¡Todos vamos a morir!

¡Todos vamos a morir!

Julio 20, 2009 by Roberto Haskell

Roberto Haskell

Director del ministerio de capacitaciónSenderis.

Roberto Haskell
Roberto Haskell

Hace unas semanas estuve en México y el tema de la gripa era universal. Si estornudabas algún bromista proclamaba “¡Es la gripa!” Y la verdad, aunque de vez en cuando tuve ganas de toser en algún lugar público, siempre resistí – no porque tenía la gripa, solo para que la gente a mi alrededor no se asuste.

En una conferencia que atendí anunciaron que “los coreanos” no venían este año para hacer su conferencia normal ¿Por qué? El pastor explicó que por su falta de fe (solo doy el informe). Cancelaron por la gripa. Luego las zonas turísticas se habían vaciado. Nadie quiere irse de vacación permanente.

Personalmente, creo que el gobierno mexicano ha hecho una labor tremenda. Ha respondido rápidamente y efectivamente. En cada aeropuerto hay información, jabón para la varase las manos, gente con máscaras, y hasta en algunos hoteles tienen también un stand para concientización del público.

Pero creo que en los medios masivos se ha exagerado la amenaza. Vi un titular en la página principal de Yahoo.com que preguntaba: Swine flu, Could this be the Big One? (gripa porcina, ¿Será La Grande?). Y uno se pregunta de qué nos servirá la prensa si algún día sucede una tragedia de proporciones globales. Ya veo lo titulares “¡Todos vamos a morir!” mientras el artículo describe en detalle los síntomas espantosos que lentamente te llevarán a la tumba. Aquí en los EE.UU. cada cual conoce a alguien que conoce a alguien que tiene la N1H1. Seguro, ¡Lo confirmó el doctor! Luego uno se entera que en toda la zona no hay ni un caso confirmado. Cuán fácilmente el ser humano se deja llevar por la paranoia.

Recuerdo una conversación en particular con un hermano. Él estaba preocupado porque quizás esta epidemia era una de las señales del fin. No era solo por el mero hecho de la gripa, sino también por la reacción internacional en contra los mejicanos. El mundo se estaba poniendo duro y discriminatorio, y realmente sin buena razón. La cumbre: En algún país en Europa no dejaron que en equipo mejicano juegue su partido. ¡Imagináte! Esa sí es una de las señales del fin. El querido hermano parecía querer entrar en una de esas especulaciones apocalípticas en las que nosotros los evangélicos solemos meternos. Yo siempre las resisto. La hermenéutica de este tipo de análisis contemporáneo parece siempre ser que cualquier cosa mala que ocurre en la sociedad o en el mundo tiene alguna relación, aún si fuera extremadamente delgada, a los grandes eventos de apocalipsis. Todo es basado en la convicción absoluta de que el mundo está empeorando y que estamos navegando a velocidad máxima hacia un muro indestructible.
Y quizás sea así.

Pero me preocupa cuan fácilmente nos dejamos llevar por esa misma paranoia social. Nos olvidamos de la ética cristiana en estas situaciones, e inmediatamente ocultamos nuestra responsabilidad hacia nuestros semejantes detrás de teorías proféticas. Cuan fácilmente reemplazamos compasión con especulación apocalíptica. Pero ¿qué si al fin y al cabo no era el fin del mundo y nos la pasamos en proyecciones fascinantes en vez de trabajando? Después de todo, muchas cosas malas han ocurrido en la historia del mundo que no fueron el final. Estadísticamente, la probabilidad de que te toque a ti estar vivo en ese momento final es menor. Y además de eso, ¿qué es nuestra responsabilidad mientras esperamos el regreso de nuestro señor? Pues nada más que vivir la vida cristiana con un compromiso total cada día de nuestras vidas.

Algunos eruditos se han preocupado con la cuestión del crecimiento de la iglesia en los primeros siglos. ¿Por qué, preguntan, creció tan rápidamente? Una de las respuestas es que la iglesia se comportó como iglesia cuando hubo tragedia a niveles masivos. Hubo dos grandes plagas en el imperio romano en esos siglos y la tendencia de la población en general fue salir de las ciudades y escapar al campo, o encerarse en sus villas o casas y apartarse por completo de los enfermos. El efecto de esto fue que muchas personas murieron solo por falta de cuidado, pues cierto porcentaje siempre sobrevive. Pero los cristianos no hicieron esto. Ellos se quedaron en las ciudades, cuidaron de sus familias, de sus hermanos y hermanas en Cristo, y también de personas que no eran parte de la iglesia. Para los cristianos de aquel entonces quedarse en la ciudad para ayudar a los enfermos era el mismo tipo de sacrificio que el martirio. Ellos estaban disponibles a servir y a sufrir.

Estos hábitos cristianos tuvieron un resultado práctico. Primero, más cristianos que paganos sobrevivieron las plagas por el mero hecho de que experimentaron mejor cuidado médico básico. Entonces al fin y al cabo había más cristianos proporcionalmente que antes. Segundo, como los cristianos también ayudaron a personas no cristianas esto fue un testimonio tremendo, y muchos se sumaron a la iglesia. Finalmente, después de la plaga la iglesia era una de las instituciones sociales más fuertes porque había continuado y se había fortalecido a través de la tragedia. Entonces, yo me pregunto ¿Qué está haciendo la iglesia hoy para ayudar con la lucha contra la H1N1? La verdad, no he visto mucho. La iglesia parece estar sentada en el estadio mirando un partido que poco tiene que ver con ella.

El libro de apocalipsis fue escrito para animarnos a ser testigos fieles a Jesucristo aún en circunstancias extremas (como por ejemplo, el fin del mundo), no para que podamos construir un esquema cronológico de la tribulación.

¿Estamos listos para servir?

biblia.com

Anuncios

Pastor evangélico muere asesinado a balazos

Pastor evangélico muere asesinado a balazos
Lunes 20 de Julio de 2009
Policial
Argentina

Ocurrió alrededor de las 2 de este sábado. El religioso (37) manejaba su auto y lo acompañaba un amigo. En el barrio Huarpes III de Luján lo sorprendieron y comenzaron a dispararle; al parecer dos personas que efectuaron 9 tiros, uno dio en la espalda. Manejó mal herido hasta la comisaría del barrio La Gloria, donde falleció. Se desconoce el móvil del crimen. Video del lugar donde murió el pastor.

Un pastor evangélico, de 37 años, fue atacado a balazos en la madrugada de este sábado en el barrio Huarpes III, de Luján de Cuyo. Murió en el barrio La Gloria, de Godoy Cruz, debido a que con un tiro en su espalda alcanzó a conducir hasta la comisaría de este conglomerado. Frente a la seccional, falleció. Allí, en la fría noche, familiares de la y también fieles de la iglesia mostraban su dolor entre llantos y abrazos (al final de la nota, un video de ese momento).

Darío Ochoa era un pastor evangélico que vivía en el barrio Metalúrgicos, de Godoy Cruz. Desde allí comenzaron a llegar de a uno sus conocidos alrededor de las 3, una hora después que murieran frente a la dependencia. Luego, llegó su familia que era contenida por los integrantes de la iglesia como podían mientras la Policía Científica examinaba el cuerpo de la víctima, el cual yacía en el duro asfalto.

El religioso murió en el interior del coche, un Audi A, dominio CCK-797. Debieron sacarlo del habitáculo y desvestirlo, para verificar cuántos impactos lo alcanzaron, ya que el auto tenía cuatro tiros.

El disparo mortal, el único, entró por la espalda de Darío Ochoa y salió por el pecho. Al parecer los agresores fueron dos. Fuentes policiales y judiciales confirmaron que en el lugar del ataque, frente a la manzana A del barrio Huarpes III había 9 vainas servidas, seis de una pistola nueve milímetros y tres de una calibre 11,25.

Ese proyectil que alcanzó al pastor no lo mató de inmediato.

Ochoa había estado jugando un partido de fútbol con un grupo de conocidos. Luego del encuentro y algunas charlas, habría lleva a algunas personas a sus casas. Eso estaba haciendo cuando le dispararon.

Él manejaba y a su lado iba un amigo, un integrante de la iglesia evangélica. En el Huarpes se encontró con la muerte. Los disparos fueron efectuados de frente, pero aparentemente Ochoa aceleró y le siguieron tirando; los impactos estaban en todo el auto.

Pero una de esas balas entró por la ventanilla de la puerta trasera y le dio en la espalda. Aunque el proyectil le había salido por el pecho, el pastor continuó conduciendo.

En el camino, se pudo saber por fuentes policiales, Ochoa se desvanecía y su amigo tomó el volante aunque era el acompañante. Así lograron llegar hasta la comisaría 52 del La Gloria.

Cuando frenaron, el religioso murió. Quedó en el auto mientras que su compañero estaba en la seccional muy conmovido. También estaba siendo protegido, se trata del único testigo del crimen.

Al lugar llegó el ayudante fiscal Juan Manuel Bancalari de la Oficina Fiscal Nº11, de Luján de Cuyo. Consultado sobre el móvil del homicidio, manifestó que recién se inicia la investigación y no puede aventurar una hipótesis.

Sucede que la cantidad de disparos contra Ochoa “son demasiados para un asalto”, expresó uno de los policías a cargo del procedimiento. Además, el pastor tenía en su auto una notebook y llevaba dinero encima, nada le fue sustraído.

Quizá los criminales querían hacerse del lujoso Audi de la víctima que por esos barrios humildes no circulan seguido, pero no la seguidilla de disparos, sobre todo cuando Ochoa se alejaba y no podían conseguir el botín, produce confusión. Esa hipotética escena hace pensar, inicialmente a los pesquisas, que aunque no le robaran nada querían matar al pastor, y por ello le dispararon incluso por la espada cuando huía.

Video del lugar donde murió el pastor.

Apolo 11, 40 años desde que llegamos a la Luna

Apolo 11, 40 años desde que llegamos a la Luna

Posted: 20 Jul 2009 12:40 AM PDT

Hoy se cumplen 40 años desde que Neil Armstrong Buzz Aldrin pusieran el pie en la Luna, nuestro único satélite natural, cumpliendo con el pronóstico de John F. Kennedy y adelantándose a la URSS en la carrera espacial.

600px-Buzz_salutes_the_U.S._Flag

El 20 de julio del año 1969, la NASA conseguía colocar al hombre en la Luna, para muchos el mayor hito que ha logrado la humanidad en toda su historia. Para mí, desde luego, a pesar de los millones de escépticos que no se creen la historia. Yo sí creo que el hombre llegó a la Luna. ¿Cuántas veces hemos mirado a nuestro compañero celeste imaginándonos que estamos allí? Me niego a creer que todo fue una mentira. No. El hombre llegó a la Luna, y el 20 de julio de 1969 estará marcado para siempre en la historia de la humanidad.

Tras 10 misiones Apolo, entre las que hubo incidentes fatídicos, los chicos del Apolo 11, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, consiguieron llegar y alunizar en nuestro satélite, aunque el último no pudo bajar en el módulo y se quedó dando vueltas durante las 21 horas que Buzz y Neil estuvieron dando saltos y recogiendo muestras. La gente no se acuerda de Michael Collins, por lo que desde aquí queremos nombrarle para que no nos olvidemos de quien más envidia tuvo que sentir de los dos héroes.

Neil Armstrong fue el primero en poner el pie en la luna, a la par que decía la famosa frase de “un pequeño paso para un hombre, un gran paso para la humanidad”. En inglés, “That´s one small step for (a) man, one giant leap for mankind”, la frase no ha estado exenta de polémica, ya que muchos aseguran que ese (a) no fue dicho por Neil Armstrong y se confundió al bajar. Él lo niega y lo achaca a un fallo en la grabación.

De todos modos, es la polémica más suave a la que se han enfrentado. Incluso Buzz Aldrin propinó un puñetazo a un periodista que le dijo que nunca llegaron a la Luna. Perdió los nervios.

Pero volvamos a la carrera espacial. John F. Kennedy era el presidente que dijo que antes de los 70 el hombre pisaría la Luna. No pudo verlo, pero lo vaticinó de forma extraordinaria. Los rusos vieron como los americanos, sus enemigos, subían una placa de Yuri Gagarin, primer hombre en estar en el espacio, en la Luna. Como siempre, el mundo científico logra unir lo que no consiguen las fuerzas políticas.

“Una magnífica desolación”, dijo Buzz Aldrin, quien luego contemplaría desde su casa como otros compañeros han llegado a la Luna, y después, tras el fin del programa Apolo, nadie más volvió a nuestro satélite. Dentro de 20 años el ser humano volverá, y todos podremos disfrutar en directo de este hito histórico. Por mi parte, aun me faltaban 17 años para nacer cuando el hombre llegó por primera vez.

A la vuelta de la Luna, los héroes tuvieron que estar tres semanas en aislamiento por si se habían traído alguna enfermedad extaterrestre con ellos.

fuente:Espacio Ciencia

No me lo digas – muéstramelo

Julio 20, 2009

No me lo digas –  muéstramelo

  • “Y entonces Jesús les dijo, ‘Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.’”1

A menudo siento que la mayoría de mi educación me enseñó cómo ganar dinero pero no cómo vivir. Eso lo tuve que aprender de manera difícil… y aun estoy aprendiendo cómo hacerlo.

No obstante, aprendí muchas lecciones valiosas. Una que nunca he olvidado fue de mi profesor de periodismo. Repetidamente en letras rojas resaltadas él escribiría en mis papeles escritos, “demuéstrame. ¡No me lo digas! “

Él quiso decir que me aplicara en mis escritos al ilustrando puntos importantes dentro de las historias, que, por supuesto, era la manera en la que Jesús enseñó a menudo. (“Él les habló en parábolas y el pueblo lo oyó con placer.”)

Me gusta aplicar las enseñanzas del “demuéstrame. ¡No me lo digas!” no sólo a mi escritura, pero también a mi vida, a mi enseñanza, y especialmente a mi vida de familia y a mi testimonio para Cristo. Es decir una de las maneras más grandes en las que podemos enseñar y ser testigos para Cristo es modelar el cristianismo verdadero y lo qué estamos intentando enseñar a los demás. Hasta que hagamos esto, nuestras palabras no llevarán mucho peso.

Como lo dijo San Francisco de Asís dijo, “siempre prediquen el evangelio. Y en caso de ser necesario usen sus palabras.”

Y como alguien más lo dijo:
“La verdad viva deseo ver,
no puedo vivir en lo qué era antes,
así que cierra tu biblia y muéstrame como
vive ahora el Cristo del que me hablas.”

Recuerden también que, “para ganar algo necesitamos tener las ganas de hacerlo.”

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, por favor ayúdame a vivir la vida de Cristo para que otros, al verte en mi y lo que has hecho por mí, desearan que tu estés en ellos. Permite que mi vida sea un reflejo de tu amor y un vivo testimonio de ti.  Gracias por escuchar y responder a mi oración. De todo corazón en el nombre de Jesús, Amén.”

1. Marcos 16:15 (NLT).

<:))))><