Armonía de las Confesiones Reformadas: La Santa Trinidad

Armonía de las Confesiones Reformadas: La Santa Trinidad

Jesús no es el Padre ni el Espiritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

Jesús no es el Padre ni el Espíritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

“¿Debe ser mostrado que la doctrina de la Trinidad es un elemento fundamental en el evangelio?…No digo que un acabado pensamiento teológico sea un punto esencial de la fe sino que, simplemente, es esencial para la salvación creer en las tres personas en una divinidad, así como es revelado en la Escritura.”

La anterior es una frase de Archibald A. Hodge y habla de la importancia de la doctrina de la Trinidad. Si alguien dice conocer a Dios pero no cree en que es un Dios en tres personas entonces no cree en el Dios de la Biblia sino en un ídolo.

Que Dios nos ayude, por medio de la lectura de las confesiones, a conocerlo como Él quizo revelarse a nosotros.

La Trinidad parte 2

La Trinidad parte 2

la_trinidad

Gráfico y explicación de la relaciónTrinitaria
Daniel Asenjo nos provee de una explicación teológica y también pastoral de la relación Trinitaria[0]

El Padre es la Primera Persona de la Trinidad, por lo tanto es una de la personas de la trinidad, no es la trinidad, como tampoco el Hijo ni el Espíritu lo son. La trinidad son las tres personas.

Ser llamada la primera persona de la trinidad, no implica supremacía, anterioridad ni prioridad, sino un orden Intertrinitario de relación.

Su Paternidad la podemos ver en CINCO aspectos.

1. COMO PRIMERA PERSONA DE LA TRINIDAD
El Padre es presentado como el que elige y dador, de esta misma forma el Hijo aparece como Redentor mientras que el Espíritu como Regenerador y Santificador.

Esto nos presenta un orden que es irreversible en toda la Escritura por el cual el Padre es el que envía del cual procede (gr. ekporeyomai: Partir, ser liberado) El Señor, Jn.7:29,15:26 cp.9:16 y 17:7.

  • En 1 Co.8:6,11:8 y 12: peripateo: andar, salir.
  • En los evangelios aparece el término 189 veces.
  • Como Padre tiene vida en si mismo: Jn.5:26