Don de Lenguas


Don de Lenguas

“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;” (Mar.16:17 RVR 1960)

El don de lenguas

«Muchos cristianos de todos los trasfondos denominacionales creen que el fenómeno de «hablar en lenguas» puede acompañar a la ocasión en la cual una persona se rinde por primera vez a la plenitud del Espíritu Santo. En la tradición pentecostal clásica, esta experiencia se expresa con las siguientes palabras.

“La evidencia física inicial del bautismo con el Espíritu Santo es hablar en otras lenguas”.

Otros cristianos y muchos carismáticos prefieren no utilizar esta terminología doctrinal, sin embargo, aplican el sentido fundamental de la misma a su propia práctica.

Esta comprensión modificada hace menos hincapié en la importancia de las lenguas como evidencia del bautismo con el Espíritu Santo, ya sea en términos de la experiencia inicial de la persona o de su vida continuada en la plenitud del Espíritu. Aun así, se mantiene el valor del lenguaje espiritual. Tal habilidad es una ayuda para la oración y la alabanza, y la participación más profunda en la adoración se considera un indicio fundamental de haber sido bautizado en el Espíritu, con el ejercicio continuo de hablar en lenguas como parte de la expresión devocional privada del creyente.» (1)

¿Qué es exactamente el “hablar en lenguas”?

Hablar en Lenguas

Los carismáticos diferencian el don de lenguas recibido en Pentecostés del que hablaban los corintios y del que supuestamente hablan muchos de ellos hoy en día. Para ello utilizan el pasaje de 1 Corintios 14: 4 que dice,

“El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.”

Lo primero que debemos saber es que el término “extraña” no existe en los manuscritos originales del griego. Los académicos creen que los traductores querían dar la idea de que las lenguas habladas eran extrañas para el comunicador, pero no fue su intención dar la idea de que eran extrañas para todos los hombres, es decir que no eran lenguas humanas. Con el término “extraña” los traductores querían dar a entender que las lenguas habladas eran desconocidas para la persona que las hablaba, pero conocidas para la persona a la que se dirigía el mensaje.

Segundo, debemos saber que los eventos que ocurrieron al inicio del cristianismo (Hechos 2) establecen el precedente de lo que debemos entender acerca de lo que hablar en lenguas significaba. Esto es, de Hechos 2 debemos entender que el hablar en lenguas significa hablar en lenguas extranjeras a gente de otras regiones. Por ejemplo en Hechos 2 leemos,

“5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. 6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. 7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?  8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? 9 Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10 en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos,11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?” Hechos 2: 5-12

Lo que vemos es que los extranjeros que estaban en Jerusalén escucharon a los apóstoles hablando lenguas que eran las suyas. Lucas, entonces, cita 15 diferentes nacionalidades que escucharon el mensaje del evangelio en sus propios idiomas. El estudiante de la Biblia debe concluir que el don de lenguas es el mismo fenómeno en 1 Corintios.

Tercero, debemos recordar que en el Nuevo Testamento no existe nada que provenga del Espíritu que sea semejante a un “lenguaje extático o ininteligible.” Por el contrario, no es esto lo que condena Pablo en 1 Corintios 14? Lo que vemos en este capítulo es que Pablo esté reprendiendo a la iglesia en Corintio de que han pervertido el don de lenguas, diciendo que hablan en lenguas cuando lo único que hacen es parlotear o balbucear palabras ininteligibles. Dónde vemos esto? Notemos que Pablo compara este don con el uso de la trompeta en la guerra. Pablo escribe,

“7 Ciertamente las cosas inanimadas que producen sonidos, como la flauta o la cítara, si no dieren distinción de voces, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o con la cítara? 8 Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?  9 Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire. 10 Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado. 11 Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí.” 1 Corintios 14: 7-11

Veamos que Pablo está condenando a los corintios por decir que hablan en lenguas pero lo único que están haciendo es balbucear cosas que no son comprensibles. Si la trompeta se toca de una manera incorrecta en la batalla, nadie sabrá que es lo que debe hacer. Lo mismo con el don de lenguas. Pablo dice que hay tantos idiomas o lenguas en el mundo, “y ninguno de ellos carece de significado,” entonces si ellos dicen hablar en lenguas pero sus palabras son incomprensibles, entonces no es el verdadero don espiritual.

Es obvio que Pablo se está refiriendo a lenguas reales, ya que dice, “Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo.” El apóstol estaba dando un ejemplo de dos personas que hablan en lenguas diferentes y que están intentando comunicarse el uno con el otro. Ninguna podría hacerlo en ese estado. Es por ello que se requería del don de lenguas, es decir la habilidad de hablar en una lengua real que era desconocida por el comunicador pero conocida por el receptor.

Además, Pablo siempre enfatiza que el don de lenguas es un signo para los no creyentes, no para los creyentes. El hablar en lenguas debía hacerse en presencia de los no creyentes, para convencerlos de la verdad que estaba siendo declarada. En otras palabras, para confirmar el mensaje del evangelio. 

“Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes.” 1 Corintios 14: 22

Otro punto que debemos considerar es que el receptor de algún don, ya sea milagros, profecía, lenguas, etc, podía tener auto-control. Esta persona no entraba en una especie de trance e iniciaba a balbucear palabras. Esto es contrario a lo que Pablo dice como debe ser ejercitado este don de lenguas. Pablo dice que debe ejercerse una persona a la vez; que no más de tres personas con el don hablen en un servicio; que los que hablan el don callen si no hay interprete (1 Corintios 14: 27-28).2.

Notas:

1 Editor General: Hayford, Jack; Autor: Snider, Joseph, Poder del Reino: Recibamos el poder de la promesa [Un estudio de Hechos], (Nashville, TN: Editorial Caribe) 1996

2. sujetosalaroca.org

Fuente:



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: