PORTEROS

20:22:00 | Publicado por RubenZiKo

Lectura: 1 Corintios 3:1-17.

  • “El templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” 1 Corintios 3:17


En periodismo, el término portero hace referencia a los periodistas, redactores y editores que consideran diversos artículos y determinan qué historias son dignas de hacer noticia. Algunos experimentados profesionales de las noticias advierten que Internet permite que pase la información sin que ésta haya sido verificada en la puerta.

En tiempos del Antiguo Testamento, los guardianes cuidaban el templo para evitar que los inmundos entraran en él (2 Crónicas 23:19). En el año 70 d.C. el ejército romano del emperador Tito destruyó el templo. Pero la destrucción había comenzado años antes cuando los levitas asignados para cuidarlo no lo hicieron después de caer bajo la corrupta influencia del rey sirio Antíoco IV.

Pablo llamó a nuestros cuerpos el «templo» de Dios (1 Corintios 3:16-17), y hay muchas fuerzas obrando para atacar la nueva morada de Dios. El mal puede lograr un punto de apoyo atravesando áreas no fortificadas de nuestra vida espiritual —lugares donde la envidia, los conflictos, o las divisiones pueden socavarnos (3:3). Cada uno de nosotros debe estar en guardia contra el enemigo de nuestras almas y jamás darle lugar al diablo (Efesios 4:27).

Los criterios para lo que puede entrar se encuentran en Filipenses 4:8: todo lo verdadero, honesto, justo, puro, amable, de buen nombre, de virtud y digno de alabanza. La paz que resulta guardará la puerta de nuestros corazones y de nuestras mentes.__ JAL

Reflexión: Si no estás en guardia contra el mal, este influirá en ti.

http://fjc15.blogspot.com/2010/04/porteros.html

Anuncios

Doctrina Fundamental, ¿Quién la dice? 2ª. Parte

Doctrina Fundamental, ¿Quién la dice? 2ª. Parte
Miércoles, 17 de marzo 2010

¿Identifica la Biblia doctrinas específicas como fundamentales? Absolutamente. La última vez observamos dos directrices: (1) Las doctrinas fundamentales provienen de las Escrituras, y (2) Las doctrinas fundamentales son claras en la Escritura. He aquí tres más…

Las Doctrinas Fundamentales Incluyen Todo lo Esencial para la Fe Salvadora

En tercer lugar, debemos considerar como una doctrina fundamental si la vida eterna depende de ello. La Escritura está llena de declaraciones que identifican los términos de la salvación y las marcas de la fe genuina. “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6). Este versículo hace esencial a la fe misma para una relación correcta con Dios. También identifica expresamente tanto la existencia y la veracidad de Dios como artículos fundamentales de la fe cristiana.

En otros lugares se nos dice que la vida eterna se obtiene a través del conocimiento del Dios verdadero y de Jesucristo (Juan 17:3, 14:6; Hechos 4:12). Puesto que Jesús mismo es la encarnación del Dios verdadero (Juan 8:58, 10:30, 1 Juan 5:20), el hecho de Su divinidad (y por extensión, toda la doctrina de la Trinidad) es un artículo fundamental de la fe (véase 1 Juan 2:23). Nuestro Señor mismo lo confirmó cuando dijo que todos debemos honrarle como se honra al Padre (Juan 5:23).

Las verdades de la filiación divina y el mesianismo de Jesús son también artículos fundamentales de la fe (Juan 20:31).

Por supuesto, la resurrección corporal de Cristo es una doctrina fundamental, porque 1 Corintios 15:14 nos dice: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.”

Romanos 10:9 confirma que la resurrección es una doctrina fundamental, y se añade otra: el señorío de Cristo. “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.

Y de acuerdo a Romanos 4:4-5, la justificación por la fe es una doctrina fundamental: “Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda.; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.” En otras palabras, aquellos que buscan la aceptación ante Dios sobre la base de su propia justicia se quedara corta (Rom. 3:27-28; Gal. 2:16-3:29). Sólo aquellos que confían en Dios para imputar la justicia perfecta de Cristo se cuentan como verdaderamente justos. Esta es precisamente la diferencia entre la doctrina católica y el evangelio establecido en la Escritura. Esta en el corazón de toda la doctrina que es verdaderamente fundamental.

De hecho, un error en entender la justificación es precisamente lo mismo que la nación judía fue responsable de apostasía: “Porque ignorando la justicia de Dios y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios” (Rom . 10:3). Eso es precisamente el fracaso de todo el sistema de salvación por obras, canonizado en el sistema católico romano. Sin embargo, “Cristo es el fin de la ley, para justicia a todo aquel que cree” (v. 4).

Las Doctrinas Fundamentales Incluyen Toda Doctrina Que Nos Está prohibido Negar

Algunas enseñanzas de las Escrituras llevan amenazas de condena a aquellos que las niegan. Otras ideas se declaran expresamente para ser afirmadas sólo por los incrédulos. Tales doctrinas, obviamente, implican artículos fundamentales del cristianismo auténtico.

El apóstol Juan inició su primera epístola con una serie de declaraciones que establecen los puntos clave de la doctrina del pecado (hamartiologia) como artículos fundamentales de la fe. “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad” (1:6). Eso condena al antinomianismo arbitraria (la idea de que los cristianos ya están bajo ninguna ley) y hace un cierto grado de iluminación doctrinal y moral esencial para el verdadero cristianismo. Una segunda declaración rige la noción humanista de que la gente es buena: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros” (v. 8). Y una tercera sugiere que ningún verdadero cristiano podría negar su propio pecado: “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso y su palabra no está en nosotros” (v. 10).

Primera Corintios 16:22 hace del amor a Cristo una cuestión fundamental: “Si alguien no ama el Señor, sea anatema”. Y un versículo similar, 1 Corintios 12:3, dice que nadie que hable por el Espíritu de Dios puede llamar a Jesús anatema.

La verdad de la encarnación de Jesús es también claramente designada como una doctrina fundamental: “Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.”(1 Juan 4:2-3). “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo” (2 Juan 7). Estos versículos por implicación también condenan a los que niegan el nacimiento virginal de nuestro Señor, porque si no El no fue nacido de una virgen, El sería meramente humano y no el Dios eterno venido en carne.

Y puesto que los que tuercen y distorsionan la Palabra de Dios, son amenazados con destrucción (2 Pedro 3:16), es evidente que tanto una visión elevada de la Escritura y un buen método de interpretación de la Biblia (hermenéutica) son principios fundamentales del verdadero cristianismo.

Las Doctrinas Fundamentales Son Todas Resumidas en la Persona y Obra de Cristo

Pablo escribió: “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Cor. 3:11). Cristo Mismo encarnó o estableció toda doctrina que es esencial para el cristianismo auténtico. Los que rechazan algunas de las doctrinas cardinales de la fe, adoran a un Cristo que no es el Cristo de las Escrituras.

¿Cómo son los fundamentos de la fe personificados en Cristo?

Con respecto a la inspiración y la autoridad de las Escrituras, Él es el Verbo encarnado (Juan 1:1, 14). El confirmó la autoridad absoluta de la Palabra escrita (Mateo 5:18). Cristo mismo estableció la sola Scriptura como una doctrina fundamental cuando les echó en cara a los fariseos el anular la Escritura con sus propias tradiciones: “Con razón profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: ‘Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de mí. En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres’”. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres… Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” (Marcos 7:6-9). Nuestro Señor tenía mucho que decir acerca de la autoridad e infalibilidad de la Palabra de Dios.

En la doctrina de la justificación por la fe, la propia justicia perfecta de Cristo es imputada al creyente, esto hace la diferencia fundamental entre la verdadera justificación bíblica y la corrupta doctrina del catolicismo romano y las sectas. Eso es lo que Pablo quería decir cuando escribió: “porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” (Romanos 10:4). También es por eso que Pablo escribió que Cristo nos ha sido hecho justicia (1 Cor. 1:30), y es por eso que Jeremías lo llamó “El Señor nuestra justicia” (Jeremías 23:6). El mismo Señor, Jesucristo, es nuestra justicia (Jeremías 33:16). Esa es la esencia misma de la justificación por la fe sola, sola fide.

Por supuesto, todas las doctrinas fundamentales relacionadas con la encarnación, el nacimiento virginal de Cristo, su divinidad, su humanidad, y su ausencia de pecado-son parte de lo que Él es. Negar cualquiera de esas doctrinas es atacar a Cristo mismo.

Las doctrinas esenciales relacionadas con Su obra, Su muerte expiatoria, Su resurrección, y la realidad de sus milagros-son la base misma del Evangelio (cf. 1 Cor. 15:1-4; Heb. 2:3-4). Rechácelas y usted anulara el corazón del mensaje cristiano.

Los fundamentos de la fe están cercanamente identificados con Cristo, que el apóstol Juan utiliza la expresión “la enseñanza de Cristo” como una especie de taquigrafía para el conjunto de doctrinas que consideraba fundamentales. Para él, estas doctrinas que representan la diferencia entre el verdadero cristianismo y la religión falsa.

Por eso, escribió, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo” (2 Juan 9). Lejos de fomentar la unión con los que niegan las verdades fundamentales de la fe, Juan prohibía cualquier forma de comunión espiritual con o fomentando alguna religión falsa (vv. 10-11).

Aquí están algunas reflexiones para el hilo de comentarios. Las doctrinas fundamentales incluyen todo lo esencial para la fe salvadora, toda doctrina que estamos prohibidos negar, y todo lo que se resume en la persona y la obra de Jesucristo. ¡Eso es mucho en conocimiento!

¿Cómo se diferencia de aquellos que quieren reducir gradualmente las doctrinas fundamentales del cristianismo hasta el Trinitarianismo, o al Credo de los Apóstoles? ¿Que  es lo que está en la raíz de ese enfoque minimalista a la cuestión de los fundamentos cristianos?

Doctrina Fundamental, ¿Quién lo dice? 1ª. Parte

Doctrina Fundamental, ¿Quién lo dice? 1ª. Parte
Domingo, 14 de marzo 2010
¿Identifica la Biblia doctrinas específicas como fundamentales? De hecho lo hace. De hecho, si las palabras más fuertes de condena en todo el Nuevo Testamento están reservadas para los falsos maestros que corrompen el evangelio, el mensaje del evangelio en sí debe ser reconocido como un punto principal de la doctrina fundamental.

Pero, ¿qué mensaje determinará el contenido de nuestro testimonio? Es una elección entre la revelación divina, y la especulación y opinión humana, entre la sola Escritura, y la jerarquía papal y la tradición de la iglesia. Los dos evangelios son totalmente contradictorios y mutuamente excluyentes.

Estas consideraciones determinan cuál es el mensaje que proclamamos y si ese mensaje es el evangelio auténtico del verdadero cristianismo. Es evidente que estamos tratando con asuntos que van al corazón mismo de las doctrinas que la Escritura identifica como fundamentales.

¿Podemos ser más específicos? Volvamos a la Escritura misma y tratemos de establecer algunos principios bíblicos para determinar qué artículos de la fe son verdaderamente esenciales para el cristianismo auténtico.

Las Doctrinas Fundamentales Provienen de la Escritura

En primer lugar, si la doctrina es verdaderamente fundamental, debe tener su origen en la Escritura-no en la tradición, los decretos papales, o alguna otra fuente de autoridad. Pablo recordó a Timoteo que las Escrituras son “te pueden hacer sabio para la salvación” (2 Tim. 3.15). En otras palabras, si la doctrina es esencial para la salvación, podemos aprenderla de la Biblia. La Palabra escrita de Dios, por lo tanto debe contener toda la doctrina que es verdaderamente fundamental. Es capaz de hacernos “enteramente preparado para toda buena obra” (1 Tim. 3.17). Si hubiera doctrinas necesarias no reveladas en las Escrituras, esas promesas sonarían vacías.

El salmista escribió, “La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma” (Salmo 19:7 a). Eso significa que la Escritura es suficiente. Aparte de las verdades que se nos han revelado en la Escritura, no existe una verdad espiritual esencial, no hay una doctrina fundamental, nada esencial para la restauración del alma. No necesitamos mirar más allá de la Palabra escrita de Dios por ninguna doctrina esencial. No hay nada necesario más allá de lo que se registra en la Palabra de Dios.

Esto, por supuesto, es el principio de la Reforma de la sola Scriptura-sólo la Escritura. Esto contrasta notablemente con la práctica de la Iglesia Católica Romana, que habitualmente amenaza con la condenación eterna para todos los que cuestionan los decretos de la papa o el dogma de los concilios de la Iglesia.

Por ejemplo, el Canon 1 de la séptima sesión del Concilio de Trento pronuncia anatema a cualquiera que dice que hay más o menos de los siete sacramentos establecidos por el Concilio. Eso significa que si cualquier católico cuestiona los sacramentos de la Confirmación, Penitencia, o la Extremaunción –no mencionados en ninguna parte de la Escritura– esa persona está sujeta a la excomunión y a los ojos de la Iglesia es digno de condenación eterna.

Los cánones y decretos del Concilio de Trento están salpicados con anatemas similares en efecto haciendo fundamentales todas las doctrinas dictadas por el Concilio. En palabras de Francis Turretin, ellos “son lo suficientemente atrevidos a menudo para declarar como fundamental su propio heno y paja y todo lo que enseña la Iglesia de Roma” [Francis Turretin, Institutes of Elenctic Theology, vol. 1, George Musgrave Giger, trad. (Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 1992),53].

Pero, según la Biblia misma, ninguna supuesta autoridad espiritual fuera “de los escritos sagrados” de la Escritura nos puede dar la sabiduría que conduce a la salvación. Nada de decretos papales, ni la tradición oral, ninguna profecía de nuestros días puede contener la verdad que es verdaderamente fundamental, aparte de las Escrituras.

Las Doctrinas Fundamentales Son Claras en la Escritura

En segundo lugar, si vamos a considerar un artículo de fe como fundamental, debe estar claramente contenido en la Escritura. Ningún “conocimiento secreto” o formula de verdad oculta nunca podría calificar como un artículo fundamental de la fe. Ninguna clave es necesaria para revelar la enseñanza de la Biblia.

La verdad de Dios no está dirigido a los intelectuales eruditos; es suficientemente sencilla para un niño. “escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños” (Mat. 11:25, RV). La Palabra de Dios no es un rompecabezas. No habla en clave. No es críptica o misteriosa. Es clara y obvia para aquellos que tienen oídos espirituales para escuchar. “El testimonio de Jehová es fiel, hace sabio al sencillo” (Salmo 19:7 b).

El punto no es que todos los artículos fundamentales de la fe deben ser apoyados con un texto de prueba explícito. La doctrina de la Trinidad, por ejemplo, es sin duda esencial para el verdadero cristianismo, -y es muy clara en las Escrituras– pero no encontrará ninguna amplia declaración de la Trinidad, de ningún pasaje de la Escritura.

Witsius escribió:

Entre los artículos que figuran claramente en las Escrituras … debemos incluir no sólo aquellos que enseñan en palabras expresas, sino también aquellos que, a todos los que aplican su mente al tema, son, evidentemente deducibles de ellos por consecuencia necesaria. Nuestro Señor y sus Apóstoles, con mucha frecuencia confirmaron incluso los artículos fundamentales de la fe por las consecuencias deducidas de la Escritura [cf. Lucas 20:37-38]… El conocimiento de un artículo fundamental no consiste en la comprensión de este u otro pasaje de la Biblia, sino en el conocimiento de la verdad, que en un pasaje, tal vez, es trazado más oscuro, pero se muestra en otros lugares de una manera clara, más aún, a la luz más clara posible. [Herman Witsius, Sacred Dissertations on the Apostles’ Creed , 2 vols. (Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 1993 reprint), 1:21]

No significa tampoco que una doctrina debe ser no controversial, a fin de que sea considerado como un artículo fundamental. Algunos podrían argumentar que la única prueba de que si algo es esencial para el verdadero cristianismo es confirmado por todas las grandes tradiciones cristianas. Pero, como señala Witsius, de acuerdo con esa norma, casi nada de cualquier sustancia permanecería para distinguir el evangelio cristiano de la “salvación” ofrecida por la moralidad pagana o la teología islámica. “Hay mucho de verdad en la observación de Clemente de Alejandría: ´Ninguna Escritura, temo, es tan favorablemente tratada, como el estar en contradicción con nadie´” (Witsius, 1:21).

Hay tres pautas para ayudar a determinar las doctrinas fundamentales. Lo veremos la próxima vez. Por ahora, he aquí una cuestión a discutir en el hilo del comentario: Si una doctrina fundamental es clara en la Biblia, ¿significa que es fácil de comprender? ¿Por que si o por qué no?

Tomado de aquí.

http://evangelio.wordpress.com/2010/03/18/doctrina-fundamental-¿quien-lo-dice-1ª-parte/

Qumran Caves 1 and 2

One of the most common questions I am asked when at Qumran is the location of the Dead Sea Scrolls caves.  There are 11 caves, discovered between 1947 and 1956, and some are in the limestone cliffs while others are in the marl terrace next to the site.  Fortunately for tour guides, one of the caves is easily visible from Qumran and visitors snap their shot of Cave 4 and leave happy.

Most guides do not know where the other caves are.  They don’t need to know.  Access is either difficult or impossible, in the case of the marl terrace caves (4, 5, 7, 8, 9, and 10).  The caves in the limestone cliffs require a hike, are unmarked, and are not easy to find even if you’ve been there before.  Finding photographs of many of the caves is also difficult, though I tried to change that in the Pictorial Library of Bible Lands (and see now, Hanan Eshel’s Qumran, though even there one of the cave photographs is mis-identified and the photo of another is reversed).

The cave that the more intrepid would like to find is Cave 1.  Two of my colleagues and I spent half a day in the late 90s climbing all over the cliffs in the picture below. We had given up when the last of us spotted it on his way back to the car.  But that didn’t make it any easier to find the next time I went looking.  Years later I took a friend, and when he went back with a group in tow, he couldn’t find it.

If finding Cave 1 (or 2) is something that has haunted you, hopefully this blog post and photos will help.  If you prefer this in a printable pdf file that you can take with you on your next trip, you can download thathere.

Qumran Caves 1 and 2 area, tb052308448 markedThis is the most important photograph, for it gives you a frame of reference.  The photo was taken from the road leading north from Qumran to the settlement of Kallia.  The view is obviously to the west.

Qumran area of Cave 1, tb051106999 markedYou cannot see Cave 1 from the road, or from anywhere approaching the cave, because it is hidden behind a large rocky outcropping and the cave faces south.  The key to finding it is to look for the large rock that juts out on the right side of the draw (circled above).

I do not recommend climbing to Cave 1.  The terrain is very difficult, and you will probably get hurt if you try.  I highly recommend you consult with your lawyer first, and if he releases me, my family, and all of my current and former friends from any and all liability, then you can attempt it, if you are accompanied by your medical doctor.

Qumran Cave 1, tb052308450

In the unlikely event one should attempt it, you would climb past the rocky outcropping and just behind it, on the right, you would see Cave 1 (pictured above).  The original cave is the hole on top.  Excavators cut away the area below in order to make the larger entrance today.  Inside Cave 1 were found the seven original Dead Sea Scrolls: Isaiah A, Isaiah B, Manual of Discipline, War of Sons of Light, Thanksgiving Scroll, Genesis Apocryphon and Habakkuk Commentary.  The cave has been excavated and no traces of any finds can be seen today.

Qumran Cave 2 from below, tb052308457

Cave 2 is a bit like a silver medal at the Olympics, and it doesn’t excite most people.  But if want to be able to see a cave without climbing up the dangerous mountainside, you can see Cave 2 from the perspective shown above.  Again, use the reference photo above to get in the area, and then this photo to narrow in on the precise cave (center top).  As with Cave 1, climbing to Cave 2 is difficult and not recommended.

Caves 3, 6, and 11 are all easier to reach, so these may be a better option for you.  Knowledge of the location of these caves is more widespread, so I will forego writing out directions to those.

Paulo Flores D’Arcais sobre el Vaticano y la pedofilia

Paulo Flores D’Arcais, autor de El desafío oscurantista, escribe hoy en El país sobre la responsabilidad de Wojtyla y Ratzinger en el encubrimiento de la pederastia dentro de la iglesia. Rescata la Instrucción de 1974 que reglamenta el Secreto Pontificio. Cardenales, obispos, prelados superiores, oficiales mayores y menores, consultores y el personal de rango inferior deben guardar secreto sobre, entre otras cosas, la pedofilia eclesiástica.

Ratzinger pretendieron e impusieron que los crímenes de pedofilia fueran tratados exclusivamente como pecados, en vez de como delitos, o a lo más como “delitos” de Derecho Canónico. Si el actual Pontífice ha entendido de verdad el alcance de la “suciedad” y la necesidad de combatirla puede demostrarlo de un modo muy sencillo: derogando inmediatamente con un “Motu proprio” las tristemente célebres “Instrucciones” que apelan al “secreto pontificio” y sustituyéndolas con la obligación de denunciar inmediatamente ante las autoridades judiciales cualquier caso.

¡No callar!

Hans-kungEl teólogo Hans Küng publica en distintos diarios del mundo una extraordinaria carta abierta a los obispos. Detalla puntualmente las muchas oportunidades perdidas de Benedicto XVI en su lustro como pontífice. En relación al punto que recogía en la nota previa, Küng dice: “No puede silenciarse que el sistema de ocultamiento puesto en vigor en todo el mundo ante los delitos sexuales de los clérigos fue dirigido por la Congregación para la Fe romana del cardenal Ratzinger (1981-2005), en la que ya bajo Juan Pablo II se recopilaron los casos bajo el más estricto secreto. Todavía el 18 de mayo de 2001, Ratzinger enviaba un escrito solemne sobre los delitos más graves (Epistula de delitos gravioribus) a todos los obispos. En ella, los casos de abusos se situaban bajo el secretum pontificium, cuya vulneración puede atraer severas penas canónicas. Con razón, pues, son muchos los que exigen al entonces prefecto y ahora Papa un mea culpapersonal.” Al final de su mensaje hace una serie de propuestas a los obispos. La primera:

No callar: en vista de tantas y tan graves irregularidades, el silencio os hace cómplices. Allí donde consideréis que determinadas leyes, disposiciones y medidas son contraproducentes, deberíais, por el contrario, expresarlo con la mayor franqueza. ¡No enviéis a Roma declaraciones de sumisión, sino demandas de reforma!

(Espero con impaciencia el comentario de El Lector.)

EL PASTOR

El pastor es un guía espiritual, pero no es Dios así que se puede equivocar.

El pastor tiene que ser sabio con las escrituras y humilde para reconocer sus errores.

Es pastor es una ayuda muy grande en tu vida, pero no dependas de él, amalo, respétalo, aprende de él.

El pastor es un consejero, así que sabe oír y guardarse los secretos.

El pastor es puesto por Dios no solo para mostrar amor, sino corrección, exhortación y disciplina, sin abusar de su posición, el amor no está separado de la corrección.

El pastor se preocupa por tu alma y por tu familia, así que cuando te pregunta, ¿Cómo estás? Es porque le interesas y no por chisme.

El pastor te visita no por obligación, sino por amor y cuidado.

El pastor tiene también familia, dale tiempo para que conviva con ellos.

El pastor necesita aun de tu apoyo económico pero no tiene derecho a abusar de ello.

El pastor debe enseñar a ser un buen mayordomo siendo un ejemplo de ello primero.

El pastor puede predicar sobre los diezmos pero NO COBRARLOS.

El pastor debe de mostrar el carácter de Jesús, su amor por los perdidos y por sus ovejas.

El pastor regala afecto no lo compra.

El pastor no tiene favoritos, todos son su familia.

El pastor dará cuenta por tu vida, apóyalo, amalo, ora por él, coméntale sus errores con amor y prudencia, que los aceptara y los cambiara si es sabio y humilde.

El pastor no está hecho a como la congregación lo quiere o lo necesita, sino a la imagen de Dios y a su voluntad.

Dios bendiga sus vidas

SOLO LA OPINION DE DIOS ES LA QUE CUENTA

Anteriores Entradas antiguas