VISIÓN FILOSÓFICA DEL HOMBRE : TENDENCIAS


VISIÓN FILOSÓFICA DEL HOMBRE : TENDENCIAS

La vieja inscripción en el frontispicio del templo de Delfos, “conócete a ti mismo”, significa: “Pregúntate a ti mismo, rebasa tu individualidad empírica, tus opiniones y tus pasiones, y desciende al fondo de tu espíritu, hasta encontrar la Verdad universal que habita en ti”.

El conocerse a uno mismo y conocer a los otros que son como uno mismo (a los demás hombres) ha sido el contenido principal de la sabiduría humana. Además, el conocerse a sí mismo es además requisito de madurez personal; pues no se pasa de la infancia a la adultez sin preguntarse ¿qué es un hombre y qué o quién soy yo?. La respuesta a tal pregunta la debe buscar cada generación humana, cada filosofía y cada hombre.

La visión del hombre, que entre los griegos fue de carácter esencialista y estática, tuvo un concepto cíclico de la historia. Mientras que la visión cristiana es progresiva y marca un cambio profundo respecto a la filosofía griega, pues se trata de una historia soteriológica interpretada desde Cristo como eje y centro de la historia que es la base unitaria tanto en san Pablo, san Agustín y Teilhard de Chardin.

Pero algunas veces se ha querido ver visto sólo tendencias en el hombre; pues ciertos algunos sicólogos distinguen en el hombre las tendencias motrices, referidas a la acción, las tendencias afectivas (simpatía, amor) y las tendencias intelectuales (la atención nos “lleva” hacia un objeto, hacia una investigación). Pierre Janet (1859-1947) – el mismo que se dedicó al estudio de la “neurosis”, término introducido en 1776 por Guillermo Cullen (1710-1790) – elaboró un cuadro de las tendencias de acuerdo a su grado de complejidad:

1) En el animal o en el niño hasta los seis meses: Tendencias inferiores, referidas:

1ra. a los actos reflejos (reacción elemental, reflejo: manifestación elemental de la vida).
2da. a los actos suspensivos y perceptivos (suspensión de la actividad automática: nivel de la actividad en las “serpientes”).
3ra. a los actos sociales (grupos de “castores”).
2) En el hombre:
a) Tendencias intermedias:

4ta. a los actos intelectuales básicos (fabricación de las herramientas: uso de la piedra).
5ta. a los actos verbales y asertivos (la palabra como acción separada de la acción).
6ta. a los actos reflexivos (la palabra como expresión de la personalidad).
b) Tendencias superiores:
7ma. a los actos racionales (constitución del saber).
8va. a los actos experimentales (observación científica, clasificación metódica).
9na. a los actos progresivos (creaciones artísticas, científicas, filosóficas).
Tales tendencias tienen un cierto valor, pero sólo dentro del campo de una explicación al interior de la ciencia sicológica y dentro del campo de una explicación, dado por lo que no puede generalizarse a todo el saber, menos a la filosofía.

http://www.ucsm.edu.pe/rabarcaf/fividu09.htm

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: