Heinrich Bullinger, un reformador olvidado.


Entre los olvidados de la historia protestante sin duda podemos contar a Heinrich Bullinger.
Su nombre aparece siempre asociado a los reformadores más conocidos como Lutero, Calvino, Zwinglio, etc.pues con todos ellos tuvo contacto directo, sin embargo es poco lo que se ha escrito sobre él, teniendo en cuenta su aportación a la historia y la teología protestantes.
Quizá la alargada sombra de Zwinglio lo oculte, pero lo cierto es que Heinrich Bullinger que fue su sucesor, aportó tanto a la Reforma Suiza como su predecesor y que tiene razones propias para reclamar su lugar en la historia.

Leer mas aca

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: María, LA MEDIADORA DE TODA GRACIA Parte 1 « P. Arieu Theologies Web
  2. logos77
    May 08, 2010 @ 09:02:31

    Que barbaridad y blasfemia tan grande llamar a una humana Madre de Dios. Que ignorancia y que lavado de cerebro hay que hacerle a la gente para hacerles creer que Maria ni cualquier otra mujer pecadora, pueda ser la Madre de Dios.

    Maria fue solo la madre de la parte humana de Jesús, algo temporal. Ella no puede ser mas de eso. Su propio hijo se convirtió en su Salvador porque ella nació con pecado igual que todos los humanos. Solo ha habido uno en toda la historia sin pecado, el Señor Jesucristo. Por eso puede ser nuestro Salvador. Además de Salvador es tambien nuestro único Intercesor, tal como dice 1 Timoteo 2:5.

    Maria fue un gran ejemplo de fe y de pureza, pero de todas formas pecadora, aunque fue escogida para llevar en su seno al Salvador. Dios la escogió a ella como podía haber escogido a otra. Solo podía ser una y Dios la favoreció de esa forma. Solo por eso es bienaventurada. Cualquier mujer se sentiría de los más especial por haber llevado a Cristo en su seno. ¡Que privilegio! Nadie le puede quitar este lugar de honor.

    Dios no tiene madre ni padre. ¿En qué cabeza cabe tal cosa? Dios es eterno, siempre ha existido, no puede morir, ni empezar a existir. Por lo tanto el decir que Dios tuvo por madre a una mujer de carne y huesos es puro lavado de cerebro, cosa de la que es experta la religión falsa.

    Es hora que la gente piense un poquiito, y estudie lo que Dios nos ha dejado dicho en Su palabra la Biblia, donde se encuentra toda la Verdad.

    “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida…..” Juan 14:6.

  3. Ricardo Paulo Javier
    May 08, 2010 @ 13:41:00

    Si, es un error que viene de la edad media, cuando llamaron a Maria theotokos. Quedo ahi y ahora es dificilismo sacarselos de la tradicion.
    Maria es la madre de Dios Hijo. No de Dios Padre,ni de Dios Esp.Santo
    EL Santo Ser que vino al mundo, en el vientre de Maria, era 100% hombre y 100% Dios. No lo olvidemos.Caemos en herejia si nos olvidamos de esto.Jesus el Verbo eterno, sin dejar de ser Dios se hizo hombre. Es un misterio tremendo.Lo asumimos por fe porque esta en la biblia.
    Pero es muy complejo el tema. Porque esta intimamente relacionado con las doctrinas de la Trinidad. Por escapar de una herejia, se metieron en otra.
    saludos

  4. Ricardo Paulo Javier
    May 08, 2010 @ 14:55:21

    A María no se le puede negar, bajo ningún concepto, que fue la madre de Nuestro Señor Jesucristo y por lo tanto del Verbo hecho hombre. Esta aseveración no justifica el que se quiera endiosar a María, ofreciéndole el mismo tratamiento que al propio Padre, Dios. La misión de María es la más importante que se le puede ofrecer a un ser humano; puesto que dar la posibilidad de engendrar a Dios hecho hombre, es para un creyente, la máxima bendición posible en este mundo. Pero su misión quedó ahí, pues en ninguna parte de las escrituras María ejerce un papel determinante o influyente en nuestro Señor.

    ¿Entonces, por qué la asimilamos a Dios?, ¿merece nuestra adoración?

    Es una respuesta que debes meditar, eso si, basándote en las Escrituras, puesto que si lo haces basándote en la tradición católica, encontrarás, de nuevo, similitudes con las doctrinas paganas.

    Así, como ya hemos visto en el esbozo doctrinal que he incluido, las diosas Semíramis – Astarté – Isis… tienen en común que son las madres de un hijo, engendrado de forma sobrenatural (Tammuz – Baal-Tammuz – Horus…), permaneciendo vírgenes después de su alumbramiento.

    Estas doctrinas influyeron en Grecia y Roma adoptando sus creencias y pasando a denominarse Afrodita – Venus y sus hijos Eros – Cupido. Pero, sobre todo, era el culto a Isis el que tenía una importante atracción para la cultura religiosa romana, que la representaba con su hijo Horus en su regazo.

    A continuación incluyo dos fotografías, en las cuales podemos ver las notables similitudes (salvando las grandes diferencias doctrinales) que existen entre las dos figuras: la pagana y la católica.

    3 ISIS CON HORUS

    VIRGEN CON EL NIÑO

    Las dos, como ves, se tocan un pecho, que simboliza la fertilidad, puesto que Isis era conocida, en uno de sus múltiples nombres, como diosa de la fertilidad.

    En esta última acepción es conocida con el nombre de Asera, diosa cananea de la fertilidad. Aparece representada junto a un árbol, como sucede con las numerosas apariciones de la “Virgen”. El culto a esta diosa estaba tan extendido que el mismo pueblo de Israel cae en esta idolatría: “Jehová sacudirá a Israel al modo que la caña se agita en las aguas; y él arrancará a Israel de esta buena tierra que había dado a sus padres, y los esparcirá más allá del Eufrates, por cuanto han hecho sus imágenes de Asera, enojando a Jehová” (1ª de Reyes 14.15)

    En el proceso de cristianización de la sociedad romana, existen numerosas crónicas que nos hablan de cómo el pueblo romano, ya cristianizado, no abandonaba el culto a la “Madre de Dios”, Isis, y lejos de quebrar sus imágenes lo que hacía era cambiarles simplemente de nombre.

    Esta idolatría tenía otra coincidencia importante con la sociedad católica actual y es el vestir a las imágenes; en la antigua Egipto, las imágenes de la diosa Isis eran vestidas con lujosas vestiduras y ostentosas joyas. Incluso había personas dedicadas en exclusividad a estos menesteres. No tienes nada más que acercarte a cualquier iglesia católica de tu localidad y ver a cualquier “Virgen”, cómo está vestida y enjoyada, e incluso perduran las llamadas “camareras” que son las encargadas de vestir a las imágenes.

    Retomando el tema de la fertilidad tengo que hablar de Éfeso; en esta ciudad existía el mayor templo de la antigüedad, el dedicado a Artemisa – Diana, una de las siete maravillas del mundo antiguo. Artemisa tenía en esta ciudad el centro de su adoración. En esta diosa confluyen también las mismas bases doctrinales que hemos visto con Astarté, “Reina del Cielo”. En Hechos 19.23-40 se relata la visita de Pablo a Éfeso, y el alboroto que se formó cuando oyeron a Pablo predicar el Evangelio de Cristo, puesto que hablaba de un solo Dios y prohibía las imágenes, tal y como la propia ley de Dios nos manda. En este punto, los artesanos, que hacían imágenes de la diosa Artemisa, se enfrentaron a Pablo y sus seguidores, para evitar que se fuera al traste su negocio y su cultura, dando vivas a la diosa. Esto aclara bastante el sentimiento que la sociedad pagana tenía a sus dioses, pero en particular a la “Reina del Cielo – Madre de Dios”.

    Paradójicamente, fue en Éfeso, en el año 431 D.C., cuando se celebró un concilio en el que se instituyó, como dogma de Fe, el papel de María como “Madre de Dios”. El título que se le establece es el de “theotókos”, que precisamente es el que disfrutaba la diosa Artemisa e Isis, pero con la diferencia de que eran la “Madre de los dioses”. Aquí, se cristianiza el término asimilando doctrinalmente las figuras. Otra coincidencia, que viene al caso, es que la tradición católica sitúa los últimos años de vida de María en Éfeso.

    Pero no todo fue un camino de rosas para la asimilación. Existieron voces contrarias, como la del condenado Nestorio, Patriarca de Costantinopla, que en el concilio de Éfeso dijo: “si vosotros llamáis a María, Madre de Dios, hacéis de ella una diosa”; Clemente de Alejandría, en el 200 D.C. dice “toda imagen o estatua debe llamarse ídolo porque no es otra cosa que materia vil y profana, y por eso Dios, para quitar de raíz la idolatría, ha prohibido en su culto cualquier imagen o semejanza de las cosas que están en el cielo o en la tierra, prohibiendo igualmente su fabricación; y es por esto que nosotros los cristianos no tenemos ninguna de aquellas representaciones materiales”; San Cipriano “¿Para que postrarse delante de las imágenes?. Eleva tus ojos al cielo y tu corazón; allí es donde debes buscar a Dios”. Son varios ejemplos de los llamados “Padres de la Iglesia” que prohiben el uso de dichos medios para acercarnos a Dios.
    http://perso.wanadoo.es/fcomorillo/catolico/influencia.htm

  5. logos77
    May 08, 2010 @ 15:00:11

    Maria es la madre de la naturaleza humana de Jesús. Solo de esa parte de él. No es madre de Dios Hijo en el sentido de poder ser madre de la naturaleza divina de Jesús. Eso es herejía. La naturaleza humana no puede engendrar naturaleza divina. Cuidado con lo que decimos.

    No es ningun misterio decir que Maria llevó en su seno a Jesus en su naturaleza humana. Dios simplemente usó un ser humano para traer al mundo al Hijo del hombre. Dios es poderoso para hacer cualquier cosa. Más dificil es crear el mundo, en mi opinión, esas galaxias, y planetas y maravilla del espacio.

    La Biblia se refiere a Jesús como al Hijo del hombre (humano) y como Hijo de Dios(divino). Tenía las dos naturalezas y Maria era madre de la naturaleza humana de Jesús. Esta es la realidad, y por eso no podemos decir cosas que no son ciertas. No podemos decir que Maria es la Madre de Dios.

    Saludos

  6. Ricardo Paulo Javier
    May 08, 2010 @ 18:32:37

    Anuncio del nacimiento de Jesús
    San Lucas – Anuncio del nacimiento de Jesús (42:1:26 – 42:1:38)
    En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David. El nombre de la virgen era María.
    Cuando entró a donde ella estaba, dijo: —¡Te saludo, muy favorecida! El Señor está contigo.
    Pero ella se turbó por sus palabras y se preguntaba qué clase de salutación sería ésta.
    Entonces el ángel le dijo: —¡No temas, María! Porque has hallado gracia ante Dios.
    He aquí concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.
    Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David.
    Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.
    Entonces María dijo al ángel: —¿Cómo será esto? Porque yo no conozco varón.
    Respondió el ángel y le dijo: —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.
    He aquí, también tu parienta Elisabet ha concebido un hijo en su vejez. Este es el sexto mes para ella que era llamada estéril.
    Porque ninguna cosa será imposible para Dios.
    Entonces María dijo: —He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de ella.

    Para escapar de una herejia te estas metiendo en otra.
    La biblia habla del “Santo Ser”. Es uno solo,no son dos pedazos de ser.Hay una fusion de ambas naturalezas en un sola ser divino-humano.
    En el momento de la concepcion, Maria aportó la parte humana y el Esp. Santo la parte divina. EL Verbo se encarna en Maria.
    Pero el Santo Ser que nació, es 100% Hombre y 100% Dios,en una sola persona, de “naturaleza teantropica.”
    Y las escrituras dicen que grande es el misterio de la Piedad: “Dios fue manifestado en carne” .tenes que estudiar teologia,o en este caso Cristologia si te vas a poner a debatir sin saber.mejor pregunta,porque te van a tener que exhortar y no te va a gustar nada.
    Es mejor preguntar que afirmar sin saber y meter la pata.No saber algo no es pecado. Opinar sin saber es vanidad.
    saludos
    bdc

A %d blogueros les gusta esto: