CIENCIA Y TÉCNICA:LAS NUEVAS DIMENSIONES DEL EXISTIR HUMANO parte 5


CIENCIA Y TÉCNICA:LAS NUEVAS DIMENSIONES DEL EXISTIR HUMANO parte 5

1. 5- EL CRISTIANO EN LA SOCIEDAD TECNOLÓGICA

Ser cristiano es, fundamentalmente, aceptar el mensaje de Jesús e intentar vivir como El vivió. Este proyecto no puede encerrarse en fórmulas ni está condicionado a ninguna cultura determinada. Pues ¿Como acturalo en medio de la sociedad tecnológica actual?

1. 5. 1. VALORACIÓN DE LA TÉCNICA Y LA CIENCIA
Ciencia y técnica son poderes que el hombre mismo ha creado, pero que hoy, muchas veces, es incapaz de controlar. El cientifismo que veía en la ciencia la solución a to dos los problemas del hombre, ha quedado atrás. Hoy aumentan las denuncias contra la aparente neutralidad de la ciencia. La investigación, en efecto, exige sumas enormes de dinero, pero la ciencia no tiene medios para su autofinanciamiento; pervive mientras esté respaldada por los sistemas de poder, económicos y militares; pero estos “protegen” .y subvencionan la ciencia, solamente cuando les proporciona lo que buscan, cuando les enseña cómo hacer posible la extensión de su poder (R. Alves).
La técnica también ha sido duramente atacada: “La tecnología como tal -afirma, por ej., H. Marcuse- no puede ser separada del empleo que se hace de ella; la sociedad tecnológica es un sistema de dominación que opera ya en el concepto y la construcción de las técnicas”.
La toma de conciencia del gravísimo peligro encerrado en una ciencia y técnica esclavas del poder, ha dado lugar al miedo ante el futuro. Esta actitud alcanza su expresión mas alta en las obras ya clásicas de A.Huxley,”un mundo feliz” y Orwell, “1984, y colorea algunos capítulos de “El shock del futuro”, de A. Tofler, y “El año 2000”, de H. Kahn y A. Wiener.
Así y todo, nosotros rendimos culto a la ciencia y la técnica:
– aceptando las necesidades artificiales que nos plantean;
– admirando el poder desconocido y peligroso de las fuerzas creadas por nosotros;
-exigiendo conocimiento científico para todas las realidades del hombre. También las ideologías contemporáneas, especialmente el marxismo, acuden continuamente a una fundamentación científica de sus doctrinas.
La ciencia y la técnica no son neutrales, porque el hombre no es neutral; él ha escogido su escala de valores y actúa de acuerdo con la misma. Y al enfrentarnos con el mal empleo de la ciencia y la técnica y su frecuente alianza con poderes opresivos, no podemos olvidar que esto responde al egoísmo personal del hombre, cristalizado socialmente en unas estructuras injustas. Es necesaria una conversión personal de todo hombre para poder transformar la ciencia y la técnica en servidoras de la humanidad. Y al mismo tiempo es imprescindible un’carnbio en las estructuras de nuestra sociedad para que este servicio sea verdaderamente posible. Nuestro esfuerzo como creyentes tiene que encaminarse hacia esos objetivos.

1. 5. 2. LAS RELACIONES ENTRE CIENCIA, FILOSOFÍA Y RELIGIÓN: LA SUPERACIÓN DE UN MALEN TENDIDO
En la raíz de las tensiones surgidas entre la actitud científico-técnica y la postura religiosa, hubo, la mayoría de las veces, una confusión de los papeles a jugar por la ciencia, la filosofía y la religión. Por ello, la reflexión sobre nuestra tarea como cristianos requiere una distinción previa del terreno y método propios de cada una de ellas.
La religión es el conjunto de estructuras por las que el hombre expresa su deseo de Dios o manifiesta su relación con él. Tiende a dar una respuesta específica al sentido de la vida, y, en la medida que es auténtica y se ciñe a lo trascendental, aportando una dimensión de gratuidad.

La filosofía señala una situación puente entre la religión y la ciencia. Se aproxima a la religión en cuanto que es un “modo de vida”, es decir, moldea la forma de en frentarse con la existencia. Se acerca a la ciencia en la medida que postula una especulación racional y una exigencia de rigor intelectual.La ciencia, por su parte, mira los datos concretos de nuestra experiencia sensible. Su campo propio es el mundo material y objetivo. En su versión actual se enfrenta a él sin prejuicios, con la plena autonomía de la razón humana.La técnica concreta esta labor sacando de las teorías científicas sus aplicaciones prácticas.

Por tanto, la primera actitud para desarrollar una relación correcta entre ciencia,filosofía y religión, debe ser el respeto a la autonomía de cada una de ellas. Así en la búsqueda de la verdad científica se adoptará un agnosticvismo metodológico, es decir, ni se afirmará ni se negará a Dios. De otra manera existiría el riesgo de caer en el cientificismo, es decir, de asumir para la ciencia la función religiosa (Ricoeur). La religión a su vez, debe respetar la autonomía de la ciencia, sin emplear a Dios como hipotesis para resolver las cuestiones que la ciencia deja todavía sin respuesta.

Pero autonomía no significa desvinculación. El hombre científico no es hombre por una parte y científico por otra, sino que debe realizar una armonía simultánea entre las diversas facetas de su personalidad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: