Acupuntura y ciencia


Acupuntura y ciencia
Por Martín Bonfil Olivera

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 16 de junio de 2010

Mi comentario de la semana pasada acerca de la decisión de la Suprema Corte de considerar estafadores a los charlatanes que ofrecen curas “místicas” despertó algunos comentarios de lectores. Sobre todo de quienes han tenido buenas experiencias usando terapias “alternativas” menos claramente fraudulentas, como la acupuntura o la homeopatía.

Y sin embargo, incluso éstas, posiblemente las más cercanas a la medicina, están basadas en principios que entran en franca contradicción con el conocimiento científico actual. La acupuntura, por ejemplo, que tiene unos cuatro mil años de antigüedad, se basa en la creencia milenaria en una energía espiritual, el chi (o qi), que supuestamente fluye por el cuerpo a través de unos canales llamados “meridianos” (y que ningún anatomista ha podido hallar, pues no corresponden a los nervios, las venas, las arterias ni los canales linfáticos). Se supone que la inserción y rotación de las agujas en puntos determinados equilibra o corrige problemas en el flujo del chi que causan enfermedades.

Además de que, para todo fin práctico, el chi y los meridianos son entidades inexistentes, el problema es que la evidencia anecdótica no basta en ciencia, y pesar de que miles de personas en todo el mundo afirman que resulta efectiva –sobre todo para eliminar el tipo de molestias subjetivas que los médicos llaman síntomas (dolor, malestar, a diferencia de los signos, que son medibles, como la fiebre)– hasta el momento ningún estudio serio ha logrado probar, a satisfacción de la comunidad médica y científica, que la acupuntura tenga alguna consecuencia real, más allá del efecto placebo.

El 30 de mayo una revista científica seria, Nature Neuroscience, publicó un artículo que intentaba proponer un mecanismo neuroquímico que explicara los efectos analgésicos de la acupuntura. El estudio, realizado en ratones por investigadores de la Universidad de Rochester, mostraba con detalle que la inserción y rotación de agujas en el punto zusanli de la pata producía liberación de adenosina, sustancia con conocidos efectos analgésicos, y que ésta disminuía el dolor crónico de los ratones.

Por desgracia, y como han señalado ya varios críticos, el estudio no fue realizado con los controles necesarios, lo cual echa por tierra su validez. Entre otras irregularidades, no se utilizó un grupo de control al que se le aplicara un tratamiento placebo (usando, por ejemplo, agujas con resorte que no penetran la piel); no se probó insertar las agujas en otro punto para ver si tenían el mismo efecto. Incluso, al parecer, se cometió el error de usar el punto zusanli, que no está relacionado con la disminución del dolor, sino con desórdenes digestivos (se debió haber usado el cercano puntoweizhong).

Al final, el poco convincente intento de legitimar la acupuntura quedó en eso, y la credibilidad de la revista se vio afectada por aceptar un estudio que no contó con los controles necesarios. Lo que se demostró no es nuevo: la destrucción de tejidos (por la inserción de agujas) libera adenosina, que es un analgésico. Sería más efectivo inyectarla directamente, o usar analgésicos más efectivos. Pero de ahí a afirmar que se ha probado que la acupuntura es efectiva hay mucho trecho.


Derechos Reservados © Martín Bonfil Olivera y Grupo Editorial Milenio 2003-2010
Visto aca

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Andrés Amado Zuno Arce
    Jun 17, 2010 @ 20:55:50

    Soy investigador científico autor de la teoría informática de la medicina, la salud, la enfermedad y la curación. Digo que los medios acupunturales lo que hacen es influir en el cerebro directamente e indirectamente en órganos, tejidos y células, en sus intentos terapéuticos. En mis libro no he mencinado lo siguiente, porque lo ignoraba, pero la comprobación de los efectos de los medios acupunturales se pueden ver en los enlaces-links que se mencionan ahora: http://www.equimagenes.com/index.php/bases-cientificas-acupuntura http://www.equimagenes.com/images/pdfs/basescientacupB.pdf En este lugar hay un documento en el que se dice que “Acupuntura es en realidad Neuromodulación” y en el otro se puede leer un trabajo titulado “Bases Científicas de la Acupuntura” en el que se menciona que: “se tienen dos formas de explicar los efectos de la acupuntura: La explicación Oriental y la Occidental. “En esta presentación hablaremos de las bases científicas debidamente probadas en el occidente. Esta explicación Occidental se basa en que la Acupuntura es una técnica de irritación de las terminaciones nerviosas que se encuentran en puntos denominados acupuntos. Estos puntos se encuentran sobre o cerca de terminaciones nerviosas por lo que son todos de origen neural. Su estímulo activa conexiones cerebrales con repercusiones centrales, autonómicas, endocrinas e inmunes de carácter homeostático. Generan respuestas adaptativas estableciendo un nivel organizativo homeostático mayor, convirtiéndose en influencias fisiológicas de restauración. Esta restauración comprende órganos como vísceras y funciones como la audición. Esta relación cortical de la Acupuntura es la que nos permite conocer hoy día, que ella trata no solamente dolores sino también trata enfermedades. A través de la fMRI y PET, es posible observar que el estímulo de puntos de Acupuntura, genera cambios específicos especiales en el Sistema Nervioso Central”
    En el mismo documento se informa abundantemente de aplicación exitosa veterinaria de la acupuntura. ¿Efecto placebo? No hay tal, en esos casos.
    “Por lo tanto, gracias a los medios científicos actuales se han podido medir y demostrar las bases neurofisiológicas de la acupuntura y que su acción puede aplicarse en la mejora de muy diferentes patologías, y no sólo las relacionadas con el dolor, como en dependencias a drogas o tabaco y en trastornos psiquiátricos, además de en oncología, menopausia, vértigos, náuseas y un largo etcétera”. (http://www.portalesmedicos.com/noticias/efectos_terapeuticos_acupuntura_081006.htm )
    Es importante hacer notar que estas comprobaciones sobre la acción cerebral de los medios acupunturales no dejan lugar a duda respecto a varios aspectos que fortalecen la visión informática de la medicina: 1.- El cerebro puede ser influido para curar. Así sana la acupuntura. 2.- Lo hace sin necesidad de introducir materia-energía alguna al cuerpo como hace también la homeopatía. 3.- Indirectamente se deduce que si el cerebro está funcionando mal, se manifiesta la enfermedad en órganos, tejidos y células, y si hacemos reaccionar a dicho órgano rector, podemos sanar.
    En otra publicación titulada “Investigando Acupuntura usando técnicas de imagen del cerebro. El estado actual” (“Investigating Acupuncture Using Brain Imaging Techniques: The Current State of Play” (http://ecam.oxfordjournals.org/cgi/content/full/2/3/315) los autores destacan que han revisado sistemáticamente la literatura buscando al efecto de la acupuntura en la activación en el cerebro tal como es medida por la Resonancia Magnética funcional y la Tomografía de Emisión de Positrón. Estos estudios muestran que ocurren activación y desactivación de áreas específicas del cerebro grandemente predecibles, cuando se consideran funciones atribuibles a ciertos puntos específicos de la acupuntura. Por ejemplo, se dice, puntos asociados con la escucha y la visión estimula las (sic) áreas cerebrales visuales y auditivas.

    En http://e-digitalis.com/pdf/Digitalis_n16_Acupuntura-Claves.pdf se comenta que la RMf usada para registrar lo que le pasa al cerebro cuando se le aplican al cuerpo agujas acupunturales, desde 2004, ha venido aumentando. En tal documento, denominado “Bases Científicas de la Acupuntura. Claves neurológicas sobre los misterios de la acupuntura. (www.e-digitalis.com/pdf/Digitalis_n16_Acupuntura-Claves.pdf ) Kathleen Hui, profesora de la escuela médica de Harvard y miembro del equipo del Instituto Martinos, (¡Harvard-MIT!!) ha demostrado que la acupuntura induce un patrón característico de actividad cerebral.
    Así pues, son numerosos los experimentos hechos con la RMf que comprueban definitivamente que las influencias acupunturales tienen su efecto curativo en el cerebro. Si no se han hecho este tipo de investigaciones en la homeopatía, ha sido porque la teoría que intenta explicar el cómo de esa terapéutica, la energética, es la que ha predominado, y esta pregona, sustenta, que los homeoremedios infieren en la energía vital, no en el cerebro, como afirmamos quienes pensamos así. Esto es, que la información de dichos remedios infiere en el SNC en su acción curativa como se ha comprobado la influencia acupuntural.

  2. Andrés Amado Zuno Arce
    Jun 17, 2010 @ 21:12:33

    Los homeoremedios y los medios acupunturales lo que hacen es influir directamente en el Sistema Nervioso Central, la computadora-cerebro, e indirectamente en órganos, tejidos y células, en sus terapias. Esta es la interpretación que he denominado informática, bioinformática, por tratarse del manejo de una especie de computadora, el cerebro, mediante influencias similares a las de la informática computacional mecánica, y que expongo ampliamente en mis libros “Homeopatía e informática” Y “¿Qué cura la saliva y porqué? Sialoterapia. Sialopuntura”.
    La acupuntura está definitivamente comprobada en ese sentido, mediante RMf y SPECT .
    La comprobación de los efectos de los medios acupunturales se pueden ver en los enlaces-links que se mencionan ahora: http://www.equimagenes.com/index.php/bases-cientificas-acupuntura http://www.equimagenes.com/images/pdfs/basescientacupB.pdf En este lugar hay un documento en el que se dice que “Acupuntura es en realidad Neuromodulación” y en el otro se puede leer un trabajo titulado “Bases Científicas de la Acupuntura” en el que se menciona que: “se tienen dos formas de explicar los efectos de la acupuntura: La explicación Oriental y la Occidental. “En esta presentación hablaremos de las bases científicas debidamente probadas en el occidente. Esta explicación Occidental se basa en que la Acupuntura es una técnica de irritación de las terminaciones nerviosas que se encuentran en puntos denominados acupuntos. Estos puntos se encuentran sobre o cerca de terminaciones nerviosas por lo que son todos de origen neural. Su estímulo activa conexiones cerebrales (Esta ha sido mi teoría expuesta en 4 congresos nacionales y tres interanacionales) con repercusiones centrales, autonómicas, endocrinas e inmunes de carácter homeostático. Generan respuestas adaptativas estableciendo un nivel organizativo homeostático mayor, convirtiéndose en influencias fisiológicas de restauración. Esta restauración comprende órganos como vísceras y funciones como la audición. Esta relación cortical de la Acupuntura es la que nos permite conocer hoy día, que ella trata no solamente dolores sino también trata enfermedades. A través de la fMRI y PET, es posible observar que el estímulo de puntos de Acupuntura, genera cambios específicos especiales en el Sistema Nervioso Central”
    En el mismo documento se informa abundantemente de aplicación exitosa veterinaria de la acupuntura. ¿Efecto placebo? No hay tal, en esos casos.
    “Por lo tanto, gracias a los medios científicos actuales se han podido medir y demostrar las bases neurofisiológicas de la acupuntura y que su acción puede aplicarse en la mejora de muy diferentes patologías, y no sólo las relacionadas con el dolor, como en dependencias a drogas o tabaco y en trastornos psiquiátricos, además de en oncología, menopausia, vértigos, náuseas y un largo etcétera”. (http://www.portalesmedicos.com/noticias/efectos_terapeuticos_acupuntura_081006.htm)
    Es importante hacer notar que estas comprobaciones sobre la acción cerebral de los medios acupunturales no dejan lugar a duda respecto a varios aspectos que fortalecen la visión informática de la medicina: 1.- El cerebro puede ser influido para curar. Así sana la acupuntura. 2.- Lo hace sin necesidad de introducir materia-energía alguna al cuerpo como hace también la homeopatía. 3.- Indirectamente se deduce que si el cerebro está funcionando mal, se manifiesta la enfermedad en órganos, tejidos y células, y si hacemos reaccionar a dicho órgano rector, podemos sanar.
    En otra publicación titulada “Investigando Acupuntura usando técnicas de imagen del cerebro. El estado actual” (“Investigating Acupuncture Using Brain Imaging Techniques: The Current State of Play” (http://ecam.oxfordjournals.org/cgi/content/full/2/3/315) los autores destacan que han revisado sistemáticamente la literatura buscando al efecto de la acupuntura en la activación en el cerebro tal como es medida por la Resonancia Magnética funcional y la Tomografía de Emisión de Positrón. Estos estudios muestran que ocurren activación y desactivación de áreas específicas del cerebro grandemente predecibles, cuando se consideran funciones atribuibles a ciertos puntos específicos de la acupuntura. Por ejemplo, se dice, puntos asociados con la escucha y la visión estimula las (sic) áreas cerebrales visuales y auditivas.
    En http://e-digitalis.com/pdf/Digitalis_n16_Acupuntura-Claves.pdf se comenta que la RMf usada para registrar lo que le pasa al cerebro cuando se le aplican al cuerpo agujas acupunturales, desde 2004, ha venido aumentando. En tal documento, denominado “Bases Científicas de la Acupuntura. Claves neurológicas sobre los misterios de la acupuntura. (www.e-digitalis.com/pdf/Digitalis_n16_Acupuntura-Claves.pdf ) Kathleen Hui, profesora de la escuela médica de Harvard y miembro del equipo del Instituto Martinos (¡El famoso instituto Martinos, Harvard.MIT!) ha demostrado que la acupuntura induce un patrón característico de actividad cerebral.
    Así pues, son numerosos los experimentos hechos con la RMf que comprueban definitivamente que las influencias acupunturales tienen su efecto curativo en el cerebro.

A %d blogueros les gusta esto: