Continuando con La Guerra Contra el Error


Continuando con La Guerra Contra el Error
4 MAYO 2010

John MacArthur
¿Qué es la verdad? Comenzamos este libro con esa pregunta, y mi sincera esperanza es que la respuesta sería clara: La verdad no es ninguna opinión o imaginación personal. La Verdad es lo que Dios decreta. Y Él nos ha dado una fuente infalible de la verdad salvadora en Su Palabra revelada.

Para el verdadero cristiano, esto no debería ser un tema complejo. La Palabra de Dios es lo que todos los pastores y líderes de la iglesia se les ordena proclamar, a tiempo y fuera de tiempo – cuando sea bien recibida y aun cuando no lo sea (2 Timoteo 4:2). Es lo que todo cristiano se le manda a leer, estudiar, meditar, y trazar correctamente. Es a lo que estamos llamados y comisionados por Cristo a enseñar y proclamar a los confines de la tierra.

¿Hay misterio incluso en la verdad que Dios ha revelado? Por supuesto. “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos, dice Jehová” (Isaías 55:8). En 1 Corintios 2:16, Pablo parafraseó Isaías 40:13-14: “¿Quién ha conocido la mente del Señor? ¿Quien le instruyo?”

Pero entonces Pablo añade inmediatamente a esto: “Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” Cristo nos ha dado gentilmente suficiente verdad y comprensión suficiente para equiparnos por cada buena acción – incluyendo la obra de contender seriamente por la fe contra engañadores que tratan de torcer la verdad del evangelio. Aunque no podemos conocer la mente de Dios de manera exhaustiva, sin duda podemos conocer lo suficiente como para ser guerreros por la causa de la verdad contra las mentiras del reino de las tinieblas.

Y se nos manda a participar en esa batalla. Dios mismo dio la voz de llamada a la batalla cuando Su Espíritu movió a Judas a escribir su corta epístola y permanentemente incluirla en el canon de las Escrituras. Esto no es un deber que cualquier fiel cristiano puede eludir. La vida terrenal para el fiel cristiano no puede ser nunca un perpetuo estado de tranquilidad y paz. Es por eso que el Nuevo Testamento incluye tantas descripciones de la vida cristiana como una guerra sin freno: Efesios 6:11-18; 2 Timoteo 2:1-4, 2 Timoteo 4:7, 2 Corintios 6:7; 10:3-5; 1 Tesalonicenses 5:8. Aquellos que no deseen unirse a la lucha contra la mentira y la falsa religión no son verdaderos amigos de Cristo.

El puñado de viñetas de la historia de la iglesia que hemos examinado en conjunto en este libro son sólo una breve introducción a cómo la guerra de verdad se ha luchado en los últimos dos milenios. Puede buscar en cualquier período de la historia de la iglesia y descubrirá este hecho significativo: Cada vez que el pueblo de Dios ha buscado la paz con el mundo o se alió con las falsas religiones, ha significado un período de decadencia espiritual seria, hasta el punto donde a veces la verdad parecía estar en eclipse total. Pero cada vez que los cristianos han contendido ardientemente por la fe, la iglesia ha crecido y la causa de la verdad ha prosperado. Que así sea en nuestro tiempo.

En otras palabras, la Guerra de la Verdad es una buena batalla (1 Timoteo 6:12). Así que peleemos la buena batalla (1 Timoteo 1:18) – por el honor de Cristo y la gloria de Dios.

Disponible en línea en: http://www.gty.org/Resources/Articles/2671
©2009 Grace to You COPYRIGHT

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: