Evolucion del lenguaje

Evolución del lenguaje

“Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras.” (Génesis 11:1)

Son en la actualidad unas seis mil quinientas las lenguas que se hablan en nuestro mundo. De ellas, solamente veinticinco pueden considerarse importantes por su extensión y por su producción escrita.

La pregunta que ha preocupado siempre a pensadores y lingüistas es inmediata: ¿De dónde surgió tal diversidad? ¿Cuál fue el origen de todas las lenguas?

Desde que Charles Robert Darwln, en el año 1871, escribía la frase: “Creemos que la facultad del lenguaje articulado no ofrece tampoco seria objeción a la hipótesis de que el hombre descienda de una forma inferior”, en su famosa obra “El origen del hombre”, se han venido publicando toneladas de libros en favor de esta teoría: La teoría de la evolución del lenguaje, según la cual la enorme variedad de lenguas que existen actualmente se habrían originado a partir de los gruñidos y gritos intermitentes de los monos antecesores -según el transformismo- del hombre.

Se ha supuesto, que los hombres empezaron por imitar los sonidos que oían en los animales (bú-bú), o a lanzar gritos emocionales instintivos (pú, pú) o cantos de sincronización al trabajar en equipo (yo-je-jo), más o menos como los remeros del Volga, y todo esto dio origen al lenguaje.

Engels, en su “Dialéctica de la naturaleza” dice: “… los hombres en formación llegaron a un punto en que tuvieron necesidad de decirse algo los unos a los otros. La necesidad creó el órgano. La laringe poco desarrollada del mono se fue transformando… mientras los órganos de la boca aprendían a pronunciar un sonido tras otro.”

Y esto es, en definitiva, lo que se acepta hoy. Mayoritariamente se cree, se escribe y se enseña que de los gruñidos han surgido las modernas gramáticas; de lo simple lo complejo y de lo primitivo lo civilizado.

Hasta tal punto esto es así que los modernos métodos “científicos” para la investigación del origen del lenguaje se centran en la observación de los recién nacidos, desde sus primeros balbuceos, y en el estudio de retrasados mentales, pues según Maistre (1963), estos deficientes nos marcarían las etapas por las que la inteligencia humana tuvo que pasar para conseguir hablar.

Pero ¿estamos ya en condiciones de responder a la pregunta inicial? ¿Es la teoría de la evolución del lenguaje la explicación científica definitiva al problema del origen de las lenguas? Pues parece que no; la cosa no es tan simple como creían Darwin, Engels y sus correligionarios.

Se prohibe hablar sobre el origen del lenguaje

La ciencia que estudia las leyes humanas del lenguaje (Lingüística), acabó desechando -ya siglo pasado- el problema del origen de las lenguas, por considerarlo incompatible con la objetividad científica.

Así, en el año 1866, la Sociedad Lingüística de París prohibió en sus estatutos que se tratase sobre el tema en cuestión, negándose a aceptar cualquier comunicación en éste sentido, el problema supera los límites de la observación científica. Se afirmaba que cualquier discusión acerca del origen del lenguaje no es más que una mera especulación.
Desde ese momento, los lingüistas se han interesado más por el funcionamiento de las lenguas que por su origen.

Así pues, para la ciencia actual los orígenes del lenguaje articulado constituye un verdadero enigma; pero ¿quiere esto decir que los lingüistas se muestran asépticos al problema, que no profesan, sostienen y enseñan ninguna hipótesis sobre este origen?. Bueno, esto ya es otra cosa, porque a pesar que los hombres de ciencia como tal no pueden decir nada al respecto, los hombres de ciencia sí dicen y enseñan lo que creen; y lo que ”creen”‘ -valga la expresión, ya que se trata de un acto de fe, sin base histórica, ni factual- es precisamente la teoría de la evolución del lenguaje: un mono que se hizo inteligente, dejó de gruñir y empezó a hablar.

Teoria de la evolucón del lenguaje: critica

Vamos a pasar .revista a algunos hechos que podemos observar en la actualidad, para comprobar si concuerdan con lo que nos propone esta teoría.

En primer lugar, notemos que los lenguajes escritos más antiguos que nos han llegado suelen ser los más difíciles y complicados. Es de todos conocido que el griego clásico es más difícil que el griego moderno; el latín mas que el castellano, el francés o el inglés, y el chino antiguo mucho más que el chino moderno. Incluso, si comparamos. los más antiguos entre sí, resulta que el griego clásico, anterior 600 años al latín, era más complicado que éste, y si nos remontamos al Sánscrito Veda (1.500 a.C.) la dificultad es increíblemente superior, ya que, por ejemplo, cada verbo poseía 500 partes (compárese con el ingles, en él que cada verbo solo posee 5 partes). ¿Qué nos viene a decir este hecho?

Pensemos un momento… si la teoría de la evolución fuera verdad, deberíamos esperar que las lenguas antiguas fuesen mas simples que las modernas, ya que -según la teoría- de los simple se evoluciona a lo complejo. Pero esto no es lo que podemos observar, sino más bien todo lo contrario.
Si estudiamos detenidamente las lenguas modernas podemos observar una creciente
degeneración de las lenguas primitivas, una simplificación a partir de un idioma complicado.
El eminente filólogo inglés Richard Chevenix Trench, después de estudiar numerosas lenguas nativas en distintas misiones por todo el mundo, dijo que en cada caso se trataba de las ruinas de un pasado mejor y mas noble. A medida que cambian las costumbres en una civilización, ciertas palabras se pierden primero del uso y después de la memoria.

En la India existe el descendiente más directo del Sánscrito, el Hindi, que tiene solamente 400 años de antigüedad y es considerado como el idioma más fácil de aprender de toda la India.

La conclusión es evidente: En los distintos lenguajes a través del tiempo, la dirección es siempre la misma: de lo complicado a lo simple, y nunca al revés.

El segundo hecho en el que podemos fijarnos, es que los lenguajes hablados por pueblos considerados “primitivos” son con frecuencia mas complejos que los hablados por personas civilizadas. Así por ejemplo: los Yagaanos de la Tierra de Fuego, -tribu nómada- poseen 30,000 palabras en su vocabulario, casi como los Zulúes de Sudáfrica.

La lengua Aymará del Perú tiene la posibilidad de expresar casi cada raíz verbal en 100,000 combinaciones distintas. Algunos lenguajes Bantúes poseen una gramática más compleja que el griego, tienen 20 clases de nombres y cada adjetivo tiene que concordar con el nombre al que modifica.

Los esquimales utilizan 63 formas para el presente y sus nombres “simples” tienen 252 desinencias (finales de palabra distintos, ejemplo: mesa, mesita, mesaza, etc.).

Desde luego, esto tampoco encaja con la pretendida evolución del lenguaje a partir de estructuras monosilábicas, pues seria de esperar que los pueblos “primitivos” tuviesen también un lenguaje primitivo y simple. Pero los hechos nos dicen de nuevo que esto no es así.

Otro ultimo dato a tener en cuenta es la existencia en el mundo de cincuenta familias de lenguajes diferentes que no parecen tener ninguna relación entre sí, por ejemplo: la familia Indoeuropa (que comprende a su vez otras 70 lenguas), la Sinotibetana, Semítico-camítica, Dravidiana, Uralaltaica, Japonesa, Malayo-polinesia, Bantú, Austro-asiática y aproximadamente cuarenta más, algunas de las cuales se hablan en grupos pequeños, como el vascuence, de la zona vasco-navarra, que parece no tener ningún “antepasado”, ni ningún “descendiente”.

Entre todas estas familias no existen evidencias do pertenecer a un tronco común o de tener algún tipo de relación histórica; pero a pesar de ello, los antropólogos admiten la unidad de la raza; entonces ¿por qué son tan distintos nuestros idiomas? La teoría de la evolución del lenguaje no tiene respuesta a esta pregunta. Pero si descartamos esta teoría, aparece una posible respuesta, que de antigua ya casi habíamos olvidado: la historia de la Torre de Babel de Génesis 11.

El verdadero origen del lenguaje

Todos estos hechos que acabamos de comentar -y otros que la brevedad de este artículo no nos permite tratar- constituyen un problema para la teoría de la evolución del lenguaje articulado, pero sin embargo concuerdan perfectamente con el registro bíblico.

La Biblia nos dice que el lenguaje fue un don de Dios dado al primer hombre. Adán no tiene que realizar todo un proceso de aprendizaje, pasando por etapas de balbuceos, gritos o gruñidos, antes de pronunciar la primera palabra correcta, sino que en el mismo acto creador le es infundida una lengua perfecta y compleja.

Inmediatamente, el padre de la humanidad es capaz de comprender órdenes verbales, de hablar con su compañera, de poner nombre a todos los animales -los zoólogos saben bien lo difícil que puede resultar esta labor- y de comunicarse con Dios.

Según el primer versículo del capítulo 11 de Génesis, parece que “toda la tierra era de una misma lengua…”, pero esto no duró mucho; cien años después del diluvio universal, el Creador efectuó un milagro de juicio.

Los hombres se rebelan contra El, los descendientes de Noé no quieren obedecer el mandato de Dios de “llenar la tierra” (9:1) y Dios tiene que actuar. Confusión instantánea y total del primitivo lenguaje, para que no se pudieran entender unos con otros y no tuvieran más remedio que dispersarse.

Este es, según la Biblia, el verdadero origen de las lenguas.

En la misma Torre de Babel Dios disgregó el lenguaje original, que había otorgado a Adán, en los aproximadamente cincuenta lenguajes principales que hoy los lingüistas no consiguen relacionar entre sí, todos igualmente complejos y mutuamente incomprensibles.

Surgen así el japonés, el árabe, el bantú, etc., modos completamente distintos de comunicación verbal. Desde luego, es muy cierto que un español, un inglés, un alemán o un francés que no conociesen las lenguas de sus vecinos, no se podrían entender en absoluto con ellos; pero la evidencia demuestra que probablemente Dios no actuó dividiendo idiomas de una misma familia, en este caso, la Indoeuropea, sino que se centró en la separación, rotunda y radical de las principales familias, que luego, con el tiempo, cada una por separado, originarían el total de las lenguas de la actualidad.

En el transcurso de los siglos, algunas tribus aprenderían a escribir y dejarían así constancia de su lenguaje (griego); otras se perderían en la jungla y no desarrollarían ningún sistema de escritura, pero aún así, la transmisión oral nos permite comprobar que sus lenguas son reliquias de un pasado glorioso.

Esto es lo que dice la Biblia y lo que nosotros creemos.

La oscura incógnita que se cierne en nuestros días sobre el tema de los orígenes de las lenguas, este verdadero enigma que ha hecho abandonar la toalla a numerosos investigadores, se ha producido y se continúa manteniendo como consecuencia del fracaso de arqueólogos, lingüistas y antropólogos, al pretender obstinadamente explicar este origen, en términos evolucionistas.

La gran diversidad de lenguas que existe en la actualidad no es una obra -como muchos creen- del ingenio humano, sino todo lo contrario: de su pecado, la rebeldía del hombre a la voluntad de Dios, algo que, por desgracia, todavía no hemos superado.

Autor:

Antonio Cruz, Profesor de Biología. (Restauración – Mayo 1982) | http://origenesis.blogspot.com/

Articulos relacionados

Articulos externos recomendados

Anuncios

Dios y el problema metafísico IV -LA PRUEBA ONTOLOGICA

Dios y el problema metafísico IV -LA PRUEBA ONTOLOGICA

Se trata de un argumento muy célebre, que en el curso de los siglos ha suscitado muchas discusiones. Algunos filósofos —en general, los escolásticos— lo hallan deficiente. Otros, como Descartes y Leibnitz, le reconocieron fuerza persuasiva. 

1.SAN ANSELMO (1033-1109) comenta las palabras de la Sagrada Escritura: “Dijo,el necio para sí: No hay Dios”; y se propone demostrar que es una verdadera necedad negar la existencia de Dios.

He aquí, brevemente, su razonamiento:

Todo hombre tiene la idea de un ser tal que no se puede concebir otro mejor. Se trata del Ser Perfectísimo o Dios.

Ahora bien; este ser debe existir. Si existiera solamente en mi pencaso, concebirlo mejor, como ser dotado de existencia en la realidad.

Pero como tratamos precisamente del ser que yo no puedo concebir mejor, éste debe existir en la realidad.

Luego, el Ser Perfectísimo, o sea Dios, existe.

2. DESCARTES propuso el mismo argumento sustancialmente en esta forma:

Lo que está contenido clara y distintamente en un concepto, es verdadero.

Nuestro concepto de Dios es de un ser perfectísimo, que posee todas las perfecciones en grado sumo.

Ahora bien; la existencia es ciertamente una perfección; y por eso, debe hallarse en Dios.

Luego, DIOS EXISTE.

Aclara su argumento de esta manera:

El ser contingente es por definición el que puede ser o no ser. La existencia no pertenece a su esencia. En ésta no está la razón de su existencia, si existe. Si le atribuimos la existencia, ha de ser por un juicio sintético, oriundo de la experiencia.

En cambio, en el ser necesario la existencia pertenece a su esencia. Toda la razón de la existencia del ser necesario está en su esencia. Por eso, el juicio con que le atribuimos la existencia, es analítico. Es tan contradictorio concebir a Dios no existente, como concebir una circunpuntos no estuviesen a igual distancia del centro.

3. LEIBNITZ, a su vez, presentó la misma prueba de otra manera.

He aquí el núcleo de su razonamiento:

El ser infinitamente perfecto, cuya esencia incluye la existencia, existe necesariamente, si es posible.

Es así que es posible, puesto que la idea de Dios no encierra ningún límite, ninguna negación, y por consiguiente, ninguna contradicción.Luego, DIOS, el ser infinitamente perfecto, EXISTE.

4. CRITICA: Nos parece un argumento original, muy ingenioso, pero no muy sólido. Es verdad que no podemos concebir al ser perfectísimo sino como existente. El concepto de él encierra necesariamente la nota de existencia. Pero el solo hecho de concebir un ser mentalmente, no es razón suficiente para atribuirle existencia en el orden ontológico (de los seres reales). No porque yo conciba con la mente una isla de perfecto gozo y eterna juventud, se sigue que ella existe.

Es menester dar razón suficiente del paso del orden conceptual al orden ontológico. Este argumento no nos da esa razón.

Fuente: Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 288-289,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

Articulos relacionados

  • Dios y el problema metafísico IV- LA PRUEBA ONTOLOGICA
  • Argumentos de la existencia de Dios III
  • ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS II
  • ARGUMENTOS DE LA EXISTENCIA DE DIOS
  • DIOS Y EL PROBLEMA METAFISICO
  • EL PROBLEMA METAFISICO

Ministerio Evangelístico Policía Trabajando para Cristo.

Ministerio Evangelístico Policía Trabajando para Cristo.

policia_trabajando_para_cristo_020309Santo Domingo, República Dominicana – El culto de altar cobra intensidad y los creyentes -uniformados y con sus armas de reglamento al cinto- alaban a Dios con expresiones cada vez más enérgicas. Se arrodillan y hacen gestos suplicantes, todos, incluyendo al general de la Policía Nacional Reynaldo Mauricio Moreno (Makey), quien dirige el ministerio.

Todas las oraciones se entrecruzan y es imposible distinguir una sola frase con sentido completo: “alabanza, Dios, gracias, Señor, aleluya, gloria, alma…”

El Ministerio Evangelístico Policía Trabajando para Cristo surgió hace siete años, y está compuesto por más de 100 agentes que asumieron la fe como arma y escudo para enfrentar la delincuencia en tiempos en que las filas policiales están contaminadas por un alto número de agentes vinculados al narcotráfico y otras acciones criminales.

En un año y seis meses, 1,134 agentes policiales han sido cancelados de manera deshonrosa por estar vinculados a asesinatos, asaltos, robos, secuestros y aceptar sobornos o cobrar peaje a narcotraficantes. Entre los agentes separados de sus funciones desde agosto del año pasado se encontraron 68 vinculados a este delito.

El general Moreno, que dirige el ministerio, cuenta que “la fuerza divina” se ha manifestado en su labor policial y cita como ejemplo su intervención en el sector de Herrera. Allí, narra, una persona resultaba muerta cada semana por riñas entre cinco bandas que se disputaban las calles. Cuenta que tras la intervención del ministerio, las bandas se reunieron y los pandilleros confesaron que no sabían por qué reñían.

En el barrio Villa Duarte, del municipio Santo Domingo Este, los agentes cristianos llevan a cabo visitas periódicas de evangelización, convencidos de que Dios les encomendó dar a conocer el “mensaje de salvación” a todos los humanos. Y cumpliendo con este mandato han recorrido el país, predicando en todos los comandos regionales de la Policía.

El guía de este ministerio rechaza los hechos en que agentes policiales disparan a civiles en los denominados “intercambios de disparos”. Ya en varias ocasiones -como denuncian organizaciones de Derechos Humanos-, estos supuestos enfrentamientos han resultado no ser tales, sino actos de abuso por parte de miembros de la fuerza policial.

“Tú puedes matar cinco mil delincuentes aquí y surgirán 25 mil. El problema es espiritual”, considera el general Moreno. Entiende que con la violencia abusiva jamás se ha resuelto nada: “Tenemos cien años viendo a la Policía matando, matando. Nadie quiere matar a nadie. Estamos para que se cumpla la Ley, no para matar”.

Si asumir el estilo de vida evangélico con rigor y corresponderse con la integridad que implica la fe se vuelve una tarea casi imposible dentro del conglomerado social, resulta más difícil dentro de las filas de la Policía, donde las oportunidades de recibir sobornos tienen lugar con mucha frecuencia.

Pedro Féliz, que se refiere a su rango como “segundo teniente siervo de Jesucristo”, dice estar consciente de estas dificultades. Nació y creció bajo la fe cristiana evangélica. Tiene 40 años de edad y durante la mitad de su vida ha formado parte del cuerpo policial.

– ¿Por qué elegir un oficio que implicará tantas disyuntivas y, eventualmente, puede empujarte a matar a alguien?
“La bujía inspiradora que me llevó a ser policía es el hecho de servir”, responde. Asegura que ahora, más que nunca, el país necesita policías que hagan un trabajo honesto. Recuerda las ocasiones en que ha recibido ofertas de soborno por parte de presuntos delincuentes. Y con una sonrisa de satisfacción, da gracias a Dios por haberle dado el valor de rechazar los ofrecimientos.

“No acepté por dos razones: primero porque soy cristiano y, segundo, porque si acepto un soborno estoy dando una licencia de por vida para que ese delincuente ejerza actividad ilícita donde yo esté asignado”, afirma.

Entre las actividades de evangelización que realiza el Ministerio Policía para Cristo se destacan las que llevan a cabo en la populosa Villa Duarte, donde trabajan en coordinación con los ministerios Villa Duarte para Cristo e Invasión.

Estas actividades religiosas tienen lugar dos o tres veces al año. Consisten en evangelizar teniendo como instrumentos la música y el arte: Las diez agrupaciones cristianas que conforman el Ministerio Invasión ofrecen un concierto en el que abren un espacio para los géneros más diversos, y es posible crear un puente que une el reaguetón con la pantomima.

Este conjunto, que nació a finales de 2008 está dirigido por el joven reguetonero Welington Berroa y agrupa a personas que deciden llevar el mensaje divino a la humanidad con su mejor letra y con su mejor voz. A este ministerio pertenecen grupos como LeyDC, Séptimo Sello, La Botella, Zarah, La Mima Pink, entre otros. También reciben apoyo de las agrupaciones La Tela, El enviado Josué y La Gente del Bloque, del Ministerio Villa Duarte para Cristo, que se encarga de organizar la actividad y convocar a los otros ministerios.

Este grupo cristiano es dirigido por Moisés Tejada y lo integran 25 jóvenes, que además del estudio de los textos bíblicos se dedican a gestionar oportunidades laborales y de estudio para muchachos del sector que deciden dejar el mundo de la delincuencia, y “aceptar” a Dios, y, por consiguiente, insertarse a la vida productiva de manera honrada.

Fuente: Amen-Amen.net

Iglesia Evangélica Unida entrega de guardapolvos.

Iglesia Evangélica Unida entrega de guardapolvos.

iglesia_evangelica_unida_de-zarate_030309Buenos Aires, Argentina – Desde ayer, la Sociedad de Fomento del Barrio Centro en Zarate, Provincia de Buenos Aires está entregando 1500 guardapolvos y 500 pares de zapatillas a familias de escasos recursos.

Dicha acción se  está llevando a cabo a través de la Iglesia Evangélica Unida de Zárate y se pretende llegar a más de 700 familias de barrios periféricos de Zárate con chicos que asisten a escuelas públicas.

Roberto Castell, secretario de la Institución comentó que la entrega fue realizada por el Ministerio de Desarrollo Humano de la Nación a la Sociedad de Fomento como intermediaria a la Comunidad de Zárate y en este sentido remarcó que “hemos recibido dos partidas del Ministerio”.

Los principales beneficiarios de esta acción solidaria serán los miembros de la Iglesia, como así también los socios de la entidad social. Al respecto Castell señaló que “hemos tomado la decisión de darlos a través de Iglesias Evangélicas, para no tener problemas con nadie”.

Por otra parte, indicó que en la Sede Social se están realizando diferentes actividades por lo cual veían complicado entregarlos directamente desde aquí.

El miércoles, miembros de la Comisión Directiva de la entidad social en una labor conjunta con Prefectura Naval estarán entregando guardapolvos en la Escuela 25 de la Isla Talavera de Zárate.

Castell nos comentó que ya han mantenido comunicaciones con el director de la institución educativa. También señaló que es posible la entrega de útiles escolares.

Dios y el problema metafisico V – LA INTUICIÓN DE DIOS

Dios y el problema metafisico V – LA INTUICIÓN DE DIOS

Algunos filósofos modernos — FICHTE, SCHEIXING, HEGEL, MAX SCHELEB, MALEBRANCHE, BERGSON— sostienen que podemos alcanzar una intuición de Dios. El conocimiento que de El tenemos, no es resultado de razonamientos. Es una intuición.

El argumento de Bergson:

1. En primer lugar, es menester recordar que Bergson era empirista. Escribió: “No hay otra fuente de conocimiento que la experiencia”.
Consecuente con su posición, pretendió señalar una vía experimental para llegar al conocimiento cierto de Dios.

2. He aquí resumido su razonamiento:
Hay algunos hombres dignos del mayor crédito que han afirmado que llegaron a ponerse en contacto con la Divinidad.
Los grandes místicos cristianos están entre los que esto aseguraron.
Hay que reconocer en la vida de esos hombres el influjo de una excepcional virtud, de caridad universal y operante, en la cual refulge la más perfecta expresión de la Divinidad.

Ahora bien; si estos hechos se consideran a la luz de las conclusiones ya probadas en la filosofía (se entiende en la de Bergson), engendran certeza de la existencia de Dios.
Luego, DIOS EXISTE.

N. B. — Las conclusiones que Bergson cree haber demostrado en sus libros y que tienen atinencia con esta prueba, son:

a) La verdad metafísica no puede alcanzarse sino por una cierta intuición interna.
b) Esta intuición se da en todos los hombres en algún grado; pero de un modo más perfecto solamente en algunos de ellos.

Ahora bien; como los místicos cristianos aseguran que llegaron a la más perfecta intuición —y sus vidas corroboran de muchas maneras que deben de haberla alcanzado—, entonces hay que creerles sin temor de equivocarse.

3. Podrían hacerse muchos reparos a la filosofía de Bergson y a las bases de esta prueba. Pero hay que conceder que las experiencias de los místicos cristianos (que nadie puede negar fundadamente) inducen a admitir la existencia de Dios.

Dichas experiencias no pueden explicarse cabalmente sin la existencia de Dios. Además, los admirables efectos obrados en las vidas de los místicos, y los portentosos hechos que acompañan sus experiencias, apuntan certeramente a la existencia de Dios como causa necesaria para la producción de esos efectos y sucesos.

Conclusión: Basta lo dicho, para demostrar que las figuras cumbres de la Filosofía y la inmensa mayoría de los filósofos son teístas, admiten la existencia de Dios. Difieren solamente en sus opiniones sobre la naturaleza de Este, y sobre el modo de adquirir conocimiento cierto de su existencia. Yo no hallo razón suficiente para cantar fuera de coro. A la afirmación convencida y corroborada de tantos y tan esclarecidos pensadores presto mi más íntimo y caluroso asentimiento.

Fuente:

Patricio Hopkins,Filosofía ,pag. 289-290,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

 

Articulos relacionados

DIOS Y EL PROBLEMA METAFISICO

DIOS Y  EL  PROBLEMA METAFISICO

1. Naturalmente, el estudio profundo, filosófico, del ser, que se hace en la Metafísica,  debe incluir este tan  importante problema:
¿Cuál es el ORIGEN DEL SER, del UNIVERSO y del HOMBRE en particular?
Es un problema que suscita sumo interés en todos los hombres. Sería muy difícil —si no enteramente imposible— encontrar un pueblo, aunque sea el más primitivo, que no haya tenido gran inquietud por resolver este problema, y que no haya presentado ninguna solución racional o imaginaria.
2. También los entendimientos más reflexivos de los filósofos indagaron hondamente este problema.
¿Cuál fue la solución que hallaron?
Como de costumbre, se elaboraron distintas hipótesis.
a) Unos pensaron que todos los seres son eternos, y por lo tanto, tienen en sí mismos la razón suficiente de su existencia.
b) Otros opinaron que los seres son partes o modificaciones de un todo absoluto eterno.
c) Pero ¿cuál fue la solución que aceptaron la mayoría de las cumbres del pensamiento filosófico?… Fue la de la existencia de un ser necesario, infinito, Causa Primera, eficiente, de todos los demás seres finitos.
 
ANAXÁGORAS, PLATÓN, SÓCRATES, ARISTÓTELES, en la antigüedad, encabezan la multitud de filósofos de aquellas edades que abrazaron esta opinión. SANTO TOMÁS DE AQUINO, SAN ALBERTO MAGNO, DUNS Escoro, son las cimas del pensar filosófico de la Edad Media, que casi con unanimidad acepta esta hipótesis. DESCARTES, BACON, KANT, LEIBNITZ, son las figuras descollantes de la Filosofía Moderna, y ellos aceptaron la misma solución, si bien presentaron argumentos diferentes para comprobar la existencia de Dios.
3. Por DIOS se entiende:
a) un Ser eterno en su duración (sin principio ni fin);
b) infinito en sus perfecciones (posee la plenitud del ser);
c) único en su sustancia;
d) causa primera, eficiente, de todos los demás seres finitos.
4. La existencia de Dios es una solución racional, filosófica, de sólido fundamento, que aclara satisfactoriamente el problema del origen del ser, del universo y del hombre en particular. No se demuestra por la sola experiencia; pero sí se demuestra con toda legitimidad por medio del razonamiento sobre datos recogidos por la experiencia.
5. Si no se admite esta solución —y su rechazo es siempre violento para la razón—, se tiene que reconocer:
a) que se desprecia una explicación racional, muy satisfactoria, del problema en estudio;
b) que cualquiera otra solución que se presente no eliminará, por cierto, las dificultades que pueda tener la primera, sino que las aumentará.
Ejemplo:   Si en vez de admitir un Ser Superior, Espiritual, Infinito, Onico, Eterno, distinto del universo, Causa Primera de todos los demás seres, se sostiene la eternidad del universo; la dificultad que algunos hallan en la explicación tradicional de tener que admitir un ser eterno, “a se”, no desaparece. Se traslada simplemente a otro suieto: al universo, en el cual la experiencia diaria nos comprueba caracteres de contingencia y mutabilidad que bacen mucho más difícil aún admitir la eternidad en él. La nueva solución, por consiguiente, no quita la dificultad de la primera; antes la aumenta.
6. Frente a una solución que quizá no elimine por completo toda dificultad y por ende no engendre absoluta certeza, pero que es muy satisfactoria, y otra que, en vez de aminorar las dificultades, las aumenta; estimo que la actitud verdaderamente racional es aceptar la primera,
y no apartarse de ella mientras la otra no presente pruebas más convincentes. 
7. Los argumentos de la existencia de Dios que a continuación expondremos, se basan en el principio de causalidad.
 La  experiencia nos pone muy a menudo en contacto con muchos efectos en el universo.
Por sus caracteres conocemos que son efectos. Son cosas contingentes, imperfectas, limitadas; por ende, no existen por sí mismas.
Siendo efectos, deben tener causas. Una causa adecuada debe existir para explicar cada efecto. El razonamiento por el cual nos elevamos del efecto percibido en la experiencia al conocimiento de la causa, no observada directamente, es del todo legítimo, siempre que el principio de causalidad sea cierto…, y no hay prueba alguna convincente de que no lo sea.
Fuente: 

Un creacionista reta a los darwinistas con un premio de 6.200 millones de euros

Un creacionista reta a los darwinistas con un premio de 6.200 millones de euros 

22/02/09 

InternacionalUn conocido creacionista turco, Adnan Oktar, ha lanzado un reto a los darwinistas (es decir, a la gran mayoría de la comunidad científica), ofreciendo un premio de unos 6.200 millones de euros (10 billones de liras turcas) al científico que pueda presentar un fósil de la etapa intermedia del proceso evolutivo, una prueba que demostraría la teoría de la evolución. 

Este creacionista turco, de 52 años y que en sus escritos utiliza el seudónimo de Harun Yahya, es uno de los mayores críticos de la Teoría de la Evolución de las Especies de Darwin y de lo que califica de “dictadura darwinista”, según informa el diario británico The Independent.

Oktar es un personaje muy popular en Turquía, donde adquirió relevancia hace años al distribuir de forma gratuita un libro de 800 páginas, llamado “Atlas de la Creación”, en el que sostenía que durante millones de años las formas de los organismos vivos no han evolucionado. El autor también sostiene que no existen fósiles que sirvan para apoyar las teorías de Charles Darwin. Por ello, ha propuesto ahora este premio a quién le demuestre lo contrario.

RESPUESTA CONTUNDENTE

Entre la comunidad científica, Oktar ya es conocido y muchos le han desacreditado públicamente. El biólogo británico y ateo militante Richard Dawkins ya calificó en su día el libro de Oktar de “ridículo” y su contenido “inane”. El turco le respondió que no había sido capaz de mostrarle ningún fósil en apoyo del darwinismo.

Para Kevin Padian, de la Universidad de California, Otkar “no tiene ni idea de lo que ya sabemos sobre la evolución. Si ve un cangrejo fósil, dice que es un cangrejo normal. La extinción no parece preocuparle”

Oktar, además de lanzar la iniciativa del premio, también ha tenido repercusión mediática últimamente por salir en defensa de Michael Reiss, sacerdote y biólogo, que dimitió este mes del cargo de director de educación de la Royal Society tras sugerir que los profesores de ciencia no deberían descartar el creacionismo como una teoría equivocada sino como una cosmovisión más.

Fuente: EFE. Redacción: ACPress.net.| noticias.iglesia.net

Anteriores Entradas antiguas