Un hombre íntegro


24 de julio 2010

Un hombre íntegro
Charles R. Swindoll

Vea 1 Samuel 16:1-11

Dios sabía que David tenía la cualidad de la integridad. Hoy vivimos en un mundo que nos dice, y de muchas maneras que: “Si das una buena impresión, eso es lo que en realidad importa”.  Pero usted nunca será un hombre o mujer de Dios si su filosofía es esa. Óigalo bien nunca. Usted no le puede fingir al Todopoderoso. A Él no se le impresiona con cosas externas. Él siempre se concentra en las cualidades internas, en esas cosas que se cultivan con el tiempo y la disciplina. Dios capacitó a David para su papel de liderazgo o por medio de cuatro disciplinas.
Primero, Dios capacitó a David en el aislamiento. David necesitaba aprender las grandes lecciones de la vida estando totalmente solo, antes de que se le confiaran responsabilidades y se le hicieran reconocimientos públicos. El aislamiento tiene cualidades propias que ayudan al crecimiento. Cualquier persona que necesita tener sonidos superficiales para sobrevivir carece de profundidad. Si usted no puede soportar el estar a solas consigo mismo, tiene problemas profundos, no resueltos, en su vida interna. El aislamiento sabe cómo sacar a la superficie esos problemas.
Segundo, David creció en el anonimato. Esa es otra de las maneras que Dios tiene para capacitar a su personal, el anonimato. Los hombres y las mujeres de Dios, líderes-siervos en formación, son primero desconocidos, inadvertidos, ignorados  y no reconocidos. El carácter se forma en el discreto contexto del anonimato; y por extraño que parezca, quienes aceptan primero el silencio del anonimato son los más calificados para manejar el aplauso de la popularidad.
Lo cual nos lleva al tercer campo de entrenamiento: la monotonía.  Esto es ser fiel en las humildes, insignificantes, rutinarias y aburridas tareas diarias de la vida. Es la vida sin cambios sin el vino y las rosas, sin privilegio alguno.  Una ordinaria y tediosa V-I-D-A.  Horas constantes, inalterables e interminables de cansada monotonía mientras usted aprende a ser un hombre o mujer de Dios… con nadie más a su alrededor, cuando nadie más lo nota, cuando a nadie le interesa lo que usted hace. Así es cómo aprendemos a “jugar a ser reyes”.
Eso nos lleva a la cuarta disciplina: la realidad. Hasta ahora, usted pudiera tener la sensación de que, por el aislamiento, el anonimato y la monotonía, David no hacía sino estar sentado sobre la cima de una colina en medio de una neblina mística, componiendo una gran pieza musical, o descansando en las praderas de Judea, divirtiéndose mientras enseñaba a las ovejas a sentarse sobre sus patas traseras. Eso no es cierto.

Buenos Días con Buenos Amigos

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2010 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: