Descubren una antigua vasija con el texto ‘Cristo, el mago’ en Alejandría

Descubren una antigua vasija con el texto ‘Cristo, el mago’ en Alejandría

Un equipo de arqueólogos y egiptólogos acaba de descubrir entre las ruinas sumergidas de la mítica ciudad de Alejandría, una vasija de cerámica con una enigmática inscripción en griego que podría ser la referencia más antigua que existe de Jesucristo.

Según explicó Franck Goddio, uno de los arqueólogos submarinos más
prestigiosos del mundo y el responsable del hallazgo, el objeto muestra una inscripción en griego, ´Dia Chrstou o Goistais´, que se traduce como “por Chrestos el mago”.

El investigador francés indicó que entre las teorías que se barajan, podría tratarse de una referencia a Jesucristo, en aquel tiempo el máximo exponente de la magia blanca.

El valor del descubrimiento se incrementa por su antigüedad, ya que los egiptólogos que han estudiado la pieza aseguran que la vasija, procedente de Asia Menor, es del siglo I a.C. y que la inscripción fue realizada antes del año 50 d.C. Esto convertiría el hallazgo en la primera referencia del mesías que se conoce, honor que hasta ahora ostenta una carta del apóstol San Pablo del año 51 d.C.

No obstante, ésta no es más que una de las dos o tres teorías que barajan los expertos sobre el origen y el significado de esta valiosa pieza.

El descubrimiento se produjo el pasado mes de junio cuando su equipo trabajaba dentro de un templo situado cerca de la isla de Antirhodos, muy cerca de la costa.

Durante los últimos meses, los mejores egiptólogos del mundo han trabajado en esta pieza y han dado varias teorías sobre ella. Se cree que la vasija se utilizaba en ritos adivinatorios. Se vertía en ella una fina capa de aceite cuyas distribución y huellas se interpretaban por un mago en forma de predicciones futuras.

Este objeto ha llegado a Madrid, donde permanecerá expuesto al público dentro de la muestra ´Tesoros Sumergidos de Egipto´, en el Matadero Legazpi, hasta el próximo 26 de noviembre.

En la inscripción en griego ´Dia Chrstou o goistais´, la palabra ´goistais´ significaría «mago», mientras que Chrstou designaría el nombre del celebrante, aunque también podría significar el Mesías. En este caso, la vasija habría sido utilizada por un mago que, para legitimar sus poderes sobrenaturales, habría invocado a Cristo.

«En el primer siglo de nuestra era, la comunicación del Portus Magnus de Alejandría con la región de Palestina era muy fluida, con barcos que llegaban de allí a diario. Es muy probable que en Alejandría estuvieran al corriente de la existencia de Jesús y de los milagros que estaba obrando no muy lejos de allí y que los magos realizaran ritos en su nombre», explicó Goddio.

La vasija ha estado expuesta en Madrid, pero un gran equipo de expertos investigadores continúa investigando sobre la pieza y su origen.

Fuente: El Mundo. Redacción: ACPress.net

http://apologista.blogdiario.com/1222323600/descubrimiento-de-vasija-que-alude-a-jesucristo-/

Anuncios

DEBATE EN TORNO AL “DISEÑO INTELIGENTE”

DEBATE EN TORNO AL “DISEÑO INTELIGENTE”

Por Santiago Collado

El reto de la bioquímica al paradigma darwinista

El dominio del darwinismo en la explicación de la evolución ha sido discutido, con especial fuerza, a partir de la aparición en los años noventa del movimiento del “Intelligent Design” (ID). Desde un punto de vista que quiere ser estrictamente científico, y sobre la base de las aportaciones de la bioquímica, los defensores del ID advierten la existencia de un diseño en la naturaleza y niegan que algunos sistemas complejos puedan haberse formado de manera gradual. En EE.UU. y en Holanda el debate ha llegado a la organización de la escuela (ver Aceprensa 81/05). (*)

Los argumentos esgrimidos por los integrantes de este movimiento han conseguido renovar una vieja polémica que se mantiene viva en EE.UU. casi desde la misma aparición de la teoría de la evolución de Darwin. Originalmente pugnan entre sí dos teorías rivales: el creacionismo y el evolucionismo. Ahora el enfrentamiento ofrece muchos más matices. Los componentes del ID no se presentan como alternativa al evolucionismo desde la autoridad de la Sagrada Escritura, sino que sostienen que sus argumentos tienen un carácter estrictamente científico.

La persona que consiguió catalizar el movimiento del ID fue Phillip E. Johnson, que en los años ochenta había alcanzado gran prestigio como abogado y daba clases de Derecho en la Universidad de Berkeley. Su figura se hizo muy popular entre los defensores del creacionismo a raíz de un enfrentamiento dialéctico que mantuvo con Stephen Jay Gould (ver Aceprensa 79/02), que entonces era ya también un prestigioso y conocido biólogo evolucionista y agnóstico declarado.

¿Teoría científica o filosófica?

A finales de los ochenta Johnson era profesor visitante en el University College de Londres, donde leyó la polémica obra de Richard Dawkins “El relojero ciego”. Después de un estudio atento del libro, llegó a la conclusión de que los argumentos expuestos por Dawkins no podían considerarse legítimamente científicos; más bien parecían argumentos del tipo de los empleados en las defensas judiciales con las que tan familiarizado estaba Johnson. Impulsado por esta idea, siguió trabajando sobre los libros más populares de entonces sobre la evolución. Como resultado de este estudio publicó en 1991 un libro titulado “Darwin on Trial”, en el que hacía una dura crítica al darwinismo acusándolo de no ser una teoría científica sino una filosofía materialista. El libro alcanzó una gran difusión e hizo más famoso aún a su autor.

A lo largo de los años noventa, en gran parte por el eficaz impulso de Johnson (1), el movimiento ID se fue consolidando desde diversos puntos de vista. En los últimos noventa consiguieron también que distintas personalidades de prestigio en el mundo académico y científico entraran en diálogo con ellos. A lo largo de esa década también consiguieron aumentar notablemente el número de científicos y estudiantes interesados en trabajar para el ID. Dos de las incorporaciones más importantes fueron Michael Behe y William Dembski, que han desempeñado un papel decisivo en el desarrollo y difusión del ID.

Michael Behe, bioquímico y profesor de la Universidad de Lehigh, comienza a ser un miembro destacado del movimiento ID en 1992. Cuatro años más tarde expuso sus ideas bien ordenadas y desarrolladas en un libro de divulgación científica titulado “La caja negra de Darwin” (ver Aceprensa 68/01). El libro fue un gran éxito editorial. Recibió también, junto con multitud de críticas a favor y en contra de las tesis defendidas, el reconocimiento de la mayor parte de los especialistas en estas áreas, por la calidad del trabajo. Posiblemente haya sido el libro que más ha contribuido a hacer creíble el “Diseño Inteligente” y a hacerle ganar terreno en el ámbito académico.

La caja negra de Darwin

Es claro que en el mundo natural, el que nos presenta nuestro conocimiento ordinario de la naturaleza, encontramos una extraordinaria complejidad. Dicha complejidad hace difícil la explicación de la evolución de las especies desde la perspectiva darwinista, es decir, aquella que se alcanza sólo con modificaciones casuales –sin ningún propósito especial– y selección natural. Una de las consecuencias lógicas de esta doctrina es que la evolución se produce de una manera gradual.

Michael Behe, en “La caja negra de Darwin”, comienza su crítica al darwinismo con un ejemplo que es uno de los preferidos por los creacionistas: el escarabajo bombardero. Este animal posee un sofisticado sistema defensivo cuyo esquema incluso ha sido estudiado como posible método de propulsión de cohetes. Como ocurre en otros muchos ejemplos de la naturaleza que el autor podría haber elegido, la complejidad que manifiesta este pequeño animal hace muy difícil explicar su aparición siguiendo el esquema darwiniano. A la complejidad que se resiste a ser explicada por el evolucionismo de tipo darwinista, Behe la llama irreductible.

Complejidad irreductible

En el sistema anterior y en otros de complejidad semejante o mayor, la explicación gradualista es difícil de refutar o de defender. Esto es debido a que se argumenta a partir de elementos que ya, de por sí, son complejos. Lo que se dice en esa situación, afirma Behe, se parece a decir que para construir un aparato de música estéreo basta con unir dos altavoces, un amplificador también estéreo, un reproductor de CD y un sintonizador. Lo que se ha dicho no es mentira, pero realmente es muy poco. La explicación parte de bloques que ya son ellos mismos difíciles de explicar.

La pregunta que se hace el autor de “La caja negra de Darwin” es, precisamente, si existe algún sistema biológico que permita afirmar con certeza científica que posee complejidad irreductible, es decir, que no se ha podido alcanzar de una manera gradual: cambios pequeños que supongan ventajas competitivas y selección natural. Es una pregunta que de tener respuesta afirmativa iría directamente contra el núcleo de la teoría darwiniana (2). En este punto del discurso conviene precisar, así lo hace el autor, lo que él entiende por sistema irreductiblemente complejo: “Con esta expresión me refiero a un solo sistema compuesto por varias piezas armónicas e interactuantes que contribuyen a la función básica, en el cual la eliminación de cualquiera de estas piezas impide al sistema funcionar”. Es clave en la argumentación que hace Behe admitir que esas “piezas” son realmente elementales: como los tornillos y las tuercas del coche en relación con su fabricación. La solución de la casualidad múltiple para dar razón de la aparición de dichos sistemas en la Naturaleza no es aceptada ni por los actuales darwinistas más beligerantes (3).

En los artefactos es muy sencillo determinar si es aplicable la definición de complejidad irreductible. Behe se sirve, para exponer sus ideas, del análisis de un artefacto en el que es fácilmente aplicable su definición y en el que podemos determinar, por tanto, si se trata de un sistema irreductiblemente complejo. El artefacto es la clásica ratonera. En ella se sabe perfectamente su función, atrapar ratones, y cuáles son los elementos básicos, “las piezas”, que la componen. Es patente con sólo ver la trampa que para conseguir realizar adecuadamente su función es necesario que funcionen todas las piezas y tengan la forma y características necesarias. Si falta sólo una, o no está como debe, o no tiene el tamaño requerido, etc., la trampa no funciona. Se trata de un sistema de complejidad irreductible. Es también claro que un sistema que, como éste, sea irreductiblemente complejo no puede alcanzarse de una manera gradual: o está todo o no tenemos trampa; una trampa que no tiene muelle, o cualquier otra pieza, no sería capaz de ejercer su función mínima: cazar el ratón.

Podremos aplicar estas nociones a sistemas biológicos, o sistemas naturales en general, sólo si somos capaces de aplicarles la definición de complejidad irreductible, es decir, si podemos “enumerar las partes del sistema y reconocer una función”. Las partes, como hemos dicho anteriormente, deben ser elementales. Para Behe, en la actualidad estamos en condiciones de abordar ese problema: la ciencia que lo permite se llama bioquímica.

Sistemas bioquímicos y diseño

La bioquímica moderna nos ha permitido, según Behe, llegar hasta los ladrillos con los que están formados todos los seres vivos. Lo anterior equivale a descubrir qué hay en el interior de la “caja negra”, poder desvelar los “mecanismos” mediante los cuales dichas “piezas” se relacionan entre sí sosteniendo las distintas funciones que nos presenta nuestra experiencia ordinaria.

Para ilustrar las palabras anteriores, el autor de La caja negra de Darwin va pasando revista a un conjunto de sistemas de los que se puede decir que sabemos su composición desde el nivel atómico. Asume que los ladrillos de dichos sistemas son básicamente los aminoácidos, con los cuales se forman las proteínas, y que estas son maravillosas y diminutas máquinas moleculares (motores, trasportadores, cortadoras, replicadoras, etc.) que pueden alcanzar un grado de complejidad asombroso, que tienen funciones perfectamente definidas y cuyo funcionamiento, al menos en un buen número de casos, conocemos con suficiente detalle. Cada uno de estos ejemplos en los que es aplicable su definición permiten concluir que, asombrosamente, ostentan complejidad irreductible.

Behe ha estudiado con suficiente detalle diversos ejemplos de sistemas bioquímicos (el cilio o flagelo bacteriano, la coagulación de la sangre, la estructura de los distintos subsistemas de una célula eucariota, el sistema de transporte de proteínas, etc.).

El análisis detallado de estos ejemplos, y el hecho de que se conozca su estructura hasta el nivel molecular, llevan a Behe a afirmar en ellos la evidencia de diseño. Del mismo modo que en el caso de la ratonera, por ser un sistema de complejidad irreductible, todos estamos de acuerdo en afirmar que ha sido diseñada y fabricada, en los sistemas estudiados es necesario afirmar sin ningún miedo a equivocarse que son sistemas diseñados. Esto es lo que afirma Behe. Se entiende por diseño la intervención de un actor inteligente que ha dado forma a dichos sistemas. No se presupone ni quién es el actor ni cuando ejerció su actividad creativa.

El hecho de afirmar la existencia de diseño tampoco impide a Behe aceptar la evolución e incluso, en una cierta medida, el darwinismo. Lo que niega categóricamente es que los sistemas que poseen complejidad irreductible puedan haberse formado de una manera gradual, según explica el neodarwinismo.

No por leyes naturales

Behe también niega que estos sistemas hayan podido surgir como consecuencia de unas leyes naturales que, contando con el tiempo, han dado lugar a esos organismos. Lo que defiende Behe, y así lo ha confirmado en escritos en los que responde a diversas críticas, es que el diseñador ha actuado creando estructuras que no son explicables desde las leyes naturales. Él llama a este tipo de diseño “diseño en sentido fuerte”, es decir, el mismo tipo de intervención que es necesaria en la fabricación de un artefacto como la ratonera. La naturaleza de los elementos que componen este último sistema artificial, no da explicación de cómo se han combinado en orden a poder realizar la función que cumplen.

Como la probabilidad de que la unión de sus elementos sea una coincidencia múltiple resulta despreciable, hay que concluir que la causa que los ha unido es externa a los mismos elementos y, además, que dicha causa es el diseño previo y su construcción de acuerdo con esos planes. Es obviamente necesaria la intervención de un agente capaz de materializar dicho diseño.

Otro personaje destacado del ID es William A. Dembski, que ha realizado trabajos de postgrado en Matemáticas en el MIT, en Física en la Universidad de Chicago y en Ciencias de la Computación en Princeton. Su empuje, junto con la amplitud de su formación matemática, filosófica y teológica, le han facilitado asumir el liderazgo dentro del movimiento a partir de los últimos noventa. En sus múltiples publicaciones defiende que el diseño se puede detectar científicamente y explica cómo hacerlo.

El problema principal que se plantea es: ¿cómo descubrir que en la naturaleza existe diseño y que, por tanto, no todo se reduce a azar y necesidad? Dembski responde a esta pregunta de una manera tajante afirmando que el diseño se puede inferir, y propone un algoritmo para hacerlo.

Reacción frente al Intelligent Design

El libro “La caja negra de Darwin” alcanzó una gran difusión después de su publicación en 1996. El ID avivó el fuego del debate entre los que Johnson ha calificado como naturalistas, y los que podemos calificar con toda la generalidad posible antinaturalistas. La realidad es que las cosas no son tan sencillas como para verlas en blanco o negro y, por ejemplo, no solamente son críticos del ID los materialistas (4), con los cuales los defensores del movimiento tienden a identificar a los naturalistas. Hay científicos de reconocido prestigio, que admiten su fe –no exenta de razones– en un universo fruto de la creación divina y, por tanto, partidarios de un cierto tipo de diseño, que plantean serias objeciones a las tesis defendidas por el mismo Behe y, por supuesto, del resto de los integrantes de su movimiento.

Uno de estos objetores es el biólogo Kenneth R. Miller. Este científico, que defiende en gran medida el gradualismo neodarwinista, emplea también el ejemplo de la ratonera para argumentar de una manera darwiniana y dar una posible explicación de estos tipos de sistemas que entonces no poseerían verdadera complejidad irreductible. Las críticas contra el ID son mucho más encendidas entre los que son abierta y declaradamente materialistas, como los científicos y divulgadores Richard Dawkins, Peter Atkins o, de un modo distinto, el filósofo Elliot Sober.

Tintes ideológicos y ciencia

El nacimiento del ID tiene lugar en un escenario que está claramente marcado por una polémica que, al menos en parte, tiene tintes ideológicos y no se ha desarrollado exclusivamente en el ámbito científico. Para empezar, lo que se cuestiona y se defiende es el carácter científico tanto del ID como del darwinismo.

Hay por parte de los defensores del ID un recurso constante a apoyarse en la experiencia de diseño que tenemos en relación con los artefactos. En sus argumentos se utiliza lo que ocurre con los artefactos como ejemplos. Hay una equiparación del mundo artificial con el mundo natural que en algunos argumentos puede ser legítima, pero que también suscita la sospecha de que los presupuestos intelectuales en los que se mueven son próximos al mecanicismo. En este punto y, por las mismas razones, también el darwinismo resulta sospechoso de mecanicismo. Aclarar hasta qué punto son verdaderas estas sospechas puede contribuir a iluminar el debate.

La crítica que el ID hace contra el darwinismo parece tener suficiente entidad (noción de complejidad irreductible). No parece, sin embargo, ser tan consistente en la defensa que hace de sí mismo. Pensamos que los puntos débiles del darwinismo frente al ID son también los que impiden que el ID sea consistente en su propia autodefensa.

_________________________

Santiago Collado, licenciado en Física y doctor en Filosofía, es profesor de Filosofía de la Naturaleza en la Universidad de Navarra. E-mail: scollado@unav.es.

(*) Este artículo es una versión resumida de un texto más amplio publicado en el seminario del Grupo de Investigación Ciencia, Razón y Fe de la Universidad de Navarra ( www.unav.es/cryf/).

(1) Johnson afirmó que el “Intelligent Design” era como una “cuña” con la que sería capaz de romper la monolítica cultura materialista, sólidamente instaurada hasta ese momento en el ámbito científico.

(2) Behe reproduce en la página 60 de su libro la afirmación de Darwin siguiente: “Si se pudiera demostrar la existencia de cualquier órgano complejo que no se pudo haber formado mediante numerosas y leves modificaciones sucesivas, mi teoría se desmoronaría por completo”.

(3) El siguiente texto de Richard Dawkins también es reproducido por Behe: “Es muy posible que la evolución no sea siempre gradual. Pero debe ser gradual cuando se usa para explicar el surgimiento de objetos complejos que al parecer tienen un diseño. Como los ojos. Pues si no es gradual en estos casos, deja de tener capacidad explicativa. Sin gradualismo en estos casos, regresamos al milagro, que es simplemente un sinónimo de ausencia total de explicación”.

(4) Empleamos aquí el calificativo de materialista para designar a aquellos que defienden la imposibilidad de encontrar otras causas en la realidad física distintas a la misma materia. Esta sería la causa primera y última de toda la realidad.

http://apologista.blogdiario.com/1221410100/debate-en-torno-al-“diseno-inteligente”-/

LA NEUROCIENCIA CUESTIONA ELMATERIALISMO IMPERANTE

LA NEUROCIENCIA CUESTIONA ELMATERIALISMO IMPERANTE

Si se puede demostrar que la mente gobierna el cerebro, es que existe una realidad no material

La revista The Global Spiral publica una reseña del último libro del neurólogo canadiense Mario Beauregard. Esta obra revisa las viejas cuestiones sobre la realidad material, la realidad inmaterial y Dios desde la perspectiva de la neurociencia, estableciendo en esta rama científica dos posturas contrapuestas: la materialista (que cree que no hay nada más allá del cerebro) y la no materialista (que cree que mente y cerebro son dos cosas distintas). Experimentos realizados por Beauregard han demostrado empíricamente que la mente puede gobernar y transformar el cerebro lo que, según él, significa que la materia no es lo único que existe. Esa realidad in-material es, para el científico, consistente con la idea de la existencia de Dios. Pero, señala Beauregard, dicha existencia no será nunca constatada sino tan sólo inferida, porque Dios no puede convertirse en objeto de estudio. Por Yaiza Martínez.

Mario Beauregard, director del Laboratorio de Investigación Mente/Cerebro (MBRL) de la Universidad de Montreal, en Canadá, ha publicado recientemente, junto a la periodista especializada en religión y ciencia,Denyse O’Leary, el libro The Spiritual Brain: A neuroscientist’s case for the existence of the soul.

La obra, según explica The Global Spiral, publicación del Instituto Metanexus, explora un debate muy antiguo, en este caso llevado a un contexto moderno: el contexto científico.

Desde esta perspectiva, a las viejas preguntas se les dan nuevos matices: ¿somos los seres humanos algo más que materia y energía?; ¿estamos dotados de un aspecto no material llamado espíritu o alma?; ¿qué pasa con las experiencias religiosas?, ¿son reales o, simplemente, fruto de una actividad cerebral anómala?; ¿es el misticismo un estado elevado de conciencia o sólo una alucinación? ¿qué es nuestra conciencia: la reunión de miles de millones de neuronas o algo que conecta con el universo? Y es que el aún creciente auge del contexto racionalista y científico cuestiona las verdades religiosas e intenta exiliar a Dios de la cultura humana; mientras que las posturas materialistas, por su parte, hacen que se trivialicen los valores morales, señala The Global Spiral.

Posturas contrapuestas

Concretamente, en el terreno de la neurología, existe una gran división respecto a estas grandes y eternas preguntas. La mayoría de los neurocientíficos, los científicos cognitivos y los biólogos, se aferran a la visión científica tradicional, señalando que fenómenos como el alma o Dios no son más que los chispazos de un cerebro complejo, al igual que lo serían otras alucinaciones y fantasías del ser humano.

Por otro lado, también existen pensadores, entre ellos científicos, que no ven así las cosas. Es el caso de Beauregard, neurólogo que, hace unos años por ejemplo, investigó a un grupo de monjas carmelitas, recopilando según él evidencias de que las experiencias religiosas tienen un origen no-material y que no provienen del cerebro.

Como él, algunos científicos creen que la mente es algo más que las macromoléculas, y que la dimensión espiritual del ser humano existe aunque no contemos con el método apropiado para conocerla.

El libro escrito por Bauregard y O’Leary explora los intentos más recientes por parte de la ciencia de localizar el “gen de Dios”, y defiende que nuestro cerebro está estructurado para la religión y que, por tanto, los intentos para reducir las experiencias espirituales a un fenómeno puramente material están mal enfocados.

Materialismo insuficiente

Según los autores, muchos científicos ignoran evidencias que desafían a los prejuicios materialistas que les impelen a pensar que nuestras experiencias son explicables sólo por causas materiales, y que el mundo físico es la única realidad.

Pero ese materialismo científico no puede explicar por sí solo fenómenos irrefutables como la intuición, la fuerza de voluntad, el efecto placebo en medicina o las experiencias cercanas a la muerte, señalan los científicos.

The Spiritual Brain explora, en definitiva, las últimas investigaciones neurológicas al respecto de todos estos fenómenos más allá de la materia, en un intento de contradecir la perspectiva más extendida, la materialista.

Para ello, los autores han vertido en la obra numerosas citas de autoridades en la materia y han presentado argumentos, según The Global Spiral, bastante persuasivos, sobre lo inadecuado del paradigma materialista actual para la interpretación y el conocimiento de diversas materias.

Neurociencia y Dios

Todas estas ideas las expresó Beauregard en una entrevista publicada porHarperCollins. En ella, el neurólogo explicaba cómo la neurociencia no científica demuestra que la mente es real y puede cambiar el cerebro.

El neurocientífico afirmó haber demostrado, con otros neurocientíficos, cómo la mente influye en el cerebro a través de técnicas de registro de imágenes de la actividad cerebral. Estas técnicas demostraron el poder de la voluntad sobre el cerebro, con participantes que controlaron sus pensamientos tristes o las respuestas eróticas ante imágenes estimulantes en este sentido.

En cuanto a la pregunta sobre si la neurociencia puede demostrar la existencia de Dios, Beauregard señaló que no, porque Dios no puede convertirse en un objeto de la investigación científica, pero el científico opina que determinados fenómenos que ocurren en la mente, como la telepatía, pueden ser consistente con la creencia en una realidad más allá de la materia, y esta creencia podría ser consistente a su vez con la creencia en la existencia de Dios.

En Tendencias21 ya publicamos un artículo en 2007 sobre los estudios de Beauregard y otros neurocientíficos canadienses acerca de las redes neuronales implicadas en las experiencias místicas de las monjas carmelitas.

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

Pastafarismo

Pastafarismo

‘Tocado por Su Apéndice Tallarinesco.’ El Monstruo Volador de Espagueti se representa normalmente como una masa de espagueti con dos ojos, dos albóndigas y sus proverbiales apéndices tallarinescos

«El pastafarismo[0] es una parodia[1] de religión creada como respuesta a la decisión del Consejo de Educación del Estado de Kansas (en inglés: Kansas State Board of Education) a finales de 2005 de permitir que se enseñe el diseño inteligente como una alternativa de la teoría científica de la evolución.[2] Dicha decisión fue revocada en agosto de 2006.[3]

El pastafarismo es fundamentalmente una invención de Bobby Henderson, licenciado en física de la Universidad Estatal de Oregón, para demostrar irónicamente que no corresponde y es equivocado enseñar el diseño inteligente como teoría científica.

Bélgica quiere ser más laica

En Bélgica, a propuesta del senador socialista Philippe Mahox, y con el apoyo de senadores liberales, valones del MR y flamencos del Open Vld, el Senado belga estudia una Ley de separación Estado-Iglesia avanzadísima respecto a España que prohibiría, entre otras cosas:

  • Que agentes y entidades públicas manifiesten sus preferencias religiosas o filosóficas
  • El uso de símbolos religiosos externos en escuelas y administraciones públicas.
  • Que los cargos públicos e institucionales participen de forma oficial en ceremonias religiosas.
  • La instalación de cruces en espacios comunes de los cementerios.

En Francia, el Presidente de la República ha dicho:

“Todo creyente, cristiano, judío o musulmán, debe guardarse de toda ostentación y de toda provocación” y “practicar su culto con una humilde discreción que testimonia, no la tibieza de sus convicciones, sino el respeto (…) a quien no piensa como él”.

Vía Público.esElPaís.com

Mientras tanto en España seguimos financiando ostentosamente a la Iglesia Católica, pagando sueldos de profesores de religión católica, teniendo crucifijos en las escuelas, viendo a nuestros alcaldes y presidentes en procesiones católicas (a título oficial) y besando anillos episcopales, y viendo como nuestros ministros prometen su cargo frente a un crucifijo católico.

Disgresiones 3.0

Expectación ante importante descubrimiento sobre la materia oscura

Expectación ante importante descubrimiento sobre la materia oscura

Posted: 09 Dec 2009 04:26 PM PST

Durante los pasados seis años, en el CDMS, detector más sensibles del mundo de materia oscura, situado en un área campestre de Minnesota, se ha estado observando los cristales de germanio ultrafrío en busca de materia oscura, una materia abundante en el universo, pero casi inexistente en la Tierra. Hoy los rumores que recorren internet sugieren que el equipo ha podido haber encontrado finalmente las Partículas de Débil Interacción o WIMPs que los físicos estaban buscando, y que podrían ser la clave para comprender la composición fundamental del universo.

La materia oscura es una sustancia que no puede verse en el espacio pero que contribuye a ejercer una atracción gravitatoria lo suficientemente fuerte como para dar forma a las galaxias, pero que nunca ha sido observada directamente. Los físicos creen que las WIMPs podrían llevar a reescribir las leyes más básicas de la física de partículas y astronomía.

La instalación de investigación CDMs busca materia oscura en el interior de una mina de Hierro en Minnesota. Los rumores surgidos de la repercusión de los blogs informaron de un artículo que se publicará la próxima semana en la revista Nature. Los artículos de física raramente aparecen en esta revista, excepto para anunciar un nuevo descubrimiento. Al ser un artículo procedente del experimento CDMs, se supone que anunciará el descubrimiento de materia oscura.

Sin embargo, Uwe Oberlack, miembro de la Departamento de Física del Espacio de la Universidad de Rice, el potencial descubrimiento no representa algo nuevo, sino más bien a una nueva evaluación de los datos antiguos.

Este mapa muestra la distribución de la materia oscura que creo las lentes gravitacionales observadas por el Telescopio Hubble durante el sondeo COSMOS. Cortesía de Richard Massey y NASA

El pasado año, un detector italiano llamado DAMA anunció que había descubierto WIMPs, pero mediante una interacción diferente a la que observa el experimento CDMs. Mientras que el reconocimiento o del descubrimiento del experimento sufrido los ataques que un número de distintos elementos de la comunidad de física, la idea de buscar WIMPs mediante esta reacción alternativa ganó fuerza.

Laboratorio Subterráneo Soudan en la mina de hierro

“No ha habido una mejora drástica en el experimento CDMs. Simplemente han estado recogiendo datos. Se necesita mucha suerte para encontrar una señal con la [sensibilidad disponible]”, comentó Oberlack”en cambio, probablemente estén revisando distintas partes de sus datos en busca de reacciones inelásticas, no elasticas.”

Incluso si el experimento CDMs encontrar a una evidencia de interacción WIMP e sus datos antiguos, esto no supondría que se cerrase el asunto en torno a la materia oscura. Por ejemplo, las WIMPs no son las únicas partículas, sino un tipo de partículas, y nadie sabe cuántos tipos distintos de partículas hay, o que el comportamiento presentan. Además, algunas personas creen que los fenómenos etiquetados como “materia oscura” comprenden en realidad una amplia variedad de partículas y fuerzas, de las cuales las WIMPs sólo son una parte.

La “caja de hielo” del experimento CDMs, con su infraestructura para diluir el refrigerante

Pero lo más importante de todo es queel experimento CDMs no significaría nada si sus resultados no fueran repetidos y verificados independientemente. Afortunadamente, puede que no tengamos que esperar mucho para una verificación, puesto que en un detector de materia oscura más sensible todavía, el Xenon 100, entra en servicio el próximo año.

Por supuesto, no sabemos sí el CDMS ha detectado algo, puesto que el artículo permanece en secreto o hasta la próxima semana. Sin embargo, cualquier artículo de física publicado en Nature significa que va a tratar sobre aspectos científicos muy importantes. Por lo que estaremos atentos para ver que descubrimos la próxima semana, sea finalmente tenemos una evidencia de materia oscura, o sea los investigadores del CDMs tienen algo completamente inesperado bajo la manga.

Fuente original

Publicado en Odisea Cósmica

¡Suscríbete Ya!

Misteriosa luz espiral aparece en los cielos de Noruega

Misteriosa luz espiral aparece en los cielos de Noruega

Posted: 09 Dec 2009 12:44 PM PST

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas. 28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. ” Lucas: 21: 25-28

Un impactante fenómeno natural que ha dejado atónitos a los científicos de diferentes partes del mundo, ocurrió el día de hoy por la mañana en Noruega, en donde miles de personas pudieron apreciar el fenómeno que causo temor en los pobladores del lugar, cuando vieron que una gigantesca luz giraba en forma espiral en los cielos noruegos mientras emitía diferentes colores y una luz bastante brillante.

Varios expertos en diferentes fenómenos como este, aseguran que este espectacular fenómeno astral es completamente nuevo, y por el momento no hay registros de uno similar a este. El fenómeno ha recibido el nombre de “Start Gate” (Portal de Salida) y según declararon algunos periódicos del lugar, ya hay varios científicos e inclusive militares que están desconcertados por la magnitud de este fenómeno.

No fue hasta esta mañana que miles de noruegos asustados, bombardearon con llamadas al Instituto Meteorológico de Noruega, para que investigaran que estaba ocurriendo en el cielo, ya que muchos de los pobladores sintieron miedo, cuando vieron la deslumbrante luz que giraba en forma espiral.

Uno de los pobladores, explico: “Apareció una luz de color blanco en forma espiral, que luego tomo la forma como de una luna brillante, como una estrella, que luego emitió una cola gigante giratoria y luego exploto” declaro un asustado poblador.

El evento fue visto por mas de cinco millones de habitantes, quienes presenciaron este fenómeno por alrededor de dos minutos. “Yo estaba llevando a mi hija hacia la escuela cuando la luz giro bastante rápido y de pronto exploto en el cielo” declaro otra persona. “Vimos como apareció la luz como en forma de un cohete y luego se desvaneció en diagonal en el cielo. Parecía como si la luna había entrado por la montaña, pero luego se convirtió en algo totalmente diferente” declararon otros testigos.

Varias personas dijeron que el espectáculo parecía como una película hecha por Hollywood, y algunos pensaron que se trataba de una proyección, pero cuando vieron salir una cola de la luz, las dudas fueron despejadas, y quedaron convencidos que se trataba de un fenómeno natural.

Uno de los astrónomos más famosos de Noruega llamado Knut Jorgen Roed Odegaard, dijo que durante toda su vida, jamás había visto algo similar.

Muchos han llegado a pensar que se trato de un cohete de procedencia rusa que fallo y termino explotando, pero varios científicos se pusieron en comunicación con las bases militares rusas para obtener información referente al fenómeno, pero ellos negaron rotundamente que se tratara de un misil ruso.

Por otro lado Nock Pope, ex analista del objeto no identificado UFO, y trabajador del Ministerio de Defensa dijo: “Mi primer pensamiento fue que se trataba de un meteoro gigante o una bola de fuego, o quizás podría tratarse de los restos de un viejo satélite quemándose en la atmósfera de la tierra. Pero cuando vi la forma giratoria de la luz, no tuve respuestas para ello y se convirtió en un verdadero misterio. Un meteoro tendría que viajar en forma recta y no giratoria, por lo que el objeto parece ir en contra de las leyes de la física. Otros pudieron pensar que se trato de una aurora boreal, pero por la iluminación de cielo, es completamente diferente a lo que he visto en las auroras boreales. Es realmente extraño”. Concluyo el hombre.

Te ofrecemos algunas imágenes del fenómeno.

Aparentemente, esta no es una imagen de Photoshop, puesto que ahí más imágenes como ésta, tomadas desde distintos lugares. Esta mañana en el norte de Noruega, pudo verse un fenómeno que todavía debe ser explicado. La imagen de abajo se tomó desde un muelle, en dirección hacia el este, aproximadamente a las 7:50 de la mañana hora local. “Creo que duró dos o tres minutos”, declaró el fotógrafo Jan Petter Jørgensen. “Fue increíble. Fue muy chocante cuando lo vi.”

Luz en el cielo sobre Noruega, vista a 7:50 hora local. Foto: Jan Petter Jørgensen via Vaeret

“Consistió inicialmente en un haz de luz verde similar en color a una aurora con una misteriosa espiral en rotación en el extremo”, declaró otro testigo, Nick Banbury de Harstad, citado por entrevistado por Spaceweather.com. “Esta espiral se volvió después cada vez más grande hasta que se convirtió en un enorme halo en el cielo con el haz de luz verde extendiéndose hacia la Tierra. Según la prensa, esto podría haberse visto en todo el norte de Noruega y por tantodebe haber estado a gran altura en la atmósfera para poder ser visto a kilómetros de distancia.”

Aquí hay un enlace a más imagenes de la espiral formándose.

“Una sugerencia [popular] del momento es que podría haber sido un cohete disparado por un submarino ruso en el Mar Blanco, pero los rusos aparentemente negaron esto. Es un gran misterio.” y

La espiral vista sobre Borras, Norway. Via Altaposten.no

De acuerdo a NRK, hubo o alertas de varios lanzamientos de misiles rusos en el Mar Blanco del 7 al 10 diciembre, pero una fuente anónima de la Flota del Norte declaró que no tenía ninguna información sobre este incidente.El agregado de prensa de la embajada rusa en Oslo, Vladimir Isupov, no tenía ninguna información que pudiera explicar el fenómeno luminoso sobre el norte de Noruega.

Doug Ellison de UnmannedSpaceflight.com realizó esta atractiva simulación muy atractiva de un cohete en rotando sin control arrojando una etapa de combustible en en dos direcciones y de aspecto tendría. La pregunta, serían entonces como la espiral de combustible se encendió. Probablemente podría haber sido iluminada por el sol próximo a salir.

Otro testigo dijo: “lo vimos desde el interior del puerto en Tromsø. Era absolutamente fantástico. Parecía como un cohete que giraba y giraba y después se movió diagonalmente desde elc cielo hacia abajo. Parecía que el Luna viniese sobre la montaña, pero después sucedió algo completamente distinto”, relató Totto Eriksen.

Fuente original