Uniformismo, 2ª.Parte


Uniformismo, 2ª.Parte
Lunes, 10 de mayo 2010

La Escritura condena expresamente el uniformismo en 2 Pedro 3:4. Pedro profetizó que este punto de vista erróneo sería adoptado en los últimos días por los hombres burladores andando según sus propios deseos-que se imaginan que “todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.” El apóstol Pedro continúa escribiendo, “Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (vv. 5-6).

En otras palabras, la clara enseñanza de la Escritura es que la historia de este mundo no ha sido una de uniformismo y de procesos geológicos naturales desde el principio. Pero según la Biblia, ha habido al menos dos eventos cataclísmicos globales: la creación misma y una inundación catastrófica en todo el mundo en tiempo de Noé. Estos serían suficientes para explicar prácticamente todas las características geológicas e hidrológicas de la tierra tal como la conocemos.

De hecho, las fuerzas catastróficas a gran escala son la única explicación plausible para realmente algunas de las características geológicas. No muy lejos de donde vivo hay una zona conocida como Vasquez Rocks. Tiene la apariencia de un paisaje lunar robusto (y es un sitio familiar en las películas de ciencia-ficción, donde se emplea a menudo como escenario de escenas de planetas exóticos). Sus principales características son fragmentos masivos de los estratos rocosos dentados, rotos bruscamente y sacados de la tierra a grandes alturas. Cualquiera que sea la fuerza que levanto a las rocas al final fue, obviamente, repentina y violenta y no lenta y gradual. Toda la región está llena de evidencias de una catástrofe similar. No muy lejos se encuentra la famosa falla de San Andrés. Allí, donde ha sido cortado en la carretera de la ladera, los viajeros pueden observar los estratos rocosos violentamente retorcidos. Estas características son una evidencia muda a las fuerzas extraordinarias que han dado forma a la topografía del Sur de California-muy por encima del poder de cualquier terremoto conocido. Estos fenómenos son lo que podríamos esperar, dada la historicidad del relato bíblico. La Escritura dice, por ejemplo, que cuando comenzó el diluvio, “todas las fuentes del gran abismo se rompieron” (Génesis 7:11). Sin duda, el diluvio fue acompañado por la actividad volcánica, grandes movimientos geológicos, y el movimiento de las placas tectónicas de la tierra. Tal catástrofe no sólo explicaría los estratos de roca retorcidos y levantados, sino también sería fácil explicar por qué tanto de las cordilleras de la tierra dan evidencia de haber estado una vez bajo el mar. Los uniformistas no pueden ponerse de acuerdo sobre ninguna explicación posible para características como éstas.

Una inundación masiva explicaría también la formación del Gran Cañón. De hecho, sería una mejor explicación de cómo el cañón llego a ser que cualquier hipótesis uniformista. Las características del cañón en sí mismo (cañones muy profundos con mesetas planas en los bordes) sugieren que se formó por la rápida erosión. Una formación sorprendentemente similar es el Cañon de la Providencia, cerca de Lumpkin, Georgia-un espectacular cañón que cubre más de mil cien hectáreas. A principios de 1800 toda la zona eran tierras planas. A mediados de la década de 1800, los agricultores habían despejado completamente el área de árboles y su sistema de raíces, dejando el área susceptible a la erosión. En 1846, las lluvias torrenciales empezaron a formar pequeñas quebradas y grietas. Estos se expandieron con todas las lluvias sucesivas. En la década de 1940, los edificios y pueblos cercanos tuvieron que ser trasladados para acomodar el cañón cada vez mayor. Hoy el cañón comprende dieciséis dedos, algunas más de una milla de longitud. En los lugares a la distancia desde el fondo del cañón hasta el borde es tan alto como un edificio de quince pisos. Hoy en día es una zona pintoresca, con frondosos árboles y vida silvestre, a menudo llamado “El Pequeño Gran Cañón de Georgia.” Sus características son indistinguibles de los cañones que los geólogos afirman tomó miles de millones de años para formarse.

Douglas F. Kelly escribe:

La hipótesis uniformista de que millones de años de trabajos geológicos (extrapolando a partir de procesos presentes, lentos y naturales) sería necesarios para explicar estructuras como el Gran Cañon Americano por ejemplo, cuestiona gravemente por la explosión del Monte Santa Helena en el estado de Washington el 18 de mayo de 1980. La energía masiva equivalente a 20 millones de toneladas de TNT destruyó 400 kilómetros cuadrados de bosque en seis minutos, cambiando la faz de la montaña y excavando en las profundidades de la tierra y roca, dejando formaciones no muy diferentes de las partes más grandes del Gran Cañón. Los estudios recientes sobre el fenómeno del Monte Santa Helena indican que si hicieron intentos por fechar a estas estructuras (que se formaron en 1980) sobre la base de la teoría uniformista, millones de años de tiempo de formación serían necesariamente postulados.

Los cristianos que reinterpretan el texto bíblico para tratar de acomodar las hipótesis de los uniformistas de una tierra antigua lo hacen innecesariamente. Imaginar que la tierra se formó por procesos naturales durante miles de millones y billones de años a través de una lenta y constante evolución es negar la esencia misma de lo que la Escritura enseña acerca de la creación de la tierra. Es para rechazar el relato claro del mismo Dios de que Él creó la tierra y toda su vida en seis días.

fuente bibl:

http://evangelio.wordpress.com/2010/05/10/el-uniformismo-2-parte/

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. ricardo5322
    May 12, 2010 @ 17:26:07

    El autor de este escrito pretende usar 2Pedro3:4 para decir: “En otras palabras, la clara enseñanza de la Escritura es que la historia de este mundo no ha sido una de uniformismo y de procesos geológicos naturales desde el principio.”

    NO. Eso no es lo que dice el tercer capítulo de segunda Pedro.

    El autor trata de explicar con el diluvio, que “Estos serían suficientes para explicar prácticamente todas las características geológicas e hidrológicas de la tierra tal como la conocemos.”

    Si este autor ha decidido mal-interpretar principios básicos de Geología, ¿Cómo podemos creer que sus interpretaciones de las escrituras son correctas?

    Se cita a Douglas F. Kelly, doctor en Teología. Sus comentarios sobre el Gran Cañón del Colorado, han estado presentes en discusiones del Internet por treinta años. (Y refutados contundentemente casi inmediatamente.) Lo mismo con su mención del Monte Santa Helena.

    Con tantas buenas nuevas en las escrituras, es una tristeza que a esto es lo que estos predicadores han decidido hacerle énfasis.

A %d blogueros les gusta esto: