EXTRATERRESTRES Y CRÁNEOS PERFORADOS

EXTRATERRESTRES Y CRÁNEOS PERFORADOS

yeti

OTRA VEZ LA PSEUDOARQUEOLOGÍA
EXTRATERRESTRES Y CRÁNEOS PERFORADOS

Si bien la “fanta-arqueología”, “pseudoarqueología” o arqueología fantástica no pertenece al ámbito científico, es menos racional cuando se imbrica con la llamada “Nueva Era”: pirámides, continentes desaparecidos, control mental, levitación, astrología, reencarnación, curaciones psíquicas, talismanes y cristales mágicos, Cristo, Buda, Krishna, cábala, sufismo, misticismo, espiritismo, canalización, ángeles, meditación trascendental, archivos akáshicos, mantras, yoga, etc. La Biblia junto al calefón. Un poco de aquí, un poco de allá. Tomo este fragmento y le agrego este. Un sincretismo que cada consumidor arma a su gusto. Una espiritualidad para clase media, media alta y alta.
Como no me canso de reiterar: conozco bien al monstruo porque estuve en sus entrañas.

Shirley Mac Laine en el Museo de Perú

Un ejemplo de la fusión entre “Nueva Era” y arqueología fantástica se presenta en algunos textos de Shirley MacLaine.

La gran actriz, una de las grandes defensoras de la Nueva Era”, es autora de unos cuantos libros autobiográficos: “No vaya montaña abajo”; Puedes entenderlo desde aquí”; “Lo que sé de mi”; “Bailando en la luz”; “Todo está en el juego” y “Dentro de mí”. En ellos narra sus experiencias sobre diversos tópicos: sus “vidas anteriores”, cirugía psíquica, levitación, viajes astrales, poder de curación de los cristales, curaciones milagrosas, cómo ser feliz, conversaciones con sus guías, etc. También, volcó al celuloide su “mundo ego-biográfico”, en 1987, en la miniserie “En la cuerda floja”.

Justamente, en “Bailando en la luz” (1985) cuenta que Chris Griscom una “acupunturista con gran experiencia en terapia psíquica” (1) le practicó un tratamiento curativo al introducir tres finas agujas de oro en el “Tercer Ojo”, “Ojo de Shiva” u “Ojo de la Sabiduría”, que se ubica —según la tradición oriental— entre los ojos. La blonda actriz recuerda que mientras visitaba un museo inca en Lima, Perú, pasó junto a una vitrina que contenía unos cráneos, cada uno de los cuales tenía una perforación en el centro de la frente. Expresa con asombro: “Mientras yo contemplaba aquellos cráneos, horrorizada, recordé extrañamente lo que era. El guía del museo no tuvo que decirme siquiera que los altos sacerdotes de los incas habían cincelado agujeros en el centro de la frente para abrir paso a la energía psíquica del ‘Tercer Ojo’. Una zona especialmente sensible para la conciencia espiritual. Se cree que la capacidad de clarividencia, los niveles perceptivos del discernimiento están centrados en ese lugar. Es el ojo que ‘ve’ más allá de la dimensión terrenal”. (2)

Es probable que la ganadora del Oscar por su actuación en “La fuerza del cariño” (1984) haya recordado una de las obras de Cyril Henry Hoskin, más conocido como Lobsang Rampa, quien en su novela “El tercer ojo”, Capítulo V, cuenta que su maestro espiritual Mingyar Dondup le dice: “Tendremos que hacerte una pequeña operación en la cabeza para forzar tu clarividencia y luego vamos a acelerar hipnóticamente tus estudios”.

Es una pena que Shirley no dejara hablar al guía del museo incaico. Tal vez, la hubiese desasnado.

Lobsang Rampa, la novela y los “gorilas” vernáculos

Una digresión. Quiero recordar que Rampa no fue ni budista, ni tuvo maestro espiritual alguno, ni jamás estuvo en el Tibet. Fue un novelista de mucho éxito.

Es importante destacar, ya que mucha gente ha leído sus obras y creyó que narra vivencias reales, que no es así: son novelas, ficción. Tan es así, que cuando lleva los originales de “El tercer ojo”, sus editores no confían demasiado en el autotitulado lama, por lo que entregan la obra a una veintena de expertos para su evaluación. El dictamen resultó negativo. El informe del antropólogo Agehananada Bharat es terminante y se edita en la publicación especializada: “Tibet Society Bulletin” (volumen 7,1974): “Las primeras dos páginas me convencieron de que el autor no era tibetano, las siguientes diez de que jamás había estado ni en Tíbet ni en India, y de que no tenía absolutamente ni idea de la menor noción de budismo en cualquiera de sus variantes”. También, Hugh Richardson —miembro del gobierno colonial indio residente en Lhasa—; Marco Pallis —autor de “Cumbres y lamas”, “Espectro luminoso del budismo” y de “El camino y la montaña”, excelentes trabajos sobre la Tradición Tibetana—; Heinrich Harrer —autor de “Siete años en Tibet”— y el detective Clifford Burgess, coinciden en que El tercer ojo se trata de un fraude. ¡SÍ, UN FRAUDE!(Ver mi informe subjetivo en Tribuna de Periodistas“El fraude Lobsang Rampa: ni lama, ni tibetano, ni budista” publicado el 14 de diciembre de 2003).

El semiólogo italiano Humberto Eco reivindica la novela como género. Ante las discusiones que ocasionó la obra de Dan Brown, fundamenta: “’El código da Vinci’ es una novela, y como tal tiene el derecho a inventar lo que quiera (…) tampoco es grave que el autor nos diga al comienzo de la obra que lo que cuenta es la verdad histórica. Como pueden comprender, la persona que lee de forma habitual ya está acostumbrada a estas llamadas narrativas a la verdad, forman parte del juego de la ficción. El problema comienza cuando vemos que muchísimos lectores ocasionales han creído realmente en esta afirmación (…) que todo este material contenía una sarta de patrañas se ha dicho y demostrado desde hace tiempo”. (3)

Coincido con el autor de “Apocalípticos e integrados”, en especial cuando sostiene que los lectores ocasionales pueden llegar a creerse la ficción. En el caso de la obra de Rampa, la totalidad de los lectores fueron estafados en su buena fe. Los editores deberían dejar bien en claro que es una ficción, una especulación del autor.

A pesar de que este no es el lugar apropiado, no puedo obviar la novela histórica.
No es novedoso que en la Argentina, muchos escritores utilicen este género para inventar o deformar hechos de la vida del personaje tratado en ella. Se baja línea en forma subrepticia y el lector cree que se le da información neutra y objetiva. Tenemos muchos ejemplos de personajes maltratados: Facundo Quiroga, Juan Manuel de Rosas, José de San Martín, Eva Duarte de Perón, entre otros. Sobre esta última, se escribió una novela —de gran repercusión comercial— que no tiene nada de “santa” y que desde un básico análisis del discurso se nota, denota y connota un resentimiento contra la protagonista y contra el peronismo. Este “neogorilismo” tiene nuevos cultores. La idea es pegarle a Perón a través de Evita. Desde un discurso pretendidamente inocente, se introduce en el imaginario social que sin Evita, Perón no hubiera existido como líder: una novísima vertiente de peronismo sin Perón. Y hoy, la moda es investigar los últimos días de Evita y mostrar cómo se le ocultó la enfermedad que padecía…

Las extravagancias de Wilhelm Selhus

En una nota-investigación anterior, expuse algunos aspectos de “Pero estuvieron aquí. Pruebas científicas de la presencia extraterrestre” del “profesor” Wilhelm Selhus. Un disparatado libro dedicado a la arqueología fantástica, centrado en los extraterrestres. (Ver “Las manipulaciones genéticas de Wilhem Selhus”, publicado el 14 de febrero de 2008).

Selhus brinda su aporte a las trepanaciones craneanas.
Dice en su libro, que aún se puede comprar en las tiendas virtuales de Internet, que “para el Estado debió de ser muy valioso que todos los conocimientos aprendidos le pertenecieran. Por ello, el cerebro de los grandes estadistas, a su muerte, debía ser entregado a la entidad oficial encargada de utilizar el extracto de esta órgano, así como ponerlo al abrigo de cualquier robo. Entre funcionarios de significación cósmica, era muy difícil encontrar diplomáticos adecuados. Si uno de estos funcionarios no alcanzaba el nivel astral exigido, le practicaban unas finas perforaciones en el cráneo, en las zonas adecuadas, y de allí, los frenólogos estatales le inyectaban extracto cerebral de grandes ministros del universo. En la lámina VI se ve una ‘operación de perfeccionamiento’ realizada en el cerebro de un funcionario estatal. El frenólogo interviene en el cráneo para inyectarle el extracto que guarda el recuerdo y las experiencias de épocas anteriores. Ya que las leyes eran muy severas, se puede suponer que los robos de extracto o su posesión ilegal, serían implacablemente castigados con la muerte.

Con los jóvenes príncipes se hacía una excepción. Para aumentar su nivel intelectual, se les inyectaba extracto constantemente. En una interesante cerámica (fig. 29) vemos un principito con un embudo sujeto a la cabeza, a través del cual se le introducía la sabiduría «digerida». Ante el pueblo, naturalmente, se mantenía secreto este método de «la inyección de la sabiduría». Seguramente, porque existía un gran temor a que estadistas, sacerdotes y sabios fueran asesinados para robarles el cerebro. Los funcionarios del Estado que lucían agujeros en la cabeza (para inyectarles los extractos o aplicarles estimulación eléctrica) eran tenidos en gran estima y muy respetados. Se les reconocía por sus sombreros especiales, que les protegían de infecciones las heridas. Las manipulaciones en el cerebro dieron lugar a una moda de sombreros muy variada. Así, podemos ver (lámina IV) a un hombre paticorto, manipulado, con una especie de sombrero de copa de ala estrecha; a una distinguida dama que lleva una especie de colmena —a la última moda— y a unos nobles participantes en una cacería, con los sombreros reservados a la aristocracia (lámina V). Uno de los cazadores lleva el bombín, que aún hoy es un símbolo de clase para políticos, comerciantes distinguidos, agentes de Bolsa, y mafiosos (fig. 30). Existía también otro método para realizar manipulaciones en el cerebro, menos peligroso y al alcance de la baja aristocracia: la deformación del cráneo. Cuando el niño era apenas un recién nacido, se le entablillaba la cabeza, todavía elástica, y así se forzaba su desarrollo alargado. Se creía firmemente que este procedimiento aumentaba la inteligencia. Pero se trataba también de un símbolo social. Además de la cabeza alargada en su parte posterior, se forzaba también el alargamiento hacia arriba, dando origen a una cabeza en forma de huevo, característica —ya entonces— de las mentes preclaras (fig. 31). Como ya hemos comentado anteriormente, las clases altas de la cultura maya llevaban gigantescas narices falsas para demostrar que descendían directamente de los nobles astronautas (fig. 32). Recordemos que las narices de éstos se habían alargado, adaptándose al medio, para conseguir el precalentamiento del aire durante el proceso respiratorio. Pero en el caso de los mayas, no se trataba de una necesidad de adaptación, sino de un símbolo de clase. El que llevaba una nariz ostiza daba a entender, claramente, que no pertenecía a la clase de los trabajadores; algo semejante a lo que ocurría con nuestros antepasados y sus pelucas, o con las largas uñas postizas en la antigua China. Recapitulando lo dicho hasta ahora, podemos concluir, pues, que los visitantes extraterrestres, embajadores de otras culturas, poseían altos coeficientes de inteligencia. Que a su llegada a la Tierra se encontraron con hombres elementales, de bajo nivel mental, pero cuya capacidad intelectual lograron aumentar por medio de las manipulaciones genéticas anteriormente descritas. Su valiosa herencia genética la conservaron pura, estableciendo los matrimonios entre hermanos. Existían varias castas: las más brillantes, intelectualmente, debían su alto nivel a factores hereditarios y también a las manipulaciones genéticas, tratamientos eléctricos o inyecciones de extractos de memoria y sabiduría. El control del sexo en los nacimientos, cuya finalidad era obtener una mayoría de varones, como lo deseaban el ejército y el Estado, se consiguió con las hondas de semen”. (4)

Cuesta entender que alguien pueda tomarse este texto en serio.

Algunas explicaciones coherentes

La verdad científica la da el arqueólogo Fernad Schwarz. Al estudiar las civilizaciones andinas, menciona la cultura de Paracas, Perú, que floreció a lo largo del primer milenio de nuestra era. Expone sobre las perforaciones halladas en los cráneos: “En la cabeza deformada de los difuntos se puede observar la práctica de la trepanación. Sin duda, esa práctica surgió a causa de la guerra. El cirujano empezaba por eliminar la carne alrededor de la herida y apartar el cuero cabelludo hacia el exterior, con objeto de dejar al desnudo el hueso golpeado. La anestesia debía de desempeñar en este estadio un papel importante. La operación era muy delicada, ya que el menor desliz del cuchillo de obsidiana podía causar un daño irreparable en la masa cerebral, incluso podía provocar la muerte. Pero la mano firme del cirujano manejaba con habilidad el cuchillo, con el que conseguía penetrar en la masa ósea sin tocar el encéfalo. Una vez hechos los dos primeros cortes, se efectuaban otros dos, paralelos entre sí y perpendiculares a los primeros; de esta manera se conseguía la separación de la parte dañada. Después, sirviéndose siempre del cuchillo y manejándolo a modo de palanca, se hacía saltar la tapa ósea en mal estado, de tal manera que esa parte del cerebro quedaba al descubierto, iluminada por primera vez por el sol. A continuación, se cerraba la cavidad con una placa de metal. Después, teniendo siempre cuidado de evitar la infección, se cerraba v suturaba la herida, y el cuero cabelludo volvía a su lugar. Así terminaba la intervención quirúrgica. Conocemos la habilidad quirúrgica con que se realizaba esta operación prodigiosa gracias a que «se ha encontrado en una caverna un paquete conteniendo cuchillos de obsidiana, con sus mangos respectivos y manchados de sangre, además de un cuchillito o palillo de dientes de hueso de cachalote, trozos tic algodón para proteger las heridas, compresas, vendas e hilos». La práctica de la trepanación estaba más extendida y más perfeccionada en Paracas que en ningún otro lugar del mundo. Su gran mérito reside en el hecho de que se llevaba a cabo «en vivo», es decir, sobre un hombre viviente, y no post rnortem, sobre un cadáver. Pero, lo más importante de la trepanación de Paracas consiste en que el operado sobrevivía a la intervención. Se puede comprobar mediante el «callo óseo» descubierto en los cráneos, callo que se forma solamente con los años y nunca después de la muerte. Se trata de una soldadura entre las paredes de los huesos cortados o perforados y la placa de metal que, gracias a las secreciones óseas de calcio, se queda inmóvil y bien ajustada. ¡Maravilla de la antigüedad peruana, que tenía por autor al cirujano indio…!”. (5)

En el Perú, esta práctica data de tiempos muy antiguos; aunque la cultura de Paracas es la más conocida en lo que se refiere a este tipo de intervención quirúrgica.

Schwarz, al referirse a las deformaciones de los cráneos, afirma que “los cráneos deformados artificialmente (los primeros ejemplares datan de alrededores del 6000 a. de C.) presentan un aspecto común en los cadáveres de la época de las cavernas. Se aplanaba la nariz y la frente de la manera que muestra la figura. No se conoce el origen de esta antigua práctica de deformación. Se cree que estaba inspirada en un principio mágico-religioso, que se convirtió más tarde en un hábito estético”. (6)

O sea, que esta práctica no es exclusiva de la cultura de Paracas. Asimismo, la podemos hallar en África y entre los esquimales. (7)

Final para cerebros sin perforar

No es difícil para una mente inquisidora saber quién está más cerca de la verdad. Una buena ayuda para saber qué autor actúa con sinceridad es seguir su cuenta bancaria. Pero, sobretodo, comprender la frase fulminante del paleontólogo y biólogo Stephen Jay Gould, “la ignorancia del contexto es la señal más clara del farsante”.

Néstor Genta

Bibliografía y reconocimiento de fuentes

1. Maclaine Shirley. Bailando en la luz. Biblioteca Fundamental Año Cero. Editorial América Ibérica. 1994. p.291.

2. Ibid. p.304.

3. Eco Humberto. A paso de cangrejo. Artículos, reflexiones y decepciones, 2000-2006. Edit. Sudamericana. República Argentina. 2007. pp.310/1.

4. Selhus Wilhelm. Pero estuvieron aquí. Pruebas científicas de la presencia extraterrestre. Librería Editorial Argos. Barcelona. 1976. pp.85/9.

5.6. Schwarz Fernand. El enigma precolombino. Tradiciones, mitos y símbolos de la América antigua. Ediciones Martínez Roca. Barcelona. 1988.pp.152/4.

7. http://axxon.com.ar/axxon.htm

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3619

Anuncios

Michael Shermer: “Necesitamos escepticismo por todo el mundo”

Michael Shermer: “Necesitamos escepticismo por todo el mundo” 

Marzo 26, 2009

michaelshermer1

Visto en Tercera Cultura.

El Dr. Michael Shermer es Editor Fundador de la revista Skeptic. Director ejecutivo de la Skeptics Society, columnista en Scientific American, anfitrión de la Skeptics Distinguished Science Lecture Series en Caltech, y Profesor Adjunto de Económicas en Claremont Graduate University. Es autor de más de diez libros, entre ellos, Why Darwin Matters, y el más reciente, The Mind of the Market. Michael nos concedió una videoentrevista desde Altadena, California. Versión de la entrevista en inglés: aquí.

Vicente Carbona

vicente.carbona@terceracultura.net

Tercera Cultura: Recientes investigaciones apuntan hacia una base genética para las religiones, y algunos investigadores incluso han afirmado que las creencias religiosas son quizás más naturales que la ciencia, que requiere mayor esfuerzo e instituciones más complejas. Desde tu experiencia, ¿dirías que un ateo nace? ¿O se trata más bien del resultado de la educación y el desarrollo del pensamiento crítico?

Michael Shermer: Pienso que tu idea inicial es correcta. La ciencia no viene de manera natural porque requiere pasos cognitivos adicionales, más allá del comportamiento que busca patrones, conecta patrones, que funciona a base de conectar los puntos, algo que todos hacemos, y que es la base del pensamiento supersticioso. Es lo que llamo “patronicidad” (en How We Believe – Cómo creemos), la tendencia a encontrar patrones significativos en el ruido aleatorio. Bien, a veces los patrones son reales y a veces no lo son. Y cometemos dos tipos de error. El del Tipo 1 es un falso positivo: piensas que el patrón es real y sucede que no lo es. Y el del Tipo 2: piensas que el patrón no es real y sucede que es real. Veamos un ejemplo. Imaginemos que estamos en un entorno del paleolítico, en un mundo peligroso, y oímos un susurro en la hierba. ¿Es el viento, o es un depredador peligroso? Bien, si cometes un error del Tipo 1 y piensas: “Bueno, probablemente es un depredador, así que me debo alejar y tener cuidado”; y resulta que sólo es el viento, no pasa nada. No ha requerido una gran inversión de energía. Pero si cometes un error del Tipo 2 y dices que sólo es el viento y resulta que es un depredador, te quedas parado y te conviertes en almuerzo, acabas de desaparecer del acervo genético.

Así que mi argumento es que existe selección natural para un supuesto como: “Asume que todos los patrones son reales, y funciona consecuentemente”. Pero claro, esto es sencillamente pensamiento mágico. Es aprendizaje por asociación, es sencillamente conectar A con B y suponer que existe siempre la conexión.

Y también hacemos otra cosa, infundimos agencia e intención en el patrón. No sólo imagino que el susurro en la hierba es un depredador, sino que es un depredador peligroso, un depredador que pretende comerme, que tiene intención y agencia y va a actuar en consecuencia. Pienso que ésta es la base del animismo, del espiritualismo, de las creencias en dioses o en dios, de las creencias en alienígenas y en las teorías de la conspiración. Ya sabes: existen cábalas secretas que controlan el mundo, poderes allí arriba que tiran de las cuerdas… ese tipo de cosas.

Pienso que esto lo llevamos cableado naturalmente. Tomemos un ejemplo tan sencillo como la reciente preocupación sobre si las vacunaciones causan el autismo. Esta idea se basa puramente en datos anecdóticos. Los padres que tienen niños autistas recuerdan que los llevaron a vacunar y creen que tiene que haber alguna conexión entre A y B. Pero la ciencia médica ha dedicado mucho tiempo a esto: la única manera de saberlo, en realidad, es haciendo experimentos controlados, o al menos algún tipo de estudio epidemiológico, con dos grupos distintos para poderlos comparar…Se requiere mucho trabajo “extra” para hacer eso, en lugar de simplemente “notar” algún tipo de conexión en tu entorno. La ciencia requiere pasos congitivos adicionales que son laboriosos, requieren energía y esfuerzo para averiguar cómo es el mundo en realidad…Y debido a esto, ya sabes, tú y yo tenemos seguridad laboral como escépticos (risas). Siempre va a haber gente que cree en cosas raras, y nuestro trabajo será corregirles ya que estas cosas pasan porque nuestros cerebros simplemente han evolucionado para poder hacer eso.

TC: En The Mind of the Market (La mente del mercado) dices que la economía es un “sistema adaptativo complejo”, que se basa en el empuje y el esfuerzo individual, y que está estructurado “de abajo arriba” en lugar de ser un producto de diseño político. Pero dado el ambiente actual de ayudas a la banca (bailouts), ¿el concepto de la “mano invisible” ha desaparecido realmente?

MS: La analogía entre evolución y economía es ciertamente real, pero se tiene que modificar un poco. Es decir, un mercado libre sólo puede funcionar dentro de un sistema, en una sociedad basada en un estado de derecho y en el refuerzo continuo de esas leyes, de la Constitución, del sistema jurídico…Un sistema bancario funcional requiere un sistema monetario funcional, y esto requiere un gobierno funcional. Así que, es cierto, es preciso que existan controles “de arriba abajo”, mientras que la naturaleza no tiene nada parecido.

Pero a lo que me refiero (en The Mind of the Market) es a que la mayor parte de lo que sucede en el mercado no está dirigido y controlado de arriba abajo; sí es como la evolución. La gente sencillamente intenta ganar algo de dinero y conseguir la mejor vida posible para ellos y para sus familias para pasar sus genes a la próxima generación. Y eso es, de hecho, lo que la evolución describe. Así que, una vez que esos controles de arriba abajo están en su sitio dejas que el mercado funcione. Evidentemente, el truco es: bien, pero ¿exactamente cuántos controles de arriba abajo necesitamos? Y últimamente no parece muy atractiva la idea de que necesitamos el menor número posible de controles de arriba abajo. Porque la gente engaña y la naturaleza humana incluye a algunos que manipularán el sistema, mentirán a la gente y montarán estafas y ardides. Y tiene que haber alguna manera de controlar eso. Ahora mismo estamos en un tipo de ambiente en el que existen demasiados engaños – en realidad, no es que las cosas hayan cambiado, es que el sistema estaba estructurado de manera que permitía que eso sucediera, especialmente a través de derivados e instrumentos financieros que eran tan complejos que la mayoría en realidad no los comprendía, y eso eliminó algunas de las señales que de otro modo recibiríamos cuando alguien no es digno de confianza, o cuando algo raro ocurre en el sistema. Porque queremos vivir en una sociedad de propietarios, en la que todo el mundo debe tener el derecho a comprar una casa, la misma gente al cargo, como el responsable de créditos, no tenía necesidad de sentir los riesgos normales, apresurado en dar préstamos “subprime” a personas cuyo crédito no era muy bueno. Esto está muy bien, pero alguien, en realidad, necesita hacer ese préstamo. Ahora, si el responsable de préstamos va a recibir su porcentaje, va a recibir su comisión aunque el prestado vaya a ser moroso, entonces ¿qué le importa? Su motivación es pasar el papeleo a otros porque el próximo ya se hará responsable. Él ya no es el responsable, se lo ha pasado a otro… la entidad inmediata vende las hipotecas a otra entidad y al final acaban en Freddie Mac o Fannie Mae, que son agentes del gobierno. Y… ¿quién se hace cargo del riesgo?: todos nosotros. Así que no estaban en su sitio ningunas de las garantías y controles que están basados en el conocimiento nuestra naturaleza humana.

TC: Muchos expertos consideraron que la caída del muro de Berlín marcó el fin de las ideas históricas de la izquierda; pero hoy día, varios teóricos económicos, especialmente economistas comportamentales, son casi seguidores izquierdistas de Adam Smith. ¿Qué piensas de esta tendencia?

MS: A Adam Smith no se le entiende muy bien. Sucede lo mismo con Darwin. Por eso hay mucha gente que asocia el darwinismo con “la naturaleza roja en diente y garra” (Tennyson), con “cada uno a por lo suyo”, con competencia al degüello, y con la supervivencia del más adaptado (survival of the fittest), cuando “el más adaptado” significa fuerte, tacaño, malvado, agresivo, enérgico, rápido, etc…Ya sabes, el mejor “adaptado” en la teoría evolucionista no es otro que el que deja más descendientes para la próxima generación. Nos entusiasmamos hablando de nuestros cerebros grandes, pero seamos serios, miles de millones de especies en la historia de la Tierra han sobrevivido muy bien -muchas gracias- con cerebros muy pequeños. Tener un cerebro grande no es una cosa tan importante, son caros de operar, se dañan y esto estropea el sistema…Es posible arreglárselas muy bien sin tener un cerebro. Hasta puede que ser pequeño, enclenque, lento y bien camuflado signifique “más adaptado”; y que ser cooperativo, y no competitivo, ser un animal grupal más prosociable, signifique ser más adaptado (”fit”).

Hemos evolucionado muchas cosas que parecen ser contraintuitivas al darwinismo, a no ser que se amplíe el concepto de darwinismo y se comprenda que estas cosas siguen formando parte de él. Pienso que somos cooperativos por naturaleza, que somos una especie social, etcétera. Bien, pues lo mismo sucede con Adam Smith. Smith era profesor de filosofía moral, no existían “económicas” entonces. Había gente que estudiaba economía política, pero en realidad no eran profesiones distintas, y Smith no hizo ni eso. Su primer libro fue La teoría de los sentimientos morales, en el que habló sobre la naturaleza humana, y sobre cómo somos: buenos, malvados, cooperativos, competitivos…En realidad, de algún modo tienes que deconstruir La riqueza de las naciones, que es una obra tan masiva, tan larga, tan pesada de leer… la mayoría no la lee. No está abogando a favor de la abolición del gobierno, que sea todo mercados libres…Tiene un pasaje largo en el que explica que no hay que fiarse de los empresarios, que manipularán el sistema si pueden y que emplearán su poder de influencia con el gobierno para obtener favores especiales para sus empresas contra las demás empresas…No te puedes fiar de las corporaciones y de las empresas, para nada. Lo que debes hacer es proteger a los consumidores ante esas empresas que usan al gobierno para obtener favores especiales.

Una observación más profunda consistía en que la economía debe basarse en los consumidores y no en los productores. Es decir, la riqueza de una nación está en toda la gente, no sólo en un puñado de productores y sus lacayos en el gobierno. La riqueza de las naciones está en toda la gente y en todas las “cosas” que tienen, así que si alguna empresa está recibiendo algún tipo de protección monopolística de parte del gobierno, para poder cobrar precios más altos porque no son capaces de competir con algunas empresas extranjeras…eso les ayudará a ellos, pero no nos ayuda a nosotros, los consumidores.

Así que cuando piensas en Adam Smith de esa manera, te dices: “¡Rayos! ¡Eso no suena como el señor laissez faire!” Ya, pues, correcto.

TC: En Why Darwin Matters (Por qué importa Darwin), dices que muchos ciudadanos estadounidenses rechazan a Darwin debido a un “miedo al ateísmo” y a que perciben la pérdida de un “sentido último”. El presidente Obama, en su discurso inaugural, mencionó a los no-creyentes como gente que no debería asustar a nadie…

MS: ¡Sí! ¿Qué te pareció eso? ¡Hay esperanza! (Risas).

TC: …Dado que estamos celebrando el bicentenario del nacimiento de Darwin, ¿cómo podemos los no-creyentes trabajar para demostrar que la evolución es una manera elegante y bella de buscar ese “sentido último”?

MS: Evidentemente, con el ejemplo, y diciendo simplemente: “Está bien no creer”. Ese ha sido básicamente el propósito de los anuncios en los autobuses que han aparecido aquí, en el Reino Unido, y en otros lugares. Y parece que la típica respuesta es: “¿Cómo? ¿De veras?” Una de las cosas buenas de Richard Dawkins es que debido a quién es, a su reputación y a que es un pensador tan sofisticado, un catedrático de Oxford y todo eso, cuando él dijo: “¿Sabéis qué? Está bien no creer”, entonces la gente pensó: “Ah, pues vale”. Creo que parte de la razón de su éxito, y también de las ventas de sus libros, es que ahí fuera había mucha gente que ya creía eso. Sencillamente estaban en el armario. Así que cuando alguien como Obama dice: “Escuchad, podéis ser no-creyentes y seguiremos considerándoos ciudadanos americanos” (risas), ya sabes, eso es un gran paso hacia delante. Significa que está bien no creer, pero también que no está bien que los creyentes tengan prejuicios contra los no creyentes.

TC: Has criticado a “Los Cuatro Jinetes” (Richard Dawkins, Daniel Dennett, Sam Harris y Christopher Hitchens) por ser quizás demasiado estridentes, demasiado negativos en sus posicionamientos. ¿Sigues pensando así?

MS: Supongo que sí. Es decir, depende sencillamente de la actitud que prefieras emplear cuando interactúas con las personas, lo agresivo que quieras ser al criticar sus creencias. Yo no trato a la gente religiosa de manera distinta que a los demás. Si estoy hablando con un ufólogo, o con alguien que cree en la medicina alternativa, o lo que sea, no los trato de manera distinta a como trato a un cristiano, a un musulmán, o a un hindú cuando me hablan de sus creencias religiosas. La religión tiene algo, últimamente, que la ha convertido en un blanco especialmente potente para nuestros dardos escépticos. Supongo que lo que ha hecho que la religión fuera señalada como algo diferente ha sido en parte el 11 S y el auge del movimiento evangélico, tan descarado que incomoda a la gente.

Uno de los argumentos de Dawkins es que la religión estaba protegida contra la crítica en una especie de cáscara, y que eso no está bien: hay que tratarla como trataríamos, por ejemplo, un punto de vista político o económico. Quiero decir que nadie me permitiría escaquearme después de decir: “Pienso que deberíamos abolir todos los gobiernos y tener mercados totalmente libres” diciendo simplemente: “Respeto tu punto de vista en este tema, es tu fe, y la mía es que debemos tener una sociedad marxista”, o algo por el estilo. No. No tenemos ese tipo de diálogo: discutimos unos con otros y tenemos debates rigurosos.

¿Por qué no podemos hacer lo mismo con la religión? Bien, por eso pienso que estuvo bien lo que hizo Dawkins. Pero claro, es fácil pasarse y considerar la religión como algo especial que verdaderamente queremos atacar, cuando lo cierto es que…Por ejemplo, pienso que es posible que existieran algunos componentes religiosos relacionados con el 11 S, claro, como cuando se le ofrecen 72 vírgenes a un tipo (risas) y todo eso, ya sabes…Vale, esa es una creencia supersticiosa, religiosa… pero la mayoría de los problemas, por ejemplo en Oriente Próximo, tienen más que ver con la política, con expropiar territorio y con hurtar propiedades que con la religión. Pero si nos deshiciésemos de la religión mañana, la gente seguiría siendo tribal, todos seguiríamos siendo tribales y xenófobos, y encontraríamos otras razones para matar a la gente, perseguirlos, quitarles los bienes, robarles la tierra…La religión es simplemente una excusa, en mi opinión, para hacer lo que estaríamos haciendo de todos modos.

En muchos aspectos, yo tengo una visión más oscura del lado oscuro de la naturaleza humana que Dawkins. De alguna manera, Los Cuatro Jinetes son como John Lennon diciendo “imagínate que no hay religión” y todo acabará estupendamente…Creo que no (risas).

TC: Dawkins advierte contra “la falsa ilusión de que la fe, aunque sus resultados sean detestables, tiene que ser respetada simplemente porque es fe”. ¿Existe el peligro de que esta llamada al “respeto” por parte de líderes de opinión, políticos e intelectuales pudiera ocultar un miedo al terror y servir asus fines?

MS: Uno de los argumentos de Dawkins con los que sí estoy de acuerdo, sin duda, es que donde existen obvias violaciones de derechos civiles y libertades por culpa de la religión debemos levantarnos y decir algo. Pero ya sabes, es preciso escoger tus batallas con cuidado. Todo el asunto de “Bajo Dios” (Under God) en la Promesa de Lealtad (Pledge of Allegiance), “Nos Fiamos de Dios” (In God we Trust) en el dinero, y el “Que Dios Bendiga a los Estados Unidos de América” (God Bless the United States of America) que dicen todos los políticos, hasta Obama…no deberían estar ahí en un foro público. Tenemos separación entre estado e iglesia, no deberían estar ahí. Pero esto es tan insignificante, tan banal, que pienso que a la gente en realidad no le importa. Ni piensan en ello hasta que un ateo se levanta para decir que eso no debería estar ahí. Entonces se excitan y se convierte en evento público, cuando no creo que nadie lo haya pensado dos veces.

Me refiero a que decir “Que Dios Bendiga a América” es como decir -ya sabes- “¡Aleluya!”, o “¡Somos los Número Uno!”, lo que sea. Sólo es algo que se dice, no tiene mayor significado. Sin embargo, “Vamos a enseñar el creacionismo en una escuela pública”, donde pretenden que se cambie el plan de estudios, y se obligue a los maestros a hacer algo, so sí está convirtiéndose en algo bastante serio. O los matrimonios homosexuales: ahora estamos hablando de contratos, de la Constitución, de libertades civiles y de derechos que las personas tienen sobre sucesiones, de testimonios y decisiones médicas. Esto es incomparablemente más serio que el “Nos Fiamos de Dios” de las monedas. Así que yo aconsejaría a las personas que se ocupasen de luchar por asuntos políticos más serios.

TC: Parecemos estar en una encrucijada existencial global, y dada la importancia de Estados Unidos como la nación más influyente del mundo, ¿qué consejos ofrecerías al presidente Obama?

MS: Pienso que está en el buen camino, hay pocas cosas que necesitemos contarle. Parece estar bastante a favor de la ciencia, a favor de la razón. Ya ha tomado medidas sobre el asunto de las células madre: Hoy (Viernes 23) ha eliminado las prohibiciones sobre la financiación federal para organizaciones que tienen que ver con el aborto, por ejemplo. Así que pienso que sencillamente debemos darle un par de semanas más (risas) para que solucione las cosas. Simplemente, que sea pro-ciencia como lo somos siempre nosotros.

TC: Como Director Ejecutivo de la Skeptics Society y Editor Fundador de la revista Skeptic, ¿dirías que el movimiento va creciendo? ¿Ves que tenga un efecto directo sobre la opinión pública? ¿Existe esperanza para el pensamiento crítico?

MS: Absolutamente. Sin duda alguna. Aquí en nuestro mundo, con la revista Skeptic, nuestra tirada sigue creciendo. Comenzamos con menos de mil y ya estamos en unos 58.000 ejemplares ahora mismo. Ya sabes, crecimiento lento pero estable, y estamos hablando de personas dispuestas a poner el dinero sobre el mostrador para comprar la revista, o pagar una suscripción. Y también las ventas de los libros de Dawkins y de Harris…Son los indicadores de cómo va el mercado: cuando alguien está dispuesto a gastarse veinticinco pavos en un libro, eso te dice algo. Los que lo hacen no son todos curas que quieren saber lo que dice el Diablo (risas). Pienso que la gente los lee por lo que contienen. Es un proceso lento, gradual. Simplemente compáralo con, digamos, hace quinientos años, o hace cien años…Sí, hemos progresado mucho. Hay bloqueos y retrasos de vez en cuando, la administración de Bush se basaba demasiado en el evangelismo y todo eso, pero como vengo diciendo: “Esto también pasará”.

Una de las bellezas del sistema en el que vivimos es que Bush se largó el martes, no hubo ni un disparo, los tanques no salieron a las calles, simplemente se fue de paseo, ¡y todo el mundo de fiesta! (risas). Bien, ¡esto es muchísimo mejo mejor de lo que era en el pasado! Y cada vez hay más países que funcionan así. Pienso que, a largo plazo, lo del matrimonio gay sencillamente desaparecerá, será como la conversación sobre los lugares para beber separados por razas, que cuando ahora recordamos cómo era aquello, decimos: “¡Vaya! ¿En qué estaban pensando?” Y creo que eso sucederá con las bodas de gays, con los ateos, con todo eso, y será simplemente una parte más de la historia. Esto sucederá más temprano que tarde.

TC: Y, finalmente, ¿qué hay en el futuro inmediato para Michael Shermer? ¿En qué proyectos estás trabajando; qué te ocupa el tiempo?

MS: ¡Ja! Bueno, siempre estoy escribiendo libros y artículos y todo eso, pero quiero hacer más con los medios, los medios electrónicos, televisión, documentales, vídeos en YouTube, cosas así. Sencillamente porque de esa manera puedes llegar a más gente. Es decir, yo podría seguir escribiendo libros durante mil años, pero puedo llegar a más gente en un episodio de Larry King Live – ese es el mundo en el que vivimos. Si quieres cambiar el mundo, tienes que estar en televisión, todo el mundo lo sabe. Y necesitamos llevar el mensaje al mundo entero.

VISTO EN OLDEARTH.WORDPRESS.COM

Afirman que la matemática puede salvar matrimonios

Jueves 26 de marzo de 2009 23:14 (LNP)  

ESTUDIO CIENTIFICO

Afirman que la matemática puede salvar matrimonios

También sería útil para predecir tumores cerebrales, según un modelo elaborado en la Universidad de Oxford. En cuanto a las parejas, la investigación se hizo sobre 700 casos.

     LONDRES (EFE) — La matemática no es sólo un concepto abstracto, sino que tiene numerosas aplicaciones prácticas, entre ellas la de consejero matrimonial o la de instrumento de los médicos para conocer la evolución de los tumores cerebrales.
     Esta es la teoría que defiende el matemático James Murray, quien asegura que con un simple modelo matemático elaborado junto a colegas de la Universidad de Oxford (Reino Unido) pudo predecir tasas de divorcio con una precisión del 94 por ciento.
     Murray, que pronunció una conferencia en la Royal Society de Londres, explicó que estudiaron el caso de 700 parejas recién casadas, a las que grabaron mientras hablaban sobre un tema controvertido –dinero, sexo o familia política– y a las que pusieron nota en cada una de sus intervenciones.
     Las puntuaciones positivas fueron para las expresiones de humor y de afecto, mientras que se puntuó de manera negativa las actitudes de enojo y desprecio o ponerse a la defensiva.
     Murray y su equipo emplearon esas puntuaciones, junto al modelo matemático que elaboraron, para identificar los distintos tipos de parejas y predecir sus posibilidades de supervivencia.
     Posteriormente se hizo un seguimiento de los matrimonios, en intervalos de 1 o 2 años durante un total de 12 años, y pudieron confirmar la “asombrosa exactitud” del modelo de predicción.
     “Lo que me dejó pasmado fue que una discusión, a veces subida de tono y muy emocional, se pudiera encapsular de manera tan sencilla y tan útil en lo que se ha convertido en un simple modelo matemático sobre la interacción en las parejas”, señaló el matemático.
     Murray aclaró que “no dijimos a ninguna pareja cuál era la predicción del modelo”.
     Y añadió que la detección de las incompatibilidades sirve para tomar conciencia del problema e intentar trabajar para superarlo, en pro de salvar el matrimonio.
     En cuanto a los tumores cerebrales, este profesor de Oxford y de la Universidad de Washington (EE.UU.) explicó que se centraron en los tumores de evolución rápida (alto grado) y argumentó que “son mucho más predecibles de lo que hasta ahora se consideraba”.
     El equipo dirigido por Murray elaboró una línea de trabajo a partir de la cual una simple resonancia magnética y un modelo matemático “extremadamente básico” pueden ayudar a los médicos a intervenir a un paciente o a descartar una intervención quirúrgica.
     “El problema con la tecnología de los escáner actuales es que no resulta lo suficientemente precisa para mostrar cómo se comportan las células de estos cánceres altamente invasivos, mientras que un modelo matemático sí puede hacerlo”, manifestó.
     “Lamentablemente, las predicciones que introdujimos en nuestro modelo provinieron de individuos a los que se les realizó una autopsia, lo que permitió mostrar la evolución espacial del mal”, añadió Murray, cuyo modelo también puede predecir la esperanza de vida de los pacientes aquejados por este tipo de tumores.
     La ventaja principal, consideró el responsable de la investigación, es que el modelo ayudará a los médicos y a los pacientes a decidir sobre el mejor tratamiento posible –intervención quirúrgica, quimioterapia, radioterapia o ausencia de intervención– y a evitar dar palos de ciego a la hora de afrontar el problema.

China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

Los paleontólogos han desenterrado 7.600 fósiles en un nuevo yacimiento
China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

Un niño observa un esqueleto en el museo del Instituto chino de Paleontología. – B. DE NIZ

ANDREA RODÉS – CORRESPONSAL EN PEKÍN – 06/03/2009 21:00

La mayor parte de la cultura milenaria china fue reducida a escombros durante la Revolución Cultural pero, afortunadamente, los fósiles de dinosaurios, fundamentales para el estudio de la evolución de la especie humana y de la Naturaleza, no se convirtieron en objetivo de destrucción. Ahora, el importante patrimonio paleontológico del gigante asiático se amplía, ya que un grupo de científicos chinos ha descubierto en la provincia costera de Shandong lo que podría ser el mayor cementerio de dinosaurios del mundo.

De hecho, más de 7.600 fósiles de dinosaurios han sido desenterrados este mes cerca de la ciudad de Zhucheng, en Shandong, según informó a la prensa china Zhao Zhijin, investigador del Instituto de Paleontología y Paleoantropología Vertebrada de China (IVPP) y líder de la exploración. Según la escasa información publicada, la mayoría de los huesos pertenecen al final del período Cretácico (entre los 100 millones y los 65 millones de antigüedad), cuando los dinosaurios se extinguieron.

«Karl Marx admiraba a Darwin» recuerda un investigador

“La exploración aun sigue en marcha”, aclara Wang Yuang, investigador del IVPP y director del pequeño museo de Paleozoología anexo al Instituto, en Pekín. La idea es no mover los fósiles y convertir Zhucheng en un museo subterráneo gigante. “El Gobierno chino está promoviendo mucho los proyectos científicos”, añade Wang, de 40 años. El IVPP, perteneciente a la Academia China de las Ciencias, ha liderado en los últimos diez años numerosas investigaciones y publicado más de 60 estudios en revistas internacionales.

Uno de los principales hallazgos en Zucheng es la calavera de dos metros de longitud de un ejemplar de la familia de los ceratópsidos, dinosaurios herbívoros con cuerno del Cretácico. El más conocido es el triceratops, cuyo hábitat natural era América del Norte. Sin embargo, el hallazgo es una prueba de que los ceratópsidos vivieron fuera del continente americano y de que la biogeografía de Asia y América no es tan diferente, asegura la revista New Scientist.

Shandong es uno de los principales yacimientos paleontológicos de China, junto con las provincias de Sichuan, en el interior, Mongolia Interior y Liaoning, en el norte, y Yunnan, en el sur. Algunos de los mejores fósiles se encuentran en el pequeño museo que dirige Wang, como el llamado Elefante del Río Amarillo o Stegodon huanghoensis, de 4 metros de altura y 8 de longitud, contando sus largos colmillos, que casi llegan al suelo. El esqueleto de este dinosaurio fue descubierto en 1975 por unos campesinos en la provincia de Gansu, cerca del río Amarillo, y tiene 2,5 millones de años. “Todos los niños lo reconocen. Está en los libros de biología”, dice Wang, que aun se acuerda del día en que fue descubierto.

Otro de los esqueletos mejor preservados es el de un Tsintaosaurus ornithopodus, un dinosaurio herbívoro qur vivió hace 70 millones de años y contaba con una larga espina en la frente y dentadura gigante para desmenuzar la vegetación. Su nombre deriva de Tsintao, el vocablo colonial dado por los alemanes a Qingdao, la capital de Shandong, y fue descubierto en 1958 por Yang Zhong Jian, considerado el padre de la paleontología en China. Yang, doctorado por la Universidad de Munich, en Alemania, fue quien lideró las investigaciones sobre el Hombre de Pekín y el que descubrió los fósiles que formaron la primera colección del IVPP.

Ejemplares de cine

China ha contribuido con notables descubrimientos para entender los movimientos de los dinosaurios, por ejemplo, con el hallazgo en Yunnan de un ejemplar de diloposaurio, un carnívoro con dos crestas y mandíbula estrecha y afilada popularizado en la película Parque Jurásico. O con el descubrimiento en Liaoning del Changchengornis, un fósil de 125 millones de años de antigüedad utilizado para el estudio del origen de las aves. “Es un fósil fundamental para entender la teoría de Darwin”, dice Wang, paseando por la exposición organizada por su museo con motivo del 200 aniversario del nacimiento del científico inglés.

A diferencia de lo que ocurrió en otros países donde la religión se ha opuesto a las teorías de la evolución, en la China comunista no hubo tantos problemas. “Karl Marx admiraba a Darwin”, recuerda Wang. 

FUENTE:http://www.publico.es/ciencias/207287/china/destapa/mayor/cementerio/dinosaurios

LAS FALACIAS

LAS FALACIAS

Observación: En realidad, el programa oficial no pide expresamente el estudio de este tema. Pero es cierto que tiene relación íntima con la doctrina del razonamiento, y su estudio ha de ser provechoso para el alumno. Cada profesor juzgará de la posibilidad de disponer de tiempo para ver este punto. Aconsejo, al menos, una lectura comentada en clase.

1. Una FALACIA es un razonamiento cuya conclusión tiene apariencia de ser verdadera o exacta, pero es ilegítima.

2. Un PARALOGISMO es un razonamiento elaborado incorrectamente y sin intención de inducir en error.

3. Un SOFISMA es un razonamiento con mucha apariencia de legitimidad en la forma, que fue hecho de intento para inducir en error y que es falso.

La mayoría de las falacias se ponen de manifiesto y se refutan con la aplicación de las reglas del silogismo. Otras requieren un detenido estudio del contenido de las premisas, porque el defecto no está en la forma de razonar, sino en el contenido objetivo de éstas.

Ejemplo:    Dos y tres son par e impar. Dos  y  tres  son  cinco. Luego, cinco es par e impar.

Examinando este sofisma, prontamente echamos de ver que tiene cuatro términos, en vez de tres solamente.

En efecto, la frase dos y tres tiene distinto sentido en cada premisa. En la primera significa los números dos y tres, considerados separadamente. En la segunda indica la suma de los números dos y tres. Hay, pues, cuatro términos, y el silogismo es ilegítimo por ese motivo.

NORMAS   PARA   EVITAR   LAS   FALACIAS

1. Acostúmbrate a hablar y escribir con corrección. No emplees palabra alguna sin estar seguro de su significado. En las muchas dudas que se presentarán, consulta el diccionario con paciencia y constancia. Así evitarás muchas falacias por ambigüedad de lenguaje.

a) En especial, evita la equivocación, que consiste en emplear un mismo término con distintos sentidos en cada premisa. He aquí un ejemplo de esta clase de falacias:

No puede ser una causa real lo que no tiene existencia real. Ahora bien; la llamada causa final no tiene existencia real. Luego, la causa final no es causa real.

Si examinas atentamente este sofisma, notarás que la causa de que se habla en la primera premisa, es la causa eficiente. De ésta es verdad lo que se asevera en aquélla. En la segunda premisa se habla de la causa final solamente. Luego, hay cuatro términos en este silogismo; y por lo mismo, es ilegítimo.

b) Evita también la anfibología, que consiste en el empleo de una frase de sentido dudoso.

Muy famosa es la anfibología que dio el oráculo a Pirro, antes de invadir éste a Italia. Le dijo: “Aio te Aeacida Romanos vincere posse”.

Esta respuesta puede significar: “Te digo, hijo de Eaco, que puedes vencer a los romanos”; o, si no: “Digo, hijo de Eaco, que los romanos pueden vencerte a ti”.

He aquí un ejemplo de sofisma por anfibología: Lo que es de Aristóteles, le pertenece. Este libro es de Aristóteles. Luego, este libro le pertenece.

Nuevamente un examen del sofisma nos revela la presencia de cuatro términos, en vez de tres.

Lo que es de Aristóteles significa en la primera premisa: lo que es de su propiedad. En la segunda premisa, es de Aristóteles significa que él es autor del libro. Habiendo cuatro términos, el silogismo es ilegítimo.

2. Esfuérzate siempre por comprender bien lo que se ha afirmado. A menudo se entiende mal lo que se lee o lo que se oye, porque no se presta suficiente atención. Así se evitarán:

a) La falacia llamada de composición, que consiste en atribuir a un conjunto de objetos lo que es verdad solamente de cada uno de los elementos que lo constituyen.

Ejemplo: En Inglaterra, los lores y los eclesiásticos están excluidos de la Cámara de los Comunes.

Ahora bien; hay solamente dos hombres que son lores y eclesiásticos.

Luego, solamente dos hombres se excluyen de la Cámara de los Comunes.

Aquí hay falacia de composición, porque los excluidos son los lores y los eclesiásticos, y no solamente los que son ambas cosas a la vez.

b) La falacia llamada de división, que consiste en atribuir a cada uno de los componentes de un conjunto lo que debe atribuirse solamente al grupo entero.

Ejemplo:    Los diputados de la   Nación   dictan las   leyes   que gobiernan al país.

El  señor Pérez es diputado nacional. Luego, el señor Pérez dicta las leyes del país.

En este sofisma se atribuye a un miembro del Congreso lo que en realidad sólo puede ser atribuido al cuerpo entero.

3. Cuidado con un error común de suponer que algunas palabras,por razón de su forma similar, tienen significado análogo.

Véase esta falacia de Stuart Mili, en su libro El utilitarismo: “La única prueba válida de que un objeto es VISIBLE, es que se ve en realidad..   La única   prueba  válida de que un sonido es   AUDIBLE, es que se oye en realidad.   De igual  manera, la única   evidencia de que un objeto es DESEABLE, es que se desea en realidad.”

Todo el valor de este razonamiento está en la semejanza de las palabras visible, audible, deseable. Pero si bien los términos visible y audible sólo signi¬fican que pueden ser visto u oído; la palabra deseable, además de significar que puede ser deseado, implica también la noción moral de debe ser deseado. Este último aspecto nos dice que no se trata de objetos semejantes, si bien las formas verbales son similares.

4. No creas que todo lo que puede ser atribuido al predicado de un juicio, puede ser atribuido al sujeto de éste. Sólo puede ser enunciado legítimamente del sujeto lo que pertenece al predicado en aquello que tiene de común con el sujeto.

Ejemplo:    El animal es irracional. El hombre es animal. Luego, el hombre es irracional.

Este silogismo es erróneo. ¿Por qué? Porque la condición de ser irracional pertenece al bruto, pero no en lo que tiene de común con el hombre, sino en lo que no tiene de común con él. Luego, no puede ser atribuido al sujeto por el solo hecho de ser atribuido al predicado. ¿No tendrá también cuatro términos?

5. Evita la precipitación en generalizar. Es un manantial frecuente de falacias.

a). A menudo se generaliza, y se aplica a todos los individuos de una profesión lo que ha sido observado en uno solo o en pocos.

Ejemplo: Porque algunos médicos exigen honorarios excesivos, se concluye que todos los médicos son asaltantes.

b) Se cree que lo que se ha comprobado dentro de ciertos límites,es verdad en todos los casos.

Ejemplos: Porque hemos comprobado que el láudano es bueno para la salud en ciertas indisposiciones, no debemos inferir que es recomendable para todas las enfermedades.

Porque entre nosotros la democracia ha dado buenos resultados, no hemos de inferir que es lo mejor para todos los pueblos.

c) Se apresura a generalizar en las investigaciones, sin haber examinado un número prudente de casos diversos.

Ejemplo: Este defecto se nota con cierta frecuencia en Freud. De lo que pudo comprobar en un individuo enfermo, a menudo sacó inmediatamente conclusiones generales. Claro está que tuvo que cambiar de opinión muchas veces en la vida, ante las evidencias de otros hechos que conoció posteriormente. Menos mal que tuvo la entereza de reconocer sus errores.

6. Si quieres refutar indiscutiblemente a un contrario, asegúrate de que tu razonamiento llegue a demostrar la verdad de lo contradictorio de lo que afirma el contrincante. No te equivoques en la captación de lo que éste asevera. Puedes caer en un sofisma por ignorancia del asunto.

He aquí uno de Berkeley. Él quiso demostrar que la mente es incapaz de formar conceptos generales, y lo hizo de esta manera:

“Yo puedo imaginar a un hombre con dos cabezas, o la parte superior de un hombre unida al cuerpo de un caballo. Puedo considerar la mano, el ojo, la nariz, cada uno por separado, abstraído del resto del cuerpo. Pero cualquier mano u ojo que imagino, debe tener alguna figura o color particular. .. No puedo, con ningún esfuerzo de pensamiento, concebir la idea abstracta arriba descrita.” (Se refiere al concepto general de acuerdo con la noción tradicional.)

Estos argumentos de Berkeley prueban una cosa distinta de lo que él quiso demostrar. Confirman que no podemos formar una imagen universal; pero no prue¬ban que no podemos concebir un concepto universal. Es un sofisma por ignorancia del asunto, pese a los no escasos conocimientos filosóficos del autor.

7. Si tienes que demostrar algo, no pongas como principio de tu demostración aquello que debes demostrar. Es cosa que sucede con bastante frecuencia, y se llama falacia por petición de principio.

Ejemplo:    El argumento  de aquel que quiere demostrar que el senado es una cosa anticuada, y la razón que trae es que constituye un anacronismo.  En forma algo disimulada, éste pretende demostrar su tesis por ella misma.

8. Una falacia similar es la del círculo vicioso. Consiste en demostrar una verdad A por otra B, y después, B por A. Cualquiera comprende que así no se demuestra ni la una, ni la otra.

Ejemplo: Sin embargo, encontramos un ejemplo de esta falacia nada me¬nos que en Descartes. Éste intentó demostrar la veracidad divina por la auto¬ridad de la evidencia, y luego el valor de la evidencia mediante la veracidad divina.

9. Ten cuidado de no confundir lo accesorio con lo principal, ni alguna circunstancia accidental con la causa. No atribuyas acción causal a lo que no es más que una mera sucesión.

Ejemplo: Porque las dos últimas guerras mundiales fueron precedidas por notables erupciones y manchas en el Sol, no se debe concluir que éstas fueron la causa de la guerra.

10. Debes considerar siempre el asunto de que se trata, en su contexto total. No limites tus estudios a un solo aspecto. Conserva constantemente la visión del conjunto, y no olvides nunca las relaciones de las partes con el todo. Por considerar un único aspecto del asunto, con olvido o ignorancia de sus relaciones con el todo, a menudo se llega a conclusiones erróneas.

Ejemplo: Si se trata de debatir la actuación de un Gobierno, no te limites a exponer los aciertos de éste, porque eres del mismo partido, o a señalar única¬mente los desaciertos, porque eres contrario. No consideres una sola actividad —por ejemplo, la económica o la política—, sino todo el conjunto de actividades reali¬zadas, y habida cuenta de todas las circunstancias concretas en que se desenvolvió la acción del Gobierno.

11. Si eres interrogado, piensa bien lo que te preguntan. Si la pregunta es compleja, divídela en sus partes, y responde a cada una por separado. Si no haces así, te pueden tomar en algunos especiosos lazos.

Ejemplo:    Uno te pregunta:

—¿Pasas el tiempo estudiando Lógica? ¿No es ése un estudio inútil?

Si tú contestas que sí, podrá acusarte de haber afirmado que el estudio de la Lógica es inútil.

Si tú contestas que no, podrá acusarte de no cumplir tu deber estudiando la Lógica.

¿Qué debes hacer? Pues, dividir la pregunta en partes, y responder a cada una de éstas. Podrás contestar de esta manera:

—Estudio Lógica; pero no todo el tiempo. Además, no considero que sea un estudio inútil, sino muy provechoso.

Así dejarás cerradas todas las puertas a una torcida interpretación de tu respuesta.

12. Trata de ser imparcial y sincero en todas tus investigaciones. Mira que no es cosa fácil. Lo más común es que veamos lo que queremos observar, y que expliquemos todos los sucesos de acuerdo con nuestros conceptos preconcebidos. Por apego a las creencias y sentimientos tradicionales, a veces se han combatido verdaderos progresos científicos.  

Fuente: Patricio Hopkins, “Filosofia”,p.116-120, Ediciones Almagro,1976 Argentina

Falsacionismo

Falsacionismo

El alsacionismorefutacionismo o principio de falsabilidad es una corriente epistemológica fundada por el  austríaco Karl Popper. Para Popper constatar una teoría significa intentar refutarla mediante un contraejemplo. Si no es posible refutarla, dicha teoría queda corroborada, pudiendo ser aceptada provisionalmente, pero nunca verificada. Dentro del falsacionismo metodológico, se pueden diferenciar el falsacionismo ingenuo inicial de Popper y el falsacionismo sofisticado de la obra tardía de Popper y la metodología de los programas de investigación de Imre Lakatos.

El problema de la inducción nace del hecho de que nunca podremos afirmar algo universal a partir de los datos particulares que nos ofrece la experiencia. Por muchos millones de cuervos negros que veamos nunca podremos afirmar que “todos los cuervos son negros”. En cambio si encontramos un solo cuervo que no sea negro, si podremos afirmar “No todos los cuervos son negros”. Por esa razón Popper introduce como criterio de demarcación científica el falsacionismo.

Popper en realidad rechaza el verificacionismo como método de validación de teorías. La tesis central de Popper es que no puede haber enunciados científicos últimos, es decir, que no puedan ser contrastados o refutados a partir de la experiencia. La experiencia sigue siendo el método distintivo que caracteriza a la ciencia empírica y la distingue de otros sistemas teóricos.

Para Popper la racionalidad científica no requiere de puntos de partida incuestionables, pues no los hay. El asunto es cuestión de método. Aunque la ciencia es inductiva, en primera instancia, el aspecto más importante es la parte deductiva. La ciencia se caracteriza por ser racional, y la racionalidad reside en el proceso por el cual sometemos a la crítica y reemplazamos nuestras creencias. Frente al problema de la inducción Popper propone una serie de reglas metodológicas que nos permiten decidir cuándo debemos rechazar una hipótesis.

Popper propone un método científico de conjetura por el cual se deducen las consecuencias observables y se ponen a prueba. Si falla la consecuencia, la hipótesis queda refutada y debe entonces rechazarse. En caso contrario, si todo es comprobado, se repite el proceso considerando otras consecuencias deducibles. Cuando una hipótesis ha sobrevivido a diversos intentos de refutación se dice que está corroborada, pero esto no nos permite afirmar que ha quedado confirmada definitivamente, sino sólo provisionalmente, por la evidencia empírica.

El método falsacionista
Para los falsacionistas el científico es un artista en tanto que debe proponer audazmente una teoría que luego será sometida a rigurosos experimentos y observaciones. El avance en la ciencia está en falsar sucesivas teorías para así, sabiendo lo que no es, poder acercarse cada vez más a lo que es.

Las hipótesis que proponen los falsacionistas deben ser falsables. Esto significa que deben ser suceptibles de ser falsadas. Para cumplir con esta condición, las hipótesis deben ser lo más generales posible y lo más claras y precisas posible. Una hipótesis no falsable sería “Mañana tal vez llueva”, ya que en ningún caso se puede falsar.

Una hipótesis falsable sería “el planeta Mercurio gira en una órbita”. Una hipótesis más general y por lo tanto más falsable sería “todos los planetas giran en una órbita”. Y una hipótesis más precisa y por lo tanto también más falsable sería “todos los planetas giran en una órbita elíptica”.

Los falsacionistas siempre prefieren las hipótesis o teorías que sean más falsables, es decir más suceptibles de ser demostrada su falsedad, mientras que no hayan sido ya falsadas. Así la ciencia progresaría a base de ensayo y error.

El falsacionismo se apoya en el Método hipotético deductivo

Véase también

Falsabilidad

Falsabilidad

Wikipedia 

En lógica, se entiende por falsabilidad a la propiedad que se verifica si se sigue, deductivamente, por modus tollendo tollens (del latín, modo que negando niega), que la proposición universal es falsa cuando se consigue demostrar mediante la experiencia que un enunciado observable es falso.

Ejemplos

A fin de que estas reflexiones no sean demasiado abstractas, vamos a poner y discutir a continuación cuatro ejemplos, dos de proposiciones falsables y otros dos de no falsables.

  1. «Todos los cisnes son blancos». Esta teoría es falsable, ya que contradice al siguiente enunciado básico, el cual además, es falso: «El 16 de mayo de 1934, entre las 10 y las 11 de la mañana, había un cisne negro ante el monumento a la emperatriz Isabel, sito en el Volksgarten de Viena».
  2. «El principio einsteiniano de proporcionalidad entre masa inerte y masa gravitatoria (pasiva).» (Este «principio de equivalencia» parece ser verdadero, a pesar de que recientemente fue atacado). Aunque está en contradicción con muchas posibilidades de falsación, es decir con sucesos cuya observación es lógicamente posible, hasta ahora todos los experimentos parecen confirmarlo exactamente, ello a pesar de todos los empeños por producir experimentalmente una posibilidad de falsación (Roland Eótvós ideó tales experimentos).
  3. «Todas las acciones humanas son egoístas, están dirigidas por el propio interés, y las que no lo aparentan se llevan a cabo con el interés egoísta de aparecer como altruistas ante sí mismos y los demás». Esta teoría está ampliamente extendida y tiene variantes conductistaspsicoanalíticasutilitaristasvulgar-marxistas, de la psicología individual, religiosas («alcanzar el reino de los cielos»), y de la sociología del conocimiento («el conocimiento está dirigido por el interés»). Es claro que ni la teoría ni sus variantes son falsables, pues se trata de ideologías pseudocientíficas.
  4. Tampoco son falsables las proposiciones siguientes; ni el famoso ejemplo de Rudolf Carnap de enunciado existencial puro: «Hay un color (‘rojo trompeta’), cuya contemplación causa pavor», ni este otro: «Hay una ceremonia cuya ejecución exacta obliga al diablo a aparecer.»—

Tales proposiciones no son falsables, pero si son verificables en principio, pues no es lógicamente imposible dar con una ceremonia cuya ejecución exacta obligue al diablo a aparecer.

Anteriores Entradas antiguas