Oportunidades…


Oportunidades…

El rey Nabucodonosor tenía serios problemas en reconocer la Autoridad y el Gobierno de Dios aunque El le había hablado específicamente a través de Daniel…

  • “Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo” (Daniel 2:37-38)

Pero el rey, adoró al mensajero más que al Dios del cielo…

  • “El rey habló a Daniel y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. Entonces el rey engrandeció a Daniel y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia” (Daniel 2:47-48)

Luego, manifestando su incomprensión acerca de Dios, siguió enfocándose en sí mismo…

  • “El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos y su anchura de seis codos… y envió el rey… a que se reuniesen los sátrapas, los magistrados y capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces y todos los gobernadores de las provincias, para que viniesen a la dedicación de la estatua…” (Daniel 3:1-2)

Tuvo que sufrir una experiencia extrema para llegar a reconocer al Verdadero Dios…

  • “Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real… habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Aún estaba la palabra en la boca del rey cuando vino una voz del cielo… En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor y fue echado de entre los hombres… mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades” (Daniel 4:29-37)

Aún teniendo esta experiencia como ejemplo, y una señal del cielo también, su sucesor tampoco adoró al Verdadero Dios…

  • “El rey Belsasar hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. Belsasar, con el gusto del vino, mandó que trajesen los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído del templo de Jerusalén, para que bebiesen en ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas. Entonces fueron traídos los vasos… bebieron vino, y alabaron a los dioses de oro y de plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra. En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, que escribía delante del candelero sobre lo encalado de la pared del palacio real y el rey veía la mano que escribía…” (Daniel 5:1-7)

Luego repite la conducta de su padre, honrando al mensajero…

  • “Entonces mandó Belsasar vestir a Daniel de púrpura, y poner en su cuello un collar de oro, y proclamar que él era el tercer señor del reino. La misma noche fue muerto Belsasar rey de los caldeos” (Daniel 5:29-30)

Dios les dio grandes oportunidades a estos poderosos hombres, para que ellos pudieran honrarlo y reconocerlo correctamente.

¿Cómo actuamos nosotros ante la Presencia de Dios? ¿Necesitamos hechos extremos o le damos a Dios el lugar que El merece en nuestras vidas, reconociéndolo como Aquél que está por sobre todas las cosas?

Recordemos: No esperemos que Dios nos llame la atención extraordinariamente… ¡Adorémosle hoy mismo como Rey de Reyes y Señor de Señores!

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: