geologia

Geología

Definición de Geología: Es un Ciencia histórica que investiga el origen y la evolución de La Tierra.

La Tierra tiene un radio de 6371 Kms. y se le atribuye una edad de 4500 millones de años (m.a). Se cree que la primera corteza sólida se formó hace 4100 a 4200 m.a. según indicaron los datos procedentes de la datación de circones estraídos de muestras tomadas en el Monte Narryer, en Australia occidental, pero esta primera fase sólida, no es la que actualmente se conoce.

El estudio geológico, puede comprender 3 etapas:

a) Descriptiva: Cómo son los fenómenos geológicos, relación entre ellos y selección de los mismos.

b) Comprensión: Consiste en relacionar los objetos descritos y si los hechos pueden reproducirse o no en el laboratorio.

c) Explicación: Explicación de los hechos, establecer leyes físicas o matemáticas y finalmente hipótesis.

Se trata de una ciencia que utiliza la física, matemáticas, química, biología, etcétera. Es inductiva, es decir, con los hechos se llega a una hipótesis.

Problemas que se plantean

· No puede acceder a todo el volumen de la Tierra, solamente se puede estudiar la parte más externa de la Tierra.

· A través del método inductivo no se pueden afirmar taxativamente las hipótesis. Los estudios sobre objetos son muy variables, por ello hay que aplicar métodos estadísticos.

· Las hipótesis van a tener un grado de incertidumbre variable. Por ejemplo, para el caso de la cristalografía, las hipótesis son más firmes.

· La medida del tiempo es importante y la unidad utilizada es el millón de años, debido a que los procesos geológicos son muy lentos. Al millón de años se denomina cron (cr ó m.a.).

· Los períodos a los que pertenecen los terrenos se miden a través de la correlación estratigráfica, datación absoluta o datación radiactiva.

geologia1

Correlación estratigráfica:

El objetivo de este método es establecer y situar de forma absoluta el terreno dentro de la escala del tiempo geológico. El principio de superposición de los estratos, establece que un sustrato situado encima de otro es más moderno que éste. Por procesos internos de la dinámica terrestre, los estratos pueden variar en posición e invertirse las series, de forma que los más modernos aparecen por debajo de los más antiguos. Para saber cual es el techo de un estrato resultan útiles varias estructuras, como pistas, huellas, ripplemarks, etc.

Estas estructuras se excavan originalmente en la cara superior de un estrato; si aparecen en relieve, estamos en la cara inferior del estrato superpuesto, pudiendo deducir así, la posición orioriginale éste.

Los fósiles también resultan útiles, ya que su posición normal, estadísticamente, es aquella en la que la concavidad está orientada hacia abajo.

geologia2

Otro problema en estratigrafía es la correlación de series alejadas en el espacio, es decir, determinar si dos o más estratos de la misma región o de otros son contemporáneos. Para ello los criterios a seguir son de tres tipos:

a. Físicos, basados en los caracteres petrológicos de la serie, composición de la roca, minerales …

b. Paleontológicos, basados en fósiles característicos o fósiles-guía. Los estratos con fósiles característicos serán contemporáneos, por ejemplo: una arenisca y una caliza de zonas diferentes que contuvieran fósiles-guía iguales serían de la misma edad.

Los grandes grupos zoológicos señalan correlativamente periodos geológicos amplios, por ejemplo: los trilobites marcan el Cámbrico, los graptolitos, el Ordovícico y Silúrico, los rumiantes, el Eoceno.

c. Radioactivos. Las rocas volcánicas son ricas en minerales radioactivos que se desintegran siguiendo las leyes normales de la radioactividad, transformándose en isótopos. La velocidad de desintegración necesaria para que un elemento llegue a convertirse en otro es constante: analizando la proporción del elementos originario, respecto del originado, podemos saber dentro de unos límites, el tiempo transcurrido desde su formación. Por ejemplo, si en una serie encontramos intercalados materiales eruptivos, analizando estos, podemos deducir su edad absoluta y situarlos en una serie geológica.

Los elementos más utilizados son:

Isótopo Desintegración Producto Final Período (T) años H
U23892 8α, 6β U20682 4,51 · 109 1,54 · 10-10
U23592 7α, 4β U20782 0,71 · 109 0,970 · 10-9
Th23290 6α, 4β Pb20882 13,9 · 109 4,99 · 10-11
Rb8737 β Sr8738 4,6 · 1010 1,39 · 10-11
K4019 β Ca4020 1,31 · 109 0,56 · 10-10
K4019 γ Ar4018 1,31 · 109 0,56 · 10-10
C146 β N147 5750

En el proceso de transformación se emiten partículas:

· alfa (α). Corresponde a un átomo de Helio, He42. La transformación que implica la emisión de una partícula alfa, da lugar a un elemento que posee una masa atómica distinta, disminuida en 4 unidades de una masa con respecto al elemento inicial, y con número atómico disminuido en 2 unidades.

Una radiación alfa es poco penetrante y puede ser interceptada por una lámina delgada de papel o de mica.

· beta (β). Son electrones y la transformación no lleva asociada pérdida de masa. La radiación que originan es muy penetrante y sólo puede ser interceptada por una lámina de plomo de más de 1 mm. de grosor.

· gamma (γ). Son fotones y no implica modificación de la masa en la transformación. Son radiaciones electromagnéticas de alta energía emitidas por el núcleo de un átomo excitado. Se trata de radiaciones muy penetrantes capaces de atravesar una lámina de plomo de 20mm. de grosor.

Tenemos que la velocidad de desintegración, es un factor independiente de las condiciones físicas y químicas, tales como la presión, temperatura. La radiación radioactiva sigue una ley constante: “la cantidad transformada (Dn) de un elemento radioactivo en un pequeño espacio de tiempo (dt) es proporcional a la cantidad de dicho elemento (N)”.

Esta proporcionalidad se establece a partir de un factor constante, la constante de desintegración (λ), variable en función de cada elemento radioactivo. Así tenemos que:

Dn = -λ N dt

La integral entre el tiempo cero (t0) y el actual (t) de la ecuación anterior, nos da el número de átomos que había al principio del proceso, es decir:

N = N0 eλt

donde: N0 es el número orginal de átomos; y N, es el número de átomos sin transformar en el tiempo t.

Para que un elemento pierda la mitad del número de átomos inicial, es necesario un tiempo T:

N0/2 = N0 eλt
1/2 = eλ t ; 1/2 = 1/eλt
λ T = Ln 2 = 0.6931
T = 0.6931 / λ

Tenemos que T, es el período de semidesintegación del elemento radioactivo:

geologia3

mientras que el tiempo en el que se originan los N0 átomos radiogénicos viene determinado por la ecuación:

t = 1 / λ Ln (1 + Nh / N)

donde: N, es el número de átomos que quedan sin transformar; Nh, es el número de átomos transformados y λ es la constante de desintegración.

Este método presenta una serie de limitaciones:

a. No deben haberse producido ni pérdidas ni ganancias del elemento padre o del elemento hijo.

b. Los valores de λ y T, deben conocerse con exactitud.

c. El mineral o la roca utilizada en la datación debe haberse formado en un intervalo relativamente corto con respecto a su edad.

Historia

· La Geología, es una ciencia que se forma tardíamente, no apareciendo como tal hasta finales del siglo XVIII.

· La Geología no adquiera importancia en la Antigüedad. Podemos resumir brevemente los principales conocimientos o teorías logrados en la época grecorromana:

– Las variaciones en la línea de costa, las colmataciones y la erosión.
– Los fósiles.
– La herencia terminológica.
– Los ríos subterráneos, las galerías, el problema de los manantiales.
– Los terremotos y los volcanes.
– Las teorías genéticas, los diluvios; los textos bíblicos.

Los autores más significativos serían Aristóteles, con su tratado llamado Los Meteoros, y sobre todo Plinio, con su Historia Natural, que estaría vigente hasta finales del siglo XVIII.

· Durante la Edad Media, los avances e investigaciones que se producen se basan principalmente en los trabajos griegos, especialmente, sobre los de Aristóteles, sin embargo resaltan nombres como Alberto Magno, Avicena o Jean Buridan. Ellenberger, define a este período como un período donde la Geología, sigue siendo abstracta, pero que cuando se interesa por los hechos, lo hace de forma lúcida y abstracta.

· El Renacimiento, es una época donde se produce un interés especial por los fósiles, con la elaboración de teorías acerca de su formación. Es en este período cuando crean los museos, entendidos como centros abierto al público, se trata de avanzar en los conocimientos alcanzados por los grecolatinos. Destacan algunos nombres como Palissy y Gesner (paleontología), Agricola (simplemente por su interés en la explotación minera) entre otros. Pero no podemos hablar de un ciencia geológica aún en el siglo XVI.

· En el siglo XVII, se produce un gran adelanto en el campo de la cristalografía y la mineralogía con Steno, que enuncia la ley de los ángulos diedros. Steno también trata el asunto de los fósiles entre otras materias, recogidos en su gran obra El Prodomus. Se puede decir, que, en líneas generales, Steno es quien pone las bases de lo que sería la ciencia geológica.

· En el siglo XVIII, se produce un gran avance con Hany en el campo de la cristalografía. Mientras, Hutton elabora sus teorías en campo de la Petrología Endógena, relativas al granito y al basalto.

· En el siglo XIX, se potencia la Paleontología, Tectónica y la experimentación en laboratorio.

· A finales del siglo XIX y principios del XX, se crean nuevas técnicas aplicadas a la Geología.

· Ya en los años 60, se enuncia la Teoría General de la Tectónica de Placas.

fuente:

http://www.paleontologia.co.uk/paleopag/sections_frame.php?area=gbas

Anuncios

PALEOBIOLOGIA: BURGESS SHALE, UNO DE LOS DEPOSITOS FOSILES MAS IMPORTANTES DEL MUNDO

SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2007
PALEOBIOLOGIA: BURGESS SHALE, UNO DE LOS DEPOSITOS FOSILES MAS IMPORTANTES DEL MUNDO
El tesoro escondido

Por Raúl A. Alzogaray

fosiles
El esquisto de Burgess (comúnmente llamado en inglés: «Burgess Shale») es el nombre de una localidad y un célebre yacimiento de fósiles, ubicado en el Parque Nacional Yoho de la provincia de Columbia Británica, en el Canadá.
El esquisto de Burgess es conocido por su riqueza en vestigios de animales invertebrados del período Cámbrico Medio (cerca de 540 millones de años de antigüedad). Este yacimiento provee una imagen única de la vida oceánica en un período en el cual las criaturas vertebradas no habían hecho todavía su aparición, y del cual no abundan los restos fósiles.
Se cree que este yacimiento de fósiles se debe al enterramiento súbito de organismos invertebrados (en posición de vida) por flujos de arcilla en un ambiente de marisma somera. Esto provocó que se conservaran una gran cantidad de fósiles que normalmente no se preservan debido a la ausencia de caparazón mineralizado (celentéreos, moluscos sin concha, etc.)
Otra cosa que es especialmente notable en el conjunto de restos encontrados en el esquisto de Burgess, es la presencia de criaturas que no pertecen a ningún phylum conocido en el presente.
Este sitio ha sido ampliamente estudiado por expertos desde su descubrimiento en 1909 por Charles Walcott, secretario en ese entonces del Smithsonian Institution (Instituto Smithsoniano) y reconocido paleontólogo, que laboraba en la región atraído por la riqueza de fósiles de varios períodos. Dicho Smithsonian Institution (Instituto Smithsoniano) posee actualmente la mayor colección a nivel mundial de especímenes del esquisto de Burgess.
El esquisto de Burgess fue considerado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, individualmente entre los años 1980 y 1990, ahora está incluido en la denominación Parque de las Montañas Rocosas Canadienses.
Hace mucho, pero mucho tiempo, en el fondo barroso de un mar ecuatorial poco profundo vivían unos animalitos diminutos. Sus cuerpos carecían de partes duras: no tenían huesos, dientes ni caparazones. Si hubieran muerto en ese lugar, sus blandas estructuras se habrían desintegrado sin dejar rastros y jamás nos hubiéramos enterado de su existencia. Pero el barro en que vivían se deslizó hacia lechos más profundos y los sepultó en una tumba sin oxígeno.

Protegidos de las bacterias que producen la descomposición, que no pueden vivir sin oxígeno, los cuerpos de los animalitos permanecieron intactos. El barro se siguió acumulando sobre ellos y los aplastó, y la materia orgánica que los conformaba fue lentamente reemplazada por los minerales que los rodeaban. De esa manera, los cuerpos se transformaron en fósiles: unas láminas oscuras y brillantes que se conservarían por los siglos de los siglos.

Y resulta que un día los continentes iniciaron un paseo que aún continúa. El fondo de aquel mar se alejó de la zona ecuatorial y se elevó hasta transformarse en la ladera del Monte Burgess, un pico de las Montañas Rocosas canadienses.

El aspecto más notable del yacimiento de fósiles del esquisto de Burgess es la variedad de criaturas presentes, varias de las cuales fueron identificadas por primera vez como ejemplares completos precisamente en este lugar. Algunas de las criaturas del esquisto de Burgess no pueden todavía ser asignadas a ningún phylum conocido en el presente, siendo materia de debate en los círculos paleontológicos.

FOSILES EN LA PIZARRA

En 1909, el geólogo estadounidense Charles Walcott se desempeñaba como secretario del Instituto Smithsoniano de Washington, un organismo dedicado a la investigación y la enseñanza de la ciencia. El cargo era puramente administrativo, pero de tanto en tanto Walcott se tomaba unas semanas para alimentar su pasión: viajar a sitios lejanos en busca de fósiles.

A fines de agosto de ese año, mientras avanzaba por un sendero a 2400 metros de altura en la ladera del Monte Burgess, Walcott se topó con un fragmento de roca oscura que se había desprendido de lo alto. De inmediato, su ojo experto distinguió en la roca el resto fosilizado de un crustáceo. Dedicó los días siguientes a localizar el lugar exacto de donde se había desprendido el fragmento y así fue como descubrió uno de los depósitos de fósiles más importantes del mundo. Lo llamó el “depósito de Burgess Shale” (la segunda palabra significa pizarra, nombre de la roca negro-azulada que contenía los fósiles).

Walcott realizó varias visitas al lugar y extrajo decenas de miles de fósiles pertenecientes a más de 100 especies animales que vivieron hace 520 millones de años. Desde entonces, Burgess Shale ha sorprendido a varias generaciones de investigadores: por su enorme variedad, por su exquisito grado de conservación y, sobre todo, por la extravagante anatomía de su fauna.

EXTRAÑOS ANTEPASADOS

Las rarezas biológicas de Burgess Shale incluyen bichos con cinco ojos, una trompa terminada en garra, numerosas branquias alineadas a los lados del cuerpo y, cerca de la cola, tres aletas dirigidas hacia arriba. Otras criaturas estaban recubiertas por placas superpuestas y tenían dos filas de espinas en la espalda. Y otras tenían forma de copa, con unas estructuras alargadas en el borde que les daban el aspecto de una flor. En general, ninguno de estos seres medía más de cinco centímetros de largo.

Uno de los más raros fue bautizado “Hallucigenia”. Su cuerpo era un cilindro de unos 2,5 centímetros de largo, con siete pares de espinas a lo largo del cuerpo y unos tubos en el lado opuesto. Al principio se interpretó que caminaba sobre las espinas y que los tubos, ubicados sobre la espalda, le servían para respirar. Años después se encontró en el sur de China un ejemplar similar, pero preservado en una posición diferente. Entonces se comprendió que el fósil de Burgess Shale había sido malinterpretado. Las espinas no eran patas sino prolongaciones de la espalda, y los “tubos respiratorios” eran en realidad las patas. Todavía se discute si la estructura esférica que aparece en uno de sus extremos es la cabeza o la cola.

A pesar de sus extrañas anatomías, la fauna de Burgess Shale no es tan original como se pensó en algún momento sino que constituye variaciones de diseños corporales que hace 520 millones de años ya estaban bien establecidos y tienen representantes entre la fauna moderna. Aun así, hay varios diseños que son considerados “problemáticos”, una forma discreta de reconocer que hasta ahora no se los pudo incluir en ninguno de los actuales grupos animales.

De algunas criaturas de Burgess Shale, en cambio, parecen descender muchos animales contemporáneos. Una de ellas, un ser aplanado, de unos cinco centímetros de largo y con una primitiva espina dorsal, bien podría ser el antepasado de todos los animales que poseen columna vertebral.

pagina12.com.ar

wikipedia

CREACIÓN, EVOLUCIÓN Y EL REGISTRO FÓSIL

CREACIÓN, EVOLUCIÓN Y EL REGISTRO FÓSIL

Duane T. Gish, Ph.D.
H. M. Morris
Bolton Davidheiser
Santiago Escuain
David J. Rodabaugh
Norbert E. Smith

© Copyright SEDIN 2003

Presentado en forma electrónica por
SEDIN – Servicio Evangélico de Documentación e Información
Apartado 126 – 17244 CASSÀ DE LA SELVA (Girona) ESPAÑA
Publicado originalmente por SEDIN en 1977
Publicación original de diversas procedencias
© Copyright original en inglés de
Institute for Creation Research
Creation Research Society
Presbyterian and Reformed Publishing Co,

CREACIÓN, EVOLUCIÓN Y EL REGISTRO FÓSIL

¿Sabes qué es una Hiena?…

¿Sabes qué es una Hiena?…

2486730_ori

La hiena es un animal que vive en el norte de Africa, come carroña y se aparea una vez al año, y emite un aullido semejando a la risa del hombre…’

expone la maestra a sus alumnos.

strib_hyena1

‘A ver, Jaimito, ¿qué entendiste?’

La hiena es un animal que vive en África, come carne podrida y se aparea una vez al año, y hace un aullido que parece que se está riendo…

¡Muy bien, Jaimito!. Tú Pablito

‘La hiena es un animal que vive lejos, en África, creo; come carne podrida, se ríe como si fuera hombre, y ve a su pareja una vez al año’.

‘Mmm… Bueno, has aprendido algo.

Y tú, Pepito?’

‘Yo sólo tengo una pregunta maestra:’

La Hiena, ¡Con lo lejos que vive! Con la porquería que come! Y con lo poco que tiene sexo…! ¿De qué chingados se ríe la loca esta?’

Las cucarachas que se esconden en vuestras cocinas

Las cucarachas que se esconden en vuestras cocinas

Sergio Parra 8 de julio de 2009

cuca1-2
Una vez visto El cuchitril de Joe, se pueden sacar dos conclusiones. Una, que las cucarachas generadas por ordenador son mucho más simpáticas que las reales. Y dos, que la película sin duda debe exagerar la población de cucarachas de un inmueble. Al menos nos gustaría pensar eso, sobre todo a los que somos un poco entomofóbicos.

La realidad, como de costumbre, es más aterradora.

Según un antiguo estudio de la Universidad Complutense de Madrid, hasta 4.000 especies diferentes de cucarachas pueden localizarse en una vivienda media, por muy limpia que esté. Además, por cada cucaracha que logréis ver, hay un promedio de 100 escondidas.

Esto sucede porque las cucarachas son esencialmente nocturnas y muy gandulas (pasan el 75 % del día descansando). Como prefieren el calor, es más fácil verlas en verano, aunque en realidad viven de 4 a 8 meses. Y además de ser bastante horripilantes, pueden provocar graves consecuencias sanitarias.

Las cucarachas pueden portar 40 especies de bacterias y ser las responsables de brotes de gastroenteritis, salmonelosis, tuberculosis, disentería o incluso tifus. No es extraño, pues, que un 25 % de lo que la gente gasta en insecticidas sea únicamente para matacucarachas.

el_cuchitril_de_joe

Este terrorífico ortóptero es originario de las zonas cálidas de la Tierra, donde vive en estado salvaje desde mucho antes de la aparición del hombre. Sin embargo, el medio urbano ha creado un nuevo hogar para multiplicarse con temperatura agradable, humedad, abundante comida, agujeros y rendijas. Su estancia preferida son los bajos de las cocinas, así que si queréis os consejo: no miréis. Porque quizá os toparíais con una gigantesca americana (clara con mancha central), una germánica (gris y con alas) o una orientalis (oscuras).

Las cucarachas también son portadoras de muchos mitos. Es cierto que son buenas trepadoras y muy resistentes: pueden sobrevivir 48 horas a temperaturas bajo cero, 40 minutos bajo el agua o tres meses sin comer. También pueden vivir una semana sin cabeza. Pero no es verdad que sean tan aptas como se cree para sobrevivir a una guerra nuclear.

Ello parte de un mito que ya en 1959 fue derribado por los experimentos con radiación de Wharton. Las cucarachas serían los primeros insectos que morirían de radiación; aunque antes lo haríamos nosotros, por supuesto. Antes que las cucarachas, por ejemplo, sobreviviría la mosca de la fruta, y aún tendría más posibilidades de sobrevivir una avispa parásita.

Y aquí termino este pequeño artículo porque empiezo a notar miradas cucarachiles en mi espalda. Y es que las cucarachas, bien… incluso muertas producen escalofríos, como si contempláramos el casquillo de una bala ya disparada. Pero si están vivas, mejor que yo las describe el escritor Felipe Benítez Reyes:

Con las cucarachas no valen casi de nada las finuras: tu única esperanza es toparte con una y aplastarla –y que el crujir de su armadura macabra te recorra todo el cuerpo, desde el pie hasta la cabeza, como un escalofrío polar. Las cucarachas son astutas: saben fingir la muerte. Machacas a una con el cepillo, la dejas en el recogedor, creyéndola reventada, y sales corriendo a lavarte las manos sin motivo alguno, simplemente porque el asco se concentra siempre en las manos. (…) luego no está: la cucaracha herida deambula por tu casa como una pequeña cápsula de rencor.

genciencia