¿Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?


¿Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?

Quiero recordar tres lecciones que considero importantes para el que quiere evangelizar correctamente:

1. La explicación de la ley moral y del pecado personal.
La Biblia nos muestra cómo Dios nos da la ley moral para que la persona orgullosa (que se considera buena) comprenda que es mala. Igual lo hizo Jesús en Marcos 10:17-31 con el joven rico que aseguraba que nunca había mentido, robado, adulterado ni deshonrado a sus padres.

2. Razonamos acerca del justo juicio de Dios, y de cómo las buenas obras humanas no quitan la culpa por los pecados ya cometidos. Seguimos el ejemplo de Pablo de razonar acerca de la justicia y juicio, como en Hechos 24.

25 “Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.”

En ese razonar, también apelamos a la conciencia de las personas y a su conocimiento inherente de lo que es la justicia (Romanos 2.15). Razonamos con las personas porque Dios les manda que deben tomar una decisión. Si ellas no entienden el mensaje, entonces no tendrán la información necesaria para decidir convertirse de su mal camino y volverse a Cristo.

Esta decisión no depende de Dios, ya que Dios les da la fe necesaria a las personas luego de que les predicamos el evangelio (Romanos 10:17). Depende de la persona de evaluar su condición, escuchando a su conciencia y a nuestra predicación. Luego de que Pablo razonara con él en Hechos 26, el rey Agripa decidió y dijo:

  • 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.

Esto es lo que buscamos hacer cada vez que testificamos: persuadir a los hombres, con franqueza.

  • “Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza;” 2 Corintios 3:12
  • “Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias.” 2 Corintios 5:11

El día de salvación para cualquier hombre es hoy mismo. Esa es la voluntad de Dios:

  • “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9

3. La explicación del sacrificio sustituto (propiciación) de Cristo por la persona a la que le testificamos.

Finalmente, a las personas que les preocupa su condición, les explicamos las buenas noticias del evangelio de Cristo, que Dios quiere salvarles de Su ira. Además, explicamos el mandato de arrepentirse y poner su fe en Cristo (conversión). Aquí, buscamos que las personas comprendan muy bien que necesitan que alguien pague por sus crímenes y sólo Cristo puede salvarles de Dios, el Juez justo.

No hacemos una oración con ellas ya que no existe en la Biblia como un patrón para nosotros, y es algo personal de las personas con Dios. Una oración no salva, sino que Dios es el que salva al que oye y cree el evangelio (Efesios 1.13-14).

La urgencia: Si no les explicamos bien el evangelio a las personas, éstas no podrán decidir convertirse de su mal camino, y no rogarán misericordia a Dios, quien les quiere salvar. El da gracia al humilde, no al soberbio (Santiago 4:6).

http://www.evangelismobiblico.com/2010/07/porque-esforzarnos-por-explicar-bien-el-evangelio/

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: