoría, que nada bueno ha traído, no es capaz de demostrar nada sobre Dios, ni nos da pruebas de su existencia ni nos da pruebas de la no existencia de Dios, es la ideología mas ignorante y mas retrasada que existe, y esto porque la ciencia es la forma de descubrir como han sucedido las cosas, pero la religión va mas allá, trata de enseñarnos, el origen y el principio de todas estas cosas. Por lo tanto ciencia y religión irán siempre de la mano, si es que queremos aclarar nuestras dudas, pues si aceptamos la religión y rechazamos la ciencia vamos a tener dudas, lo mismo, si aceptamos la ciencia y rechazamos la religión, también siempre vamos a tener dudas; el mismo descubridor de la evolución, Charles Darwin, dice: “El Creador formó las primeras especies y después por selección evolucionan y se perfeccionan.”; al hablar del Creador se refiere a Dios, pues este descubridor es una persona, aunque no católica pero si cristiana.
    Esta selección no puede ser como algunos piensan por selección puramente natural, sino una selección natural por iniciativa del mismo Creador, por lo cual es obra de él también, pues se necesita una inteligencia y una razón que las seleccione y que las haga cambiar de una manera progresiva, una naturaleza sin inteligencia y sin razón nunca fue ni es capaz de seleccionar ni de evolucionar y perfeccionar por si misma; existe un principio científico y a la vez religioso muy importante: “Nadie da lo que no tiene.”. Una naturaleza que no existe no puede dar la existencia, una naturaleza sin vida no puede dar la vida, una naturaleza sin inteligencia y razón no puede dar la inteligencia y razón, y una naturaleza sin perfección no puede dar la perfección; se necesita pues el Ser que tenga todas estas cualidades para poder darlas, un ser que exista para que pueda dar la existencia, un ser con vida para que pueda dar la vida, un ser con inteligencia y razón para que pueda dar la inteligencia y la razón, y un ser perfecto para que pueda dar la perfección. Y aún así se necesita que este Ser sea perfecto desde un principio, pues un ser sin perfección no puede dar estas cosas, y lo experimentamos en nosotros mismos que no somos perfectos, aunque existamos no podemos sacar algo de la nada, aunque tengamos vida no podemos darle la vida a algo sin vida, aunque tengamos inteligencia y razón no podemos darle inteligencia y razón a algo sin inteligencia y razón, Etc., solo Dios que es perfecto desde un principio es capaz de dar todas estas cosas.

    LA CREACION EVOLUTIVA DEL MUNDO.
    A continuación vamos a hablar de esta creación bíblica y de esta evolución científica, con lo cual nos daremos cuenta que la existencia del mundo y del hombre son por una Creación Evolutiva, Creación Evolutiva que es obra de Dios Yahvé: Padre Hijo y Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, quien es el principio y el origen primerísimo de todo cuanto existe, y por lo tanto la religión como la ciencia vienen también de Dios: En la Sagrada Biblia leemos que al principio creó Dios la luz, y así también vemos en la ciencia que lo primero que apareció fue el fuego, y que sosa es el fugo sino la luz y que cosa es la luz sino el fuego?, Después en la Biblia se nos dice que los primeros seres con vida los creó Dios en la tierra, los cuales fueron los vegetales, entes que los animales, y lo mismo nos dice la ciencia, que primero aparecieron los vegetales antes que los animales. Después de los vegetales, en la Sagrada Biblia viene la creación de los luceros celestes que iluminen al mundo, pero aquí no se refiere propiamente al astro sol y a la luna planeta o las estrellas astros, pues la luz el fuego ya estaba creado, ya las hierbas existen, las cuales reciben energía del sol para existir; aquí se refiere a la creación de las estrellas del cielo, es decir a los ángeles, esta es la creación por Dios de los ángeles para que nos iluminen y nos ayuden; estos claramente no vienen por evolución, pues son espíritus, creados directamente por Dios en los cielos. Después de esta narración magnífica, viene la creación de los primeros animales que Dios formó, según la Biblia, son los del mar, y según la ciencia los primeros animales aparecen también en el mar; después en la Biblia creó Dios los animales de la tierra y en la ciencia también aparecen después los animales terrestres. Por último, según la Sagrada Biblia, creó Dios al hombre, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó; en la ciencia también se dice que lo último que apareció sobre la tierra fue el hombre.
    Si nos damos cuenta en toda esta obra coinciden ciencia y religión, sobre todo en la Sagrada Biblia, la tarea de la ciencia es decirnos como aparecen las cosas, y la tarea de la religión es decirnos quien es el autor de estas cosas. Carlos Alvear Acevedo un gran historiador de la UNAM con mucha razón dice: “Cómo pudo el autor del libro del Génesis narrar hechos que se ajustan a los modernos estudios sin tener él estos conocimientos?, cómo pudo describir hechos que ningún ojo humano vio ni presenció para poderlos contar?.”, y concluye: “Para mi solo hay una explicación satisfactoria, que una Inteligencia Superior, que es el Autor de todo esto, Inspiró al autor del libro del Génesis el Relato Maravilloso de la Creación.”. La única narración de la creación que no aparecen en la ciencia es la de los Angeles, pues la realiza Dios Yahvé Padre, Hijo y Espíritu Santo en el cielo directamente, por eso esta creación se conoce sólo por la Sagrada Biblia, por la Religión, ya que se trata estrictamente de una creación de unos espíritus, por lo tanto de seres sin evolución; en otra parte de la Biblia se nos habla de la rebelión de una tercera parte de las estrellas del cielo, es decir de los ángeles, los cuales se hicieron malos y se convirtieron en demonios, al frente de ellos Lucifer, y fueron arrojados del cielo hacia el infierno.

    LA EXPLICACION ANTIGUA DE UN RELATO BIBLICO.
    Estos hechos que describimos arriba, aparecen en el primer capítulo de la Sagrada Biblia, lo cual ya está explicado, pero en el segundo capítulo nos vamos a encontrar con hechos que, si los juzgamos con criterios puramente históricos, parecen mas bien una fábula o un cuento; pero que si los sabemos describir como lo que son, como una catequesis, como una parábola, les encontraremos su verdadero significado y encontraremos en ellos hechos históricos verídicos. Dice que Dios creó al hombre con polvo del suelo y sopló en su rostro aliento de vida, esto de lo formó con polvo del suelo en otros tiempos se entendía como, “formo un muñeco de barro”, lo cual era una explicación proveniente de teorías antiguas, pues en algunas religiones y culturas antiguas se decía lo siguiente: Que su dios había formado un muñeco de barro y lo había metido a cocer al horno, pero se le quemó y de ahí salieron los negritos; después metió otro muñeco de barro y lo metió también a cocer, pero por temor a que se le quemase como el primero lo sacó antes de tiempo, lo sacó crudo, de ahí salieron los blanquitos, y por último metió un tercero, él le calculo bien y lo sacó rojo, de ahí salieron los morenitos o rojos. Esa es la situación por la que se explicaba antiguamente de esa manera, explicación que era la válida para las personas de antes, inclusive en tiempos de nuestros tatarabuelos y aún en tiempos de nuestros abuelos; pero en realidad en la Sagrada Biblia no se habla de un muñeco de barro, sino solo dice que “Formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida.”, no habla de muñeco; y otra diferencia está con el primer capítulo, pues en aquel primero la creación del hombre está después de la de los animales, y en este segundo capítulo, la creación del hombre viene antes de la de los animales. Por lo tanto veremos a continuación como esta este caso.

    LA CREACION EVOLUTIVA DEL HOMBRE.
    Como se lee en la Sagrada Biblia en el segundo capítulo, Dios crea con polvo del suelo al hombre y sopla en su rostro aliento de vida, y después viene la creación de los animales; pues bien, esta creación de los animales después de la narración de la formación con polvo del suelo, como la Biblia esta abierta a los modernos estudios, ya que la ciencia también es obra de Dios, se puede explicar que es todo el desarrollo o evolución, por la que pasa el cuerpo del hombre, tanto del varón por medio de los cuerpos de los machos, como el de la mujer por los cuerpo de las hembras, de los animales que Dios quiso que pasaran. Aunque nos encontramos con la narración de que el hombre puso nombre a todos los animales que iba conociendo, pero en realidad esto se trata de una figura pluralista en las diversas especies y de diversos lados por los que pasó su evolución, en eso está el conocimiento del hombre de las diversas especies, pues Dios dice antes de crear a los animales: “No es bueno que el hombre esté solo, voy a darle una ayuda semejante.”. No se trata por lo tanto de que el hombre varón ya estaba creado y anduvo poniendo nombre a los animales que iba conociendo; el soplo en el rostro representa a la creación del alma, no a del espíritu, y por esto está antes de la creación de los animales, pues estos también tienen alma, pero no espíritu, y así también describe la evolución del alma junto con la del cuerpo.
    Al final de esta narración Bíblica vemos que se dice: “Pero no encontró Dios un ser a la altura del hombre, y entonces infundió un sueño profundo al hombre y le sacó una costilla, y de esta formó una mujer; no dice que formó el cuerpo de la mujer, ni que del cuerpo del hombre formó una mujer, hay que leer con cuidado: “De la costilla del hombre formó una mujer”, eso es lo que dice, esto es porque el cuerpo y el alma, tanto del varón como de la mujer ya estaban creados, ya estaban en evolución. Entonces el sentido de este mensaje es, que Dios, de lo mas cercano al corazón del hombre, al amor del varón, formó a la mujer, y el despertar de estos dos es el inicio a una nueva vida, este despertar de los dos al último de este capítulo, es el equivalente a lo último del primer capítulo “Creó Dios al hombre, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó.”, o sea a la creación del espíritu, a donde los dos ya son seres humanos completos con, espíritu, alma y cuerpo. Esta creación a imagen y semejanza de Dios es la creación del espíritu humano, el cual no viene por evolución como lo es el cuerpo y el alma, el espíritu no viene por evolución sino que es creación directísima de Dios cuando el cuerpo y el alma del hombre (varón y mujer) ya están evolucionados al grado que el mismo Dios quería, ya a partir de este momento no son animales, solo alma y cuerpo, sino humanos, espíritu, alma y cuerpo. De qué especie proviene el hombre?, seguramente que del mono no, ni de ningún otro simio actualmente existente, sino de especies mas evolucionadas y ya desaparecidas actualmente; como el ramapitecus, de ahí el australopitecus y de ahí el pitecántropo, que es el simio mas evolucionado del cual viene ya el hombre de neanderthal, posiblemente la primera raza humana, la cual tuvo una primera pareja humana (Adán y Eva en la Biblia). Entonces, de dónde viene el hombre de la tierra o del simio?; bueno, el hecho de que el maíz venga de la milpa, no quiere decir que no venga de la tierra, ni el que venga de la tierra no quiere decir que no venga de la milpa, viene de las dos procedencias por una evolución; así también el hombre con la tierra y con el simio, pues el simio pasó por toda una evolución desde que salió de la tierra, por esto el que el hombre venga del simio no quiere decir que no venga de la tierra, o el que venga de la tierra no quiere decir que no venga del simio.

    LA CREACION EVOLUTIVA ACTUAL.
    Lo importante es que sepamos que tanto el hombre como los animales y todo el mundo son obra de Dios, por medio de una Creación Evolutiva, pero son obra de Dios; esa creación evolutiva original del mundo y de las especies ya termino con el decir que Dios descansó el séptimo día, ahora quedan solo la creación evolutiva particular de cada especie, tanto del hombre como de los animales y de las plantas, pues los seres vivos que Dios sigue creando los sigue creando por medio de una evolución. Una plantita comienza con ser una semillita que se hecha en la tierra, de ahí se forma una plantita chiquita y crece hasta que se hace un árbol; lo mismo un animalito de huevos, se forma el huevo en la hembra, de ahí sale ya como huevo duro y así se encuba y sale un pollito, el cual crece hasta hacerse un gallo; también un espermatozoide de un mamífero fecunda un ovulo en el vientre de la hembra y se desarrolla dentro de este, hasta ser capaz de vivir fuera y sale para seguir creciendo hasta hacerse adulto. Lo mismo el cuerpo del hombre, el ovulo de una mujer es fecundado por el espermatozoide de un varón, en el vientre de la mujer, se forma el bebé ahí adentro hasta poder vivir fuera, sale del vientre por medio del parto o una cesárea y sigue creciendo hasta hacerse una mujer o un varón adulto, pero con la gran diferencia de que aquellos son solo alma y cuerpo son animales y plantas, y este es espíritu, alma y cuerpo es un ser humano; esta es la creación evolutiva que Dios sigue realizando ahora y aquella fue la creación evolutiva que realizó hasta el día en que descansó.
    Solo Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Dios Yahvé, es capaz de realizar tales hechos tan maravillosos, pues los tres son el mismo Dios creador, por esto dice en la Sagrada Biblia: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza.”, no dice: hago al hombre a mi imagen y semejanza”, sino: “Hagamos… a Nuestra…”; con estas palabras nos damos cuenta que los tres dialogan pues los tres son el mismo Dios; no solo el Padre es el Dios Yahvé como algunos creen, sino el Padre es Dios Yahvé, el Hijo es Dios Yahvé y el Espíritu Santo es Dios Yahvé, sin embargo no son tres Dioces Yahvés, sino los tres son el mismo Dios Yahvé, la Santísima Trinidad es el Dios Yahve.
    “Amor y Paz a los Hombres de Buena Voluntad y a Toda la Humanidad”

A %d blogueros les gusta esto: