¿Se puede conocer a Dios? parte 5

¿Se puede conocer a Dios? parte 5

Introducción

Siguiendo con esta serie de artículos acerca del conocimiento de Dios, en este artículo analizaremos de otra manera el problema del conocimiento de Dios.

En el artículo  anterior, vimos un pasaje cristológico, de gran importancia. Que podemos aprender de la persona de Jesús acerca de nuestro tema, “como conocer a Dios”? Sencillo y contundente. La Palabra de Dios nos dice que

Cristo es la imagen del Dios invisible”(Col. 1, 15).

Es por esta razón por lo que afirma claramente:

Quien me ha visto ha mí ha visto al Padre” (Jn. 14, 9)

Esto quiere decir que las dos naturalezas unidas a la única hipóstasis del Señor nos ofrecen la imagen única del Dios-Hombre Jesús, una imagen que expresa a Dios mismo aunque Este sea del todo inconcebible e indescriptible.

La persona de Cristo tiene como misión hacer presente a Dios en el mundo y restablecer plenamente esa otra imagen que puso Dios en el hombre (Gen. 1, 26) y que se vio dañada totalmente por el pecado. Por la encarnación, Cristo “no se aferró a su condición divina, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, haciéndose uno de tantos”(Flp. 2, 6-7)

El no despreció la naturaleza humana, lo material, como enseñan los gnósticos,sino que la asumió plenamente, uniéndola a la naturaleza divina en la persona del Logos.

Probablemente fue cerca de allí que Jesucristo prometió a Pedro las llaves del reino (ver Mt.16:19).Este manantial se encuentra al pie del monte Hermón y es una de las tres cabeceras del río Jordán. Herodes Filipo, gobernante de esta región, mandó construir una ciudad en este sitio en honor al César (su emperador) y a sí mismo; en un principio recibió el nombre de Paneas, y actualmente se la llama Banias o Cesarea de Filipo (1)

Jesús dirige una pregunta suspicaz a sus discípulos:

¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?

Las respuestas dadas, engendrarán inmediatamente otra pregunta en Jesús:

“Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? “

San Mateo, su intención al escribir este libro a sus destinatarios, que eran principalmente judíos convertidos al cristianismo como lo demuestra la profusa utilización de extractos del Antiguo Testamento, fue demostrar que Jesús es el Mesías.

Este libro es anónimo, porque no está firmado. La tradición atribuye su autoría a Mateo Leví, un recaudador de impuestos a quien Jesús llamó para que le siguiera como uno de sus apóstoles.

San Mateo escribiendo el Evangelio

A favor de esta atribución, suele aducirse que es el único de los cuatro evangelios que llama a Leví por su segundo nombre -Mateo-, que siempre que lo cita dice “Mateo el publicano”. También se considera que en su evangelio figuran 115 vocablos que no se hallan en los otros y tienen que ver con dinero, oro, plata, deudas, cuentas, cambios de dinero, etc., frases que estarían en la punta de la pluma de un ex publicano.»(2)

“Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién  dicen  los  hombres  que  es  el  Hijo  del  Hombre?  Ellos  dijeron:  Unos,  Juan  el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. ” (Mat. 16:13-17 RV 1960)

Jesús llegó de Galilea a la región de Cesarea de Filipo, hermosa localidad al pie del monte  Hermón,  sobre  la  fuente  principal  del  río  Jordán.  Le  seguían  multitud  de hombres, mujeres, niños y niñas. Antes de llegar a Cesarea de Filipo había dado de comer a más de cuatro mil personas. Siempre que Jesús salía de un lugar para dirigirse a otro punto geográfico, lo hacía ligero de equipaje, sin preocuparle el lugar donde pasaría la noche. No hacía reservaciones de lugares caros y suntuosos antes de llegar a determinado  lugar.  Su  estilo  de  vida  era  totalmente  diferente  al  de  los  líderes religiosos y políticos de su época.

¿Y dónde se encuentra Cesarea de Filipo?«En la parte norte de Israel hay un monte muy alto llamado Hermón. Todos pueden ver este monte desde la tierra de Canaán. Cuando la Biblia se refiere a él siempre se refiere a una vida ascendente, a la vida en un plano superior. Y siempre se asocia con los lugares celestiales. El distrito de Cesarea de Filipo se encuentra a los pies del monte. Es un área preciosa. Allí había muchos ciervos.

El salmo 42 fue escrito en este lugar:

Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”.

Esos ciervos deseaban aguas vivas, ¿dónde podían encontrarlas?.  Esta área está muy cerca del Mar de Galilea, hacia el norte.

En Isaías leemos:

Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles.”(Is. 9:1)

Esta es una profecía maravillosa. Un día, el Mesías vendría, y él haría de este lugar –el mar de Galilea– el centro de su obra.

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.”

¿Por qué dice “tierra de sombra”? Porque esa era una zona de volcanes. Toda la tierra en ese lugar es de un color oscuro, y por eso es muy absorbente de la luz solar. Por esa razón también el trigo crece muy rápidamente, porque recibe mucha energía desde el sol. Por eso cuando los sacerdotes ofrecían las primicias en el templo, ellos tenían muy claro que los primeros frutos venían de la tierra de Galilea. Si usted mira desde la distancia todas las casas están construidas con roca oscura. Cuando el Señor estaba en Capernaum, o en el mar de Galilea, al mirar desde la distancia veía una tierra oscura. Es “la tierra de sombras”.

Ahora entendemos por qué “el pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz”, y “los que moraban en sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos”. Esta profecía en particular se cumplió cuando el Señor estuvo en el mundo. La Palabra se hizo carne. Por un año y medio él caminó en ese lugar de la tierra.

Este es el trasfondo que hay en el pasaje de Cesarea de Filipo. Cuando ustedes van a esa región, van a una zona de volcanes, lo cual les habla de que una tragedia ocurrió hace muchos, muchos años. Muchas vidas fueron destruidas. Sin embargo, lo que quedó de eso fue una buena tierra. Y es por eso que ellos podían tener las primicias allí. La mejor tierra es la que está en aquel lugar.

Pero más que eso: en Cesarea de Filipo encontramos el nacimiento del río Jordán. Todos saben que ese río fluye de norte a sur. Por el lado oriental, fluye desde el monte hacia el Mar de Galilea, y después continúa avanzando hasta el Mar Muerto.

Cuando llega al mar, cerca de Jericó, el río está en su parte más baja. Por cuanto el río Jordán es un río de curvas, carga mucho sedimento. Cuando usted está cerca del Mar Muerto, ya no es cristalino; se pone oscuro pues lleva mucho barro.» (3)

Fue en Capernaún donde Jesús pasó el mayor tiempo de su ministerio. A Jesús no le importó entrar en la Decápolis para comenzar a predicar y enseñar, algo muy difícil en su tiempo si consideramos el ambiente político reinante en esa zona greco-romana.

Estupendamente ubicada en las adyacencias del elevado Monte Hermón, Cesarea de Filipo era un centro cultural y religioso donde se rendía honor a la antigua divinidad Pan, dios griego de la fertilidad. Frondosos bosques y amplios riachuelos abundaban en la región que también se le conoce como Panías o Banías. En el sitio yacía un templo construido anexado a una cueva exactamente en la base de una montaña rocosa. Es en este ambiente lleno de santuarios de adoración pagana es donde Jesús sostiene una crucial conversación con sus discípulos. Jesús hace la pregunta sobre quien creen los hombres que es El y los discípulos manifiestan lo que han venido escuchando por doquier.»(4)

Pero Jesús insiste:

¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?

«Como era de esperarse, las respuestas fueron acordes a la pregunta: Unos dicen que Jesús es Juan el Bautista, aquel que dijo: “Yo soy la voz de uno que clama en el desierto. Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías; otros dicen que Jesús es el profeta Elías, el profeta que fue sustentado por varios días por una viuda de la ciudad de Sarepta que revivió al hijo de ésta cuando había fallecido; otros defienden que Jesús es Jeremías, hijo de Hilcías, de los sacerdotes que habitaban en Anatot, en la tierra de Benjamín; otros dicen que Jesús es alguno de los profetas que ha revivido.  ¿Quién tenía la razón? ¿Los que decían que Jesús era Juan el Bautista? ¿Qué era Elías? ¿Jeremías? ¿Otro profeta?

En la respuesta que encontramos en Mateo se encuentran las respuestas que encontramos en Marcos y en Lucas.  Jesús,  según  la  respuesta  de  Pedro,  es  el Cristo,  el  Hijo  del  Dios  viviente.  Ambas expresiones tienen un trasfondo veterotestamentario.

El calificativo “Cristo” equivale al hebreo “Mesías” y al castellano “Ungido”. Mesías, en el Antiguo Testamento era utilizado  como  título  oficial  de  la  figura  central  de  la  esperanza.

En  el  Nuevo Testamento, esa esperanza se concretiza en Jesús, la luz que viene a las tinieblas con una  propuesta  de  vida  y  salvación  integral.

La  frase  “Dios  viviente”  aparece  en  el Antiguo Testamento: “Porque ¿qué es el hombre, para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego, como nosotros la oímos, y aún viva.”

Esta frase se utiliza para describir al Dios verdadero en contraposición a los reclamos de divinidad de los emperadores romanos.» [5]

Continúa…

Notas

1. http://scriptures.lds.org/es/biblephotos/26

2. Wikipedia

3.http://www.aguasvivas.cl/revistas/25/03.htm

4.http://www.tzemach.org/articles/spanish/uponthisrock.htm

5. http://www.lupaprotestante.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1206

Imágenes de:

  1. http://scriptures.lds.org/es/biblephotos/26

  2. Wikipedia

Articulos de esta serie

Anuncios

El Pésaj judío coincide este año con el triduo pascual cristiano

El Pésaj judío coincide este año con el triduo pascual cristiano

Posted: 08 Apr 2009 07:40 AM PDT

«Pésaj (en hebreo פֶּסַח)[Literalmente “saltear”] es la festividad judía que conmemora la salida del pueblo judío de Egipto, relatada en el libro bíblico del Éxodo. El pueblo judío ve en el relato de la salida de Egipto como el hito que marca el nacimiento del pueblo como tal. La festividad es uno de los tres Shloshet HaRegalim (Fiestas de Peregrinaje) del Judaísmo, ya que durante la época en que el Templo de Jerusalén existía, se acostumbraba a peregrinar al mismo y realizar ofrendas. La festividad dura siete días (ocho en la Diáspora), y durante la misma está prohibida la ingestión de alimentos derivados de cereales (trigo, cebada, centeno, avena y espelta) fermentados, llamados en hebreo Jametz (חמץ) (la raíz de la palabra indica “fermentación”). En su lugar, durante la festividad se acostumbra a comer Matzá (מצה), o pan ácimo. Según la tradición, el pueblo judío salió de Egipto con mucha prisa y sin tiempo de prepararse, por lo que no hubo tiempo para dejar leudar el pan para el camino, y de esta creencia deriva la prohibición de ingerir Jametz. Durante la primera noche de la festividad (las dos primeras en la Diáspora) se acostumbra a llevar a cabo una tradicional cena, llamada “Séder” (סדר), durante la cual se relata la historia de la salida de Egipto. El origen del “Séder” podría trazarse hasta los simposios (banquetes) griegos, donde alrededor de una mesa de comida, y recostados en almohadones, se debatía toda la noche sobre algún tema determinado. Estos elementos se preservan en el ritual del Séder. La festividad también recibe el nombre de Fiesta de la Primavera, ya que en el hemisferio Norte marca el inicio de dicha estación. Dado que en Israel las estaciones calurosas son las estaciones secas, a partir de Pésaj y hasta Sucot se acostumbra a rezar por el rocío, y no por la lluvia (oraciones que se reservan para el invierno). La Pascua cristiana tiene sus orígenes en la festividad de Pésaj. De hecho es bastante probable que la Última Cena haya sido el tradicional Séder pascual. De hecho la hostia católica tiene su origen en la Matzá.»(wikipedia)

15287   

Unos festejan la liberación de los hebreos de la esclavitud de Egipto, cuando Moisés encabezó el éxodo por el desierto hacia la Tierra prometida. Los otros conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

La celebración de la pascua judía, conocida también como “pésaj”, volverá a coincidir este año con las principales celebraciones religiosas de Semana Santa, la fiesta mayor para la grey católica.

La comunidad judía festejará la liberación de los hebreos de la esclavitud de Egipto, cuando Moisés encabezó el éxodo por el desierto hacia la Tierra prometida, mientras los cristianos conmemorarán la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

A pesar de que la pascua judía tiene un correlato histórico con la última cena de Jesucristo, que se recuerda el jueves santo, no siempre coincide con la Semana Santa que conmemoran los católicos, como ocurrió en 2008.

El corrimiento temporal sucede porque el Concilio de Nicea, de 325, hizo modificaciones en base al calendario lunar.

Los días en que caerá la Semana Santa se calculan de acuerdo con los Evangelios, que relatan que Jesús murió el 14 del Nisán del año 33, fecha en que comenzaba la pascua judía.

Nisán es un mes del calendario hebreo que se corresponde, aproximadamente, con la segunda mitad de marzo y la primera o segunda de abril.

La fiesta de la libertad y la independencia data de hace más de 3.300 años y según los países prosigue por siete -tal como ocurre en Israel- u ocho días.

Los judíos argentinos festejarán la pascua desde la aparición de la primera estrella en el firmamento el miércoles 8 de abril, hasta el 16 de abril.

En esas jornadas está prohibido comer o tomar cosas hechas con trigo, cebada, centeno, avena o sus derivados que puedan haberse fermentado.

En ese tiempo se lee la Hagadá, pequeño libro que narra la historia del Exodo, y se realiza el seder o cena familiar, que está cargada de simbolismos.

La ley 20.689 estable que los judíos dispongan de cuatro días no laborales, en los que están exceptuados de trabajar o de concurrir a clases. Este año serán el 9, 10, 15 y 16 de abril.

En tanto, la Semana Santa comenzó este domingo con la bendición de ramos de olivo, que recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

No obstante, los actos más importantes transcurren durante el “triduo pascual”, que se inicia con el jueves santo.

Ese día, feriado para los cristianos, se repiten los pasajes evangélicos que hablan de la institución de la eucaristía y el sacerdocio.

El viernes, los cristianos reviven la pasión y muerte de Jesús, por eso se repiten las 14 estaciones del vía crucis, que culminan con la crucifixión.

El sábado, no hay oficios religiosos y recién a media noche se ingresa en el tiempo de vigilia pascual, esperando la resurrección de Cristo.

Finalmente, el domingo de Pascua, los cristianos reviven la alegría por la resurrección, que se extenderá a lo largo de cincuenta días.

Véase también

Enlaces externos 

Fuente: VR | radiocristiandad.wordpress.com

¿Se puede conocer a Dios ? parte 4

¿Se puede conocer a Dios ? parte 4

Seguimos con las reflexiones sobre el conocimiento de Dios. En este artículo, veremos a Jesús, realizando una pregunta a sus discípulos sobre su persona, y analizaremos antes de continuar con la reflexión de este pasaje, la definición de conocimiento

“Cuando llegó Jesús a las regiones de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos diciendo: —¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: —Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o uno de los profetas. Les dijo: —Pero vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondió Simón Pedro y dijo: —¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!  Entonces Jesús respondió y le dijo: —Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Mas yo también te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.  A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra habrá sido atado en el cielo, y lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos. Entonces mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Cristo.” (Mat 16:13-20)

Jesús realiza a sus discípulos, una pregunta aparentemente sin mucha trascendencia, quizás alguno podría decir que es una pregunta curiosa o ingenua, ya que siendo el Hijo de Dios, obviamente ¡el conocía todas las cosas!

Podemos leer en la biblia que antes de su crucifixión, los romanos castigaron a Jesús, y le reclamaban que adivinara quien le había golpeado, ya que él era el Cristo.

“Entonces lo escupieron en el rostro y le dieron puñetazos; y otros lo abofeteaban, diciendo: –Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó.” (Mat. 26:68)

Siguiendo con el pasaje bíblico anterior, vemos a Jesús interrogando a sus discípulos. Seguramente, el deseaba que sus discípulos reflexionaran al respecto y luego el realizar alguna enseñanza adicional respecto de las conclusiones de ellos. Quería conocer que es lo que la gente había entendido acerca de el, lo que conocían y lo que sus discípulos opinaban.

¿Será que Jesús acá asume una actitud egocéntrica, mas preocupado por el que dirán,  que por continuar con su misión discipuladora, previa a su crucifixión?

No lo creo, conociendo la profundidad del pensamiento de Jesús, me parece imposible, hasta ingenuo de mi parte opinar asi.

Pero primero, antes de continuar con el análisis, que será en el próximo artículo, quiero que veamos en el articulo de hoy, dos definiciones importantes acerca del conocimiento:

Definiciones (1)

1).Conocer:

1. Averiguar o descubrir por el ejercicio de las facultades intelectuales:

2. Percibir de manera clara y distinguiendo de todos los demás

3. Notas,advertir o saber por indicios o por conjeturas

4. Experimentar,sentir o saber por propia experiencia

5. Referido a una persona, tener trato o relación

6. Referido a una persona, tener relación con ella

7.En derecho, entender de un asunto con facultad legítima para ello.

2).Conocimiento:

1. Entendimiento,inteligencia o capacidad de razonar

2. Conciencia o capacidad sensorial y perceptiva de una persona

3. Averiguación o descubrimiento que se alcanzan por el ejercicio de las facultades intelectuales

4.Apreciación, percepción o saber que se alcanzan generalmente por indicios o conjeturas.

5. Experimentación, sentimiento o saber adquiridos por propia experiencia.

6.Trato o relación con una persona

7. Persona con la que se tiene cierto trato o relación, sin llegar a la amistad. Conocido

8. pl. conjunto de las nociones aprendidas sobre una materia o sobre una disciplina

 

 

En el próximo artículo, veremos un poco mas del análisis acerca de este pasaje bíblico, que es lo que nos enseña con respecto a conocer a Dios, y que podemos deducir de las respuestas que sus discípulos le dieron al Señor Jesús, acerca de quien era él.

¿Que podemos aprender de estos textos, acerca de conocer a Dios?

Continúa….


Notas:

1. Clave Diccionario de uso del Español Actual Vol. 323,Ediciones S.M. ,impr. en España en agosto del 2000

imágenes extraídas de

Articulos de esta serie

El Fin del Cristianismo en Estados Unidos

El Fin del Cristianismo en Estados Unidos

Posted: 08 Apr 2009 05:17 AM PDT

Esta semana la revista Newsweek publicó un reportaje llamado, “The End of Christian America” (El Fin de la America Cristiana). Jon Meecham, el autor escribe lo siguiente,

El porcentaje de cristianos autodenominados ha caído 10 puntos en las últimas dos décadas. Cómo esa estadística explica lo que somos ahora-y lo que, como nación, estamos a punto de convertirnos.

Este es un artículo que debemos leer, pues es lo que ha estado ocurriendo en todo el mundo. La apostasía continúa.

sujetosalaroca.org