SURGIMIENTO Y DESARROLLO DEL “MITO” COMO CATEGORÍA HERMENÉUTICA Y SU APLICACIÓN BÍBLICA


View this document on Scribd

15 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Emilio Alegre
    Mar 28, 2010 @ 19:42:29

    Paulo, un matiz: hablar de “teología católica modernista” es una contradicción “in terminis”. El modernismo está condenado por la doctrina católica. Aunque haya católicos que se apuntan al modernismo, como pueden apuntarse a la reencarnación o a lo que sea, al hacerlo se salen inmediatamente de la doctrina católica. Por ejemplo, si un católico defiende la reencarnación teológicamente, eso no es teología católica. Pasa exactamente lo mismo con el modernismo.

  2. Ricardo Paulo Javier
    Mar 28, 2010 @ 21:27:52

    ok. El articulo no es mio,pero vale. Posiblemente esta pensado desde el protestantismo,donde los teologos modernistas son una corriente independiente de la ortodoxa.A pesar de que esta anatemizada,ellos no lo aceptan y siguen con su liberalismo. A causa del modernismo surgio el fundamentalismo biblico como reaccion.

    Te parecio interesante el articulo?
    Yo leo tus post,algunos muy interesantes.Gloria al Señor por tu conversión!!!!
    Seguimos en contacto,si?
    saludos y bendiciones

  3. Emilio Alegre
    Mar 31, 2010 @ 15:27:03

    ¡Gracias, Paulo!

    Sobre este artículo, la verdad es que es un poco elevado para mi conocimiento y capacidad, así que en su mayor parte me siento incapaz de emitir un juicio. Puedo darte unas impresiones, pero no estoy seguro de haberlo entendido bien.

    Me da la impresión de que parte de una hipótesis incorrecta, y es analizar todas las corrientes interpretativas en plano de igualdad, sin tener en cuenta que existe una doctrina verdaderamente iluminada por el Espíritu Santo. Parece lógico desde una perspectiva protestante, pero es una gran deficiencia para encontrar la verdad, prescindir de la Iglesia y de la Tradición.

    Así, también me parece que separa y da demasiada importancia a las “escuelas”, incluso dentro de la Iglesia Católica, cuando la escuela no es ningún ente separado, y creo que ganaría mucho más entendiendo que, por ejemplo, las interpretaciones de los Padres de la Iglesia, expresión privilegiada de la Sagrada Tradición, fuente de Revelación, ni devergen ni compiten, sino que se complementan, y que junto a los Doctores de la Iglesia, el Magisterio y la fe de todo el pueblo cristiano, así el Espíritu va guiando a su Iglesia a un conocimiento cada vez más explícito de la Revelación. Creo que haría falta una comprensión más de conjunto y constructiva de la doctrina cristiana para llegar a la verdad sobre cómo interpretar el Génesis.

    También se ve, por esta misma razón, que considera como antiguas y circunscritas a un momento histórico algunas enseñanzas que, no por ser antiguas, dejan de formar parte de la enseñanza de la Iglesia. La doctrina de la Iglesia no es la doctrina de hoy, es la doctrina de hoy, más la de ayer, más la de antesdeayer, todo eso forma un conjunto que debe ser analizado como tal. Por ejemplo, la interpretación alegórica-moral-anagógica sigue y seguirá siempre vigente.

    Cuando analiza la doctrina católica, lo hace mezclando ortodoxia y heterodoxia, y creo que no acierta a ver la enorme diferencia -radical- entre el concepto de mito de la heterodoxia modernista y la interpretación no fundamentalista o literal que acepta hoy la Iglesia Católica -por ejemplo, cuando el Catecismo señala que las especies no fueron creadas como tales, y que la Creación tuvo lugar “en estado de vía”-.

    Me ha ayudado el artículo a replantearme la bondad de la palabra “mito” para designar al Génesis. Tiene muchos peligros. A mí no se me ha ocurrido mejor solución que llamarlo “mito verdadero” y explicar lo que significa eso. Pero es un problema. Quizá eso ocurre porque el Génesis, en sentido estricto, no se parece a nada. Habría que llamarlo “lenguaje genético”. Creo que la forma más completa de interpretarlo es viendo en él los cuatro mensajes: literal (creación del mundo por Dios, hombre y mujer los creó, señorío del hombre, etc.), alegórico (seis días, Dios se cansa y descansa, concreciones de la creación, el hombre da nombrea los animales, fruta prohibida, serpiente que habla…), moral (bondad de Dios, desonfianza del hombre, pecado, castigo) y anagógico o profético (“ella te pisará la cabeza”, anticipación de la Redención y la nueva Creación, etc).

    Es interesante la referencia a mitos de la creación no cristianos. Es impresionante ver lo lejos que están del Génesis. Aunque algunas se acercan, ninguna alcanza a imaginar la pureza de un Dios Todopoderoso que crea de la nada. Dios nace dentro del universo, o fabrica partiendo de cosas preexistentes, o se ve movido por su propia creación… Realmente, el Génesis es único y completamente diferente; ese es el peligro de llamarlo “mito”, o incluso “mito verdadero”.

    Muchas gracias por tus cometarios, Paulo. Me ha resultado interesante, aunque sea para mí muy elevado, leer esto.

    Un abrazo en Cristo

  4. Ricardo Paulo Javier
    Mar 31, 2010 @ 15:53:57

    Dejando de lado el cuestionamiento de teologia reformada vs. tradicion catolica, que me parece interesante e importante,pero creo que lo podriamos conversar por separado y siempre y cuando no dañen nuestra relacion como cristianos. Yo particularmente, aunque no domino la teolo. catolica, no la comparto totalmente por que interpreto la biblia de acuerdo a la tradicion reformada, que es el metodo mal llamado literal, que es historico + gramatico+cultural, que a mi modo de ver las cosas es el que mas se acerca a la verdad pues procura entender la escritura en base a lo que esta escrito y no a lo que se imagina que es el metodo alegorico.El met. alegorico no sirve para hacer doctrinas,puede ser usado y por cierto se lo usa para un uso devocional, para predicar un sermon, por ej. el cantar de los cantares se lo alegoriza a la luz de Cristo.

    Pero ese es un tema a parte.
    El tema del genesis es que es una cosmogonia. Debe ser leido literal, claro que si,ya que es una narracion,pero creo honestamente que esta la cosmovision hebraica. Y si te la tragas sin reflexion, metes la pata, ya que nosotros tenemos otra cosmovision. Parecida pero no igual. Pero dado que la ciencia no ha logrado probar nada, aun sigue vigente.
    Si es un poco riesgoso usar la palabra mito, aunque en cierta forma lo es. Pero en realidad todo indica que es un antimito.
    Dejando de lado los debates con los cientificos que son interminables, sí creo que debemos entender que estamos ante una revelacion de Dios. Sin duda, expresada en palabras humanas.Pero hay eventos que no podemos negar como la creacion ex-nihilo, la caida, la creacion del hombre y la mujer. Los efectos del pecado:Los origenes de las naciones,con la tabla de las naciones en genesis 10. Igual es un relato que supera la comprension de muchos de nosotros en general.
    Yo soy creacionista, y no evolucionista teista.Y creo que la doctrina de la creacion es fundamental para entender la divina encarnacion del Señor y la redencion del hombre.
    A mi tambien me es elevado,no se si no lo es mas que a ti, pero como minimo igual. La ciencia lo enredo todo lamentablemente, trajo mas confusion que comprencion,pero creo que hay mucho que investigar. Lastima que el naturalismo es la filosofia en boga y que trae apostasia al cristiano cuando la incorpora como “filosofia vera”. Esperemos en Dios se aclaren las cosas en el corto plazo.Por lo pronto,creo que el relato del Genesis sigue siendo la mejor explicaicon de la creacion que hay.Lo que dice la ciencia no convence. Cuando investigas un poco lo que ella define, te das cuenta que las cosas no van. El uniformismo es una teoria incorrecta.En fin, hay un monto de cosas. Pero gloria a DIos por su relato,nos desafia a todos la sabiduria del Señor.Sus pensamientos son mas profundos que los nuestros
    Bueno,gracias por visitarme, cuando asi gustes, no hay problemas en que puedas realizar comentarios.Sentite en libertad y que la paz del Señor pueda reinar en nuestras conversaciones.No soy ecumenico,pero respeto mucho al catolico piadoso y que da testimonio del Señor Jesus como debe de dar un verdadero cristiano.
    bendiciones y gracias por tu comentario. Interesante,si,es muy interesante lo que aportas.Gracias
    Paulo

  5. Emilio Alegre
    Abr 01, 2010 @ 23:44:59

    Muchas gracias, Paulo. Perdona si a veces meto la pata, porque no estoy seguro a veces de qué parte de doctrina compartimos los católicos y protestantes y cuál no. Más o menos lo sé, pero hay cosas que se eme escapan. Puede que a veces te diga obviedades que vosotros también compartís.

    Sobre la ciencia, creo que compartirás que todo acercamiento a la verdad, en el terreno que sea, es un acercamiento a Dios. Por tanto, sólo la mala ciencia, la que confunde y no lleva a la realidad,puede ser criticable; la verdadera ciencia siempre es un logro. En este sentido, yo creo que hay mucha buena ciencia sobre cómo hemos llegado hasta aquí. Hoy sabemos de la existencia del Big Bang, un comienzo no sólo del universo material, sino también del espacio y del tiempo, una aparición del universo de la nada, dotado de orden mediante leyes físicas, es decir, con ninguna libertad intrínseca. Sabemos que de eso a la aparición del Sol y de la Tierra pasaron miles de millones de años, lo que ya de por sí invalida una lectura literal del Génesis, en el que la Creación se produce en seis días. La doctrina católica acepta esto perfectamente. Alguien dijo que la Biblia no nos dice cómo va el cielo, sino cómo se va al Cielo. Con el Big Bang se ha venido abajo la teoría favorita de muchos ateos: el universo estacionario; un universo que hubiera existido desde siempre. Se ha demostrado lo contrario. Fred Hoyle, que se reía de la hipótesis del estallido inicial, al que él puso jocosamente el nombre de “Big Bang”, tuvo que recapitular y acabó convertido. Los físicos que descubrieron la radiación fósil, eco del Big Bang, dijeron que la ciencia había llegado al principio del universo y se había encontrado con los teólogos, que llevaban siglos allí. El Universo apareció de la nada, en un enorme estallido de luz. Por supuesto, que de la nada pueda salir algo es imposible, nosotros sabemos Quién lo hizo, y ya se cuenta en el Génesis: “Fiat lux!”

    La ciencia ha rechazado prácticamente hace 15 años, para la aparición de la vida, la hipótesis del caldo primitivo de Oparin. Parece imposible, a juzgar por la atmósfera que tenía la tierral. A día de hoy, la hipótesis de que alguien o algo puso la vida en la Tierra es más que posible. ¿Intervención directa de Dios? No lo sabemos.

    Sabemos que las especies han evolucionado desde formas de vida sencillísimas, y la huella del ADN está confirmando lo que se sospechaba por los hallazgos paleontológicos. La existencia de variabilidad genética y selección natural propuesta por Darwin como mecanismo evolutivo es una observación completamente comprobada, sólo queda saber si ese es el único mecanismo o puede haber otros.

    Creo que es una maravilla conocer toda esta obra de Dios. Tan obra de Dios es poner los planetas en su sitio directamente, como crear el Big Bang y dar a la materia y la energía unas leyes por las que, indefectiblemente, va a quedar cada planeta en su sitio tal como Dios lo tiene planeado. Y lo mismo pasa con la evolución de las especies. Las leyes natuarles no dejan ningún grado de libertad, ni a la materia inanimada, ni a los seres vivos. Cada mordisquillo de un ratón campestre estuvo ya determinado en el instante incial de la Creción, por que no hay efecto sin causa en la naturaleza.

    La libertad sólo llega a la Creación con la creación directa del alma humana por Dios. Hasta entonces, todo estaba completamente predeterminado por las leyes físicas.

    Hay dos objeciones a todo esto:

    La primera es el falso concepto de “azar cerador”. Esto es una patraña que no proviuene de la ciencia, sino d ela filosofía atea, aprovechando la ciencia y retorciéndola para su propio interés. En ciencia, el azar puro (efecto sin causa) no se considera. Muchos rechazan la ciencia por cosas que no son científicas.

    La segunda, más profunda, es que el mecanismo de la evolución por selección natural es cruel, y no parece digno del Creador. Sin embargo, hay que recordar que la naturaleza está también afectada por las consecuencias del pecado original. El plan de Dios no se ve por eso truncado, pero tiene lugar a través de la cruz de Cristo. De hecho, la depredación de un antílope por un león, es cruel, y no es digna de Dios. Por eso dice la Escritura: “pastará el león con el cordero, y un niñito los guiará”.

    Un cordial saludo. Yo reconozco la obra de Cristo en los hermanos, aunque estemos, por desgracia, separados. El ecumenismo ha de darse sin renunciar a la verdad, así que me parece que lo mejor que podemos hacer es lo que estamos haciendo, y pedir al Señor que nos una en la verdad y en la caridad.

  6. Ricardo Paulo Javier
    Abr 02, 2010 @ 06:50:47

    La Teología Evangélica

    Llamada también reformada – por recoger los grandes principios de la Reforma del siglo CVI que fue, en el fondo, un volver a los orígenes – es un Teología contrapuesta totalmente a los varios movimientos descritos en las lecciones previas.

    La característica fundamental de la Teología reformada, o evangélica, es su voluntad de prestar gozosa obediencia a la autoridad soberana de Dios tal como ésta se expresa en su Revelación, registrada hoy en los libros canónicos de la Escritura hebreo-cristiana. Esta Escritura es la fuente, la norma y la regla infalible de fe para la Teología Evangélica. En ella encuentra la revelación objetiva de Dios, centrada en la obra redentora de Jesucristo.

    La primera tarea de la Teología Evangélica es escuchar la voz de Dios por el Espíritu y por medio de la Palabra escrita llegada hasta nosotros. Luego, se trata de emplear todos los recursos de la personalidad regenerada, la mente iluminada, emociones reorientadas y la conciencia limpia de obras muertas (Hebr. 9:14) con el fin de presentar esta verdad divinamente garantizada, por haber sido divinamente revelada de manera sistemática.

    En esta tarea, no olvidará las lecciones valiosas de la experiencia – tanto histórica como personal -, ni descuidará tampoco las herramientas del intelecto, las emociones y los impulsos básicos de la naturaleza humana, pero por encima de todo esto – y sirviendo de norma suprema – se halla la luz de Dios.

    El teólogo evangélico no puede tampoco olvidar que, después de colocar el fundamento (Efesios 2:20) constituyendo a los apóstoles, el Señor constituyó “a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11, 12). Así, tiene el deber de estudiar cuanto aprendieron de la Escritura – con sus particulares percepciones – las generaciones de santos, eruditos y mártires que le precedieron. Es aquí donde descubrimos el inmenso valor de la tradición eclesial, no como una autoridad yuxtapuesta a la de la Escritura y haciéndole sombra, sino como una explicitación de esta misma Escritura.

    Por otra parte, el teólogo evangélico no medita ni escribe como creyente aislado, sino en medio del pueblo de Dios, a partir de la misma fe y la misma comunión de las Iglesias fieles al Señor y a su Palabra. El es también testigo en medio de la comunidad que confiesa su fe dentro de la fortaleza que recibe de la fraternal comunión de la Iglesia. Sin embargo, su lealtad suprema, su fidelidad última, es para la Palabra de Dios; sólo la Escritura es norma, ella sola constituye la regla de la fe y la conducta del teólogo y, por consiguiente, la regla de su labor reflexiva.

    La Teología para nosotros no puede ser otra cosa que explicitación de la Palabra revelada y vivencia de esta misma Palabra. Es una tarea bíblica la nuestra. Así, nos vinculamos a la gran doctrina reformada de la Sola Scriptura, y aún más; seguimos en la línea de los apóstoles y del Señor mismo cuando zanjaba toda cuestión con la frase contundente: “¡Está escrito!” Esto bastaba par El. Y es suficiente para nosotros.

    Es así, porque como escribió A. H. Strong: “Sostenemos que es posible conocer a Dios solamente en la medida en que El se revela y en la medida, también, en que nuestras mentes y nuestros corazones son receptivos a esta revelación”.
    http://members.fortunecity.es/mdchile/cursosenlinea/teologia/teologia/leccion5y6.htm

  7. Ricardo Paulo Javier
    Abr 02, 2010 @ 09:41:03

  8. Emilio Alegre
    Abr 11, 2010 @ 20:30:22

    Paulo, los valdenses son 1200 años después de Jesucristo. Juan Hus, 1400 años. ¿No hay nadie más antiguo que tuviera una teología como la vuestra? El New Age ya lo postulaban los “gnósticos” en el siglo II.

  9. Emilio Alegre
    Abr 11, 2010 @ 20:44:58

    Paulo, Logos77, ya que queréis basaros en la Escrituras, no sé si aceptaríais un pequeño reto. ¿Qué puede enseñarnos este versículo? Creo que tiene mucho que ver con el tema:

    “Soy morena, pero hermosa, hijas de Jerusalem”.

  10. Ricardo Paulo Javier
    Abr 11, 2010 @ 22:20:06

    Si,el apostol Pablo. Nosotros somos paulinos, en general. Y J.C. en apocalipsis que habla 6 iglesias distintas,con caracteristicas distintas.Entre ellas.,nombro a la de LAodicea,y dijo que la iba a vomitar. LA ICR es la que mas se ha parecido historicamente a la de Laodicea. Aunque casi todas las iglesias hoy en dia van caminando en esa direccion.No todas,ni todos, Dios siempre tiene un remanente que no ha doblado sus rodillas ni ante los baales ni ante el papa

  11. Ricardo Paulo Javier
    Abr 11, 2010 @ 22:30:07

    Depende del metodo de interpretacion que uses.Si lo alegorizas, quizas descubras muchas preciosas reflexiones.Pero si lo interpretas de acuerdo al contexto historico, no podras usarlo para justificar un modo sincretizado de religion, donde se mezcla todo. Compartimos con uds. un nucleo de fe, es verdad, hasta el concilio ecumenico del 400 d.c creo, donde se trato la trinidad y la doble naturaleza del Señor.
    Pero despues de ahi, todos los dogmas que vienen, hasta incluso el de la asuncion de Maria,no tienen nada que ver con la biblia ni con la doctrina apostolica.
    saludos

  12. Emilio Alegre
    Abr 11, 2010 @ 22:56:19

    Me he equivocado de tema al contestar; mis dos entradas anteriores eran para “La responsabilidad de Ratzinger…”. Así que sigo contestando allí.

  13. Emilio Alegre
    May 15, 2010 @ 12:09:38

    Por ejemplo, dice Küng, mezclando la una verdad brillantemente expresada con la escondida falsedad en una mezcla explosiva:

    “¿Resurrección corporal? Sí y no, si puedo traer a colación una conversación personal con Rudolf Bultmann. No, su “cuerpo” significa s-i-m-p-l-e-m-e-n-t-e el cuerpo fisiológicamente idéntico. Sí, si el cuerpo significa el soma en el sentido del Nuevo Testamento, la realidad personal idéntica, el mismo ser con toda su historia. En otras palabras: no continuidad del cuerpo: cuestiones de las ciencias naturales, como la persistencia de las moléculas, no tienen lugar. Sucede, en cambio, una continuidad de la persona: la cuestión parte del significado último de la vida plena de la persona. En cualquier caso, no un ser humano disminuido, sino terminado.

    Hans Küng, en “Being a Christian”. DoubleDay, New York. 1984. p351

    Aplicando las palabras de Küng, está claro que el sepulcro, según él, no estaba vacío. Pero eso no lo dice claramente, porque se vuelve siempre en la oscuridad, tirando la piedra y escondiendo la mano. Pero el que tenga oídos, que oiga…

    He señalado la palabra “simplemente” porque encierra verdadera malicia. Hans Küng sabe que la teología católica cree que la Resurrección corporal de Cristo y la nuetsra es mucho más que la “simple” vuelta a la vida del cuerpo. Creemos en la resurrección de Cristo en la carne -y en la nuestra- pero en cuerpo GLORIOSO. No hacemos una disyuntiva entre EL MISMO CUERPO o EL CUERPO GLORIOSO, sino que unimos ambas: EL MISMO CUERPO, GLORIOSO. Por eso, al decir “simplemente” Küng está contestando a lo que él sabe que no es doctrina católica.

    Pero, ¿por qué usa esa palabra? Porque con ese argumento desvía y hace rechazar a sana doctrina a los que la conocen poco, para incluir su otra carga letal: que no cree en la Resurrección de Cristo como algo CORPORAL, sino meramente espiritual, como una “experiencia” espiritual de los Apóstoles y discípulos. Si dijera esto claramente, estaría anatemizaedo hace mucho tiempo, pero lo dice sibilina y oscuramente, sin pronunciar las palabras heréticas para ganar partidarios que le entienden a medias y le apoyan.

    Obviamente, si el Cierpo de Cristo muerto, ese mismo, no tomó parte en la Resurrección, els epulcro o no estaba vacío o se vació porque robaron el Cuerpo de Cristo, pero no porque ese mismo cuerpo resucitara. La verdad es que hasta da asco reproducir esta doctrina pestilente.

    Aunque creo que Lutero estab equivocado, creo que Lutero estaba muchísimo más cerca de la verdad que Hans Küng. Afortunademente, creo que Küng tampoco sería admitido en la Iglesia Evangélica.

  14. Ricardo Paulo Javier
    May 15, 2010 @ 15:10:25

    yo no conozco todo el pensamiento de Kung. Es un hombre,al igual que Lutero, y tu querido Papa. SOn hombres. Pero me quedo con algunas cosas de Kung. No me molesta que lo cuestiones, pero pone bien las citas en cuestion,asi uno va aprendiendo mas.Para mi ningun teologo es infalible. Los 4 “super fantasticos” reformadores protestantes, fueron y seran siempre hombres iluminados. Al igual que Kung en algunos aspectos.Ni Karl Barth,ni Bultman ni ninguno de ellos fue infalible.Hay que tomar lo bueno y desechar lo malo:La doctrina de Kung es problema d el. Lo que si estoy de acuerdo que la ICR necesita una reforma hoy mas que nunca. Eso si estoy de acuerdo.
    Respecto a Kung, recuerda que yo no lo soy seguidor de el. No te la agarres conmigo como si yo fuera discipulo de el,porque no lo soy.SOlo tomo algunas cosas que me interesan y me ayudan a reflexionar.Nosotros tambien tenemos problemas con los DOGMAS. No es una doctrina de las iglesias evangelicas oficial el ser dogmatico,pero muchas organizaciones ev. tienen sus doctrinas, que no son 100% correctas. Los hay arminianos, los hay cesacionistas,los hay dispensacionalistas, los hay creac. tierra joven, los hay de todo, porque hay que seguir revisando los dogmas que nos vamos dando cuenta no son ortodoxos 100%, y hay que ir librandose de todos ellos. Kung me sirve para eso,para cuestionar la infabilidad no solo del Papa,sino tambien dentro de los evangelicos, muchos (no todos son asi), quieren revisar lo que creen,y cuando cuestionas te censuran.Como teologo,lo respeto a Kung,pero no me alineo ni con el ni con nadie de forma incondicional.
    Muchas de las cosas que dice benedicto son ortodoxas, otras no. Yo no soy romanista, soy catolico apostolico y evangelico, pero no romanista, pero tomo lo que encuentre de ortodoxo en ratzinger y descarto lo que esta errado, su romanismo es apestante, es un exceso terrible, pero bueno,repito,tomo lo bueno y desecho lo malo y asi seguimos reflexionando y aprovechandonos del don de “Iluminacion” que el Señor da a la Iglesia (universal).
    Asi que cuestionalo si queres,pero se mas objetivo,asi yo tambien aprendo de sus errores
    saludos
    saludos

  15. Emilio Alegre
    May 15, 2010 @ 22:35:50

    Yo no considero que lo que hace Küng sea teología cristiana. Será pseudo-teología arriana, pero no es teología cristiana. En fin, el Papa Benedicto XVI le lee con paz y le contesta igualmente, pero yo no. Si yo fuera Papa, Küng estaba excomulgado.

    Perdona, por cierto,que otra vez he contestado aquí por equivocación a una cosa que era de otro tema.

A %d blogueros les gusta esto: