FALACIA DEL MONIGOTE DE PAJA


FALACIA DEL MONIGOTE DE PAJA

Debo admitir que me siento honrado al ser citado por el autor de tan extenso ensayo, a pesar de que éste considera que está señalando un error mío. Siento interrumpir la cadena de loas al artículo por los adulones de turno, pero es necesario señalar que el autor se equivoca en lo relacionado con mi posición en el tema Darwin-Hitler. Pasaré ahora a señalar cómo el autor nos ofrece un ejemplo de cómo al señalar las falacias de otros, podemos cometer las nuestras. También veremos la confusión del autor al catalogar mi razonamiento como una falacia post hoc ergo propter hoc (luego de esto, por lo tanto debido a esto), también conocida con el nombre de “falsa causa”. Para los que no han leído todo el trabajo del capacitado escritor, vale la pena definir la falacia: una cosa es causada por otra, simplemente porque una sucede después de la otra. Ejemplo: hay un eclipse, el sol desaparece, suenan los tambores, el sol reaparece. Conclusión: la causa de la reaparición del sol, fue el batir de los tambores.

Ahoraque ya tenemos claro en qué consiste la falacia, veamos la cita del autor donde mi nombre es mencionado:

“Según el teólogo Pablo Santomauro Las ideas de Darwin y Dalton fueron recogidas en Alemania por Ernst Haeckel, un doctor desconocido que pronto se convirtió en el apologista líder en materia de evolución en su país. Las obras de Haeckel y el mensaje de Darwin se propagaron rápidamente por la Alemania Nazi, y fueron el combustible que avivó el deseo de Hitler de hacer de la raza Aria la superior. ¿El método? Eliminar a los judíos y otras razas inferiores basado en la capacidad inherente de la evolución para clasificar varias razas humanas como especies separadas”.

Santomauro,P. Darwin y Hitler, la conexión. http://iberoag.org/2008/08/13/darwin-y-hitler-la-conexion/

Me pareció importante dar la dirección de donde el autor tomó mis palabras, porque si bien lo hace al final de su ensayo, no usa números para la rápida identificación de la cita, y sabe que enterrar la referencia al artículo original en un mar de información al final de su trabajo, prácticamente garantiza que el lector no se molestará en revisar.

Recomiendoal lector leer mi artículo, es tan breve que toma tres minutos leerlo. Allí se dará cuenta que el autor de artículo “Falacias de …” cita solamente lo que le conviene para el propósito de su trabajo. Evita mencionar mis palabras respecto a la Eugenesia, palabra acuñada por el primo de Darwin, Sir Francis Galton. Este señor y sus seguidores intentaron, desde que la esencia del Darwinismo era la selección natural, reemplazar a la selección natural con una selección artificial, planeada y ejecutada por el hombre (ciertos hombres), a los efectos de acelerar la evolución de las características “deseables” y eliminar las “indeseables”.

Elautor “de Falacias de …” también evita citar que yo escribo:

“EL DARWINISMO POR SI SOLO NO CAUSO EL HOLOCAUSTO, pero sin las ideas de Darwin, ni Hitler ni sus simpatizantes hubieran encontrado el apuntalamiento científico necesario para convencerse ellos mismos de que la atrocidad del holocausto era moralmente justificable”.

Leyendo mi trabajo en su totalidad, cualquier lector honesto se percatará de que no existe en él ninguna falacia de causa. Si un banco acaba de ser asaltado, y las pistas conducen a la identificación de los asaltantes, y al allanar la casa de estos se encuentran los planos del banco, armas y parte del efectivo robado, la conexión es irrebatible. Este es el caso con mi proposición. Ahora me permito citar más material de mi trabajo:

“Elhistoriador Richard Weikart afirmó que los escritos de Haeckel, haciendo eco del naturalismo darwiniano, fueron el ímpetu detrás de la Eugenesia. Haeckel lamentaba alguno de los efectos ‘disgénicos’ (anglicanismo por degeneración biológica de los descendientes) en la civilización moderna y manifestó abiertamente su apoyo por la Eugenesia. En este contexto, Haeckel habló favorablemente de la práctica de los espartanos de matar a los niños débiles o enfermos… Por un lado Haeckel adhirió a la noción de los alemanes de que la vida comenzaba en el momento de la concepción, pero por el otro aceptaba el aborto basado en la noción darwiniana de que el feto humano tiene el mismo valor que el de un animal. En forma velada, Haeckel dio su sello de aprobación al infanticidio, el aborto, todo tipo de eutanasia y aun la muerte voluntaria de los discapacitados físicos y mentales. La gran mayoría de los seguidores de Darwin apoyaron a Haeckel y ayudaron a desarrollar esta horrible aproximación ética … Una vez que comparamos notas, Hitler y la Eugenesia, nos damos cuenta que el racismo es un ingrediente esencial en la obra de Darwin. En los libros de la obra máxima de Darwin, el título original siempre aparece oculto detrás de ilustraciones de mamíferos, reptiles, aves e insectos. El título original es “El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural, o LA PRESERVACION DE LAS RAZAS FAVORECIDAS EN LA LUCHA POR LA VIDA” (mayúsculas nuestras). ¿No es este título repulsivo?”

Comose puede ver, el razonamiento está bien elaborado y no existe ninguna falacia de causa. Es por ello que el autor de “Falacias de …” prefiere “inventar” una falacia antes que refutar la médula del artículo. Al citarme sin alusión al contexto de mi artículo comete la FALACIA DEL MONIGOTE DE PAJA. Esta consiste en fabricar una mala representación del argumento del oponente, de forma de poder rebatirlo fácilmente.

Concluimosque el autor no sólo se equivoca en atribuir una falacia a mi trabajo, sino que también comete la falacia del “red herring” (o pista equivocada) al traer a Martín Lutero al escenario. Martín Lutero y su errónea apreciación respecto a los judíos no fue un factor contribuyente al holocausto. El darwinismo sí.

PabloSantomauro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: