Soberanía


10 de junio

  • “Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies.” Apocalipsis 11:10-11 (RVR)

Soberanía

La profecía de los dos testigos relatada en el capítulo 11 está llena de simbolismos y sombras, pero al leerla hay algo que queda bien claro. Estos dos hombres son enviados por Dios a predicar las verdades de su Reino en una sociedad extremadamente opuesta a Dios. La política del anticristo es una política anti Dios. Y con la ayuda del falso profeta intentará erradicar el nombre de Dios de la faz de la tierra.

Todas las leyes y decisiones a nivel mundial tendrán por objetivo alejar a las personas lo más posible de Dios. Lo logrará con muchos. Pero algunos seguirán fieles a Dios. Muchos de estos, lo harán alentados por la fuerza de estos dos testigos que durante tres años y medio van a estar predicando y anunciando a Dios.

Hombres extremadamente valientes y decididos que se rebelarán contra el sistema mundial y obedecerán a Dios. Sabiendo que esa actitud se paga con la vida y la tortura, estos dos testigos seguirán siendo fieles a Dios. Pero nada es para siempre, y finalmente, son asesinados por las fuerzas gubernamentales. Tan fuerte será la propaganda del anticristo, que las personas de la Tierra van a celebrar la noticia de su muerte.

Mantendrán sus cadáveres en la plaza durante tres días, y subirán las fotos a internet. Habrá fiesta y alegría por la muerte de dos hombres. Y parece un contrasentido que tanta gente mala se alegre, por la muerte de dos personas buenas. Es lo que sucede en el reino del revés y resulta injusto.

La historia termina con la intervención divina. Parecía que Dios estaba ausente, que no tenía injerencia en los temas de la tierra, que la impunidad iba a seguir dominando la justicia, que el sufrimiento nunca iba a terminar. Pero Dios demuestra una vez más que es Soberano y que mantiene el control. No interviene cuando yo quiero, sino cuando Él lo considera oportuno.

Si hoy estás dudando y pensando que Dios está lejos, los dos testigos vuelven a recordarte la máxima divina:

REFLEXIÓN — Dios sigue teniendo el control.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: http://www.devocionalpc.com.ar

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: