Decreto de la Santa Sede para levantar la excomunión de cuatro obispos


Decreto de la Santa Sede para levantar la excomunión de cuatro obispos

De la Congregación para los Obispos que levanta la excomunión a los cuatro obispos ordenados en 1988 por el arzobispo Marcel Lefebvre.

Ciudad del Vaticano, 25 de enero de 2009.
Decreto de la Congregación para los Obispos

Con la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a su eminencia el cardenal Darío Castrillón Hoyos, presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por decreto del prefecto de esta Congregación para los Obispos con fecha del 1 de julio de 1988.

En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma entre otras cosas: “estamos siempre fervorosamente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el primado de Pedro y en sus prerrogativas y por ello nos hace sufrir tanto la actual situación”.

Su Santidad Benedicto XVI, paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiando en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en necesarias conversaciones con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, y poder así llegar rápidamente a una plena y satisfactoria solución del problema existente en un principio, ha decidido reconsiderar la situación canónica de los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal.

Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza, intensificar y hacer más estables las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica. Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.

Se desea que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así auténtica fidelidad y un verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa, con la prueba de la unidad visible.

En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el decreto entonces publicado.

Roma, Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009

Cardenal Giovanni Battista Re

Prefecto de la Congregación para los Obispos

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. pauloarieu
    Ene 31, 2009 @ 23:05:47

    Hola,Dios te bendiga:

    Esta es información sobre el obispo que negó el Holocausto. ¡Que tipo este monseñor, no conoce un corno de la historia. Parece que darle duro a los judios se ha puesto de moda hoy en dia, les tiran de todos lados,y no solo son los palestinos.

    Espero estos articulos te permitan estar infrormado sobre lo que pasa en Europa entre los ex-excomulgados Lefevbristas…
    O sea que ahora son curas, antes ya no tenían cura,estaban sin ser comulgados, pero ya están curados creo yo, pero de espanto con esto del auge del ateismo en Europa, el papa no quiere perder ni un cura…, para que no se le debilite el poder al probre sucesor de San Pedro, y m,as queya esta viejito el papa. (jejejejeje)
    Paulo.

    HABLA MONSEÑOR WILLIAMSON…
    30 Enero 2009
    Como, por supuesto, un gran número de lectores saben, el decreto de fecha 21 de enero de la Congregación de los Obispos en Roma (no “Ecclesia Dei”) ha remitido la excomunión contenida en el Decreto de 1 de julio de 1988, a fin de que los cuatro obispos de la Sociedad de San . Pío X que aparecían como “excomulgados” son ahora “volver la comunión”. En mi opinión, este último decreto es un gran paso adelante para la Iglesia y que no sea una traición por parte de la SSPX.

    Es un gran paso adelante para la Iglesia porque si el problema de la Iglesia desde el Concilio Vaticano II ha sido una separación de la Autoridad Católica de la Verdad, con el presente Decreto la Autoridad Católica ha dado un paso decisivo hacia su reunión. Así como después del Motu Proprio de julio de 2007, nadie más podría decir que el verdadero rito de la Misa fue prohibida por Roma, aunque todavía puede comportarse como si lo fuera, así también ahora nadie puede decir más que los católicos de tradición están “fuera de la Iglesia”. Sin duda una serie de Concilaristas seguirán comportandose como si lo fueran, pero está claro que ya no tienen el Papa, por su parte, únicamente. La diferencia es enorme!

    Por supuesto, hay todavía un largo camino por recorrer antes de que los neo-modernistas en Roma, consciente o inconsciente, se den cuenta – o nunca! De que el Error en la forma en que la Fe, pero como dice el viejo proverbio, “Roma no se construyó en un día”, y no va a ser reparado en un día. No obstante, “La mitad de un pan es mejor que no el pan” – pedir a un hombre hambriento! – Por lo tanto vamos a saber cómo dar las gracias a Dios por este gran cambio del timón de la Iglesia Conciliar.

    Despues dicen que no son marianos, pero le rezan el rosario a la pobre virgencita sin asco, le dan duro al rosario,che!
    Menos mal que el rosario no se queja ni protesta, ya debe estar re-caliente cada cuenta de tantas veces que lo repiten como loros (jejej)

    Vamos a continuar agradeciendo a la Santísima Virgen María, cuya intervención ha sido decisiva, gracias a los casi tres y un cuarto de millón de rosarios ofrecidos a ella por esta intención, por una serie de ustedes, entre otros. Y vamos a agradecer y orar por Benedicto XVI y todos sus colaboradores que han ayudado a empujar a través de este Decreto, a pesar de, por ejemplo, los medios de comunicación quienes han formado un escándalo orquestado y el tiempo para evitarlo.

    Sin embargo, al solicitar y aceptar esa reconciliación con la Iglesia, ¿no es una amenaza de llevar a la SSPX al camino de regreso en el conciliarismo? De ninguna manera! Sin duda alguna, los Conciliaristas en Roma tienen la esperanza de que el decreto servirá para llamar la SSPX nuevamente en la tapa del Concilio Vaticano II, pero el propio Decreto, en su forma actual, la Sociedad se compromete a nada más que para entrar en esos debates a los que la Sociedad se comprometió en el año 2000 cuando se propuso la liberación de la Misa y el fin de la “excomuniones” como condiciones previas, en primer lugar.

    A continuación, ¿Esos debates son sin peligro? Desde luego que no! Pero San Pedro dice que siempre debe estar “listo para satisfacer a cada uno que le pide una razón de esa esperanza que está en vosotros” (I Ped. III, 15). ¿Cómo puede la SSPX no se alegran de la oportunidad de exponer en Roma, antes de que las propias autoridades romanas, las profundas razones doctrinales que creemos que constituyen la la raíz de la angustia de la Iglesia actual? ¡Ay de nosotros los católicos de la tradición si no estuviéramos dispuestos a dar razón de esa esperanza que está en nosotros para el rescate de la Iglesia! Por lo tanto, a seguir a rezando el Rosario, queridos católicos, para la posible realización y los resultados de esos debates, a fin de que puedan servir en primer lugar, el pasado y sobre todo, los intereses de Dios, de Dios, de Dios. Kyrie eleison.

    La Reja, Argentina
    LEÑA VERDE, LEÑA SECA
    ¿SERÁ VERDADERO EL REPORTAJE AL P. BOUCHACOURT? ESTO APARECE HOY EN LA NACION.

    El obispo negacionista Williamson dejaría su cargo al frente del seminario de Moreno
    Luego del perdón del superior lefebvrista por sus dichos antisemitas, le prohibieron “tomar posiciones públicas” y ya no predicaría más retiros, según informó La Nación. Los miembros de la comunidad consideran sus palabras “una imprudencia”.
    Por Silvina Premat (La Nación)

    ——————————————————————–
    Después de haber negado el Holocausto, y generar un conflicto entre el Vaticano y la comunidad judía, el obispo lefebvrista Richard Williamson sería removido de su cargo al frente del seminario que ese grupo tradicionalista tiene en Moreno, provincia de Buenos Aires.

    Así lo afirmaron al diario La Nación algunos sacerdotes y allegados a monseñor Williamson, uno de los cuatro obispos cuya excomunión de la Iglesia fue levantada la semana pasada por el papa Benedicto XVI.

    Las fuentes indicaron, también, que dentro de la comunidad lefebvrista hay quienes atribuyen la difusión de las polémicas declaraciones, que Williamson -de origen británico y residente en la Argentina desde hace varios años- hizo en noviembre pasado a un canal de televisión sueco, a una operación armada por algún sector del Vaticano contrario a la decisión tomada por el Papa.

    El jueves, en el seminario de La Reja, el templo de estilo colonial permanecía cerrado, algo que, según los vecinos, no es habitual. “Cerraron las puertas desde que se conocieron las declaraciones del padre y empezaron a llegar los periodistas”, dijo María, dueña de un almacén a pocos metros del seminario.

    “Nosotros no somos antisemitas. Es más: mis padres tienen ascendencia judía”, dijo un seminarista francés que, a media tarde del jueves, permitió que se tomaran fotos desde el exterior de la iglesia y se mostró inquieto por la presencia de la prensa. “El padre dijo que no daría entrevistas”, informó. Ni él ni otros jóvenes que trasladaban muebles viejos en un carro y vestían como uniforme de trabajo desteñidas sotanas aceptaron dar más información.

    Sin hablar hasta nuevo aviso
    El sucesor de monseñor Marcel Lefebvre y titular de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, monseñor Bernard Fellay, desautorizó a Williamson. En un comunicado difundido el martes, Fellay pide perdón “al Soberano Pontífice y a todos los hombres de buena voluntad por las consecuencias dramáticas de este acto”, y afirma haber prohibido a este obispo, “hasta nueva orden, toda toma de posición pública sobre cuestiones políticas o históricas”.

    El paso siguiente podría ser la remoción del obispo de la dirección del seminario, cargo que ocupa desde 2003. ¿Lo hará? “No lo sé. Pero seguramente monseñor Williamson será obediente a cualquier decisión que Fellay tome sobre su futuro”, dijo a La Nación el superior para América latina de esa fraternidad, padre Christian Bouchacourt.

    En diálogo telefónico desde París, donde se encuentra de vacaciones, Bouchacourt también dijo que no comparte las afirmaciones de Williamson. “Nos duele mucho y no la compartimos. Además, se trata de una declaración privada que hizo en noviembre pasado en Alemania a un canal de televisión sueco y se difunde ahora para ensuciar nuestra fraternidad y el trabajo que hacemos”, afirmó.

    Quienes conocen a Williamson dicen que es dado a hacer comentarios y reflexiones en público sobre temas vinculados a la geopolítica más que a la teología, y que están al borde de causar polémicas. Consideraron los dichos de Williamson “una imprudencia muy grande”, sobre un tema que, según afirman, no es grato a los allegados a la fraternidad.

    “El padre de monseñor Lefebvre murió en un campo de concentración durante la ocupación alemana en Francia”, recuerdan. “No le corresponde hablar de esos temas. Es un obispo”, dicen, y dan por obvia su remoción en el cargo al frente del seminario y un largo tiempo de perfil muy bajo. “Jugó muy al borde la red y perdió”, grafican.

    Sin embargo, aprecian la formación del obispo y cuentan que su mayor preocupación es la educación. De ahí que haya impreso al seminario un perfil académico de formación humanista. Estableció un curso anual de humanidades para jóvenes en el que se estudia bellas artes, liturgia, música, historia, latín y griego, entre otras materias.

    Bouchacourt afirmó que Williamson “no tiene ningún vínculo con grupos antisemitas”, y agregó: “Nosotros estamos al servicio de Dios y no estamos atados a los regímenes”.

    Hasta el jueves, permanecía en silencio tras los muros del seminario donde la alegría por el levantamiento de las excomuniones se convirtió en preocupación por el futuro de su director.

    El personaje
    Richard Williamson es obispo consagrado por Lefebvre y tiene 68 años.

    Nació en Londres en 1940 y estudió en Cambridge. Era anglicano y, luego de convertirse al catolicismo, entró en el seminario de Ecône, Suiza. Se ordenó sacerdote en 1976.

    Fuente: La Nación

A %d blogueros les gusta esto: