El terror de la SANA DOCTRINA

El terror de la SANA DOCTRINA

Yo no se porque hoy hay tanto problema con la “sana doctrina”. Al final de cuentas, las doctrinas fueron reveladas por el Espíritu Santo para ordenar nuestra relacion con el Señor, el Altísmo Dios.

Sin embargo, vemos mas y mas cristianos que no quieren saber nada con la doctrina ortodoxa. En fin. Veamos algunas exhortaciones de la Palabra del Señor

Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.” (Tito 1:13-14)

“Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.” (Tito 2:15)

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo… que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.” (2° Timoteo 4:1-5)

Pero la palabra de Dios nos advierte también.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 2por la hipocresía de mentirosos que, tienen cauterizada la conciencia”.1 Tim. 4:1

Terror deberia darnos pecar delante de Dios, eso si que nos deberia dar terror.

Hace años atras le preguntaron a un teólogo aleman llamado Rudolph Otto que pensaba acerca de la santidad de Dios y el lo definió como “mysterium tremendum”

Esta experiencia que Otto acuñó, con soporte histórico, como “consciencia numinosa”, i.e. la experiencia directa de lo numinoso, el misterio. ( Otto, siempre tan consciente del poder de la elegancia del Latin, lo refiere mas adeante como el “mysterium”.) Y esta experiencia nos altera por siempre. Cambia la consciencia en forma permanente. Nunca podemos ser los mismos despues de semejante revelación. 

Como lo sostenian los antiguos sabios hebreos, el nombre de Dios no puede ser pronunciado, por uno que ha sido tocado por El.

El acercamiento bastante reverente y orientado al sentir ( en lugar de demasiasdo intelectual) de Otto hacia el sagrado absoluto es el  “Mysterium Tremendum”

“Estamos tratando con algo para lo cual hay solo una expresion apropiada, ‘mysterium tremendum’. El sentimiento de ello puede por momentos barrer como una marea gentil, extendiendo la mente con un ánimo tranquilo de adoración más profunda. Puede pasar a una mas duradera y establecida actitud del alma, continuando, como si fuera de manera emocionalmente vibrante y resonante, hasta que finalmente muere y el alma reanuda su ‘profano’, no-religioso ánimo de la experiencia cotidiana. Puede explotar en erupción repentina desde las profundidades del alma con espasmos y convulciones o conducir a las mas extrañas exitaciones, a un intoxicante frenesí, o a la transportación y al éxtasis. Tiene sus formas salvajes y demoníacas y puede hundirse en un casi cartilaginoso horror y estremecimiento. Tiene sus barbaros y crudos antecedentes y tempranas manifestaciones, y nuevamente puede desarrollarse en algo hermoso, puro y glorioso. Puede convertirse en la silenciosa, temblorosa y muda humildad de la criatura en presencia de -¿Quién o Qué? En presencia de aquél que es un misterio inexpresable y por encima de todas las criaturas.” (Rudolf Otto, Das Heilige [“La idea de lo Santo”], Capítulo IV: El análisis de Tremendum”). 1

Conclucion:

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. PROVERBIOS 1:7.

Quisiera si no tenes inconveniente, que me permitas conocer tu opinión sobre este tema.

Saludos y bendiciones a todos los lectores

Paulo Arieu

Notas

1 http://cura.free.fr/xx/20coutes.html

¿Enseña 1 Corintios 8:6 que Jesucristo no es Dios?

Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

¿Enseña 1 Corintios 8:6 que Jesucristo no es Dios?
por Pablo Santomauro

Sectas antitrinitarias como los Testigos de Jehová, los Cristadelfianos, los unitarios y otras, utilizan este verso para indicar que solamente el Padre es Dios, y Jesucristo, por ende, no lo es. Veamos lo que escribe un Unitario-Sociniano al respecto:

Pero, ¿realmente concuerdan Cristo y sus apóstoles con los concilios del siglo IV? La Biblia tiene otra historia que contarnos, pues sorprendentemente Pablo sí revela quién es el único y verdadero Dios. El texto clave de Pablo está en 1 Corintios 8:6, que dice: “Para nosotros (los apóstoles y creyentes en general), sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” Observemos que para Pablo, sólo uno es Dios, el Padre. También añade que uno es nuestro Señor o Mesías rey, el Señor Jesucristo. Es clarísimo que para Pablo, Cristo no es el único Dios; es, más bien, el único Señor o Jefe de los hombres que se convierten a él.” (énfasis en el original) [1]

A primera vista, el apologista sectario que escribe esto parece estar en lo cierto, pero a la luz de la Biblia y la lógica, el argumento es pueril. Es completamente erróneo concluir que Jesús no es Dios porque 1 Corintios 8:6 diga que hay un Dios, el Padre, y un Señor, Jesucristo.

Hay muchos lugares en la Biblia donde el Padre es llamado Señor y el Hijo es llamado Dios. Cuando el cristiano se encuentra con este argumento, debe forzar al sectario a seguir su propia lógica hasta el final del camino.

Si la referencia al Padre como “un Dios” prueba que Jesús no es Dios, siguiendo el mismo razonamiento debemos concluir que la referencia a Cristo como “un Señor” significa que el Padre no es Señor.

Encierre al sectario en este dilema, no le permita salirse por la tangente. El punto que el cristiano debe machacar es que NO se puede  interpretar la primera parte del versículo de una manera y la segunda de otra.

La falacia lógica del sectario consiste en suponer que el uso de un título para una persona en cierto contexto, automáticamente descalifica su aplicación para otra persona en otro contexto.

Lo propio de hacer es consultar TODA la Escritura y ver qué dice acerca del Padre y de Jesucristo, y luego llegar a una conclusión.

La Escritura enseña que el Padre es llamado Dios (1 P. 1:2) y Señor (Mt. 11:25). Sabemos también que Jesucristo es llamado Dios (Jn. 20:28; He. 1:8) y Señor (Ro. 10:9).

Cuando dejamos a la Escritura interpretar la Escritura, es obvio que el argumento antitrinitario se desmorona como un castillo de naipes. La designación del Padre como Dios en este verso no tiene la intención de excluir a Jesús ni al Espíritu Santo. De la misma forma, la identificación de Jesús como “Dios y Salvador” en Tito 2:13, no excluye al Padre ni al Espíritu Santo. En Hechos 5:4 el Espíritu Santo es llamado Dios, pero ello no excluye al Padre ni a Jesús. (ver When Cultists Ask p.228, Geisler/Rhodes)<>

Conferencia del cardenal Bertone en Madrid sobre Derechos Humanos

Conferencia del cardenal Bertone en Madrid sobre Derechos Humanos

Texto íntegro del secretario de Estado de Benedicto XVI

MADRID, jueves 5 de febrero de 2009 (ZENIT.org).- En la sección de documentos de la página web de ZENIT es posible leer el texto íntegro de la conferencia pronunciada este jueves por el cardenal Tarsicio Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI, en la sede de la Conferencia Episcopal Española con el título “Los Derechos Humanos en el Magisterio de Benedicto XVI”.

En la misma sección, también puede leerse la introducción a la conferencia que pronunció el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Madrid (Cf. El compromiso de la Iglesia con los Derechos Humanos).

La masonería

La masonería

¿Qué es la masonería?

Tengan cuidado cuando se encuentren con este tipo de “iniciados”, pues sus joyas podrían deslumbrarlos, pero no iluminarlos.(1)

La masonería es una sociedad fraternal (sus miembros se consideran hermanos entre sí). Al igual que otras sociedades fraternales (ya en el Antiguo Egipto existían este tipo de cofradías) es iniciática, ritualista, gradual, simbólica y hermética.

En efecto, se ingresa a ella a través de una iniciación. Ella responde a un rito simbólico. Este es diferente en cada grado y su conocimiento sólo accesible a quienes se le ha reconocido ese grado.

Masón significa constructor. Se suele diferenciar la masonería operativa de la masonería especulativa. Pues, durante la Edad Media, los masones fueron los constructores de las grandes catedrales. Eran masones operativos, pues realmente trabajaban como constructores. Los miembros de este gremio se reunían en Logias para las que elaboraron ceremonias basadas en un lenguaje tomado de la construcción.

Esos masones se reunían en dos grados: Aprendices y Compañeros. Los segundos gobernaban la Logia y entre ellos regularmente elegían a un Maestro para que los presida.

El 24 de junio de 1717, día de San Juan Bautista, se fundó en Londres la primera Gran Logia (federación de Logias) de la que tenemos noticia.

En adelante a la Masonería de Logias la llamamos simbólica, pues, éstos masones, ya no se proponen levantar una catedral, sino un Gran Templo Moral.

Las Logias modernas trabajan en tres grados: Aprendiz, Compañero y Maestro.

Los Maestros gobiernan la Logia y regularmente, eligen entre ellos a las autoridades. El presidente de la Logia es el Venerable Maestro.

Para que una Logia sea regular (es decir que sea reconocida como tal por las demás Logias) debe ser autorizada por una Carta Patente otorgada por una Gran Logia.

Las autoridades de la Gran Logia también, son electas temporalmente entre los maestros y un presidente es el Gran Maestro.

Entre los Maestros existen grados de perfeccionamiento, éstos forman parte de la Masonería Filosófica. Existen diferentes ritos, el más difundido en América Latina es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, que consta de 33 grados.

La Masonería Filosófica no trabaja en Logias, sino en Cámaras Superiores (Capítulo, Areópago, Real Consistorio y Supremo Consejo Grado 33). En cada una de esas cámaras se trabaja en determinados grados. Por ejemplo, el Capítulo trabaja en los grados que van del 4º al 18º. Pero, fuera ser miembro activo de la Masonería Filosófica, hay que serlo simultáneamente de una Logia.

El Soberano Gran Comendador es el presidente del Supremo Consejo Grado 33 que tiene jurisdicción sobre todas cámaras que trabajen en los grados 4º a 33º. Pero no tiene jurisdicción sobre la Gran Logia.

La Masonería no es una religión, sino que deja las creencias a la libertad de conciencia de cada uno de sus miembros. Sí es una sociedad filosófica, filantrópica y progresista (pues busca el progreso humano en todas sus formas).

Si bien las Logias Masónicas cumplieron una labor fundamental en la independencia de Estados Unidos y la América Española, como así también en el Risorgimento (movimiento de liberación y unificación italiana), sus Logias, no necesariamente son revolucionarias. Estas son sólo una expresión circunstancial en la Historia de la Masonería.

La Gran Logia de la Argentina se fundó en 1857 con Carta Constituyente del Gran Oriente de la República Oriental del Uruguay y su primer Gran Maestro fue el Dr. Roque Pérez. Catorce presidentes argentinos fueron masones (el último de ellos fue Agustín Pedro Justo). Por lo menos cuatro de ellos, Pellegrini, Urquiza, Mitre y Sarmiento fueron Gran Maestros. Mitre fue además Gran Comendador. Sarmiento alcanzó el Grado 33 pero no el cargo de Gran Comendador.

Si bien la Masonería es una institución universalista, que como tal, admite diferentes posiciones políticas, ideológicas e intelectuales, siempre y cuando se las sostenga por la razón y no por la fuerza, buena parte de sus ideales quedaron plasmados en “La Enciclopedia francesa del siglo XVIII”. Clarin.com

Notas:

1.  http://losarquitectos.blogspot.com/2007/03/el-masn-de-botn.html

Articulos relacionados

Curso biblico Primer Paso parte 8

Este estudio esta sin terminar de corregir

Curso biblico Primer Paso parte 8

JESÚS: en unidad con el Padre

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20.31).

La lección de hoy

JESÚS; en unidad con el Padre 

Principia su ministerio (Juan 1-4)

Razona con los judíos (Juan 5-12)

Comparte con sus discípulos (Juan 13-17)

Consuma su ministerio (Juan 18-21)

Unos tres años

Un día

Unos tres días

El texto de la lección: Juan 5.19-47

El texto para aprender de memoria: Juan 1.1-6

¿Quién es Dios? ¿Cómo es él? ¿Dónde está él? Podemos hacernos estas preguntas y podemos tratar de contestarlas. Pero aun en toda nuestra vida, nunca podemos aprender todo acerca de Dios.

Sin embargo, podemos saber algo acerca de nuestro gran Dios. He aquí algunas cosas importantes que Dios nos ha mostrado de sí mismo.

Dios es la causa original. Eso quiere decir que él es el principio de todo. Él creó todas las cosas. Según Apocalipsis 4.11, los seres celestiales dicen: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”.

Dios siempre será. Eso quiere decir que él no tendrá fin. “Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono para juicio” (Salmo 9.7).

Dios está en todas partes. Esta tierra no es lo suficiente grande para contenerlo. Realmente, todo nuestro universo no es lo suficiente grande para contenerlo. Él mora en todo el espacio. El gran rey Salo¬món, al terminar de construir el templo en Jerusalén, preguntó: “Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?” (1 Reyes 8.27).
¿Puedes co’mprender a un Dios tan grande? Yo no.
Jesús fue Dios el Hijo hecho hombre. El evangelio según San Juan nos da la historia de la vida de Jesús aquí en la tierra. También nos da vistazos de Dios el Padre y de Dios el Espíritu Santo. En esta lección Dios se revela por Jesús. Jesús mismo nos habla de su relación con el Padre.
Ahora lee la primera parte del texto de la lección: “La autoridad del Hijo” (Juan 5.19-29). ¿Qué había pasado poco antes de esto?
¿ Cómo defendió Jesús el haber sanado al hombre en el día de reposo ?
Los judíos no entendieron que Jesús verdaderamente es Dios. Por esta razón, ellos trataron de matar a Jesús cuando él dijo que Dios era su padre.
Jesús siguió explicándoles que él y Dios son uno. Él les dijo que todo lo que él hacía y todo lo que era venía de su Padre. Llena los espacios para descubrir más acerca de Jesús y su relación con su Padre.
Versículos 19-20: “De cierto, de cierto os digo: No puede el
hacer por sí , sino lo que ve hacer al ; porque todo lo que el hace, también lo
hace el igualmente. Porque el Padre al , todas las y le . que estas le.
que él hace; y mayores _, de modo que vosotros  os
Versículo 23: “Para que todos al como honran al . El que no al , no
al que le tiene vida en en el tener.

_ por mí _
es
Versículo 26: “Porque como el _
, así también ha dado al
Versículo 30: “No puedo yo hacer.
_, sino la
según , así ; y mi.
porque no busco mi
del que me , la del “.
El primer versículo del pasaje que estás aprendiendo de memoria da la razón por la cual Jesús es tan unido al Padre. Al leerlo, recuerda que Jesús es el Verbo. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1.1). Jesús y el Padre son uno. Son el gran, eterno Dios.
Antes de pasar al siguiente pasaje, vamos a ver cómo nosotros debiéramos responder a Jesús y al Padre. El versículo 24 nos dice que los que oyen las palabras de Jesús y creen en el que lo envió (el Padre)
tienen . ¿ Qué clase de resurrección pueden
esperar los que creen y hacen el bien ? (v. 29).
Seamos de aquellos que creen en Jesús y lo obedecen.
Ahora lee Juan 5.30^-7. Estos versículos mencionan los cuatro testigos que muestran que Jesús realmente es quién decía ser.
Los testigos son:
a (vv. 32-35)
b (v. 36)
c.
d
¿ Qué dijo Juan el Bautista acerca de Jesús?
a (Juan 1.29)
b. (Juan 1.34)
¿ Cómo mostraron las obras de Jesús que él es Dios?
(vv. 37-38)
(v. 39)
Una vez Dios dio testimonio de Jesús en un monte. Jesús había llevado a tres de sus discípulos —a Pedro, Juan, y Jacobo— al monte a orar. Mientras oraba, su apariencia cambió y su ropa se iluminó como un rayo. De repente aparecieron Elias y Moisés y empezaron a hablar con Jesús. Luego vino una nube y los envolvió. Desde la nube

vino una vo/, recia: “liste es mi Hijo amado., a él oíd.” lira la vo/, de Dios el Padre dando testimonio de su Hijo. Lee la historia en Lucas 9.28-36.

En el Antiguo Testamento hay cientos de profecías del Mesías que vendría. He aquí unas pocas, nada más. Abre tu Biblia y busca las citas.

•    En Miqueas 5.2 dice que él nacería en Belén. Allí nació (Mateo
2.1).

•    En Isaías 7.14 dice que nacería de una virgen. Su madre, María,
era una virgen (Mateo 1.18).

•    Del Salmo 41.9 aprendemos que Jesús sería traicionado por un
amigo. Judas, uno de sus discípulos, lo entregó a aquellos que
lo mataron (Marcos 14.10).

•    Isaías 53.9, 12 nos dice que moriría entre pecadores. Él fue
crucificado entre dos ladrones (Mateo 27.38).

•    En Salmo 16.10 nos damos cuenta de que él no quedaría en el
sepulcro; que resucitaría otra vez. ¡Resucitó! (Mateo 28.6).

Aquí están los cuatro testigos: Juan el Bautista, Dios el Padre, las obras de Jesús, y las escrituras del Antiguo Testamento. Todos testifican de que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios vivo. ¿Lo crees tú?

Repasa todo tu pasaje para aprender de memoria (Juan 1.1—5).
Aprende el versículo 6 y luego escribe en estas líneas los versículos 1
hasta 6 de memoria.____ ————————————————-

 

PUNTOS PARA RECORDAR

•   En esta vida nunca podemos entender completamente a
Dios.

•   Dios se ha revelado al hombre por el Padre, el Hijo, y el
Espíritu Santo.

•   Todo lo que Jesús hace y es viene de Dios.

•   Aquellos que creen en Jesús y lo obedecen pueden esperar
una resurrección de vida.

•   Los que no creen en Jesús pueden esperar una resurrección
de condenación.

•   Hay cuatro testigos: Juan el Bautista, Dios el Padre, las obras
de Jes
ús, y el Antiguo Testamento. Ellos nos dicen que Jesús
es el Cristo, el Hijo del Dios vivo.

EXAMEN

Repasa las últimas dos lecciones antes de hacer el examen 3 que se encuentra al final de este libro. Luego hazte las siguientes preguntas:

1. ¿Hice lo mejor posible al contestar las preguntas de las
lecciones?

2.        ¿Conozco los “Puntos para recordar” de ambas leccio­
nes?

3.        ¿Conozco Juan 1.1-6 de memoria?

Si puedes contestar “sí” a estas tres preguntas, sigue adelante con el examen 3. Si no puedes contestar “sí”, vuelve a estudiar las lecciones hasta entenderlas bien.

RELEVAMIENTO NACIONAL EN ARGENTINA

Publicado en: Radio Provincia (link al artículo), 26 de Septiembre de 2008


RELEVAMIENTO NACIONAL EN ARGENTINA

Jóvenes: borrachos alguna vez 
El 53 por ciento de los adolescentes se embriagó en al menos una ocasión, según una encuesta nacional

Escucha el audio original de la entrevista por Radio Provincia:

 

El Centro de Programas Proyectos Educativos realizó el relevamiento en sus talleres ubicados en colegios y clubes y arribó a la conclusión de que un 53 por ciento de los adolescentes se emborrachó al menos en una oportunidad. De ese porcentaje se desprende que un 30 por ciento lo hizo más veces. Según indicó la directora de estos programas, el trabajo se realizó en chicos de 14 a 20 años provenientes de familias de poder adquisitivo medio alto.

La entidad tiene como objetivo generar cambios en la actitud de la población frente a distintas problemáticas sociales.

Patricia Haidbauer, al ser consultada por Radio Provincia sobre los motivos que llevan a estos jóvenes a tomar alcohol en exceso, la representante indicó que se concluyó en diferentes razones. Mencionó “como forma de divertirse, de sentirse superiores, para conseguir levantarse chicas y chicos, y algo muy llamativo, sobre todo en los menores, la causal es olvidar problemas”.

La directora fue más allá con la idea: “existe una trasgresión normal en los adolescentes ya que tienen muchos problemas como la falta de contención, de autoestima, de identificación de pares, conflictos con los padres”, etc.

Como producto de la encuesta también se llegó a otro dato significativo –según Haidbauer- al referirse a los datos aportados en cuanto a la familia, se les preguntó cuál es la relación que tienen con ella y qué esperan de sus padres. “La mayoría contestó: compartir más tiempo con ellos, discutir menos con los amigos y llamativamente algunos piden más límites”, resaltó.

Por último, la especialista manifestó que el mayor problema que tienen en esta tarea comunitaria es la convocatoria a los padres. “Para solucionar el tema de adicción hay que trabajar en red, nosotros trabajamos con los clubes y colegios y los padres. Uno puede decirles a los chicos no tomen alcohol, pero las encuestas demuestran que toman y mucho, con lo cual hay que trabajar en tratar de conseguir que los padres sean referentes y se hagan cargo”.

El 80 por ciento de los jóvenes toma y los chicos de 14 años deambulan por las calles como si tuvieran 25 años, por lo cual la solución está en manos no sólo de la sociedad sino también de los padres, expresó.

¿EN MANOS DE QUIÉN DEJAMOS A NUESTROS JÓVENES BORRACHOS?

8 Octubre 2008

¿EN MANOS DE QUIÉN DEJAMOS A NUESTROS JÓVENES BORRACHOS?

«Da positivo el conductor de autobús nocturno. La linea nocturna, se había habilitado para que los jóvenes que bebieran no cogieran sus coches.»

Asi nos informan las noticias constantemente. El descontrol entre la juventid crece dia a dia. Y nadie parece poder hacer algo para detenerlo.

Jóvenes borrachos, padres ciegos.

Van a buscar conscientemente la borrachera y la encuentran; pero a los sociólogos les sorprende y les preocupa la ceguera y la tolerancia de la mayoría de los padres.

Los datos, a fuerza de repetidos, pueden dejar de impactar, pero la dura realidad es que el 58 por ciento de los jóvenes entre 14 y 18 años admite que consume alcohol habitualmente. Van a buscar la borrachera en muchos casos, a ponerse ciegos, y los que se lo proponen lo consiguen sin esfuerzo.

En opinión de Darío Fernández, representante del Colegio de Médicos en la recién creada Mesa del botellón de Madrid, la reunión de jóvenes con el único objetivo de beber hay que enfocarla desde la perspectiva educativa, “porque se trata de una conducta grupal, gremial, y que, por lo tanto, está sometida a las reglas del aprendizaje y de la presión del grupo”.

Uno de los estudios más interesantes es el llevado a cabo por José Ramón Fernández Hermida y Roberto Secades Villa, de la facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo. El programa que han dirigido trataba de determinar el conocimiento por parte de los padres de la adicción de sus hijos al alcohol. El resultado es desesperanzador: se logró una muestra de 222 jóvenes de 13 y 14 años con patrones de consumo ya elevados o de riesgo para su edad. Sólo los padres de uno de los chicos eran conscientes de la adicción al alcohol, que en este caso también mezclaban con otras sustancias (pastillas, cannabis…).

¿Por qué esa ceguera paterna? Las familias de esos 222 muchachos no eran, ni mucho menos, desestructuradas, sino que se trataba de familias “de la clase media española”.

En general, la percepción de riesgo propio “es muy baja, y estos padres ven el problema como algo ajeno”, subraya el psicólogo. La fórmula, nada sencilla, para que los padres incrementen esa percepción de riesgo, debería pasar por que en la escuela haya un feedback, un mensaje de ida y vuelta que evite que los progenitores argumenten “ignorancia” del problema de sus hijos.

Para José Antonio Aranda, del Colegio de Sociólogos de Madrid, fenómenos como el botellón responden a factores económicos, psicológicos, sociales… “Yo me plantearía hasta qué punto esta conducta de consumo de alcohol tan ostentosa, tan exagerada, no es precisamente una llamada de atención a los adultos”, enfatiza este experto.

Según Aranda Romero, no hay que hablar de culpa de los padres, pero sí de responsabilidad.

Gonzalo Robles: “Hay que regular la venta en la calle”

-¿Por qué se ha llegado a esta situación tan preocupante en consumos de alcohol?

-Lo hemos visto con demasiada indulgencia, con bastante tolerancia social, pero creo que cada vez más hay conciencia de que hay que cercar este fenómeno.

-¿Las medidas represivas pueden ser electivas?

-El plan ha de ser global, de prevención y educación por un lado, incidiendo mucho, pero también con normativas que regulen todos los aspectos, como la publicidad del alcohol, la venta en la calle, que creo que tiene que ser regulada de una manera definitiva, y que esa normativa sea eficaz. Las sanciones tienen que causar el suficiente quebranto como para que no se vuelvan a repetir esas conductas.

-¿Cuál está siendo la actitud de los padres de estos chicos?

-Empiezan a ser conscientes, pero además de preocupación, tiene que haber ocupación. Se tiene que empezar a poner límites, criterios en las horas de llegar a casa…

-¿Se está fraguando una generación de alcohólicos?

-Creo que estamos a tiempo de evitar el tener adultos alcohólicos.

DISTRIBUCION DE LOS EMBARAZOS NO DESEADOS POR EDAD

Hasta 14    1
15          3
16         11
17         11
18         11
19         15
20         12
21          7
22          9
23          5
24          6
25          3
26          2
27          2
28          2
NC          2

Edad promedio: 19 años y 11 meses
FRACASO ESCOLAR

Hombres

Responsibilidad del colegio, la familia o los demás:   12
NC:                                                     3
Responsibilidad propia:                                85

Mujeres

Responsibilidad del colegio, la familia o los demás:   15
NC:                                                     2
Responsibilidad propia:                                83
Responsibilidad propia

Hombres                               Mujeres

26        No terminar los estudios    21
24        No aprobar: repetir         25
13        No estudiar                 14
12        No servir para el estudio   14
3         Sacar malas notas           3

Responsibilidad de otros

Hombres                               Mujeres

2         Problemas familiares        4
3         Mal sistema educativo       2
3         Inadaptación al centro      3
1         Falta de apoyo familiar     2
1         Falta de recursos económ.   1

Fuente: INJUVE. Base: Población joven entre 15 y 29 años.
FORMA DE CONTAGIO DEL SIDA (%)

Hombres                                       Mujeres

              Prácticas heterosexuales
3                                             24
4                                             22
4                                             24
4                                             23

              Prácticas homo/bisexuales

2                                              -
7                                              -
9                                              -
8                                              -

            Usuarios de drogas parenterales

65                                            67
84                                            74
84                                            73
83                                            73
Contagio hospitalario

Hombres   Mujeres

29        3
3         1
1         0
2         1

Otros

Hombres   Mujeres

1         5
2         3
2         3
2         3
15-19 años

H   301
M   99

20-24 años

H   3.038
M   1.204

25-29 años

H   11.079
M   3373

15-29 años

H   14.418
M   4.676
Fuente:
http://www.articlearchives.com/458449-1.html

 

Suicidio

Suicidio

  

 

El suicidio de Édouard Manet (óleo, 1877)

El suicidio (del latín sui caedere, matar a uno mismo) es el acto de quitarse la propia vida. Muchas religiones lo consideran un pecado, y en algunas jurisdicciones se considera un delito. Por otra parte, algunas culturas lo ven como una forma honorable de escapar de algunas situaciones humillantes, sin escapatoria o dolorosas en extremo.

Introducción  

Para considerarse suicidio, la muerte debe ser un elemento carnal y el motivo del acto, y no sólo una consecuencia casi ineludible. Así, loshombres bomba y los mártires no son considerados suicidas, dado que se sacrifican en nombre de una creencia. Tampoco son suicidas los que se sacrifican por otros en caso de emergencias ni los soldados que mueren en una guerra, y en estos casos, los muertos no son proscritos por la religión ni por la ley. En el caso de que el suicidio tenga consecuencias legales, la ley recoge que debe haber prueba de intención de morir así como la propia muerte para que el acto sea considerado un suicidio. Puede que dicho proceso sea costoso en caso de minusvalía y tenga que depender de los demás donde están entrando en una dinámica de cómplice de suicidio posiblemente penado con cárcel.

El suicidio y la ley 

En muchos países como España si un suicidio puede ser evitado por otra persona, debe hacerse. En caso contrario podría ser considerado como un caso de Omisión del deber de socorro, lo que está tipificado como delito en diversas legislaciones. Este hecho es justificado en que un intento de suicidio podría ser debido, por ejemplo, a un estado de locura transitorio, a un estado depresivo muy grave u otras situaciones análogas.

De igual manera, en legislaciones como la chilena, el auxilio al suicidio es punible según señala el Art. 393 del Código Penal: “El que con conocimiento de causa prestare auxilio a otro para que se suicide, sufrirá la pena de presidio menor en sus grados medio a máximo, si se efectúa la muerte.” Aquí la muerte opera como condición objetiva de punibilidad, es decir, sólo será culpable la conducta en la medida que se verifique el resultado de muerte; y siendo así, incurrirá el autor en la pena señalada (541 días a 5 años).

Valoraciones morales del suicidio 

La Teología dice que para algunos el suicidio consiste en “darse la muerte directamente a sí mismo”; y aclara que aunque ambas opiniones son semejantes, encierran matices distintos. Mientras que para los primeros el suicidio directo es siempre intrínsecamente malo, para los segundos, el suicidio directo es siempre pecaminoso, pero el suicidio indirecto, no lo es. Precisamente, debemos entender que el suicidio directo es aquel en que el ser humano busca mediante un acto que de suyo es capaz de causarla; mientras en el indirecto, la persona se da muerte sin procurarla libremente. Una clasificación posible de las tantas que se pueden hacer es la que divide los suicidios en:

  • Los vicariantes: se adelantan o aceleran el acto de la muerte que se vislumbra en un futuro, con la justificación de que no hay esperanzas y sólo creen ver a su alrededor sufrimientos y nada puede compensar el período de espera.
  • Los perfeccionistas: no toleran cualquier disminución de los atributos a su persona, lo mismo en la belleza que en la potencia sexual, o un defecto cualquiera, menoscabo económico o social, o la pérdida del poder y prestigio.
  • Los hedonistas: no soportan nada que constituya un impedimento o una disminución del placer de predominio sensual.
  • Los transicionales: ante ciertas crisis vitales de transición inevitables, optan por el suicidio.
  • Los sintomáticos: dependen de una enfermedad mental, psicosis, confusión mental, demencia y depresión.

El suicidio: Evolución histórica  

La actitud de los hombres ante la muerte no ha sido la misma a través de los tiempos; cuando un hombre de hoy habla de su muerte, piensa que si le fuera dado escogería una muerte súbita, sin dolor, como un leve sueño. El hombre del medioevo se sentiría aterrado de ello, porque como lo expresa el padre de Hamlet, en la famosa obra de Shakespeare, moriría “en la flor del pecado”; por eso el hombre de la edad media prefería un tiempo de arrepentimiento y de balance de sus deudas con Dios y con los hombres, inclusive en las oraciones medievales se rezaba “líbranos Señor de la muerte repentina”.

“Las antiguas civilizaciones sacralizaron la muerte, la domesticaron, queriendo restarle dramatismo e integrarla en un sistema de ritos y creencias que tenían por objeto convertirla en una etapa más del destino, por ello, rechazaban y condenaban el suicidio: el cuerpo del suicida era castigado, arrastrado por el suelo, y no tenía derecho a ser sepultado en la Iglesia… solo en el caso del soldado vencido que se suicidaba por honor, o de otras formas de suicidio como el duelo.”

En sociedades donde la sacralidad era la cosmovisión vigente, es lógico que el comportamiento suicida se rechazara, pues el hombre no tenía permitido modificar su destino, que estaba en las manos de Dios, tampoco se le reconocía al ser humano el derecho de imponer a la sociedad la presencia intempestiva de la muerte por una decisión personal, una sociedad así, no permitía que el individuo la forzara moralmente ni a ella ni a Dios.

El suicidio ha estado ligado a la humanidad y sus costumbres: los mayas, según refiere la historia, veneraban a Ixtab, la diosa del suicidio, y, en el Lejano Oriente, los japoneses se hacían el “harakiri” para lavar la deshonra.

Fue a partir del siglo XIX cuando se perdió ese sentido de socialización, inserto en la ritualidad. La sociedad emergente rechazó aquel paradigma medieval. La muerte fue liberada y pasó al dominio privado, el cadáver era velado en la casa, sepultado en familia, y en ese sentido la muerte pasó a depender cada vez más de la voluntad del individuo. De este modo, la sociedad occidental se había desvinculado de la muerte y del suicidio en particular.

El suicidio era, tiempo atrás en occidente, algo vergonzoso para la familia; era sinónimo de debilidad, de enfermedad, de conducta inadecuada y por ello pocos o casi nadie lo daban a conocer. Actualmente las cosas son distintas, ya que este acto se ve como un síntoma de enfermedad y se acepta, se denuncia, lo que ha aumentado las cifras de manera alarmante. Es un problema en el que parece haber consenso entre sociólogos, psicólogos, psiquiatras, antropólogos y demógrafos, cuando lo consideran como un rasgo de la modernidad, uno de los males del siglo.

Visión sociológica del suicidio  

El sociólogo francés Émile Durkheim en su obra El suicidio (1897), señala que los suicidios son fenómenos individuales, que responden esencialmente a causas sociales. Las sociedades presentan ciertos síntomas patológicos, ante todo la integración o regulación social ya sea excesiva o insuficiente del individuo en la colectividad. Por tanto el suicidio sería un hecho social.

Durkheim comienza su estudio en 1835 con una definición de suicidio como: Todo caso de muerte que resulta directa o indirectamente de un acto positivo o negativo realizado por la víctima misma, y que, según ella sabia, debía producir este resultado. Ejemplo de un acto positivo: dispararse en la cabeza; ejemplo de un acto negativo: rehusar a ingerir cualquier medicina hasta dejarse morir.

Durkheim distingue cuatro clases de suicidios:

  1. suicidio egoísta típico de sociedades deficientes o carencia de integración social
  2. suicidio anómico característico de falta de regulación social (anomia), o sea, las normas sociales no son interiorizadas como propias por parte del individuo.
  3. suicidio fatalista cuando existe un alto grado de regulación social.
  4. suicidio altruista característico de sociedades con alto grado de integración social.

Suicidas famosos 

Categoría principal: Suicidas

El suicidio ha sido un hecho que siempre ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad. Varios personajes famosos de la actualidad y del pasado se han suicidado

Artículos relacionados

Véase también  

Enlaces externos 

Derechos humanos – Comercio

Derechos humanos – Comercio  

A pesar de que tanto la Declaración Universal de los Derechos Humanos como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ponen énfasis en la importancia del derecho al trabajo, pero ninguno de los documentos menciona explícitamente al comercio como mecanismo para asegurar este derecho fundamental. Y, sin embargo, el comercio tiene un importante rol en como generador de empleo. 113

Algunos expertos argumentan que el comercio es inherente a la naturaleza humana y que, cuando los gobiernos inhiben el comercio internacional, están indirectamente inhibiendo el derecho al trabajo y otros beneficios indirectos como el derecho a la educación que el aumento en empleo e inversión ayuda a conseguir. 114

Otros argumentan que la posibilidad de comerciar no afecta a todos de la misma manera- muchas veces, grupos marginados como pobres rurales, indígenas y mujeres tienen menos probabilidad de acceder a los beneficios del comercio. 115

Otros piensan que ya no son los individuos los que comercian sino las compañías y, por lo tanto, no puede garantizarse como derecho humano.[necesita cita] Además, tratando de agregar conceptos debajo del paraguas de lo que se considera derecho humano, puede diluir su importancia. Finalmente, es difícil definir el derecho al comercio como “justo”116 ya que todos los régimenes crean “ganadores” y “perdedores” y cambiar las reglas sólo genera perdedores diferentes, no necesariamente menos. 117

Bibliografía 

  • Clavero, Bartolomé (1994). Derecho indígena y cultura constitucional en América. México: siglo veintiuno editores. ISBN 968-23-1946-3.
  • Fernández-Galiano, Antonio; de Castro Cid, Benito (1999). Lecciones de Teoría del Derecho y Derecho Natural. Madrid: Universitas. ISBN 84-7991-087-9.
  • González-Carvajal, Luis (2005). En defensa de los humillados y ofendidos. Los derechos humanos ante la fe cristiana. Santander: Sal Terrae. ISBN 84-293-1587-X.
  • González Uribe, Héctor (1988-1989). «Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?» (PDF).Jurídica. Anuario del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana (19): pp. 325-341. ISSN 1405-0935. Consultado el 1 de octubre de 2007.
  • Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X.
  • Ricoeur, Paul (coord.) (1985). Los fundamentos filosóficos de los derechos humanos. Barcelona: Serbal/UNESCO. ISBN 84-7628-003-3.
  • Sánchez Rubio, David (2007). Repensar derechos humanos. De la anestesia a la sinestesia. Sevilla: Editorial MAD. ISBN 84-665-7152-3.

Referencias 

  1.  Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 44; de forma similar, Nino, Carlos S. Ética y derechos humanos, pág. 40. El concepto “bienes primarios” procede de John Rawls.
  2.  Héctor Morales Gil de la Torre (1996): «Introducción: notas sobre la transición en México y los derechos humanos», en Derechos humanos: dignidad y conflicto. México: Universidad Interamericana, 1996. ISBN 968-859-248-X, pág. 19
  3.  Thierry, Hubert; Combacau, Jean; Sur, Serge; Vallée, Charles (1986), Droit International Public, Paris: Montchrestien. ISBN 978-2-7076-0236-7
  4.  Diversas tesis realistas, por el contrario, vinculan los derechos humanos con los contextos sociohistóricos. Jesús Antonio de la Torre Rangel defiende una posición ecléctica de “iusnaturalismo histórico”, según la cual los derechos humanos se derivan de la confluencia entre la constitución ontológica del hombre y la situación histórica de cada momento (Torre Rangel, Jesús Antonio de la (2006). El Derecho como arma de liberación en América Latina. San Luis Potosí: Departamento de Publicaciones de la Facultad de Derecho. ISBN 968-9065-00-9., págs. 44 y ss
  5.  «Durante la segunda mitad del siglo XVIII se produjo la paulatina sustitución del término clásico de los “derechos naturales” por el de los “derechos del hombre” […] La nueva expresión […] revela la aspiración del iusnaturalismo iluminista por constitucionalizar, o sea, por convertir en derecho positivo, en preceptos del máximo rango normativo, los derechos naturales» (Pérez Luño, Antonio Enrique (1986). Los derechos fundamentales. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1114-6., págs. 32 y 33)
  6.  Zimmerling, Ruth (abril de 2004). «Los derechos humanos en un mundo globalizado y unipolar. Contra la devaluación conceptual y el cinismo práctico» (PDF).Isonomía (20): 89. ISSN 1405-0218. Consultado el 21 de diciembre de 2007.
  7. ↑ a b Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 41
  8.  «En las décadas transcurridas desde la proclamación de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el tema de los derechos humanos ha provocado tanta discusión y producido tanta literatura especializada que es difícil aportar ideas nuevas en este campo» (Zimmerling, Ruth (abril de 2004). «Los derechos humanos en un mundo globalizado y unipolar. Contra la devaluación conceptual y el cinismo práctico» (PDF). Isonomía (20): 89. ISSN 1405-0218. Consultado el 21 de diciembre de 2007., pág. 1)
  9.  Sánchez Rubio, David (2007). Repensar derechos humanos. De la anestesia a la sinestesia. Sevilla: Editorial MAD. ISBN 84-665-7152-3., pág. 15
  10.  «the state is the prime organ that can protect and/or violate human rights» («el Estado es el principal órgano que puede proteger o violar los derechos humanos»).Landman, Todd (2006). Studying human rights. Routledge. ISBN 0-415-32605-2., pág. 9. En la actualidad, afirma este mismo autor, se comienza a prestar atención también a la responsabilidad en la violación de derechos humanos de actores no estatales, como movimientos guerrilleros, organizaciones terroristas, señores de la guerra, empresas multinacionales o instituciones financieras internacionales.
  11.  Velásquez, Manuel G. (2006). Ética en los negocios: Conceptos y casos. Pearson. ISBN 970-26-0787-6., pág. 76
  12.  Sánchez Rubio, David (2007). Repensar derechos humanos. De la anestesia a la sinestesia. Sevilla: Editorial MAD. ISBN 84-665-7152-3., p. 102
  13.  Ryosuke Inagaki (1985): «El concepto de derechos humanos en Japón.», en Los fundamentos filosóficos de los derechos humanos. Barcelona: Serbal/UNESCO, 1985. ISBN 84-7628-003-3, p. 214
  14.  R. C. Pandeya (1985): «Fundamentos filosóficos de los derechos humanos. Perspectiva hindú.», en Los fundamentos filosóficos de los derechos humanos. Barcelona: Serbal/UNESCO, 1985. ISBN 84-7628-003-3, p. 295
  15.  Paulin J. Hountondji (1985): «El discurso del amo: observaciones sobre el problema de los derechos humanos en África.», en Los fundamentos filosóficos de los derechos humanos. Barcelona: Serbal/UNESCO, 1985. ISBN 84-7628-003-3, p. 357
  16.  Carrillo-Salcedo, Juan Antonio (1999). Dignidad frente a barbarie. La Declaración Universal de Derechos Humanos, cincuenta años después. Madrid: Editorial Trotta. ISBN 978-84-8164-290-2., p. 116
  17.  Id., p. 119
  18. ↑ a b Documento de Amnistía Internacional, basado en un texto de Leonardo Aravena (1998), Una larga marcha hacia los derechos humanos [27 de diciembrede 2007 en Internet Archive]
  19.  Molas, Pere (1993): «La estructura social de la Edad Moderna europea», en Manual de Historia Moderna. Barcelona: Ariel, 1993. ISBN 84-344-6572-8, pág. 72
  20.  Clavero, Bartolomé (1994). Derecho indígena y cultura constitucional en América. México: siglo veintiuno editores. ISBN 968-23-1946-3., págs. 8 y 12
  21. ↑ a b Pérez Marcos, Regina María (2000). “Derechos humanos e Inquisición, ¿conceptos contrapuestos?” (pdf). Revista de la Inquisición (9): 181-190. ISSN 1131-5571. Consultado el 16 de junio de 2007.
  22.  Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X., pág. 25; también Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), pág. 287
  23.  Ketchekian, S. F. (1965). “Origen y evolución de los derechos del hombre en la Historia de las ideas políticas”. RICS (5): 324.
  24.  Abbas Milani (2004). Lost Wisdom: Rethinking Persian Modernity in Iran. Mage Publishers. ISBN 0-934211-90-6., pág. 12
  25.  Narváez Hernández, José Ramón (2005): «Apuntes para empezar a descifrar al destinatario de los derechos humanos», en Revista Telemática de Filosofía del Derecho, nº 8. ISSN 1575-7382, pág. 202
  26.  Pérez Royo, Javier (2005). Curso de Derecho Constitucional. Madrid: Marcial Pons. ISBN 84-9768-250-5., págs. 237 y 238
  27.  González Uribe, Héctor (1988-1989): «Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?», en Jurídica. Anuario del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, nº 19. ISSN 1405-0935, págs. 326 y 327
  28.  Aristóteles, Política. Libro primero, capítulo II; De la esclavitud
  29.  Labardini, Rodrigo (1988-1989): «Orígenes y antecedentes de derechos humanos hasta el siglo XV», en Jurídica. Anuario del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, nº 19. ISSN 1405-0935, págs. 294 y ss
  30.  Platón, República 449, 450 y 460.
  31.  Aristóteles, Política. Libro tercero
  32.  Labardini, Rodrigo (1988-1989): «[[1] Orígenes y antecedentes de derechos humanos hasta el siglo XV]», en Jurídica. Anuario del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, nº 19. ISSN 1405-0935, pág. 298
  33.  Aristóteles, Política. Libro tercero, capítulo V
  34.  Gómez Pérez, Rafael (2005). Breve historia de la Cultura Europea. Madrid: Rialp. ISBN 84-321-3558-5., pág. 17
  35.  González Uribe, Héctor. Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?, pág. 328
  36.  de Sebastián, Luis (2000). De la esclavitud a los derechos humanos. Barcelona: Ariel. ISBN 84-344-1204-7., pág. 19
  37.  Von Balthasar, Hans Urs (1997). Antiguo Testamento (Gloria 6). Editorial Encuentro. ISBN 84-7490-213-4., págs. 149 y 150
  38.  «Mirad, el jornal de los obreros que segaron vuestros campos y ha sido retenido por vosotros está clamando y los gritos de los segadores están llegando a oídos del Señor todopoderoso» Santiago 5:4
  39.  Stark, Rodney (1996). The Rise of Christianity: A Sociologist Reconsiders. Princeton University Press. ISBN 0-691-02749-8., pág. 95
  40.  González Uribe, Héctor. Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?, págs. 328 y 329
  41.  Pérez Luño, Antonio Enrique (1986). Los derechos fundamentales. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1114-6., pág. 30
  42.  Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), pág. 288
  43.  Pérez Luño, Antonio Enrique (1986). Los derechos fundamentales. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1114-6., págs. 31
  44.  El origen divino de la monarquía ya había sido criticado por Francisco Suárez, de la Escuela de Salamanca, en su obra Defensio Fidei Catholicae adversus Anglicanae sectae errores de 1613.
  45.  Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), pág. 546
  46.  Pérez Royo, Javier (2005). Curso de Derecho Constitucional. Madrid: Marcial Pons. ISBN 84-9768-250-5., pág. 238
  47.  Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X., pág. 26
  48.  Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), pág. 289
  49.  Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), pág. 546
  50.  Pérez Luño, Antonio Enrique (1986). Los derechos fundamentales. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1114-6., pág. 32
  51.  López Garrido, Diego; Massó Garrote, Marcos Fco y Pegoraro, Lucio (directores) (2000). Nuevo Derecho constitucional comparado. Valencia: Tirant lo blanch.ISBN 84-8442-186-4.
  52.  González Uribe, Héctor. Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?, pág. 331
  53.  De manera similar, el Preámbulo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirmó en 1948 que “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad“.
  54.  González Uribe, Héctor. Fundamentación filosófica de los derechos humanos ¿personalismo o transpersonalismo?, pág. 332
  55.  Id., págs. 332 y 333
  56.  Torres Cazorla, María Isabel (2002): «La protección internacional de los derechos humanos», en Lecciones de Derecho internacional público. Madrid: Tecnos, 2002. ISBN 84-309-3888-5, pág. 509
  57.  Bobbio, Norberto (1966): «L’illusion du fondement absolu», en Le fondement des droits de l’homme (Actes des entretiens de L’Aquila, 14-19 septembre 1964, Institut International de Philosophie). Firenze: La Nuova Italia, 1966. ISBN, págs. 11 y ss
  58.  Fix-Zamudio, Héctor (1998), Liber Amicorum, Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, San José, Costa Rica [18 de septiembre de 2007]
  59.  «Sin resolverlo [el problema de la fundamentación] no es posible encontrar una respuesta satisfactoria a los problemas políticos y jurídicos que plantean los derechos humanos» (Castellano, Danilo (2004). Racionalismo y derechos humanos. Sobre la anti-filosofía político-jurídica de la “modernidad”. Madrid: Marcial Pons. ISBN 978-84-9768-116-2., pág. 17). En el mismo sentido, Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X., pág. 134
  60.  Labardini, Rodrigo (1988-1989): «Orígenes y antecedentes de derechos humanos hasta el siglo XV», en Jurídica. Anuario del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, nº 19. ISSN 1405-0935 [2], págs. 288 y 289
  61.  Beuchot, Mauricio (1999). Derechos humanos. Historia y Filosofía. México D.F.: Distribuciones Fontamara. ISBN 968-476-310-7., pág. 9
  62.  Recasens Siches, Luis (1974): «Los derechos humanos», en Diánoia, nº 20. , pág. 133
  63.  Ferrajoli, Luigi (2001). Los fundamentos de los derechos fundamentales. Madrid: Trotta. ISBN 978-84-8164-436-4., págs. 22 y 293
  64.  Pérez Luño (2005), pág. 57
  65.  Vergés Ramírez, págs. 28 y 29
  66.  «El ejercicio de la libertad no implica el derecho a decir y hacer cualquier cosa». Catecismo de la Iglesia Católica. Madrid: Asociación de Editores del Catecismo, 1992. ISBN 84-288-1100-8, 1740. Disponible en internet en la página oficial de la Santa Sede.
  67.  Kohen, Ari (2007). In Defense of Human Rights: A Non-Religious Grounding in a Pluralistic World. Routledge. ISBN 0-415-42015-6.
  68.  Pérez Luño, Antonio Enrique (1986). Los derechos fundamentales. Madrid: Tecnos (serie Temas clave de la Constitución Española). ISBN 84-309-1114-6.
  69.  Pérez Luño (2005), pág. 147
  70.  Ansuátegui Roig, Francisco Javier (1997). Poder, ordenamiento jurídico, derechos. Madrid: Librería-Editorial Dykinson. ISBN 84-8155-219-4., pág. 16
  71.  Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X., pág. 59
  72.  Bulygin, Eugenio (1987), págs. 79 y 80
  73.  Pérez Luño (2005), págs. 59 y 60
  74.  Bulygin, Eugenio (1987), pág. 81
  75. ↑ a b Ramos, Jorge. La teoría dualista de los derechos fundamentales, en Club Lorem Ipsum (publicado el 30 de octubre de 2006)
  76.  Ferrajoli, Luigi (2004). Derecho y Razón. Teoría del garantismo penal. Madrid: Editorial Trotta. ISBN 84-8164-495-1.de la Torre Rangel, Jesús Antonio (2006). El Derecho como arma de liberación en América Latina. San Luis Potosí: Departamento de Publicaciones de la Facultad de Derecho. ISBN 968-9065-00-9., págs. 167 y ss.
  77.  de la Torre Rangel, Jesús Antonio (2006). El Derecho como arma de liberación en América Latina. San Luis Potosí: Departamento de Publicaciones de la Facultad de Derecho. ISBN 968-9065-00-9., págs. 171 y 172
  78.  Pérez Luño, Antonio Enrique (2005). Derechos humanos, Estado de Derecho y Constitución. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-4284-X., pág. 61
  79.  Pérez Luño (2005), pág. 62
  80.  Landman, Todd (2006). Studying human rights. Routledge. ISBN 0-415-32605-2., pág. 4.
  81.  Sánchez Rubio, David. Repensar derechos humanos. De la anestesia a la sinestesia, pág. 29
  82.  Gallardo, Helio (2000). Política y transformación social. Discusión sobre derechos humanos. Quito: SERPAJ/Editorial Tierra Nueva. ISBN 9978-41-198-4., pág. 15
  83.  Herrera, Joaquín (2000): «Hacia una visión compleja de los derechos humanos», en El vuelo de Anteo: derechos humanos y crítica de la razón liberal. Editorial Desclée de Brouwer, 2000. ISBN 978-84-330-1541-9, pág. 78
  84.  Habermas, Jürgen (1973): «Auszug aus Wahrheitstheorien», en Wirklichkeit und Reflexion. Festschrift fur Walter Schulz. Pfullingen: Neske, 1973.
  85.  Fernández Galiano, Antonio y de Castro Cid, Benito (1999), págs. 558 y 559
  86.  Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 203
  87.  Bentham, Jeremy (1973). Fragmento sobre el gobierno. Madrid: Aguilar., pág. 3
  88.  Bentham, J. (1962): «Anarchical Fallacies; being and examination of the Declaration of Rights issued during the French Revolution», en Works, vol II. New York: Russell & Russell, 1962. , pág. 500
  89.  Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 207
  90.  Álvarez Gálvez, Íñigo ({{{Año}}}), Una fundamentación utilitarista de los derechos humanos: J. S. Mill [26 de enero de 2008]
  91.  Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 203
  92.  Diniz Cury, Rodrigo : «Utilitarismo, direitos e deveres», . , pág. 9
  93.  Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 220
  94.  Citado en Papacchini, Ángelo. Filosofía y derechos humanos, pág. 220
  95.  Comité de Derechos Humanos, Observación General nº 24, parágrafo 10 (en inglés)
  96.  Comité de Derechos Humanos, Observación General nº 29, parágrafo 11 (en inglés)
  97.  Se obvian, por lo tanto, las teorías que niegan la existencia o validez de la noción “derechos humanos”, como la mayoría de los iuspositivismos y ciertas teorías utilitaristas o comunitaristas.
  98.  Laporta, Francisco (1989): «Ética y Derecho en el pensamiento contemporáneo», en Historia de la ética, t. III, “La ética contemporánea”. Barcelona: Ed. Crítica, 1989. ISBN 978-84-7423-426-8, pág. 293
  99.  Pérez Luño, Antonio-Enrique (2006). La tercera generación de Derechos Humanos. Navarra: Aranzadi. ISBN 84-9767-640-8., pág. 33
  100.  Helio Gallardo, por ejemplo, hace referencia a cinco en Gallardo, Helio (julio/diciembre de 2003). “Nuevo Orden Internacional, derechos humanos y Estado de Derecho en América Latina” (pdf). Revista Crítica Jurídica (22): 260, nota al pie nº6. Consultado el 20 de junio de 2007.
  101.  Pérez Luño, Antonio-Enrique (2006). La tercera generación de Derechos Humanos. Navarra: Aranzadi. ISBN 84-9767-640-8., p. 28
  102.  Pérez Luño, Antonio-Enrique (2006). La tercera generación de Derechos Humanos. Navarra: Aranzadi. ISBN 84-9767-640-8., pp. 32 y 33
  103.  Vallespín Pérez, David (2002). El modelo constitucional de juicio justo en el ámbito del proceso civil. Barcelona: Atelier. ISBN 84-95458-64-0., p. 31
  104.  Roberto González Álvarez, Aproximación a los Derechos Humanos de Cuarta Generación
  105.  Vallespín Pérez, David (2002). El modelo constitucional de juicio justo en el ámbito del proceso civil. Barcelona: Atelier. ISBN 84-95458-64-0.
  106.  Matcher, Franz, «La protection judiciarie des droits de l’homme», Informe General presentado en el Congreso Internacional Extraordinario de Derecho Procesal, Bolonia, 1988, v. I, sobre la Tutela giurisdizionale dei diritti dell’uomo a livello nazionale ed internazionale, p. 12.
  107.  Pérez Luño, Antonio Enrique (1991): «La evolución del Estado social y la transformación de los derechos fundamentales», en Problemas de legitimación en elEstado Social. Madrid: Trotta, 1991. , pp. 96 y 97
  108.  Morello, Augusto Mario (1998): «Los derechos del hombre de las tercera y cuarta generaciones», en Estudios de derecho procesal – nuevas demandas – nuevas respuestas, v. 2. Buenos Aires: Platense/Abeledo-Perrot, 1998. , pp. 943-951
  109.  Gelman, Robert B., Declaración de los Derechos Humanos en el ciberespacio
  110.  Bustamante Donas, Javier, Hacia la cuarta generación de Derechos Humanos: repensando la condición humana en la sociedad tecnológica
  111.  Bustamante Domas, Javier (septiembre/diciembre de 2001). “Hacia la cuarta generación de Derechos Humanos: repensando la condición humana en la sociedad tecnológica” (pdf). Revista Interamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación (1). Consultado el 18 de septiembre de 2007.
  112.  Gallardo, Helio (julio/diciembre de 2003). “Nuevo Orden Internacional, derechos humanos y Estado de Derecho en América Latina” (pdf). Revista Crítica Jurídica (22): 260, nota al pie nº6. Consultado el 20 de junio de 2007.
  113.  “COPLA: ¿Debe considerarse el comercio como derecho humano?”. Consultado el 9 de diciembre de 2008.
  114.  Fernández, Soraya. “Proteger el acceso a los mercados”COPLA. Consultado el 9 de diciembre de 2008.
  115.  Jones, Nicola and Hayley Baker. “”Untangling links between trade, poverty and gender”.”Overseas Development Institute.
  116.  Ellis, Karen y Keane Jodie (noviembre de 2008). “”Do we need a new ‘Good for Development’ label?””Overseas Development Institute: nº. Consultado el 9 de diciembre de 2008.
  117.  Meyn, Mareike. “Haciendo funcionar el comercio para el desarrollo: Los derechos no son el enfoque adecuado”COPLA. Consultado el 9 de diciembre de 2008.

    Derechos humanos – Otras propuestas

    Derechos humanos –  Otras propuestas  

    Autores como David Vallespín Pérez,105 Franz Matcher,106 Antonio Pérez Luño,107 Augusto Mario Morello,108 Robert B. Gelman109 y Javier Bustamante Donas110 afirman que está surgiendo una cuarta generación de derechos humanos. No obstante, el contenido de la misma no es claro, y estos autores no presentan una propuesta única. Normalmente toman algunos derechos de la tercera generación y los incluyen en la cuarta, como el derecho al medio ambiente o aspectos relacionados con la bioética. Javier Bustamante afirma que la cuarta generación viene dada por los derechos humanos en relación con las nuevas tecnologías;111 otros, que el elemento diferenciador sería que, mientras las tres primeras generaciones se refieren al ser humano como miembro de la sociedad, los derechos de la cuarta harían referencia al ser humano en tanto que especie.

    Helio Gallardo, por su parte, defiende la existencia de cinco generaciones de derechos humanos,112 que identifica con las reivindicaciones de diferentes grupos sociales. Serían los derechos civiles y políticos, reclamados por la burguesía; los económicos, sociales y culturales, propios de los movimientos obreros y antiesclavistas; los derechos de los pueblos y sectores diferentes, incluyendo las luchas de descolonización yfeministas; los ambientales, que define como derechos las generaciones futuras; y los relativos al control del cuerpo y la organización genética de uno mismo, enfrentados a la mercantilización del interior de la vida.


    Derechos humanos -Tres generaciones de derechos humanos

    Derechos humanos -Tres generaciones de derechos humanos 

    La división de los derechos humanos en tres generaciones fue concebida por primera vez por Karel Vasak en 1979. Cada una se asocia a uno de los grandes valores proclamados en la Revolución Francesalibertad, igualdad, fraternidad.

    Los derechos de primera generación son los derechos civiles y políticos, vinculados con el principio de libertad. Generalmente se consideran derechos de defensa o negativos, que exigen de los poderes públicos su inhibición y no injerencia en la esfera privada. Por su parte, los derechos de segunda generación son los derechos económicos, sociales y culturales, que están vinculados con el principio deigualdad. Exigen para su realización efectiva de la intervención de los poderes públicos, a través de prestaciones y servicios públicos.101Existe cierta contradicción entre los derechos contra el Estado (primera generación) y los derechos sobre el Estado (segunda generación). Los defensores de los derechos civiles y políticos califican frecuentemente a los derechos económicos, sociales y culturales como falsos derechos, ya que el Estado no puede satisfacerlos más que imponiendo a otros su realización, lo que para éstos supondría una violación de derechos de primera generación.

    Por su parte, la tercera generación de derechos, surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario. Normalmente se incluyen en ella derechos heterogéneos como el derecho a la paz, a la calidad de vida o las garantías frente a lamanipulación genética,102 aunque diferentes juristas asocian estos derechos a otras generaciones: por ejemplo, mientras que para Vallespín Pérez la protección contra la manipulación genética sería un derecho de cuarta generación,103 para Roberto González Álvarez es una manifestación, ante nuevas amenazas, de derechos de primera generación como el derecho a la vida, la libertad y la integridad física.104


    Derechos humanos – Clasificación generacional de derechos humanos

    Derechos humanos – Clasificación generacional de derechos humanos  

    Aunque la mayoría de las doctrinas jurídicas distinguen varias generaciones de derechos humanos, existen múltiples y diferentes clasificaciones. Todas suelen coincidir al describir la primera generación, pero posteriormente se ramifican y complejizan. Además, existen al menos dos concepciones de esta visión generacional. Para una de ellas, son expresión de una racionalidad que se realiza progresivamente en el tiempo; para otras, cada generación de derechos humanos es expresión de una racionalidad diferente y puede entrar en conflicto con las demás. Por otra parte, existen posiciones que evitan pronunciarse acerca categorías de derechos humanos y más bien tienden a enfocarlos como un sistema unitario.

    Cada nueva generación, que se clasifica cronológicamente en relación con las anteriores, ha sido objeto de críticas. Si ya los derechos de la primera generación fueros criticados, también sucedió con los derechos de la segunda durante el siglo XX, si bien en la actualidad la casi totalidad de los juristas los aceptan. Hoy en día es objeto de debate la existencia de una tercera generación de derechos humanos ya que, tanto desde el punto de vista jurídico como político, se critica la indeterminación de esta categoría y su difícil garantía.99 No obstante estas objeciones, existen teorías que hablan de cuatro e incluso cinco generaciones de derechos humanos.100

    Derechos humanos y derechos constitucionales

    Derechos humanos y derechos constitucionales  

    Es importante diferenciar y no confundir los derechos humanos con los derechos constitucionales. Aunque generalmente los derechos humanos se suelen recoger dentro de los derechos constitucionales, no siempre coinciden. Para determinar qué derechos son “constitucionales” basta con recurrir al catálogo de derechos reconocidos por las constituciones políticas de los Estados; el concepto de “derechos humanos” pertenece más bien al ámbito de la Filosofía del Derecho.

    La relación entre ambos conceptos ha sido estudiada por numerosos autores y es problemática. De entre los que reconocen la virtualidad del concepto de derechos humanos,97 las teorías iusnaturalistas consideran que la existencia de los derechos humanos es independiente de su reconocimiento como derechos constitucionales. Para algunos autores, como Francisco Laporta, existiría un pequeño número de derechos humanos básicos, de los que se derivarían los derechos constitucionales más concretos.98

    Por su parte, para las teorías dualistas –las que otorgan importancia tanto al fundamento moral de los derechos como a su positivación– los conceptos de derechos humanos y derechos constitucionales tendrían un contenido equivalente. Luigi Ferrajoli considera, en su teoría del garantismo jurídico, que, siendo los derechos constitucionales o fundamentales los reconocidos en la Carta Magna de los Estados, los derechos humanos son aquellos que se reconocen a todos, independientemente de su ciudadanía y su capacidad de obrar: la constitución de un país, por ejemplo, puede otorgar derechos a sus ciudadanos que no abarquen a los no nacionales (por ejemplo, el derecho al voto). En ese caso se trataría de derechos constitucionales que se reconocen al ciudadano, pero no podrían ser derechos humanos si no se reconoce a todas las personas sean de la condición que sean.

    Derechos humanos – Aspectos institucionales y jurídicos

    Derechos humanos – Aspectos institucionales y jurídicos  

    Los derechos humanos tienen una creciente fuerza jurídica, en tanto que se integran en las constituciones y, en general, en el ordenamiento jurídico de los Estados. También, en el ámbito de la comunidad internacional, por su reconocimiento en numerosos tratados internacionales –tanto de carácter general como sectorial; universal y regional– y por la creación de órganos jurisdiccionales, cuasijurisdiccionales o de otro tipo para su defensa, promoción y garantía.

    Además, debido a su aceptación, diversos derechos humanos se consideran parte del Derecho internacional consuetudinario y algunos incluso normas de ius cogens, tal y como han afirmado órganos internacionales como el Comité de Derechos Humanos o la Corte Internacional de Justicia. Entre ellos se encuentran la prohibición de la tortura y de la privación arbitraria de la vida95 o el acceso a unas mínimas garantías procesales y la prohibición de detención arbitraria.96

    Derechos humanos – Utilitarismo

    Derechos humanos – Utilitarismo  

    En un principio, el utilitarismo surgió como una alternativa a la idea de los derechos humanos, más que como una propuesta de fundamentación; aunque posteriormente John Stuart Mill y otros autores han tratado de sustentar los derechos humanos desde esta filosofía.86El utilitarismo, como doctrina ética, considera «la mayor felicidad para el mayor número como la medida de lo justo y de lo injusto».87 Los utilitaristas parten del rechazo de la idea de derechos humanos como derechos naturales: especialmente crítico con dicha idea fue Jeremy Bentham, que calificó como un sinsentido la afirmación de que existen derechos previos al Estado:88 los derechos, de existir, son un producto social que se justifica desde el principio de la utilidad.89

    Según John Stuart Mill, los derechos son reglas para la maximización de la felicidad; pero añade que los derechos no son absolutos dado que, en determinadas condiciones excepcionales, su cumplimiento nos aleja tanto del fin (maximización de la utilidad social) que no cabe compensar la pérdida de felicidad con el peso, importante, que tienen.90

    Esta fundamentación utilitarista ha sido objeto de críticas que enfatizan la falta de garantía de los derechos humanos, que podrían ser violados para la consecución de la mayor felicidad para el mayor número. En esta línea han incidido especialmente John Rawls91 o James Fishkin.92Thomas Nagel y muchos otros han denunciado el uso del enfoque utilitarista para justificar el uso de violencia a gran escala contra la población civil o el uso de armas de destrucción masiva entendidas como un mal menor, la forma más rápida de obtener la victoria en una guerra y evitar, supuestamente, un mayor número de muertes.93 La reacción de los utilitaristas ante estas críticas hicieron surgir teorías como la del utilitarismo de normas, el utilitarismo de normas ideales o la integración de un principio de respeto a las personas. Richard Brandt define elutilitarismo de normas como el que afirma que “un acto es obligatorio sólo si la aceptación uniforme de una regla correspondiente maximizará la utilidad esperable”.94 El utilitarismo de normas, por lo tanto, no valora sólo los efectos de un acto específico, sino los efectos de su generalización.

    Descubren el fósil de la serpiente prehistórica más grande hallada hasta ahora

    PALEONTOLOGÍA | Estudio de ‘Nature’

    Descubren el fósil de la serpiente prehistórica más grande hallada hasta ahora

    Recreación artistica de la serpiente prehistórica hallada en Colombia. | NatureRecreación artística de la serpiente prehistórica hallada en Colombia. | Nature

    Una descomunal serpiente de 14 metros de largo y 1,25 toneladas de peso vivía hace 60 millones de años en la selva tropical de Colombia. Sus huesos fosilizados han sido hallados por un equipo multidisciplinar de científicos en una mina abandonada de carbón de la localidad de Cerrejón, en el norte del país americano. La noticia del descubrimiento la publica hoy la revista Nature.

    La serpiente de gigantescas proporciones es tan larga como un autobús,pesa como un coche utilitario y entraría a duras penas por el dintel de una puerta. El paleobotánico colombiano Carlos Jaramillo, del Smithsonian Institute y el paleontólogo Jonathan Bloch, del Museo de Historia Natural de Florida, han dado nombre al monstruo: Titanoba Cerrejonensis.

    La culebra en cuestión es una boa constrictor parecida a las actuales, que vivió hace entre 60 y 45 millones de años en la cuenca del Amazonas. Su tamaño se debe, según sus descubridores, a que entonces la temperatura de la región estaba entre 30 y 34 grados centígrados de media anual, mientras que ahora la temperatura media es de 28ºC.

    Esto explicaría que los animales de sangre fría se beneficiaran de las condiciones climáticas de entonces; a mas calor, sangre más caliente y menor esfuerzo metabólico, lo que les permitía tener aún más tamaño y condiciones de gigantismo. De hecho, otros fósiles de tortugas y cocodrilos encontrados en el mismo yacimiento tiene también tamaños extragrandes.

    En los bosques tropicales es difícil hallar restos fosilizados, puesto que la roca madre se encuentra a mayor profundidad cubierta por la materia orgánica de millones de años de biomasa forestal muy abundante. En este caso, ha sido decisivo que los restos estuvieran entre el carbón de la mina.

    Una boa actual, sobre la vértebra de la serpiente prehistórica. | NatureUna boa actual, sobre la vértebra de la serpiente prehistórica. | Nature

    «El hallazgo nos permitirá conocer más las implicaciones del clima de entonces con la comprensión de la vida en los trópicos», ha declarado Harry Greene, profesor de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Cornell.

    «Los huesos fosilizados de la serpiente nos ayudará a entender la correlación entre el clima, y cómo los cambios climáticos afectan a las especies. Será algo muy útil en vista del momento que estamos viviendo», declara David Polly, de la Universidad estadounidense de Indiana, quien también ha participado en las investigaciones del fósil.

    Las temperaturas de aquel pasado en el que vivió la Titanoba Cerrejonensis, demuestran que, al contrario de lo que se piensa, la vegetación tropical vive en su estado óptimo. «Unos grados más de temperatura tiene implicaciones profundas en la dinámica de muchas especies, beneficiando a algunas y perjudicando a otras», sostiene Jaramillo, coautor del hallazgo.

    Aquel sería el caso de libélulas, dinosaurios o ballenas azules, que han evolucionado desde tamaños gigantes a las tallas que actualmente conocemos, salvo en el caso de los dinosaurios, que se extingieron en el camino evolutivo también por una cuestión climática.

    Los científicos han clasificado a la ‘Titanoba Cerrejonensis’ en el grupo delas anacondas de la familia de las boas. La mayor anaconda que se ha registrado oficialmente media 9 metros de largo y pesaba 140 kg. Sin embargo hay referencias de tamaños mayores de hasta 12 metros, siempre entre las hembras que son las más grandes.

    Se trata de una serpiente no venenosa que captura a sus presas y las oprime hasta asfixiarlas. Luego las traga enteras y precisa de días para digerirlas. Su hábitat es el bosque tropical, donde vive en los árboles o está sumergida.

    Fuente: elmundo.es

    ¿Es masón Sarkozy?

    FRANCIA | Su firma despierta dudas

    ¿Es masón Sarkozy?

    [foto de la noticia]

    ¿Y si Nicolas Sarkozy fuera miembro y arquitecto de la masonería? La cuestión viene a cuento por los tres puntos que aparecen en la firmadel presidente francés en una carta remitida el pasado 15 de octubre a un alto cargo del Palacio de Justicia.

    El contenido burocrático de la misiva carece de interés, pero los tres puntos que aparecen en esta imagen se han aceptado como el indicio de la militancia sarkozysta. Es así como los miembros de las distintas logias significan la pertenencia. De hecho, la firma del otro documento oficial que se adjunta en esta página es diferente. Tanto porque consta el nombre entero del jefe del Estado como porque no consta la impronta triangular.

    El Elíseo desmiente que Sarkozy forme parte de cualquiera de las logias francesas, aunque no puede desmentir la militancia de sus principales allegados, como el ministro Brice Hortefeux y Xavier Bertrand, líder del partido en el poder (UMP).

    De hecho, la masonería francesa recomienda a sus adeptos la lectura de ‘La República, las religiones o la esperanza’, escrita por Sarkozy en 2004 y convertida en una defensa del laicismo abierto y distendido. Y tolerante con todas las expresiones metafísicas. El debate sería estéril si los tres puntos fueran simplemente un borrón accidental. Aunque la pluma de Sarkozy no acostumbra a perder tinta.

    Fuente: elmundo.es

    La italina Eluana Englaro, y el tema de la eutanasia

    La italina Eluana Englaro, y el tema de la eutanasia

    SI LE RETIRAN LA ALIMENTACIÓN Y EL AGUA
    ¿Sufrirá Eluana al morir?

    Pueden pasar unas dos semanas desde la desconexión de la sonda hasta su fallecimiento. Por su estado vegetativo, la paciente no siente ningún estímulo ni dolor

    AP)Una imagen de Eluana antes de caer en coma en 1992. (Foto: AP)

    Actualizado miércoles 04/02/2009 14:56 (CET)
    ÁNGELES LÓPEZ
    MADRID.- La italiana Eluana Englaro se encuentra en estado vegetativo desde hace 17 años. Si los médicos finalmente le retiran la alimentación y el agua su cuerpo acabará muriendo. Pero, ¿sufrirá durante el proceso? ¿Cuánto tiempo tardará en fallecer?

    Según los especialistas consultados por elmundo.es, lo primero que hay que tener en cuenta es que la paciente no está en muerte cerebral sino en un estado vegetativo. Eluana presenta “un coma en el que el cerebro mantiene todas las funciones vitales pero la enferma no tiene conciencia, no procesa sonidos ni otros mensajes. Su corteza no funciona por lo que no tiene vida intelectual, no es persona”, señala Enrique Cerdá, jefe de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Cristina de Parla, Madrid.

    Cuando hay muerte cerebral no existe actividad ninguna, el cerebro no funciona. El paciente tiene que estar conectado a un respirador para que su corazón lata. En cambio, Eluana puede respirar con normalidad y su corazón late sin problemas. Sin embargo, esto no hace que pueda salir de su coma, como ha ocurrido desde 1992, año en que esta mujer sufrió un accidente que la llevó al estado vegetativo que la ha acompañado durante estos años.

    Un proceso de 15 días
    Lo que la justicia italiana ha autorizado en reiteradas ocasiones, a través de diferentes tribunales, es que los médicos dejen de nutrirla e hidratarla. Una vez se dé este paso, los especialistas apuntan a que pueden pasar un par de semanas hasta que la paciente fallezca.

    Ante la falta de agua, “se deshidratan todos los tejidos y dejan de funcionar los órganos. Externamente lo que se puede apreciar, si no se toman ninguna constante, es que la piel se arruga y las mucosas se secan”, explica Enrique Cerdá.

    Sin embargo, internamente se detectan más cambios. El primer órgano que se altera es el riñón que comienza a reducir la diuresis (cantidad de orina) para que el organismo pierda menos líquido y que los órganos se mantengan con una determinada cantidad de agua.

    Posteriormente empezarán a ocurrir cambios metabólicos, como aumento del potasio y de la urea, disminución del volumen plasmático. “Puede producirse una acidosis que le obligará a respirar más deprisa. Luego faltará oxígeno en los tejidos y finalmente se producirá una afectación del corazón.

    Si la paciente está monitorizada, se observará una disminución de la tensión arterial y la aparición de bradicardias (disminución del latido) y taquicardias (aumento del latido), también de arritmias (latido anormal), para finalmente quedar en una bradicardia hasta que el corazón deje de latir. Minutos después el cerebro se queda en muerte cerebral y la paciente fallece”.

    ¿Existe sufrimiento?
    Ese proceso puede tardar en torno a los 15 días. En cambio, cuando el paciente está en muerte cerebral y, tras la desconexión del respirador artificial, la muerte puede venir en minutos (si no hay ningún grado de función respiratoria), horas o muy pocos días.

    Una de las preocupaciones de algunas personas que han mostrado su rechazo a la decisión de retirar la sonda de alimentación a Eluana es que pueda causarle sufrimiento. Sin embargo, los especialistas niegan que esto ocurra. “Esta paciente sólo conserva las funciones vegetativas. Su corteza cerebral está desconectada del resto del organismo y no le llega ninguna información externa. No hay sufrimiento”, afirma Pedro Galdós, jefe de Cuidados Intensivos del Hospital Puerta de Hierro de Madrid.

    Este especialista señala las diferencias entre este caso y los de pacientes terminales, conscientes, que ellos o su familia deciden retirar el tratamiento de soporte. “Esas personas sí que van a percibir la sensación de sed, por eso se les sigue hidratando, y los estímulos dolorosos. En esos casos los protocolos son claros, se ofrecen todas las medidas necesarias para evitar las molestias, desde medicamentos para el dolor, administración de glucosa para evitar las hipoglucemias, una postura cómoda, temperatura adecuada, etc. Todo esto sobra en el coma vegetativo. Esta paciente [Eluana] no se va a enterar de nada”, explica Galdós.

    Fuente: elmundo.es

    Artículos relacionados

    Estudio sobre el tema de la eutanasia

    1. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina”
    2. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” I
    3. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” II
    4. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” III
    5. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” IV
    6.  EL DERECHO A LA VIDA FRENTE A LA EUTANASIA

    Mas sobre temas bioeticos

    Genetica

    Células madre

    Preservativo

    Clonación

    Sexualidad