Colportores bíblicos


«El 7 de marzo de 1804, en el lugar histórico de la calle Bishopgate 123, en London Tavern, quedó constituida la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera (SBBE). Es el lazo común de todos los cristianos, cualquiera sea su pabellón eclesiástico, con tal que deseen servir a Dios y trabajar por el progreso de su reino, esparciendo, cual angélicos sembradores, la Santa Palabra por el mundo entero. Esta es la primera Sociedad Bíblica en formarse con el propósito de que la palabra de Dios esté disponible en el idioma que la gente pueda entender y a un precio accesible. » [1]

«Los principales actores en la difusión de la Biblia en Latinoamérica en el siglo XIX fueron los llamados “colportores”. Estos viajeros jugarán un papel muy importante como difusores de la literatura bíblica, y con ella, de la lectura popular al poner libros a bajo costo en las manos de los pocos lectores que había en el siglo XIX. Con la difusión de la Biblia, los colportores también difundían otra forma de ver la fe cristiana que entraba en oposición a las formas tradicionales que el pueblo conocía. Así lo comenta Émile G. Léonard en 1967 en su monumental obra sobre la Historia general del protestantismo:

“Debemos observar que si pudo propagarse la Biblia, es porque podía ser leída y comprendida; lo podía,gracias a la enseñanza cristiana que había logrado sembrar el catolicismo, pero que no había logrado desarrollar. Por otra parte, con frecuencia ha bastado la Biblia para que aparecieran personalidades protestantes.

No es un caso único la historia que cuentan algunos misioneros: de gira por una región agrícola, les detienen unos agricultores; les explican que han leído una “Biblia protestante”, que la han comparado con una “Biblia católica”, que no todo lo han entendido claramente, que varios puntos continúan oscuros; entonces el misionero explica, comenta, les hace cantar himnos, reza. Antes de partir bautiza a los que lo desean: quedan colocados los fundamentos de una ‘congregación’. ¿No es esto ya una Iglesia? Unos años después vuelve el misionero: la congregación sigue en pie, con nuevos prosélitos. Ya sabemos que el papel de los “buhoneros” en tiempos de la Reforma consistió, sobre todo, en dejar una Biblia allí por donde pasaron”.

Efectivamente, la difusión de la Biblia jugó un papel fundamental para el surgimiento de las primeras Iglesias protestantes en Latinoamérica. Y no es raro enterarse que ahí
donde se fundaba una congregación y se establecía un templo protestante había llegado antes un ejemplar de la Biblia, muchas veces llevado por estos olvidados promotores llamados colportores. No es posible dar cuenta en este espacio de los muchos casos en los que así surgieron grupos cristianos no católicos por toda Latinoamérica, que después se convertirían en Iglesias organizadas que tomarían el nombre de alguna de las ramas del protestantismo. » [2]

1 http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/labiblia.msn
2 http://www.cenpromex.org.mx/revista_ftl/ftl/textos/carlos_mondragon.htm

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: