EXPLICACIÓN DEL HECHO EVOLUTIVO DESDE LA ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA


EXPLICACIÓN DEL HECHO EVOLUTIVO DESDE LA ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA

Generalmente se denomina evolución a cualquier proceso de cambio en el tiempo. En el contexto de las Ciencias de la vida, la evolución es un cambio en el perfil genético de una población de individuos, que puede llevar a la aparición de nuevas especies, a la adaptación a distintos ambientes o a la aparición de novedades evolutivas.

A menudo existe cierta confusión entre hecho evolutivo y teoría de la evolución. Se denomina hecho evolutivo al hecho científico de que los seres vivos están emparentados entre sí y han ido transformándose a lo largo del tiempo. La teoría de la evolución es el modelo científico que describe la transformación y diversificación evolutivas y explica sus causas.(0)

La explicación del origen del hombre, meramente descriptiva, dada desde la antropología biológica, no pretende ir más lejos que dar cuenta de los pasos evolutivos y cómo se han ido sucediendo. Si pensamos el hecho evolutivo en

evolucion-antropologica-filosofica

La edad de la Tierra se ha medido por diferentes métodos, el más conocidos es el de los isótopos radiactivos, pero hay otros. Todos dan edades muy antiguas. Incluso un científico creacionista como lord Kelvin, antes de que se conociera la radiactividad, tuvo que admitir que la Tierra tiene como mínimo entre 20 y 100 millones de años. Y se quedó corto.(1)

conjunto e intentamos encontrar la respuesta al porqué del mismo, ya estamos dentro del campo del saber filosófico. Nos preguntamos por el todo y buscamos su último fundamento o su sentido último.

Desde esta perspectiva también el científico como hombre se plantea problemas que van más allá del mero dato, respondiendo al ¿por qué? y ¿para qué? de esta complejidad creciente en la historia de la vida, que ha terminado en la existencia humana.

Fundamentalmente existen dos tipos de hipótesis que, respetando los datos de las ciencias positivas, responden a ambas preguntas: hipótesis del azar e hipótesis teleonómicas.

1  Hipótesis del azar

Cuando se utiliza la palabra azar es necesario distinguir dos tipos de sucesos que solemos atribuir al mismo: azar estadístico y azar filosófico.

Azar estadístico: Se denomina así al suceso producido por una interfe­rencia de causas, cuyo encuentro hemos provocado nosotros, pero que nos resulta imposible medir como actúa cada una de ellas en la aparición del mismo. Únicamente podemos calcular la probabilidad de que se produzca ese suceso. Este tipo de azar se da en los juegos de dados, cartas, etc.

Azar filosófico: Cuando, un suceso acontece por una interferencia de causas que nadie ha provocado, su encuentro se atribuye a la «casualidad». Al no tener explicación y ser imposible su medición, decimos que se ha produci­do de una forma azarosa o casual. Este es propiamente el verdadero azar. Así, por ejemplo, la teja que se cae «casualmente» sobre la cabeza de la persona que en ese momento pasa por la calle.

jacques-monod

Jacques Monod.

El proceso de la mutación es atribuido a este tipo de azar. Cualquier radiación o agente mutágeno al incidir en la estructura del ADN de un ser vivo, provoca una alteración en el mismo que hace imprevisible sus resulta variabilidad» en ese individuo no tiene nada que ver con su futura adaptabilidad al ambiente.

Por tanto, sabemos que las mutaciones se producen azarosamente, pero, por qué en este animal y no en otro; o por qué unas prosperan y otras no; por qué en el conjunto se va dando un avance; son preguntas que quedan sin repuesta.

Una variante de esta hipótesis del azar, sería el situarlo al principio del universo. Este mundo es una de las posibles combinaciones de los átomos y el comienzo se formó casualmente la que posibilitó un universo en continuo avance. Dada la combinación inicial, ya todo acontece mecánicamente.

2. Hipótesis teleonómicas

Se dice que un proceso es teleonómico cuando presenta una aparente intencionalidad, esto es, cuando se da evidencia de un diseño o aparece dirigido a ciertos fines.

tehilard-de-chardin

Teilhard de Chardin.

La mutación carece de teleonomía, pero la selección natural posee una teleonomía interna, ya que no es impuesta desde fuera del sistema.

Para el materialismo dialéctico —dentro de la teleonomía interna— la materia es concebida activamente y originadora del espíritu (hombre), que a su vez propicia una transformación de la sociedad hacia la sociedad sin clases, (materialismo histórico.)

Teilhard de Chardin.

 

La teleonomía externa es aquella que resulta de la actuación intencionada de un agente determinado. Esta hipótesis conocida también con el nombre de finalismo se fundamenta en que el hecho evolutivo aparece (cfr. leyes de la evolución y cuadro sobre la evolución cronológica de las especies) como un proceso ordenado, congruente, irreversible, que va de lo menos perfecto a lo más perfecto. Todo ello parece indicar la existencia de una inteligencia capaz de dar explicación al mismo. En el proceso evolutivo la única inteligencia aparece al final, el hombre, lo que hace imposible que pueda dar razón de lo precedente. De ahí la necesidad de un agente exterior al proceso que, habiendo dado la información necesaria a la materia y energía primeras (creacionismo), permitiese que siguiendo unas leyes se llegase evolutivamente a la aparición del ser humano.

La exposición de las diferentes hipótesis replantea el problema de las opciones filosóficas. La racionalidad de las diferentes respuestas, por supuesto no sometidas al criterio de la verifícabilidad, es lo que explica que en torno a las cuestiones que plantea el hecho evolutivo existan desde el punto de vista filosófico defensores de hipótesis finalistas y no finalistas. Como en otros problemas que aparecerán en el temario, cada hombre, en función de las razones que adopte, tendrá que realizar su propia opción.(2)

Estimación de la edad de la Tierra

Lord Kelvin es conocido por su determinación de la edad de la Tierra. Consideró que la Tierra había sido inicialmente una esfera a temperatura homogénea, completamente fundida, y que desde entonces se había ido enfriando por la superficie, siendo el calor transportado por conducción. La idea era que, con el paso del tiempo, el gradiente térmico en la superficie terrestre iba disminuyendo con lo que, a partir de los datos experimentales de dicho gradiente podía encontrarse la edad de la Tierra. A partir de esas presunciones y los datos halló una edad de entre 24 y 100 millones de años, en gran desacuerdo con las estimaciones por parte de los geólogos que estimaban necesaria una edad mucho mayor, pero de acuerdo con las de los astrónomos, que consideraban que el Sol no podía tener más de 100 millones de años. Dado su enorme prestigio, esta determinación de la edad de la Tierra fue muy respetada por los científicos de la época, constituyendo uno de los principales escollos a la credibilidad de la teoría de la evolución de Charles Darwin.

Existe la creencia, ampliamente extendida, de que el desacuerdo entre la cifra de Kelvin y la real (unos 4.600 millones de años) se debe a que en la época se desconocía la existencia de la radiactividad, descubierta por Henri Becquerel en 1896, y que proporciona una fuente de calor adicional. Esta creencia nació cuando Ernest Rutherford mencionó este hecho en 1904 en una conferencia en la que se encontraba Kelvin. Sin embargo al introducir la radiactividad en el cálculo de la edad terrestre con el método de Kelvin no se produce prácticamente ningún cambio. En realidad el cálculo de Kelvin resultó erróneo debido a que consideró que el calor era transportado sólo por conducción cuando, en realidad, la principal contribución es por convección. La convección es una de las tres formas de transferencia de calor y se caracteriza porque ésta se produce a través del desplazamiento de partículas entre regiones con diferentes temperaturas. La convección se produce únicamente en materiales fluidos. Uno de los antiguos colaboradores de Kelvin, John Perry, descubrió que la introducción de la convección en las ecuaciones mantenía elevado el gradiente de temperatura aunque hubiera transcurrido mucho tiempo.

John Perry señaló a Kelvin esta fuente de error, pero entraba en contradicción con lo que se sabía del manto terrestre (que para las ondas sísmicas se comporta como un sólido y, por lo tanto, no podría haber convección). Perry señaló que una sustancia puede comportarse como un sólido a corto plazo y un líquido a largo plazo (p.e. la cera) pero Kelvin no tuvo en cuenta sus objeciones y Perry, amigo de Kelvin, no insistió al respecto.

Bueno, en esta biografía de lord Kelvin no aparece por ningún lado aspectos relevantes en su investigación que contradigan la visión moderna de la ciencia: un universo antiguo y unas especies en continua evolución. 

Kelvin, además de gran científico, fue un cristiano comprometido. La influencia de sus progenitores, especialmente de su padre, fue determinante. Su hermana escribió sobre la infancia de los Thompson:

«Nuestro padre regularmente nos leía, cada domingo por la mañana, algunos capítulos del Antiguo Testamento; y por la tarde, algunos capítulos del Nuevo. »

Su dedicación por el estudio no constituyó obstáculo para desarrollar una vida espiritual plena. Más bien, su fe lo motivaba a investigar. No faltó oportunidad para que Kelvin opinara sobre cuestiones estrictamente teológicas.

En cierta oportunidad advirtió duramente al Obispo de la Iglesia Reformada Inglesa sobre el peligro del creciente relajamiento de la doctrina cristiana y el retroceso de los valores evangélicos frente al progreso del ateísmo secular, especialmente en el ámbito de las instituciones escolares. Particularmente sobre este asunto, apoyó decididamente la protesta de la Liga de Damas Protestantes ante las autoridades religiosas y seculares.(3)

Fuentes y referencias:

0. Wikipedia

1.Dr- Manuel Carmona,  http://oldearth.wordpress.com

2. J.M.Alvaro / M.Pintor García, Filosofia 3º B.U.P ,Pp. 17-20,ed. Alhambra 

3. http://oldearth.wordpress.com/2008/10/22/cientificos-creacionistas-i-lord-kelvin/

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. carlosdeprada
    Mar 17, 2009 @ 15:59:52

    Queridos amigos, en el sentido de crítica a algunas concepciones del evolucionismo moderno, es probable que eles interese leer este artículo ( http://carlosdeprada.wordpress.com/un-mundo-feliz/la-verdad-cientifica/la-supuesta-genetica/ ). Creo que hoy en día se está divinizando una ciencia , la genética, que ignora más de lo que creemos.
    Un abrazo desde España.

A %d blogueros les gusta esto: