Salmo 118:22-29 – CRISTO LA PIEDRA


Salmo 118:22-29 – CRISTO LA PIEDRA

El salmo 118 se abre y se cierra con el mismo refrán.  “Alabad a Jehová, porque él es bueno;   Porque para siempre es su misericordia.”

Los primeros dieciocho versos del salmo 118 son la canción de una procesión que va enrollando su camino lentamente hacia la colina a la gran puerta del templo en Jerusalén. Es cantada alternativamente por las dos mitades de la procesión. El verso 19 es la elocución del líder, en nombre de la banda completa, en su llegada ante las puertas. “Abridme las puertas de la justicia; Entraré por ellas, alabaré a JAH…” El verso 20 es la contestación hecha por ellas dentro de las puertas del templo. “Esta es puerta de Jehová;
Por ella entrarán los justos” Entonces juntos ingresan con canciones de alabanza al SEÑOR. El sacrificio ocurre en el verso 27. El salmo termina en la misma manera que comenzó con alabanza cantándole a Dios. “Alabad a Jehová, porque él es bueno;
Porque para siempre es su misericordia.”

En el corazón de esta canción hebrea hermosa de la procesión de la adoración está uno de los testimonios mesiánicos anteriores a Jesucristo. El verso 22 dice: ” La piedra que desecharon los edificadores. Ha venido a ser cabeza del ángulo.” Uno de los nombres más inusuales para el señor Jesucristo en la Biblia es el término “piedra.”

LA PIEDRA DE ISRAEL (118:22)

Israel es una piedra rechazada

El pueblo judío aplicó esta referencia a Abraham, a David y al Mesías. En el contexto original del viejo testamento, la piedra rechazada es probablemente Israel. Ella era pequeña y desdeñada, odiada y mantenida bajo el desprecio por las naciones Gentiles. Los constructores son los constructores del imperio del día, que gozaron de la prominencia y que intentaban tener un éxito político extraordinario.

El imperio persa era un Estado poderoso contemporáneamente en esa historia. La piedra de Israel prisionera no parecía caber en el cuadro de los planes políticos para el dominio del mundo. Por lo tanto, la rechazaron. La pasaron intencionalmente cerca como no siendo nada en sus planes. Israel es la piedra que las naciones desdeñaron, rechazada en aquella época sin tomarla en cuenta en los planes políticos de los que intentaban formar los destinos de las naciones del este. La piedra angular principal sería el paso del honor más grande.

Sin embargo, en el propósito de Dios ella estaba destinada a un principal lugar. Dios eligió que Israel fuera el amor para la realización de su propósito eterno.

El propósito de Dios para Israel encuentra su cumplimiento en el trabajo solo dado del Mesías, Jesucristo. La piedra rechazada en este salmo se satisface en el Mesías. Israel prefigura el Mesías por los funcionamientos de la providencia de Dios. Todo lo que es relativamente verdad de Israel se encuentra totalmente verdad en el Mesías.

La piedra rechazada se convierte en la principal piedra angular.

Este paso nos recuerda la edificación del templo de Salomón. Cuando el rey Salomón construyó el templo en el lugar en donde la cúspide de la roca ahora está parada en Jerusalén, no había sonido de martillos o de sierras o de instrumentos de ninguna clase. El templo fue erigido en silencio. Las rocas que formaron el templo fueron tomadas de una mina debajo donde el templo está edificado. El templo fue construido de las minas de Salomón. Fue construido con tales dimensiones exigentes del modelo que cada roca fue formada perfectamente antes que ella saliera de la mina. Cuando llegó el templo, cabría perfectamente en su lugar apropiado.

Según la tradición judía una roca enorme fue sacada y formada a las dimensiones exigentes y enviada al templo. Cuando llegó el sitio del templo los constructores no podrían encontrar ningún lugar para colocarla. No parecía coincidir con ninguno de sus modelos, así que la colocaron a un lado. Una cierta hora pasó y seguía siempre de la manera así que los trabajadores la empujaron sobre el borde del banco y rodó hacia abajo en el valle de Kidron y se perdió. Sin embargo, cuando llegó el tiempo para alzar la piedra angular a su lugar, la gran roca que sostuvo todo en lugar, no podría ser encontrada. Los constructores enviaron palabra a la mina que estaba listo para la piedra angular. Los masones enviaron palabra después diciendo que la piedra angular había sido entregada ya. Entonces alguien recordó la roca enorme que había sido empujada sobre el acantilado. Cuando los trabajadores recuperaron la piedra y la alzaron a su lugar ella quedaba perfectamente como la piedra angular del templo.

Jesús miró esta piedra rechazada como alcanzar cumpliéndose verdaderamente en El. Era profético de su propio triunfo, que siguió su rechazamiento. Los constructores son los líderes religiosos de la nación judía, que rechazaron reconocerlo como su Mesías. La piedra, de la cual no pensaron nada, ahora había recibido de dios el lugar del honor como la principal piedra de la esquina. La piedra rechazada ahora se sentó entronada a la mano derecha de Dios.

En Mateo 21:33-46 Jesús dijo la parábola del terrateniente que plantó un viñedo y lo alquiló a unos viticultores, y se fue de viaje. Cuando vino el tiempo de la cosecha la asociación de los viticultores tomó los esclavos y uno de los terratenientes, mató a otro y apedreó un tercero. Entonces envió a un grupo más grande de esclavos para trabajar en sus viñedos. Hicieron las mismas cosas otra vez. Entonces él envió a su hijo pensando, “ellos respetarán a mi hijo.” Sin embargo, la asociación de los viticultores tomó al heredero y le mataron. Jesús concluyó su parábola con estas palabras del salmo 118:22:

La piedra que desecharon los edificadores. Ha venido a ser cabeza del ángulo.

El salmo 118:22 se convirtió en uno de los pasajes citados con más frecuencia posible por los primeros maestros cristianos para describir la humildad y el rechazamiento subsiguiente de Jesús el Mesías crucificado y resucitado. Observe cómo el apóstol Pedro utilizó este verso en Hechos 4:8-12:

Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: 9 Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, 10 sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. 11 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Jesús fue maltratado, insultado, rechazado y crucificado por los líderes de la nación. Sin embargo, la última victoria y gloria pertenecieron solamente a él. La piedra rechazada era la piedra bien escogida de Israel.

En otra ocasión el apóstol Pedro escribió estas palabras en I Pedro 2:4-8 con respecto a Jesús como la piedra viva, rechazada por los hombres, pero elegida de Dios para hacer la piedra el tropezar del juicio. Él dijo:

Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por lo cual también contiene la Escritura:
He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa;
Y el que creyere en él, no será avergonzado.7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen,
La piedra que los edificadores desecharon,
Ha venido a ser la cabeza del ángulo; y:
Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados

Para los que rechacen creer en él, él es una piedra del juicio, que rueda sobre ellos. Guillermo Barclay escribió, “confrontación con Cristo es en sí mismo juicio.”

Jesucristo es la piedra rechazada de Israel que Dios exaltó a la posición más alta posible. Él se sienta a la mano derecha del padre en el cielo. La piedra se convirtió en la salvación de Israel.

LA SALVACIÓN DE ISRAEL (118:23)

la salvación es el hacer del señor.

“De parte de Jehová es esto,  Y es cosa maravillosa a nuestros ojos “(Salmos 118:23).

Necesitamos lo que ha hecho Cristo por nosotros. El hombre se pierde en su pecado e incredulidad. El apóstol Pablo escribió en Romanos 3:23, ” por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,” Él se encendió decir en 6:23, ” Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro…” Todos nos hemos perdido como las ovejas o los ganados que vagaban perdidos. Hemos vagado de Dios. Es imposible que nos salvemos. Estamos muertos espiritualmente.

Las buenas noticias son que Jesucristo ha muerto por nuestros pecados, que fue enterrado y fue levantado de los muertos. Cristo fue muerto como nuestro rescate. Romanos 5:6-8 demuestra el amor del Dios para nosotros en la muerte de Jesús.

Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.7 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. 8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Porque Dios hizo ya todo lo que necesitamos para ser salvados, Estamos listos para recibir su regalo de salvación. El hombre intenta hacerlo difícil, pero esto es lo que dice Dios en Romanos 10:9-10.

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Nadie puede salvarle. Hay solamente una dirección al padre. En Juan 14:6 Jesús dijo: “nadie viene al padre sino por medio de mí.” Hay solamente una puerta a la salvación. Por lo tanto ” Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos “(Juan 10:7-9).

Ninguno otro ha visto al Padre. Una vez más Jesús dijo en Juan 6:44-47:

Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. 45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. 46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre. 47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

El diablo dice que cualquier camino es bueno. “¿Porqué el predicador intenta que nosotros vayamos al mismo lugar? Realmente no importa lo que usted crea ya que usted es sincero e intenta ser una buena persona.” O como alguien dijo recientemente: “sea fiel a su religión y yo seré fiel a la mía. Todos que vamos al mismo lugar” ¡Ningún de nosotros lo puede hacer! Muchos eternamente se separan de Dios porque rechazan poner su fe en Jesucristo para la salvación.

Cristo no nos da la opción de creer en quienquiera o cualquier religión. C. S. Lewis el gran erudito inglés escribió en su libro  mero cristianismo una respuesta a la idea que usted puede creer en casi cualquier cosa sobre Cristo:

Estoy intentando prevenir a toda  persona que dicen las cosas mas absurdas que de la opinión sobre él: “Estoy listo para aceptar a Jesús como un gran profesor moral, pero no acepto su proclama de ser Dios.” Ésa es la una cosa que no debemos decir. Un hombre que era simplemente un hombre y dijo la clase de cosas que Jesús dijo no sería un gran profesor moral. Cualquier que sea este hombre, y es, el hijo de Dios: o bien loco o algo peor. Usted puede tomarlo un tonto, usted puede escupir en él y matarle como demonio; o usted puede caerse en sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con cualquier absurdo que diga que es un gran maestro humano… (C. S. Lewis,Mero Cristianismo Nueva York: Publicación Co., 1960, pp. de Macmillan 40-41).

La salvación está en Cristo solamente. Solamente en una voluntad del nombre que le salva. Cualquier otro nombre le enviará al infierno eterno.

Supongamos por un momento que usted muere hoy y estaba parado ante el señor Dios y él le dice a usted: “¿porqué yo te voy a permitir que entres en mi cielo?” ¿Qué le diría usted a él? ¿Qué piensa que le diría?

La salvación eterna está por gracia con la fe en Jesucristo solamente. “cree en el Señor Jesucristo y serás salvo.” Romanos 10:13 dice: ” porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo…’”

El Mesías viene en el nombre del señor (v. 26)

“Bendito el que viene en el nombre de Jehová;  Desde la casa de Jehová os bendecimos.

27 Jehová es Dios, y nos ha dado luz; Atad víctimas con cuerdas a los cuernos del altar” (118:26-27).

“es maravilloso a nuestros ojos.”

Solamente Dios puede hacerlo. Cuando es gracia, es siempre asombroso. Efesios 2:8-9 nos da este aseguramiento:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe”.

El Profeta hebreo Isaías escribió de una piedra de prueba. La gente de Israel en su tiempo había hecho de las mentiras su refugio. Habían buscado la falsedad como su abrigo. Los constructores absurdos hacían sus fundaciones sobre la arena. Isaías escribe: ” por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure” (Isaías 28:16). Jesús solamente es la fundación segura sobre la cual construir para la eternidad.

¿Usted pondrá su confianza en Jesús Cristo para salvarle ahora? Reconozca su necesidad de Jesucristo y crea que él murió por usted en la cruz y se levantó de los muertos. Usted tendrá el aseguramiento que todos sus pecados están perdonados y él pondrá una nueva canción en su corazón.

LA CANCIÓN DE ISRAEL (118:24-29)

Es una canción de la alabanza al SEÑOR (v. 24).

“Este es el día que hizo Jehová;  Nos gozaremos y alegraremos en él l.” La salvación por gracia con la fe en Cristo solamente hará que su corazón cante una nueva canción.

Es una canción de agradecimiento al SEÑOR 118:26-29).

“Bendito el que viene en el nombre de Jehová;

Desde la casa de Jehová os bendecimos.
27 Jehová es Dios, y nos ha dado luz;
Atad víctimas con cuerdas a los cuernos del altar.
28 Mi Dios eres tú, y te alabaré;
Dios mío, te exaltaré.
29 Alabad a Jehová, porque él es bueno;
Porque para siempre es su misericordia.”

Sí, Jesús es la piedra preciosa que fue rechazada, pero a quién pertenece la gloria final. Él es la piedra viva que enfrenta a los hombres con la opción de un refugio o de una piedra del juicio. Crea en él hoy y él hará su canción de regocijo.

“La roca sólida que en que estoy parado es Cristo, el resto de la tierra está hundiéndose la arena.”

Título: Salmo 118:22-29  Cristo la Piedra

Mensaje por Wil Pounds (c) 2003. Toda persona  está en libertad de usar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido en ninguna circunstancia en absoluto sin el consentimiento escrito del autor. Cotizaciones de la escritura son de la Biblia Reina Valera 1960. Traducida por Victor Manuel Castro.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: