Dones. En sentido teológico.


Dones. En sentido teológico.

a. El hecho de que el vocablo carísoiata (“dones del Espíritu o de gracia”) se derive de caris, connota una “prueba de favor”, o “beneficio” o “regalo”, y se refiere siempre a Aquel que da los dones. 

b. Los dones son el resultado de la gracia (caris) en acción.

1) Pablo usa caris (gracia) de la misma manera en que usa dikaiosune (justicia).

a) Díkaíosune^ como la justicia activa de Dios,  significa el acto justificador de Dios así como el estado del justificado.

b) Caris  como la gracia activa de Dios, significa regalo inmerecido y prueba de favor de parte de Dios así como la obra de aquel que es favorecido de esta manera en la forma de gozo y gratitud.

2) Ambos conceptos o ideas de caris se refieren a lo mismo, pero desde perspectivas diferentes: primero, lo que Dios da (gracia); y luego, lo que el ser humano hace (dones).

c.Los dones se refieren tanto a lo que Dios da como a lo que el ser humano hace como resultado de lo que Dios da.-

LA DIFERENCIA

Hay una diferencia entre el uso singular y el plural del vocablo “don”. Una cosa es el don del Espíritu Santo y otra los dones del Espíritu Santo.

1. La palabra en singular: “don del Espíritu Santo”.

a.  El ES mismo como el don otorgado: el ES como don.

b.  El NT constantemente se refiere al ES como don o como “dado” (Lc. 11.13; Hch. 5.32; Ro. 5.5).

c. El ES es el que “ha sido dado”: él es el don más importante de Dios a los creyentes.

d.  El “don del Espíritu” es el Espíritu mismo dado por Dios a todos los creyentes desde el instante de su nacimiento espiritual.

2. La palabra en plural: “dones del Espíritu Santo”.

a. El don concedido por el ES: el ES como dador.

b. Cuando el NT se refiere al ES como dador usa el plural (“dones”) más que el singular, que designa lo que es otorgado.

1) Hay “diversidad de dones” otorgados por el ES (1 Co. 12.4, 11).

2) Estos dones del ES dan testimonio de la salvación del creyente (He. 2.3-4).

c. Los “dones del Espíritu” son las capacidades espirituales otorgadas por el Espíritu a todos los creyentes a fin de capacitarlos para el servicio.

“Si hemos recibido el don del Espiritu Santo, es decir, si hemos recibido en nuestro corazón a Cristo como Salvador y Señor de nuestra vida, con él hemos recibido también “los dones del Espíritu Santo”. El Espíritu no se presenta en nuestra vida con las manos vacías.La gracia de Dios nos regala de inmediato, por medio del E.S. no solo la salvación,  sino también aquellos dones que nos capacitan para el servicio. Estos dones nos pertenecen desde el momento mismo de nuestro nuevo nacimiento espiritual, para que podamos hacer nuestra contribución distintiva a la edificación del cuerpo de Cristo y cumplir con la misión que él nos ha encomendado. Fuimos salvados para servir al Señor. Los dones del Espíritu Santo nos capacitan para hacerlo mejor con su voluntad.”

Fuente:  Pablo Alberto Deiros, Los Dones del Espiritu Santo,Iglesia Evangélica Bautista del Centro Bs. As. Argentina,p.23-25

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: