SALTO DE FE

Los programas religiosos de radio y TV están hoy en día dominados casi por completo por la predicación fundamentalista, que, obviamente, satisface las necesidades de los creyentes de una manera que la predicación de la corriente principal no puede hacerlo, pero hay otro aspecto que es económico. El tiempo de antena se vende al mejor postor, y los mejores son los atronadores voceadores de la Biblia, tan encendidospor el Espíritu Santo que no les avergüenza verse envueltos en los vulgares tejemanejes con el dinero tan necesarios para permanecer en la hora de mayor audiencia.

¿Por qué tantos pobres les envían dinero? Los estudios muestran que hay alrededor de 5 millones de donantes incondicionales, la mayor parte mujeres de 50 a 75 años. Muchos viven solos, algunos en residencias. Muchos no están en condiciones de ir a la iglesia. Solos, despreciados, ven a los evangelistas electrónicos como a sus pastores. La donación es anónima, pero recibe en respuesta una cálida carta de agradecimiento que hace que el o la donante se sienta un verdadero militante de la gran causa de la salvación de las almas.

De los seis predicadores televisivos más importantes (Oral Roberts, Jim Bakker, Jimmy Swaggart, Pat Robertson, Jerry Falwell y Robert Schuller), todos excepto los dos últimos son pentecostalistas (el baptista del sur Billy Graham, aunque es todavía el predicador fundamentalista más admirado, todavía no tiene programa de TV propio). Falwell dirige el ala derecha de la Mayoría Moral (tambien llamada Liberty Federation), un grupo de presión conservador, no es un carismático y el hablar en lenguas o curar por la fe le merecen una opinión desfavorable. Schuller es un ministro no carismático de la Reformed Church que predica pensamiento positivo, no le gusta pedir dinero sino que ofrece regalos a cambio de “apoyo positivo” a su ministerio, lo que le reporta 35 millones de dólares al año.

Pero, ¿qué es el pentecostalismo?.

Los evangélicos son protestantes renacidos cuyos puntos de vista pueden ser desde fundamentalistas hasta liberales. Los fundamentalistas son evangélicos que creen la Biblia al pie de la letra. Los pentecostalistas son fundamentalistas que creen que los dones de Pentecostés (Hechos, 2) tienen vigencia en todos los tiempos, por ejemplo el hablar en lenguas.

Para llevar una vida realmente cristiana, la mayoría de los pentecostalistas cree que una persona renacida debe sufrir un segundo milagro, elbautismo del Espíritu Santo, que confiere al bautizado la capacidad de hablar la Lengua Desconocida, un lenguaje de oración entendido tan sólo por Dios y los ángeles.

Los carismáticos, a veces llamados “neopentecostalistas” son evangélicos, no necesariamente fundamentalistas, que aceptan los dones de la curación por la fe y de lenguas. Este término tambien se aplica a católicos, episcopalianos, y protestantes de la corriente principal.

Roberts, Bakker, Swaggart y Robertson hablan en lenguas, y lo mismo sus esposas y casi todos sus hijos. Pero se dieron cuenta de que ello asusta a demasiados espectadores y no lo hacen a menudo.

Oral Roberts es el más asiduo a las lenguas. Nació en 1918 en una granja cerca de Ada, Oklahoma, de padres pentecostalistas. A los 17 años fue curado por un predicador de una supuesta tuberculosis, fue ordenado por la Pentecostal Holiness Church. No necesita tocar a una persona directamente para curarla, se establece un “punto de contacto” si el doliente toca la radio o pantalla de TV. Su ascensión fue rápida, y en sus libros pululan las espeluznantes narraciones de cientos de curas milagrosas. Por supuesto, no hay evaluaciones médicas previas ni seguimiento posteriores. Oral no habla nunca de aquellos que perecieron pocos días después de una curación milagrosa. Se habló mucho de la muerte de una mujer en 1959 poco después de haber desechado su insulina. Sin embargo, afirma haber resucitado a un niño.

Tiene una famosa doctrina, llamada de la fe semilla. No esperes que algo bueno te pase si antes no le has dado algo al Señor. Da dinero al hermano Roberts y Dios te lo devolverá multiplicado muchas veces. Esta doctrina ha sido copiada por miles de evangelistas para desplumar a sus seguidores.

Roberts afirmó en 1986 que Dios le había dicho que “le llamaría a casa” si no conseguía 8 millones de dólares antes de cierta fecha. Pocas semanas antes de que el plazo concluyese reveló que durante la noche Satanás había serpenteado dentro de su cama y había intentado estrangularle. Consiguió el dinero. El hijo de Roberts (Richard) también tiene su propio espectáculo de TV y dirige cruzadas de curaciones portodo el mundo. Su esposa se divorció de él en 1977, y dijo que Richard cada vez se parece más a su padre.

Jim y Tammy Bakker se conocieron cuando eran estudiantes del colegio bíblico de Minneapolis, que no permitía los matrimonios entre estudiantes. Tuvieron que marcharse y no recibieron más educación, pero las Assemblies of God ordenaron a Jim de todas formas. En 1965 se unió a la recién inaugurada CBN (Christian Broadcasting Network), la mayor cadena por cable de la nación. Actuaron en el programa “700 Club”, luego lo dejaron y se establecieron por su cuenta para formar el “PTL Club”, basado en el “Tonight Show” de Johny Carson.

Emiten 200 maratones televisvos al año. Reciben muchas cartas que se ordenan alfabéticamente según la dolencia para la que piden remedio, y luego un ordenador les envía respuestas personalizadas. Con el dinero que llovía construyeron Heritage USA, un parque de atracciones temático en el que vendieron muñecas que cantan “Jesús me ama”. Fracasó. Ahora los compañeros de Jim están dispuestos a perdonarle su desliz extramatrimonial con Jessica Hahn, pero no el que comprase el silencio de ella con 265000 dólares robados de las donaciones al Señor.

Oral Roberts afirmó que Jim Bakker era inocente y estaba siendo atacado por el diablo y un trío de fuerzas impías, entre las que se encontraba Jimmy Swaggart, otro predicador que intentaba convencer a las Assemblies of God de que los Bakker eran “un cáncer que había de ser extirpado del Cuerpo de Cristo”. Más tarde, Swaggart se vió implicado en su propio escándalo sexual.

Swaggart es primo del rockero Jerry Lee Lewis, y tambien toca el piano en sus espectáculos. Afirma que tras ser bautizado por el EspírituSanto habló durante días sólo en la Lengua Desconocida, y que Jesús sanó su coche. Entre los discos que vende y las donaciones gana más de 140 millones de dólares al año, y ni siquiera el IRS (Hacienda) sabe a dónde va a parar el dinero. Vive con su esposa en una casa de millón y medio de dólares. Su hijo Donnie vive cerca, en una casa de 726000 dólares, y tiene a 20 parientes en nómina.

La ignorancia de Swaggart en temas científicos es monumental. La mayor parte de los fundamentalistas cree que el universo fue creado hace 10000 años, pero Jimmy sabe más que ellos. Dice que el universo es tan viejo como han demostrado los astrónomos, pero que hay una laguna temporal entre el primer y segundo versículo del Génesis. Antes de Adán, la Tierra fue el lugar de una creación previa sobre la que reinaron Lucifer y sus ángeles antes de rebelarse (no dice en qué parte de la Biblia se describe tal rebelión). Dios destruyó esa creación y lo intentó de nuevo. Adán, Eva, y todas las bestias fueron creadas en seis días, como dice el Génesis. Otros fundamentalistas creen que los dinosaurios murieron porque eran demasiado grandes para el Arca de Noé. Según la teoría de la laguna fueron creados en tiempos preadánicos.

Antes, los pentecostalistas tronaban contra negros, judíos, y católicos. Swaggart profesa gran admiración por los negros, pero los judíos y los católicos son otra cosa. En 1984 exhibió una imagen de un campo de la muerte nazi y dio a entender que seis millones de judíos no habrían sido exterminados con que hubiesen aceptado a Jesús como el Salvador. La madre Teresa de Calcuta, nos asegura, va camino de la perdición.

Pat Robertson es el telepredicador que mejor educación ha recibido, hijo de un senador y graduado en leyes por Yale. Despues de asistir a varias escuelas fundamentalistas fue ordenado como baptista del Sur, si bien es esencialmente un neopentecostalista. Su habla en lenguas sonaba, según él, como un dialecto africano.

Hubo un momento en que Pat vendió todas sus posesiones y dio el dinero a los pobres. Al cabo de un tiempo de penalidades pudo comprar una emisora de radio, después una de TV, y contrató a Jim Bakker. Ahora su CBN tiene sus oficinas centrales en un terreno de 685 acres en Virginia Beach. Vender sus bienes, parece ser, sólo se hace una vez.

Pat practica la técnica de la curación indiscriminada, mucho más simple que la imposición de manos. Dios le da una “palabra de conocimiento” de las aflicciones de personas anónimas. Como tiene millones de espectadores, está seguro de que se apuntará muchos éxitos. Aquellos con los que acierta informan de sus curas milagrosas y hacen generosas donaciones. Su técnica funciona diciendo: “Hay una mujer en Kansas City que tiene un absceso. El Señor lo está secando justo en este instante. Gracias, Jesús. Hay una mujer en Cincinnati con un cáncer en los nodos linfáticos. No sé si ha sido diagnosticado ya, pero no te has estado sintiendo bien, y el Señor está disolviendo ese cáncer justo en este instante!!”

Sus poderes rivalizan con los de San Pedro. En China predicó en ocasión en inglés, y según él, los oyentes le oyeron cada uno en sus dialectos nativos. Una mujer en California escuchó a Pat decir que alguien se había roto un tobillo y Dios estaba curándolo. Su tobillo quedó como nuevo. Lo embarazoso es que lo que ella había visto era una reposición, Pat había recitado su papel antes de que la mujer se rompiera el tobillo. El curar las consecuencias de accidentes aún por ocurrir, escribe Pat, es algo que suele pasarle en su ministerio.

Gerard Straub fue productor del “700 Club”. Antes era un devoto pentecostalista, pero ahora cree que cualquiera puede hablar en lenguas. Cayó en la cuenta de que Pat siempre decía las mismas palabras pero en un orden diferente. “Si Dios es quien realmente otorga este don”, escribe Straub, “podría haberse esmerado más… Creo que el resultado – que no la intención – de las lenguas es crear una comunidad cerrada, una secta.” La más fantástica revelación de Straub se refiere a un plan de la CBN conocido como GSP (God’s Secret Project, el proyecto secreto de Dios). Se trataba de televisar la Segunda Venida de Jesucristo, en directo.

He aquí como imaginan los fundamentalistas este escenario, tan cercano según ellos: Las profecías de la Biblia sobre la Segunda Venida empezaron a cumplirse con el establecimento de Israel. Los judíos son todavía el pueblo escogido de Dios, y antes de que Jesús vuelva un gran número de ellos se habrá convertido a la cristiandad. La mayoría de los fundamentalistas apoyan a Israel y atacan a los árabes a causa de esta interpretación.

Antes de que Jesús vuelva, el mundo experimentará siete años de Gran Tribulación, un tiempo de caos político y económico. El falso Jesús de Satanás, el Anticristo, se hará con el mando. Nadie podrá comprar o vender a no ser que lleve el número de la Bestia, 666. Robertson recomienda el almacenamiento de comida en vista de los terribles tiempos a punto de llegar, y escribió el prólogo de un libro de supervivencia que dice a los creyentes cómo sacar partido del pánico financiero por venir, “The Almighty and the Dollar”.

La Batalla del Armagedón, casi con toda seguridad un holocausto nuclear, abarcará todo el planeta. Sólo la llegada de Cristo restaurará la paz. Los fieles serán “arrebatados” (subidos por los aires al encuentro del Señor) y durante los mil años siguientes, el Milenio, Jesús gobernará la Tierra. Se retrasa para que el ministerio electrónico llegue a tanta gente como sea posible. La posibilidad de que un pentecostalista llegue a la Casa Blanca, que acepte este escenario, que oiga y obedezca órdenes directas de Jehová, y cuyo dedo esté sobre el botón nuclear, no es una fantasía. Pat Robertson se ha presentado como candidato republicano en las primarias.

La palabra “arrebatamiento” no está en la Biblia, pero la mayoría de los fundamentalistas cree que los verdaderos creyentes serán levantadospor los aires antes de la Segunda Venida. Presumiblemente, habrá terribles accidentes cuando conductores y pilotos de avión renacidos desaparezcan súbitamente. Casi todos son “premilenaristas”, que creen que el arrebatamiento y la Segunda Venida precederán al Milenio. Una minoría de “postmilenaristas” espera que Jesús vuelva después del Milenio.

El arrebamiento ocurrirá antes o después de la Gran Tribulación. Los premilenaristas se dividen en tres grupos. El mayor, de los “pretribulacionistas” espera el arrebatamiento en cualquier momento, antes de la tribulación. Este grupo incluye a Oral Roberts, Swaggart, y Falwell. Los “mediotribulacionistas” sitúan el arrebatamiento en medio de la tribulación, y los “postribulacionistas” despues. Los Adventistas delSéptimo Día son de estos últimos, y Pat Robertson comparte su calendario. Los tres grupos piensan que la tribulación está casi encima de nosotros y ellos o su descendencia serán arrebatados. Falwell está orgulloso de no tener plaza en el cementerio y dijo en 1983 que de ninguna manera llegaremos al año 2000. Tales esperanzas seguramente contribuyen a la indiferencia que Falwell y otros representantes de la derecha política fundamentalista sienten por el incremento de la deuda nacional o la degradación del medio ambiente.

Algunos han hecho números para demostrar que el 666 puede apuntar a cualquier persona, por ejemplo un telepredicador. Jerry Falwell suma 666 si tomamos el código Z=0, Y=1, X=2, y multiplicamos el valor de cada letra por 6. Billy Graham requiere un tratamiento más elaborado, sus iniciales son W.F.G (William Franklin Graham), usando el código A=1, B=2, las letras suman 36, y la suma de los números entre 1 y 36 da 666. Jimmy Swaggart, con el código A=1, B=2, para SWAGGART, y A=101, B=102, para JIMMY, da los números 96 y 570, que sumados son 666. Siempre será posible encontrar un código creible para el que cualquier nombre valga 666 o la cifra que nos convenga.

Jerry Falwell, presidente de la “Mayoría Moral”, un grupo de presión o “lobby” de la derecha cristiana norteamericana, ha aparecido en los medios de comunicación de todo el mundo por dos declaraciones que hizo en febrero de 1999.

La primera de ellas, durante una reunión con representantes del mundo judío, fue que había tenido la revelación de que el Anticristo está vivo hoy en día, es de raza judía, tiene unos treinta años y está a punto de manifestarse.

La segunda, que ha recibido más publicidad, es la de que la serie infantil (pensada para niños de 1 año de edad) “Teletubbies” promociona la homosexualidad. Esto lo ha deducido a partir de que uno de los personajes, llamado Tinky Winky, es de color morado y lleva un triángulo encima de la cabeza (símbolos del movimiento gay norteamericano) y además lleva un bolsito. Los responsables de la serie han quedado perplejos, y en general la noticia se ha tomado como una estupidez fundamentalista más.

http://bogarin.blogsome.com/2006/02/04/salto-de-fe/

Anuncios

Oportunidades…

Oportunidades…

El rey Nabucodonosor tenía serios problemas en reconocer la Autoridad y el Gobierno de Dios aunque El le había hablado específicamente a través de Daniel…

  • “Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo” (Daniel 2:37-38)

Pero el rey, adoró al mensajero más que al Dios del cielo…

  • “El rey habló a Daniel y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. Entonces el rey engrandeció a Daniel y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia” (Daniel 2:47-48)

Luego, manifestando su incomprensión acerca de Dios, siguió enfocándose en sí mismo…

  • “El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos y su anchura de seis codos… y envió el rey… a que se reuniesen los sátrapas, los magistrados y capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces y todos los gobernadores de las provincias, para que viniesen a la dedicación de la estatua…” (Daniel 3:1-2)

Tuvo que sufrir una experiencia extrema para llegar a reconocer al Verdadero Dios…

  • “Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real… habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Aún estaba la palabra en la boca del rey cuando vino una voz del cielo… En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor y fue echado de entre los hombres… mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades” (Daniel 4:29-37)

Aún teniendo esta experiencia como ejemplo, y una señal del cielo también, su sucesor tampoco adoró al Verdadero Dios…

  • “El rey Belsasar hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. Belsasar, con el gusto del vino, mandó que trajesen los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído del templo de Jerusalén, para que bebiesen en ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas. Entonces fueron traídos los vasos… bebieron vino, y alabaron a los dioses de oro y de plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra. En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, que escribía delante del candelero sobre lo encalado de la pared del palacio real y el rey veía la mano que escribía…” (Daniel 5:1-7)

Luego repite la conducta de su padre, honrando al mensajero…

  • “Entonces mandó Belsasar vestir a Daniel de púrpura, y poner en su cuello un collar de oro, y proclamar que él era el tercer señor del reino. La misma noche fue muerto Belsasar rey de los caldeos” (Daniel 5:29-30)

Dios les dio grandes oportunidades a estos poderosos hombres, para que ellos pudieran honrarlo y reconocerlo correctamente.

¿Cómo actuamos nosotros ante la Presencia de Dios? ¿Necesitamos hechos extremos o le damos a Dios el lugar que El merece en nuestras vidas, reconociéndolo como Aquél que está por sobre todas las cosas?

Recordemos: No esperemos que Dios nos llame la atención extraordinariamente… ¡Adorémosle hoy mismo como Rey de Reyes y Señor de Señores!

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

PERSPECTIVA BIBLICA DE LA PROSPERIDAD (LIBRO)

Mayo 19, 2010 por unidoscontralaapostasia

Un análisis de las corrientes actuales de la prosperidad con su positivismo, que nos lleva a una perspectiva errada de la verdad bíblica

Por  Mario E. Fumero

Serie: Apologética.

Autorizada su reproducción siempre y cuando sea para fines formativos, y no lucrativos.

Primera Edición. Octubre  2000. PRODUCCIONES PENIEL S DE  R.L.

Apartado 15134, Suc. Kennedy, Tegucigalpa, Honduras C.A.

Diseño de portada: Yuri Banegas. Diagramado: Mario E. Fumero

PRÓLOGO

Cada día se hacen más conflictivas las nuevas corrientes que azotan a la Iglesia en este nuevo milenio. Mientras que en los países ricos los predicadores de la prosperidad hacen su agosto ofreciendo vendas mágicas y palabras vanas a miles de incautos creyentes[1], aquellos que menos tienen, en otros lugares pobres y marginados, se sienten abandonados por Dios, en maldición, y esto hace que muchos sinceros y consagrados cristianos se indignen ante una corriente que condena radicalmente cualquier pobreza u oposición a la prosperidad, sin hacer nada por ayudar a nuestros hermanos necesitados a fin de que puedan salir de su miseria.

He sido testigo de cómo iglesias y ministros se han destruido cuando animados por un afán de lucro, dieron cabida a una corriente que ponía el “tener” por delante del “ser”. Es cierto que las corrientes positivistas de la prosperidad se hacen atractivas para los que bus-can superarse a cualquier precio. Es cierto que en nuestro mundo el hombre materializado dentro de una sociedad consumista le ha dado más importancia a las cosas materiales que a los valores morales y a la entrega a los demás, pero nosotros no podemos quedarnos callados frente a una realidad que nos aparta del evangelio de Jesús y nos conduce a caminos falsos de felicidad.

No es buena la confrontación, pero sería un delito el silencio cuando muchos reclaman una respuesta a tanta falsedad y mentira. Aun-que he comentado este tema en algunos libros, ciertas cartas y planteamientos hechos por siervos de Dios de diferentes países me han llevado a presentar una respuesta profunda a un problema confuso. Sé que para aquellos que han hecho de este estilo de prédica su modus vivendi no  les gustará este estudio, ni tampoco cambiarán, porque si lo hacen, perderán su bienestar, y para ellos es más importante el tener, que la verdad bíblica.

Quiero pedirle que lea, juzgue y después decida qué camino tomar, porque cada cual tendrá que dar cuentas a Dios de sus acciones.

Mario E. Fumero

NOSOTROS Y LA PROSPERIDAD

Dios nos ha permitido poder compartir nuestro ministerio de literatura con los líderes y pastores cubanos. Ellos están tan agradecidos de recibir este material, que de forma continua expresan gratitud. Muchos libros han sido de bendición en un país donde pese a las limitaciones y dificultades, causadas en parte por el bloqueo y la crisis económica mundial, circulan de uno a otro lado todo tipo de escritos con gran interés.

A diario recibo cartas pidiendo material o comentando temáticas. Entre ellas figura la de un pastor que al escribirme comentó su punto de vista  con relación a algunos temas, y me pedía una opinión. Él quería que su carta se publicara y aquí transcribo parte del contenido: “Estimado hermano, tus libros me han edificado mucho, y me han ayudado en mi ministerio, pero surgen muchas dudas sobre algunos temas que están de moda. Yo quisiera tener criterio autorizado de lo siguiente:

1- La Sanidad Divina. Algunos afirman que es pecado estar enfermo y que Dios tiene siempre que sanar.

2-     Sobre la prosperidad, ¿Es pecado ser pobre? ¿Es solo prosperidad tener un auto, un avión, un yate, etc? Personalmente creo que se han levantado muchos predicadores de esta verdad pero siempre ocurre que muchos sólo buscan sacarle partido al asunto. Le puedo afirmar que muchos de los principales promotores de este mensaje me han escrito, y no lo han hecho generosamente, pues después de un sermón con promesas de que Dios me prosperará, pasan sin escrúpulos a decirme que siembre en su ministerio y recibiré el 100 por 1.¿No saben estos hermanos de la situación de Cuba, Haití y otros países del área? Lo triste es que muchos se llaman a sí mismo “la buena tierra” y piden que siembren en ellos porque “solo así se recoge”. Pero ellos no son sembradores.Es lamentable que mientras ministerios falsos están haciendo esfuerzos por penetrar con su maléfica doctrina en nuestros países, no escatimando recursos; los que se consideran de verdad siervos no envían casi nunca nada de ayuda, tan solo promesas de prosperidad, pues dicen que si tú les das a ellos, prosperarás y olvidan el texto de Hechos 20:35. Con cariños y aprecio. José G de la Rosa Solórzano Iglesia Asambleas de Dios. Majibacoa, 77400  Las Tunas,  Cuba.”

Nuestro mundo está lleno de oportunistas, malos obreros y falsos maestros que “por avaricia harán mercadería de vosotros” (2 Pd. 2:3) y tomarán el mensaje para obtener de la gente ganancias de forma deshonesta. Esto no es algo nuevo, siempre han existido estos tipos de pastores y maestros, y es debido a ello que tenemos advertencias y enseñanzas claras en la Palabra (1 Pd. 5:2, 1 Tim. 6:6-10). ¿De dónde viene la teología de la prosperidad? De los países ricos, donde la ambición lleva a los que tienen mucho a desear tener más. ¿Qué ocurre en los países pobres? Que los desniveles sociales se hacen cada vez más grandes. Las riquezas de unos producen la pobreza de otros. ¿Cómo se puede ser rico rápidamente? La riqueza justa y sana no es una meta que se obtiene a corto plazo. Todo enriquecimiento rápido lleva consigo engaño, corrupción, explotación, fraude y manipulación. La riqueza bien obtenida es el producto del esfuerzo y el trabajo y para esto se requiere tiempo. Es cierto que muchos predicadores, de la noche a la mañana, tienen autos de lujos, aviones y mansiones, pero pregunto ¿Esa riqueza es justa o injusta?

Es cierto que debemos hacernos amigos de las riquezas injustas, como dice la  Biblia (Lc. 16:9) pero esto se refiere a la acción de aceptar la ayuda de personas inconversas para engrandecer el reino de Dios y no para mi propio beneficio. Un ejemplo de ello lo tenemos en la historia de Nehemías, el cual obtuvo la gracia del rey Artajerjes que le concedió los recursos para reedificar los muros de Jerusalén, que estaban destruidos, y hasta le ofreció tropas para que le llevaran los materiales (Neh. cap. 1-3).Otro ejemplo es el pueblo de Israel que al salir de Egipto “despojaron a los egipcios” (Ex. 12: 36 b).El análisis de esta teología mal intencionada y manipulativa debe confrontarse con las enseñanzas bíblicas, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Los conceptos esgrimidos respecto a la prosperidad y salud son completamente errados, y hasta cierto punto heréticos si lo sopesamos a la luz de las enseñanzas bíblicas. Deseo comenzar este enfoque profundizando en algunos conceptos básicos de lo que significa el tener riqueza, y los peligros que ocasiona la prosperidad.

LOS PECADOS DE LA PROSPERIDAD: Codicia y ambición

La Biblia está llena de advertencias relacionadas con la codicia y la ambición, y Jesús enseñó claramente sobre la misma cuando dijo en Lucas 12:15:“Mirad, guardaos de toda codicia, porque la vida de uno no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. Es interesante ver que Jesús colocó los bienes en un plano inferior, mientras que los predicadores de la prosperidad lo ponen en un plano superior. La codicia está ligada al hecho de bus-car y desear tener bienes materiales. Es querer tener más de lo que debo o necesito. De ello escribe el profeta Habacuc en el 2:9  “¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, poniendo en alto su nido para escaparse de mano de la calamidad!”. Tal parece que la codicia produce calamidad, y una de esas calamidades es el afán y la ansiedad, pues el codicioso nunca se sacia de desear tener y acumular más y más sin pensar en los demás, porque es un gran egoísta. Un ejemplo bíblico de codicia es la acción de Judas Iscariote. Según los Evangelios de Mateo y Marcos, fue la codicia lo que le llevó a traicionar a Jesús, a cambio de 30 monedas de plata y entregarlo al sumo sacerdote.

Pero al hablar de codicia ¿entendemos el sentido etimológico de la palabra, y su implicación en las enseñanzas dadas por los maestros de la prosperidad, que hoy proliferan? Esta palabra viene del latín “cupiditia” que significa “un apetito desordenado de riqueza. Deseo vehemente de alguna cosa” y como con-secuencia, se genera la acción de codiciar, que es desear tener lo que otro tiene. La naturaleza humana es propicia a esta acción, por su egoísmo enquistado como fruto del pecado original. Fue por esta razón que el Señor dispuso en uno de los diez mandamiento uno muy relacionado con esta acción y dijo en Éxodo 20:17 “No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna que sea de tu prójimo“. Sobre esta acción de codiciar, todos los predicadores de la prosperidad cometen el error de usar términos que revelan una codicia hecha mensaje, como por ejemplo las palabras de Frederick C. Price cuando dijo: “Si la mafia se mueve en un “Lincoln Continental[2]” ¿por qué no el muchacho preferido del Rey (refiriéndose a sí mismo)[3]”. No podemos negar que las enseñanzas de muchos maestros de la prosperidad motivan a desear los lujos que otros tienen, alentando la ambición a tener, lo que a su vez desencadena la codicia.

Lo terrible de los predicadores de la prosperidad es que tuercen las Escrituras para afirmar aberraciones tales como que Jesús era millonario, tenía varias casas y vestía ropas lujosas[4]. ¿Es que no saben leer las Escrituras? Jesús nunca codició riquezas ni poder, aunque el diablo se las ofreció (Mt. 4:9). Él Señor vivió terrenalmente de prestado. Nació en un pesebre prestado (Lc. 2:7). Entró a Jerusalén en pollino prestado ( Mr. 11:2-4). Cenó  en una casa prestada (Mt. 26:18) y fue enterrado en una tumba prestada (Mt. 27:57-60). Aun en su vida terrenal no tenía dinero ni para pagar los impuestos, que injustamente le quisieron co-brar en Capernaum, por lo que mandó a Pedro a pescar un pez, y sacar de su boca el dinero (Mt. 17:24-27). ¿Y todavía tienen el valor de decir que Jesús y sus discípulos eran ricos?  Pero debemos ahora plantearnos ¿qué es ambición? El diccionario la define como “la pasión por conseguir poder, fama y dignidad[5]”. Viene del latín “itione”, y su acción involucra un espíritu de soberbia y altivez, engordado por la codicia.

Unos de los parámetros que desencadenan las teorías de economía en la sociedad de consumo moderna es la promoción de la ambición para crear un espíritu materialista de tener, que es el que consume a los países pobres, endeudándolos, porque tratan de tener más de lo que producen o necesitan, yendo más allá de lo que podemos. Las teorías económicas establecen las bases del poder material como punto de partida para ejercer el poder político. Una de las premisas de la economía moderna parte de que “los mercantilistas consideraban que la riqueza de una nación dependía de la cantidad de oro y plata que tuviese[6]“. Estos conceptos se han impuesto en todos los ámbitos de la sociedad, creándose una economía basada en la competencia brutal, guerras, intereses, injusticias y desequilibrios, a lo cual se unen todos los que alientan la ambición. La ambición está estrechamente ligada a la codicia, y ésta a su vez genera políticas de desigualdad y de competencia inhumana, llevándonos a lo que podríamos llamar un materialismo brutal, definido como “liberalismo económico”.

Cuando pensamos en “tener” y prosperar, nos enfrentamos a teorías económicas diversas, que llegan a justificar actos crueles, con tal de satisfacer los deseos ambiciosos de los hombres y las naciones. Una de estas teorías afirmaba que: “El poder de la población es tan superior al poder de la tierra para permitir la subsistencia del hombre, que la muerte prematura tiene que, frenar hasta cierto punto, el crecimiento del ser humano”. Este procedimiento para frenar el crecimiento poblacional se obtenía por medio de guerras,  epidemias, pestes,  plagas y los vicios humanos que producen las hambrunas, lo cual se presta para controlar el volumen de la población mundial y limitar la oferta de alimentos[7]. Si deseo tener buenos precios de un producto, destruyo o  echo al agua parte de la cosecha y así aumento los precios y obtengo más ganancias. Por ejemplo, en Francia y España, los ganaderos, para aumentar el precio de la leche, destruyen parte de la producción, para crear una escasez que aumente los costos, mientras que los del tercer mundo se mueren de hambre por no poder pagar estos precios. A través de estas teorías se realizan actos ocultos y brutales de exterminio y genocidio, siendo la fuente de ello la ambición y el deseo de poder de los hombres. El  “tener” más allá de lo necesario es un acto de ambición. La Palabra enseña que “teniendo sustento y abrigo estemos contentos (1 Tim. 6:8) y que “La ambición del hombre es su desgracia, y es mejor ser indigente que engañador” Proverbios 19:22. La teología de la prosperidad despierta el deseo de tener como una meta, y establece que la prosperidad es señal de perfección[8]. No se puede aceptar la posesión de bienes como un parámetro para medir la vida espiritual, la perfección, o la fe de una persona, al menos eso fue lo que enseñó el mismo Jesús cuando dijo en Mateo 19:21: “Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes y dalo a los pobres; y tendrás tesoro en el cielo. Y ven; sígueme.” De manera que la perfección según Jesús, es vivir sin desear tener más de lo necesario, es el no estar apegado a los bienes materiales como punto de partida para ser feliz. En sí, ser perfecto, es saber darnos y desprendernos de lo que tenemos y somos, porque; “nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos” (Jn. 15:13).

¿Cómo enfocan los evangelios la temática de la pobreza y la riqueza? ¿Hasta dónde podemos prosperar sin caer en el pecado de la ambición y la codicia? La mejor forma de exponer la posición Cristocéntrica respecto al tema la da el Dr. César Vidal Manzanares cuando escribe: “La enseñanza de Jesús acerca de los ricos, ni fue excesivamente radical ni cayó en un pauperismo que colocara en una condición privilegiada <<per se>> a los pobres materiales. Jesús señaló que es imposible servir a Dios y a las riquezas (Mt. 6:24), que éstas pueden ser engañosas y ahogar el mensaje  del Reino (Mt. 13:22) y que es difícil que los que poseen riquezas entren en el reino (Lc.18:24). Pero, a la vez, indicó que el Reino les estaba abierto (Lc. 19:2) y mantuvo amistad con algunos de ellos… Jesús rehuyó tanto una visión justificativa de la riqueza como el pauperismo que ha caracterizado históricamente a algunos movimientos cristianos[9]”.

También el Señor Jesús enseñó que el deseo de tener riquezas nos lleva al afán y la ansiedad, y que no debemos preocuparnos por las cosas materiales, como los gentiles, sino vivir confiando en que Dios suple a su debido momento lo que necesitamos, de forma adecuada y equilibrada (Mt. 6:25-34). Recordemos que en el desierto Dios al alimentar a su pueblo le daba cada día el maná, y no se podía guardar, porque se agusanaba, y esto era para evitar el acaparamiento y la codicia (Éx. 16:17-20). Dios desea que nos superemos, pero que en ese proceso no seamos víctimas de la ambición. Dios quiere que vivamos en prosperidad, como fruto de la fidelidad, pero que no codiciemos más de lo que necesitamos. Dios quiere que nuestra prosperidad redunde en bendición para los necesitados (2 Co. 8:13-15) y no en un derroche de lujos y placeres, como ocurre actualmente, y en este aspecto, hay mucho que decir, porque desgraciadamente los que predican la prosperidad sólo piensan en sí mismos, y su lujoso estilo de vida, ignorando la realidad de un mundo dominado por los pobres y hambrientos. ¿En qué cabeza cabe escribirle a los líderes de Cuba para pedirles ofrendas a cambio de prosperidad? Pues eso es lo que hacen muchos tele-evangelistas en Estados Unidos. Lo peor de todo, es que estos maestros de la prosperidad no enseñan a sus miembros a ser fieles a sus iglesias locales, sino que incluso a veces piden diezmos y ofrendas para ellos, afirmando que si así hacen, el Señor les aplicará el “milagro de la septuplicación”[10], o sea, que por cada dólar que des, Dios te devuelve 100. Esto forja una acción de dar por interés y no por amor y gratitud[11].

LA PROSPERIDAD FRENTE A LA MISERIA

Nuestro mundo está completamente desequilibrado. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Las estadísticas de las Naciones Unidas revelan que del año 1979 al 1991 los pobres han aumentado en América Latina de 130 a 204 millones[12]. La UNICEF afirma que actualmente hay:

  • 1,500 millones de personas malnutridas.
  • 1,200 millones que no disponen de agua.
  • 250   millones de niños que no están esclarizados[13].
Robert Tilton

Estas estadísticas han ido en aumento entre un 9 a un 13 % cada año. Frente a esta cruda realidad ¿Cómo podemos hablar de prosperidad, ignorando la solidaridad? Las enseñanzas de los falsos maestros de la prosperidad condicionan la bendición espiritual a la acción de dar, pero ¿A quién? A ellos: Robert Tilton, Frederick Price, John Avanzini, Benny Hinn, Kenneth Coperlan  Kenneth E. Hagin, y sus replicas en versión latinoamericana, enseñan que cuando se les envía dinero “a ellos”, para financiar sus “ministerios”, Dios nos bendecirá grandemente. No enseñan como lo hace la Palabra, que ordena “dar a los pobres, a los hambrientos, a los huérfanos, y a las viudas” (Stg. 1:26-27,  Ro. 15:26,  Gá 2:10, 1Ti. 5:16, 1 Jn. 3:17); y es más, diezman a los creyentes para que en vez de apoyar sus ministerios locales, les apoyen a ellos. Lo terrible es analizar sus estilos de vida, que es todo un derroche de opulencia, lujo y vanidad.

La gran mayoría de los predicadores de la prosperidad viven a un nivel semejante al de los hijos de las tinieblas. Tienen varias casas, que son mansiones, poseen autos lujosos, visten ropa como los artistas de cine, con modistos especiales, y viven llenos de pompas y elogio, hasta van con guardaespaldas. Tienen millonarias cuentas bancarias, invierten en negocios, y algunos de ellos ganan más que los presidentes de las naciones, y contratan especialistas en imagen para que les promuevan sus “ofertas milagrosas”. Un ejemplo de ello es el predicador de la prosperidad Robeth Tilton, que recauda anualmente de 65 a 80 millones de dólares. Posee varias mansiones y una revista de lujo que promueve su persona. Sus métodos de engaño a los televidentes produjo  una investigación del  FBI en 1991 debido a los fraudes hechos por correo a miles de ingenuos creyentes que le enviaban dinero a cambio de un milagro que nunca ocurrió[14].

¿Es posible vivir derrochando lujos cuando sé que miles de mis hermanos se mueren de hambre? ¿Cómo puedo pedir a hermanos de países pobres que me envíen dinero para bendecirles, cuando están necesitados de apoyo para que puedan salir adelante? Muchos ignoran aquella reprensión Divina de Jeremías 5:28  cuando declara Jehová “Se han puesto gordos y lustrosos. Incluso, sobrepasan las obras del malo. En el juicio no defienden la causa del huérfano de modo que se le haga prosperar, y no juzgan la causa de los necesitados”. Continuamente vemos escándalos por doquier, causados por estos “malos obre-ros” que viven más para el vientre que para Dios. Son manchas en nuestros ágapes (Judas 12) que viven tan solo para sí mismos, alejándose de Dios.

Piensa por un momento ¿cómo Dios ve el hecho de que una pobre viuda le dé lo único que tiene a un famoso predicador de la prosperidad que le promete bendiciones, para después instalarse en un hotel de 5 estrellas, comiendo apetitosamente, rodeado de secretarias y guardaespaldas, mientras ella apenas tiene un pedazo de pan para comer? ¿Tienen Uds. Idea de qué hubiera hecho Jesús con el tal predicador? Pues leamos Mateo 23:14; “Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. Por esto recibiréis mayor condenación! ¿Saben qué hacían los escribas y fariseo? Visitaban a las viudas para bendecirlas haciendo largas oraciones, a fin de que éstas les dieran alguna dádiva u ofrenda, por eso dice “devoráis” en señal de obtener mediante la hipocresía religiosa algún dividendo. ¿Y no es ésta la metodología que practican los predicadores de la Super Fe? La Iglesia primitiva, por el contrario, se dedicaba a ayudar y cuidar a las viudas (Hch. 6:1, Stg. 1:27, 1 Ti. 5:3,16).

PROMESAS FANTÁSTICAS

Los seres humanos, por naturaleza, siempre buscan lo fácil, lo cómodo y lo que es agradable a los ojos. Desde antes de pecar en el Edén, el deseo de ser y tener ya estaba presente en el corazón de las criaturas de Dios. El mismo Satanás, cuando era ángel de luz, concibió el deseo de ser más, y codició  ser semejanza al Altísimo (Is. 14:14), originándose así su caída.Esta característica de la naturaleza humana, el egoísmo, lo hace vulnerable a creer y buscar siempre lo fácil, cómodo y saludable, razón por lo cual, muchos se aprovechan de esta fragilidad para presentarles un mensaje lleno de fantasías y falsas esperanzas, que se convierte en una mentira del diablo. Siempre ha habido predicadores o pro-fetas que han adaptado el mensaje al gusto del oyente. Si el mensaje era positivo (en lo relacionado a la salud y la prosperidad) los resultados eran buenos: Adulación, recompensa y fama. Pero si al contrario, el mensaje era negativo (de juicio o calamidad), el desprecio, rechazo y apedreamiento eran casi seguros. ¿Por qué esta actitud? Por la sencilla razón de que nos gustan siempre más los mensajes fantásticos, aunque sean una mentira lucrativa.

Es por ello que Jeremías 23:32 nos muestra el reproche de Dios a su pueblo y declara: “He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos y los cuentan, haciendo errar a mi pueblo con sus mentiras y con su liviandad. Yo no los envié ni les mandé. Ningún provecho traerán a este pueblo, dice Jehová”. Esto muestra que siempre han existido y existirán mentirosos que dicen cosas que Dios jamás dijo.¿Qué es mentira? Todo lo que no es verdad. Y a la hora de enseñar promesas, debemos considerarlas junto con las demandas o condiciones, así como el marco histórico de cada hecho. En este punto debemos equilibrar, no solo el mensaje de prosperidad material a los demás textos bíblicos, sino que debemos moderar nuestra enseñanza de sanidad a una lógica bíblica relacionada con el juicio edénico.

La Biblia establece que el pecado entra en el corazón del hombre por la desobediencia. Que a través de Adán todos heredamos esa naturaleza pecaminosa (Ro. 5:14) que nos lleva a dos muertes: la física y la espiritual. Cuando aparece Jesús recibimos por medio de su muerte y resurrección la “vida eterna”, perdida en el huerto del Edén, y recuperada mediante la redención de la Cruz: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” 1 Co. 15:22. Pero, ¿ser vivificado en Cristo significa una liberación total de juicio Edénico? ¡NO! Sino una promesa de redención al terminar nuestra vida terrenal, y partir al encuentro con Dios. Es allí cuando acabará toda lágrima y dolor (Ap. 21:4). Pablo acepta el hecho de un cuerpo físico sujeto al juicio edénico al decir en 2 Corintios 4:16:“Por tanto, no desmayamos; más bien, aunque se va desgastando nuestro hombre exterior, el interior, sin embargo, se va renovando de día en día”. ¿Qué representa el término “desgastando el hombre exterior”? Con-sumirse, envejecerse y deteriorarse. Esto significa que estamos todavía sufriendo una parte del juicio Edénico, según Génesis 3:16-19, donde se establece que:

  • 1-    La mujer pariría con dolor y se sujetaría a su marido (16).
  • 2-    El hombre tendría que trabajar para vivir. Como consecuencia de ello, tendría que su-dar y sufrir por los cardos y espinos de la vida (18-19).
  • 3-     Y ambos tendrían que morir (19).

¿De qué maldición nos liberó Cristo? De la condenación, y separación de Dios causada por el pecado; “ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Ro. 8:1). Sin embargo seguimos sufriendo, envejeciendo, trabajando y sudando, y enfermándonos. Las mujeres siguen pariendo con dolor, y el juicio a la carne está vigente. Si esto es así ¿cómo podemos ofrecer un evangelio sin sufrimiento? ¿Acaso Cristo ofreció a sus seguidores el ser “superman o súper hombres”?. Dicen los maestros de la”súper fe” que un cristiano ni puede ser pobre, ni estar enfermo. Y llegan incluso a afirmar que ambas cosas son maldiciones de las cuales hay liberación total y afirman que: “Si Él pago el precio, (en referencia a Isaías 53) se llevó sus enfermedades, usted no tiene por qué seguir sufriendo[15]”.

Partiendo de esta falacia “un cristiano jamás puede estar enfermo, si es fiel”. ¿Cómo podemos explicar las enseñanzas de Jesús cuando al entrenar a sus discípulos  les dijo: Seréis aborrecidos por mi causa? Jn 15:18.

  1. Sufriréis aflicción. Jn. 16:33, Mt. 13:21.
    1. Sufriréis como ovejas en medio de lobos, Mt. 10:16, Lc. 10:3.

¿Y cómo podemos aplicar las enseñanzas de los apóstoles, cuando declararon que el sufrimiento es parte inseparable de la vida cristiana, y compararon estos hechos al sufrimiento de los profetas y del mismo Jesús? Ver 1Pd. 4:12-17, 2Co. 11:23-29, 2Ti. 1:8, 1Pd. 5:9, Lc. 11:49.

Si vamos a la historia descubriremos cómo todos los apóstoles sufrieron oprobios, escarnio, persecución, necesidades, pobreza, dolores, enfermedades, y casi todos (excepto Juan) murieron martirizados. Si aplicamos los parámetros de los predicadores de la prosperidad y super fe a estas realidades tendríamos que decir que los 12 apóstoles no tuvieron fe. ¿Cuál de ellos fue rico? ¿Cuál de ellos vivió bien? No puedo negar ni dejar de creer en la sanidad divina como una manifestación del poder de Dios (Mr. 16:18), como producto de la fe ( Mr. 5:25-28) y como operación de los dones espirituales (1 Co 12:9), pero también debemos reconocer la Soberanía de Dios en relación a sus hijos, que un cristiano puede estar enfermo y a la vez ser un fiel siervo de Dios, como lo fue San Pablo que enfermó (2 Co. 11:29,  12:7-10) e incluso gracias a una enfermedad física se detuvo en Galacia y les predicó, levantando una iglesia entre ellos declarando que les predicó a Cristo (Gá. 4:12-14) “a causa de una enferme-dad del cuerpo”.

No somos invulnerables a las enfermedades. Nadie muere de nada, siempre nos morimos de algo. La victoria final sobre la muerte y la carne es la partida a estar con Cristo, lo cual se describe como ganancia (Fil. 1:21). No podemos evadir el sufrimiento, sino más bien gozarnos en él, como dice Filipenses 1:29 “Por-que se os ha concedido a vosotros, a causa de Cristo, no solamente el privilegio de creer en él, sino también el de sufrir por su causa”, y este mensaje equilibra la balanza, pues no todo es de color de rosa.

¿Por qué se sufre? Por el juicio que está vigente, porque estamos sujetos a la ley del pecado, que mora en nosotros (Ro. 7:7:23), porque este cuerpo es polvo y al polvo se vuelve. Se puede sufrir haciendo lo malo o haciendo lo bueno. El cristiano entrenado en la entrega y el amor sufre, como un  soldado, el cual es capacitado para padecer adversidades (2 Ti. 2:3). Quien ama, sufre. Quien predica un mensaje contra el pecado, y no se adapta al príncipe de este mundo sufrirá los ataques del diablo, como les aconteció a Jesús y los mismos apóstoles (Fil. 1:12-14). ¿Y es que acaso nosotros somos mejores que ellos? ¿Acaso no dijo Jesús que <en el mundo tendríamos aflicción> pero si confiamos en Él, <venceríamos al mundo> (Jn 16:33)? El término “vencer al mundo” es salir victorioso del sufrimiento. Algunos dirán que esto no significa que sufriríamos. Si fuese así ¿cómo explicaríamos el llamamiento de Jesús cuando dijo en Mateo 16:24: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame”? ¿Es qué tomar una cruz tiene sentido de riquezas, felicidad y bienestar completo, sin dolor y padecimiento? Tomar la cruz significa resignación y firmeza en los momentos de prueba. Es estar dispuesto a sufrir como cristiano, y eso fue lo que enseñó 1ª Pedro 4:16: “Pero si alguno padece como Cristiano, no se avergüence; antes glorifique a Dios en esta parte”.

En los últimos tiempos los cristianos sufrirán, por razón de su fe, y el Señor castigará con tribulación a los que los atribulan (2 Ts. 1:6). Las profecías de Apocalipsis nos muestran que los verdaderos discípulos serán guardados de las pruebas que sobrevendrán en los últimos tiempos, no sin antes padecer un poco (Ap. 3:9-11) y deberán luchar por retener la corona. Muchos serán engañados con el aumento de la apostasía, que nacerá de la avaricia de aquellos que predicarán un evangelio mercantilizado, y harán negocios con vuestras almas y los dones de Dios (2 Pd. 2:3). No debemos negar al Dios que hace milagros, pero debemos mantener un equilibrio que no haga a Dios un títere de los caprichos humanos, imponiéndole cosas que muchas veces pueden chocar con su Soberanía.

Si estudiamos bien las oraciones del Nuevo Testamento, notaremos que en todas ellas se actuó con prudencia, no asumiendo posiciones autoritarias hacia Dios como el hecho de decir que “tú tienes” “tú debes” “yo te ordeno”, etc. ¿Quién soy yo para decirle al Señor (Kyrios significa soberano Señor) lo que debe o no debe hacer? Sin embargo los predicadores de la prosperidad se toman una autoridad que sobrepasa los límites de la lógica, para usar a Dios como una herramienta a sus propios intereses. Qué bien los describe Judas 12-13: “Estos son manchas en vuestros convites, que banquetean juntamente, apacentándose á sí mismos sin temor alguno: nubes sin agua, las cuales son llevadas de acá para allá de los vientos: árboles marchitos como en otoño, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; Fieras ondas de la mar, que espuman sus mismas abominaciones; estrellas erráticas, á las cuales es reservada eternalmente la oscuridad de las tinieblas

Cuando los cristianos primitivos oraban tenían sumo cuidado en no actuar con soberbia y prepotencia. Veamos con qué sabiduría demandaban a Dios milagros y sanidades: “Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y da a tus siervos que con toda confianza hablen tu palabra; Que extiendas tu mano a que sanidades, y milagros, y prodigios sean hechos por el nombre de tu santo Hijo Jesús” (Hch. 4:29-30). ¿Pero para qué pedían los milagros y las sanidades? Para glorificar el nombre de Dios en medio de un pueblo incrédulo. Fijaos que lo primero que piden es “confianza para hablar la palabra”, y en ningún momento usan el “dar” como condicionante del obrar. ¿Saben por qué?  Porque las señales seguirían, vendrían detrás, como efecto de la predicación y no de la especulación.

Hoy día estos actos, además de imperativos y caprichosos, se usan para que un hombre se vuelva estrella y tome los milagros como punto de referencia para obtener dividendos o ganancias personales. Esto equivale a hacer mercantilismo del poder de Dios, como lo hizo Simón el mago (Hch. 8:18-22).  Existe una competencia entre los predicadores de la súper fe para ver quién es el más usado, el más televisivo, el que más gente arrastra, el que mejor engranaje tiene, etc., y se auto-promueven con las técnicas modernas del marketing. ¡Qué lejos están de entender y vivir aquel texto que dice en Filipenses 2:3: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien en humildad, estimándoos inferiores los unos a los otros”!, pero la triste realidad es que  muchos se estiman superiores, y hacen alarde de sus “poderes, títulos y ostentosidades”, porque han perdido la sencillez.

EL PASADO Y EL PRESENTE

A principios de la Reforma, y durante el nacimiento de los movimientos evangélicos (o protestantes) se criticó duramente la desviación de la Iglesia Católica no solo en su doctrina, sino en su estilo de vida. El Papa era llevado en una silla, prendado de oro y con vestidos lujosos. Esta realidad hizo germinar fuertes críticas contra las riquezas del Vaticano. Aunque ha habido cambios en algunos aspectos, el lujo y el derroche de recursos para mantener la guardia suiza y el estándar de vida del Papa sigue dando qué decir. Ya no anda en una silla llevada por hombres, ahora tiene un “papamóvil” hecho especialmente para proteger al representante de la Iglesia Católica. Sin embargo, a la hora de  juzgar la conducta del Vaticano, nos quedamos sin argumentos, porque muchos predicadores evangélicos viven con más lujos que el Papa, y derrochan más que éste.

Cuando se quiere justificar algo, se puede sacar de cualquier texto oscuro bases bíblicas y manipularlas para hacerle decir al texto lo que no dice. Esto se debe a que no seguimos una hermenéutica histórica ni conceptual, además de que pasamos por alto los contextos. ¿Cómo podemos evitar tan garrafales errores, por no decir horrores?  Analizando la historia de la Iglesia y sus líderes en los primeros 300 años de cristianismo. En la teología de los primitivos cristianos no cabía la promoción de la prosperidad como meta. Los predicadores de esta corriente toman el texto de 3 Juan 2 para apoyar que “tenemos que prosperar en todas las cosas” pero lo usan solo para respaldar los objetivos materiales, el dinero. Los cristianos primitivos enseñaron la pobreza no como una virtud, sino como un efecto de la entrega y el amor. Ellos consideraban las enseñanzas de los apóstoles como fundamental para no alentar el deseo de tener, sino de servir. Su teología giraba alrededor de estos principios básicos:

  • 1-   Que raíz de todos los males es el amor al dinero (1 Tm 6:10).
  • 2-   Que nuestras costumbres debían ser sin avaricia, contentos con lo que tenemos ahora (Hb 13:5).
  • 3-  Que el maestro enseñó que nuestros tesoros están en los cielos (Mt 6:19-21).
  • 4-  Que teniendo sustento y con qué cubrir-nos, debemos estar contentos 1Tm 6:8.
  • 5-  Que ninguno puede servir a dos señores, o servimos a Dios o a las riquezas (Mt 6:24).

En los escritos de los padres de la Iglesia hay referencias suficientes a este tema para prevenir este error. Hermes decía “cuando tú eras rico, eras inútil. Pero ahora eres útil y preparado para la vida[16] . Cipriano de Cartago, que vivió del 200 al 258 d.C en el norte de África escribió sobre este tema y dijo”El que no tuviera nada en este mundo no será vencido por el mundo. Ellos (los que tienen riquezas) creen que poseen, pero en realidad son ellos una posesión. No son los señores de sus riquezas, sino los esclavos de ella”[17]. Cipriano también escribió sobre la enfermedad y dijo “Les molesta a algunos que el poder de la enfermedad nos ataque a nosotros de la misma manera que ataca a los paganos. Es como si el cristiano creyera que disfruta de los placeres de este mundo y escapa de las enfermedades, en lugar de soportar las adversidades aquí y esperar los goces venideros… Cuando las bellas nubes no dan su agua, la sequía afecta a todos por parejo… padecemos enfermedades de los ojos, de fiebre, y de debilidad del cuerpo en la misma manera que los demás[18].

¿Cómo vivían los pastores y líderes de la iglesia primitiva? Si escudriñamos la historia veremos cómo para los cristianos el líder que acumulaba riquezas o fortuna era considerado un “hereje”. Encontramos el caso de Pablo de Samosata que predicaba este mensaje de prosperidad y el historiador Eusebio comento de él lo siguiente: “Anteriormente él era pobre y desamparado. No heredó nada de su padre. No ganó nada por una empresa o un negocio. Pero ahora posee gran riqueza por medio de sus engaños vergonzosos…El ha hecho rico a sus seguidores. Por este motivo, los que desean la riqueza, le aman y admiran”[19]. Así que siempre ha habido cristianos que aprovechándose del mensaje de Jesús han llevado agua a su molino. Los primitivos pastores o ancianos estaban dispuestos a dejarlo todo para servir a Jesús, y recibían de salario lo mismo que las viudas y los huérfanos. Usualmente, recibían las cosas necesarias para la vida, y muy poco más[20]. Un ejemplo de la conciencia de desprendimiento de los cristianos primitivos se encuentra presente en el libro de los Hechos de los apóstoles (2:45), y lo vemos después en la vida de los Padres de la Iglesia, como Cipriano[21],  que antes de convertirse era un hombre rico, pero al abrazar la fe de Cristo, dio todo sus bienes a los pobres y vivió humildemente y enseñó que “Un amor ciego a las posesiones ha engañado a muchos. ¿Cómo podrán los ricos estar preparados, o dispuestos, a partir de esta tierra cuando sus riquezas lo encadenan aquí?[22]”.

Después de analizar la Biblia y la historia, ¿tendremos todavía corazón para colocar las riquezas y el bienestar como meta en la vida cristiana? Esta es la sutileza más grande que usa el diablo para perder a muchos, ofrecerles las riquezas de este mundo, como hizo con el mismo Jesús, al ofrecerle todos los reinos de la tierra si postrado le adoraba (M. 4:9)  y muchos predicadores han caído en esta trampa diabólica. ¡Cuidado!  Detrás de la fama y la riqueza está la esclavitud y la trampa mortal que nos lleva al fracaso. Recordemos estas amonestaciones bíblicas:

“¡Vamos, ya ahora, oh ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas: vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están corrompidos de orín; y su orín os será testimonio, y comerá del todo vuestras carnes como fuego. Os habéis allegado tesoro para en los postreros días. Santiago 5:1-3.

“A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia de que gocemos: Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, que con facilidad comuniquen; Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano a la vida eterna” 1 Timoteo 6:17-19.

EPÍLOGO

¿CUANDO EL DINERO CORROMPE?

No hay mayor peligro para la iglesia de hoy día que el desencadenamiento de la “avaricia, la cual es idolatría” (Colosenses 3:5). Cuando este mal se adueña de los líderes que gobiernan la iglesia, la conducirán a un desastre espiritual y social. No podemos negar que “el poder del dinero” mueve gobiernos, manipula la política, tuerce la verdad y la justicia, y extermina la pureza del evangelio. El Apóstol Pablo al describir la condición dominante en los últimos tiempos afirma en 2 de Timoteo 3:1-5:

“También debes saber esto: que en los últimos días se presentarán tiempos difíciles. Porque habrá hombres amantes de sí mismos y del dinero. Serán vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos y amantes de los placeres más que de Dios. Tendrán apariencia de piedad, pero negarán su eficacia. A éstos evita.” Notemos que los hombres serán “Amantes de sí mismos y del dinero“, ratificando una condición moral predominante, y enfatizando en otros pasajes el peligro que hay en el amor al dinero:“Porque los que desean enriquecerse caen en tentación y trampa, y en muchas pasiones insensatas y dañinas que hunden a los hombres en ruina y perdición. Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores.” (1 Timoteo 6).

¿Y cuántos líderes religiosos están causando escándalos por su ambición desesperada en desear enriquecerse? El convertir el templo de Dios en un mercado que proporciona ganancias deshonestas a individuos no es algo nuevo, ni una condición imperante en nuestro tiempo. También los judíos en la época de Jesús hicieron lo mismo, pues habían instalado ventas de ovejas, palomas y otros animales, para facilitar a los peregrinos que venían al templo a hacer sus sacrificios y dar sus ofrendas. Colocaron los puestos de venta en los mismos atrios del Santo Templo. Jesús, al ver su casa de oración convertida en un mercado, se indignó y en una acción poco común en él, los desalojó con un látigo mientras exclamaba su rechazo a la profanación del templo de su Padre: “Entró Jesús en el templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo. Volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas, y les dijo: –Escrito está: Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Mateo 21:12-13).

Él les enseñó a sus discípulos a depender más en la confianza de Dios que en la posesión de los bienes materiales. Fue por eso que en varias ocasiones los envió a predicar ordenándoles que fuesen sin nada: “Y les dijo: –No toméis nada para el camino, ni bastón, ni bolsa, ni pan, ni dinero; ni tengáis dos túnicas.” (Lucas 9:3). “No llevéis bolsa, ni alforjas, ni calzado; ni saludéis a nadie por el camino. (Lucas 10:4).       Pero cuando fue necesario, no solo los envió con todo, sino que hasta les mandó que se compraran una espada: “Y les dijo a ellos: –Cuando os envié sin bolsa, sin alforja y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: –Nada. Entonces les dijo: –Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela; y también la alforja. Y el que no tiene espada, venda su manto y compre una. (Lucas 22:35-36).

También por dinero los soldados que cuidaban la tumba fueron sobornados, para que dijeran una mentira que negara la verdad sobre la resurrección de Jesús:”Ellos se reunieron en consejo con los ancianos, y tomando mucho dinero se lo dieron a los soldados, diciendo: “Decid: Sus discípulos vinieron de noche y lo robaron mientras nosotros dormíamos.” (Mateo 28:12-13).     A través de la Palabra vemos como la pobreza era una cualidad dominante en aquellos que servían a Dios. Pedro no tenía oro ni plata, pero podía ofrecerle al enfermo “poder de Dios” para sanidad. Simón, el mago, quiso comprar el don de Dios ofreciéndole un soborno a los apóstoles, pero éste fue fuertemente reprendido por su intención de tratar de comprar la bendición de Dios: “Cuando Simón vio que por medio de la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero,  diciendo: –Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: –¡Tu dinero perezca contigo, porque has pensado obtener por dinero el don de Dios! “(Hechos 8:18-20).       Y Judas, por interés vendió a su maestro por 30 monedas porque se sentía frustrado en sus ambiciones humanas, pues vio como Jesús en vez de entrar a Jerusalén a reinar, lo hizo para sanar a los enfermos e identificarse con los marginados sociales. El espíritu de materialismo, imperante hoy día, era también un mal en la misma época de Jesús, pero en una dimensión menos generalizada. Hoy hasta hemos hecho una teología que justifica la riqueza y la ambición, y para colmo, afirmamos que el tener es una forma de medir la espiritualidad, ya que se vale por lo que se tiene, más que por lo que se vive. No podemos negar el peligro existente en torno al “poder del dinero” dentro de la vida de la iglesia en estos tiempos en que domina un materialismo práctico generalizado.

Nuestra realidad es peor que aquella que enfrentó la iglesia primitiva. Quizás las formas de exteriorizar la ambición han cambiado, pero el espíritu y el fondo siguen siendo los mismos, por lo cual el mercantilismo religioso en torno al amor del dinero sigue imperando y en una proporción más generalizada. Vemos como des-de un púlpito se enfatiza el dar sin practicarse una transparencia en el fin para el cual consignamos esos fondos. Vemos como ciertos “siervos” en poco tiempo hacen una fortuna de forma fantástica, por no decir dudosa. Nos asombra el gran negocio que se monta en torno a la música, conciertos, objetos, etc., de los cuales muchos incluso montan una industria para su propio beneficio, sin pagar impuestos, ni empleados, ni prestaciones sociales. Esto ha ido más allá de lo lógico, y hace que algunos le pongan precio a su ministerio o servicio religioso, ofreciéndose a cantar, predicar o enseñar si le dan cierta cantidad de dinero, y lo hospedan en hoteles de cinco estrellas etc… Cosa muy común dentro de nuestro círculo evangélico actualmente.

Estos famosos cantantes o evangelistas que se cotizan a altos precios, llegan a obtener entradas que sobrepasan los límites normales de ingresos, y sin pagar impuestos, ni diezmo, pues muchos de ellos no se sujetan a una iglesia y se constituyen en organizaciones de las cuales son cabeza y dueño. Vemos con asombro cómo se imponen en estudios, música, escritos y videos evangelísticos los “derechos de autor”, y por ello se llevan a juicios a otros hermanos que hicieron plagio, y esto ante jueces del mundo, violentando las ordenanzas de la Biblia que dice:“¿Cómo se atreve alguno de vosotros, teniendo un asunto contra otro, a ir a juicio delante de los injustos y no, más bien, delante de los santos? ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar pleitos tan pequeños? ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más las cosas de esta vida! Por tanto, en caso de haber pleitos con respecto a las cosas de esta vida, a los que para la iglesia son de poca estima, ¿a éstos ponéis para juzgar? Para avergonzaros lo digo. Pues, ¿qué? ¿No hay entre vosotros ni un solo sabio que pueda juzgar entre sus hermanos? (1 Corintios 6:1-5).

El plagio y la imitación para hacer dinero  fácil es común dentro de los círculos evangélicos, creándose una competencia mercantil descarada. Esto forja un culto en torno a las personas, por lo cual se convierten en seres espectaculares, y muchos los llegan incluso a adorar. Se hace una réplica tan exacta del estilo materialista del sistema dominante del mundo, que muchos conciertos cristianos siguen los mismos parámetros de éstos, salvo por la letra de las canciones. Luces, gritos, humo, ropas extravagantes, alto costo de las entradas, re-presentantes de ventas, restricciones para entrar a estos con grabadora o cámaras de video etc., y después del mismo ¿Qué? Se venden camisetas, poster, casetes, insignias exaltando más al grupo que a Jesús. Estos invierten $5,000 dólares para obtener $25,000 y si por casualidad no obtienen estas ganancias, no vuelven más, pero si les va bien, se corre la voz, y allá van los otros cantantes “a buscar como ordeñar la vaca hasta hacerle sangrar la ubre.”

Este principio de “INVERTIR PARA GANAR” domina como patrón de referencia en muchas misiones e iglesias. El afán por alcanzar poder numérico y económico ha desencadenado una forma de predicar en donde el tener opaca al ser, y adaptando la Biblia a nuestros intereses materialistas. Tenemos el ejemplo de la música, es un medio por el cual algunos se han hecho ricos en poco tiempo, y esto les ha llevado a formar una enseñanza sobre la misma por lo que se afirma que es la parte más importante en el culto a Dios, ignorándose la Palabra de Dios como esencia de la vida Cristiana. Al respecto David Wilkerson escribe: [23] “Una vez escuché a un ministro profetizar que pronto vendrá el día en que los cultos de las iglesias serán de alabanza en un noventa por ciento. Pero si eso llega a ocurrir, e incluso si esa alabanza es de corazón, eso deja solamente un diez por ciento para lo demás, donde supongo, estaría incluida la predicación de la Palabra de Dios. Pero ¿acaso no nos debilitaremos espiritualmente si aclamamos y alabamos, pero no comemos el pan de Dios? “.

Lentamente vamos poniéndole un precio a todo. El ministerio se vuelve burocrático, empresarial, mercantilista. La iglesia se transforma en un mercado de bienes e intereses, resurgiendo el espíritu medieval del catolicismo romano, y terminamos diciéndole a la gente “¿Qué trae, hermano?”. Pensamos en buenos edificios, buenos equipos, un gran coro, un buen salario, hoteles de lujo etc, y olvidamos un buen servicio, un compartir con el necesitado, una profunda visión misionera, una búsqueda del marginado y necesitado social de nuestro alrededor etc. ¿Qué es lo que más domina en nosotros el ser o el tener? ¿Qué enfatizamos más, el gozo o el servicio, la riqueza o la pobreza, la posesión o la entrega, la convicción y la emoción? Reflexionemos ¿Qué hacemos por los ancianos, drogadictos, enfermos del SIDA y niños abandonados?.

No podemos concluir el presente artículo sin aclarar que la corrupción imperante entre muchos evangelistas y músicos se debe al incorrecto proceder de algunos pastores o líderes de iglesia, pues éstos algunas veces han invitado ministerios a compartir y no les han provisto del sustento, enviándolos con las manos vacías. Otros han pedido ofrendas para éstos que las han cortado, dándole tan solo una parte de la misma. También algunos pastores han aceptado los precios fijados por estos “famosos” y no se han preocupado por investigar si han madurado en la fe, si están sujetos a una iglesia de acuerdo a las demandas bíblicas para que no sean neófitos. Si hay corrupción en el evangelio, si el mercantilismo ha dominado en nuestros tiempos y si hay crisis de valores en el reino de Dios, los únicos culpables seremos nosotros, y nadie más, pues el tolerar estos fenómenos nos lleva lentamente a “leudar la masa”.

EL SEÑOR NOS AYUDE A CONFIAR MÁS EN ÉL QUE EN LAS RIQUEZAS.


BIBLIGRAFIA

[1] – Ver Jeremías 23:16  Así ha dicho Jehová de los Ejércitos: “No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os llenan de vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová”

[2] – La marca de un modelo de lujo de los autos norteamericanos.

[3] – Dicho en la cadena TBN del 29 de Marzo en el programa “Ever increasing Faith”.

[4] – El maestro de estas afirmaciones es John Avanzini, que apoyado en una interpretación distorsionada de Juan 19:23 afirmó que la ropa de Jesús era hecha por un diseñador de fama. Lo dijo en el programa “Believer´s Voice if Victory” TBN en Enero 20 del 1991.

[5] – Diccionario Encarta, 1999.

[6]“Economía”, Enciclopedia Microsoft® Encarta® 99. © 1993-1998 Microsoft Corporation.

[7]“Economía”, Enciclopedia Microsoft® Encarta® 99. © 1993-1998 Microsoft Corporation.

[8] . El Dr. Carlos Gordillo de México Afirmó esto en unas enseñanzas que dio en México. Del Libro “Los Profetas de la Prosperidad” de Eiren Israel, Editorial Sabbaoth, Mexico, 1996.

[9] – Tomado del libro “Diccionario de Jesús y los Evangelios” Editorial Verbo Divino, Navarra, España, 1995.

[10] – El maestro de la septuplicación ha sido el maestro de la prosperidad Robert Tilton, el cual ha popularizado el concepto de la “fe rápida” mediante la cual puedes hacerte rico en poco tiempo si inviertes en la bolsa de valores de Dios,  que consiste en darles a ellos una semilla (dinero) para que florezca en más semilla.

[11] – “El Dar ¿Por temor, por interés o por amor?” Mario Fumero Producciones Peniel, 1998, Honduras C.A.

[12] – “Análisis Crítico de la Realidad” P. Gregorio Iriarte, Cochabamba, Bolivia, 1996.

[13] – Informe de la Organización Mundial de la Salud del 1983.

[14] – “Los profetas de la Prosperidad” Airen Israel, publicaciones Sabbaoth, Mexico, 1996.

[15] -“Las Cinco Dimensiones de la Prosperidad” Juan R. Capurro. Editorial Betania 1997, página 96.

[16] – “Shepherd”  de Hermes. Tomo I Vis 3 Capítulo 6. Hermes vivió antes del 150 d.C y se cree que conoció a Pablo y que Romanos 16:14 se refiere a él.

[17] – “On the Lapsed”  de Cipriano, secciones 11 y 12.

[18] – “On Mortality”  Cipriano de Cartago, sección 8.

[19] “Historia Eclesiástica” Eusebio de Cesarea Tomo 7, Cap. 30

[20] “Cuando el cristianismo era nuevo” David W. Bercot. Editorial Scroll, Texas, 1994. Página 54.

[21] “Grandes Líderes de la Iglesia”  John D. Woodbridge. Editorial Vida, Página 60. 1998.

[22] – “On the Lapsed”  de Cipriano, secciones 11 y 12.

[23] Del libro “TENEMOS HAMBRE DE CRISTO” Editorial Vida, 1992, página 14.

copiado de

http://unidoscontralaapostasia.wordpress.com/

EL CEREBRO CREÓ LA RELIGIÓN PARA EVITAR EL ESTRÉS

EL CEREBRO CREÓ LA RELIGIÓN PARA EVITAR EL ESTRÉS
Miguel Ángel Criado

(Artículo publicado originalmente en el diario Público)

Karl Marx se equivocaba cuando consideró a la religión como el opio del pueblo. En realidad, como está demostrando la neurociencia un siglo y medio después de que el filósofo alemán escribiera aquella sentencia, el destinatario de su poder analgésico es el cerebro.

Apoyados en la biología evolutiva, las últimas técnicas en neuroimagen y el análisis de residuos cerebrales, dos científicos estadounidenses explican en el libro God’s Brain (El cerebro de Dios, ed. Prometheus Books ), publicado en EEUU a comienzos de marzo, cómo la experiencia religiosa libera una serie de neurotransmisores y hormonas que mitigan el estrés que sufre el cerebro ante los pequeños problemas de la vida diaria y las grandes preguntas que, desde siempre, se hace el ser humano.

“Sostenemos que el cerebro creó la religión y la idea de Dios”, explica el antropólogo Lionel Tiger , profesor de la Universidad Rutger y coautor del libro. “Sospechamos que nuestros ancestros imaginaban cosas que les atemorizaban, así que, para reducir ese miedo, produjeron una idea de Dios y formalizaron las religiones”, añade.

Desde mucho antes de la Ilustración, pensadores de todos los tiempos han cuestionado la sobrenaturalidad de la religión. Filósofos, librepensadores y científicos, en especial desde que se hicieron públicas las teorías de Darwin y los trabajos de Mendel sobre genética, han visto en la religión una creación humana destinada a hacer la vida en la Tierra algo más confortable. Pero no dejan de ser opiniones o teorías mejor o peor fundamentadas.

80% de creyentes

Algunos científicos, como el conocido biólogo Richard Dawkins, han acusado a los creyentes de autoengañarse o de tener sus capacidades mentales disminuidas. Con el 80% de la población mundial que se declara creyente de una de las 4.000 religiones que existen, según el libro, una explicación así deja poco margen al futuro de la especie humana. En realidad, según estos autores, el cerebro ha fabricado la religión en su propio beneficio. Y la llegada de la neurociencia y los experimentos con el cerebro han permitido conocer mejor cómo lo hace.

El neurólogo Michael McGuire , coautor del libro y profesor en la universidad californiana de UCLA, descubrió hace casi 30 años cómo estudiar el cerebro de los chimpancés por medio de los residuos de su actividad neuronal sin dañarles. Sus trabajos le permiten sostener que también tienen un sentido de lo que está bien y lo que está mal, es decir, la moral. “No es descabellado que los chimpancés tengan una idea de Dios, pero no tenemos evidencias”, opina McGuire. Y no lo es porque ambas especies comparten una misma base biológica, posible origen de su moral.

Pero el impulso definitivo al estudio del cerebro lo han dado las distintas tecnologías de neuroimagen (resonancia magnética, tomografías, o magnetoencefalografía). En el repaso de los más recientes trabajos en este campo que hace el libro, se observa cómo la fe en Dios reduce los síntomas de la depresión y favorece el autocontrol mientras que la meditación mejora algunas capacidades mentales. Otro estudio también reveló que los creyentes viven más que los ateos o los agnósticos.

La causa hay que buscarla dentro del ser humano. A pesar de ser la especie más poderosa, es presa fácil del miedo y la incertidumbre. Esto genera estrés neuronal, deteriorando las dendritas y reduciendo la neuroplasticidad. Induce más de 100 cambios en el cerebro.

Según los autores, sólo la religión ofrece un bálsamo trinitario formado por la “socialización positiva, los rituales y una creencia, generalmente en la otra vida”. La experiencia religiosa libera neurotransmisores como la serotonina la dopamina o la oxitocina, que dan paz al cerebro. Aunque los ateos y los agnósticos pueden combatir el estrés con actividades que recreen esta socialización, “siempre les quedará algo de dolor, a menos que crean en la otra vida”, aseguran. Desde un punto de vista evolutivo, parece un suicidio no ser religioso.

La obsesión de las autoridades religiosas con el sexo

Antes de existir las religiones formales, los antiguos humanos compartían una serie de códigos sobre el sexo: la prohibición de practicarlo en público, sanción del adulterio, responsabilidad para con los hijos o establecimiento de una edad mínima para mantener relaciones sexuales, entre otras.

Pero, como dicen los autores en el libro, no es hasta la institucionalización de la religión, con su estructura, sus escritos sagrados y sus rituales, que los representantes de Dios no se inmiscuyeron en todo lo que tiene que ver con el sexo.

La razón es poderosa. “La preocupación de las autoridades religiosas con el sexo tendría que ver con el simple hecho de que la conducta sexual es, de entre todas las conductas humanas, la más difícil de controlar, aparte del comer, respirar o excretar”, escriben los científicos en ‘God’s Brain’.

También ofrecen una explicación al tradicional machismo religioso. El hecho de que la práctica totalidad de las religiones muestre un gran desvelo por la virginidad y el pudor femeninos, que no exigen por igual al hombre, sugiere, según los autores, que el afán de control no tiene tanto que ver con la moralidad y el embargo del placer, sino con el control de la reproducción para fines sociales y religiosos.

URL: http://www.publico.es/ciencias/304195/cerebro/creo/religion/dios

Reflexión:

El hombre habrá creado la religión,como método para acercarse a Dios.Pero Dios no es creación ni invento del hombre.Dios existe y es real.Aunque los ateos y los escépticos no lo crean,o procuren negarlo.

En el evangelio,Dios se acerca al hombre por medio de Jesucristo.

Nuestra certeza como cristianos “nacidos de nuevo”, es del 100% acerca de la existencia de Dios. Aunque reconocemos que no tenemos todas las respuestas acerca de  la existencia de Dios ni todo lo relacionado con el Ser de Dios. Sin embargo, la biblia nos revela como es Dios y nos muestra que Jesucristo es el camino al Padre  y que no hay otra manera de conocerlo que arrepentirse del pecado y creer en El de todo corazón.

Te invito a que reflexiones acerca de la existencia de Dios, y a que puedas leer la biblia,para poder conocer mejor lo que ella nos habla acerca de los atributos de Dios.Dios existe y el desea darse a conocer a su vida. Lo animo a que reflexione acerca de la existencia real del Señor.No permita que el escepticismo invada su vida. Crea en el Señor Jesucristo  y sera salvo ud. y toda su familia.

Dios te bendiga mucho

Paulo Arieu

¿Edificamos o embarramos?

¿Edificamos o embarramos?

Algunas etapas de nuestras vidas parecen transcurrir tranquila y normalmente. Otras, son tan abrumadoras, donde todo parece derrumbarse como si fuera un mazo de naipes… ¿Qué puede causar el desastre?

Algunas veces nos sucederá como a Job, que aunque era perfecto y recto, le ocurrieron muchas cosas difíciles de sobrellevar para probarlo, pulirlo y hacerle conocer más profundamente a Dios. (Job 1 y 2)

Otras veces quizás vivimos lo que se relata en Ezequiel 13:10-15:

  • “Sí, por cuanto engañaron a mi pueblo diciendo: Paz, no habiendo paz, y uno edificaba la pared, y he aquí que los otros la recubrían con lodo suelto, di a los recubridores con lodo suelto, que caerá; vendrá lluvia torrencial, y enviaré piedras de granizo que la hagan caer, y viento tempestuoso la romperá. Y he aquí cuando la pared haya caído, ¿no nos dirán: Dónde está la embarradura con que la recubristeis?… Así desbarataré la pared que vosotros recubristeis con lodo suelto, y la echaré a tierra, y será descubierto su cimiento, y caerá, y seréis consumidos en medio de ella… Cumpliré así mi furor en la pared y en los que la recubrieron con lodo suelto; y os diré: No existe la pared, ni los que la recubrieron”

Construyamos nuestras vidas sobre un cimiento firme y edifiquemos con buenas y duraderas piedras:

  • “Acercándoos a el, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo…” (1 Pedro 2:45)
  • “Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno” (Romanos 15:20)
  • “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima, pero cada uno mire cómo sobreedifica” (1 Corintios 3:10)

Debemos mirar muy bien cómo y con qué materiales sobreeedificamos…

  • “… el conocimiento envanece, pero el amor edifica… Todo me es lícito pero no todo edifica. Ninguno busque su propio bien, sino el del otro” (1 Corintios 8:1 y 10:23-24)

Debemos mirar que no nos volvamos al pecado del pasado…

  • “Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago” (Gálatas 2:18)

Debemos velar por los hermanos y crecer juntos…

  • “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros…” (1 Tesalonicenses 5:11)
  • “En quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:21-22)

Debemos cuidar que ninguno se quede atrás…

  • “…de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4:16)

Siguiendo estos conceptos, edificaremos firmemente, sin “embarrar” la edificación y sin dañar los resultados finales.

Recordemos: Dios nos da indicaciones claras para que nuestro edificio llegue a buen término sin derrumbarse…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Andre Agassi revela en su autobiografia que le incomodaba mucho la actitud “religiosa” de ex-tenista cristiano Michael Chang

La polémica autobiografía del ex tenista estadounidenseAndre Agassi, titulada Open, ya está en las librerías de EE.UU. y muestra a un personaje totalmente diferente a la imagen que vendío en su epoca como tenista activo. Ahora en su libro dispara sus criticas contra varios tenistas, llegando incluso a burlarse de la forma en que el ex-tenista cristiano Michael Chang profesaba su cristianismo en todo momento.

Su insatisfacción con todo lo que le rodeaba hizo que se escudase en la mentira, que utilizaba de forma sistemática en todo tipo de relación, tanto profesional como personal.

Solo cuando se retiró del tenis y gozó de más tiempo con su familia (su esposa es la ex tenista alemana Steffi Graf), Agassi tuvo más control de sí mismo y la fuerza interior suficiente para enfrentarse y expresar todos los secretos que durante tanto tiempo lo ‘atormentaron’.

En su libro, a la hora de hacer críticas, Agassi lo hace sin compasión hacia rivales como sus compatriotas Pete Sampras y Michael Chang, el alemán Boris Becker, uno de los que más lo han cuestionado por la admisión de haber consumido drogas en 1997 y por mentir a la ATP para evitar castigos.

De Sampras, Agassi cuenta en su libro que “era más robótico que un loro”. Dice que ‘envidia’ la personalidad ‘sosa’ de Sampras. “Desearía emular su espectacular falta de inspiración y su peculiar falta de necesitar estar inspirado”, afirma.

Sobre Michael Chang,  Andre Agassi llega a burlarse de la actitud “religiosa” que envolvía toda la actividad deportiva del tenista y que metiera siempre en todas sus declaraciones el nombre de Dios.  “Le da las gracias a Dios, le atribuye a Dios una victoria, lo cual me ofende. Que Dios tome partido en un duelo de tenis, que Dios estuvo en mi contra, que Dios estaba del lado de Chang, suena ridículo e insultante”, describe Agassi en su polémica autobiografía.

“Le ganaba a Chang y disfrutaba con cada golpe blasfemo”, relata. Cuando Chang conquistó el Abierto de Francia de 1989, Agassi admite que no le gustó para nada: “Me asqueó. Cómo podía ser que Chang, de entre todos, podía ganar un Grand Slam antes que yo?”.

Michael Chang por su parte continua ocupado con sus labores entre las que se encuentra el atender la Talbot School of Theology, y además se dedica a dar conferencias en universidades, negocios, iglesia, etc. También participa con The Chang Family Foundation y el ministerio de la Christian Sports League (Liga Deportiva Cristiana).

Le gusta bastante leer la biblia por la forma en que puede encontrar respuestas para diferentes circunstancias de la vida diaria.

Fuente: Tennistalk.com | Examiner.com | ElUniverso.com
http://www.cristomorfosis.es/noticias-cristianas/andre-agassi-revela-en-su-autobiografia-que-le-incomodaba-mucho-la-actitud-religiosa-de-ex-tenista-cristiano-michael-chang

Arqueólogo cristiano arroja dudas sobre descubrimiento del Arca de Noé

Foto de lugar donde está aría el Arca de Noe – Cortesía de Convenant Keepers
“Para hacer el cuento largo corto: todo lo que se informó es una falsificación”, informó el doctor Randall Price, presidente Mundial de los Ministerios de la Biblia, en un e-mail enviado a los partidarios de su ministerio tras el anuncio la semana pasada de dicho descubrimiento.

Un arqueólogo que visitó el Monte Ararat con el equipo de expedición chino y turco que ahora afirma haber encontrado los restos del Arca de Noé dice que él tiene más razones para creer que el “descubrimiento” es falso.

Entre las fotos que tienen del interior de la llamada Arca, se muestran telarañas en las esquinas de las vigas – “algo que no es posible en estas condiciones.”

El domingo pasado, un equipo de la expedición del Ministerio Internacional Arca de Noé (NAMI), que exploró el monte Ararat anunció que las muestras de madera que habían recuperado el año pasado de la “gran estructura de madera”, que descubrieron a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, encontraron que tenía 4800 de edad – una cifra que se remontan a la época de Noé, en base a una lectura literal de la Biblia.

Con el respaldo de funcionarios del gobierno turco y propios de su grupo de expertos, Man fai Yuen, un representante de NAMI dijo: “Creemos que la estructura de madera que encontramos es la misma estructura y el mismo barco antiguo de los registros históricos”.

El Dr. Randall Price, sin embargo, dice que fue informado por un socio local en el pueblo a los pies del monte Ararat que diez trabajadores kurdos fueron contratados por la guía del equipo de la expedición en el verano de 2008 para el transporte y la planta de grandes vigas de madera en el Monte Ararat sitio de una vieja estructura de la zona del Mar Negro.

Esa misma guía había mostrado el equipo de una cueva en 2006 que se cree que contienen madera, pero, al ser inspeccionados por Price y un equipo de geólogos, descubrieron que realmente contienen rocas volcánicas.

“Mientras él (Price) tiene sus reservas acerca de la naturaleza y el procedimiento de la expedición chino-turca y los artefactos relacionados con él, cree que una decisión sobre este asunto debe esperar hasta que las pruebas independientes del lugar y la estructura pueda ser realizada y publicada”, declaró el ministerio de Price la semana pasada.

Además de ser el presidente y fundador de World of the Bible Ministries, Price es director ejecutivo y profesor distinguido de Estudios Judaicos en Liberty University en Lynchburg, Virginia.

Price es graduado de Texas State University, Dallas Theological Seminary, y la Universidad de Texas en Austin. También es miembro de la Sociedad Teológica Evangélica, la Sociedad para la Literatura Bíblica, y la Sociedad Arqueológica del Cercano Oriente.

Fuente: Cristianos

http://www.cristomorfosis.es/noticias-cristianas/arqueologo-cristiano-arroja-dudas-sobre-descubrimiento-del-arca-de-noe

Anteriores Entradas antiguas