Debate abierto: Evolución versus Biblia

Estimado Paulo:

Quedo muy agradecido por tus amables palabras que me sirven de aliento y me dan ánimo para continuar en esta difícil tarea de escribir. Me alegro mucho que te hayan gustado esos artículos. Muchas gracias por tu felicitación.

Tienes razón en lo que me aconsejas, trataré de corregirlo. Por supuesto que seguiré dándote  noticias de todo lo que publique.

Por último, te hago una petición aun arriesgándome a pecar de atrevido, ¿podrías ayudarme a que mi modesta web sea más visitada? ¿Sería posible que pusieras en tus estupendos blogs algún enlace a mi web y/o que publicaras algunos de mis artículos haciendo referencia a mi web? Perdona mi atrevimiento.

Bendiciones.

Carlos Aracil Orts.

www.amistadencristo.com

Respuesta:

A pedido de Carlos Aracil Orts,quien amablemente me envió sus artículos para que los publique, me pareció bien darle entrada y trascendencia a estos trabajos por el alto nivel teológico y filosófico de los trabajos. No a fuerza de dogma,sino de investigación, dejo las inquietudes a resolver en forma amistosa.

bendiciones.

Paulo Arieu

Debate abierto: Evolución versus Biblia

Versión 16-10-08

Antecedentes

Con el artículo de Don Javier Moreno, Licenciado en Filosofía y Teología, iniciamos “El debate evolución versus Biblia”, quedando invitados a participar en él, todos los que lo deseen y envíen un correo electrónico, con la aportación que les gustaría fuese publicada en esta sección.

Este primer artículo escrito por Don Javier Moreno se produce en respuesta al deseo que le expresé que quedaría muy complacido si pudiera darme su opinión respecto al estudio bíblico publicado en esta web titulado: Por qué Jesucristo es el único que puede salvarnos de la muerte”.

La idea de realizar este debate fue sugerida por Don José Luis Mira, Licenciado en Geografía e Historia. Aprovecho, desde aquí para agradecer a Don Javier Moreno su amabilidad al aceptar mi petición, y a Don José Luis Mira, por su magnifica idea, la cual espero sea bien acogida por la generalidad de los lectores de esta web, a los que agradeceré también todas sus aportaciones.

Carlos Aracil Orts

EVOLUCIÓN “versus” BIBLIA, UNA DISYUNTIVA EQUIVOCADA
(Aportación a un estudio de Carlos Aracil)

Javier Moreno, Licenciado en Filosofía y Teología


Querido Carlos: 
Inicias tu estudio bíblico con un alegato en contra de la teoría de la evolución, para justificar a continuación que hemos de atenernos a la Biblia en su comprensión literal. Creo que es apresurado el descrédito global en que sitúas la teoría de la evolución. La evolución es sólo una “teoría científica”. Como tal, comporta una base de construcción conceptual, que es un elemento arbitrario, elegido, y por otro lado una apoyatura experimental. Si no hubiera tal confirmación experimental, en este caso los restos paleontológicos, ya no podría presentarse como ciencia. Creo que este apoyo existe, si bien no hay una correspondencia exacta entre todas y cada una de las afirmaciones o implicaciones de la teoría y los restos que se han estudiado.  Quiero decir que la teoría siempre va más allá de lo que cabalmente puede demostrar. Pero esto ocurre con cualquier teoría científica. En el caso de la evolución, tratándose de una teoría típica del campo de la biología, su alcance es mucho mayor, pues se ha convertido, desde el siglo XIX, en una especie de paradigma que abarca todas las ciencias y aun determina la visión global del mundo. No sólo lo biológico sino también lo geológico y lo cosmológico se ven como un gigantesco proceso de diversificación, complejización y adaptación. Lo que el capítulo primero del Génesis atribuye a un tiempo de siete días, de medida humana ordinaria, la visión evolutiva lo extiende a un tiempo de muchos millones de años, medida que se escapa a lo que normalmente podemos concebir o imaginar. En este descomunal proceso se insertan incluso, en su últimísima etapa, todos los productos de la cultura humana, también la religión. En ésta se ha “evolucionado”, por ejemplo, de un fetichismo a un politeísmo, de éste a un henoteísmo y por fin al monoteísmo. La idea de progreso está presente en la política que precisamente se llama “progresista”…

Admito lo que de arbitrario y aun impuesto –algunos dirán que se trata de una “tiranía”– tiene este paradigma. Por cierto que los paradigmas son necesarios, si vamos a hacer caso al filósofo de la ciencia Thomas S. Kuhn (1922-1997), no en el sentido de que se mantengan por siempre sino, más bien al contrario, en cuanto que cada cierto tiempo (un tiempo que puede durar varios siglos), hay uno que domina –de acuerdo con él se elabora la ciencia en ese periodo–  para después ser sustituido por otro, una vez que se ha comprobado el anterior como ya insostenible por la presencia creciente de “anomalías” experimentales inasumibles. Digo que, de todos modos, a pesar de la relatividad de los paradigmas y visiones del mundo, no me parece mal el paradigma evolutivo y no veo su alternativa.

Es verdad que el evolucionismo, particularmente el biológico, se ha desarrollado movido de hecho, en muchos de sus representantes, por una intención desacreditadora de la religión tradicional. Pero esto es resultado del “cientificismo”, visión reductivista según la cual sólo habría que admitir como verdadero o válido aquello que entra dentro del método científico, pretendiendo extrapolar dicho método a todos los ámbitos de la realidad. El cientificismo no respeta la amplitud y diversidad del saber humano, no distingue los “niveles”, como tú también señalas. De todos modos, hay una evolución que sí puede se integrada con los contenidos más genuinos de la tradición cristiana, aunque no con la Biblia entendida en su literalidad. Yo pienso que el relato del Génesis, poseyendo unos profundos contenidos teológicos, corresponde a una visión del mundo muy superada, la cual, vista desde la actualidad, es sin duda “ingenua”. En la Iglesia católica nos hemos hecho conscientes de los “géneros literarios” de la Escritura. Cada uno tiene su estilo, sus exigencias y su contexto. Hay una historia de la redacción, un a veces complicado proceso de formación de los textos tal como los poseemos en la actualidad. Quiero tan sólo preguntarte si tienes en cuenta que en los primeros capítulos del Génesis encontramos dos o tres documentos distintos (por la época, por los autores primitivos y en consecuencia de todo ello por el estilo) que fueron posteriormente engarzados unos con otros para resultar el texto actual. Difieren en gran medida el relato sacerdotal (hasta el capítulo 2 en el versículo 4a), que supone ya una cierta abstracción en la consideración del origen del hombre, hecho “a imagen” de Dios, a pesar del antropomorfismo evidente de los siete días,  y el relato yavista (de 2,4b en adelante), más colorista, plástico e ingenuo, más antiguo también. Aunque reconozcamos en los libros de la Biblia una expresión del mismo Dios, por la inspiración, no podemos dejar de considerarlos como documentos humanos que son, porque esto último es lo evidente e inmediato, siendo lo primero una asunción de fe, que se puede admitir, como paso ulterior, siempre que de alguna manera se justifique dicha asunción con motivos racionales, es decir, comprensibles en principio por todos los humanos.

Dices que “también se necesita mucha fe para aceptar la teoría de la evolución”. Estoy de acuerdo. ¿Cómo de simples mutaciones al azar podría haber surgido la maravillosa complejidad de nuestro mundo? Para mí, el contemplar el gigantesco proceso de la evolución cósmica, planetaria y vital me lleva a reconocer una dirección inteligente, una presencia de Dios en todo el proceso, en toda la extensión del ser. El que haya una presencia de Dios no excluye que dicho proceso tenga sus causas naturales, más o menos discernibles: ahí está la labor de la ciencia. Y precisamente con la teoría de la evolución adquiere un sentido más preciso y cabal la quinta vía de Santo Tomás (expresada ya por los mejores filósofos de la Antigüedad): la del orden y finalidad en este mundo. Y no sólo aprecio en todo esto una inteligencia portentosa sino también una “paciencia” que sólo de naturaleza divina podría ser. Creo que es más digno de Dios, y mueve más a admiración y pasmo,  una Creación que dura 13.700 millones de años que una que se hace apresuradamente en siete días: alguien podría decirnos que un dios que hiciera así las cosas sería un dios chapucero y estresado, como lo somos los pobres humanos. Efectivamente, con una evolución bien entendida, aparece más a las claras la grandeza de lo divino y la pequeñez de lo humano.

Creo que la ciencia y la religión han de integrarse, buscándose siempre síntesis fecundas. “Ciencia” no equivale sin más a “objetividad”, pero sí supone una tensión hacia ella: aunque no se da la “observación” pura, pues la observación y la experimentación siempre se realizan desde el prisma de unas concepciones teóricas discutibles y mejorables, no se pierde en la ciencia la referencia a la realidad constatable. En este sentido, no se hace ningún servicio a la verdad negando las aportaciones científicas. La religión, por su parte, es un saber eminentemente tradicional, cuyas afirmaciones han de ser con frecuencia reformuladas, aceptando los retos que plantean otros saberes. Creo que no es bueno el planteamiento apasionado y excluyente del “versus”, del “o lo uno o lo otro”. Es mejor el planteamiento del “y” ( aunque tiene el amargo inconveniente de que requiere más esfuerzo y acarrea encima la incompresión de muchos).

El intento de Teilhard de Chardin de encontrar una síntesis superior, que aunara los resultados de la ciencia y las convicciones de la religión, a pesar de las dificultades y de las críticas que ha recibido, me parece muy loable. Con unas palabras suyas, que reflejan un estilo de vida y de pensamiento que son también los míos, quiero terminar: 

“Desconfiad especialmente de todo lo que aísla, de todo lo que rechaza y de todo lo que separa. Cada cual en vuestra línea de conducta, obrad y pensad en universal, es decir, en total.”

Javier Moreno

Si deseas hacer algún comentario a este estudio, puedes dirigirlo a la siguiente dirección de correo electrónico: carlosortsgmail.com

Anuncios