Duane T. Gish Creacion, Evolucion y El Registro Fosil

View this document on Scribd
Anuncios

Las Partículas Elementales del Universo.

Las Partículas Elementales del Universo.
Publicado por Malena el 18 de Diciembre de 2009

Aristóteles pensaba que el Universo estaba formado por cuatro elementos, tierra, aire, fuego y agua, sometidos a la influencia de dos fuerzas: la gravedad y la fuerza que provoca la tendencia del aire y del fuego a elevarse; y según este filósofo, la materia se podía dividir en forma ilimitada.

Demócrito en cambio, creía que la materia estaba compuesta de átomos indivisibles.

Estas formas de pensar continuaron teniendo vigencia hasta 1803, cuando John Dalton, químico y físico británico señaló que el agrupamiento de átomos podía explicar la combinación de los compuestos químicos que hace posible la formación de las moléculas.

Einstein fue el que proporcionó las evidencias físicas más importantes en 1905, al explicar que el movimiento aleatorio de partículas de polvo suspendidas en un líquido se debía al efecto del choque de los átomos del líquido con esas partículas. Ya en aquella época se sospechaba que los átomos no eran indivisibles.

En 1911, el físico británico Ernest Rutherford, mostró que los átomos tenían un núcleo con carga positiva y alrededor de él giraban una cantidad de electrones.

Primero se pensó que el núcleo del átomo contenía electrones y una partícula con carga positiva denominada protón que se pensaba que era la partícula elemental de la materia.

Pero James Chadwick Rutherford, de Cambridge, descubrió que el núcleo tenía otras partículas llamadas neutrones, sin carga eléctrica, pero con la misma masa del protón.

Hace sólo 20 años que se sabe que ni los protones ni los neutrones son las partículas elementales, porque las colisiones de protones entre sí y con los electrones a alta velocidad, revelaron que estaban constituidos por partículas aún más pequeñas, que llamaron quarks y que hay un cierto número de quarks diferentes.

Hoy en día, se sabe que tanto los átomos, como los protones y los neutrones son divisibles.

Todavía la ciencia no cuenta con elementos de observación como para determinar cuál es el elemento primordial de toda la materia, pero se ha llegado a saber que cada partícula tiene su antipartícula y que ambas se pueden aniquilar mutuamente.

Esto implica que podría ser posible que existieran antimundos y antipersonas, hechos de antipartículas.

Las partículas y las antipartículas no se han destruido entre si porque parece ser que hay más partículas que antipartículas, aunque no se puedan observar con un detector de partículas, pero se sabe que existen por sus efectos.

Las partículas que pueden ser detectadas directamente se muestran como ondas luminosas o gravitatorias.

La mayoría de los físicos están buscando descubrir una teoría unificada que explique las cuatro fuerzas: la de gravedad, la electromagnética, la llamada fuerza nuclear débil, responsable de la radioactividad; y la interacción nueclear fuerte, que mantiene a los quarks unidos en el protón y el neutrón, y a los protones y neutrones juntos en los núcleos de los átomos de la materia.

Se cree que todas las galaxias están formadas por quarks, en vez de antiquarks, porque las leyes de la física no son exactamente las mismas para las partículas que para las antipartículas, además, si hubiera habido la misma cantidad de ambas, todos los quarks y antiquarks se hubieran destruido entre si y el universo hubiera sido pura radiación y muy escasa materia.

http://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/las-particulas-elementales-de-la-materia

Judíos Gastan Millones en la Preparación de la Venida de Su Mesías, Subvencionados por el Evangelicalismo “Cristiano”

Presto, Yehuda Glick, director del ‘Instiuto del Templo’, sostiene una vasija sagrada, especialmente hecha para la venida del Mesías judío. Fotografía de Gali Tibbon
Por Jason Koutsoukis

(TheSydneyMorningHerald).- Yehuda Glick es un judío estadounidense de 44 años quien ha pasado gran parte de su vida preparando la venida del Mesías de los judíos en Jerusalén.

Desde que es director ejecutivo del ‘Instituto del Templo’ (Temple Institute), la tarea principal del sr. Glick ha sido supervisar la manufactura de los utensilios que los sumos sacerdotes utilizarán cuando el día llegue.

Coronas y otros instrumentos hechos de oro sólido ocupan las vitrinas del museo del ‘Instituto del Templo’ en la antigua ciudad de Jerusalén.

Presto, Yehuda Glick, director del ‘Instiuto del Templo’, sostiene una vasija sagrada, especialmente hecha para la venida del Mesías judío. Fotografía de Gali Tibbon

Otros artefactos incluyen una selección de urnas de cobre, trompetas hechas de plata y prendas que usarán los sumos sacerdotes tejidas con hilos de oro.

Instrumentos musicales, incluyendo harpas y liras hechas a mano, listos para ser utilizados y “volver a la vida” ante la aparición del Mesías judío.

Arpas y liras. Imagen añadida
Pero, ¿cuándo hemos de esperar este notable acontecimiento?

“Todo lo que sabemos es que estamos viviendo ya la era de los milagros y estos milagros fueron predichos en el Libro en la víspera del final de los tiempos. Podría ser mañana, pero bien podría ser dentro de otros cien años o incluso 400 años”.

Estuvimos en el “Quarter Cafe” de la parte judía de la antigua ciudad de Jerusalén, situado en un terraplén elevado donde es posible contemplar el sitio religioso más impugnado sobre la Tierra.

Los judíos lo llaman el Monte del Templo o Monte Moria, se cree que éste es el sitio de la “primera piedra”, del Santo de los Santos desde donde Dios tomó arcilla para crear a Adán.

Los musulmanes lo llaman Haram al-Sharif o el Noble Santuario y se considera el tercer sitio más santo del Islam, desde donde su profeta Mahoma ascendió al cielo.

Para los judíos el Monte del Templo es también el sitio del primer templo construido por el Rey Salomón. Después de ser destruido, se construyó un segundo templo aproximadamente en el año 500 a. C. y permaneció en pie por 500 años hasta que los Romanos lo destruyeron. Su creencia religiosa sostiene que un tercer templo será construido a la llegada de su Mesías.

“Esta es la razón por la cual hemos llamado a dos arquitectos”, dijo el sr. Glick, “será un edificio moderno con espacios para estacionar coches y elevadores, pero lucirá muy parecido al Segundo Templo”.

El museo del ‘Instituto del Templo’ exhibe una maqueta a gran escala que muestra cómo lucirá el Tercer Templo, con un edificio principal que alcanzará unos 60 metros de altura.

Maqueta del Templo. Imagen añadida
En la actualidad el Monte del Templo está dominado por la mezquita al-Aqsa y la Cúpula de la Roca [ambas musulmanas].

“Al-Aqsa puede permanecer ahí”, dijo el sr. Glick, apuntando a la mezquita, “no está realmente sobre el Monte del Templo”, pero tenemos la intención de construir sobre la Cúpula de la Roca, seremos capaces de encontar una forma de incluirla en el Tercer Templo.

El sr. Glick imagina una casa de oración abierta para todos los creyentes de las corrientes monoteístas: cristianos, musulmanes o judíos.

El ‘Instituto del Templo’ se ha convertido en una parte integrante de los recorridos turísticos de los ‘evangélicos’ estadounidenses en su visita a Israel. Gracias a sus grandes donaciones, hasta el momento se han destinado unos 27 millones de dólares estadounidenses en preparativos.

“Comenzamos con 100 dólares estadounidenses”, dijo el sr. Glick, “existen 70 millones de “cristianos evangélicos” en el mundo y la mayoría de ellos se han convertido en los más importantes patrocinadores de Israel”.

Por lo general, Israel se opone a que los judíos visiten el Monte del Templo, es un área tan sensible que cuando el líder opositor israelí Ariel Sharon lo visitó, acompañado de cientos de elementos de la policía antimotines israelí, en el año 2000, desató una ola de violencia conocida como la segunda intifada o insurrección.

“Este ‘Instituto del Templo’ es un movimiento de extrema derecha interesado sólo en la provocación”, dijo Kathem Abdel Kaber, ministro de la Autoridad Palestina ecargado de los asuntos israelíes, “defenderemos vigorosamente nuestro derecho a administrar este sitio. Ningún esfuerzo insultante por parte de esta gente tendrá éxito para expulsarnos”.
.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com