Benedicto XVI: No hay oposición entre fe y ciencia


Benedicto XVI: No hay oposición entre fe y ciencia

ciencia-y-fe

Discurso a la Academia Pontificia de las Ciencias
CIUDAD DEL VATICANO, sábado, 8 noviembre 2008 (ZENIT.org).- Publicamos el discurso que dirigió Benedicto XVI a la asamblea plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias el 31 de octubre de 2008.

* * * 

Ilustres señoras y señores:

Me alegra saludaros a vosotros, miembros de la Academia pontificia de ciencias, con ocasión de vuestra asamblea plenaria, y agradezco al profesor Nicola Cabibbo las palabras que me ha dirigido amablemente en vuestro nombre.

Con la elección del tema: “Visión científica de la evolución del universo y de la vida”, tratáis de concentraros en un área de investigación que despierta mucho interés. De hecho, hoy muchos de nuestros contemporáneos desean reflexionar sobre el origen fundamental de los seres, sobre su causa, sobre su fin y sobre el sentido de la historia humana y del universo.

En este contexto se plantean naturalmente cuestiones concernientes a la relación entre la lectura del mundo que hacen las ciencias y la que ofrece la Revelación cristiana. Mis predecesores el Papa Pío XII y el Papa Juan Pablo II reafirmaron que no hay oposición entre la visión de la creación por parte de la fe y la prueba de las ciencias empíricas. En sus inicios, la filosofía propuso imágenes para explicar el origen del cosmos, basándose en uno o varios elementos del mundo material. Esta génesis no se consideraba una creación, sino más bien una mutación o una transformación. Implicaba una interpretación en cierto modo horizontal del origen del mundo.

Un avance decisivo en la comprensión del origen del cosmos fue la consideración del ser en cuanto ser y el interés de la metafísica por la cuestión fundamental del origen primero o trascendente del ser participado. Para desarrollarse y evolucionar, el mundo primero debe existir y, por tanto, haber pasado de la nada al ser. Dicho de otra forma, debe haber sido creado por el primer Ser, que es tal por esencia.

Afirmar que el fundamento del cosmos y de su desarrollo es la sabiduría providente del Creador no quiere decir que la creación sólo tiene que ver con el inicio de la historia del mundo y la vida. Más bien, implica que el Creador funda este desarrollo y lo sostiene, lo fija y lo mantiene continuamente. Santo Tomás de Aquino enseñó que la noción de creación debe trascender el origen horizontal del desarrollo de los acontecimientos, es decir, de la historia, y en consecuencia todos nuestros modos puramente naturalistas de pensar y hablar sobre la evolución del mundo. Santo Tomás afirmaba que la creación no es ni un movimiento ni una mutación. Más bien, es la relación fundacional y continua que une a la criatura con el Creador, porque él es la causa de todos los seres y de todo lo que llega a ser (cf. Summa theologiae, i, q.45, a.3).

“Evolucionar” significa literalmente “desenrollar un rollo de pergamino”, o sea, leer un libro. La imagen de la naturaleza como un libro tiene sus raíces en el cristianismo y ha sido apreciada por muchos científicos. Galileo veía la naturaleza como un libro cuyo autor es Dios, del mismo modo que lo es de la Escritura. Es un libro cuya historia, cuya evolución, cuya “escritura” y cuyo significado “leemos” de acuerdo con los diferentes enfoques de las ciencias, mientras que durante todo el tiempo presupone la presencia fundamental del autor que en él ha querido revelarse a sí mismo.

Esta imagen también nos ayuda a comprender que el mundo, lejos de tener su origen en el caos, se parece a un libro ordenado: es un cosmos. A pesar de algunos elementos irracionales, caóticos y destructores en los largos procesos de cambio en el cosmos, la materia como tal se puede “leer”. Tiene una “matemática” ínsita. Por tanto, la mente humana no sólo puede dedicarse a una “cosmografía” que estudia los fenómenos mensurables, sino también a una “cosmología” que discierne la lógica interna y visible del cosmos.

Al principio tal vez no somos capaces de ver la armonía tanto del todo como de las relaciones entre las partes individuales, o su relación con el todo. Sin embargo, hay siempre una amplia gama de acontecimientos inteligibles, y el proceso es racional en la medida que revela un orden de correspondencias evidentes y finalidades innegables: en el mundo inorgánico, entre microestructuras y macroestructuras; en el mundo orgánico y animal, entre estructura y función; y en el mundo espiritual, entre el conocimiento de la verdad y la aspiración a la libertad. La investigación experimental y filosófica descubre gradualmente estos órdenes; percibe que actúan para mantenerse en el ser, defendiéndose de los desequilibrios y superando los obstáculos. Y, gracias a las ciencias naturales, hemos ampliado mucho nuestra comprensión del lugar único que ocupa la humanidad en el cosmos.

La distinción entre un simple ser vivo y un ser espiritual, que es capax Dei, indica la existencia del alma intelectiva de un sujeto libre y trascendente. Por eso, el magisterio de la Iglesia ha afirmado constantemente que “cada alma espiritual es directamente creada por Dios -no es “producida” por los padres-, y es inmortal” (Catecismo de la Iglesia católica, n. 366). Esto pone de manifiesto la peculiaridad de la antropología e invita al pensamiento moderno a explorarla.

Ilustres académicos, deseo concluir recordando las palabras que os dirigió mi predecesor el Papa Juan Pablo II en noviembre de 2003: “La verdad científica, que es en sí misma participación en la Verdad divina, puede ayudar a la filosofía y a la teología a comprender cada vez más plenamente la persona humana y la revelación de Dios sobre el hombre, una revelación completada y perfeccionada en Jesucristo. Estoy profundamente agradecido, junto con toda la Iglesia, por este importante enriquecimiento mutuo en la búsqueda de la verdad y del bien de la humanidad” (Discurso a la Academia pontificia de ciencias, 10 de noviembre de 2003: L’Osservatore Romano, edición en lengua española, 21 de noviembre de 2003, p. 5).

Sobre vosotros, sobre vuestras familias y sobre todas las personas relacionadas con el trabajo de la Academia pontificia de ciencias, invoco de corazón las bendiciones divinas de sabiduría y paz.

[Traducción distribuida por la Santa Sede

© Libreria Editrice Vaticana

8 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Eduardo
    Nov 09, 2008 @ 01:58:04

    Paulo,

    Y le vamos a creer a un hombre que dice ser el sustituto de Cristo en la tierra? A un hombre que promueve la adoracion de Maria y los santos? A un hombre que cree que Maria es la intercesora entre Dios y los hombres?

    Sobretodo, le vamos a creer acerca de cosas espirituales a un hombre que no ha nacido de Dios, a un hombre que no ha nacido de nuevo? Esperas que alguien, a quien la Biblia describiría como un hombre natural, pueda explicar adecuadamente las cosas de Dios?

    Crees tu que la iglesia catolica romana es una verdadera iglesia? Crees tu que el papa cree en el mismo Dios del que habla la Biblia? Esa es la verdadera pregunta…

  2. Eduardo
    Nov 09, 2008 @ 02:02:02

    Paulo,

    Además, es cierto lo que dice el titulo: No hay oposicion entre fe y ciencia. La fe cristiano se basa en hechos reales, y no en sentimientos. Pero cuando vamos a la evolucion, la Biblia nos dice que es imposible y que el Dios Todopoderoso creo todo un universo maduro de una vez por todas en seis dias literales y descanso en el setimo dia. Por el contrario, la ciencia en ese punto (la evolucion) no solo se contradice ella misma, sino que contradice las Escrituras. Y en ese punto, la ciencia se equivoca.

  3. pauloarieu
    Nov 09, 2008 @ 02:18:13

    Hola Eduardo.Como estas. Yo tomo lo bueno y descho lo malo. SOIl ocomaprto la parte catolica del catolicismo romano, la parte itelectual, su reflexion teologica y filsofica, aunque pueda disentir de ella.
    Se a lo que te referis y te entiendo. Y estoy de acuerdo con vos, pero dada la influencia en el mundo de Benedicto XCVI como teologi y filosofo, recogo parte de su reflexion.
    Eso no significa ser catolico. Como podemos disentir con mcuhas otras ramas del saber, esto es simplemente una reflexion teologica. Solo “admiro” de este hombre es su reflexion teologica y filsofica, cuando es apreciable, cuando no, pues lo ignoro. El catolicismo romano tiene una parte universal y una parte romanista. La parte romanista o me interesa, la autoridad religiosa del papa,no la acapto sobre mi vida, o sea, no lo considero ni mas ni menos que lo que esl, el obispo de la iglesia de Roma, pero no desecho su reflexión.
    No significa que estemos de acuerdo, podes disentir con el.Es solamente para mi un muy beuen teologo, auqnue no comparta todo su pensamiento.Nada mas. Es un hombre inteligente, preparado, pero se que etsa equivocado en mcuhas cosas,no en todas. No tengo prejuicios religiosos,Eduardo, no es mi lider espiritual por leerlo, es un pensador contemporaneo mas, para mi. Y por lo tanto, hay cosas que dice, que son utiles.Las otras ni me moleto en apreciarlas.
    No se trata de crerle, como si fuera obligatorio, pero analizas su reflexión, y sin prejucios la tomas o la dejas, es asi. Es un teologo mas de los tantos que hay el mundo. Su reflexion muchas veces es buena. No siempre es incorrecta
    Podes disnetir con el totalmente.Acaso no disentis conmigo, y eso que somos critianos? No disentis con muchos teologos que son cristianos y son buenos teologos y uno no necesariamente debe estar de acuerdo con todo el mundo.
    No podemos agradar a todo el mundo.Solo tomas la reflexion, como lo que es, si estas de acuerdo, la parte que aceptas la tomas,y la otra la dejas, y listo, te enriqueciste en algo.
    Nos e trata de creerle sino de analizar racionalmente su opinión,sin prejucios. Nada mas. Acaso con mona no disentis y ella esta muy cerca de tu pensamiento, con muchos disentis ,seguro, bueno, este es uno mas.
    Yo no me caso mas que con Cristo y si palabra, y lucho por aprenderla correctamente, pero no me caso con ningun pensador.Solo son hombres inteligentes que reflexionan. Me sirve o no me sirve, eso lo decido yo, Ni mas ni menos.
    Podes disentir,estas en total libertad, pero objetale racionalmente en lo que el opina que esta equivocado o al menos desde tu punto de vista que cree que el se equivoca, y listo, Eduardo,no es para desgarrarse las ropas como los fariseos hacian
    Hay que ser mas objetivo y no tan subjetivo con los pensadores.Solo son hombres.Unos mas santos que otros, pero no dejan de ser hombres que piensan e interpretan la fe. Si te sirve,lo tomas,sino, lo desechas.
    Cuando lo refutes, no penses en todo lo que ya sabemos que esta mal. ,Pero cuando dice algo que vale la pena,no lo valoramos?
    ¿o porque la ICR es ta desviada, por eso todo su pensamiento esta desviado?
    Yo croe que no.Hay cosas utiles.Sino,nos convertimos en una secta, cerrados y defensores absolutos de la sana y pura doctrina, cosa que debmos hacer, pero respetando las opiniones y valorando lo correcto.
    Si en un momento tiene claridad en algo, no lo vas a valor? Eso te desprestigia como cristiano? Te convierte en sectario o desviado tomar lo bueno del otro, y dejar lo malo a un costado, no para ponerte bajo su autoridad espiritual, sino solo compartir un pensamiento
    Saludos.Eduardo y gracias por tu opinión
    Paulo

  4. pauloarieu
    Nov 09, 2008 @ 02:27:50

    Eduardo, sin creacion,noi hay evolucion,. Disenti libremente con lo que no creas valido. Defende tu posicion (sin sectarismo ni violencias)
    Hay que convivir en este mundo con mcuahs fiolsoofica,s teorias cientificas y cosas que no estampos de aucerdo, pero debemos saber dialogar,no enfrentar a todo el mundo dandoles la biblia con la cabeza. Siemrpe evaluando lo que dicen, disnetis y lsito, para eso tenes libertad de disentir,nadie te oliba a aceptar ni siquiera la fe cristiana. Sos libre, si, y en esa libertad elegis libremente servir a Dios
    Sino,uno se vuelve loco, se queda aislado con su grupito, y ni lees un diario o una revista porque te volves loco.
    La T.E: es una teoria cientifica. Sus erorres ya con el tiempo seran corregidos, todo pasa ene sta vida, solo la Palabra de Dios permanecerá.
    Mientras, la revisas, la evaluas, y la criticas objetivamente, si entendes que esta equivocada, y donde ves que esta equivocada, y listo.
    Lo unico que hay que conocerla bien, para criticarla bien, nada mas, sino,nos acusan de falacia, y eso si que es feo brother.
    Que nos acusen de intolerantes, bueno, pero de mentir, de decir que dice lo que no dice, eso es muy feo.
    Saludos, Eduardo.

  5. Humberto Perez
    Nov 09, 2008 @ 14:03:28

    Cuando se hace una buena exegesis del texto sagrado la ciencia y la fe se aproximan bastante, cada una llega como a la frontera de la otra. La ciencia no puede explicar un milagro que sólo tiene una explicación teológica. Negarlo es un atrevimiento, ni aún eso cae en su campo, no debe decir que es falso porque es imposible científicamente, porque teológicamente sí es posible, porque “nada hay imposible para Dios” y él es omnipotente y Sabio. Lo que puede decir es que no es científicamente PROBABLE y teológicamente POSIBLE. Así pueden los científicos ser dos buenos amigos con sus territoriales explicaciones. La teología no debe gritarle a la ciencia que está equivocada sino que retroceda, NOT TRASPASSING, que se limite a lo empírico y no explique lo que corresponde a la fe. La ciencia conoce para creer la teología cree para conocer (creo que es reminiscencia de Agustín). Es imposible científicamente que a un ciego se le unte barro en los ojos, se le pida que camine unos pasos hacia un estanque, se lave y vuelva viendo. Un pequeño grano en los ojos molesta, ¡imagínate que te llenen el hueco vacío con tierra! Aquí hay que aplaudir y adorar. Nos deja boquiabiertos y postrados en santa veneración. El autor de Hebreos dice “el que CREE en Dios CREA que le hay (que existe), no dice el que cree en Dios que lo demuestre”. Sólo la EXISTENCIA de Dios es empírica, sí como lo oyes. La creación de la materia es una necesidad. ¿No dicen los materialistas que la materia es ETERNA en el tiempo e INFINITA en el tiempo? Esas dos palabras no son científicas, son filosóficas y religiosas. La base misma, la raíz misma de la investigación científica, la materia, es un postulado de fe. La ciencia puede disputar LA FORMA con la cual Dios hizo el mundo pero no puede quitarse de encima que esto es hecho por Alguien inteligente, muy inteligente. La negación de eso es más capricho que negación. Por algún lado escribí algo que la prueba más grande en la Biblia que hallo de la existencia de Dios es EL LUGAR SANTISIMO VACIO. Y en cuanto a la creación del universo, si es literal, Dios no quiso hacerlo en un santiamén como podía, entonces quiso organizarlo en forma de una SEMANA y eso ¿por qué? PARA RESALTAR LA LEY, EL SABADO, y si cada “día” da permiso para una dimensión de tiempo mucho mayor que 24 horas ¿qué? Pero es mejor, por causa de la intención mosaica en la organización de sus documentos y porque sobre la base de la Ley hebrea se ha construido sobre la creencia en días literales, todo el lenguaje del NT. Es mejor seguir trabajando sobre la hipótesis de 7 días que comenzar a enseñar a los pequeños del rebaño, en rigor empírico la edad de la tierra. La teología puede decir, “ok Señora Ciencia lo que usted llama millones de años yo lo llamo día porque la Revelación precisa y maneja en la adoración mejor el término día que esa barbaridad de tiempo que usted demuestra; su montón de siglos en el SABADO nos permite pensar en el ETERNO REPOSO, SEGÚN HEBREOS, que vamos a entrar; y el término día es más útil porque me lleva a LA MANANA DEL PRIMER DÍA, DOMINGO DE RESURRECCION. ¿Le parece bien? No me eche a un lado la explicación de SIETE DIAS y yo no echaré por la borda sus experimentos para decirnos que somos viejísimos”.

  6. Humberto Perez
    Nov 09, 2008 @ 14:09:40

    Fe de erratas: donde dice “infinita en el tiempo” debe decir “infinita en espacio” y donde dice “mas capricho que negacion” debe decir “mas capricho que razon”.

  7. pauloarieu
    Nov 09, 2008 @ 14:30:27

    Hola, gracias por tu reflexion, es larga!!!!
    Buena explicacion,interesante. Gracias
    Saludos

  8. pauloarieu
    Nov 09, 2008 @ 14:32:11

    ok,Humberto.
    Saludos

A %d blogueros les gusta esto: