Intelligent Design – Behe

View this document on Scribd
Anuncios

Razones para celebrar la Navidad

A mucha gente el pensar en Navidad le produce fatiga. No es el aspecto religioso el que causa el cansancio, sino los rituales que lo rodean y que giran en el vacío: las tiendas decoradas en exceso, las compras obligatorias, las luces, los “Santas”, los arbolitos y los villancicos, que comienzan a resonar en nuestros centros comerciales ya a comienzos de noviembre.

Así pues, nos preguntamos: ¿Qué tiene que ver todo esto, o parte de ello, con el nacimiento de Jesús? ¿No se ha convertido el Adviento, que se supone es un tiempo de preparación para la Fiesta, una mala experiencia agotadora que nos lleva al día de Navidad, saturados ya de todo lo que se suponía íbamos a realizar? ¿Acaso no honraríamos más a Jesús si, en vez de derrochar el dinero en cosas y alimentos típicos de Navidad, lo gastáramos en favor de los pobres? ¿Acaso no son útiles nuestras celebraciones navideñas para eliminar nuestra conciencia sobre el nacimiento de Jesús, más que para resaltarla? Preguntas inquietantes y válidas.

Admitamos que nuestras celebraciones navideñas comienzan realmente demasiado pronto, funcionan demasiado comercialmente, se fijan demasiado poco en algo religioso y no toman en cuenta suficientemente a los pobres. Con demasiada frecuencia también sirven para anular la conciencia religiosa, más que para fomentarla o destacarla. Y de esta forma es fácil ser cínicos sobre la Navidad, ya que ella engloba demasiados excesos.

Sin embargo, concedido esto, tenemos que tener cuidado de no tirar al niño junto con el agua del baño –y esto es más que un juego de palabras, en este caso. Porque algo se haga mal, no quiere decir que se tenga que cancelar. Lo que se requiere, creo yo, no es la eliminación del oropel, las luces, los actos sociales, las fiestas, la comida y la bebida que ambientan la Navidad, sino un mejor uso de todo ello. Hay efectivamente buenas razones para suprimir los rituales con los que ambientamos la Navidad, pero hay razones todavía mejores y más potentes para conservarlos.

¿Qué razones aducimos? ¿Que por qué continuar con tantos rituales, cuando, casi invariablemente, degeneran en exceso y fatiga? Porque tenemos una necesidad congénita de celebrar, pura y sencilla. Como seres humanos tenemos una sana necesidad, genéticamente-codificada, que es verdadero don de Dios; la necesidad, algunas veces, de programar fiestas, de tener carnavales, de celebrar un elaborado Sábado, de aparcar nuestra prudencia durante unas horas y vivir la vida como si no hubiera ninguna razón para ser tacaños o para mostrar frialdad a nuestros vecinos. Navidad es Sábado (día de descanso y regocijo), el supremo SÁBADO.

Hay momentos y épocas en la vida, y éstas debieran ser regulares y cíclicas, que se reservan precisamente para el goce y el disfrute, para la familia, para los amigos, para el color, para el oropel, y para exquisita comida y suave bebida. Incluso hay que aceptar también, de vez en cuando, un momento para el relajo, para algún exceso prudente. Jesús aprobó y articuló esto cuando sus discípulos se escandalizaron por el exceso de una mujer que besó sus pies y los ungió con perfume.

Todas las culturas, aun las que son pobres económicamente, organizan fiestas en las que, explícita o implícitamente, toman en serio las palabras de Jesús: A los pobres los tendréis siempre con vosotros, pero hoy es día para celebrar. Navidad es precisamente ese tiempo, destinado para la fiesta.

John Shea, en su libro sobre Navidad, “Starlight” -Luz de la Estrella-, ahora clásico ya, nos cuenta la historia de una familia que un año decidió celebrar una Navidad “alternativa”. No plantaron el arbolito, ni colgaron ninguna  bombillita, ni escucharon ni cantaron villancicos y ni siquiera intercambiaron regalos. Se reunieron para una sencilla, tranquila comida el día de Navidad, y eso fue todo. Cuando los amigos les preguntaron cómo les había ido, un miembro de la familia replicó que “bueno, fue agradable”. Otro miembro, hablando quizás con más sinceridad, afirmó que la celebración había sido “un abismo existencial”.

Sentimos dentro de nosotros mismos una presión, recibida de Dios, que nos empuja a celebrar, e infunde en nosotros una percepción incontenible de que no estamos destinados a la pobreza, a la tristeza y a relaciones con los demás escrupulosamente medidas, sino que en el fondo estamos destinados a la fiesta, a la danza, al lugar de luces y música y al lugar donde no contemos tacañamente nuestros centavos, ni modelemos nuestros corazones basados en que tenemos que sobrevivir y pagar las hipotecas. Con la ayuda de la celebración de la fiesta ( … ) , aprendemos eso.

http://antenamisionera.wordpress.com/2009/12/23/razones-para-celebrar-la-navidad/

Roma exhibe «Virgen con el Niño», la obra más misteriosa de Miguel Ángel

Roma exhibe «Virgen con el Niño», la obra más misteriosa de Miguel Ángel

La obra de Miguel Ángel Estará en los Museos Capitolinos hasta el 10

Religión Digital,07/12/09 – Roma exhibe desde hoy una de las obras más misteriosas del pintor, escultor y arquitecto renacentista Miguel Ángel Buonarroti, la “Virgen con el Niño”, que se conserva en el museo de la casa natal del artista en Florencia.
La obra, un boceto a lápiz de 54 por 39 centímetros, se exhibirá en los Museos Capitolinos hasta el 10 de enero, en lo que las autoridades del Ayuntamiento de la capital italiana han definido como un “homenaje a Roma” con motivo de la fiesta de la Inmaculada Concepción y de la Navidad.
La directora de la Fundación Casa Buonarroti, Pina Ragionieri, explicó que se trata de una pieza “misteriosa” porque, aunque comúnmente se la considera un boceto, no se sabe a ciencia cierta para qué obra lo fue o si abandonó el proyecto sin terminar.
De hecho, casi lo único que se conoce de la “Virgen con el Niño” es que salió de la mano del genial pintor florentino y que ha permanecido como propiedad de la familia Buonarroti hasta hoy, aunque en el siglo XIX se realizaron sobre ella agresivas intervenciones.
Este rasgo, que expresa “una maternidad demasiado dolorosa para concluir la relación de amor con el hijo” es “muy propio” de Miguel Ángel, cuyas obras se distinguen de las de los demás artistas renacentistas por su “extraordinaria profundidad”, en opinión de Ragionieri. Sin embargo, en el papel se encuentran pruebas que demuestran que el genio florentino probó una composición “rafaeliana”, en la que la Virgen dirige el rostro amoroso hacia la figura del Niño.
Este dato, al igual que los distintos trazos que se distinguen en la cabeza del Niño, sirven para revelar la “meditación constante” del artista, que se planteaba en continuación “si la Virgen debe mirar al Niño, si no; si debe amamantarle o si no”, dijo Ragionieri.
También se desconoce el año en que fue compuesta esta misteriosa obra, aunque los investigadores la datan en torno al 1525, cuando Miguel Ángel trabajaba para la familia Medici en la Sacristía Nueva de la iglesia de San Lorenzo, en Florencia. Por aquel momento, Miguel Ángel ya era un artista consagrado y había pintado su obra maestra, los frescos del techo de la Capilla Sixtina, en Roma, que poco después completaría con el del Juicio Final, tras el altar.
Una de las obras cumbre del Renacimiento, que Miguel Ángel realizó en la misma ciudad en la que ahora pasará la Navidad una de sus pinturas consideradas menores, pero de tanta fuerza y con tal halo de misterio como sólo la mano de genio florentino pudo darle

fuente: Religion digital

Una cultura que no niega sino que desconoce a Dios

Una cultura que no niega sino que desconoce a Dios

Concluye el congreso sobre Dios organizado por la Conferencia Episcopal Italiana

CIUDAD DEL VATICANO, martes 15 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- La crisis de la fe que se vive en este naciente milenio, no corresponde a una negación tajante de Dios sino más bien a una situación de desconocimiento e ignorancia religiosa.
Así lo constató el presidente de la Pontificia Academia para la vida y rector de la Pontificia Universidad Lateranense monseñor Rino Fisichella su ponencia en el seminario “Con Él o sin Él todo cambia”, que se realizó en la ciudad de Roma del 10 al 12 de diciembre.
Durante tres días este evento académico organizado por la Conferencia Episcopal Italiana presentó varias conferencias sobre la relación que se da actualmente entre Dios y diferentes manifestaciones de la cultura: la filosofía, la teología, la ciencia, el cine, el arte, la literatura, entre otras ramas del saber.
“El ateísmo de hoy puede en realidad volver a hablar nuevamente de Dios – distraidamente o tranquilamente – pero sin entenderlo verdaderamente”, aseguró Monseñor Fisichella.
Y retomando las palabras del padre de la “teología política”, Johann Baptist Metz, indicó que la crisis del cristianismo europeo “no es principalmente o al menos exclusivamente una crisis eclesial”, sino que se trata de una crisis más profunda: “se ha convertido en una crisis de Dios”. “Dios hoy no es negado sino desconocido”, aseguró en su ponencia monseñor Fisichella.
Para el prelado, el problema del desconocimiento de Dios radica en dos aspectos: el primero es el de la indiferencia “que a menudo domina el contexto cultural sobre esta cuestión”, y el segundo es que para muchos resulta obvio, “lo que muestra cuánta ignorancia hay a menudo sobre los contenidos religiosos”.
Ambos aspectos, aseguró monseñor Fisichella, corroen la base del sentido común religioso “debilitando cada vez más la pregunta religiosa y sobre todo, la opción consciente y libre”.
Tanto el concepto de Dios como una adecuada cultura religiosa se debe transmitir a las generaciones posteriores: “no sólo las certezas que hemos conquistado sino también el intento de disolver las dudas que nos acompañan para permitir que se fomente una cultura que sepa todavía preguntar, buscar y alcanzar soluciones originales capaces de responder al espíritu de este tiempo”, agregó monseñor Fisichella.
El prelado hizo alusión a la escena de Pablo en las calles de Atenas, (Hechos de los apóstoles 17, 16 – 34), que según él, “no ha cambiado mucho desde entonces”.
“Las calles de nuestra ciudad están llenas de nuevos ídolos” dijo el prelado. “Se multiplican las expresiones religiosas, a menudo privadas de espesor racional para dar mayor espacio a la emotividad mientras los nuevos mesías de última hora aparecen otra vez en el horizonte, predicando el inminente fin del mundo”, indicó monseñor Fisichella.
Y dijo que en este tiempo es necesario preguntarse si existen nuevos “Pablo de Tarso” conscientes de llevar una buena noticia “que entra en el areópago de nuestro pequeño mundo con la convicción y la certeza de querer anunciar el Theos àgnostos”.
Dijo que dentro de lo enigmático que resulta a veces la propia existencia personal y del consumo de cuanto rodea al hombre. “debe surgir el interrogante que toca el sentido y el significado de la existencia”.
Y aseguró que aunque son muchos los sucedáneos que se buscan en el tiempo actual para querer llenar el hambre de Dios, “nada como la fe en el Dios que se hace hombre, lleva a la libertad, a asumir en primera persona el principio de responsabilidad”.
“El Dios que ama como Jesús y el Dios responsable del hermano que no permanece en la soledad de la muerte”, dijo el presidente de la Pontificia Academia para la vida.
“Sin Dios hay menos posibilidad de la autocomprensión, del ejercicio de la libertad y de la responsabilidad social. Entonces es verdad: con Él o sin Él todo cambia”, concluyó monseñor Fisichella.
fuente: Zenit

http://www.eltestigofiel.org/informacion/noticias.php?idn=6369

Israel: trasladan una cárcel para preservar un mosaico cristiano

14-12-2009

Israel: trasladan una cárcel para preservar un mosaico cristiano

En los restos arqueológicos encontrados se hace referencia por primera vez a Jesús como Dios

La Nación,13/12/09 – En un proyecto multidimensional, que requiere la aprobación de diversas instituciones e instancias de poder en Israel, se comenzó a planificar una iniciativa poco común: trasladar la cárcel de Megido, ubicada en el norte del país, a fin de permitir que restos arqueológicos relativos al comienzo del Cristianismo en la zona, puedan ser preservados debidamente y expuestos al público.

En el lugar fue hallado un mosaico sumamente revelador, dentro de lo que había sido, en el siglo III, la casa particular de un oficial del ejército romano. Allí, aunque el Cristianismo no había sido declarado todavía como la religión del imperio romano, el oficial en cuestión había erigido una casa de oración cristiana. En el mosaico se hace por primera vez referencia a Jesús como “Dios”. No existe ningún hallazgo arqueológico anterior con estas caracteristicas y los expertos coinciden respecto a la importancia del mosaico hallado y la necesidad de que pueda ser abierto a visitas de turistas y peregrinos del mundo todo.

Salvando la historia.

Puede sonar extraño y cabría preguntarse qué tiene que ver la arqueología con un lugar como una prisión. La respuesta es que en esta tierra de historia tan milenaria, a cada paso uno puede estar marchando sobre vestigios antiguos de gran importancia para las distintas civilizaciones que gobernaron y vivieron en la zona. Es por ello que a fin de no correr riesgos de destruir restos arqueológicos de gran valor histórico, existe en Israel la práctica de las así llamadas “excavaciones de salvamento”.

Se trata de excavaciones ordenadas llevadas a cabo por la Autoridad de Antiguedades de Israel como paso previo a intensos trabajos de desarrollo e infraestructura que de realizarse sin el estudio previo, podrían terminar destruyendo testimonios históricos de gran valor.

Fue así que en el 2005, cuando en la cárcel Megido se disponían a ampliar las instalaciones para mejorar las condiciones de los presos , llegaron primero los arqueólogos, a trabajar en la zona destinada a las nuevas alas de la prisión. Sabían que el lugar, mencionado en la Biblia, había jugado un rol importante en la antiguedad. La zona era de gran centralidad para los gobernantes romanos y una de sus legiones más destacadas estacionaba en esta región .

Además, Megido es más conocido como Armagedón, el sitio en el cual se cree que se enfrentarán en la batalla decisiva, las fuerzas del bien a las del mal.

Jesus, Dios.

Conociendo todo eso, los arqueólogos, encabezados en ese momento por Yoram Tepper, llegaron al lugar. Pero no imaginaban la emoción que les aguardaba: nada más ni nada menos que la primera referencia conocida hasta ahora, a Jesús (Yeoshua) como “Dios”.

A eso, de por sí de gran valor, se agregan elementos claves que destacó en conversación con lanacion.com el Jefe del distrito norte en la Autoridad de Antiguedades de Israel, Dror Barshad. “Esto es especialmente apasionante, porque muestra la forma exacta en la que se fue expandiendo el Cristianismo en sus comienzos”, cuenta entusiasmado. “El mosaico con la mención de Jesús estaba en la residencia particular de un oficial romano que había construido una casa de oración, cuando el Cristianismo todavía no era la religión del Imperio. Y eso significa que la religión empezó desde abajo, del pueblo, no por imposición del Emperador”.

Este arqueólo irsaelí agrega que la zona en la que está la casa con el mosaico de inscripciones tan poco comunes, era una aldea judía llamada Otnaí, en la que también vivían paganos .Si bien la conjunción de distintos grupos humanos en una misma localidad no era algo extraño en esa época, en el siglo III, ésta es singular al presentar también elementos que dejan en evidencia el nacimiento gradual del cristianismo en la zona.

Presos aportando. Claro está que desde el punto de vista arqueológico, histórico, estos elementos ya mencionados son los más importantes. Pero inevitablemente, el punto más original de la historia, resulta la ubicación del gran hallazgo, es medio de una cárcel en la que 1200 presos ?mayormente palestino- cumplen sus condenas especialmente por diferentes ataques y crímenes relacionados a la seguridad.

Aquellos presos que así lo deseaban, participaron en su momento en las excavaciones y lo que encontraron en el lugar, les hizo sentirse útiles , portadores de un mensaje importante para la humanidad en general.

“Estaban emocionados, lo recuerdo bien”, cuenta el arqueólogo Dror Barshad. “Cabe suponer que esa gente no estaba viviendo sus mejores momentos, presa, encarcelada. Y al participar en trabajos de ese tipo, sentían que estaban aportando al colectivo, a la sociedad, una gran cosa”.

En aquel momento, visitamos el sitio de la excavación, en la cárcel. Tenemos aún bien presente el rostro de algunos de los presos que cavaban en el lugar y limpiaban con cuidado el mosaico, comentando que “ésto puede ayudarnos a retomar un buen camino”. Uno de ellos, con una sonrisa y los ojos brillantes, decía, : “esta vez no me molesta que mis hijos me vean por televisión, porque ahora, pueden estar orgullosos de mi”.

Apenas finalizada esa primera etapa de excavación, el mosaico fue tapado a fin de preservarlo debidamente hasta que se supiese cuál sería el destino del lugar. “No es que lo dejamos cubierto y nos fuimos”, aclara Dror Barshad. “Controlamos la humedad y otros parámetros que es importante saber cómo se mantienen, para que el mosaico se preserve bien”.

Esfuerzo conjunto. Ahora, pocos años después de aquella impactante sorpresa, hay una decisión oficial de trasladar la cárcel a fin de poder ampliar los trabajos de excavación en el lugar y finalmente convertirlo en un sitio ordenado al que puedan llegar turistas y peregrinos.

Janan Erez, desde hace seis años Jefe del Consejo Regional Megido, no logra ocultar su emoción cuando cuenta sobre los planes de traslado de la cárcel, elogiando al Servicio Penitenciario de Israel por haberlo aceptado y al gobierno por haberlo aprobado. El proyecto podría salir aproximadamente 100 millones de dólares, aunque la suma es por ahora una mera apreciación.

Los cálculos más optimistas indican que en el plazo de un año podría culminar el proceso de la primera planificación con sus correspondientes autorizaciones, tras lo cual se pasaría al planeamiento detallado tanto de la nueva cárcel como del desarrollo de la zona en la que se encuentra el mosaico.

“El trabajo será coordinado entre todos”, explica Janan Erez. “ya que de lo contrario, no funciona. Algo clave es que el ministerio de Finanzas ya dio su aprobación”.

El consejo regional Megido proporcionará un territorio alternativo para la prisión, que se encuentra a aproximadamente 2 kms al suroeste de la ubicación actual, en tierras agrícolas del kibutz (comunidad colectiva ) Megido, que ya ha accedido.

Yaron Zamir, portavoz del Servicio Penitenciario de Israel, cuenta que dado que se hará este traslado, un proyecto nada sencillo, la meta será ampliar la estructura actual en su nuevo destino y construir un “complejo” de cárceles con capacidad para entre 6.000 y 7.000 convictos.

No es de descartar que en el camino surjan incovenientes y demoras, como es propio de todo proceso que necesita de la burocracia para avanzar.

Pero lo seguro ya ahora es que se trata de uno de los proyectos más originales desde la creación del estado judío: mover una cárcel entera, con presos “de seguridad”-en su mayoría palestinos musulmanes- , para garantizar la continuación de los trabajos y la preservación de los hallazgos claves para la historia del Cristianismo en Tierra Santa.

fuente: La Nación

http://www.eltestigofiel.org/informacion/noticias.php?idn=6358