El fuego de Küng divide a la Iglesia


El fuego de Küng divide a la Iglesia

Hans Küng. Sergio Barrenechea
La “carta abierta” del teólogo a los obispos levanta ampollas

J. MORÁN VALENCIA Hans Küng es el teólogo suizo que habló de tú a tú con el teólogo pontífice Benedicto XVI, pero su última “Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo” ha generado fuerte división de opiniones. Küng, teólogo del Concilio Vaticano II, al igual que Ratzinger, pide a los mitrados que tomen las riendas de la Iglesia porque “la política de restauración de Benedicto ha fracasado”. En síntesis, les pide que le aparten del timón de barca de Pedro porque “Roma trata de exhibir una Iglesia fuerte con un “representante de Cristo” absolutista”.
La misiva es considerada por unos como “tremenda, rígida; echa fuego”, al tiempo que otros la ven “perfectamente asumible”. La carta ha sido secundada, e incluso llevada más lejos, por la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, que expresa cómo “el pontificado de Benedicto XVI está agotado y el Papa no tiene la edad ni la mentalidad para responder a los graves y urgentes problemas que hoy tiene la Iglesia; pedimos por ello, con el debido respeto, que presente la dimisión de su cargo”.
En el lado contrario, Pier Giordano Cabra, editor de las obras de Küng, ha difundido en L’ Osservatore Romano -vespertino oficioso del Vaticano- la carta “Querido Hans”, en la que le dice al teólogo que “necesaria es la veracidad, pero más grande es la caridad”. Cabra agrega que “tal vez si tu carta hubiera respirado un poco el himno a la caridad, se habría convertido en una felicitación más elegantemente evangélica hacia tu antiguo colega” en un momento en el que la Iglesia “está sufriendo por las debilidades de sus hijos” (en referencia a los casos de pederastia).
Hans Küng expone en su carta que con este Papa “se ha desperdiciado la oportunidad de un entendimiento perdurable con los judíos; de un diálogo en confianza con los musulmanes; de la reconciliación con los pueblos nativos colonizados de Latinoamérica, o la oportunidad de ayudar a los pueblos africanos en la lucha contra la superpoblación, aprobando los métodos anticonceptivos, y en la lucha contra el sida, admitiendo el uso de preservativos”.
El teólogo rememora que “aprecié mucho que el papa Benedicto, al poco de su elección, me invitara a mí, su crítico, a una conversación de cuatro horas, que discurrió amistosamente”. El encuentro “me hizo concebir la esperanza de que Ratzinger encontrara el camino hacia una mayor renovación de la Iglesia y el entendimiento ecuménico en el espíritu del Concilio Vaticano II”. Küng lamenta que “a las muchas tendencias de crisis de la Iglesia se añaden escándalos que claman al cielo: sobre todo el abuso de miles de niños y jóvenes por clérigos ligado a una crisis de liderazgo y confianza sin precedentes”.
La Asociación Juan XXIII reclama un gesto, “la petición pública de perdón del papa por el encubrimiento y complicidad del Vaticano en los casos de abusos sexuales”.

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. MARCELO
    May 18, 2010 @ 06:18:44

    Me acuerdo que en 1993 cuando Lacueva visito Bahia Blanca el dijo, que solo Kung podría salvar la Iglesia CAtolica del Desmadre que se venía. En esos días pensamos que Lacuva exageraba, pero ahora que se estan destapando ollas, uno se pregunta si la cloaca maxima romana, pasa por debajo de las siete colinas. Literalmente…

  2. Ricardo Paulo Javier
    May 18, 2010 @ 14:24:17

    El problema es que Kung es arriano!!!!
    Es un problemon, ya que esta muy influenciado por Karl Barth,.
    saludos

A %d blogueros les gusta esto: