¿Qué vas a construir?

¿Qué vas a construir?

Pastor Tony Hancock

Introducción

En esta mañana, quisiera hablarles específicamente a los que trabajan en la construcción. Los demás pueden escuchar, y quizás aprendan algo; pero este mensaje es específicamente para los constructores. Debo de aclarar que no me refiero a los que trabajan en la construcción de casas, de hoteles o de negocios de otra índole; me refiero a los que trabajan en la construcción de la Iglesia.

La Iglesia es un edificio, pero no es un edificio que consiste en tablas y tabique. Más bien, las piedras con las que se edifica este edificio son piedras vivas. Los que han sido llamados a servir al Señor, sea como evangelistas, como pastores, como maestros o como líderes de otra índole han sido llamados, en realidad, a servir en la obra de construcción.

Varios de ustedes han recibido ese llamado, y todos hemos sido llamados a colaborar – aunque sea sólo como ayudantes – en la construcción de la Iglesia. La pregunta para cada uno de nosotros es la siguiente: ¿Qué vas a construir? Veamos lo que nos dice la Biblia acerca de esta cuestión.

Lectura: 1 Corintios 3:10-17

3:10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como
perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica
encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.
3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está
puesto, el cual es Jesucristo.
3:12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata,
piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,
3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la
declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de
cada uno cuál sea, el fuego la probará.
3:14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó,
recibirá recompensa.
3:15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si
bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.
3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de
Dios mora en vosotros?
3:17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a
él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo
es.

Pablo escribe estas palabras para despejar cierta confusión que había surgido entre los corintios. Ellos se parecían a cierto hombre, náufrago en una isla desierta, que fue rescatado después de años de vivir solo. Cuando los rescatadores llegaron a la playa solitaria donde se encontraba este hombre, le preguntaron
cómo había podido sobrevivir solo tanto tiempo. 

El les empezó a explicar la forma en que había explorado la isla, descubriendo las fuentes de agua potable y alimentación que existían, construyendo una choza para albergarse de las fuertes tormentas tropicales que repentinamente azotaban la isla. ¡De hecho! -exclamó- desde aquí pueden ver mi casa.

Señaló hacia la cresta de una colina cercana, donde se veían tres pequeños edificios hechos de materiales rústicos. La primera de ellos es mi casa, dijo el hombre. ¿Cuál es el segundo edificio? le preguntaron. Esa es la iglesia donde adoro al Señor, dijo. ¿Y el tercer edificio? Esa es la iglesia a la que asistía antes.

Ese mismo espíritu de divisionismo había infiltrado la Iglesia en Corinto, y frente a tal actitud, Pablo declara la realidad acerca de la obra del Señor. Los corintios se alineaban con uno o con otro líder, como si fueran competidores. Pablo insiste en que son colaboradores, no competidores. Son colaboradores, porque construyen sobre una sola fundación.

Si vas a tomar a pecho las palabras inspiradas de la Biblia, debes de saber que tú también recibes este llamado:

I. Construye sobre la fundación correcta

Pablo declara: “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (v. 11). La única fundación sólida y firme para la edificación de la Iglesia es la cruz de Jesucristo. Fue en la cruz que la ira de Dios a causa de nuestros pecados fue satisfecha. Fue allí que nuestra deuda fue pagada, y es sólo allí que el pecador puede hallar perdón.

Hoy en día enfrentamos la gran tentación de esquivar la cruz de Jesús, o de sustituirla con algo que pueda ofender un poco menos a la sociedad. Al hombre moderno la cruz le parece una tontería o una trivialidad. Frente a tal actitud, nos sentimos tentados a cambiar el mensaje de la cruz por un mensaje de optimismo, un mensaje terapéutico o animador.

Enfrentamos la tentación de convertirnos en expertos en autosuperación, en lugar de predicadores de la cruz. Desde un principio, lo hemos sabido: “La palabra de la cruz es locura a los que se pierden” (1 Corintios 1:18a). No nos debe de sorprender que nos llamen locos.

Por este motivo, asegúrate siempre de construir sobre la fundación correcta. No olvides que tu primera función como siervo del Señor es llevar a las personas a la cruz. No hay otra fundación. Ahora bien, si has elegido la fundación correcta, asegúrate de lo siguiente:

II. Construye con los mejores materiales

El verso 12 nos da a entender que la obra de construcción se puede hacer con diferentes materiales. Algunos usarán oro, plata, piedras preciosas: materiales de valor y de buena calidad. Otros usarán madera, heno, hojarasca: materiales baratos y de baja calidad.

En realidad, puedes engañar a muchos con la calidad de tu construcción, si quieres hacerlo. Puedes servir a Dios de una forma que llama la atención, que hace que todos te halaguen, y que sin embargo se basa en materiales de baja categoría.

Me explico: los materiales que tenemos en vista son la enseñanza y la interpretación de la Palabra, el testimonio de la vida que damos, el esfuerzo que dedicamos a nuestro servicio al Señor. Podemos construir con materiales baratos, y sin embargo engañar a muchos.

En cierta ocasión, iba entrando a una tienda cuando noté algo insólito. La entrada de esta tienda quedaba sostenida por varias columnas de un tamaño y grosor impresionantes. Parecían muy sólidas. Sin embargo, al acercarme, me di cuenta de que había una pequeña ranura en la superficie de una de las columnas que
me permitía observar su interior.

Para mi sorpresa, ¡la columna estaba llena de espuma! Esta columna tan impresionante tenía toda la fuerza del unicel. Las columnas sólo servían de adorno; no sostenían nada. Bueno, de igual manera, nosotros podemos impresionar a muchas personas, sin realizar una construcción sólida y firme.

He conocido personas en mi carrera ministerial que se preocupan más por la apariencia que por la realidad. La impresión que dan de su iglesia dista enormemente de la realidad que en ella se vive. Creo que no están construyendo con los mejores materiales.

¿Con qué materiales construyes tú? ¿Te has preparado para construir bien? Esfuérzate para ser un obrero aprobado, que maneja bien la Palabra de verdad. Construye con los mejores materiales que puedas. Si lo haces, entonces cumplirás con la siguiente recomendación:

III. Construye para salir aprobado en la inspección

Habrá un día en el que se inspeccionará la obra de todo trabajador. En ese día, quedará muy claro qué tipo de materiales usaste para construir. El verso 13 nos dice que el fuego probará la obra de cada uno.

Esta no es una prueba para salvación. Sabemos que nuestra salvación depende de nuestra decisión de aceptar o de rechazar a Cristo. Es una prueba para recompensas. El buen constructor será recompensado. El que ha construido con materiales de baja categoría, en cambio, escapará como quien se escapa de un
incendio. Permanece vivo, pero pierde todo lo que pensaba poseer.

¿Cómo quieres que aparezca tu obra de construcción en aquel día? ¿Qué quieres que se diga de ti en aquel entonces? Recuerda que habrá una inspección, y el inspector lo sabe todo. Quizás puedas engañar a muchos con una buena apariencia, pero en ese día se revelará la verdadera calidad de la construcción.

Conclusión

Los países de este mundo compiten por construir los rascacielos más altos. Por años, los Estados Unidos tenía el edificio más alto con la Torre Sears en Chicago. Luego, un edificio en Malasia lo rebasó, pero no por mucho tiempo. El edificio completo habitable más alto del mundo actualmente está localizado en Taipei, Taiwán. Sin embargo, cuando se complete un nuevo rascacielos en Dubai, será el edificio más alto del mundo.

Mientras los hombres tratan de llegar más y más cerca del cielo, nosotros hemos sido llamados a construir el edificio más importante y más duradero del mundo – la Iglesia de Dios. ¿Sobre qué fundación estás construyendo? El único fundamento sólido es Cristo.

¿Estás construyendo con los mejores materiales? Recuerda que habrá un día de inspección. Mi deseo es que cada uno de nosotros oiga, en ese día: Bien hecho, buen siervo y fiel; entra al gozo de tu amo.

—————————————————————-
– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock! http://www.pastortony.net
– El Sermón Dominical, a cargo del Pastor Tony Hancock http://www.iglesiatriunfante.com/sermon
– Portal Cristiano Evangélico Iglesia Triunfante http://www.iglesiatriunfante.com

SIMBOLOGIA BIBLICA DE LOS COLORES

SIMBOLOGIA BIBLICA DE LOS COLORES

1. AMARILLO= GLORIA DE DIOS, “SHIKINAH” 
2. AMBAR= UNCION DE DIOS, CONSAGRACION
3. ANARANJADO (NARANJA)= ALABANZA
4. AZUL CLARO= CELESTIAL, ESPIRITU SANTO
5. AZUL ROYAL= AUTORIDAD, SACERDOCIO, MANDAMIENTO
6. AZUL SAFIRO= REVELACION DIVINA
7. BLANCO= PUREZA, SANTIDAD, JUSTICIA, LUZ, FESTIVIDAD, TRIUNFO(GEN 30:35)
8. BRONCE= JUICIO, JUSTIFICACION, CAPACIDAD PARA SOPORTAR JUICIO, AREPENTIMIENTO (EX. 27:2)
9. CAFE= PAN, CAMUNIO, CUERPO DE CRISTO, HOMBRE, NATURALEZA HUMANA (GEN. 30:37)
10. COBRE= ALTAR DEL TABERNACULO. PERDON, EXPIACION, JUICIO
11. GRIS= MADUREZ
12. NEGRO= MUERTE, PECADO, MALDAD, MISERIA, AFLICCION, HUMILLACION, LUTO, CILICIO
13. ORO= DIVINIDAD, PURIFICACION, PERSEVERANCIA EN LAS PRUEBAS, TRONO DE DIOS, DIOS (GEN. 2:11)
14. PLATA= REDENCION, PRECIO, PAGO
15. PURPURA= REALEZA, MAJESTAD, REINO SACERDOCIO, PODER, REY, AUTORIDAD
16. ROJO= SANGRE DE CRISTO, SACRIFICIO, FUEGO CONSUMIDOR, VIDA, PROTECCION
17. ROSA= HERMANDAD, BUENAS RELACIONES ENTRE HERMANOS, AMOR, COMUNION, IGLESIA
18. TORNASOL (IRADECENTE)= CONQUISTAR, PROMESA, TESOROS CELESTIALES
19. TURQUESA= GUERRA ESPIRITUAL, JEHOVA EL GRAN GUERRERO
20. VERDE= VIDA NUEVA, VIDA ETERNA, PROSPERIDAD, ESPERANZA, VIGOR, CRECIMIENTO ESPIRITUAL, NUEVOS COMIENZOS
21. VINO= PACTO, GOZO, COMUNION, COMPROMISO, SANTIDAD
22. VIOLETA (LILA) = SOBRENATURAL, INVISIBLE
23. TOPACIO= GANANCIA, RECOMPENSA
COMBINACION DE COLORES

1. VINO NUEVO= CAFE, VINO, PURPURA, ROSADO COLONIAL, BLANCO
2. PACTO= ROJO ENCENDIDO, ANARANJADO, VERDE ESMERALDA, AZUL CLARO, PURPURA
3. LA NOVIA= DORADO, PLATEADO
4. CALLES DE ORO= ORO, TUL, PERLA
5. TABERNACULO= BLANCO, AZUL CLARO, PURPURA, ROJO ENCENDIDO
6. ARCOIRIS= ROJO ENCENDIDO, ANARANFADO, AMARILLO, VERDE ESMERALDA, AZUL CLARO. AZUL REY, PURPURA
7. REALEZA CIRUELA, PURPURA, UVA, LILA, BLANCO
8. FUEGO SANTO VINO, ROJO, AMARILLO, BLANCO
9. REDENCIÓN NEGRO, CAFE, ROJO, PLATA, BLANCO
10. EVANGELISMO DORADO, VERDE MENTA, NARANJA, AMARILLO, TUL BLANCO
11. ADORACION, ORO, NARANJA, PLATEADO
12. CORAZON DE CARDE ROSA PURPURA, ROSA COLONIAL, ROSA INTENSO, PALO DE ROSA, ROSADO, ROSADO CLARO Y BLANCO

COLORES DE BANDERAS

Oro = , majestad, gloria del cielo,Divinidad

Bronce = verdad, justicia, juicio
Azul = cielo, agua, esplendor
Verde = creación, nueva vida, crecimiento
Rojo = salvación, la sangre de Cristo, pecado
Púrpura = derechos, , el traje púrpura, tolerancia
Blanco = , pureza, limpiando
Negro = muerte, tristeza, oscuridad
Amarillo = luz, alegría, celebración, fe
Color de rosa = salud
Naranja = fuego, energía, también el Espiritu Santo

Fuego santo Oro/rojo/bronce
Majestad Púrpura/oro/Cerise

Río del dios Oro/plata/azul
Celebración Oro/bronce/oro brillante
Espiritu Santo Azul/plata/ópalo
Gloria Oro/oro rojo/brillante
Curativo Plata/color de rosa/verde
Salvación Rojo/verde/plata
Jubileo Rojo/oro/púrpura
Restauración Negro/rojo/oro
Novia Oro/plata/blanco

 

Adán Y Eva: otro día en el paraiso

Adán Y Eva: otro día en el paraiso

(Se abre el telón y se ve un árbol con manzanas y Adán y Eva dando vueltas alrededor curiosos)

ADAN:- (curioso) Che, Eva… ¿de donde salió esto?
EVA:- No sé…pero mirá, tiene frutas.
ADAN:- (entusiasmado) ¡Tenés razón! Podríamos comer algunas.
EVA:- No. Acordate lo que dijo el barba, (con voz muy seria y grave)“no comeréis productos nacionales o podríais morir.”
ADAN:- (fastidioso) Dejate de hinchar. Hace cuanto que vengo comiendo lo que cocinas y no me hizo nada. Además aprovechemos, como aumentó el precio de la carne por ahí Dios quiere que comamos de este fruto. Por algo los precios están por las nubes.
EVA:- (indecisa) No se…que se yo…

(Entra en escena una serpiente)

SERPIENTE:- (incitadora) Eva, dale…anímate, dale un saque y vas a ver que está bueno.
EVA:- ¿Y a vos quién te mando?
SERPIENTE:- El verdulero de la esquina, pero no importa, además, ¿quién se va a enterar?, ¿vos te crees que esto va a salir en la Biblia?
ADAN:- (impaciente) Bue…hasta que se decidan ya inventamos las dietas.
EVA:- Está bien…yo la agarro.
(Eva corta una manzana)
DIOS:- (desde el cielo y con vos retadora) ¡Eva!, ¿Qué has hecho?
EVA:- (con miedo) Pero yo no quise…ellos me dijeron que lo haga…
ADAN:- (despreocupado) ah, no se mijita, yo no tengo nada que ver…arreglatelas sola. Vos te mandaste la macana, vos la arreglas
SERPIENTE:- Este…yo justo pasaba por acá…vine a preguntar una dirección…
EVA:- (con miedo) Señor, le suplico, no nos saque del paraíso.
ADAN:- Además no puede, tenemos la VISA al día, somos legales.
DIOS:- (pensativo) Bueno, lo podemos arreglar de una forma. Ustedes me dan una gamba y yo acá no vi nada.
ADAN:- (enojado) Hey!…pará. Yo ya te di una costilla.
SERPIENTE:- No. Lo que dice es que le des dinero y hace la vista gorda.
ADAN:- ¿Para que? Si yo veo fenómeno así como estoy.
SERPIENTE:- (enojada) ¡No!. Le tenés que dar plata para que pase por alto la situación.
EVA:- (se dirige a Adán enojada) Podríamos darle el dinero si no te hubieses gastado todo en las apuestas y hubieses conseguido un trabajo.
ADAN:- ¡Uh!… ¿todavía te acordás?, ya te dije que lo del trabajo está difícil. Mañana compro el diario y veo que sale.
DIOS:- (enojado) ¿No tienen la plata? ¡Fuera del paraíso!
EVA:- (Desesperada) Noooo…¿y ahora que vamos a hacer? Todo será terrorífico, viviremos en la incomodidad, tendremos que empezar todo de nuevo.
ADAN:- (tranquilo) Ni te preocupes, vas a ver que en unos días se le pasa y vamos a volver.

(Se cierra el telón)
El conde Seba

El Papa pide a cristianos no esconder sus dones bajo “manto de prejuicios”

Vaticano

El Papa pide a cristianos no esconder sus dones bajo “manto de prejuicios”


.- Al presidir el rezo del Ángelus dominical, el Papa Benedicto XVI reflexionó sobre la parábola de los talentos del Evangelio dominical de hoy y precisó que los cristianos no pueden esconder los dones recibidos de Dios bajo un manto de prejuicios.

El Papa recordó que el hombre de la parábola representa al propio Jesucristo, y los siervos, son los discípulos, mientras que los talentos, son los dones que Jesús les confía. “Esos dones además de la calidad natural, representan las riquezas que el Señor Jesús nos dejó en herencia: su Palabra, el Bautismo, la oración, y su perdón. En una palabra: el Reino de Dios, que es Él mismo, presente y vivo entre nosotros”, indicó.

También explicó que la actitud equivocada es la del miedo. “El siervo que tiene miedo de su patrón y teme el regreso, esconde la moneda bajo tierra no produciendo ningún fruto”, señaló.

“Esto sucede, por ejemplo, a quien habiendo recibido el Bautismo, la Comunión y la Confirmación, entierra después tales dones bajo un manto de prejuicios, bajo una falsa imagen de Dios que paraliza la fe y las obras, llegando a traicionar las expectativas del Señor”, advirtió.

“¡Sí, lo que Cristo nos ha donado se multiplica donándolo! Es un tesoro nacido para ser utilizado, invertido, compartido con todos, como nos enseña ese gran administrador de talentos de Jesús que fue el apóstol Pablo”, manifestó.

Esta enseñanza que nos ofrece el evangelio de hoy, aparece reflejada en el plano histórico-social, promoviendo en las poblaciones cristianas una mentalidad activa y empresarial recordando que siempre prevalece el mensaje central que tiene que ver con el espíritu de responsabilidad con el que hay que acoger el Reino de Dios: “responsabilidad hacia Dios y hacia la humanidad”.

Tras el rezo del Ángelus y el responso por los fieles difuntos, Benedicto XVI recordó que el próximo 21 de noviembre –memoria litúrgica de la Presentación de María Santísima al Templo- se celebra la Jornada pro Orantibus para las comunidades religiosas de clausura. “Agradezco al Señor por los hermanos y hermanas que han abrazado esta misión dedicándose totalmente a la oración viviendo de cuanto reciben de la Providencia. Oremos por ellos y por las nuevas vocaciones, y comprometámonos en ayudar a los monasterios en sus necesidades materiales. Queridos hermanos y hermanas, vuestra presencia en la Iglesia y en el mundo es indispensable”, indicó.

Benedicto XVI también recordó a quienes han fallecido en accidentes de tráfico, pidiendo la oración para las víctimas y sus familiares. En su saludo en español se dirigió a los hispanohablantes “que participan en esta oración mariana y a aquellos que se unen a la misma a través de la radio y la televisión. Os invito a hacer fructificar los dones que el Señor ha derramado generosamente en vuestros corazones, acogiendo el designio salvador de Dios en vuestra vida personal, familiar y social. Que a ello os ayude la maternal intercesión de la Santísima Virgen María, fiel discípula de su Hijo. ¡Feliz Domingo!”.

Noticias Relacionadas

El aborto sin restricciones

El aborto sin restricciones

Ésta es una respuesta en vídeo a THE DARK KNIGHT PREMIERE

¿Vencerán los fundamentalistas?

¿Vencerán los fundamentalistas?

Posted in Octubre 3rd, 2007 

by admin | lupaprotestante.com

Este es el título que el pastor Harry Emerson Fosdick dio a uno de sus sermones el 21 de Mayo de 1922. En los años 1920s muchos norteamericanos llenaban las iglesias fundamentalistas. Al mismo tiempo muchos protestantes buscaban reconciliar la fe con la ciencia e intentaban tranquilizar las tendencias reaccionarias del fundamentalismo. Este sermón predicado en 1922 llamaba a los cristianos a formar una comunidad de mente abierta, intelectual y tolerante. A pesar de que dicho sermón le costó su puesto en la Primera Iglesia Presbiteriana de Nueva York, sus ideas y visión reflejaban la postura de una cierta minoría dentro del Cristianismo. A continuación entrego una traducción propia de este sermón para que sea analizada y cuestionada… Aún me sorprende que este sermón pudiera costar el puesto a alguien…

“Esta mañana vamos a pensar acerca de la controversia Fundamentalista que amenaza con dividir nuestras iglesias americanas, como si no estuvieran ya suficientemente divididas. Hay una escena un tanto sugerente al hablar sobre este tema en el libro de los Hechos, donde los líderes judíos arrastran a Pedro y otros apóstoles porque han estado predicando a Jesús como el Mesías. Además, estos líderes proponen matarlos en el momento en que Gamaliel se levanta y dice, ‘Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios’…

La mayoría de nosotros hemos oído hablar de aquellas personas que se hacen llamar los Fundamentalistas. Su intención aparente es sacar de las iglesias evangélicas a todos los hombres y mujeres que tienen opiniones liberales. Puedo hablar de esta polémica con libertad ya que no hay dos iglesias más afectadas por este tema que la Bautista y la Presbiteriana. No deberíamos identificar a los Fundamentalistas con los conservadores. Todos los Fundamentalistas son conservadores, pero no todos los conservadores son Fundamentalistas. Los mejores conservadores pueden a menudo dar lecciones a los liberales acerca de la verdadera libertad de Espíritu; sin embargo la agenda Fundamentalista es anti-liberal e intolerante.

Los Fundamentalistas ven, y ven con razón, que en estos últimos tiempos ha habido movimientos extraños en el pensamiento cristiano. Una gran cantidad de nuevo conocimiento ha caído en manos de los seres humanos – nuevo conocimiento sobre el universo físico, su origen, sus fuerzas, sus leyes; nuevo conocimiento acerca de la historia de la humanidad y en particular acerca de las maneras en las que las antiguas gentes pensaban sobre asuntos de religión y los términos que usaban para explicar sus experiencias espirituales; y nuevo conocimiento, también, acerca de otras religiones y las formas tan extrañamente parecidas en que dichas creencias y religiones se han desarrollado en todos los lugares…

Hoy día existen muchos cristianos reverentes que no han sido capaces de mantener todo este nuevo conocimiento en un compartimiento de sus mentes y la fe cristiana en otro. Estos cristianos creen que toda la verdad viene del único Dios y de su revelación. Por tanto, es a partir de esta integridad intelectual y espiritual – y no a partir de irreverencia, capricho o celo destructivo – que pretenden amar al Señor su Dios, no solo con su corazón y su alma y su fuerza sino también con toda su mente, y que intentan ver todo este nuevo conocimiento en términos de la fe cristiana, así como ver la fe cristiana en términos de este nuevo conocimiento.

Es verdad que han cometido errores. Es verdad que entre ellos ha habido personas radicales de gran ingenuidad intelectual y con una gran falta de profundidad espiritual. Pero aún así, estas personas siguen considerando esta empresa como indispensable para la Iglesia cristiana. El nuevo conocimiento y la antigua fe no pueden permanecer enfrentadas como enemigos, como si una persona pudiera utilizar el sábado un conjunto de reglas para su vida y el domingo cambiar a otro conjunto totalmente distinto. Debemos ser capaces de pensar acerca de nuestra vida moderna en términos cristianos, y para conseguir eso hemos de ser capaces igualmente de pensar nuestra fe cristiana en términos modernos.

No hay nada nuevo acerca de esta situación. Ha ocurrido una y otra vez a través de la historia, como por ejemplo cuando una Tierra estacionaria comenzó a moverse de repente y todo el universo cuyo centro había sido este planeta encontró un nuevo centro en el Sol, alrededor del cual los planetas giraban. Cuando situaciones así han sucedido solo ha habido una salida: el nuevo conocimiento y la antigua fe han tenido que formar una nueva combinación. Ahora, las personas en nuestra generación que están intentando hacer esto mismo son los liberales, y los Fundamentalistas han formado una campaña para cerrarles las puertas de la comunidad cristiana. ¿Se les debe permitir que venzan?

Es interesante notar los énfasis particulares que los Fundamentalistas están utilizando para marcar los límites de la doctrina alrededor de la Iglesia, a través de los cuales nadie ha de poder pasar excepto en términos de completo acuerdo. Están insistiendo en que todos hemos de creer en la historicidad de ciertos milagros especiales, preeminentemente el nacimiento virginal del Señor; en que todos debemos creer en la teoría de la inspiración – que los documentos originales de las Escrituras, que por supuesto no poseemos, eran inerrantes dictados de la misma manera que los seres humanos pueden dictar algo a alguien; que debemos creer en una teoría determinada acerca de la expiación – que la sangre de nuestro Señor, derramada en una muerte sustitutoria, sirve para aplacar a una deidad alienada y hace posible la bienvenida del pecador; y que debemos creer en la segunda venida de nuestro Señor sobre las nubes del cielo para instaurar un milenio aquí, como si esa fuera la única manera en la que Dios pudiera ser capaz de traer la historia a una culminación adecuada. Estos son algunos énfasis que pretenden marcar los límites doctrinales alrededor de la Iglesia.

Si una persona es genuinamente liberal, su protesta principal no es contra ninguno de estos énfasis, aunque es posible que también proteste contra su posicionamiento como si fuesen los puntos fundamentales del Cristianismo. Este es un país libre y todos tenemos el derecho de mantener estas opiniones o cualquier otra si es que estamos convencidos sinceramente de ella. La pregunta es: ¿tiene alguien el derecho de denegar el nombre de cristiano a aquellos que no están de acuerdo con él en algunos de estos puntos y de cerrarles las puertas de la comunidad cristiana? Los Fundamentalistas dicen que eso es lo que se debe hacer, y así lo están intentando tanto en este país como en el extranjero. Incluso están intentando insertar en los estatutos de algunos estados leyes en contra de la enseñanza de biología moderna. Si consiguieran hacer todo esto en medio de nuestra Iglesia, estarían creando dentro del Protestantismo un tribunal doctrinal más rígido que el del papa.

En tiempos como estos, delicados y peligrosos, donde las emociones están subiendo a la superficie, quiero intentar argumentar en esta mañana el caso a favor de la magnanimidad, libertad y tolerancia. Lo que haría, si pudiera alcanzar sus oídos, es decir a los Fundamentalistas acerca de los liberales lo que Gamaliel dijo a los judíos, ‘Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios’…

Con la intención de ser concretos y no perdernos en la niebla de las generalidades, tomemos en esta mañana dos o tres de estos temas Fundamentalistas y veamos cuál es la situación en las iglesias cristianas con respecto a ellos. Muy a menudo nosotros, los predicadores, no hemos sabido hablar con franqueza acerca de las diferencias de opinión que existen entre los cristianos evangélicos, aunque todo el mundo sabe que dichas diferencias existen. Atrevámonos en esta mañana a considerar algunas de estas diferencias con las que tarde o temprano hemos de tratar.

Podríamos empezar con la cuestión del nacimiento virginal de nuestro Señor. Conozco personas en las iglesias cristianas, ministros, misioneros, u otros cristianos devotos amantes del Señor y siervos del evangelio, quienes aunque similares a la hora de adorar a su Maestro, mantienen distintos puntos de vista acerca de este tema. Uno de estos puntos de vista, por ejemplo, es que el nacimiento virginal de Jesús ha de ser aceptado como un hecho histórico, como si hubiera pasado de verdad, como si no hubiera habido otra forma posible por la que el Maestro pudiera haber venido a este mundo que por medio de un milagro biológico especial. Este es un punto de vista, y son muchas las preciosas almas que lo mantienen. Pero junto a ellos hay también en las iglesias evangélicas otros grupos de igual lealtad y reverencia que opinan que el nacimiento virginal no ha de ser considerado como un hecho histórico… Lejos de pensar estas personas que han abandonado una parte vital de la actitud que requiere el Nuevo Testamento para con Jesús, lo que hacen estos cristianos es recordarnos que los dos hombres que más contribuyeron al pensamiento de la Iglesia acerca del significado divino del Cristo fueron Pablo y Juan, y ninguno de ellos alude en absoluto al nacimiento virginal.

Aquí en nuestras iglesias cristianas existen estas dos opiniones, estos dos grupos de personas, y la pregunta que los Fundamentalistas provocan en todos nosotros es: ¿debe uno de estos grupos tener la autoridad de echar al otro? ¿Debe la intolerancia tener algo que decir ante esta situación? ¿Acaso no es la Iglesia lo suficientemente grande como para mantener en su comunidad a aquellas personas que difieren en sus puntos de vista y que deciden diferir hasta que la verdad plena sea revelada? Los Fundamentalistas responden que no. Dicen que los liberales deben marcharse. Sin embargo, si los Fundamentalistas consiguieran lo que pretenden, lo que tendríamos es una Iglesia que ha perdido a una buena parte de la mejor vida cristiana y consagrada de esta generación – multitudes de hombres y mujeres, devotos y reverentes cristianos, que necesitan a la Iglesia y a quién la Iglesia necesita.

Consideremos otro de estos temas en los que hay sinceras diferencias de opinión entre los cristianos evangélicos: la inspiración de la Biblia. Un punto de vista es que los documentos originales de las Escrituras fueron inerrantemente dictados por Dios a los hombres. Sea que tratemos con la historia de la creación o con las listas de reyes o con las narrativas del reinado de Salomón o con el sermón del monte o con el capítulo 13 de primera de Corintios, todos estos textos llegaron a nosotros de la misma manera, y todos ellos llegaron a nosotros como ningún otro libro lo ha hecho; todos fueron inerrantemente dictados. Así, todo lo que aparece en ellos – opiniones científicas, teorías médicas, juicios históricos, e ideas espirituales – es infalible. Esta es una de las opiniones acerca de la inspiración de la Biblia. Pero junto a estos que lo mantienen, existen otras personas tan amantes de este libro como los primeros que no piensan acerca de la Biblia de la misma manera. De hecho, esa teoría estática y mecánica de la inspiración les parece a ellos un grave peligro para la vida espiritual…

Hoy podemos encontrar estos dos grupos en nuestras iglesias cristianas, y la pregunta que los Fundamentalistas provocan es: ¿debe un grupo poder echar al otro? ¿Es posible que la causa de Jesucristo sea beneficiada al hacer eso? Si fuésemos capaces de imaginarle a El esta mañana caminando entre esta congregación, ¿podríamos imaginar que su forma de actuar fuera llamar suyos a aquellos que tienen esa opinión acerca de la inspiración de las Escrituras y que mandaría a los otros a la oscuridad lejos de El? No es posible encajar al Señor Cristo en el molde de los Fundamentalistas. En occidente hemos escuchado cómo algunos Fundamentalistas han conseguido lo que buscaban en algunas comunidades y los ministros cristianos nos cuentan las consecuencias de esos actos: la gente educada está buscando la religión fuera de las iglesias.

Consideremos otro de estos temas donde hay serias y sinceras diferencias de opinión entre cristianos evangélicos: la segunda venida de nuestro Señor. La segunda venida fue la frase que la Iglesia cristiana primitiva utilizaba para referirse a la esperanza. Nadie en el mundo antiguo pensaba, como hacemos nosotros hoy, acerca del desarrollo, del progreso, del cambio gradual como el camino que Dios puede utilizar para cumplir Su voluntad en la vida humana y sus instituciones. Ellos pensaban en la historia humana como una serie de etapas que se sucedían unas a otras de golpe. El mundo greco-romano dio nombres de metales a estas etapas – oro, plata, bronce, hierro. Los hebreos tenían sus etapas también – el paraíso original en el que el ser humano comenzó, el mundo maldito en el que el hombre vive hoy, el reino mesiánico bendito que un día aparecerá de repente entre las nubes del cielo. Esa era la manera hebrea de expresar la esperanza en la victoria de Dios y Su justicia. Cuando los cristianos llegaron tomaron estas frases de esperanza, como vemos en el Nuevo Testamento. La predicación de los apóstoles muestra el alegre anuncio de que ‘Cristo viene’.

En las iglesias evangélicas hoy día hay diferentes puntos de vista acerca de esto. Unos piensan que Cristo viene de manera literal, externamente, en las nubes del cielo, para establecer su reino. Yo nunca escuché esa enseñanza en mi juventud. En mi caso siempre se ha referido a una nueva resurrección cuando las circunstancias han llegado a un punto desesperado y la única esperanza del hombre es la intervención divina. Por tanto, no es extraño que durante estos años de caos y catástrofe haya habido un nuevo renacer de estas frases de esperanza. ‘Cristo viene’ resuena para muchos cristianos como el mensaje central del evangelio. En él encuentran energía para seguir adelante sirviendo al mundo. Pero desafortunadamente muchos también lo enfatizan tanto que superan con mucho cualquier significado que los hebreos o los antiguos cristianos pudieran haber dado a este mensaje. Se sientan tranquilos y no hacen nada esperando que el mundo vaya empeorando poco a poco hasta que venga Cristo.

Junto a estos que opinan que la segunda venida es una esperanza literal, existe otro grupo en nuestras iglesias evangélicas. Ellos también dicen, ‘Cristo viene’. Lo dicen en sus corazones; pero no están pensando en una venida externa en las nubes. Ellos han asimilado como parte de la revelación divina el pensamiento que estas recientes generaciones han traído hasta nosotros, que el desarrollo es la manera que Dios está utilizando para llevar a cabo Su voluntad…

Y estos cristianos, cuando dicen que Cristo viene, quieren decir que, aunque lento pero seguro, Su voluntad y los principios de Su reino van a ser poco a poco instaurados por la gracia de Dios en la vida humana y sus instituciones, hasta que ‘verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho’.

Estos dos grupos existen en nuestras congregaciones cristianas y la pregunta que provocan los Fundamentalistas es: ¿ha de conseguir un grupo echar al otro? Muchos hombres y mujeres jóvenes se van a graduar este año en nuestras escuelas de aprendizaje, miles de ellos cristianos de cuya sincera devoción a Dios nosotros, ya mayores, tenemos mucho que aprender. Ellos no están pensando en términos antiguos y dejando las ideas de progreso a un lado. Ellos no pueden pensar en esos términos. No podría haber mayor tragedia que los Fundamentalistas cerraran la puerta de la comunidad cristiana a estas personas.

No creo ni por un momento que los Fundamentalistas vayan a conseguir lo que se proponen. Ningún tipo de intolerancia puede ayudar a resolver la situación que acabo de describir. Por tanto, si los Fundamentalistas no tienen ninguna solución con que contribuir a esta situación, ¿dónde podemos encontrarla? Para terminar paso a considerar la respuesta a esta pregunta.

El primer elemento que es necesario es un espíritu de tolerancia y libertad cristiana. ¿Cuándo va el mundo a aprender que la intolerancia no resuelve ningún problema? Esta es una lección que no solo tienen que aprender los Fundamentalistas; los liberales también deben aprenderla. Hablando desde el punto de vista liberal, dejadme que diga que si conociera a una persona joven, con una mente fresca y con nuevas ideas, que hubiera luchado intelectual y espiritualmente, pero que estuviera siendo tentado a volverse intolerante acerca de sus opiniones, para volverse ofensivamente condescendiente hacia las opiniones de otros y convertirse en un juez cruel hacia esas personas, haría bien en recordar que muchas de esas personas que está pensando en atacar han dado al mundo algunos de los más nobles caracteres y servicios. La mejor manera que tienen las nuevas generaciones de mostrar sus argumentos no es por medio de intolerancia controvertida, sino por medio de la utilización de esas nuevas opiniones para producir algo de esa fuerza y profundidad, nobleza y belleza de carácter que en otros tiempos eran asociados con otros tipos de pensamiento. De hecho, no fue otro que un sabio liberal, el hombre más aventurero de su tiempo – el apóstol Pablo – que dijo, ‘el conocimiento envanece, pero el amor edifica’.

Sin embargo, también es cierto que ahora los Fundamentalistas nos están dando una de las peores exhibiciones de intolerancia amarga que hemos visto jamás en nuestras iglesias. Al escucharles y ver lo que hacen uno recuerda la frase que dijo el general Armstrong del Instituto Hampton, ‘alguien enfadado y raro es peor que alguien heterodoxo’. Hay muchas opiniones controvertidas hoy día las cuáles no sé si son buenas o malas, pero hay una cosa de la que estoy seguro: cortesía y bondad y tolerancia y humildad y justicia son buenas. Las opiniones pueden estar equivocadas; el amor nunca lo está.

Por tanto, al pedir una iglesia intelectualmente hospitalaria, tolerante y amante de la libertad estoy pensando, por supuesto, acerca de esta nueva generación. Todos tenemos niños y niñas creciendo en nuestras casas y escuelas y debido a que les amamos nos preguntamos qué tipo de iglesia será la que les reciba. El peor tipo de iglesia que puede ser ofrecida a esta nueva generación es una iglesia intolerante. Los ministros a menudo se quejan de que los jóvenes dejen la religión y acepten la ciencia cuando se trata de tomar decisiones acerca de la vida. Hay una sencilla explicación: la ciencia trata la mente de una persona joven como si fuese realmente importante. Un científico dice a una persona joven, ‘Aquí está el universo retando nuestra investigación. Aquí están las verdades que hemos encontrado hasta ahora. ¡Ven y estudia con nosotros! Ve lo que nosotros también hemos visto y luego mira más allá, porque la ciencia es una aventura intelectual en busca de la verdad’. ¿Podéis imaginar que alguien que vale la pena reciba con los brazos abiertos el llamamiento de una iglesia que le diga: ‘Ven, y alimentaremos tus opiniones con una cuchara. No está permitido pensar a menos que dichos pensamientos te convenzan de ciertas conclusiones predeterminadas. Estas conclusiones te las iremos dando a su tiempo; piensa, pero solo para llegar a estos resultados’.

Queridos amigos, no hay nada en el mundo que valga más la pena que pensar acerca de Dios, Cristo, la Biblia, el pecado y la salvación, los propósitos divinos para la humanidad, y la vida eterna. Pero no podemos limitar los pensamientos de esta generación acerca de estos sublimes temas por medio de los términos que intenta imponer una iglesia intolerante.

El segundo elemento necesario si es que vamos a alcanzar una solución satisfactoria a este problema es la capacidad de profundizar en los asuntos que caracterizan al Cristianismo moderno así como un sentimiento de vergüenza penitente ante la imagen de una iglesia cristiana que continúa peleando acerca de asuntos tan pequeños en comparación con los problemas reales de un mundo en sufrimiento. Si, durante la guerra, cuando las naciones estaban luchando al borde del mismísimo infierno y a veces parecía que todo estaba perdido, hubiésemos encontrado a dos personas discutiendo sobre un tema menor relacionado con el sectarismo denominacional, ¿habrías podido contener tu indignación? Habrías dicho: ‘¿Qué se puede hacer con personas como estas que, frente a estos colosales problemas deciden jugar con los pecadillos de la religión?’ Igualmente ha de ocurrir ahora cuando se nos saca de este mundo lleno de preguntas serias, importantes y profundas para escuchar el ruido de la controversia Fundamentalista, cuando el mundo muere por falta de atención a temas de leyes, justicia, misericordia, y fe…

Y es ahora precisamente cuando los Fundamentalistas proponen sacar de las iglesias cristianas a todas esas consagradas personas que no están de acuerdo con su teoría de la inspiración. ¡Qué gran tontería! Bueno, no lo van a conseguir; al menos no en estos vecindarios. Ni siquiera sé si en esta congregación alguien ha sido tentado en absoluto para hacerse Fundamentalista. Nunca hasta ahora he encontrado en esta iglesia una muestra de intolerancia. Que Dios nos mantenga así, agrandando nuestra comunidad cristiana: intelectualmente hospitalaria, abierta de mente, amante de la libertad, justa, tolerante, no con la tolerancia de la indiferencia, como si no nos importara lo que tiene que ver con la fe, pero sí porque nuestro énfasis siempre cae sobre los asuntos más importantes de la ley.

El aborto

El aborto

Hemos visto su gloria

Hemos visto su gloria

Galaxy

No se oira hablar de violencia en tu tierra ni desolación ni destrucción dentro de tus limites, sino que llamaras a tus murallas salvación y a tus puertas alabanza. Isaias 60:18

Antiguamente una ciudad sin murallas era considerada una presa facil para los enemigos. Por lo regular los hombres se apresuraban a levantar una muralla aun mucho antes de que se edificara la ciudad para defensa propia y seguridad del pueblo.

Nosotros somos al igual que muchos, un pueblo de promesas.
Hemos sido llamados ha edificar un templo vivo de almas dispuestas al servicio del Señor, pero sabemos que nuestro adversario se ha levantado para hacernos desistir de esa labor.

No podemos tolerar ya mas destrucción en nuestra ciudad, si deseamos ver nuestra ciudad fuerte donde canticos de victoria se escuchen por doquier, levantemonos en el poder de Jesucristo y edifiquemos las puertas y murallas de Easton con oración.

La serpiente

La serpiente

Noviembre 3rd, 2007 

by Jos Angel Fernndez 

adanyeva

Génesis 3:1 nos dice que la serpiente fue creada por Yavé junto con el resto de los animales del campo. En este punto de la historia, la serpiente aún no es reconocida como la representación mítica del mal de otros textos (Libro de la Sabiduría 2:24; Apocalipsis 12:9). Es meramente un animal más entre los demás. Esta concepción inicial de la serpiente parece evolucionar poco a poco para llegar a transformarse en un monstruo, interpretado de distintas maneras por distintas tradiciones. En ocasiones estamos frente a un reptil, aunque con las características típicas que la gente de la época atribuía a dichos animales: la mitología, al igual que las ‘ciencias naturales’, consideraban a la serpiente como el animal más astuto. Hay que tener en cuenta que la astucia, en sí misma, no era considerada como una característica mala sino más bien un tanto ambigua. En Mateo 10:16 leemos que hemos de ser como serpientes, por su prudencia (bastante relacionada con la astucia). En Proverbios 14:15,18 y en 22:3 la astucia es una faceta recomendada. La serpiente, por tradición, es una ‘sabia’. Sin embargo, en el mito de Génesis la ‘sabiduría’ es considerada como la fuente de maldad: el hecho de conocer es el fruto de la perversión y la desobediencia (como bien sabemos de la historia del árbol del conocimiento).

Pero también hay otras tradiciones. La serpiente en el antiguo Israel se asocia con el conocimiento y la brujería (para sorpresa de muchos, puede mudar la piel casi mágicamente y renacer de nuevo indefinidamente). Así surgen tradiciones que consideran a este animal como mágico, una fuente de sabiduría oculta: Números 21:9 y 2 Reyes 18:4. En Mesopotamia, Siria, Palestina y Egipto, la serpiente representa al dios de la fertilidad y de la fecundidad. En Grecia, representa la fertilidad del infierno. Hugo Gressmann vio la serpiente en la tradición como un dios del submundo. Y Hvidberg nos recuerda que a Baal se le representa a menudo como una serpiente. Otros textos del A.T. identifican la serpiente y la igualan con monstruos como Leviatán (Isaías 27:1, Job 26:13). Poco a poco la tradición de la serpiente crece y, a pesar de los esfuerzos de algunos escritores bíblicos por reducirla a un mero animal condenado a arrastrarse sobre su panza, esto no llega a ocurrir nunca y en lugar de disminuir, su mito continúa creciendo aún hoy.

Chris M. Collenberger

Así que esta serpiente se aparece y empieza a gimotear a Adán y Eva acerca de tomar parte de este cierto árbol y su fruto, que pudo haber sido una manzana o no. Ellos ceden. Eva lo come. Adán lo come. El pecado entra al jardín, la humanidad recibe un soplo del mal, y el creador hace pedacitos todo el escenario del Edén.[1]

El problema del mal es uno de los problemas más complejos que cualquier religión que crea en la unidad de un Dios bueno tiene que afrontar. Que el mal existe es algo que ya no podemos negar por medio de juegos y filosofías positivistas. Que nadie sabe con certeza cómo funciona, los patrones que sigue, las estructuras en las que se basa, es algo igualmente cierto. Así, el lenguaje que se utiliza para describirlo varía mucho dependiendo de la interpretación que se le da. Hace tiempo H.G. Gadamer escribió:

“La fecundidad del lenguaje fue y sigue siendo que el hombre sabe despertar la intuición en palabras y frases por medio de su capacidad más propia, la de la expresión lingüística. ¿Cómo podría converger esto con conceptos básicos tales como sistema, principio, fundamentación y derivación, que han dominado, siguiendo el modelo de Euclides, el pensamiento filosófico de la modernidad? ¿Qué es lo primero en la construcción del lenguaje? Es completamente evidente que no puede haber una primera palabra. Aunque una y otra vez los padres puedan aclamar la primera palabra del hijo que empieza a manifestarse, es claro, no obstante, que eso no es ninguna palabra ni ningún lenguaje. No hay una primera palabra si no hay una segunda palabra, y no puede haber una segunda palabra si no hay lenguaje. Pero sólo hay lenguaje en la relación que mantenemos unos con otros en la conversación”.

En este sentido, la palabra ‘serpiente’ no es una primera palabra que evoluciona, sino que es parte de un lenguaje, de una forma mitológica de interpretar la realidad del mal. Y no solo una forma de interpretar el mal en sí mismo, sino una manera de interpretarnos a nosotros mismos en relación con el mal, o en este caso, con la personificación del mal. No es casualidad que hoy día sigan existiendo personas que se ganen la vida por medio de exorcismos que claman sacar los demonios que la mayoría de nosotros tenemos dentro. Todo eso es el mero reflejo del lenguaje mitológico del mal llevado a la práctica real del día a día. Si tales personas hubiesen pillado al mismo Dostoyevsky desprevenido, le habrían tenido que sacar más de un demonio.

La interpretación mitológica del mal ha persistido por los siglos, y podemos presenciar mediante la lectura de ciertos textos una buena acumulación de tradiciones acerca de ello. No existen historias acerca de ángeles caídos en nuestras biblias, pero sí que existen algunos textos que sugieren que dichas historias existían y eran conocidas. Ya en el Génesis encontramos una historia acerca de los ‘hijos de Dios’ que bajan y toman las mujeres de los hombres para sí. La historia completa la encontramos en 1 Enoc, un libro que aunque no está en nuestras biblias era considerado como Escritura por los primeros cristianos. Es posible que cuando Pablo se refiere a la creación esperando a los nuevos ‘hijos de Dios’ (Romanos 8), tenga en mente a esos otros ‘hijos de Dios’. Y sin duda algunos estudiosos relacionan el texto de 1 Corintios 11, acerca de los ángeles que no deben ver la cabeza descubierta de las mujeres, con esa historia de Enoc. Aún más: si hacemos una pasada por el libro de Apocalipsis, de vez en cuando encontramos algunas referencias a la ‘serpiente antigua’ (20:2), que ya no sólo es serpiente sino también dragón, diablo y Satanás. Como digo, la interpretación mitológica del mal crece.

Estas acumulaciones aparecen de forma clara en el libro que he mencionado ya, en 1 Enoc. Como digo, los primeros cristianos lo consideraban parte de las Santas Escrituras y así encontramos en nuestras biblias referencias que apuntan a historias que aparecen en ese libro. Algunas partes de 1 Enoc nos explican cómo algunos ángeles, entre ellos Azazel y Semhaza, hicieron un juramento solemne con otros 200 ángeles y vinieron a la Tierra. Nos cuentan cómo codiciaron a las mujeres humanas y trajeron conocimiento acerca de cómo el ser humano podía aprender a trabajar los metales para construir armas; cómo podían aprender a crear cosméticos y joyas, lo que llevó a la fornicación; cómo usar drogas y matar niños que aún no habían nacido; cómo interpretar las estrellas y las nubes para leer el futuro. Cuatro arcángeles fueron enviados para ayudar a los humanos: Uriel, Gabriel, Rafael y Miguel, estos dos últimos encargados de mandar a prisión a Azazel y Semhaza.

1 Enoc cuenta la historia de Israel, pero no menciona la tentación de Eva en el jardín del Edén. Para el escritor de este libro, el mal entra en el mundo por medio de la caída de ciertos ángeles. En las Escrituras Hebreas sólo aparece un satán sin nombre que tienta a Dios para que examine a su siervo Job (Job 1), un satán sin nombre que intenta acusar al sumo sacerdote Josué (Zacarías 3), y un satán sin nombre que tienta al rey David para que peque (1 Crónicas 21). En el Nuevo Testamento, Satán tienta a Jesús para que dude ciertas cosas (Mateo 4 y Lucas 4, aunque en distinto orden), habla a través de Pedro para tentar a Jesús (Marcos 10), y utiliza a Judas para que Jesús sea arrestado (Lucas 22). El libro de Apocalipsis, entre todos estos textos, va más allá en su representación de la serpiente como un dragón con agentes terrestres que provocan la adoración de los seres humanos y que es arrestada por los ángeles y puesta en prisión por un tiempo.

Pero la leyenda sigue creciendo. En otros libros como la Vida de Adán y Eva y el Apocalipsis de Moisés, encontramos otras versiones de la misma historia. Todos los ángeles son creados en el primer día de la creación, y cuando Adán es creado a imagen de Dios todos los ángeles se reúnen para adorar la Imagen. Sin embargo, Satán rehúsa: Adán debería adorarle a él ya que él había sido creado primero (la vieja historia que también sirve de argumento para determinar quién es más importante, el hombre o la mujer; ver 1 Timoteo 2). Debido a esta arrogancia, Dios echa a Satanás y sus ángeles del cielo y los manda a la Tierra. Una vez perdida su gloria inicial, estos ángeles caídos determinan vengarse del ser humano. En un momento de despiste, Satanás se disfraza de ángel de luz y engaña a Eva para que le abra la puerta del cielo, y luego tienen una conversación. Ya sabemos el resto. En 2 Corintios 11 Pablo nos habla de que Satanás puede disfrazarse de ángel de luz, lo cual algunos consideran como una referencia a aquella historia. En las tentaciones de Jesús, Satanás le ofrece todos los reinos si le adora, una proposición que recuerda muy de cerca a la proposición inicial de que la Imagen de Dios debería adorar a Satanás, quien había sido creado antes. E incluso en Lucas 10:18 Jesús dice haber visto a Satanás caer del cielo como un rayo, lo que nos recuerda a la caída de Satanás tras el triunfo de Adán. La historia que acabamos de leer sirve de inspiración a John Milton para crear su Paraíso Perdido. Incluso aparece en el Corán:

“Y cuando dijimos a los ángeles: ‘¡Prosternaos ante Adán!’. Se prosternaron, excepto Iblis. Se negó y fue altivo: era de los infieles” (Sura 2:34)

En el Corán, Satanás (Iblis) es presentado como el ‘susurrador’, uno que susurra en los oídos de las personas para persuadirles de que no sigan a Dios.

En general, los nombres otorgados a Satanás son variados. En algunos textos judíos del primer siglo antes de Cristo se le conoce como el príncipe Mastema. En los Rollos del Mar Muerto se le llama Belial, Melchiresa, ángel de perdición y príncipe del reino de la maldad. En otros textos cristianos antiguos se le llama Sammael, Beliar y Malkira. En el Talmud leemos:

“Se dicen seis cosas sobre los demonios. En tres de ellas se parecen a los ángeles, y en tres de ellas se parecen a los hombres. Tienen alas como los ángeles, y como ellos vuelan de una parte del mundo a otra, y conocen el futuro, como los ángeles… Pero en tres cosas se parecen a los hombres: comen y beben como los hombres, dan a luz y se multiplican como los hombres, y mueren como los hombres”

En otro ejemplo un tanto más cercano a nuestra era, el doctor Fausto quiere todo el conocimiento porque por medio de él conseguirá todo el poder. Promete su alma al diablo cuando muera si se le concede tener todos los poderes mágicos mientras viva. Estaba dispuesto a abandonar a Dios por conseguir todo el conocimiento y el poder derivado de él, pero al final el diablo clama poder sobre él. Esta misma imagen del ser humano que entrega su alma al diablo para conseguir cierto conocimiento y poder aparece en numerosas películas de Hollywood. Hoy en día los cristianos tenemos una mezcla de imágenes mitológicas y creaciones artísticas en nuestras cabezas acerca de la existencia del mal en el mundo. Todas estas representaciones forman un lenguaje mitológico que en ocasiones nos ayuda a interpretar ciertos sucesos que ocurren a nuestro alrededor. Pero de igual manera, nuestra incapacidad para reconocer la condición de construcción humana de todo este lenguaje, nuestra incapacidad para dar un paso atrás y darnos cuenta de la procedencia de todo este arsenal mitológico, nos impide ver el bosque a través de los árboles; de alguna manera hemos perdido la capacidad de entender e interpretar la realidad que existe detrás de las imágenes y los mitos, y ya no somos capaces de profundizar en la sicología humana tal y como han sido capaces de hacer esos otros intérpretes de la realidad humana, gente como Tolstoy o Dostoyevsky. Parece que ese lenguaje mitológico que una vez nos ayudó a ir más allá de la intuición para alcanzar cierto entendimiento de las estructuras internas de la realidad que nos rodea, hoy día se ha convertido más en una camisa de fuerza que, no solo provoca un profundo mal entendimiento de nuestra sicología interna, sino que también destruye nuestra capacidad para comprender nuestras relaciones con los demás.

Lo cierto hoy día es que cuanto más conocemos acerca de la realidad y las estructuras internas de nuestro comportamiento y de nuestra sicología, más nos damos cuenta de lo poco que sabemos realmente. Y esto es muy útil. Es bueno leer libros como 

Phantoms in the Brain

, de V.S. Ramachandran, que nos enseñan por medio de cuidadosos estudios cómo personas que han perdido ciertos miembros del cuerpo generan (inconscientemente) ilusiones mentales que les hacen creer que siguen ahí, o cómo diversos ‘errores’ que surgen en el cerebro después de haber sufrido accidentes provocan comportamientos que ni siquiera Lewis Carroll podría haber imaginado. Frases como: ‘Mi marido no es mi marido’, o ‘el mundo en el que estoy viviendo no existe realmente’, no son más que dos ejemplos de a lo que pueden llegar personas que sufren diversos problemas mentales que ya no pueden (o no deberían) ser identificados como ‘locura’. Lo cierto es que nuestro cerebro se amolda a las circunstancias hasta tal punto que incluso puede modificar nuestra percepción de la realidad para adaptarse a ciertos acontecimientos inexplicables. Una y otra vez se está mostrando por medio de muchos experimentos que la realidad que percibimos es una creación de nuestra mente que, aunque intenta reproducir la realidad ‘tal y como es ahí fuera’, también introduce modificaciones (o interpolaciones, por decirlo así) procedentes de sí misma que cumplen distintas funciones adaptativas.

Siendo esto así, lo cierto es que hoy día vamos necesitando poco a poco nuevas formas de interpretar la realidad que nos rodea, y la realidad del mal entre todas las demás. Las estructuras prometidas por la interpretación mitológica, aunque útil en ciertas ocasiones, se ha quedado muy corta y ya no es capaz de explicar tanto como una vez pudo. Hoy día necesitamos leer también otros textos, otras interpretaciones de la realidad del comportamiento humano, otras formas de ver la realidad. Hoy día necesitamos leer otras explicaciones que nos ayuden a entender nuestras adicciones más allá de un: ‘tu adicción no es otra cosa que una posesión demoníaca de un siervo de Satanás que debemos exorcizar en estos momentos para dejarte libre de todo mal’. Hoy día existen otras posibilidades para afrontar una etapa de depresión o de dudas acerca de Dios después de la muerte de un ser querido, además de simplemente la explicación de que ‘eso no es más que una posesión demoníaca que debes exorcizar’ (de hecho, explicaciones como estas no solo provocan un sentimiento de culpa extra en aquellas personas que están sufriendo, sino que evitan etapas fundamentales que pertenecen a nuestra necesidad de afrontar los acontecimientos que han sucedido haciendo que ciertos asuntos nunca queden afrontados y por tanto nunca queden superados). No son pocos los escritores cristianos, entre ellos C.S. Lewis y Philip Yancey, que nos recuerdan que los períodos de dudas acerca de nuestra fe, no solo no equivalen con posesiones demoníacas, sino que son aquellos en los que solemos crecer más en nuestro caminar con Dios.

Por supuesto, es posible que esta forma mitológica de ver la realidad pueda seguir ayudando a algunas personas. Pero ha dejado ya de ser la única interpretación válida, y mucho menos la única interpretación cristiana válida. El terror de antaño que tenían los cristianos a aquellas ramas de la ciencia como la sicología y la siquiatría ha quedado atrás ante la posibilidad de que algunas de estas nuevas interpretaciones nos ayuden a ver la realidad, y a vernos a nosotros mismos, desde una perspectiva mucho más sana y útil. Así, escritores y sicólogos cristianos como Lawrence J. Crabb están escribiendo libros que, aunque intentando seguir una base bíblica, no explican todo mal comportamiento humano por medio de la posesión demoníaca, sino que más bien intentan ayudarnos a entender nuestra mente y profundizar a aquellas partes que nos resultaban tan alejadas desde aquella interpretación mitológica.

Quiero ir un poco más lejos. Me da la impresión de que el énfasis que hoy día se pone desde algunos grupos cristianos en la interpretación mitológica del mal está siendo, no solamente utilizado por algunas personas para enriquecerse dando la impresión de poseer poderes o dones por parte de Dios que solo ellos pueden ejercer, sino que además está abriendo la puerta de ciertas habitaciones de la sicología humana que, una vez abiertas y utilizadas por estas personas, quedan a la intemperie provocando no la sanidad de estas personas con problemas sino más bien su grave empeoramiento. Supongo que parte del problema se deriva de un error de interpretación (como tantos otros problemas): siempre puede darse el caso de que mi adicción no sea consecuencia de una posesión demoníaca sino más bien consecuencia de una serie de malos hábitos que se han instalado en mi carácter y que deben ser analizados, entendidos y modificados adecuadamente. Al cometer este error de interpretación – realizar un exorcismo y dejar a aquella persona bajo la impresión de que aquello que había de malo en ella ha sido eliminado ya (el demonio ha salido y, al haber hecho una oración, ya no puede volver a entrar) – entonces es fácil ver como dicha persona puede volver a repetir aquellos hábitos que tanto daño estaban causando. No solo cometemos el error de aplicar una interpretación mitológica a una realidad que podría ser explicada de otra forma, sino que evitamos que dicha persona (que ahora se considera cristiana) sea capaz de buscar una explicación alternativa, y a consecuencia de ello provocamos que no pueda solucionar su problema, añadiendo cada vez más sensación de culpa por cada nueva caída. En este caso estamos actuando como aquellos hipócritas a los que se refería Jesús, que no hacían otra cosa que poner rocas demasiado pesadas sobre las personas a las que predicaban, rocas que nadie era capaz de levantar.

Lo cierto es que aquella interpretación mitológica tenía la función de intentar dar una voz a aquellos instintos que entonces no tenían lenguaje. Sin embargo, hoy día van surgiendo cada vez más lenguajes alternativos que nos ayuda a explicar aquellos instintos que antaño resultaban imposibles de explicar acerca de nuestro comportamiento. Sin duda que aún estamos muy lejos de ser capaces de explicarlo todo; es posible (e incluso probable) que nunca alcancemos ese punto. En este sentido, el lenguaje del mito siempre estará con nosotros y servirá para eso, para ayudarnos a expresar con palabras aquello que permanece en el misterio. Sin embargo, un exceso del uso del mito por encima de otros lenguajes interpretativos alternativos puede resultar dañino. Una lectura literal de ciertos mitos, y su aplicación literal a la realidad que nos rodea, no solo resulta muy poco honesta con los textos (que claramente muestran que no todos ellos pueden ser aplicados literalmente a la realidad porque entre ellos a menudo encontramos varias versiones contradictorias de la misma historia), sino que puede provocar la imposibilidad de una sanidad real. Y ante esta posibilidad, el Cristianismo debe ser capaz de mirar a su alrededor a todas las interpretaciones vigentes, y elegir entre ellas aquellas que produzcan los mayores beneficios a las personas. Tengamos cuidado de no transformarnos en demonios que provocan sufrimiento, culpabilidad y dolor, en lugar de ángeles que provocan sanidad divina.

Lupaprotestante.com

Notas:

[1] http://enhabito.com/la-serpiente-genesis-3/

Fe ciega

Fe ciega

Posted in Mayo 14th, 2008 

by Jos Angel Fernndez

“Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda.”
Martin Luther King

Sé que en la Biblia se nos dice que tenemos que estar preparados para dar razón de nuestra fe ante cualquiera que pida dichas razones, pero tengo mis sospechas acerca de lo que muchos cristianos entienden por ‘razones’. Por ejemplo, hace poco se ha hablado mucho (quizá demasiado) acerca del tema de la evolución. En una discusión tiene sentido preguntar a un científico las razones y evidencias que tiene para creer que la evolución es cierta. Pero, ¿tiene algún sentido pedir a un cristiano que no cree en la evolución que nos dé sus razones y evidencias? Cuando yo lo he preguntado nadie me ha dado ninguna razón relevante más allá de: “si venimos del mono, la Biblia es mentira… por tanto no venimos del mono”, lo cual, como todo el mundo sabe, no es ninguna razón que aluda al tema en cuestión. Pasa lo mismo con la edad de la Tierra: podemos pedir a un científico que nos dé sus razones para creer que la Tierra tiene más de 6000 años de antiguedad, pero ¿qué razones tiene un cristiano para creer que tiene 6000? ¿Son esas las razones de las que habla de Biblia cuando nos pide que estemos preparados para dar nuestras razones?, ¿nos pide que estemos preparados para decir lo primero que se nos pase por la cabeza, o que estemos preparados para repetir aquello que nos han enseñado de pequeñitos pero en lo que no hemos vuelto a pensar? 

Estas preguntas vienen motivadas por dos problemas. El primero es personal: si el Cristianismo que estamos llamados a seguir es uno que no tiene buenas razones, uno que ha dejado de ser relavante, uno que no tiene ningún argumento razonable, entonces sospecho que yo ya no soy cristiano. El segundo es comunitario: si una de las misiones principales del cristiano es evangelizar (o, mejor dicho, ‘comunicar las buenas nuevas’) creo que estas buenas nuevas no van a ser nada eficaces si van rodeadas de todo tipo de ‘razones’ nada razonables. Ya no estamos en la Edad Media; el mundo en el que vivimos hoy es muy distinto de aquel, y lo que entonces funcionaba ya no funciona. Comprendo que algunos cristianos deseen con todas sus fuerzas volver a la Edad Media (ese mismo deseo me expresó un pastor hace unos meses): las posibilidades de control sobre las ‘ovejas’ y de autoridad eclesial extrema eran muchas en aquellos tiempos. Pero los tiempos han cambiado, gracias a Dios. 

Y yo me pregunto: ¿De dónde viene esta falta de interés por aportar buenas razones, razones válidas y relevantes al mundo de hoy? Pensando acerca de todo esto se me ocurrió hace relativamente poco que uno de los motivos principales de toda esta falta de razones adecuadas proviene de la llamada apologética cristiana. Tal y como lo veo, una de las razones por las que se enseña apologética en los seminarios es ‘saber debatir’, ‘saber responder los argumentos que se presentan en contra’. Pero eso no tiene nada que ver con buscar la verdad. En muchos seminarios se dan por sentado ciertas reglas iniciales que no se pueden cambiar, ciertas confesiones de fe que no pueden ser cuestionadas y sobre las que todo lo demás ha de ser construído. Y me da la impresión de que muchos esfuerzos se han puesto en saber ‘jugar con las palabras’ de forma adecuada para acabar siempre en cabeza, y muy pocos se han puesto en buscar evidencias de que lo que creemos es verdad. No muchos cristianos que conozca están realmente interesados acerca de si lo que creen es verdad o no. A unos no les importa lo más mínimo si lo que creen es verdad o no mientras que ellos mismos estén convencidos de que así es. Y otros lo que buscan es invitar a sus heroes admirados a dar conferencias en donde se les enseñe cómo responder a todo aquel que se atreva a cuestionar su fe. Ante esta situación la expresión ‘fe ciega’ alcanza un nuevo significado. 

Es posible, sin embargo, que sea verdad que la mejor definición de fe, la definición más correcta sea: falta de evidencias, falta de razones razonables, falta de sentido común. Me consta que esa es la definición que muchos pondrían en su catecismo (protestante). Puede que así sea. Quizá lo importante no sea la verdad en absoluto, sino solamente ‘querer creer’, estar convencido de que tienes razón, y por medio de ese convencimiento actuar en consecuencia. Puro pragmatismo. Sin duda hay muchas personas que piensan así y eso provoca que hagan el bien, que amen a otros, que den comida a los pobres, etc (por supuesto no podemos ignorar que esa forma de pensar es también la que provoca que algunos hombres secuestren aviones y los lancen en contra de ciertos edificios o se hagan volar en el metro). Es cierto: quizá sus vidas no tendrían sentido si tuvieramos que decirles que lo que creen no es verdad, o si tuvieramos que cuestionar aquello que creen que es incuestionable. ¿Y quién somos nosotros para provocar esa crisis de fe? Es cierto… quizá esa es la fe cristiana. Pero si es así, esa ya no es mi fe.

Enlaces relacionados con La Hermenéutica

Enlaces relacionados con La Hermenéutica

20070115103937-plantin-web1

HERMENEUTICA BIBLICA

HERMENEUTICA BIBLICA

HERMENEUTICA BIBLICA

El contenido de este libro no se limita a establecer los principios, normas y métodos de la hermenéutica. Va más allá: incluye un rico caudal de enseñanzas sobre teología bíblica y sobre temas tan importantes como la inspiración de la Biblia y su autoridad, la persona y obra de Jesucristo, el Reino de Dios, la Iglesia, la escatología…

Desde el principio, hasta el fin, se presenta la interpretación bíblica como una actividad vivificante, que nos libra de una rígida y estéril investigación lingüistica, histórica o crítica. En vez de eso, nos lleva al encuentro fértil de la Palabra viva de Dios. Y es que en sus páginas, puede traslucirse el corazón palpitante de un predicador y pastor, como es su autor.

Sociedades Bíblicas Unidas Biblia – H2O para jóvenes

Sociedades Bíblicas Unidas Biblia – H2O para jóvenes

La Biblia H2O, el más reciente esfuerzo editorial de las Sociedades Bíblicas Unidas, estará muy pronto a disposición de los nuevos creyentes. Es un texto completo en español de las Sagradas Escrituras basado en la Traducción en Lenguaje Actual (TLA) y cuya edición incluye ayudas específicas que responden a las inquietudes de las nuevas generaciones y orientan a los jóvenes en la fe cristiana.

Según Loida Ortiz, directora de publicaciones para las Américas de dicha fraternidad mundial, las ayudas que ofrece la Biblia H2O “son muy útiles para los adolescentes y jóvenes hispanoamericanos contemporáneos, pues satisfacen sus requerimientos espirituales y también responden a otras necesidades emocionales, familiares, relacionales y escolares, todo desde una perspectiva bíblica y cristocéntrica”.

“Es una colección de textos muy especial con la cual el joven puede identificarse, disfrutar y aprovechar, puesto que responde a sus principales inquietudes”, dijo Loida Ortiz. “Además, es muy útil para la discusión abierta y para grupos de estudio”, apuntó.

Uno de los factores más distintivos de la Biblia H2O es su texto bíblico de la Traducción en lenguaje actual, que precisamente fue desarrollado por las Sociedades Bíblicas Unidas para ofrecer una escritura fácil de entender a personas que están comenzando a leer la Biblia.

Las notas explicativas de la Biblia H2O, sin dogmas ni doctrinas, contienen sin embargo valiosas informaciones para esclarecer el mensaje bíblico.

Además de su tapa en rústica o dura a todo color y sus páginas interiores también en colores, que hacen el volumen más atractivo, otros beneficios adicionales de esta Biblia son su glosario, que ayuda al lector a entender algunos términos de la lectura, un marcador de tela para señalar un pasaje determinado y una tipografía clara y moderna.

Una página de internet para intercambiar información y detalles sobre esta nueva Biblia para jóvenes estará pronto disponible en el sitio H2Olabiblia.com

Ayudas de la Biblia H2O
Las ayudas intercaladas a lo largo del texto de la Biblia H2O están contenidas en 274 páginas a todo color y agrupadas en seis secciones fijas:

– Introducción a cada libro de la Biblia, donde el joven encuentra una síntesis de sus puntos clave.

– Datos específicos de cada libro de la Biblia, como el autor, la fecha de la escritura y el período que abarca y su ubicación en la historia universal.

– ¿Y qué de…?, secciones con los perfiles de los personajes bíblicos clave, donde los jóvenes pueden constatar que fueron personas reales como ellos mismos lo son, con sus errores y aciertos.

– Te cuento, pequeños recuadros que explican algunas costumbres y datos de interés geográfico, político, arqueológico, lingüístico y del período bíblico.

– Hoy por hoy, donde se exponen temas de actualidad.

– En otras palabras, que escribe en prosa poética temas teológicos, como por ejemplo el diluvio, Babel, los diez mandamientos, el exilio, el destierro, etc., para comprender mejor algunos temas complejos del texto bíblico.

Especificaciones de la Biblia H2O
Traducción bíblica: Traducción en lenguaje actual
Cantidad de páginas: 2190 (a todo color)
Tamaño: Serie 60 (13,5 cm x 21 cm)
Papel: Biblia 28 g
Encuadernación: Tapa rústica en colores
Interior: En colores
Tamaño de letra: 10 puntos
Ayudas: Ayudas para jóvenes / Notas / Glosario
Catálogos:
ISBN 978-1-59877-201-2 TLA60 H2O Tapa rústica / colores
ISBN 978-1-59877-276-0 TLA63 H2O Tapa dura /colores

San Pablo: el trajín del escritor

San Pablo: el trajín del escritor

29 Agosto, 2008
Pablo de Tarso según una representación en el monasterio de Stavronikita, en el Monte Athos.Pablo de Tarso según una representación en el monasterio de Stavronikita, en el Monte Athos.

Las vitelas y los pergaminos eran bastante caros y se reservaban para los libros o los documentos oficiales. Para las necesidades ordinarias se utilizaba una hoja de papiro; los había de variada calidad, ciertamente, pero es posible calcular el precio de una hoja ordinaria por una jornada de trabajo (un denario aprox.). No se podía malgastar la mercancía.

Además, era todo un arte escribir en aquellas hojas frágiles, compuestas de fibras de una especie de junco que crecía en las orillas del Nilo. Normalmente se recurría a escribas o secretarios de profesión. Las pobres gentes acudían a casa del secretario de la aldea para dictarle su mensaje, como todavía sucede hoy en oriente. Los más cultos sabían firmar con su propio nombre. Las personas ricas disponían de esclavos o de libertos a los que dictaban cómodamente su correspondencia. ¿Tenían mucho que hacer? Le decían a su secretario el sentido general, encargándole que redactara él más despacio el texto del mensaje.

También Pablo dictaba sus cartas y, como suele suceder cuando se prolonga la frase, no siempre  terminaba el párrafo. De ahí esas frases inacabadas, como en Gál 2, 4 y Rom 5, 12, que los traductores procuran disimular lo mejor posible. Afortunadamente, conocemos el nombre de Terció, el escriba de Rom (16, 22): tenía derecho ciertamente a añadir su propio saludo, después de haber consagrado gratuitamente (en el Señor) tantas horas de trabajo a su tarea (alguno ha hablado de cien horas, aunque este cálculo parece exagerado). En varias ocasiones, Pablo ha añadido con su propia mano, algo inexperta las últimas palabras: era una manera de dar autenticidad a la carta (Gál 6, lf-l; Flm 19), pues había falsarios capaces de abusar de la credulidad de las comunidades (2 Tes 2, 2 y 3, 17).

Una vez escrita la carta, si era corta, se doblaba la hoja y se la sellaba con un poco de pez o de cera; en la parte exterior se indicaba la dirección y el nombre del destinatario. Si se trataba de una carta más larga, el rollo se introducía en una envoltura que se sellaba. Había que buscar entonces un portador o mensajero, ya que el correo imperial transportaba únicamente la correspondencia oficial. En varios casos podemos adivinar lo que ocurrió. Por ejemplo, cuando la asamblea de Jerusalén dio un decreto, envió a Judas y a Silas como portadores del mensaje,encargándoles al mismo tiempo que explicaran ellos su contenido (Hech 15, 27-32). Era lo que ocurría en las relaciones diplomáticas del Antiguo Oriente: el mensajero tenía que transmitir oralmente las palabras de su amo y luego entregaba la carta debidamente sellada como prueba de lo que había dicho. Cuando Pablo escribió 1Cor, contó sin duda con Esteban, Fortunato y Acaico para transmitir su respuesta a las preguntas de la comunidad (1 Cor 16, 17) y se preocupó de prepararles debidamente para la explicación de la misión que tenían que cumplir (1 Cor 16, 18). Tiquicoserá portador de la Carta a los Colosenses (4, 7) Epafrodito de la Carta a los Filipenses (2, 25).

A su llegada, el mensajero era recibido por toda la comunidad (1 Tes 5, 27) y leía la carta en público, casi con la misma solemnidad que si se tratase de un pasaje de la Escritura (es lo que parece deducirse de Ap 1,3 que pone al lector ante un grupo de oyentes y de Ap 22,18-19 que amenaza severamente contra quien se atreva a añadir o mutilar algo en la profecía).

En varios casos, se prevé expresamente que se haga un intercambio entre las comunidades: cuando hayáis leído vosotros esta carta, haced que se lea también en la iglesia de Laodicea, y la de allí leedla también vosotros (Col 4,16).

Así es como se fue constituyendo progresivamente una colección de cartas de Pablo; se piensa que la comunidad de Efeso desempeño un papel importante en este sentido.

FUENTE:

rsanzcarrera2.wordpress.com

Cosmogonías

Cosmogonías

11 Abril, 2007 | rsanzcarrera2.wordpress.com

En principio no es obstáculo para la inspiración el hecho de que el autor sagrado, para dar concreción a la forma literaria apropiada para dar doctrina, tome elementos de cosmogonías del antiguo Oriente. Se trata de un medio y tiene poca importancia que sea original o tomado prestado de alguna otra narración preexistente.

Aquí vemos lacosmogonía egipcia en la que parece elevarse el firmamento separando el espacio viviente del resto.

 

 

 

Un examen detallado de lascosmogonías babilónicas pone de manifiesto que el autor sagrado alude a ellas sólo en algún aspecto secundario. Es cierto que se percibe una misma manera de concebir la estructura del universo; pero esto sólo significa que aquella concepción era entonces común y, por consiguiente, la utilizaron tanto los babilonios como el autor sagrado, para narrar cada uno a su modo, el origen de dicha estructura.

 

¿El globo de la Tierra o el círculo de la Tierra?

¿El globo de la Tierra o el círculo de la Tierra?  

Descargar (el-globo-de-la-tierra-o-el-circulo-de-la-tierra.pdf)

Una afirmación muy común en los círculos fundamentalistas cristianos es que la Biblia dice que la Tierra es una “esfera” en una época en la que “todo el mundo” creía que era plana.

Esta afirmación no tiene base :

En tiempos bíblicos y en la Biblia aparece una cosmovisión en la cual el universo era un abismo o mar profundo sobre el cual se asentaban los cimientos de la Tierra. Sobre ésta a su vez, Dios había expandido el firmamento a la manera de una bóveda de metal sobre la cual se encontraban las aguas celestiales (usadas en el Diluvio).

Para ver claramente la cosmovisión que se refleja en el Génesis podemos releer el texto (ignorando las creaciones biológicas y las extrañas alusiones a la luz y a la oscuridad):   

1 EN el principio crió Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas.
6 Y dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.  7 E hizo Dios la expansión, y apartó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión: y fué así. 8 Y llamó Dios á la expansión Cielos: y fué la tarde y la mañana el día segundo.
9 Y dijo Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase la seca: y fué así. 10 Y llamó Dios á la seca Tierra, y á la reunión de las aguas llamó Mares: y vió Dios que era bueno.
14 Y dijo Dios: Sean lumbreras en la expansión de los cielos para apartar el día y la noche: y sean por señales, y para las estaciones, y para días y años;  15 Y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra: y fue. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche: hizo también las estrellas.  17 Y púsolas Dios en la expansión de los cielos, para alumbrar sobre la tierra, 18 Y para señorear en el día y en la noche, y para apartar la luz y las tinieblas: y vió Dios que era bueno.

Es claro que desde la perspectiva del Génesis, al poner a Dios a crear la tierra EN NINGÚN MOMENTO SE PENSÓ EN UNA ESFERA O GLOBO.

Por esto es que en las Biblias científicamente honestas se reconoce esta cosmovisión, como lo hace la Biblia de Estudio “Dios habla Hoy”. En el versículo 6 dice (de forma más clara y de acuerdo con el pensamiento de la época): 

“Después Dios dijo: “Que haya una bóveda que separe las aguas, para que estas queden separadas.” y así fue. 7 Dios hizo una bóveda que separó las aguas: una  parte de ellas quedó debajo de la bóveda y otra parte quedó arriba. 8 A la bóveda la llamó “cielo”

La nota de pie de página respectiva dice:   

“La palabra hebrea traducida por bóveda designa algo sólido y resistente, como  una lámina de metal batida a golpes de ladrillo. ESTA IDEA ESTÁ DE ACUERDO  CON  A VISIÓN DEL MUNDO QUE SE TENÍA ANTIGUAMENTE según la cual el universo era una estructura compuesta de tres niveles: el cielo, la tierra y el mundo subterráneo. A LA TIERRA SE LA IMAGINABA COMO UNA SUPERFICIE PLANA; EL CIELO ERA  CONCEBIDO COMO UNA BÓVEDA, CÚPULA SÓLIDA O “FIRMAMENTO”  Sobre esta bóveda se apoyaba el inmenso depósito de agua u océano superior del que procedían las lluvias ; y en el mundo subterráneo había un océano inmenso, sobre el que se asentaban los pilares que sostenían la tierra”

¿Dónde están los versículos que apoyan esta idea? Mírelos aquí.  

Éxodo 20:4: 

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo,  ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra

Aquí se vé claramente que los autores bíblicos creían que habían “aguas debajo de la tierra”. Cualquier persona con algo de sentido común SABE QUE EL MAR ESTÁ SOBRE LA TIERRA y que  “debajo” de la tierra no hay mar, como lo muestra la siguiente ilustración:

Otro verso que apoya nuestro modelo bíblico es el siguiente:

Génesis 7:11: 

11 El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo á diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas;

Ninguna precipitación atmosférica podría darse como una catarata. Esta forma de precipitación sólo es posible en la mente de alguien que piensa que sobre la bóveda sólida del firmamento hay un depósito ilimitado de agua. Así, “abriendo las compuertas del cielo” se podría obtener una precipitación como la del diluvio.

Note también como la expresión “las fuentes del grande abismo” apunta directamente a la creencia de que bajo la tierra había agua suficiente para inundar toda el volumen de la “expansión” “bóveda” o “firmamento”.

Otros versos que respaldan lo del depósito de agua sobre la cúpula del firmamento es el siguiente:

Salmos 148:4: 

4Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos.

Salmos 104:1 y 3: 

1 BENDICE, alma mía, á Jehová…, Que extiende los cielos como una cortina; 3 Que establece sus aposentos entre las aguas;

Si Dios estaba sobre los cielos y se creía que sobre la bóveda del firmamento había agua, entonces Dios vivía entre las aguas, lo cual está explícito en el versículo 3 de Salmos 104.

Lo de que el firmamento era una superficie sólida, como un espejo metálico batido a golpes, se puede ver claramente en versos como el siguiente:

Job 37:18: 

18 ¿Extendiste tú con él los cielos, Firmes como un espejo sólido?

Hoy día sabemos que la apariencia de cuenca sólida del firmamento se debe a la dispersión de luz solar sobre las moléculas de nitrógeno. El firmamento no es una superficie sólida, sino una interfaz difusa entre nuestra atmósfera y el vacío del espacio exterior (no las “aguas” del espacio exterior).

Sería imposible comprender este verso de Job como refiriéndose a la atmósfera o al espacio exterior… ¿Cielos sólidos como un espejo? ¿Vacío del espacio sólido como un espejo? No; de esta forma es inconcebible. El firmamento no es sólido. El vacío del espacio exterior no es sólido. La explicación es clara desde la cosmovisión errónea de la Biblia, en la cual se veía el cielo como una cúpula sólida.

La idea de que la tierra era plana y tenía sus bases o soportes sobre las aguas inferiores del abismo aparece evidente en los siguientes textos:

Sal 136:6: 

6 Al que tendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia;

Sal 24:2: 

1 DE Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan. 2 Porque él la fundó sobre los mares, Y afirmóla sobre los ríos.

El que los cimientos o soportes de la tierra estaban en el mar inferior queda patente en los textos siguientes:

Salmo 18:15 (16): 

15 Y aparecieron las honduras de las aguas, Y descubriéronse los cimientos del mundo, A tu reprensión, oh Jehová, Por el soplo del viento de tu nariz.

Aquí, ante el soplo de Yahweh, las aguas que cubren los cimientos del mundo se retiran y aparece el fondo, dejando al descubierto las bases ( soportes o pilares) en los que está basada la tierra.

Salmos 104:5: 

5 El fundó la tierra sobre sus basas; No será jamás removida. 6Con el abismo, como con vestido, la cubriste; Sobre los montes estaban las aguas.

Desde esta cosmovisión, también resultaría evidente que si la tierra tenía sus soportes en el mar o abismo inferior, estas aguas mantenían cubiertos los pilares o soportes de la tierra. Desde esta perspectiva también resultaría claro que el mar cubría como un vestido los fundamentos de la tierra. Incluso se hace referencia a las aguas de arriba de la bóveda del firmamento, como las aguas que están “sobre los montes”.

Pero hay más textos que apoyan esta visión de una tierra plana. Todo el mundo sabe que una tierra esférica no tiene bordes o cabos. De otro lado, una tierra en forma de disco o círculo plano sí tiene borde: El perímetro del disco. Mire el siguiente texto:

Salmos 135:7: 

7 El hace subir las nubes del cabo de la tierra;

En este texto, el escritor tiene la percepción errónea de que la tierra es un disco y que desde el borde del disco Dios “levanta” las nubes por la “bóveda” del firmamento. Esta es la impresión que se tendría al mirar en la dirección en la cual van apareciendo las nubes en el horizonte. Si se considera la tierra como un círculo plano se podría tener la impresión de que las nubes se van “elevando” desde el “borde” de la tierra como se muestra en la figura. La línea roja muestra cómo las nubes van “subiendo” por la “bóveda” celeste, desde el “borde” o “cabo” de la tierra.

Desde la idea actual de una tierra esférica, la realidad es clara: Las nubes que circulan alrededor del Globo van apareciendo por el horizonte a medida que avanzan hacia nosotros.

Es claro que si la Biblia tuviera la concepción de que la tierra era una esfera, no hablaría del “Cabo” o “Borde” de ella. Esto sólo es posible si la Biblia considerara a la Tierra como un disco plano. (Por esta ignorancia Bíblica es que nos quedó la infortunada expresión idiomática de “los confines de la tierra”).

Pero no sólo en estos textos aparece una cosmovisión errada de una tierra plana. Incluso en el Nuevo Testamento aparecen expresiones que muestran claramente la equivocada concepción Bíblica . Mire a continuación:

Mateo 4:8-9: 

8 Otra vez le pasa el diablo á un monte muy alto, y le muestra todos los reinos del mundo, y su gloria, 9 Y dícele: Todo esto te daré, si postrado me adorares.

En este texto, el Diablo lleva a Jesús a un monte alto, desde el cual se pueden ver “todos los reinos del mundo”. Es obvio, que si la tierra fuera un disco plano, desde un monte muy alto se podrían ver todos los reinos e imperios. (Las líneas rectas de la ilustración muestran el campo visual )

De otro lado, desde una tierra esférica, todos los reinos que estén al otro lado de la tierra son invisibles, no importando la altura del monte donde se pare. ¿Desde qué monte se podía ver a la vez el imperio Romano y el Inca o el Maya? Es obvio que en una tierra esférica es imposible ver todos los reinos desde un monte.

Hay otros versos que apoyan esta perspectiva bíblica 

Génesis 11:4-6: 

4Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; (…) 5 Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.  6Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un lenguaje: y han comenzado á obrar, y nada les retraerá ahora de lo que han pensando hacer.

Es OBVIA la imposibilidad de hacer una torre que “llegue al cielo”. Cuando se pone en boca de Yahwe la afirmación “nada les retraerá ahora de lo que han pensando hacer” , queda evidenciado que el autor bíblico creía que se podía construír una torre que llegara al cielo. Tal redactor llega al extremo de poner a Yahweh a confundir las lenguas con el fin de que el hombre no logre su cometido. Sinembargo, es claro que no importando los métodos que usaran, sería imposible construir tal torre. Confundir las lenguas para evitar la construcción es una medida superflua. No obstante,  si el redactor considerara que la tierra era un disco plano cubierto con un firmamento en forma de cúpula, entonces no habría inconveniente en hacer una torre que alcanzara al firmamento. Los versos citados evidencian que ésta era precisamente la creencia del redactor.

Por último, se puede ver un texto de Isaías que representa con total claridad la cosmovisión que hemos estado exponiendo.

Isaías 40:22: 

¿no habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? 22El está asentado sobre el globo (CÍRCULO) de la tierra, cuyos moradores son como langostas: él extiende los cielos como una cortina, tiéndelos como una tienda para morar:

Es claro que la intención del autor no era expresar la idea de un globo sino la de un Círculo. La palabra Hebrea que aparece en el texto “chuwg” que significa (descontando los vanos esfuerzos de los fundamentalistas bíblicos) Círculo (no esfera).

Y aunque hubiera ambigüedad en el término, LA TOTALIDAD DEL CONTEXTO APUNTA HACIA UN CÍRCULO PLANO Y NO UNA ESFERA O GLOBO.

Veámoslo con más detalle:

El texto habla de los fundamentos o cimientos o bases de la tierra. “¿no habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó?”

Una tierra plana en forma circular puede tener bases o columnas o cimientos. Un planeta esférico o con forma de globo no. ¿Cómo se le colocan cimientos a una “Esfera”? ¿Cómo se entendería el texto: “¿no habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó?” , si este hablara de un planeta con forma de globo? ¿Cómo puede tener fundamentos o cimientos el planeta Tierra?

El texto también habla acerca de que Dios “está asentado sobre el globo (círculo) de la Tierra”. El concepto de arriba, abajo y sobre, es un concepto muy simple cuando estamos considerando distancias pequeñas sobre la superficie de la tierra. Pero cuando se considera la tierra como una totalidad, el concepto pierde sentido. ¿Cuál es el “arriba” de una esfera que flota en el espacio?

Si la tierra tuviera una forma de disco o círculo, la dirección que indica el arriba y el abajo estaría claramente diferenciada. De otro lado, cuando se considera la tierra como una esfera en el espacio, el “arriba” y el “abajo” pierden sentido. ¿Dónde está la parte superior de un planeta en forma de Globo, para que Dios se asiente “encima” de ella? En una tierra esférica hay infinitas direcciones del arriba para definir un “sobre”. (Considere el “hacia arriba” de Norteamérica y el “hacia arriba” de Australia… ambos apuntan en direcciones opuestas). De otro lado, si la tierra fuera  un disco plano con bases o cimientos en el mar, entonces SI HABRÍA  UNA CLARA DIRECCIÓN DEL ARRIBA, y Dios perfectamente podría estar asentado sobre el círculo, extendiendo sobre éste los cielos a manera de toldo o tienda de campaña.

El texto también habla acerca de que Dios “extiende los cielos como una cortina, tiéndelos como una tienda para morar:”

¿Cómo se puede extender una tienda de campaña (tienda de morar) sobre un planeta con forma de esfera o globo? No se puede. En cambio, es perfectamente factible extender una tienda sobre una tierra con forma de disco plano. Debajo de esta “tienda” o toldo que cubre una tierra circular, perfectamente pueden morar las personas como saltamontes:

Mire la siguiente ilustración y luego lea el texto de Isaías. ¿Qué cuadra más con el contexto total de la cita y del resto de la biblia? ¿Una tierra como un globo? ¿Una tierra como disco plano?

Note el par de hombres pequeños “como saltamontes” mientras Dios los ve “desde el cielo”, “morando entre las aguas de arriba del firmamento”, después de “extender el cielo” con “forma de tienda”, pero sólido, una “bóveda sólida como un espejo batido a golpes”. Note también cómo son claramente comprensibles los cimientos o “fundamentos de la tierra”, la cual está “asentada sobre las aguas”. Y note también como el firmamento o “expansión” sostiene las “aguas de arriba de los cielos”, las cuales están “sobre los montes”.

¿Se le parece la descripción bíblica a esto que aparece a continuación?

¿Cómo explicaría entonces todos los demás textos bíblicos que he citado previamente?
“¿no habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? 22El está asentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas: él extiende los cielos como una cortina, tiéndelos como una tienda para morar:”

Notas:

The New Strong’s Exhaustive Concordance of the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1984.

2329. chuwg: un círculo : círculo, circuito, compás.

2328. chuwg: raíz primitiva; describir un círculo: compás. 

fuente:

http://www.geocities.com/torosaurio/criticabiblica/at11terraplana.html