El error del axioma “Dios no es persona” parte 2


El error del axioma “Dios no es persona” parte 2

En el artículo anterior, vimos la falacia del axioma “Dios no es persona”. En este artículo veremos la refutación.

En el cristianismo se usa la palabra “persona” analógicamente, es decir, que hay algún parecido con el sentido que se señala, pero la disimilitud es mucho mayor (pero no sabemos cuánto de mayor).

La doctrina de la Trinidad tiene un apoyo racional: que existe un Ser atemporal y aespacial creador y ordenador del universo; negarle toda inteligencia y toda voluntad a un ser así sería contradictorio, pues implicaría afirmar que la creación que surge del creador es superior a El. Antes de afirmar que persona es un concepto exclusivamente finito se tendría que demostrar que el argumento de la existencia de Dios es falso.

En el cristianismo se afirma que Dios es “persona” no es sólo por su caracter inteligente y voluntario, sino también por su referencia a otras personas, lo cual lo hace autosuficiente. Por eso, la negación de una conciencia infinita porque no habría ningún objeto fuera de Dios no me parece un buen argumento, pues cada persona divina puede ser consciente de las otras, hay la conciencia de otros sujetos que comparten la misma sustancia divina.[0]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: