El Enemigo de la Humanidad


El Enemigo de la Humanidad

Continuamos con la serie sobre Satanás, “Existe realmente el diablo” (II)

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8).

Hay una causa detrás del sufrimiento y las circunstancias trágicas que afligen a la humanidad. La Biblia revela que un ser poderoso, inteligente y tremendamente influyente es quien inspira y dirige la maldad que domina nuestro planeta. Muchos hemos oído hablar de él. La Biblia con frecuencia lo llama el diablo y Satanás. 

Tal vez usted se haya preguntado si en verdad existe el diablo. Después de todo, para muchos es como un personaje de los cuentos de hadas, una criatura grotesca, roja, que lleva un tridente y habita en una región infernal con llamas que nunca se apagan. Debido a que siempre se representa de esta forma tan fantasiosa, no debe extrañarnos que tan pocos lo tomen en serio.

Pero preguntémonos en serio: ¿Existe semejante ser? ¿De dónde podría provenir? ¿Cuál es su propósito, su meta, su intención? ¿Qué es lo que hace? ¿Es, como muchos lo creen, simplemente una personificación mítica del mal?

Muchos no están seguros acerca de lo que deben creer. O simplemente no han pensado mucho al respecto o no saben dónde buscar las respuestas.

A lo largo de los siglos la creencia en la existencia del diablo —un ser responsable del mal— ha ido y venido. En la Edad Media, por ejemplo, la creencia en el diablo y en su influencia en la humanidad era algo que se daba por sentado. Pero en el Renacimiento, a medida que avanzaron los descubrimientos científicos y se desbarataron ciertos mitos y supersticiones relacionados con los demonios, mucha gente empezó a rechazar la noción del diablo como un ser que existía literalmente.

Subsiguientes descubrimientos científicos y un gran desarrollo educativo impulsaron el escepticismo con respecto a la existencia del mundo espiritual, ya fuera bueno o malo. Actualmente, muchos ridiculizan la idea de que un ser malvado sea el responsable de la miseria y el sufrimiento que vemos a nuestro alrededor.

¿Existe alguna fuente confiable de conocimiento?

¿Dónde podemos encontrar información confiable, veraz, acerca del mundo espiritual? Sólo una fuente puede darnos las respuestas, revelándonos la información que no podemos encontrar en ninguna otra parte. Esta fuente es la Biblia. Fuera de ésta, todo lo referente a Satanás, y si existe o no, es sólo mitología y especulación. (Si desea tener pruebas claras de la confiabilidad de la Biblia, le recomendamos nuestro folleto gratuito ¿Se puede confiar en la Biblia?)

La Biblia contiene pruebas internas que demuestran sin lugar a dudas que es la Palabra de Dios. En sus páginas Dios revela el verdadero conocimiento espiritual, una información que no se puede obtener en ningún otro sitio. Nos dice de una manera categórica que el diablo sí existe. Nos explica que tanto este ser como el mundo espiritual son tan reales como el nuestro.

Nos muestra que Satanás es un ser espiritual increíblemente poderoso, con una tremenda influencia en toda la humanidad. Junto con sus secuaces, llamados demonios, se menciona frecuentemente en las Escrituras, desde el Génesis hasta el Apocalipsis.
Las Sagradas Escrituras nos dicen mucho acerca de este ser. Nos muestran su origen, cómo vino a convertirse en lo que es. Nos revelan sus intenciones y los métodos que utiliza para llevarlas a cabo. Nos describen el carácter, la naturaleza y las motivaciones que lo guían. Nos ayudan a ver su increíble impacto y la influencia que puede ejercer sobre nosotros personalmente y sobre toda la humanidad. Nos dan un conocimiento que no podríamos descubrir o entender por nuestros propios medios.

Encuentros de la vida real

Jesucristo habló del diablo como de un ser real, poderoso y plenamente consciente. Si nosotros aceptamos a Jesús como un ser real, el Hijo de Dios —y si reconocemos que la Biblia contiene relatos veraces acerca de su ministerio y sus enseñanzas— también tenemos que aceptar la existencia del diablo como un hecho real.

Los escritores de los cuatro evangelios registraron episodios en los cuales Jesús confrontó a Satanás y a sus secuaces, los demonios. Los evangelios, los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento, muestran a Satanás como el enemigo de Jesús, decidido a obstaculizar y socavar su obra. Justo antes de que Jesús comenzara su ministerio, Satanás trató, por medio de la tentación, de lograr que éste se volviera atrás de su propósito divino (Mateo 4:1-11; Lucas 4:1-13). Al fallar en cada intento, el diablo utilizó su influencia sobre otros seres humanos para ejecutar a Jesús (Lucas 22:2-4; Juan 13:2, 27) quien, como nuestro Mesías y Salvador, fue el sacrificio expiatorio por los pecados de la humanidad.

El apóstol Pedro, quien tuvo sus propias batallas personales con Satanás (Mateo 16:21-23; Lucas 22:31-32), nos advierte que debemos mantenernos en guardia en contra de este poderoso espíritu maligno: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). La advertencia de Pedro nos ayuda a entender que el diablo no es tan sólo enemigo de Cristo, sino que además es enemigo de todos los seguidores de Cristo, y que busca cómo devorarlos.

El enemigo de la humanidad

Podemos encontrar aún más acerca de la historia de Satanás. Un mensaje crucial de la Biblia, desde el principio hasta el fin, es que el diablo es el enemigo de toda la humanidad. A medida que descubrimos lo que la Biblia dice acerca de él, nos damos cuenta de su constante lucha por tratar de hacerle daño a la humanidad, provocando por todos los medios posibles que los seres humanos peleen entre sí.

El nombre de Satanás, que la Biblia utiliza la mayoría de las veces al referirse a él, nos ayuda a comprender su intención maliciosa. Dios llama las cosas por lo que son. Satanás es un sustantivo hebreo que significa “adversario”; es el oponente, antagonista, enemigo. En su forma verbal significa “acusar”, “calumniar”, “ser enemigo” (Anchor Bible Dictionary [“Diccionario bíblico Anchor”], 1992, 5:985).

El otro término que la Biblia utiliza para describir este ser, diablo, también es muy significativo. Diablo es la traducción de la palabra griega diabolos, raíz de la cual se deriva la palabra diabólico, utilizada para describir algo siniestro o malvado. Diabolos significa “un acusador, un calumniador” (W.E. Vine, Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento, 1984, Libros CLIE, 1:438).

La Biblia nos revela mucho más acerca de la naturaleza de este ser malvado y su carácter. Jesús dijo que Satanás es “mentiroso, y padre de mentira” y que “no hay verdad en él” (Juan 8:44).

Es por medio de esta naturaleza engañosa y mentirosa que Satanás ejerce tanta influencia en la humanidad. La Biblia revela que las mentiras de Satanás son tan grandes que ha logrado engañar “al mundo entero” (Apocalipsis 12:9).

¿Entiende usted lo sobrecogedor de este testimonio acerca de la labor de Satanás? ¡Él “engaña al mundo entero”! ¿Qué significa esto? ¿Qué es lo que Dios nos dice con lo que nos revela acerca de este espíritu maligno? Analicemos lo que implica esta aseveración.

El apóstol Juan no dice que Satanás engañó al mundo en algún momento pasado. La palabra que utiliza: engaña,está en “tiempo presente activo”, lo que da a entender que el engaño de Satanás comenzó en el pasado y aún no se ha terminado. En el Apocalipsis se nos muestra que el gran engaño de Satanás va a continuar hasta que Dios intervenga milagrosamente y ponga fin a su influencia sobre la humanidad.

El comienzo de la influencia de Satanás

Satanás ha seducido a la humanidad durante miles de años. Pero ¿cuándo y cómo comenzó su influencia? ¿Cómo llegó a tener este ascendiente en el pensamiento de la humanidad? ¿Qué es lo que hace y cuáles son los métodos que emplea para lograr influir en toda la humanidad y no tan sólo en unas pocas personas?

La historia comienza con los verdaderos orígenes de la humanidad. Tal como lo establece el Génesis, Dios creó a nuestros primeros padres, Adán y Eva, y los colocó en un paraíso terrenal llamado el huerto del Edén (Génesis 1:26-27; 2:7-8). Luego comenzó a instruirlos personalmente (Génesis 2:16-17), dándoles el fundamento necesario para que pudieran tener una estrecha relación con él.

Pero algo sucedió que deterioró súbitamente tal relación. “Pero la serpiente [el diablo, Apocalipsis 12:9; 20:2] era astuta, más que todos los animales del campo que el Eterno Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” (Génesis 3:1).

Dios les había dicho a Adán y a Eva que podían comer de todos los árboles del Edén, excepto de uno: el árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2:16-17). Les advirtió que si comían del fruto de ese árbol, morirían.

Satanás, que apareció bajo la forma de una serpiente, se le acercó a Eva y contradijo sutilmente lo que Dios les había dicho a ella y a su esposo. “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:4-5).

Eva le creyó a la serpiente. Ella comió del fruto y le dio también a su esposo Adán. Ambos pusieron en marcha un trágico patrón que la humanidad ha seguido desde entonces: escogieron decidir su propio camino, que en realidad no es nada distinto de caer bajo la poderosa influencia de Satanás (1 Juan 3:10) en lugar de seguir la verdad de Dios. La vida del hombre ya nunca sería la misma. El pecado —rebelión contra la instrucción de Dios— había entrado en el mundo (Romanos 5:12). La humanidad ahora tendría que cosechar su trágico fruto.

Satanás, que acusó a Dios de mentir, siempre ha sido un mentiroso. En lugar de conducirlos a la vida y darles sabiduría y entendimiento como Dios les había prometido, el camino que escogieron Adán y Eva tan sólo los llevó a la confusión y a la muerte.

Adán y Eva cedieron a la influencia de Satanás, y esto fue el comienzo del “presente siglo malo” (Gálatas 1:4). Satanás se las arregló para inyectar sus perversos engaños en la relación entre Dios y sus hijos humanos. Al convencer a Adán y a Eva de que Dios les estaba mintiendo acerca de las consecuencias de tomar del fruto del árbol prohibido, Satanás mostró claramente que él es el adversario no sólo de Dios sino también de la humanidad. El diablo no cesa de acusar falsamente y calumniar, atributos descritos por sus nombres bíblicos.

Homicida desde el principio

Jesús se refirió al incidente del huerto del Edén cuando confrontó a aquellos que se oponían a su mensaje y a su obra, asesinos que querían matarlo porque se había identificado como el Hijo de Dios. Jesús señaló cuál era la fuente de su motivación: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44).

En verdad, Satanás fue “homicida desde el principio”. Aunque no tuvo necesidad de herir físicamente a Adán y a Eva para matarlos, sabía que si lograba influenciarlos para que pecaran —que desobedecieran a Dios— eso les traería la muerte (Romanos 6:23). Sus mentiras —su engaño— llevaron directamente a Adán y a Eva a quedar expuestos a la pena de muerte. Al influenciar a todos los seres humanos desde entonces para que escojan el camino del pecado y de la desobediencia a Dios, Satanás ha desempeñado un papel fundamental en la muerte de todos los seres humanos desde Adán y Eva (Romanos 5:12).

Jesús también dijo que Satanás “es mentiroso, y padre de mentira”. Él ha mentido de una manera sutil y ha destruido la relación entre Dios y sus hijos. Al seguir las pisadas de Adán y Eva, aceptando los caminos de Satanás del pecado y la rebelión, nos hemos apartado de la guía de Dios y su ayuda, y necesitamos desesperadamente la redención que sólo viene por medio de Jesucristo (Isaías 59:1-2; Romanos 3:23-24; Hechos 4:12).

El mundo sufre por el pecado

Como un todo, la humanidad ha seguido el patrón que iniciaron Adán y Eva hace mucho tiempo. Satanás ha logrado que rechacemos las instrucciones de Dios y nos ha influenciado para que lo sigamos a él, tal como Adán y Eva lo siguieron, y nos resistamos al gobierno de Dios (Romanos 5:10; 8:7; Efesios 2:1-3). Sufrimos las dolorosas consecuencias de nuestras decisiones y acciones, tal como ellos las sufrieron. (Por supuesto, Jesús murió por nuestros pecados y mostró a quienes Dios llamaría a la salvación en esta época el camino al arrepentimiento y a la liberación del mal que nos aflige. Si desea mayor información con respecto a esto, le recomendamos dos folletos gratuitos: El camino hacia la vida eterna y Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana.)

¿Por qué el mundo está lleno de tanta miseria? La respuesta, tal como la revela la Palabra de Dios, es sencilla: Nosotros cosechamos lo que sembramos. El apóstol Pablo escribió: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, esto también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna” (Gálatas 6:7-8). Nuestras acciones traen consecuencias. Mucho del sufrimiento que existe en el mundo puede ser adjudicado a las acciones y decisiones de las personas. No hemos aprendido que muchas de nuestras decisiones nos traen resultados trágicos, a pesar de nuestras intenciones.

El profeta Oseas entendió el principio de causa y efecto al observar la triste condición espiritual del reino de Israel en el siglo viii antes de Jesucristo. En Oseas 2 y 4 se nos muestra que la idolatría, la violencia y la inmoralidad sexual eran rampantes en esa época. En unos pocos años el poderoso Imperio Asirio los invadiría desde el norte y dejaría el reino de Israel desolado, devastado, y sus habitantes serían tomados cautivos.

Dios le reveló a Oseas lo que iba a pasar y por qué: “Porque sembraron viento, y torbellino segarán . . .” (Oseas 8:7). “Habéis arado impiedad, y segasteis iniquidad; comeréis fruto de mentira . . .” (Oseas 10:13). En otras palabras, Dios dijo que era inevitable que los pecados de la gente se volvieran contra ellos: “Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán . . .” (Jeremías 2:19).

Cuando buscamos la razón principal del sufrimiento del hombre podemos aprender bastante si analizamos todo lo que ha ocurrido hasta llegar a las causas. Con bastante frecuencia encontramos que el pecado es la causa subyacente, y que el sufrimiento y la miseria son tan sólo las consecuencias naturales.

Al influenciar a la humanidad para que peque, haciendo del pecado algo atractivo y seductor, Satanás mantiene cautivo al mundo con sus mentiras, causándole sufrimiento y muerte. BN

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: