Adán Y Eva: otro día en el paraiso


Adán Y Eva: otro día en el paraiso

(Se abre el telón y se ve un árbol con manzanas y Adán y Eva dando vueltas alrededor curiosos)

ADAN:- (curioso) Che, Eva… ¿de donde salió esto?
EVA:- No sé…pero mirá, tiene frutas.
ADAN:- (entusiasmado) ¡Tenés razón! Podríamos comer algunas.
EVA:- No. Acordate lo que dijo el barba, (con voz muy seria y grave)“no comeréis productos nacionales o podríais morir.”
ADAN:- (fastidioso) Dejate de hinchar. Hace cuanto que vengo comiendo lo que cocinas y no me hizo nada. Además aprovechemos, como aumentó el precio de la carne por ahí Dios quiere que comamos de este fruto. Por algo los precios están por las nubes.
EVA:- (indecisa) No se…que se yo…

(Entra en escena una serpiente)

SERPIENTE:- (incitadora) Eva, dale…anímate, dale un saque y vas a ver que está bueno.
EVA:- ¿Y a vos quién te mando?
SERPIENTE:- El verdulero de la esquina, pero no importa, además, ¿quién se va a enterar?, ¿vos te crees que esto va a salir en la Biblia?
ADAN:- (impaciente) Bue…hasta que se decidan ya inventamos las dietas.
EVA:- Está bien…yo la agarro.
(Eva corta una manzana)
DIOS:- (desde el cielo y con vos retadora) ¡Eva!, ¿Qué has hecho?
EVA:- (con miedo) Pero yo no quise…ellos me dijeron que lo haga…
ADAN:- (despreocupado) ah, no se mijita, yo no tengo nada que ver…arreglatelas sola. Vos te mandaste la macana, vos la arreglas
SERPIENTE:- Este…yo justo pasaba por acá…vine a preguntar una dirección…
EVA:- (con miedo) Señor, le suplico, no nos saque del paraíso.
ADAN:- Además no puede, tenemos la VISA al día, somos legales.
DIOS:- (pensativo) Bueno, lo podemos arreglar de una forma. Ustedes me dan una gamba y yo acá no vi nada.
ADAN:- (enojado) Hey!…pará. Yo ya te di una costilla.
SERPIENTE:- No. Lo que dice es que le des dinero y hace la vista gorda.
ADAN:- ¿Para que? Si yo veo fenómeno así como estoy.
SERPIENTE:- (enojada) ¡No!. Le tenés que dar plata para que pase por alto la situación.
EVA:- (se dirige a Adán enojada) Podríamos darle el dinero si no te hubieses gastado todo en las apuestas y hubieses conseguido un trabajo.
ADAN:- ¡Uh!… ¿todavía te acordás?, ya te dije que lo del trabajo está difícil. Mañana compro el diario y veo que sale.
DIOS:- (enojado) ¿No tienen la plata? ¡Fuera del paraíso!
EVA:- (Desesperada) Noooo…¿y ahora que vamos a hacer? Todo será terrorífico, viviremos en la incomodidad, tendremos que empezar todo de nuevo.
ADAN:- (tranquilo) Ni te preocupes, vas a ver que en unos días se le pasa y vamos a volver.

(Se cierra el telón)
El conde Seba
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: