Sergio Markarián: Fútbol, Violencia y Valores


Estas semanas de mundial en Sud África 2010 han sido las elegidas para entrevistar al destacado director técnico de fútbol Sergio Markarián, uruguayo, de confesión cristiana evangélica. Markarián integra en su práctica de la profesión los valores y ética cristiana y es reconocido en un ambiente donde la corrupción golpea la puerta todos los días, como un hombre íntegro en el desempeño de su función y que no acepta componendas. Ha dirigido equipos “grandes” de toda Latinoamérica y Europa.
En esta sección encontrará, los audios de las dos entrevistas realizadas por Elena Gutiérrez para el espacio “Mosaico”* de la programación de Radio Trans Mundial y que puede escuchar aquí mismo. La primera refiere a la Violencia en el Fútbol y la segunda a los Valores y las Drogas en el deporte.

Escuche la entrevista Sergio Markarian parte 1

Escuche la entrevista Sergio Markarian parte 2

__________________________
Además, lea a continuación parte de una entrevista realizada por el periodista Aníbal Sicardi (AS), periodista, que fue publicada originalmente en la revista de la Iglesia Metodista de Uruguay.
Fragmentos elegidos de la nota:

¿Qué tiene que ver el entrenador en la integración de los valores éticos?

Sergio Markarián (SM): El liderazgo del técnico está en guiar el grupo hacia los sentimientos positivos. Debe cuidar  los aspectos humanos, destacarlos, subrayarlos y  desarrollarlos. Tiene que  respaldar a los líderes naturales para que sean ejemplo y guía de solidaridad, responsables, con  buenos hábitos. Muchas veces esos líderes  no son los más publicitados por los medios de prensa, pero sí los que generan la confianza del grupo.

AS: Además de esos valores, es real que el fútbol está explotado comercialmente

SM: Sí, además hay factores de corrupción no siempre localizables. Lo del Juventus en Italia (hace unos años atrás, previo al mundial de Alemania 2006) es un patético y claro ejemplo. Sin embargo, el entrenador es responsable sobre ese grupo humano estampando un estilo “sugerido” de comportamiento siempre digno y útil, con premisas o propuestas para el presente inmediato que habiliten buenos hábitos para el futuro.

AS: Sin embargo al equipo le llegan sugerencias diversas.

SM: Sí, hay que localizarlas para actuar con premura, inteligencia y justicia

AS: La contratación de los jugadores es todo un tema

SM: América Latina y África generan gran cantidad de futbolistas de calidad. Hay razones étnicas, raciales y económicas: es un fenómeno favorecido por la pobreza. El joven europeo está en otra cosa. Para el latinoamericano es una salida económica acceder al profesionalismo europeo.

Ahora esos clubes  buscan cada vez más chicos de menor edad. Los llevan a bajo costo y les complementan su preparación física y desarrollo profesional. Los representantes, o managers, son empresarios que resuelven a qué lugar va el joven y se quedan con parte importante de la transacción. Así  como se van  profesionales de todas las disciplinas  también se van los deportistas.

AS: Reciben mejor trato que en sus países de origen…

SM: La infraestructura europea no se puede comparar con la nuestra. Mejores vestuarios y canchas. Centros de Alto Rendimiento para mejorar el entrenamiento. Atención médica altamente especializada. Indumentaria adecuada permanentemente renovada. Pago regular de sus sueldos. Todo esto contribuye a un buen rendimiento.

AS: ¿Querés salvar al fútbol, tu pasión?

SM: No, no lo puedo salvar. Reconozco sus defectos y aunque me entristecen, muchas críticas que se le hacen son fundamentadas. Otras, son oportunistas, como criticar los juegos olímpicos y los mundiales justo durante su desarrollo haciendo uso del evento que dicen no aprobar.

AS: En Latinoamérica ¿Qué hay que hacer para salir de esa situación?

SM: Al igual que en la política y en la economía hay que sancionar a los corruptos y oportunistas. Eliminar el amiguismo, las prebendas. Distribuir con justicia los recursos que el fútbol genera y utilizarlos mejorando la infraestructura que permita una formación altamente desarrollada  y que este deporte sea un instrumento eficiente de la Educación.

AS: Vivir en ese ambiente ¿afecta  tu posición ética y de persona de fe?

SM: Yo tengo mis convicciones en las cuales me mantengo firme. Me trae dificultades, pero también satisfacciones.

AS: ¿Alguna anécdota?

SM: Algo que  me ocurrió en Perú puede ser  ilustrativo.  Con Sporting Cristal salimos campeones en el 96, que nos habilitó a participar en la Libertadores del 97, por lo que teníamos que reforzar el equipo.  El presidente del club me habló de un jugador de Ghana.  Lo trajimos para probar, y resultó apto.

Al presentarlo oficialmente estaba todo el periodismo deportivo y mucha gente. Al finalizar el acto,  un hombre  se acercó a saludarme. Era el representante del jugador y me agradeció que lo hubiera elegido. Agregó que cuando recibiera el dinero de la transferencia me mandaría lo que correspondía.

Le pregunté qué significaba eso y me explicó que en esas operaciones siempre hay una comisión para el director técnico. Le dije que no la aceptaba por varias consideraciones, entre ellas que no podía quedar bajo presión de un compromiso así, que me cortara la libertad de decidir si un jugador jugaba o no. Insistió  varias veces hasta que le puse punto final en forma terminante. Entonces  me dijo: “Mire que usted es difícil.”

AS: ¿Y se resignó?

SM: No. Unas semanas después, al regresar a mi casa, mi esposa me dice “¿Compraste pasajes para Italia y pagaste la estadía en el hotel?,” ¡qué sorpresa!   Yo no había sido. Pregunté a la agencia y descubrí que el representante era quien los había pagado. Le agradecí el gesto pero se los devolví y otra vez me dijo “Pero ¡mire que usted es difícil!”.

En Montevideo, cuando se discutía sobre quién podía ser el nuevo técnico de la Selección,  me metí en una  conversación de bar y  comenté que “Leí de un tal Sergio Markarián que clasificó a la Selección paraguaya, dirigió en Perú, Grecia, ¿no andaría?” Me contestaron: “¡Ah, sí!  Es muy buen técnico, pero Markarián no tranza, olvídese, no lo van a elegir”.

Es cierto. Soslayo y rechazo lo que me parece equívoco o espurio. Desde mi fe en Cristo me es imposible aceptarlo. El apego a la Verdad, practicada de manera continua y natural, da coherencia y fuerza a la conducción, sustentando una ética práctica viva, que comienza como un reto y termina siendo una razón de ser, porque  frente a los jóvenes  otorga una Credibilidad y Confianza que nadie como ellos sabe reconocer.

* “Mosaico” conducido por Elena Gutiérrez es una producción de Radio Trans Mundial Uruguay y se emite los jueves a las 21:00 hs. a través del 610 AM en nuestro bloque diario en esa emisora.

http://www.rtmuruguay.org/2010/06/sergio-markarian-futbol-violencia-y-valores.html

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: