Argumentos de la existencia de Dios V

Argumentos de la existencia de Dios V – La Fe

Canto de San Juan de al Cruz:

«Casi todas estas estrofas (salvo la última) las compuso San Juan de la Cruz en la cárcel conventual de Toledo, entre diciembre de 1577 y agosto de 1578. Tenía 35 años. En efecto, estando en la cárcel y comenzando a cantar aquella canción: Adonde te escondiste, Amado, le pareció que le había hablado Dios y le había dicho: Aquí estoy contigo. Yo te libraré de todo mal. Esto le consoló tanto que le parecía estaba en la gloria.

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura
y, yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de su hermosura,
su hermosura.

Pastores los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
Aquel que yo más quiero,
decidle que adolezco, peno y muero,
peno y muero.

¿Adonde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido,
salí tras tí clamando y eras ido,
y eras ido.

Y todos cuantos vagan
de tí me van mil gracias refiriendo,
y todos más me llagan,
y déjame muriendo
un no se qué que quedan balbuciendo,
balbuciendo.

Descubre tu presencia
y máteme tu vista y hermosura.
Mira que la dolencia
de amor que no se cura
sino con la presencia y la figura,
la figura.»[0]

La fe en Dios.

«¿Cómo sé que existe Dios? Yo sé que Dios existe porque hablo con El todos los días. No lo escucho hablándome con voz audible, pero siento Su presencia, siento Su guía, conozco Su amor, deseo Su gracia. Han ocurrido cosas en mi vida que no tienen otra explicación posible sino Dios. Dios me ha salvado tan milagrosamente y ha cambiado mi vida que no puedo sino reconocer y alabar Su existencia. Ninguno de estos argumentos en sí, pueden persuadir a alguien que rehúsa reconocer lo que es tan claro. Al final, la existencia de Dios debe ser aceptada por fe (Hebreos 11:6 ). La fe en Dios no es un salto ciego a la oscuridad, este es un paso seguro a una habitación bien iluminada en donde ya se encuentra el 90% de la gente.»[1]

EL SENTIMENTALISMO Y EL FIDEÍSMO.

«El escocés Tomás Reid sostenía que la certeza de nuestros conocimientos se basa en una especie de sentido común, en algo así como un impulso ciego que nos fuerza a admitir determinadas verdades fundamentales, entre las que está la existencia de Dios. El alemán Jacobi sostuvo a principios del siglo xix su filosofía del sentimiento —una mezcla de estado afectivo y fuerza cognoscitiva— el cual percibiría con una especie de intuición la existencia de Dios.

Crítica: Ni por el camino del sentimiento, ni por la vía de la fe puede intentarse una prueba racional de la existencia de Dios, precisamente por eso: porque no sería racional. Nuestra naturaleza racional exige para cualquier aseveración científica, con mucha más razón si se trata de la existencia de Dios, una prueba que intelectualmente convenza. Aunque es verdad, como decía el cartaginés Tertuliano, que el alma es naturalmente cristiana, de modo que naturalmente nos inclinamos a aceptar la existencia de Dios, también es verdad que la inteligencia no se aquieta hasta tanto no logre adquirir la certeza racional, es decir, fundada en pruebas intelectuales, de que Dios existe.»[2]

LA FE: LA GRACIA Y EL DON

«Hay una diferencia notable entre la gracia de la fe y el don de la fe, y temo que el no percatarse de esta diferencia, y el no obrar de acuerdo con ello, ha conducido a muchas personas a las tinieblas, y es posible que algunos hayan llegado hasta abandonarla, arrojándose en la negra noche de la incredulidad.

La gracia de la fe es aquella que le es dada a todo hombre para que trabaje con ella, y por medio de la cual podemos acercarnos a Dios.

El don de la fe es el que se nos da por medio del Espíritu Santo, cuando llegamos al punto en que hemos empleado, con toda libertad, la gracia de la fe.

El hombre que está ejerciendo la gracia de la fe, dice: “Creo que Dios me bendecirá”, y busca a Dios con todo el corazón, tanto en privado como en público. Escudriña la Biblia para enterarse de la voluntad de Dios. Habla con otros cristianos acerca de las relaciones entre Dios y su alma. Carga con todas las cruces y, al fin, cuando llega al límite de la gracia de la fe, Dios, repentinamente, por medio de alguna palabra de las Escrituras, por medio de algún testimonio o alguna meditación, le concede el don de la fe con la que puede llegar a obtener las bendiciones que ha estado buscando. Después de eso no vuelve a decir: “Creo que Dios me bendecirá”, sino que exclama: “Creo que me bendice. Entonces el Espíritu Santo testifica de que ha recibido las bendiciones y por eso exclama lleno de júbilo: “¡Sé que Dios me bendice!” Después de eso no le dará gracias a un ángel para que le diga que ha recibido esas bendiciones, pues él sabe que las ha recibido, y ni hombres ni demonios pueden privarle de esa certeza. En realidad, lo que he llamado aquí el don de la fe, podría llamarse (y probablemente hay quienes le den ese nombre) la certeza de la fe. Pero no es el nombre, sino el hecho, lo que importa.

El peligro yace en querer recibir el don de la fe, antes de haber ejercido la gracia de la fe. Por ejemplo: un hombre busca la bendición de un corazón limpio, y dice: “Creo que se puede obtener dicha bendición, y creo que Dios me la dará”. Si cree así, debiera buscar la santidad inmediatamente, pidiéndole a Dios que le dé la bendición y, si persevera buscándola, seguramente la encontrará. Pero si alguien le hiciese reclamar la santidad antes de haber luchado contra las dudas y dificultades con que ha de encontrarse por medio de la gracia de la fe, y antes que Dios le haya concedido el don de la fe, es muy probable que será arrastrado por algunos días o semanas, y luego retrocederá y tal vez ‘llegue a la conclusión de que no es cierto eso de la bendición de un corazón limpio. A tal persona se le debiera amonestar, enseñar, exhortar y estimular a que la busque hasta tener la seguridad de haberla obtenido.

O, supongamos que estuviere enfermo, y que dijere: “Hay personas que han estado enfermas, y Dios las ha sanado, yo creo que él me sanará a mí también”. Teniendo esta fe debiera buscar la salud pidiéndosela a Dios. Pero si alguien le persuadiese a que reclame la salud antes de haber luchado con las dificultades que se le oponen, por medio de la gracia de la fe, y antes que Dios le hubiese concedido el don de la fe por medio de la cual ha de recibir la salud, es probable que se baje arrastrando del lecho de enfermedad y que esté levantado unos días, pero no tardará en darse cuenta de que no está sano; se desalentará, y podrá suceder que hasta se atreva a decir que Dios miente, y es muy posible que diga también que no hay Dios, y que a partir de esa fecha no vuelva a creer más en nada.

O, supongamos que se trate de un oficial salvacionista, o de un ministro del Evangelio, que siente vivos deseos de ver almas salvadas, y que razone consigo mismo, arribando a la conclusión de que Dios quiere que se salven las almas. Entonces dirá: “Yo voy a creer que esta noche veremos veinte almas salvadas”. Mas llega la noche y no se salvan las veinte almas. Se pregunta en seguida cuál será la causa; el Diablo le tienta y le hace tener dudas, y es probable que, a fin de cuentas, caiga en la incredulidad.

¿Dónde estaba la dificultad? La razón yace en que dijo que iba a creer antes de haber meditado detenida y sinceramente, contendiendo con Dios por medio de la oración, y de haber oído la voz de Dios que le asegurase que veinte almas se iban a salvar. “Dios… es galardonador de los que le buscan”.

Pero, alguien preguntará: “¿No debemos exhortar a los que buscan, para que crean que Dios es quien hace la obra?”.

Sí, si están seguros de que le han buscado con todo el corazón. Si están seguros de que han ejercitado la gracia de la fe y han rendido todo a Dios; en tal caso ustedes deben instarles, tierna y fervorosamente, a que confíen en Jesús; pero si no estuviesen seguros de esto, tengan cuidado de no urgirles a reclamar una bendición que Dios no les ha dado. Sólo el Espíritu Santo sabe cuando una persona está en condiciones de recibir el don de Dios, y él notificará a ésta cuando ha de ser bendecida. Tengan cuidado, pues, de no querer hacer la obra que corresponde al Espíritu Santo. Si ustedes prestan demasiada ayuda a los que buscan, tal vez mueran en las manos de ustedes, pero si ustedes andan cerca de Dios, con espíritu humilde y consagrados a la oración, él les revelará lo que deben decir a dichas personas a fin de serles de ayuda.

Nadie debe suponer, sin embargo, que sea necesario ejercer mucho tiempo la gracia de la fe antes que Dios nos dé la certeza. Uno puede obtener la bendición casi al instante, si la pedimos con corazón perfecto, fervorosamente, sin ninguna duda y sin impacientarnos. Pero, como dice el profeta: “Aunque tardare (la visión), espérala, porque sin duda vendrá, no tardará” (Habacuc 2:3). “Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará” (Hebreos 10:37). Si la bendición tardase en llegar, no piensen que por el simple hecho de tardar, se les deniegue; sino, como la mujer sirofenicia que acudió a Jesús, sigan pidiendo con toda humildad de corazón y con fe firme. No tardará él en decirles a ustedes con amor: “¡Oh hombre, oh mujer, grande es tu fe: sea hecho contigo como quieres!»[3]

  • “No os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas” (Heb. 6:12).
  • “Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan “(Heb. 11:6).
  • “Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará” (Heb. 10:36, 37).
  • Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. (Heb 11:5.)

Conclución:

Aunque este método no es puramente intelectual ni racional, no significa tampoco que no sirva para alguien que sinceramente busca conocer a Dios. No debe ser descartado por irracional. La fe es un conocimiento también, una certeza absoluta.

«Es una vida de fe lo que agrada a Dios. Hoy, por lo tanto quiero tener esa vida de fe. Entiendo que fe es confianza, rendición y dependencia absoluta en el creador.

Hoy no puedo bastarme a mi mismo…Pero es en mi debilidad que su gracia me basta.

Que hace una persona que tiene fe? El verso 6 de Hebreos 11 lo dice. Es necesario que el que acerca a Dios. La primera cosa que hace alguien con su fe…es que se acerca a Dios. Hoy, quiero acercarme a Dios y beber de su fuente…porque sin su agua..muero de sed.

Crea que le hay… La segunda cosa que hace uno que agrada a Dios es que cree que Dios Es y está ahora a su lado…..Porque se acerca a Dios es que termina convencido que Dios es y esta a su lado. Hoy quiero vivir convencido de que Dios es y está a mi lado.

Que es galardonador . La tercera cosa que hace uno que agrada a Dios, porque vive en fe….es que cree que Dios galardonador de los que le buscan….Sí, el que se acerca Dios..termina convencido que él es y esta y descubre que Dios galardona a quienes le buscan….Le galardona con su presencia. »[4]

¿Es la fe un conocimiento?

Francisco La Cueva explica que la fe “es un conocimiento realista[5]:

«El hecho de que el creyente alcance a saber, con certeza, de Dios por fe, no quiere decir que la fe sea un acto de intuición arracional, de ciego presentimiento de la oscuridad. La fe no nos muestra a Di0s racionalmente, pero nos lo muestra razonablemente. En otras palabras, la fe es también un acto vital de nuestra facultad mental, es un conocimiento. Un conocimiento que no sólo supera la calidad de los demás conocimientos, puesto que implica un «saber de salvación» que es ajeno a la Ciencia como tal, sino que perfecciona toda la óptica espiritual del hombre. A la luz del Dios revelado como Hacedor, Salvador, Redentor, Glorificador del hombre, todas las cosas y la vida misma, sin perder su naturaleza, cambian totalmente de perspectiva. Los grandes interrogantes del hombre hallan respuesta y solución. Todo se ilumina y todo se hace capaz de ser amado, porque todo se ve a la luz de Dios.»[6]

«El hecho de que la fe nos introduzca en el conocimiento de Dios por la vía del corazón («con el corazón se cree para justicia» —Rom. 10:10—), hace de la fe una entrega antes que una mentalidad. Es algo semejante a lo que los teólogos medievales llamaban «conocimiento por connatu amor que se tiene al objeto conocido. En efecto, aunque sea la mente la que capta la luz, es el corazón el que abre las ventanas al. sol de la verdad. Por eso, dijo el Señor Jesucristo a los judíos que se negaban a recibir Su mensaje: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si Yo hablo por mi propia cuenta.”  (Jn. 7:17). Por eso, el creer, que es entregarse, precede o acompaña siempre al conocer salvífico que el Nuevo Testamento presenta: «Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente»; así dice Pedro, según el Evangelista del Creer y el Amar (Juan 6:69).
Sin este conocimiento salvífico, experimental, de Dios, de nada sirve toda la erudición teológica o exegética. También en este sentido, puede decirse que «el conoci­miento envanece, pero el amor edifica» (1.a Cor. 8:1). Es así como la luz de Cristo aparece como «sabiduría de Dios» (1.a Cor. 1:24, 30). Si no se tiene este conocimiento cordial de lo divino, se es «nada», aunque se entiendan todos los misterios y se conozca toda ciencia (1.a Cor. 13:2). ¿Quién sabe mas teología que Satanás? ¿No se sabe la Biblia de memoria, hasta poder citársela al mismo Jesús? (Sal. 91:11, callándose lo de «en todos tus caminos», en Luc. 4:10, 11, por ejemplo). Sin embargo, su conocimiento de Dios le sirve de mayor condenación: «Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan», dice Santiago refiriéndose a una fe falsa, es decir, muerta en sí misma por falta del amor en que la fe se hace operante (cf. Gal. 5:6).»[7]

Oración sugerida:

El Dr.Serafin Contreras Galeano[8], conferencista internacional,nos sugiere la siguiente reflexión y oración:

«Hoy, quiero terminar convencido que Dios galardona a quien le busca…Pero lo más importante no son los galardones..sino el galardonador. No importa las experiencias que tenga que enfrentar si mantengo mi confianza absoluta en Dios…..esa fe me llevará a acercarme a Dios, el acercarme a Dios me persuadirá que Dios es y está…..y una sonrisa brillará en mis labios, porque experimentaré en mi mismo que Dios es galardonador de los que le buscan.

Señor…Tus ojos se fijaron en la tierra y contemplaron con amor a Enoc….Por ello decidiste llevarlo para que estuviera contigo por la eternidad…la vida de Enoc te agradó. Pero hoy, soy yo el que quiere tener una vida que te agrada. Me has dado la fe como un don….Por ello disfrutando ya de lo que me has dado….decido acercarme a ti y en tu presencia terminaré convencido que Eres y estas y con alegria saldré de tu presencia porque se que eres galardonador de los que te buscan. Gracias por su amor.
En el Nombre de Jesus. Amen.
»[9]

Notas

[0] Canto de San Juan de la Cruz,Mil gracias derramando,http://www.comayala.es/Canciones/milgracias.htm

[1] A.H.Yetter, Principales doctrinas bíblicas vol. 1 Cursos por correspondencia,p.21, Publicación la Biblia dice, Quito, Ecuador

[2]Hebe H. R Vidal, Fundamentos de Filosofía, p.94-95, libreria Huemul, 1970,Bs.As, Argentina

3.http://wesley.nnu.edu/espanol/auxilios/auxilios16.htm

4. Serafin Contreras ,http://www.renuevodeplenitud.com/contenidos/Delicados_P.php?id_cont=46

5. Gilson afirma que “todo pensador cristiano es realista” ,Gilson, Étienne, El Espíritu de la Filosofía Medieval , Madrid, Rialp, 1981, págs. 232 y 233,cita en http://mujercristianaylatina.wordpress.com/2009/04/06/el-realismo-teologico-agustiniano-en-su-teoria-del-conocimiento-2/

6. Francisco La Cueva, Curso de Formación teológica evangélica Tomo II, Un Dios en Tres personas,p. 38,ed. Clie,1989, Barcelona, España.

7.

8. El Dr.Serafin Contreras Galeano, conferencista internacional,Graduado en el Instituto Bíblico Cuadrangular de Venezuela en 1969, certificado en Misiones y Educación Cristiana en el Seminario ESEPA de San Jose, Costa Rica , Bachiller en Teología de la Universidad Nazarena de San Jose, Costa Rica,Master en Consejería Bíblica y Master en Ministerio Pastoral de Masters Divinity School de Indiana, Doctor en Estudios Biblicos de Master?s Divinity School de Indiana. Certificado en Ministerio a Matrimonios, Sexualidad Saludable y Cuidando los Ninos a la Manera de Dios por Light Univsersity de la Asociación Americana de Consejeros Cristianos, Miembro activo de la Asociación Americana de Consejeros Cristianos, Coordinador Regional de Misiones Cuadrangulares en Centroamérica y Miembro del Comité de Consejeros del Compañerismo Mundial Pentecostal. Ha desarrollado trabajo de ministración con grupos católicos y evangélicos en América Latina, fue director de emisoras seculares por 15 anos, 16 anos como misionero en Centroamérica para Foursquare Mission International.Actualmente trabaja como misionero, consejero y director productor de programas radiales “Enfoque Internacional” y “En Lugares de Delicados Pastos” que se transmiten en 86 emisoras de América Latina, Escritor de articulo para Revistas Apuntes Pastorales, Conquista Cristiana y otras.  Junto con su Esposa Alva dan Seminarios de Matrimonio, Familia y Liderazgo en Estados Unidos, Centro y Sur America. http://www.renuevodeplenitud.com

9. Serafin Contreras ,http://www.renuevodeplenitud.com/contenidos/Delicados_P.php?id_cont=46

Argumentos de la existencia de Dios IV

La creencia universal

Autor: Paulo Arieu

«La creencia universal en la existencia de un Ser Supremo implica que la idea es intuitiva (o sea, conocida por instinto); es innata (o sea, parte de nuestra naturaleza esencial) y racional (comprensible por medio de la razón). Esto revela que el hombre tiene la idea de un Ser infinito y perfecto, y esto hace surgir la pregunta: ¿de dónde sacó el hombre tal idea?

La creencia universal es una verdad básica. Aun las religiones idolátricas mantienen una creencia en alguna clase de dios o dioses. Una respuesta inconsciente traicionó a aquellos que a sí mismos se llaman ateos, al contestar: “Gracias a Dios que soy ateo.” El ateo francés Voltaire oraba durante una tormenta. Ingersoll dijo: “Yo no soy ateo, soy un agnóstico.“»[1]

«Todos los pueblos, desde los más primitivos hasta los más civilizados, han creído, con rarísimas (y prejuzgadas) excepciones, en la existencia de un Ser Supremo, Hacedor del Universo, como única explicación posible a los fenómenos de la metereología, de la fertilidad, etc. Es cierto que, en muchos casos, el politeísmo, el animismo, etc., han obnubilado esta creencia en un único Dios, pero no la han suprimido. Más aún, las investigaciones más imparciales han mostrado, con suficiente evidencia (o, al menos, con la mayor probabilidad), que el monoteísmo es anterior al politeísmo, y que éste ha sobrevivido en los pueblos primitivos al convertir en dioses, genios del bien y del mal, las desconocidas fuerzas de la Naturaleza, mientras las naciones más civilizadas revirtieron desde un politeísmo «más ilustrado», pasando por el «henoteísmo» (o diferentes «dioses» protectores de las naciones respectivas —cf. Josué 24:15-18—), al prístino monoteísmo. Este argumento queda debilitado por la teoría de C. G. Jung sobre los «arquetipos» o símbolos ancestrales del inconsciente colectivo, pues bien pudiera ser que la idea de Dios, común a la humanidad de buena voluntad, fuese un mito heredado de los primeros homínidos, víctimas del pensamiento mágico que en ellos hubo de producir su primera confrontación con las desconocidas fuerzas de la Naturaleza.»[2]

«Este metodo, es llamado por Hebe R.Vidal “EL TRADICIONALISMO”. Nació en Francia a principios del siglo pasado y tiene por principales representantes a José de Maistre, De Bonald, Bonetty y sobre todo a Lamennais. Según ellos, la fuente única de la certeza es el consentimiento general, la tradición, puesto que la sola razón individual, dejada a sí misma, está condenada al escepticismo. Lamennais, en su “Ensayo sobre la indferencia”, sostiene que la evidencia de que Dios existe nos es impuesta en primer lugar por el consentimiento unánime de los pueblos; la existencia de Dios es una verdad primitiva y fundamental, anterior a toda demostración.

Critica: No podemos negar que el consentimiento unánime de los pueblos —en el caso de que se tenga certeza de él— tiene en sí cierto valor, sobre todo confirmatorio; pero dicho valor depende de que haya razones, argumentos accesibles a todos, que los hayan movido a afirmar unánimemente una determinada proposición, en nuestro caso, la existencia de Dios. En otras palabras: es menester probar que el acuerdo general de los hombres no se ha producido por la mera conjunción de causas accidentales, que pueden haber sido causas de error.

Si todos los hombres, en todos los pueblos, en todos los tiempos, han creído en la existencia de Dios porque tenían pruebas evidentes de tal existencia, entonces el argumento tradicionalista es válido, pero no es anterior a toda demostración, sino que, por el contrario, supone alguna demostración, aunque sólo sea de tipo rudimentario, y se funda, en último término, en el valor intrínseco de la inteligencia humana para conocer con evidencia ciertas verdades. Pero si los hombres de los pasados siglos pudieron probar la existencia de Dios, también la puede probar cualquier hombre de cualquier época; y en tal caso la razón humana es la que, por sí sola, prueba la existencia de Dios.»[3]

«En los tiempos antiguos los sucesos más mundanos estaban conectados con los acontecimientos de mayor trascendencia cósmica. Nuestros antepasados estaban muy ansiosos por comprender el mundo, si bien no habían dado con el método adecuado. El universo primitivo un mundo pequeño, pintoresco y ordenado donde las fuerzas dominantes eran dioses como Anu, Ea y Karona. Los dioses, en las sociedades antiguas, eran necesarios para explicar los cielos, los planetas, los terremotos, las enfermedades, los eclipses, o cualquier otro fenómeno natural. Aunque han venido en muchas y variadas versiones, no parece una exageración decir que, a lo largo de la historia, los dioses han sido una realidad omnipresente.

Los teístas, por supuesto, han explotado este hecho con la mentalidad apologética que les caracteriza. Así, por ejemplo, dice el apologista musulmán Fethullah Gülen:

“desde el mismo inicio de la vida humana, la gran mayoría de la humanidad ha creído en la existencia de Dios. Sólo esto sería suficiente para demostrar Su existencia”

A decir verdad, a mi la lógica de esta argumentación se me escapa por completo. ¿Que tiene que ver la veracidad de una proposición con el número de personas que la crean? No se puede concluir que una proposición P es cierta apelando únicamente al número de personas que la sostienen; sencillamente no se sigue. Es una premisa no demostrada que no encuentra apoyo en la evidencia; aunque muchos todavía no se han enterado.

Por supuesto, Gülen no es el único que pretende que la verdad puede encontrarse en base a un concurso de popularidad. En su libro “las verdades robadas” el sacerdote católico Miguel Ángel Fuentes expone con mayor detalle el razonamiento que denomina “argumento por la creencia universal del género humano”:

El argumento se puede exponer diciendo: todos los pueblos, cultos o bárbaros, en todas las regiones del mundo y en todos los tiempos, han admitido la existencia de un Ser supremo. Ahora bien, como es imposible que todos se hayan equivocado acerca de una verdad tan trascendental y tan contraria a las pasiones, debemos admitir con la humanidad entera que Dios existe.

Primero que nada una observación importante: lejos de una creencia unificada sobre Dios la humanidad ha sostenido cientos de creencias contradictorias que Fuentes engloba de forma simplista en un solo costal: Están los politeístas y animistas que creen en decenas, cientos, o incluso miles de dioses, están los estrictos monoteístas que creen en un único dios; y están los cristianos trinitarios que creen en algo en el medio. Hay panteístas y que creen que el universo mismo es Dios; paganos que creen que ciertos objetos del universo son dioses, y deístas que creen en un Dios trascendente completamente separado del universo.Hay religiones que les conceden a los humanos libre albedrío, y otras que abogan por la predestinación. Unos predican la necesidad de salvación mediante buenas obras y obediencia a la tradición, mientras que otros sostienen que la redención sólo viene a través de un único acto de fe. Hay religiones que creen en la infalibilidad de su libro sagrado y en la necesidad de estudiarlo a fondo y poner en práctica sus enseñanzas, mientras que otras sostienen que el lenguaje humano es sólo un impedimento incapaz de aprehender o transmitir la esencia de la verdad absoluta. Hay religiones que predican el amor, la caridad y la compasión; y aquellas que promueven el odio, la división y el derramamiento de sangre. Hay credos tan lúcidos y racionales que creer en ellos es apenas diferente de no creer en absoluto, y hay cultos cuyas creencias y prácticas son completamente bizarras, con teologías que se asemejan a alucinaciones, sueños, o malas películas de ficción.

De hecho, pocas cosas avalan la naturaleza de la religión de un modo tan obvio como esto: la multiplicidad de creencias religiosas no refleja sino la diversidad y creatividad de la mente humana. Ebonmusings desarrolla este punto en detalle en un juego de trile cósmico.

Más adelante, dice Fuentes:

Según frase de Cicerón, aquello en que conviene la natural persuasión de todos los hombres, necesariamente ha de ser verdadero. Es un axioma del sentido común contra el que en vano protestan los materialistas modernos

Fuentes no nos dice cuales son esas “vanas” protestas o en que se basan, pero al parecer son tan frívolas que no merecen la pena ni considerarlas. Voy a tener que unirme entonces a “esos materialistas modernos” y contradecir a Cicerón: es perfectamente posible que la humanidad entera termine tragándose una falsedad; y para demostrarlo basta con ofrecer (al menos) un contraejemplo.

Adivinación: Sin importar el tiempo y lugar en el que estemos, lo más probable es que nos encontremos con una cultura en la que la creencia en la adivinación está bien generalizada. No se puede negar que los videntes han estado en fragante desacuerdo sobre cual es la mejor forma de hacerlo, al igual que en la religión, pero lo cierto es que se conocen decenas de antiguas estrategias para predecir el futuro basado en factores externos de lo más variados y azarosos: disparar flechas (belomancia), bastones (rabdomancia), huesos o cartas (sortilegios), hojas de té (taseografía), entrañas (aruspicia), cera derretida vertida en agua (ceromancia), manchas y lunares (melomancia), nubes (nefelomancia) y una larga lista de etcéteras. Y eso sin contar practicas como la astrología y la numerología; que siguen siendo muy populares hasta el día de hoy.

¿Cuál sería la explicación de Fuentes para dicha creencia? Si fuéramos a seguir su lógica, estaríamos obligados a concluir que de hecho hay personas que son capaces de predecir el futuro observando las estrellas o vertiendo cera derretida en agua fría. El problema es que la adivinación es una pseudociencia de aquí hasta el polo, y hasta la misma biblia condena explícitamente este comportamiento. ¿Por qué esta creencia generalizada no prueba su verdad? El argumento de fuentes termina casi socavándose a si mismo.

Tierra plana: La humanidad no solo ha vivido en el engaño con respecto a los fenómenos ocultistas, adorando a lo que veía y no al Dios verdadero,  debemos reconocer que «también ha habido creencias erróneas muy extendidas sobre la naturaleza del mundo, especialmente sobre la forma de la tierra. Hasta donde sabemos, todos o la gran mayoría de los pueblos de la antigüedad han descrito la tierra como un disco plano cubierto por un cielo sólido que se junta con la tierra en sus bordes.

Como sostiene Paul Seely:

Los pueblos científicamente ignorantes de todo el mundo concebían la tierra como un solo continente en forma de un disco circular plano. Hay raras excepciones, pero, en pocos casos han pensado a la tierra como un globo planetario.

El link de arriba lleva a un artículo con numerosos ejemplos de antiguas cosmologías tierra-planistas, y se pueden encontrar otros más en este artículo de la wikipedia. Así que el hecho de que todos los pueblos se han adherido a una descripción equivocada del mundo debería estar fuera de discusión razonable. A menos que uno se suicide intelectualmente y termine creyendo que la tierra de verdad es plana, este hecho por si solo es fatal para la tesis de Fuentes. Como hemos visto, tal axioma “del sentido común” se choca de frente con mucho de lo que sabemos sobre ciencia e historia; y por lo tanto podemos añadirlo sin más a la lista de pésimos argumentos para la existencia de Dios.

No obstante, Fuentes señala un punto importante que merece una consideración más a fondo; y es que, independientemente de si Dios existe o no, el carácter universal de la religión es un hecho que debe ser explicado. ¿Por qué la gran mayoría de los pueblo han reconocido alguna clase de divinidad a la que hay que darle culto? ¿Cómo explica un ateo que la humanidad entera se haya equivocado sobre ese aspecto? Podemos extender la pregunta de Fuentes y preguntar: ¿Por qué algunas ideas sobre el mundo llegaron a ser sumamente populares a pesar de su falsedad?

En el caso de la tierra plana la explicación es bastante simple: los antiguos creían que la tierra era plana porque la tierra “parece” plana. Es una creencia razonable hasta que uno se encuentra con datos como los ángulos que producen ciertos objetos con el sol, por lo que es natural que las personas que no tenían acceso a esos datos hubieran llegado a conclusiones equivocadas. Con la adivinación es un poco más difícil, pues no se sigue de ninguna observación natural. Algunos han sugerido que la atracción que siente el ser humano hacia la adivinación está asociada a la ansiedad que siente el ser humano por su futuro y por lo impredecible; otros investigadores, como Julian Jaynes, proponen que el efecto más importante de la adivinación está en que permite desplazar la responsabilidad en la toma de decisiones. De cualquier forma, el punto es que no es necesario que una creencia sea cierta para ganar una aceptación extraordinaria.

De la misma forma, que la humanidad tenga una creencia tan extendida en ídolos y deidades es un hecho que, desde un punto de vista evolutivo, pide a gritos una explicación. ¿Cómo es posible que haya individuos que se muestren dispuestos a sacrificar su tiempo, sus recursos, y hasta sus posibilidades de reproducción en aras de favorecer una idea religiosa? Tras considerar una pila de explicaciones simplistas al fenómeno religioso, Fuentes concluye que la única opción es que “la creencia de todos los pueblos sólo puede tener su origen en Dios mismo, que se ha dado a conocer, desde el principio del mundo”; pero la verdad es que Fuentes no ha tocado ni la superficie en lo que respecta a explicaciones naturalistas de la religión. En el 2007, Daniel Dennett publicó una lúcida presentación de varias de estas explicaciones; y su libro, “Romper el hechizo” es un excelente recurso para enterarse sobre el estado del arte del tema. Estén atentos, porque en un par de semanas estaremos haciendo una reseña del libro.»[4]

Conclución:

Este método de reflexión racional tampoco nos demuestra sine qua non que Dios existe, aunque tampoco su fracaso como método racional implica que Dios no existe, necesariamente, ya que esto implica un absurdo. Solo nos demuestra por un lado la continua imposibilidad de demostrar universalmente la existencia de Dios por medios racionales o filosóficos, por mas buena intención que estos tengan, y segundo, que aun hay mucho que la humanidad debe continuar investigando y que la ciencia irá decifrando acerca de las naciones y sus creencias religiosas.

¿Esta imposibilidad de demostrar racionalmente la existencia de Dios significa que pueden los ateos “probar” realmente que Dios no existe?

Leamos los argumentos que expone Doug Horchak, en este comentario al respecto.¿Cuáles son sus afirmaciones? Examinemos sus razonamientos y conclusiones. Entre los argumentos más comunes de los ateos en contra de Dios están:

Comparar al Dios de Israel con todos los demás dioses de la historia. En la mente de los ateos, todos los dioses tienen el mismo mérito. Según ellos, no hay ninguna diferencia entre Zeus, Tor, Baal, Vulcano, Visnú y el Dios de la Biblia. Afirman que todos los dioses han sido inventados por el hombre para satisfacer sus necesidades sociales y sicológicas.

Desacreditar el concepto de Dios debido a la violencia perpetrada en su nombre. Cuando los ateos analizan la historia, frecuentemente señalan el número de veces que se ha cometido violencia, genocidios, asesinatos, violaciones, muerte y guerras en el nombre de Dios. Ya sea la inquisición, las cruzadas o la depuración étnica en Kosovo y África, estos tipos de violencia son citados comúnmente como prueba de la hipocresía de la religión y el resultado de la creencia en Dios. Los ateos concluyen que es imposible que haya un Dios benévolo y amoroso detrás de todo eso.

• Imputar errores y engaño a las Escrituras. Muchos ateos niegan la existencia del Dios judeocristiano basándose en supuestas discrepancias de la Biblia. Algunos de los ejemplos de discordancia que esgrimen son ciertos temas relacionados con la historia, la ciencia, las enseñanzas de Jesús, la muerte, los asesinatos y las guerras. Según su razonamiento, si la Biblia se contradice a sí misma, es imposible que este libro represente la mente de un Dios omnisapiente.

• Mostrar que el paganismo es parte del cristianismo universal. Aunque el cristianismo tradicional afirma que sus orígenes provienen de los antepasados judíos y de los escritos de la Biblia, tanto Dawkins como Hitchens señalan el hecho de que gran parte de sus doctrinas, ceremonias, imágenes y cultos de adoración se originaron en prácticas paganas que en realidad la Biblia condena. Ellos señalan correctamente que los orígenes de la Navidad y de la Pascua de Resurrección provienen de Babilonia, Egipto y Grecia, no del verdadero Dios creador de la Biblia.

• ¡Concluir que el darwinismo tiene que ser cierto! Los ateos creen que hay una sola explicación en cuanto al origen y desarrollo de la vida: la evolución darviniana. La mayoría de los profesores, maestros y científicos en los campos de la zoología, antropología y biología creen y enseñan esta teoría como un hecho. Los ateos consideran que esta instrucción impartida por los educadores es una prueba aún más fehaciente de que no existe Dios.»[5]

«Otra vez, falta una dimensión que se ha perdido. El hecho es que efectivamente vivimos en un mundo que está confundido prácticamente en todo, incluso en sus conceptos acerca de Dios, la ciencia, la moral, la religión y la Biblia. Mientras mucha gente (como Hitchens y Dawkins) suponen que la historia de la humanidad y la religión representan el mejor enfoque de una visión universal centrada en Dios, ¡la verdad es todo lo contrario! La historia de la humanidad generalmente muestra el rechazo de Dios por parte del hombre. ¡La historia humana no representa lo mejor de Dios, sino lo peor del hombre!»[6]

Por varios miles de  años, desde la caída del hombre en pecado y su gradual alejamiento de Dios, este «ha estado ideando su propia perspectiva de la moral y la vida, lo que incluye varias formas de religión (islamismo, cristianismo, hinduismo, budismo, etc., etc.). Lo que vemos en la práctica, las enseñanzas y la historia de estas religiones casi siempre ha sido concebido y producido enteramente por seres humanos, ¡de ninguna manera por Dios!»[7]

San Pablo dice claramente que nos salvamos solo por la fe, y esto implica conocer a Dios también pro la misma fe.(Gálatas 2,16)

La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

  • sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie será justificado”.

La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)

  • Sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la Ley. Puesto que por las obras de la Ley nadie será justificado.

Reina Valera (1909)

  • “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley nadie sera justificado.

Sagradas Escrituras (1569)

  • sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesús, ella fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada. Cristo, nosotros también hemos creído en Jesús, el Cristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada.

BJ

  • conscientes de que el hombre no se justifica por las obras de la ley sino sólo por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús a fin de conseguir la justificación por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley, pues por las obras de la ley  nadie será justificado. ”

notas

[1] A.H.Yetter, Principales doctrinas bíblicas vol. 1 Cursos por correspondencia,p.20, Publicación la Biblia dice, Quito, Ecuador

[2] Francisco La Cueva, Un Dios en Tres personas, p.35,Curso de Formación Teológica evangélica tomo II, Ed. Clie.

[3] Hebe H. R Vidal, Fundamentos de Filosofía,p. 93-94, libreria Huemul, 1970,Bs.As, Argentina
[4] http://www.ateosmexicanos.com/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=122:omnipesencia&catid=34:articulos&Itemid=54
[5] Doug Horchak, http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2009/bn022009/debate.htm
[6] Doug Horchak, http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2009/bn022009/debate.htm

Almacenado digitalmente el escaneo detallado de “Lucy”

antropología

Almacenado digitalmente el escaneo detallado de “Lucy”

El antropólogo John Kappelman dirigió el equipo científico que ha completado el escaneo de Lucy, cuyos restos incluyen cerca del 40 por ciento de su esqueleto, lo que lo hace el más viejo y completo de entre los fósiles humanos adultos de andar erguido.

31 Mar 2009 | LA FLECHA, AGENCIAS

Examinando la arquitectura interna de los huesos de Lucy, los científicos pueden estudiar cómo su esqueleto soportaba sus movimientos y posturas, y compararla en esas cuestiones con los de los simios y humanos modernos. Como Lucy es tan completa, ella es una de los pocos fósiles que permiten comparar cómo usaba sus brazos con respecto a cómo utilizaba sus piernas. Estos nuevos datos permitirán determinar si es válida o no la teoría de que se colgaba de las ramas mientras estaba en la copa de los árboles, pero cuando descendía a tierra caminaba erguida sobre sus extremidades traseras.Aunque Lucy es pequeña en tamaño (cerca de un metro de estatura), su contribución a la ciencia ha sido grande. Representa una especie bien diferenciada de ancestro humano, conocida como Australopithecus afarensis. 

Antes del descubrimiento de Lucy en 1974, algunas teorías evolutivas habían sugerido que la inteligencia similar a la humana se había desarrollado antes de adoptar la postura erguida (bípeda). Pero la existencia de antiguos seres bípedos como Lucy refutó tales teorías, porque el cerebro de Lucy no es significativamente más grande que el de los chimpancés modernos.

La culminación exitosa del escaneo de Lucy implica que ahora el espécimen está archivado de manera segura en formato digital, otra de las razones por las que se decidió acometer esta tarea. Estos escaneos garantizarán que las generaciones futuras se familiaricen con Lucy. Una Lucy virtual será capaz de visitar las aulas de los colegios de todo el planeta.

En cierta manera, escanear a Lucy, pese a lo laborioso que resultó, ha sido la parte fácil del trabajo. En los próximos meses, el equipo de investigación revisará y procesará los datos obtenidos, y generará imágenes a través de las cuales analizar mejor el esqueleto, y así comenzar a responder a muchas preguntas importantes, desde si se colgaba de los árboles balanceándose de rama en rama, hasta la manera en que masticaba.

Fuente: http://www.laflecha.net/canales/ciencia/almacenado-digitalmente-el-escaneo-detallado-de-lucy?_xm=newsletter

Una nueva investigación se aproxima a la complejidad de la conciencia

Una nueva investigación se aproxima a la complejidad de la conciencia

Una nueva investigación desarrollada en la FIUPM ha aplicado redes neuronales para modelar funciones cognitivas asociadas a la conciencia y a la autoconciencia. Se trata de una aproximación al problema de la conciencia desde la formulación de modelos artificiales y desde la simulación computacional, que ha aplicado la teoría de informones y holones a las estructuras que conforman la conciencia. Los modelos desarrollados en esta investigación pueden ser aplicables en el campo de la Inteligencia Artificial, mediante la eventual implantación de algunas de estas características en sistemas artificiales.

31 Mar 2009 | SINC

Una investigación desarrollada en la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid (FIUPM) ha aplicado las redes neuronales modulares para el modelado de funciones cognitivas vinculadas a la conciencia, al mismo tiempo que ha aplicado redes neuronales con retardo temporal para el modelado temporal de la autoconciencia. La investigación, desarrollada por Milton Martínez Luaces, fue dirigida por el profesor de la FIUPM, Alfonso Rodríguez-Patón.En el modelado de funciones cognitivas asociadas a la conciencia, esta investigación aporta un doble avance. Por un lado, en el plano teórico, al aplicar la teoría de informones y holones a las estructuras que conforman la conciencia. Un informón es una entidad de información, la cual puede surgir como datos, noticias o conocimiento. Por su parte, el término holón se refiere a entidades autónomas que, al mismo tiempo, actúan como parte de un todo.

Por otro lado, al simular algunos de los procesos asociados a la conciencia, ha incidido en el diseño y desarrollo de modelos informáticos. Para esta labor se han desarrollado simuladores multi-entidad utilizando redes neuronales modulares, en los cuales se han simulado diversos escenarios de interacción de sus propias posibilidades y las de los sistemas con los cuales interactúan.

Autoconciencia y dimensión temporal

La autoconciencia en el caso de los seres humanos, no significa simplemente una imagen abstracta de lo que uno mismo es, sino también una imagen de su trayectoria a lo largo del tiempo. Esta dimensión temporal de la autoconciencia ha sido modelada también en esta investigación, mediante redes neuronales con retardo temporal, que han permitido probar, en diferentes escenarios de interacción, la imagen que cada entidad tiene de sus cualidades en el pasado o sus expectativas para el futuro, incide en el modo en que interactúa con otras entidades. A modo de ejemplo se ha incluido una de las gráficas obtenidas, que revela como es posible que la autoconciencia de estas entidades se desarrolle mediante su interacción con otras entidades artificiales, en este caso en un escenario competitivo.

Por otra parte, al igual que los individuos tienden a asociarse en grupos con intereses comunes, y como resultado de lo cual desarrollan un sentido de pertenencia a dichos grupos, incluso a varios niveles, algo similar puede ocurrir con entidades artificiales que interactúan con un fin determinado.

Posibles aplicaciones

En lo que tiene que ver con el campo de aplicación, puede decirse que los modelos propuestos y sus implementaciones en redes neuronales modulares tienen básicamente dos posibles campos de aplicación:

En primer lugar, la investigación de modelos plausibles para la explicación de modelos biológicos. Es decir, se trata de una aproximación al problema de la conciencia, desde la formulación de modelos artificiales y desde la simulación computacional.

En segundo lugar, estos modelos pueden ser, desde un punto de vista práctico, también aplicables en el campo de la Inteligencia Artificial, mediante la eventual implantación de algunas de estas características en sistemas artificiales de propósito diverso (robots, soft-bots, sistemas multi-agente; etc.) En este sentido, diversos investigadores están trabajando en el área de aplicación de modelos informáticos a robots en escenarios competitivos o colaborativos.

Es evidente que los modelos que, como aproximaciones a la conciencia, se han implementado hasta el momento en sistemas de Inteligencia Artificial, son el resultado de grandes simplificaciones, debido a la dificultad que significa el modelado de una realidad tan compleja.

Esto, sin duda, también es cierto en el caso de los modelos que se han presentado en esta investigación. Sin embargo, es interesante notar que muchos de los conceptos que surgen de los modelos propuestos, así como los principios del modelado de alto nivel, son coincidentes con los resultados experimentales llevados a cabo en animales, y de observación y experimentación no invasiva que se han realizado con seres humanos.

Estos tímidos avances en principio, pero de tendencia creciente, no resuelven por sí solos las complejas cuestiones pendientes, pero en la medida que muchos investigadores están abordando el tema de la conciencia desde distintos ángulos, esto puede resultar en un acercamiento de “varias puntas” como lo son por un lado la Psicología Cognitiva, por otro la Neurobiología y por otro la Inteligencia Artificial, de modo que quizás en un futuro, cuando se alcance la “masa crítica” de conocimiento necesaria, pueda finalmente – como tantas veces en la investigación científica – cerrarse la brecha de aquello que aún se encuentra – respecto al tema de la conciencia y sus modelos – en el terreno de lo desconocido.

Antecedentes

Numerosos estudios se han realizado en los últimos años en el campo de la Inteligencia Artificial. Sin embargo, poco se ha avanzado en lo que tiene que ver el problema de la conciencia, y en particular en dotar de conciencia a entidades artificiales, tales como agentes o robots.

De las diferentes investigaciones procedentes de la Psicología Cognitiva y la Neurobiología, se han extraído las capacidades cognitivas que deben estar presentes para que la conciencia tenga lugar. En base a esto, se han desarrollado modelos artificiales para estudiar si es posible que entidades artificiales puedan poseer algunas de estas características, y, fundamentalmente, si pueden ser capaces de desarrollarlas a través de un proceso de aprendizaje. Esta investigación representa un aporte más en esta dirección.

Fuente: http://www.laflecha.net/canales/ciencia/una-nueva-investigacion-se-aproxima-a-la-complejidad-de-la-conciencia?_xm=newsletter

¿Se puede conocer a Dios? parte 3

¿Se puede conocer a Dios? parte 3

Dios, según Miguel Ángel.

I. Introducción: Este es el tercero de una serie de artículos que iré escribiendo con intención de dar a conocer a nuestro  Dios.

En anteriores artículos hemos hablado de los intentos de explicar la existencia de Dios, de manera racional y como todos han tenido su época de apogeo y aceptación, pero como han sido refutados. No han sido refutados porque se haya demostrado la inexistencia de Dios. A lo máximo que el ser humano puede llegar,si es sincero,  es a dudar de su existencia. Sino que es imposible que la razón humana por si sola alcance a conocer a Dios. Ningún método racional permite al ateo incrédulo y obstinado, darle a conocer a Dios de manera sine qua non. Siempre hallará algún motivo para negarse a reconocerlo. Solo Dios tiene maneras de convencer al ser humano de su existencia.

Este artículo, lo complementaré con enlaces a otros artículos que le puedan ser de utilidad a ud, mi estimado lector, que me honra leyendo esta exposición.

Ver

1.Mi pueblo perece por falta de conocimiento

  • “Mi pueblo perece por falta de conocimiento. “ Os. 4:6

La mayoría de las personas tienen sus propias opiniones acerca de un ser supremo. Pero ¿dónde o cómo se originan estas opiniones? Muchas son sencillamente razonamientos de cómo la gente intuye a Dios.El conocimiento de Dios es un tema bíblico de gran importancia, pero muchas de las ideas que los cristianos tenemos acerca de este tema son bastante diferentes de las enseñanzas bíblicas.

Esto ha dado como resultado que el término Dios haya venido a abarcar una variedad de significados, muchos de los cuales son ajenos a la Biblia.

Pero contrario a lo que suponen muchas personas, la Biblia nos presenta un cuadro claro de lo que es Dios. Este asombroso libro nos revela cómo es él, lo que ha hecho y lo que espera de nosotros. Nos hace saber, además, por qué existimos y revela su plan para su magnífica creación.

Ahora más que nunca necesitamos saber quién es Dios, cómo se nos revela y cómo se relaciona con nosotros.

II.Conceptos teológicos de Dios

1. Dios

«A menudo Dios es imaginado como una fuerza de la naturaleza o como un ente consciente que se puede manifestar en un aspecto natural. Tanto la luz como las penumbras son símbolos canónicos para representar a Dios

El concepto teológico, filosófico y antropológico Dios hace referencia a una suprema deidad adorada por algunas religiones, en especial las de origen abrahámico y aquellas relacionadas. Su conceptualización ha sido tema de debate en casi todas las civilizaciones humanas.

El vocablo «dios» se escribe en español con mayúscula como sustantivo propio cuando se refiere a la idea de ser supremo de las religiones monoteístas, como son el judaísmo, el cristianismo, el islam y, quizá en menor medida, el zoroastrismo o mazdeísmo.

En la tradición cristiana, desde la Edad Media, Dios es objeto de estudio de la teología. Desde tiempos de Santo Tomás de Aquino (1225-1274), se asume que la existencia de Dios no es tarea comprobable por el método científico, sino que su existencia ha de demostrarse en el ámbito de la metafísica.»[0]

Sin embargo, no hace mucho tiempo atras, un sacerdote católico demostró matemáticamente la existencia de Dios como algo real y recibio un importante premio por parte de una institución científica. El sacerdote y científico polaco Michael Heller sostiene que las matemáticas pueden ofrecer evidencias circunstanciales de la existencia de Dios. Y ha ganado por su teoría el premio Templeton, dotado con más de un millón de euros. Un premio mayor que el Nobel.(Domingo, 23 de marzo 2008)

Ver

Según Heller, «la ciencia es un esfuerzo colectivo de la mente humana para leer la mente de Dios.

Algunas de sus fórmulas:

  • Causas del universo + raíz de todas las causas posibles = Dios.
  • Naturaleza matemática del mundo + inteligibilidad del ser humano = Dios.
  • Contingencia + racionalidad + ajuste fino del universo = Creador inteligente.».[1]

2. La Biblia nos habla de Dios

«Los relatos de la Santa Biblia se refieren a Dios como un ser que trasciende el ámbito físico, y esto incluye a los numerosos dioses concebidos por la mente humana. Las imágenes de dioses y la imaginación del hombre ¡no son nada comparadas con el Dios invisible y todopoderoso de la Biblia!»[2]

Ver

3. Oseas, profeta de Israel.

En este pasaje biblico, con el que encabezamos este cuarto articulo de la serie sobre el conocimiento de Dios, Oseas describe la problematica de Israel,de manera profética, donde el «denuncia la infidelidad del pueblo para con Yahvé y revela el amor tierno de Dios, comparable al del esposo que perdona a su esposa infiel o al del padre que ama a su hijo rebelde. El profeta combate las bien conocidas tendencias idolátricas del reino septentrional y el culto del becerro de oro (una polémica que tendría en Jerusalén sabor arcaico), llamando a su pueblo a la piedad interior, a la devoción espiritual que lo unirá a Dios en unos esponsales de amor. La presunta tumba de Oseas se encuentra en el monte que lleva el mismo nombre, y todavía los beduinos le ofrecen sacrificios.

El Libro de Oseas es un texto bíblico del Antiguo Testamento cristiano y del Tanaj hebreo. Para los protestantes se trata del primero de los profetas menores, mientras que para los católicos es el segundo (luego de Baruc). Tanto en las Biblias protestantes como en las católicas se encuentra ubicado entre Daniel y Joel.»[3]

Ver

«Usted tal vez se asombraría al saber que algunas de las observaciones usadas por los ateos para sus argumentos ¡son muy lógicas! Cuando uno considera las observaciones y el conocimiento de la religión y la historia que tienen los ateos, ¡es fácil entender por qué se resisten tanto a creer en un Dios creador! Gran parte de la historia de la religión, sus interpretaciones bíblicas y hechos ejecutados en el nombre de Dios, no hace más que desacreditar los esfuerzos de las personas religiosas para justificar su creencia en Dios.»[4]

4.Consecuencias de la falta de conocimiento de Dios

La intención de utilizar este versículo perteneciente al libro de Oseas, no es tanto hablar de la problemática de Israel,sino de las consecuencia de un desconocimiento de Dios, sea por ignorancia, sea producto una mala formación religiosa (politeísmo, tergiversación de los textos bíblicos), o por incredulidad (ateísmo, agnosticismo,deísmo, etc). Sea como sea, hay muchas razones, todas ajenas a la voluntad de Dios, que llevan al hombre de hoy a negar la existencia de Dios.

Israel se había alejado de Dios, contaminando se relación con el creador con los ídolos de la snaciones paganas de alrededor. Dios le ordena al profeta Oseas que tome una mujer (prostituta) y se case con ella, a modo de simbolizar lo que Israel estaba haciendo.

Hoy Occidente ha hecho lo mismo que Israel. Occidente, un grupo de naciones otrora cristianas han sucumbido en su fe, contaminando con las creencias paganas que la asedian constantemente.

  • “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira………..Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibieron en si mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, DIOS LOS ENTREGÓ A UNA MENTE REPROBADA, para hacer cosas que no convienen;estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades………………………no solo las hacen sino que se complacen con los que las practican”.(Ro. 1:18-32 RVA 1960)

Ver

Estos son unos de los pasajes más amenazantes de toda la Escritura. A los que sean capaces de entenderlos, deben causarle el más profundo desasosiego.

Básicamente dice que los hombres cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y por eso Dios los entregó a una mente reprobada. LOS ABANDONÓ A SUS PROPIOS DESEOS Y MALDADES QUE POR NATURALEZA TIENEN DESDE SU NACIMIENTO.

Hoy día vemos la maldad humana la cual se revela de forma diaria en las noticias. El corazón depravado del hombre, cuando está sin restricciones por parte de Dios, se revela por lo que es; hijo de su padre el Diablo.

La Biblia nos dice que la gente, teniendo la creación física frente a ella, verdaderamente no tiene excusa cuando se trata de reconocer que Dios existe (Romanos 1:20).

5.Dios ha abandonado al hombre debido al abandono del hombre a Dios.Esta es la secuencia que se sigue:

a.Revelación.

  • Dios se revela al hombre en la Creación (v. 19-20)

b.Rechazo.

  • El hombre rechaza la revelación (v. 21-22)

c.Raciocinio.

  • Se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido (v. 21-22)

d.Religión

  • Profesando ser sabios se hicieron necios, y cambiaron la gloria de Dios por imágenes de hombres y animales (22-23)

La religión es lo más bajo en que se cae cuando se rechaza a Dios. De ahí que tantas cosas malas salen de las religiones.Lo he dicho y repetido muchas veces. La religión es la manera de los hombres intentar llegar a Dios por sus obras y son organizaciones de hombres ciegos.

La relación personal con Dios por medio de la fe en Jesucristo es lo único que nos salva de ser abandonados por Dios. Es así porque ese es el plan de Dios para la salvación del mundo. Mandar a su Hijo santo y perfecto a cumplir con las leyes que los hombres eran incapaces de cumplir y pagar la deuda que el hombre debe.

No hay otra salida. Ese es el único camino de salir de las tinieblas y que Dios no te abandone a tus propios deseos malvados.

  • YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA. NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MI. Juan 14:6

«En la Biblia Dios afirma dos veces: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 14:1; 53:1). Sin embargo, algunos de estos mismos “necios” que lamentablemente han rechazado la idea de un Dios creador, amoroso y omnisciente, tienen un claro entendimiento de la hipócrita, confusa y a menudo violenta historia de la humanidad y de sus muchas religiones.

Su error fundamental es atribuir tal confusión y caos del hombre a lo mejor que nos puede ofrecer la idea de Dios, cuando en realidad, el sórdido pasado de la humanidad (y su futuro inmediato) son el resultado del rechazo del hombre al verdadero Dios creador[5]

6.Los argumentos de los ateólogos

«No hace mucho, dos de los más acérrimos ateos del mundo publicaron un par de libros para defender su afirmación de que no hay pruebas de la existencia de Dios. Los libros de Richard Dawkins (The God Delusion [“El espejismo de Dios”]) y de Christopher Hitchens (God Is Not Great [“Dios no es grande”]) han sacado a relucir sus mejores argumentos para apoyar su teoría de que Dios no existe y de que la religión envenena al mundo. Irónicamente, sus mismos libros contienen muchas “pruebas” de lo contrario.»[6]

«Preguntar quién diseñó a Dios. Cuando tratan de desprestigiar el concepto del diseño inteligente (movimiento de científicos que sostienen que la complejidad de los sistemas sustentadores de toda la vida existente no puede ser explicada adecuadamente por la teoría de la evolución de Carlos Darwin), los ateos recurren a lo que creen que es la madre de todas las preguntas: ¿quién creó o diseñó a Dios? En respuesta a los cristianos que declaran que Dios es la causa original de todas las cosas, ellos quieren saber quién lo creó a él. Y como no hay una respuesta aceptable para esta pregunta (al menos para ellos), les parece evidente que no puede haber un Dios.»[7]

III.Conclución:

«Hace cerca de 2000 años Jesucristo les dijo a sus discípulos que, a medida que pasara el tiempo, los pueblos serían engañados por muchos que asegurarían ser sus verdaderos representantes. Dijo: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5).

En otras palabras, lo que dijo era que una amplia mayoría de las religiones y sus líderes serían falsificaciones. El resultado es que millones de personas han sido engañadas por Satanás el diablo, el verdadero gobernante y dios de este mundo (2 Corintios 4:4; Apocalipsis 12:9)[8]

1.Cómo crecer en el conocimiento de Dios:

No buscando experiencias místicas, sino estudiando lo que la Biblia enseña acerca de él y lo que él desea de nosotros y clamando a él en fe para que él obre en nuestra vida, transformándonos, librándonos de peligros y bendiciéndonos.

2.Cómo medir nuestro conocimiento de Dios:

No por las experiencias místicas que hayamos tenido, ni por el tiempo que pasamos a solas con él, sino por nuestra fidelidad a las enseñanzas bíblicas, nuestra obediencia a los mandamientos de Dios y nuestras acciones de amor unos a otros.

Recuerda:

  • Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.(Ro. 6:23)

Seamos fieles conociendo la Palabra de Dios para obedecerla.

Notas

0. Dios, Wikipedia

1. Dios existe. Y lo dice y lo premia la ciencia

2. Doug Horchak,http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2009/bn022009/debate.htm

3. Wikipedia

4.Doug Horchak, http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2009/bn022009/debate.htm

5 Ibid

6. ibid

7. ibid

8. ibid

Bibliografia

  • Wikipedia
  • logos77.wordpress.com
  • Doug Horchak, El debate acerca de Dios, www.lasbuenasnoticias.org
  • obrerofiel.com

Articulos de esta serie