Mujer biónica entregada al servicio a Dios


Mujer biónica entregada al servicio a Dios

Mujer BionicaClaudia González de Arteaga, colombiana de 42 años, es protagonista de una de las historias médicas más increíbles de los últimos tiempos. Vive con dos electrodos colocados dentro del cuerpo que reactivan sus neuronas muertas a causa del Parkinson.

La última cirugía a la que se sometió fue en marzo del 2007, lo que le ha permitido tener una vida relativamente normal hasta el momento, solo que debe apagar aleatoriamente uno de los electrodos para poder cargarlo y descansar.

Estos aparatos son monitoreados desde una computadora en Estados Unidos, desde donde se puede “apagar” a Claudia sin ningún problema.

UN MILAGRO DE DIOS

Claudia considera que su caso es un milagro de Dios, por dos razones: una porque soportó la riesgosa operación aún después de que se le bajara la presión al extremo de tenerla a punto de morir, y la otra porque los médicos judíos le dieron un plazo de vida que no sobrepasaba los dos años.

En la actualidad, estos científicos no se explican cómo es que su paciente vive todavía y con buena salud. Pero Claudia tiene una respuesta para lo inexplicable, que mientras estuvo al borde de la muerte, desesperada hizo un pacto con Dios para que la levantara a cambio de servirlo.

Hace unos días cuando visitó junto a su esposo al Diario Extra de Ecuador, Claudia González de Arteaga, conocida como la “Mujer Biónica”, esta más contenta que nunca, ya que dos días antes se enteró que científicos de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos dieron luz verde al implante de células madre.

“Solo falta que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firme el decreto para que este gran avance científico se haga realidad”, comentó muy optimista.

“Obama propuso la ejecución de esta ley durante su campaña política y por eso sé que la firmará”, insistió mientras se tocaba la cabeza.

Es que su fe la tiene puesta en Dios, en el Presidente de Estados Unidos, país en el que ha vivido desde que era una niña, a pesar de haber nacido en Colombia.

“Por casi diez años estoy preparándome para el implante de células madre y sé que está cerquita que lo reciba”, dijo.

Sus médicos del Jackson Memorial hospital le han extraído sangre periódicamente para escoger múltiples muestras de las mejores células para ser implantadas en su cerebro. Se espera que Claudia recupere sus neuronas y vuelva a estar sana como hace mucho tiempo.

De darse este gran paso dentro de la ciencia, Claudia sería la segunda paciente del hospital que recibirá el implante.  Está segura de que dejará de lado el control remoto, los electrodos, cables y los estimuladores profundos del cerebro que actualmente le permiten moverse de un lugar a otro.

Y DIOS LE DIO ESPERANZA Y UN ESPOSO QUE LA AMA

“Los dos somos ministros ordenados de Dios. Entre ellos hubo una atracción espiritual durante una reunión en una finca en Miami. Días después Claudia le contó su condición de salud y el 2 de mayo del 2007 formalizaron su noviazgo. Para mí no fue un obstáculo su dolencia”, dice Enrique Arteaga Roggiero.

Cuatro semanas después de la última operación que se hizo Claudia, la pareja contrajo nupcias formando una gran familia, ya que ambos tienen hijos de anteriores compromisos.

Claudia llegó a la vida de Enrique como la mujer idónea para él. “Es una mujer muy activa, alegre y amable”, reflexiona Enrique, mientras que Claudia bromeando asegura que “mi suegrita no sabe los voltajes de electricidad que tengo para su hijo. Ella dice que soy mitad mujer y mitad robot, cosa que no me molesta para nada”, concluyó.

A sus 42 años, Claudia y su esposo Enrique Arteaga Roggiero, esperan en un tiempo no muy lejano que los 12 cables, las dos baterías y el control remoto que la encienden y la apagan como si fuese un aparato eléctrico sean cambiados por neuronas.

“Dios ha sido maravilloso, por eso lo servimos y ayudamos a otras personas. De esta manera devolvemos todo lo concedido”, dijeron mientras se abrazaron con mucho amor.

Enrique y Claudia son una pareja ejemplar. Él está pendiente de ella y viceversa. Viven enamorados mutuamente detalle que les hace olvidar la realidad.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. javier meza
    Feb 07, 2009 @ 21:52:16

    para las mujeres valientes que siguen siendo fuertes en nuestro senor jesus dios te bendiga presiosa pareja

A %d blogueros les gusta esto: