La parte más pequeña de la eternidad


La parte más pequeña de la eternidad
¿Un pestañeo? ¿El batir de alas de un colibrí? ¿Un latido? Es muchísimo más rápido que eso. Científicos alemanes han logrado romper la barrera del tiempo y han conseguido capturar por primera vez un intervalo de tiempo ínfimo.

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. 14/05/2010

Con un complejo láser de alta energía como cronómetro, los investigadores han generado un pulso de luz que ha durado 12 attosegundos. Se trata de un récord mundial y un fragmento de eternidad que difícilmente podemos imaginar, ya que un attosegundo equivale nada menos que a la trillonésima parte de un segundo.

La fragmentación del tiempo que nos parece natural -siglos, años, meses, semanas, días, horas, minutos y segundos- fue superada en los años 60 cuando aparecieron las primeras máquinas de rayos láser. La tecnología permitió medir fenómenos que ocurren en menos de un segundo, y apareció el milisegundo (milésima parte de un segundo, 10-3 segundos), microsegundo (millonésima parte de segundo), nanosegundo (milmillonésima parte), picosegundo (billonésima parte), femtosegundo (milbillonésima parte y como comparar un segundo con 100 millones de años) y attosegundo (trillonésima parte).

CONTROLAR EL TIEMPO

Fueron unos científicos canadienses los primeros que consiguieron controlar el tiempo en su unidad más mínima al medir un pulso de luz de 650 attosegundos. Después, el límite se bajó a los cien. Ahora, los investigadores alemanes del Max Born Institute for Nonliner Optics and Short Time Spectroscopy (MBI) han logrado superar el récord y medir empíricamente sólo 12 attosegundos, una fracción increíblemente corta de tiempo. Su investigación ha sido publicada en la revista Nature Photonics. Para el ser humano es casi imposible imaginar un intervalo tan breve -ni siquiera un suspiro es comparable-, y mucho menos aplicarlo a nuestra vida cotidiana, pero el descubrimiento puede permitir importantes avances en la investigación sobre los procesos más rápidos de la naturaleza. También puede ser útil en la femtoquímica, un disciplina que explora los sucesos moleculares elementales involucrados en la reacciones químicas, como por ejemplo la formación de enlaces químicos, que se produce a altísima velocidad.

El tiempo vuela, y esta vez de verdad.

Autor: Judith de Jorge

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: