Inglaterra: Movimiento cristiano combate el tráfico humano


Inglaterra: Movimiento cristiano combate el tráfico humano

By Peter Wooding | cbn.com
Manchester, Inglaterra
Tuesday, July 27, 2010

MANCHESTER. En el Reino Unido los creyentes se están oponiendo con firmeza a la esclavitud sexual de menores, entre ellos, un joven líder de un ministerio cristiano, ha desafiado a la Iglesia para que haga algo por ayudar a las víctimas.

“Esperanza de Justicia” es un un movimiento cristiano en Inglaterra, que combate el tráfico humano rescatando niñas de una de las peores formas de esclavitud moderna.

La organización denunció que niñas de hasta tres años han sido traficadas a Inglaterra desde países como China y Nigeria para actividades sexuales, drogas y esclavitud doméstica. La situación empeora pues en dos años hubo un aumento del 50 por ciento en tráfico infantil.

Lucha contra el tráfico infantil: sus inicios

El fundador de “Esperanza de Justicia”, Ben Cooley organizó un evento en Manchester para equipar a la iglesia europea en el combate al tráfico humano.

Cooley dice que empezó esta iniciativa tras escuchar el ruego de gente traficada alrededor del mundo y se sintió impulsado a ayudar.

“Me horrorizó saber que era el crimen de más rápido crecimiento, mucho más grande que nunca, así que como cualquier joven cristiano pensé: ¡hey la iglesia debe saber esto!”, agrega Cooley.

El joven también subraya la trágica historia de niños que han rescatado de circunstancias terribles. Entre ellas Emily, quien comenta su experiencia: “A veces estaba en el hotel varios días esperando que llegaran los tipos… algunos preguntaban qué edad tenía yo y algunos preguntaban si tenían a alguien menor… eran realmente enfermos… El controlaba mis movimientos, yo temía lo que me hiciera si escapaba… el arruinó mi vida… mi nombre es Emily… soy una víctima del tráfico infantil…”

Niñez maltratada

“Lo más duro del trabajo que hacemos es no poder rescatarlos cuando vamos a estos lugares oscuros, mal olientes y ves los ojos de estas niñas y sabemos que hoy no es su día. Pero el gozo más grande es cuando vemos sus ojos al ser capaces de darles libertad, cuando podemos devolverles la esperanza y traerlas a una nueva vida”, comenta Cooley.

El principal orador del evento fue el defensor de derechos humanos, Tony Campolo, quien subrayó la urgencia de luchar por la justicia de estas niñas vulnerables.

“Es impresionante. Creo que la mayoría no sabe que hay más gente esclavizada hoy día que en cualquier otro tiempo. Dicen que unas mil personas son importadas a Estados Unidos para ser esclavos sexuales”, añade.

Campolo espera que la Iglesia responda a su desafío y se pare en la brecha contra el tráfico humano, esperando que regresen a sus iglesias y comiencen a sensibilizar a su gente por medio de comités para tratar este asunto.

Mientras los asistentes salen del evento inspirados y desafiados a hacer la diferencia, los organizadores siguen determinados a seguir rescatando víctimas de la esclavitud moderna.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: