LO JUZGARON Y LO CRITICARON


p0321153.JPG

La afrenta ha quebrantado mi corazón.

¿No es éste el hijo del carpintero?

¿Puede algo bueno salir de Nazaret?

¿No decimos con razón que tú eres samaritano y que tienes un demonio?

El echa fuera los demonios por el príncipe de los demonios.

Nosotros sabemos que este hombre es un pecador.

Unos decían: El es bueno. Otros decían: No, al contrario, extravía a la gente.

Este blasfema.

Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores.

Pero la sabiduría se justifica por sus hechos.

Le basta al discípulo llegar a ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al dueño de la casa lo han llamado Beelzebú, ¡cuánto más a los de su casa!

Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguno sobrelleva penalidades sufriendo injustamente. Pues ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto halla gracia con Dios. Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, EL CUAL NO COMETIO PECADO, NI ENGAÑO ALGUNO SE HALLO EN SU BOCA; y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia;

Si sois vituperados por el nombre de Cristo, dichosos sois.

Sal. 69:20   Mt. 13:55  Jn. 1:46;  8:48   Mt. 9:34   Jn. 9:24;  7:12

Mt. 9:3;  11:19;  10:25   I P 2:19-23;  4:14

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: