DONES ESPIRITUALES

DONES ESPIRITUALES

A raiz de los intercambios de opiniones sobre este tema, en un debate con un hermano del ala reformada de la iglesia evangelica, he decidido dar comienzo a un estudio sobre este tema. Espero te sea de bendicion y de edificación.

“No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales” 1 Corintios 12: 1

INTRODUCCIÓN:

Junto con la salvación eterna de nuestras almas, cada uno de nosotros ha recibido capacidades sobrenaturales dadas por el Santo Espíritu de Dios.
La Biblia enseña que estas capacidades se llaman dones espirituales.
La Iglesia de Cristo crece, se nutre y es edificada cuando cada uno de sus miembros ejercita sus capacidades.
El apóstol Pablo utilizando el ejemplo del cuerpo, nos indica que cada órgano cumple su función en beneficio de todo el organismo.
De la misma manera, en la Iglesia cada miembro cumple con su ministerio, a fin de bendecir a la familia de Dios.

Los dones(charisma en griego) del Espíritu son repartidos a los creyentes para edificar el Cuerpo de Cristo.

El término (Don) designa en primer lugar lo que se da, pero también la intención del donante: gratuita, obligatoria, interesada, en DOFOUR, Leon. Diccionario del Nuevo Testamento:España.1975. p.185 

La palabra “don”, significa “favor”,”beneficio” dado a una persona.El don es para ministrar a otro.

En las Escrituras se colocan en lista los dones del Espíritu Santo en cuatro lugares diferentes a saber:

Romanos 12:6-8

  1. Profecía
  2. Servicio
  3. Enseñanza
  4. Exhortación
  5. Liberalidad
  6. Presidrir
  7. Misericordia

I Corintios 12:4-11

  1. Sabiduría
  2. Palabra de ciencia
  3. Fe
  4. Sanidad
  5. Milagros
  6. profecía
  7. Discernimeitno de espíritus
  8. Lenguas
  9. Interpetación de lenguas

Efesios 4:11

  1. Apostoles
  2. Profetas
  3. Evangelistas
  4. pastores y maestros

1 Pedro 4:11

  1. Hablar
  2. Servicio

La Provisión de Dios para el hombre caído

“La provisión para la salvación del hombre caído es Cristo, quien a través de su obra vicaria en la cruz del calvario redimió a los cautivos del diablo. La Salvación obrada por Cristo, determina, por las promesas de Dios, la presencia viva de su Santo Espíritu en nosotros, pero tal presencia trae consigo dones espirituales que empiezan a repartirse y a operar según la voluntad de Dios en cada creyente, tales evidencias y operatividad de dones ya estaban proféticamente anunciadas:

“Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días” (Joel 2:28-29)

Los dones entonces se constituyen (aparte de ser una promesa de Dios) en las capacidades que Dios nos otorga para uso y provecho de nosotros mismos (En cuanto a perfeccionamiento y crecimiento espiritual) y para la iglesia militante; la importancia es tal, que Dios por medio de la Salvación en Cristo busca restaurar aquella perfección original en el hombre caído (Pero con el hombre arrepentido), esto, sin embargo no inhibe que aunque seamos nuevas criaturas, la vieja naturaleza, la caída, todavía permanezca en nosotros, pero esto no significa que esta esté operativa potencialmente en los renacidos de nuevo. Por lo tanto debe ser vencida por la docilidad del creyente al Espíritu Santo y por aquellas donaciones recibidas de parte de Dios, es allí donde radica la pertinencia de conocer de ellas, es decir de los dones, tanto en su uso, así como su servicio a favor del creyente y de toda la iglesia de Jesucristo.(0)

¿EXISTEN PROBLEMAS EN EL ESTUDIO DE LOS DONES?

Se ha descuidado el estudio de los dones.
Se han adoptado posiciones extremas con respecto al estudio de este tema.
En muchas oportunidades no se ha tratado, por descuido y por falta de conocimiento, por encontrar muchos desacuerdos, o por temor de despertar diferentes posiciones, por lo cual se llegó a considerarlo un tema tabú del cual poco se pueda hablar.
Especialmente en la edad Media, la falta de enseñanza bíblica trajo como resultado el fracaso en la comprensión de los dones espirituales, reduciendo la actividad en la medida que se reducía el papel de los laicos en la Iglesia.
Por otro lado, muchos han sobre- enfatizado el tema, exagerando la búsqueda de manifestaciones extraordinarias en el ejercicio de los dones, dejando que la vida espiritual y la semejanza a Cristo ocupe un lugar secundario.
El fanatismo y la exhibición emocional en el uso de los dones han estado asociados a menudo con falsas doctrinas y sectas.
Existen desacuerdos en cuanto a la definición de los dones e incluso a la vigencia de algunos dones en la actualidad.
Hay confusiones respecto de los dones espirituales y capacidades o talentos naturales del creyente.

El dr. Carlos Mraida, copastor de una iglesia bautista de la ciudad de Buenos Aires, opina al respecto de esta manera.

“Este asunto es de gran interes en la actualidad. también, lamentablemnte, ha causado división y confución entre los creyentes. En un extremo tenemos a aquellos que mencionan que es necesario hablar en lenguas para poder decir que se ha experimentado el bautismo dle Espíritu Santo. As su vez, y en el otro extremo, están los que piensan que todos los dones han cesado para siempre al término de la era apostólica.(1)

¿QUÉ DEBEMOS CONOCER EN EL ESTUDIO DE LOS DONES?

Para estudiar, conocer y amar este tema correctamente debemos dividir el estudio en:

Los dones espirituales: ¿cómo definirlos?

Investigar acerca de la palabra griega “ dones” y conocer su significado.
Definir claramente ¿Quién da los dones? ; ¿Para qué sirven? ; ¿A quiénes les son dados los dones espirituales?
Tener una clasificación didáctica acerca de los dones.

Los dones espirituales: ¿cómo descubrirlos?

Conocer las distintas listas de dones que figuran en el nuevo testamento, localizarlos y poder definirlos con palabras propias.
Llevar una vida de profunda relación con la persona de Dios, su poder y su pueblo.

Los dones espirituales: ¿Cómo desarrollarlos?

Escuchar la exhortación del Apóstol Pablo a ejercitar y desarrollar el fuego del don que esta en cada creyente.
“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don que esta en ti…” 2 Timoteo 1 : 6
La Palabra de Dios nos da un ejemplo glorioso a través del cuerpo humano.
“Vosotros pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembro cada uno en particular” 1 Corintios 12 : 27

Los dones espirituales:¿Cómo disciplinarlos?

En el ejercicio de cada don debe haber integración, coordinación, se deben quitar la carnalidad y la ignorancia.

Cuando un creyente no tiene un don determinado, y otro creyente sí lo tiene: ¿Puedo sentir envidia, ó codicia, ó tristeza?

Los dones espirituales: ¿Cómo dedicarlos?

“No descuides el don que hay en ti…”1 Timoteo 4 : 14.
Debemos rendir nuestros dones a los pies de Cristo, para que Él multiplique los frutos.

Aplicación (2)

Las instrucciones de Pablo en cuanto a la manifestación de los dones espirituales no son para estorbar el uso de los dones, sino para hacerlos aun más provechosos para los creyentes y los incrédulos. Tenemos que tener presente que el Espíritu Santo fue quien inspiró a Pablo a entregarnos estas instrucciones.

Mientras que la exuberancia de los corintios los llevó a un énfasis exagerado de ciertos dones, resultando en la confusión, hoy día un gran número de iglesias gozan del mucho orden, en tal grado que existen pocas manifestaciones de los dones durante los servicios de adoración en tales iglesias. ¿Cuántos de nosotros al examinar nuestra vida, nos daríamos cuenta de que hemos experimentado tantas manifestaciones de lenguas, sus interpretaciones, la profecía u otros dones del Espíritu, que ahora sentimos la necesidad de controlar todo exceso de ellos?

Quizá el verdadero mensaje que necesitamos sacar de este estudio es un llamado a evidenciar más el ministerio del Espíritu Santo en nuestros servicios. Es un gozo y privilegio para el creyente, y una fuente de vida para la congregación, ser usado por el Espíritu Santo para el ministerio a través de los dones. Los creyentes en Corinto demostraron tanto entusiasmo que Pablo tuvo que corregirlos. Antes de criticar a los creyentes de Corinto, tal vez debamos preguntarnos si nuestra falta de entusiasmo se debe criticar también. ¡Que Dios nos dé a cada uno de nosotros un hambre por la presencia rebosante de su Espíritu Santo demostrada por sus dones!

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” 1 Pedro 4:10

Notas:

(0)  http://www.monografias.com,Ps. Arturo Benito C., Breve estudio acerca de los dones espirituales

(1) Oscar Mraida,Manual de teologia Sistematica,p 98 , Iglesia Evangelica Bautista del Centro de ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

(2) http://www.adorador.com/estudios/eb2006/11-los_dones_espirituales.htm

Desenterrando la historia… los arqueólogos descubren restos vinculados con un antiguo rey

Desenterrando la historia… los arqueólogos descubren restos vinculados con un antiguo rey

Image 

Chris Mitchell – CBN News – Jerusalén, Israel

Un grupo de arqueólogos en Israel dice haber descubierto la tumba del Rey Herodes. Los excavadores hallaron una enorme cripta real con pinturas al estilo romano.

Una fotografía muestra lo que podrían ser restos del sarcófago. Se piensa que los huesos del rey pudieron ser destruidos por rebeldes. Herodes fue el rey de Israel durante seis décadas de ocupación romana. El canal National Geographic produjo un programa especial sobre el hallazgo de la tumba de herodes.

Image

Cada año, centenares de personas se ofrecen como voluntarios para realizar excavaciones arqueológicas en Israel. Para muchos es una experiencia única en la vida.  

Al sur de Jerusalén, en un lugar llamado Ramat Raquel, decenas de voluntarios desentierran la historia bíblica hasta el momento en que el rey asirio Senaquerib sitió Jerusalén.

Gila Yudkin, quien es supervisor a los voluntarios dice que “los hallazgos más emocionantes son de la Era del Hierro que es la época del período bíblico y si usted conoce la historia de Ezequías sabe que los asirios vinieron del norte. Senaquerib bajó a Jerusalén desde el norte y Ezequías llegó de ahí a Jerusalén. Nosotros hemos encontrado paredes y una torre de esa época”.

Image

La universidad de Tel Aviv auspició esta excavación, durante la cual descubrieron monedas, vasijas y artefactos de hace miles de años. Unos cien voluntarios trabajaron en el sitio. Vinieron de todo el mundo y por diferentes razones.

Muchos de los voluntarios eran cristianos. Al cavar en la tierra, vieron como la nación de Israel, su historia y la Biblia se relacionan.

“Te da un sentido de la historia, que estas en contacto con la historia, porque estas tocando pedazos de historia y al ver los diferentes niveles… puedes ver las capas de tiempo, no solo el tiempo moderno sino incluso hasta la Era del Hierro”, dice Joy Star una de las voluntarias.

Rick Berendt trajo a su hija y a su hijo para experimentar la excavación, “yo sabía que debía dar a mis hijos la oportunidad de estar en este ambiente para que sintieran su magia. Es un lugar maravilloso y una actividad maravillosa”.

Image

“Estás ahí donde ocurrió hace 2000 años y realmente es algo que se debe experimentar, no se puede imaginar. Cuando estás excavando la cerámica de la Era de Hierro, excavas en la misma tierra de esa época, la tierra de la gente que tal vez vio a Jesús y lo conoció”, exclama  la voluntaria Stephanie Berendt.

Las edades de los voluntarios varían de 10 a 70 años. Aunque el trabajo es duro, muchos sienten que la inversión física vale la pena.

“Es una experiencia indispensable en cuanto a entender la realidad de la historia y las raíces de la fe cristiana y judía. Yo lo recomiendo mucho…”, dice Berendt.

mundocristiano.tv 

Cantar de la alma que se huelga de conoscer a Dios por fe

Cantar de la alma que se huelga de conoscer a Dios por fe

¡Que bien sé yo la fonte que mana y corre,
aunque es de noche!

Aquella eterna fonte está ascondida.
¡Que bien sé yo do tiene su manida
aunque es de noche!

Su origen no lo sé pues no le tiene
mas sé que todo origen della viene
aunque es de noche.

Sé que no puede ser cosa tan bella,
y que cielos y tierra beben della
aunque es de noche.

Bien sé que suelo en ella no se halla
y que ninguno puede vadealla
aunque es de noche.

Su claridad nunca es escurecida
y sé que toda luz de ella es venida
aunque es de noche.

Sée ser tan caudalosos sus corrientes,
que infiernos cielos riegan y a las gentes
aunque es de noche.

El corriente que nade desta fuente
bien sé que es tan capaz y omnipotente
aunque es de noche.

El corriente que de estas dos procede
sé que ninguna de ellas le precede
aunque es de noche.

Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo pan por darnos vida
aunque es de noche.

Aquí se está llamando a las criaturas
y de esta agua se hartan, aunque a escuras
porque es de noche.

Aquesta viva fuente que deseo
en este pan de vida yo la veo
aunque es de noche.

San Juan de la Cruz

Selecciona: Isabel Pavón
protestantedigital.com

LOS PAULICIANOS Y SUS SUCESORES DOCTRINALES

LOS PAULICIANOS Y SUS SUCESORES DOCTRINALES

En el año 670 vivía en una ciudad del Asia Menor un cristiano llamado Constantino, el cual, habiendo hospedado a un diácono que volvía de su cautividad en Siria, recibió un regalo de gran valor, sobre todo en aquellos tiempos, por la escasez que del mismo había. Era un Nuevo Testamento. Este libro vino a ser su Maestro y su regla de conducta cristiana. Constantino se enamoró especialmente de los escritos y carácter del apóstol Pablo. Por tal motivo cambió su propio nombre en el de Pablo y dio el de Tito, Timoteo, Epafrodito, Silas, Lucas, etc., a sus colaboradores, con los cuales formó una activa sociedad misionera evangélica. Gibbon, historiador católicorromano, dice: «En el Evangelio y las epístolas del apóstol Pablo investigaron estos herejes las doctrinas del Cristianismo primitivo.»

Los Paulicianos —dice el mismo Gibbon— eran tan opuestos a las costumbres de los católicos como adheridos al Nuevo Testamento.

Las imágenes eran para ellos «una manufactura común de un artesano mortal, sin otro valor que el arte que manifestaba su artífice»

las reliquias milagrosas, un montón de huesos y cenizas desprovistos de vida y de virtud, o de alguna relación de tipo espiritual con las personas a las cuaIes eran atribuidas. .

Lac cruz verdadera y vivificadora», según el historiador católico—, un pedazo de madera sólida o podrida. La santa eucaristía, un pedazo de pan, y su sangre, un vaso de vino, solamente símbolo de la gracia.

La madre de Jesucristo era despojada por los Paulicianos de sus honores divinos. Los santos y los ángeles no eran solicitados por ellos para ejercer su ogficio de mediadores.(1)

Esto dice un historiador católicorromano acerca de estos cristianos del siglo vii, y con ello, ¿no los identifica con los cristianos evangélicos de todos Ion tiempos?

Las iglesias llamadas Montañistas, Novacianas y Donatistas existieron desde el siglo ni hasta el siglo vii. Cuando estos tres nombres desaparecen de la vista de los historiadores, surgen por todas partes del mundo iglesias paulicianas. Es decir, el nombre de Pauliciano fue sobrepuesto a los disidentes del Catolicismo romano cuando los Montañistas, Novacianos y Donatistas, en lugar de estar extinguidos, contaban todavía con centenares de miles de miembros. Esto constituye una prueba poderosa de que los Paulicianos no eran todos descendientes espirituales de aquel Constantino que cambió su nombre en el de Pablo, sino que los había de orígenes diversos que se fundieron con los Paulicianos. El historiador Geuericke declara: «Esta secta, notable y numerosa, se levantó formada por elementos de los tiempos pasados.» Otro historiador, Robinson, dice: «Cuando estos sectarios fueron obligados por la persecución de los católicos a buscar refugio en diversa partes del mundo, continuaron la propagacion de sus doctrinas y fueron distinguidos por diversos nombres. Una sucesión de ellos continuó hasta la Reforma.»(2)

Pedro de Bruys

Este intrépido misionero evangélico fue cura de una pequeña parroquia de los Alpes. Cuando la luz del Evangelio iluminó su mente, no pudo quedarse en su aldea y empezó una labor itinerante de evangelización por todo el sur de Francia. El Nuevo Tes­tamento —y probablemente la influencia de algunos descendientes de los paulicianos refugiados en los Alpes— hicieron el resto.

Se cree que millares de personas fueron convertidas por su ministerio itine­rante, que duró veinte años.

Un concilio fue convocado en Toulouse (Francia) en el año 1119, el cual condenó como herejía a los Bonnes-hommes peterinos y palicianos. Estos contesación de sus doctrinas en catorce artículos, los cuales los han identificados, como los mejores cristianos evangelicos de todos los tiempos. Según dicho documento, creían en la eficacia y suficiencia del sacrificio de Cristo para la salvación; que la virgen María fue santa,humilde, y llena d egracia, pero que ni ella ni los demas santos deben ser adorados; decían que después de la muerte  sólo hay dos lugares, uno para los salvos y otro para los condenados, y negaban el purgatorio como un lugar imaginario inventado por el Anticristo.3 Condenaban el uso del agua bendita, los ayunos según el sistema romano, y la transustanciación. Reconocían solamente dos sa­cramentos, el Bautismo y la Cena del Señor. Enseñaron que el matrimonio es honroso y necesario no sólo para los cristianos en general, sino también para los sacerdotes. Que la silla del papa no era la de Pedro el apóstol, y como una reacción natural a las supersticiones de su tiempo en la adoración y veneración de la cruz que impedían al pueblo su rela­ción espiritual con el Cristo Salvador que está en los cielos.

Pedro de Bruys fue apresado mientras estaba predicando en Saint Gilles, cerca de Nimes, y quemado vivo en el año 1124.

Un sucesor notable de Pedro de Bruys fue Enri­que de Lausanne, un piadoso monje del Monasterio de Cluny, el cual fue convertido por Pedro de Bruys diez años antes de su muerte, y continuó predicando hasta el año 1148.

Se nos dice de este predicador, que siempre tenía pasajes adecuados de las Sagradas Escrituras para probar sus afirmaciones.

El pueblo le recibió con admiración porque no estaba acostumbrado a una predicación tan clara del Evangelio por parte de un sacerdote romano en aquellos tiempos, y porque condenaba los abusos y errores del cler0 que la gente repudiaba en su corazón. Así que cuando otros sacerdotes se le oponían, el pueblo solía ponerse de su parte.

Al escuchar sus predicaciones la gente se arrepentía y encomendaba sus vidas. Muchos que vivían en inmoralidad se casaban legalmente. Gran número de mujeres de mala vida quemaba sus vestidos y aderezos cuando fueron convertidas a Dios por sus exhortaciones.

En 1134 fue aprehendido por orden del obispo de Arles y llevado ante el Concilio de Pisa, el cual le condenó a perpetuo silencio y encierro en el Monasterio de Clairvaux, del cual el célebre San Bernardo era abad. Pero Enrique supo escaparse pronto, llevado por su intenso deseo de proclamar la Buena Nueva al mayor número de almas posible. Se cree que la verdad del Evangelio que predicaba le ganó, en el mismo convento, amigos que le facilitaron la fuga. Pronto se le encontró predicando en Toulouse y su región, donde los Albigenses4 eran mayoría, y aunque él predicaba el evangelio puro y no las ideas albigenses, su oposición a Roma predispuso las gentes en su favor.

Notas:

1. Gibbon, Hist. de Roma, vol. 4, pp. 595, 596.

2.   Robinson, Ecc. Resg., pp. 126, 127. 

3.   Nombre que daban estos cristianos al sistema romano.  La corrupción que reinaba en la corte romana en aquellos tiempos es reconocida hoy por los mismos católicorromanos, pues por poco ilustrados que sean, no pueden negar los hehcos de la Historia. Los papas de aquellos tiempos eran hombres tan depravados, tan disolutos y degenerados, que la Iglesia Católica, actualmente, no los aguantaría ni un día más en el pontificado.

4. Nombre dado a estos sectarios, llamados también Cataros —que significa «puros»— durante el siglo xn y parte del xiii, que desde la ciudad de Albi, en Francia, se extendieron por el sur de este país. Las creencias religiosas de los Cataros derivaban del Cristianismo; tenían gran devoción por la figura de Cristo, pero con tendencia maniquea. Rechazaban el Antiguo Testamento, así como la violencia y el pecado en todas las formas, y acusaban a la Iglesia Católica de defender la beligerancia y el poder.

Dice el diccionario Salvat, de origen católicorromano, pero imparcial: Los Cataros procedían de los Bugomiles expulsados de Bulgaria, y arraigaron predominantemente en Provenza y Languedoc. Los predicadores insistían excesivamente sobre el pecado y la condenación eterna. Las autoridades eclesiásticas prohibían la traducción de los Evangelios a las lenguas nacionales; en cambio, la predicación de los Albigenses y su interpretación del Evangelio en lengua popular era, en general, de un nivel culto y elevado, frecuentemente superior al de los predicadores católicos. En el terreno social, los Cataros ponían en entredicho el derecho de propiedad, lo que les dio la adhesión de las clases populares. Desde sus inicios los Albigenses se dividieron en dos escuelas: la de los dualistas moderados, que incorporaba numerosos elementos cristianos y la de los dualistas radicales, en la que predominaban los elementos extracristianos, mayormente maquineos. Algunos escritores modernos han visto en los primeros elementos cristianos evangélicos, confundidos por sus perseguidores con los segundos, ya que para ellos eran igualmente herejes todos los que se oponían a la Iglesia Católica dominante)

Samuel Vila, Origen e historia de las denominaciones cristianas,pp. 30-34,ed. clie

SAN HIPÓLITO Y LOS NOVACIANOS

SAN HIPÓLITO Y LOS NOVACIANOS

Otro protestante notable que denunció la mundanidad de la Iglesia Católica y los abusos del papa Calixto fue San Hipólito, obispo de Porto, población lltuada en la desembocadura del río Tíber, muy cerca de Roma. La Historia Eclesiástica de Boulangier llama a Hipólito de Porto «San Hipólito antipapa», pues la Iglesia Católica lo ha canonizado a pesar de la oposición al naciente papado en sus días.

Dieciséis años después de la muerte de San Hipólito, que pereció mártir en la persecución de Diocleciano (año 303), continuaban existiendo en la iglesia de Roma —y en muchas otras de todo el Imperio— dos partidos: el partido relajado, y el partido estricto.

Un escritor notable dijo:
«Cuando los cristianos más relajados y corruptos estaban en el poder, la secta de los Novacianos, como eran llamados, ya fuesen mayoría o minoría, cuando se separaron constituyeron la verdadera iglesia de Dios en Roma. Salieron de en medio de ellos al mandato de Dios, Novaciano vino a ser pastor de la iglesia separada, y su ejemplo inspiraba a las buenas y fieles iglesias de todas partes, las cuales se habían separado también de las otras iglesias corrompidas, siguiendo su valioso ejemplo en Roma.»

Según Gibbon había por lo menos 400 iglesias novacianas en África del Norte, y muchas otras también en Nicomedia, Constantinopla, Frigia, así como en el Imperio occidental, Italia, Francia, Suiza e Iberia, o sea España. El emperador Constantino, una vez hubo aceptado el Cristianismo por conveniencia política, quiso unir a los Novacianos con la iglesia de Roma, pero estas iglesias rechazaron todas sus proposiciones porque comprendían los peligros de la unión de la Iglesia y el Estado.

Constantino murió el 23 de mayo del año 337, solamente un año después de su bautismo, pues había diferido la práctica de este rito cristiano por la absurda idea de su tiempo de que el bautismo puede limpiar todos los pecados de una vida. Por esto puso a un lado el vestido imperial después del bautismo y nunca más lo volvió a usar. Es dudoso que este emperador comprendiera nunca el verdadero sentido de la conversión a Dios y la regeneración que el Espíritu de Dios obra en el alma por medio de la fe, ya que atribuía la salvación al acto externo del bautismo, más que a la relación directa del alma con Dios. Este es el principio esencial que separa a las iglesias positivamente evangélicas de la Iglesia Romana (1). Y el origen de tal diversidad se halla y debe buscarse,  no en Lutero y la Reforma, sino en la Iglesia cristiana de Roma en tiempos de Hipólito y de Constantino 

Notas:

1 En los años peores de la intolerancia religiosa en Es¬paña bajo el régimen dictatorial del general Franco, los obis¬pos intransigentes se oponían al matrimonio de ciudadanos españoles si habían sido bautizados en su infancia en la igle¬sia católica, fuese cual fuese su profesión religiosa o su con¬ducta atea. Cuando el Estado empezó a moderar su persecu¬ción contra los cristianos evangélicos, los ateos solían acudir a nosotros pidiéndonos que les extendiésemos certificados de acatolícidad, a lo que teníamos que negarnos por ser sabido, por nosotros y por sus mismos convecinos más o menos irre¬ligiosos, que ellos no eran cristianos evangélicos.

El argumento de los obispos católicos era —y aún es— que el bautismo «imprime carácter», y un bautizado en la Iglesia Católica es católico siempre, por más que no viva ni proceda como tal. Muchos de los católicos de España que incendiaron iglesias y mataron curas, habían sido bautizados en la Iglesia Católica, y muchos de los que nos pedían certificados de acatolicidad habían sido bautizados como tales, pero no habían asistido jamás a la Iglesia Católica; con todo, eran y son aún contados como católicos. Así, en España hay hoy día, según las estadísticas de Roma, 37 millones de católicorromanos; sin embargo, el Estado ha sido declarado no confesional, lo cual prueba que no hay tantos católicos en España como el Papa supone.

El presbítero Vigilancio de Barcelona

Otra protesta de carácter evangélico —aunque no basada sobre puntos fundamentales de doctrina, pues la Iglesia cristiana en general no se había separado suficientemente de ella para merecerla — fue la de Vigilando, presbítero de Barcelona, quien emprendió un viaje para entrevistarse con San Jerónimo en Tierra Santa, no entendiéndose muy bien, pues Jerónimo, aunque era una lumbrera por su inteligencia, poseía tal carácter que no podía tolerar oposición.

A su regreso, Vigilancio se estableció en Aquitanla, dejando escandalizados a sus colegas eclesiásticos al saber que hablaba contra varias prácticas que Iban creciendo en la Iglesia y a las cuales llamaba él supersticiones. Eran éstas la adoración de las reliquias, las velas nocturnas, el uso de luces durante el día en los lugares sagrados, los falsos milagros, el monasticismo y el celibato del clero. En todos estos puntos se muestra un perfecto cristiano evangélico.

No nos ha sido llegada más que una obra suya, pero es suficiente para darnos una idea del pensamiento del autor, y en ella leemos:

«Si en la Palabra de Dios se nos prohibe la adoración de los mismos ángeles y de los hombres, ¿con qué razón podemos excusarnos de la culpa de idolatría dando culto a las cenizas y huesos de aquellos que murieron por la fe en Cristo? Muy bien podemos hacer nuestras oraciones en compañía de aquellos que, habiendo confesado la verdadera fe, van a ser sacrificados por amor a Jesús; y también podemos adornar las tumbas de los mártires, como quieren otros ministros; pero adorar las tumbas, en vez de adornarlas, y también las reliquias de los: que murieron por amor de Cristo, son actos totalmente contrarios a la Palabra de Dio« por consiguiente, idólatras.»

Es muy curioso saber que hace 1.200 años había en Barcelona,España un obispo protestante anteríor en más de mil años a Lutero y la Reforma.

LOS MONTANISTAS

LOS MONTANISTAS

Mucho se ha discutido acerca del movimiento montanista de fines del siglo II, que se hizo extenso y famoso en los siglos III y IV. ¿Era éste un movimiento evangélico de retorno a los mejores principios de la fe cristiana, o ha de considerarse simplemente como una exaltación de ánimo por parte de algunos fanáticos dentro de la Iglesia cristiana universal, todavía no muy desviada de las doctrinas apostólicas?

Es evidente que no faltaron en el seno del movimiento montanista exageraciones y exaltamientos lamentables. Lo mismo ha sucedido en ciertos movimientes similares ocurridos en siglos posteriores dentro de las comunidades evangélicas, y muchos creen que el Montanismo tiene un gran parecido con el Pentecostalísmo moderno. Pero no podemos ignorar el hecho de que había en el Montanismo un impulso de retorno al fervor espiritual de los tiempos apostólicos.

La figura más destacada dentro del Montanismo, y que más huellas ha dejado por sus escritos, fue Tertuliano, de tal manera que alguien ha dicho: «Si el Montañismo no hubiese sido en sus días, Tertuliano lo habría inventado.» Para adherirse a la secta no tuvo que pasar por ninguna crisis ni efectuar cambio alguno de ideas. Lo que le decidió a pronunciarse franca y abiertamente por esta secta fue el observar que eran calumniados y combatidos injustamente.

El bien conocido escritor evangélico D. Juan Varetto dice:
«Hay que entender que los montanistas se habían apartado de los otros cristianos en señal de protesta contra el formalismo, principios de clericalismo y decadencia espiritual que se empezaban a notar en muchas iglesias. Aspiraban a mantener la más completa pureza y fervor. Daban énfasis al sacerdocio universal de los creyentes y eran democráticos en el gobierno de las iglesias, en oposición a las pretensiones del naciente episcopado. Evidentemente, eran protestantes surgidos en el seno de la Iglesia cristiana universal, mucho más de mil años antes de que naciera Lutero y se proclamara la Reforma Protestante.» [0]

Este movimiento inició en Frigia, Asia Menor, alrededor del año 155 d.C. Sim embargo, podemos leer de Eusebio y Jerónimo, que el movimiento inició alrededor de 173 d.C. De Asia Menor se extendió a Roma y al norte de Africa, en donde fue muy popular.

El montanismo fue una amenaza para la iglesia. El principal problema para comprender lo que este movimiento afirmaba y creía se encuentra en que toda la información disponible es fragmentaria y viene de aquellos cristianos y líderes de la iglesia que se oponían al movimiento.

Para sus oponentes, el montanismo se esforzaba en cambiar toda la vida eclesiástica cristiana con la expectación de que Cristo estaba a punto de volver. Montanus, el líder del movimiento, y de quien tomó el nombre, enseñó acerca del derramamiento del Espíritu, del cual, sus seguidores eran los principales receptores. Esto, para Montanus, era una señal del fin de los tiempos. La Jerusalén celestial  estaba a punto de descender a Frigia y Pepuza.

Para muchos, Montanus decía ser el Parakleto del que habla el apóstol Juan en su evangelio (Juan 14:16). Lo afirman por escritos como este,

“Pues Montanus habló, diciendo, ‘Yo soy el Padre, y el Hijo, y el Parakleto.’” [1]

Lo más probable es que este hombre estuviera diciendo que alguno u otro, o quizás todos los miembros de la trinidad hablaran a través de él. Lo que afirman algunos historiadores es que Montanus decía ser la boca del Espíritu Santo. Por ejemplo, Epifanio escribe de Montanus,

“Ya no escucharán de mí, sino que han oído de Cristo.” [2]

Montanus y sus seguidores, principalmente dos mujeres llamadas Prisca y Maximilla, creían que el regalo de profecía era algo diferente a lo que Pablo describió en su carta a los Corintios. Para los montanistas, la profecía era un éxtasis en donde Dios tomaba el control del profeta. Había en sus profecías una pérdida del auto-control y glosolalia. Este último, es decir, el don de lenguas era también prominente entre los montanistas, así como lo eran las visiones revelatorias. En los escritos de Eusebio encontramos a Apollinarius refutando a los montanistas. Este hombre decía que los montanistas hablaban de maneras extrañas. Por ejemplo dice,“El [Montanus] inició en éxtasis y a hablar de manera extraña.” Apollinarius se refería a los montanistas como los “profetas charlatánes.”

Para los montanistas, la profecía consistía en que el profeta entraba en una especia de trance para que Dios pudiera hablar directamente, y esto, por supuesto era una amenaza para la iglesia y la visión que esta mantenía con respecto al canon y a la Biblia como autoridad final. El dicho, “Así dice el Señor” fue adoptado por estos hombres como ocurrencias diarias.

___________________________________________________

Notas:

[0] Samuel Vila, Origen e historia de las denominaciones cristianas, p.25-26, ed. Clie

[1] Didymus. On the Trinity 3: 41,1

[2] Epifanio. Panarion, 48:12; col. 873

Fuentes Bibliográficas:

Descubren en Israel dos tumbas de la familia del rey Herodes

Descubren en Israel dos tumbas de la familia del rey Herodes

 

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/tumbas-herodes.jpg

Sábado 29 de Noviembre del 2008
Arqueología
 Israel

JERUSALÉN, Israel (EP/ACPress.net) Herodes, un rey designado por Roma, gobernó Judea entre el 37 antes de Cristo y su muerte en el 4 después de Cristo, tiene un lugar especial en la historia bíblica, ya que reconstruyó el templo judío en Jerusalén, que se convirtió en centro de culto y estudio para el estado judío. 

Pero su fama se debe a un hecho mucho más triste y terrible. Según relata el evangelio de Mateo Herodes fue burlado por los sabios de Oriente, que tras encontrar y adorar al Mesías no volvieron al palacio del rey para decirle en qué lugar de Belén estaba (“y así yo poder adorarle, había mentido el monarca). Por ello, Herodes ordenó la ‘Matanza de los inocentes’ en Belén, un asesinato en masa de niños de edad similar a la de Jesús, por miedo a que el Mesías le arrebatara el trono. 

LA TUMBA

El arqueólogo israelí, Ehud Netzer, manifestó recientemente que desenterró dos tumbas en Cisjordania que cree que contienen los restos de familiares del Rey Herodes del relato bíblico.

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/ehud-netzer-sarcofago.jpg
El arqueólogo israelí Ehud Netzer
con uno de los dos sarcófagos. 

 
Otros resultados anunciados por Ehud Netzer, jefe de un grupo de excavación de la Universidad Hebrea de Jerusalén, proporcionan nuevas evidencias del fastuoso estilo de vida de esta monarquía de la era romana, también conocida como ‘Rey de los judíos’. 

Netzer mostró a los periodistas pedazos de dos sarcófagos de piedra caliza que al parecer contuvieron restos de una de las mujeres de Herodes, Malthace, y de su nuera. Además, agregó que estos hallazgos apoyan su teoría de que otro sarcófago encontrado en la zona en el 2007 era de la tumba del propio rey Herodes. 

En diciembre del 2007, el arqueólogo israelí descubrió dicha tumba en una colina del desierto de Judea, al sur de Jerusalén, donde el rey Herodes construyó un palacio. No obstante, algunos expertos dijeron en aquella ocasión que la evidencia no parecía concluyente. Basado en el sarcófago adicional que encontró y a pesar de la ausencia de inscripciones y documentación del antiguo historiador judío, Flavio Josefo, Netzer expresó que “me comería mi sombrero si fuese la tumba de alguien más”.

Noticias Relacionadas:

Un arqueólogo israelí descubre la posible tumba del Rey Herodes al sur de Jerusalén

Hallan la “tumba de Herodes” en el desierto de Judea

 

Anteriores Entradas antiguas